Podcasts de historia

El presidente Lincoln está enterrado en Springfield, Illinois

El presidente Lincoln está enterrado en Springfield, Illinois

El 4 de mayo de 1865, Abraham Lincoln descansa en su ciudad natal de Springfield, Illinois.

Su tren funerario había viajado por 180 ciudades y siete estados antes de llegar a Springfield. En cada parada, los dolientes presentaron sus respetos a Lincoln, quien había sido asesinado el 14 de abril. El hijo de Lincoln, Willie, quien murió a los 11 años de fiebre tifoidea en 1862 y originalmente había sido enterrado en Washington, DC mientras Lincoln se desempeñaba como presidente, fue enterrado junto a su padre en la parcela familiar ese mismo día.

LEER MÁS: 10 cosas que quizás no sepa sobre Abraham Lincoln


El presidente Lincoln está enterrado en Springfield, Illinois - HISTORIA

El 4 de mayo de 1865, el presidente Lincoln fue sepultado en Springfield, Illinois. Su tren lo llevaría en un

Viaje de 1,700 millas desde Washington D.C. a Springfield.

Su tren funerario había viajado por 180 ciudades y siete estados antes de llegar a Springfield. En cada parada, los dolientes presentaron sus respetos a Lincoln, quien había sido asesinado el 14 de abril. El hijo de Lincoln y Willie, quien murió a los 11 años de fiebre tifoidea en 1862 y originalmente había sido enterrado en Washington mientras Lincoln se desempeñaba como presidente, fue enterrado junto a su padre en la parcela familiar ese mismo día.

El funeral del presidente Lincoln fue una de las procesiones más grandes y largas que haya conocido nuestro país. Llegar desde la Casa Blanca hasta su lugar de descanso final, fueron casi 1700 millas, y tomó días.

Camino del tren fúnebre de Lincoln
La locomotora que trajo a Lincoln a casa

El día de su funeral, la procesión desde el edificio de la capital en sí era de solo 2 1/4 millas, pero tomó más de 2 horas desde el momento en que se apearon.

De un extremo a otro, la procesión fue de unas dos millas de largo. En un día caluroso & # 8211 la temperatura supuestamente alcanzó los 82 grados & # 8211 también fue demasiado para algunos participantes. Entre los supuestamente afectados por la insolación se encontraba el alcalde Dennis.

Algunas personas encontraron miradores desde donde podían ver la marcha. Katherine Ramstetter, entrevistada por su nieta Catherine Baum a principios de la década de 1920, recordó haber visto los restos de Lincoln & # 8217 en el Capitolio. Al día siguiente, sin embargo, decidió mirar en lugar de caminar en la procesión.

El ataúd del presidente Lincoln se lleva a la bóveda de recepción en
Cementerio de Oak Ridge, dibujo de
William Willard para la revista Harper (Colección Sangamon Valley)

A la 1 p.m .: Los primeros elementos de la procesión llegan al cementerio de Oak Ridge. El ataúd del presidente Lincoln # 8217 se alojaría temporalmente en la bóveda receptora, una bóveda construida en la ladera de una colina que había sido diseñada precisamente para ese propósito: contener los restos de una persona hasta que se pudiera cavar o construir una tumba permanente. La bóveda, construida a principios de la década de 1860, anteriormente había albergado los restos de solo dos personas y nunca se volvió a utilizar para su propósito original. (El cuerpo del tercer hijo de Willie Lincoln, Abraham y Mary, que había muerto en Washington y también fue devuelto a Springfield en el tren fúnebre, había sido trasladado a la bóveda antes del funeral del presidente Lincoln).

Fotografía del coche fúnebre utilizado para llevar el ataúd de Lincoln desde
el edificio capital al cementerio de Oak Ridge (Biblioteca del Congreso)

La ceremonia fúnebre se llevó a cabo en la bóveda. Se construyeron dos gradas, una al este de la bóveda para albergar a los altavoces y otra al oeste diseñada para acomodar el coro, un coro masculino de 130 personas de St. Louis acompañado por una banda de música. (La mayoría de las fotos y dibujos de la ceremonia, hechos frente a la bóveda y la colina, muestran a los oradores y la plataforma # 8217 a la izquierda y la plataforma del coro a la derecha).

  • Restos colocados en bóveda
  • & # 8220Dead March de Saul & # 8221 & # 8211 coro
  • Oración de apertura & # 8211 Rev. Albert Hale de Springfield
  • & # 8220 Adiós, padre, amigo y tutor, & # 8221 compuesto para el funeral & # 8211 coro
  • Lectura de las Escrituras (del Libro de Job) & # 8211 Rev. N.W. Minero de Springfield
  • & # 8220 Para ti, oh Señor & # 8221 & # 8211 coro
  • Lectura de Lincoln & # 8217s Segundo discurso inaugural & # 8211 Rev. A.C. Hubbard de Springfield
  • & # 8220 Como cuando tu cruz sangraba & # 8221 & # 8211 coro
  • Elogio & # 8211 Obispo metodista Matthew Simpson de Evanston
  • Oración & # 8211 Rev. S.W. Harkey de Springfield
  • & # 8220 Himno funerario & # 8221 y Coro de Doxología & # 8211
  • Bendición & # 8211 Rev. Phineas Gurley de Washington, D.C.

Para obtener un desglose completo de los días previos al entierro y el funeral final en sí, lea Dos días en mayo: El funeral de Abraham Lincoln, que tiene información muy detallada sobre el evento.


Una breve historia

En la última edición de este boletín mencionamos que hace 145 años al día, Abraham Lincoln yacía en el estado de Washington, DC. Hoy, 4 de mayo, fue el día en que finalmente fue sepultado en la tumba temporal en Springfield, Illinois. Durante las dos semanas entre esas fechas, el tren funerario de Lincoln viajó 1,700 millas a través del país para que miles de ciudadanos pudieran presentar sus respetos.

USAToday tiene un mapa animado interesante que muestra la ruta del tren y muestra cuántas personas asistieron en cada parada en el camino.

En una nota al margen, Keene State College en New Hampshire recientemente realizó una proyección para la única copia sobreviviente de una de las primeras películas de Lincoln, es decir, ¡una película sobre Lincoln, no una película de Lincoln!

La película de 30 minutos, llamada "Cuando Lincoln Paid", fue protagonizada por Francis Ford, el hermano mayor de John Ford que dirigió "The Quiet Man". La película de 97 años fue encontrada cuando un contratista estaba limpiando un viejo granero.

Para leer más sobre la película y ver clips de "Cuando Lincoln Paid", visite el sitio web de Keene College.


El cementerio de Abraham Lincoln

Mientras investigábamos el lugar del entierro de Abraham Lincoln para esta publicación, la primera de nuestra serie "Datos extraños: presidentes de EE. UU.", Nos sorprendieron las múltiples exhumaciones e inspecciones de los restos de Abraham Lincoln posteriores a su servicio de entierro en Springfield, Illinois. Como la información que reunimos parecía macabra y exagerada, consultamos varias fuentes para verificar los detalles lo mejor que pudimos.

La triste realidad es que los restos terrenales del presidente Lincoln, a menudo considerado como el presidente más grande de Estados Unidos, fueron perturbados muchas veces y tratados con muy poca dignidad durante muchas décadas.

Los involucrados fueron, en su mayor parte, bien intencionados. Sin embargo, parece haber habido un elemento de curiosidad mórbida en ocasiones, particularmente en torno a la exhumación de 1901 y algunas de las personas a las que se les permitió inspeccionar los restos del presidente.

El primer entierro

18 de abril - 3 de mayo de 1865: después del embalsamamiento, el cuerpo del presidente fue colocado en un ataúd que se abrió para su visualización en la Casa Blanca, la Rotonda del Edificio de Intercambio Mercantil del Capitolio de los Estados Unidos, Baltimore, Maryland Capitolio del Estado de Pensilvania, Harrisburg, Salón de la Independencia de Pensilvania, Filadelfia, Ayuntamiento de Pensilvania, Antigua capital de la ciudad de Nueva York, Albany, New York St James Hall, Buffalo, New York Public Square, Cleveland, Ohio Statehouse de Ohio, Columbus, Ohio Statehouse de Indiana, Indianápolis, Indiana Ciudad de Michigan, Indiana, Old Chicago Courthouse, Chicago, Illinois Old State Capital, Springfield, Illinois. [1]

4 de mayo de 1865: Después del tortuoso viaje de Washington a Springfield, Illinois, los ataúdes del presidente Lincoln y su hijo Willie llegaron al cementerio de Oakridge para ser enterrados temporalmente en la bóveda de recepción pública. [2]

El tren fúnebre en Harrisburg

El segundo entierro

21 de diciembre de 1865: los cuerpos de Lincoln y su hijo, Willie, fueron trasladados a una bóveda temporal de reciente creación. Se abrió el ataúd de Lincoln y se identificaron sus restos. [1] [2]

El tercer entierro

19 de septiembre de 1871: los cuerpos del presidente Lincoln y sus hijos, Edward y Willie, fueron trasladados a la tumba de Lincoln, parcialmente terminada. Los restos de Tad Lincoln (el hijo menor del presidente que murió en julio de 1971) ya habían sido enterrados dentro de la tumba. Se abrió el ataúd de Lincoln y se identificaron sus restos. [1] [2]

El cuarto entierro

9 de octubre de 1874: la tumba de Lincoln ahora completa, los restos del presidente fueron sacados de su ataúd, colocados en un ataúd de cedro revestido de plomo y enterrados en un sarcófago de mármol. [2]

El quinto entierro

13 de noviembre de 1876: tras un intento de falsificadores de robar el cuerpo del presidente el 7 de noviembre de 1876, el ataúd del presidente Lincoln fue transferido (después de una serie de movimientos secretos) a un lugar dentro del sótano y escondido debajo de una pila de leña. [1] [2] [3] Resellado, el sarcófago quedó vacío.

El sexto entierro

18 de noviembre de 1878: Después de pasar más de dos años escondido en el sótano, el presidente Lincoln es vuelto a enterrar en secreto en una tumba poco profunda cercana. [1]

El séptimo entierro

21 de noviembre de 1878: Luego de amenazas anónimas, el ataúd del presidente Lincoln fue exhumado para asegurarse de que todavía estaba allí e intacto [1]. Fue enterrado de nuevo. [2]

19 de julio de 1882: Mary Todd Lincoln fue enterrada en la Tumba de Lincoln. Poco después, sus restos fueron exhumados y enterrados en secreto junto a su marido. [1] [2]

El octavo entierro

14 de abril de 1887: los restos de Abraham y Mary Todd Lincoln fueron exhumados. Se abrió el ataúd de Lincoln y se identificaron sus restos. Ambos ataúdes fueron enterrados nuevamente dentro de una nueva bóveda de entierro de ladrillo. [1] [2]

El noveno entierro

10 de marzo de 1900: Todos los ataúdes de la familia Lincoln fueron exhumados y enterrados nuevamente en una bóveda subterránea cerca de la Tumba de Lincoln durante su reconstrucción. [1] [2]

El décimo entierro

24 de abril de 1901: El ataúd del presidente Lincoln fue exhumado y colocado dentro de un sarcófago en la tumba de Lincoln reconstruida. Esto creó preocupaciones de seguridad inmediatas debido a la facilidad con la que los falsificadores habían accedido y abierto el sarcófago en 1876. [1] [2]

El undécimo entierro

10 de julio de 1901: El ataúd del presidente Lincoln fue retirado del sarcófago y rehundido en una cripta vacía dentro de la bóveda funeraria de la tumba de Lincoln. Se hicieron planes para construir una cripta permanente y segura debajo del piso de la Tumba de Lincoln. [1] [2]

El duodécimo entierro

26 de septiembre de 1901, 1901: El ataúd del presidente Lincoln fue retirado de su cripta. El ataúd se abrió y veintitrés personas, incluido un niño, identificaron los restos. [1] [2] [3]

El ataúd se colocó en una jaula de acero y se encerró en hormigón (a una profundidad de tres metros) debajo de la bóveda funeraria de la Tumba de Lincoln.

Ataúd de Lincoln exhumado -26 de septiembre de 1901

La tumba de Lincoln se sometió a una importante reconstrucción entre 1930 y 1931, durante la cual no hubo más necesidad de perturbar los restos del presidente asesinado.


El tren funerario de Lincoln

En la noche del 14 de abril de 1865, John Wilkes Booth asesinó al presidente Abraham Lincoln en el Teatro Ford en Washington, DC Lincoln sufrió una herida de bala en la parte posterior de la cabeza y fue llevado a una pensión al otro lado de la calle donde llegó el cirujano general para atender. él. Lincoln murió a la mañana siguiente, el sábado 15 de abril de 1865, a la edad de 56 años. Varias horas después, Andrew Johnson prestó juramento como decimoséptimo presidente de los Estados Unidos, y el 18 de abril se abrieron las puertas de la Casa Blanca. para pasar a ver el ataúd. El 20 de abril, miles más vieron el ataúd de Lincoln en la rotonda del Capitolio. Si bien todos estos eventos sucedieron con relativa rapidez, fueron solo el comienzo de la procesión fúnebre de Lincoln.

El 21 de abril de 1865, un tren que transportaba el ataúd del presidente Lincoln salió de Washington, DC, para viajar a Springfield, Illinois, para el entierro del presidente allí el 4 de mayo. El tren funerario constaba de nueve vagones y transportaba a 300 invitados junto con el ataúd de Lincoln. . El tren también llevaba el ataúd del hijo de Lincoln, Willie Lincoln, que había muerto tres años antes. Mary Todd Lincoln había decidido que también debería ser enterrado en la parcela familiar en Springfield.

El tren, apodado "The Lincoln Special", viajó a través de 180 ciudades y siete estados, y las paradas programadas se publicaron en los periódicos para que los dolientes pudieran reunirse. En diez ciudades, el ataúd de Lincoln se colocó en un coche fúnebre tirado por caballos y se llevó a un edificio público donde los miembros del público luego desfilaron para ver a Lincoln en reposo. Los periódicos de la época informaron que las personas esperaban en fila durante más de cinco horas solo para pasar junto al ataúd en algunas ciudades. Mientras el vagón funerario viajaba por el campo, aún más se reunieron a lo largo de la ruta del tren para presentar sus respetos mientras el tren pasaba. El tren viajó 1,654 millas en el transcurso de este viaje a Springfield. Aproximadamente un millón y medio de estadounidenses vieron el cuerpo de Lincoln y más de siete millones vieron el tren o un coche fúnebre al pasar. Lincoln finalmente fue enterrado en el cementerio de Oak Ridge en Springfield, Illinois.

Lincoln & # 8217s funeral train en Harrisburg, Pensilvania

Abraham Lincoln fue el primer presidente estadounidense cuyo cuerpo fue transportado en un tren funerario. En años posteriores, los presidentes James A. Garfield, Ulysses S. Grant, William McKinley, Warren G. Harding, Franklin D. Roosevelt, Dwight D. Eisenhower y George H.W. Bush también sería transportado a sus lugares de descanso final en un tren fúnebre ceremonial. Sin embargo, en el momento de la muerte de Lincoln, los ferrocarriles todavía estaban en sus primeros años y seguían siendo una novedad para muchos estadounidenses. Durante este período de duelo, el tren funerario de Lincoln presentó a muchos estadounidenses a una visión de primera mano de los viajes en tren. Esta procesión fúnebre monumental incluso jugó un papel en la evolución de los viajes en tren y contribuyó tangencialmente al aumento de los trenes de lujo. George Pullman era un ingeniero e industrial de Chicago, y en la década de 1850 se interesó en desarrollar un cómodo "vagón cama" de ferrocarril. Se inspiró en esta idea después de haber experimentado un viaje incómodo en el norte del estado de Nueva York, y en 1863 había desarrollado dos modelos: el Pionero y el Springfield. los Springfield lleva el nombre de la ciudad natal de Lincoln. El vagón cama de ferrocarril también se conocía como el coche cama Pullman o "vagón de palacio". Aunque los coches cama de Pullman lograron la comodidad que él deseaba, eran increíblemente caros. Pocos pasajeros pudieron pagar este tipo de viaje y las compañías ferroviarias no pudieron arrendarlos con un grupo tan pequeño de clientes. Sin embargo, esto cambió después de la muerte de Lincoln. El gobierno decidió traer el Pionero en servicio para formar parte del tren funerario. Este lujoso automóvil Pullman requirió esfuerzos de renovación en cada estación y puente entre Chicago y Springfield para adaptarse al ancho del carruaje. El tren funerario se convirtió en noticia de primera plana y el coche cama Pullman se convirtió en un éxito rápido. Pullman's Palace Car Company se incorporó oficialmente en Illinois dos años después, en 1867.

Incluso años después de que terminara la procesión fúnebre, los lazos entre Pullman y Lincoln continuaron. El hijo mayor de Abraham Lincoln, Robert Todd Lincoln, pasó a actuar como abogado general en Pullman Palace Car Company en Chicago a principios de la década de 1890, y luego se desempeñó como presidente en funciones cuando George Pullman murió en 1897. Este cargo se convirtió en permanente en 1901. , y continuó actuando como presidente hasta que renunció en 1911. Incluso entonces permaneció activamente involucrado como presidente de la junta hasta 1922. La Pullman Company prosperó durante la década de 1920 y, como muchas otras compañías ferroviarias, comenzó a declinar en la década de 1950. . Pullman Company puso fin a la operación de sus coches cama en 1968.

Puede ver una fotografía del tren funerario Lincoln de Ralph G. Newman's "En este triste mundo nuestro, el dolor llega a todos": un horario para el tren funerario de Lincoln (número de llamada 973.7 L63D2N467I) y El tren solitario: una leyenda musical (número de llamada 973.7 L63H5R561L), una cantata de Earl Robinson y Millard Lampell, junto con otros elementos relacionados con la historia del ferrocarril en Illinois, en la exposición de la IHLC, El caballo de hierro del estado de las praderas, a la vista desde ahora hasta octubre de 2019.

Leavy, Michael. El funeral de Lincoln: una historia ilustrada. Yardley, PA: Westholme Publishing, LLC, 2015. Número de teléfono: 973.7L63D2 L489l.

Reed, Robert M. Tren funerario de Lincoln. Atglen, PA: Schiffer Publishing Ltd., 2014. Número de teléfono:
973.7L63D2 R2518li.


Foto, impresión, dibujo Funeral del presidente Lincoln - servicio de entierro en Oak Ridge, Springfield, Illinois

Para obtener orientación sobre la compilación de citas completas, consulte Citando fuentes primarias.

  • Asesoramiento sobre derechos: No se conocen restricciones de publicación.
  • Número de reproducción: LC-USZ62-88813 (copia de película en b & ampw neg.)
  • Número de llamada: Illus. en AP2.H32 1865 (Caso Y) [P & ampP]
  • Asesoramiento de acceso: ---

Obtener copias

Si se muestra una imagen, puede descargarla usted mismo. (Algunas imágenes se muestran solo como miniaturas fuera de la Biblioteca del Congreso debido a consideraciones de derechos, pero tiene acceso a imágenes de mayor tamaño en el sitio).

Alternativamente, puede comprar copias de varios tipos a través de los Servicios de duplicación de la Biblioteca del Congreso.

  1. Si se muestra una imagen digital: Las cualidades de la imagen digital dependen en parte de si se hizo a partir del original o de un intermedio, como un negativo de copia o una transparencia. Si el campo Número de reproducción anterior incluye un número de reproducción que comienza con LC-DIG. luego hay una imagen digital que se hizo directamente del original y tiene una resolución suficiente para la mayoría de los propósitos de publicación.
  2. Si hay información en el campo Número de reproducción anterior: Puede utilizar el número de reproducción para comprar una copia de Duplication Services. Se elaborará a partir de la fuente que figura entre paréntesis después del número.

Si solo se enumeran fuentes en blanco y negro (& quotb & w & quot) y desea una copia que muestre color o tinte (suponiendo que el original tenga alguno), generalmente puede comprar una copia de calidad del original en color citando el número de clasificación mencionado anteriormente y incluyendo el registro del catálogo (& quotAcerca de este artículo & quot) con su solicitud.

Las listas de precios, la información de contacto y los formularios de pedido están disponibles en el sitio web de Duplication Services.

Acceso a originales

Utilice los siguientes pasos para determinar si necesita completar una hoja de llamada en la Sala de lectura de impresiones y fotografías para ver los artículos originales. En algunos casos, se encuentra disponible un sustituto (imagen sustituta), a menudo en forma de imagen digital, copia impresa o microfilm.

¿El artículo está digitalizado? (Una imagen en miniatura (pequeña) será visible a la izquierda).

  • Sí, el artículo está digitalizado. Utilice la imagen digital en lugar de solicitar el original. Todas las imágenes se pueden ver en tamaño grande cuando se encuentra en cualquier sala de lectura de la Biblioteca del Congreso. En algunos casos, solo están disponibles imágenes en miniatura (pequeñas) cuando se encuentra fuera de la Biblioteca del Congreso porque el artículo tiene derechos restringidos o no se ha evaluado para restricciones de derechos.
    Como medida de conservación, generalmente no servimos un artículo original cuando hay una imagen digital disponible. Si tiene una razón convincente para ver el original, consulte con un bibliotecario de referencia. (A veces, el original es simplemente demasiado frágil para servir. Por ejemplo, los negativos fotográficos de vidrio y película están particularmente sujetos a daños. También son más fáciles de ver en línea cuando se presentan como imágenes positivas).
  • No, el objeto no está digitalizado. Vaya al n. ° 2.

¿Los campos de Advertencia de acceso o Número de llamada anteriores indican que existe un sustituto no digital, como un microfilm o copias impresas?

  • Sí, existe otro sustituto. El personal de referencia puede dirigirlo a este sustituto.
  • No, no existe otro sustituto. Vaya al n. ° 3.

Para ponerse en contacto con el personal de referencia en la sala de lectura de impresiones y fotografías, utilice nuestro servicio Pregunte a un bibliotecario o llame a la sala de lectura entre las 8:30 y las 5:00 al 202-707-6394 y presione 3.


Tumba de Lincoln

Como presidente que posiblemente tiene la mayor cantidad de monumentos, tributos, estatuas y monumentos conmemorativos en la historia de Estados Unidos, no es de extrañar que la Tumba de Abraham Lincoln sea una gran obra. Lo que es un poco sorprendente, sin embargo, es la extraña compulsión de frotar la nariz del decimosexto presidente para la buena suerte que parece invadir a los visitantes a su tumba.

Terminada en 1874, la imponente tumba comprende una torre central alta en lo alto del edificio mausoleo achaparrado que contiene los restos del presidente, todos hechos del mismo granito brillante. Cuatro grandes estatuas de bronce que indican las cuatro ramas de las fuerzas armadas (en ese momento, Infantería, Artillería, Caballería y Armada) rodean el obelisco central, cada una de las cuales también presenta una ornamentación en piedra en sus bases. Al pie de la tumba hay una gran réplica de bronce de la cabeza de Lincoln, extraída de la estatua de bronce del capitolio. Es la nariz de esta réplica del busto la que los visitantes han acostumbrado a frotar para la buena suerte, puliendo el schnoz hasta obtener un brillo dorado. Nadie está muy seguro de cómo comenzó este hábito supersticioso, pero hoy miles de visitantes de todo el país hacen un punto especial para frotar la nariz del hombre que puso fin a la Guerra Civil.

Además del presidente Lincoln, la tumba contiene los cuerpos de su esposa y tres de sus hijos en bóvedas de piedra. Lincoln estuvo una vez en una tumba subterránea después de que un par de mentes criminales intentaran robar sus huesos para pedir rescate. Después de trasladar los restos del presidente varias veces, finalmente fueron enterrados en una bóveda a diez pies bajo tierra, contenidos en una caja de madera, envueltos en una jaula de acero y cubiertos con cemento Portland. Según las instrucciones de Robert Lincoln, los restos yacen unos metros detrás, y unos diez pies debajo, del gran marcador de granito en la cámara del sarcófago.

Los visitantes de la tumba pueden entrar en la tumba para echar un vistazo al envidiable ataúd de Lincoln, pero tratar de frotarlo probablemente sea de mala suerte. Pégate a la nariz.


Un cuerpo para el cuerpo político

Foto de Samuel Montague Fassett. Cortesía de la Biblioteca del Congreso.

Extraído de El cuerpo de Lincoln: una historia cultural por Richard Wightman Fox, ahora de W. W. Norton & Co.

Cuando Lincoln respiró por última vez el sábado 15 de abril de 1865 por la mañana, su esposa estaba instalada en el salón delantero de la Casa Petersen. Edwin Stanton, secretario de Guerra, la había invitado al lecho de muerte para una breve visita unos 20 minutos antes del final, y esa pudo haber sido la última vez que vio el cuerpo de su esposo.

Cuando salió de la Casa Petersen, descendió los escalones de la entrada y se agarró a la barandilla de metal curvada que todavía estaba en su lugar hasta el día de hoy, miró hacia el Ford's Theatre, lo maldijo y luego se subió a su carruaje cerrado junto a su hijo Robert y su amiga Elizabeth. Dixon. De regreso a la Casa Blanca, ascendió a la vivienda del segundo piso y permaneció allí durante cinco semanas seguidas.

El prolongado aislamiento de Mary en la Casa Blanca dio a los dolientes del Norte una cristalización escalofriante de su propio sufrimiento. Hasta el 20 de abril, ni siquiera se sentó en la cama. Habiendo sido negada cualquier apariencia de una escena familiar en el lecho de muerte en la Casa Petersen —Stanton se negó a permitirle traer al joven Tad, o dejarla llorar tan inconsolablemente como había deseado— se instaló en un silencio público ensordecedor.

Al hacerlo, sin querer otorgó un gran regalo al pueblo estadounidense. Entregó el cuerpo de su marido al cuerpo político. El dolor del pueblo y el mártir del pueblo prevalecerán sobre el duelo de la familia y el amado de la familia. Por supuesto, las metáforas familiares moldearon la percepción que la gente tenía de Lincoln durante la guerra y después de su muerte. Los soldados de la Unión lo llamaron especialmente Padre Abraham, pero muchos otros insistieron en que perderlo se sentía exactamente como perder a un miembro de su familia.

Ilustración cortesía de Harper's Weekly a través de Wikipedia Commons

La retirada de la Sra. Lincoln del cuerpo físico creó un vacío que Stanton llenó con gusto. Habiendo fallado en proteger a su amigo en vida, ahora lo microgestionaría en la muerte, rodeando el cadáver con la guardia militar que el presidente vivo había eludido con tanta frecuencia y haciendo un seguimiento de las personas a las que se les permitía tocarlo a él o su ataúd. Por lo que sabía, los simpatizantes confederados podrían intentar profanar los restos.

Stanton no dejó ningún detalle al azar. Solo unas horas después de la muerte de Lincoln, aparentemente fue él quien decidió qué hacer con los feos hematomas bajo los ojos de Lincoln. El impulso de los embalsamadores fue hacerlo lucir "natural", dijo el Heraldo de Nueva York, tal como lucía en “los retratos del difunto presidente, tan familiares para la gente”: una “frente ancha y una mandíbula firme” y “una plácida sonrisa en los labios”. Eso requeriría que "eliminen la decoloración de la cara mediante un proceso químico". Pero el secretario de Guerra insistió en conservar las manchas moradas como “parte de la historia del suceso ... una prueba para los miles que verían el cuerpo cuando sea puesto en estado, de la muerte que este mártir de sus ideas de justicia y el derecho había sufrido ".

Stanton completó el itinerario del funeral de Lincoln el 19 de abril, dos días antes de la salida del tren.

Mary Lincoln le suplicó a Stanton que enviara a Lincoln a casa por el camino más directo — al oeste a través de Pensilvania desde Filadelfia a Pittsburgh y luego al Medio Oeste — evitando así la larga caminata por el norte a través de Nueva Jersey y Nueva York. Pero Stanton resistió. El viaje fúnebre calificaría como una verdadera experiencia de la Unión. El tren que transportara el cuerpo de Lincoln pasaría por los cinco estados más poblados del norte (Pensilvania, Nueva York, Ohio, Indiana e Illinois) y solo perdería un estado (Massachusetts) que contiene más de 1 millón de habitantes. La Sra. Lincoln luchó con uñas y dientes por una sola cosa: la parcela de entierro en particular en el cementerio de Oak Ridge, a dos millas a las afueras de Springfield, Illinois, que recibiría los restos de su esposo.

El cuerpo de Lincoln resistió bien durante las primeras paradas del tren funerario: Baltimore Harrisburg, Pensilvania y Filadelfia. Durante la visualización maratón de 20 horas en Filadelfia, quizás 150.000 personas pasaron junto a su ataúd después de esperar hasta cinco horas. El viejo amigo de Lincoln en Springfield, Ozias Hatch, que viajaba en el tren como parte de la delegación de Illinois, notó algunas manchas en la cara, pero lo encontró con un aspecto "bastante natural". También lo hizo el Philadelphia Inquirer, que observó "una expresión natural, plácida y pacífica".

La marea comenzó a cambiar por el cadáver de Lincoln después del visionado maratónico en Manhattan, pisándole los talones al primero en Filadelfia. En la ciudad de Nueva York, el cuerpo estuvo expuesto al aire durante 23 horas seguidas, desde la 1 p.m. el lunes 24 de abril hasta el mediodía del día siguiente. Entre los miles, en blanco y negro, que pasaban arrastrando los pies por el féretro, buscando empapar el rostro y la parte superior del torso de Lincoln, estaba Augustus Saint-Gaudens, de 17 años, el futuro escultor. Después de mirar la carne del presidente, el adolescente salió del Ayuntamiento y volvió a la fila, esperando horas más para ver el cadáver por segunda vez.

Cuando el tren partió de la ciudad de Nueva York hacia Albany, Nueva York, el martes por la tarde, los lectores de periódicos recibieron informes alarmantes sobre el estado del cuerpo. los New York Times afirmó que el cuerpo "se había alterado muy materialmente" mientras se encontraba en la ciudad. “Tan oscuro como era el rostro antes, y sobrenatural, era, a las 11 en punto [el lunes por la noche], casi cinco tonos más oscuro. El polvo se había acumulado en los rasgos, la mandíbula inferior un poco caída, los labios ligeramente separados y los dientes visibles. No fue una vista agradable ". El estado del cuerpo lo hacía "dudoso", dijo el Veces, que podrían tener lugar visualizaciones públicas adicionales.

El poeta y editor William Cullen Bryant's New York Evening Post fue más allá, declarando: "No es el rostro afable y amable de Abraham Lincoln, es una sombra espantosa". Aquellos que vieran a "nuestro presidente mártir por primera vez" tendrían "una mala idea de su semblante hogareño, amable e inteligente". Sus ahora "rasgos hundidos y encogidos", en opinión de Bryant, significaban que los neoyorquinos seguramente serían los últimos en "contemplar el rostro vuelto hacia arriba del presidente Lincoln".

Cuando el tren llegó a Albany a última hora de la noche del martes, el embalsamador Charles Brown y el empresario de pompas fúnebres Frank Sands entregaron una firme negación a la prensa: "No se ha producido ningún cambio perceptible en el cuerpo del difunto presidente desde que salió de Washington" (apareció la palabra "perceptible" admitir que podría haber ocurrido algún cambio, pero que manos hábiles podrían oscurecerlo con pólvora). Los ciudadanos de Ohio, Indiana e Illinois podrían respirar mejor; después de todo, podrían ver los restos de Lincoln.

Pero las afirmaciones en duelo sobre la condición del cadáver ahora tiñeron el resto del viaje. ¿Quién tenía razón, Brown and Sands o los periódicos de la ciudad de Nueva York? ¿No había tenido lugar ningún cambio perceptible, o había tenido "el trabajo del embalsamador", como el Mundo de Nueva York sostuvo, ha sido "anulado por las fuerzas orgánicas con las que el Rey de los Terrores completa la frase [de] 'Polvo al polvo'"? Los reporteros en la escena en Albany agregaron apoyo a la MundoLa vívida especulación al señalar que el rostro de Lincoln estaba "evidentemente cada vez más oscuro, a pesar de los productos químicos utilizados como conservantes", "el rostro amable se está decolorando".

La alarma cada vez más intensa sobre el estado del cuerpo dio a la última semana del viaje fúnebre una sensación muy diferente a la de sus primeros cinco días. Del 21 al 25 de abril, los funcionarios debatieron cómo maximizar el número de espectadores y mantener el orden. Ahora, mientras se las arreglaban con un público que todavía estaba desesperado por ver a Lincoln, se preocupaban por mantener a los espectadores encerrados en una postura adecuada de duelo. Los periodistas comenzaron a preguntarse si la descomposición del cadáver estaba alterando la composición de la multitud. Charles Page pronto decidió que sí: algunos dolientes ahora hacían fila solo por “curiosidad mórbida”.

Foto de Samuel Montague Fassett. Cortesía de la Biblioteca del Congreso.

Una vez que el tren llegó a Buffalo, Nueva York, después de una agotadora caminata de 15 horas que cubrió 300 millas, el Chicago Tribune El reportero a bordo trató de tranquilizar a los lectores de Illinois sobre la apariencia del cadáver: la muerte simplemente había "suavizado y suavizado" los "fuertes contornos" de su rostro. Pero los delegados de Illinois a bordo del tren, incluido el gobernador Richard Oglesby, no se arriesgaron. Antes de salir de Albany, ya habían telegrafiado a los organizadores de Springfield, advirtiéndoles que adelantaran la ceremonia fúnebre del 6 al 4 de mayo.

El embalsamador Charles Brown había dicho desde el principio que el cadáver eventualmente tomaría un aspecto momificado, pero había prometido que durante meses se vería tan "natural" como el día de la muerte de Lincoln. Diez días de exposición al aire y al polvo, y seis días de sacudidas en el tren, habían provocado una rápida erosión. Cada vez más observadores pensaban que los restos del presidente pertenecían al lugar de su entierro, no a la exhibición. Cuando faltaba una semana para el funeral de Springfield, muchos ciudadanos se enfrentaban a un dilema: cómo pasar por delante del ataúd para honrar a Lincoln mientras sentían que la exhibición de su cuerpo equivalía a una falta de respeto.

A los editores demócratas se les había entregado una historia volátil con la que azotar a Stanton. Incapaces de seguir atacando a su antiguo némesis Abraham Lincoln, pronto dispararían contra su amigo y colaborador, el secretario de guerra.

One daring Democratic editor, S.A. Medary—son of famous Copperhead journalist Samuel Medary, a perpetual thorn in the side of Unionists until his death in 1864—may have been the first writer in 1865 to turn the condition of the president’s corpse into an attack on Edwin Stanton’s management of the funeral. Peering into Lincoln’s coffin at the Columbus, Ohio, State House on Saturday, April 29—two weeks after the president’s death—the Columbus Crisis editor beheld “a dark, unnatural face whose features were plaintive and pinched and sharp, piteously like death.”

Lincoln himself, announced Medary, would have objected to “making a show of all that was mortal of a fellow-man.” By overruling Mary Lincoln “in her desire that the body of her husband should be entombed within a more appropriate period after death,” Stanton had desecrated his remains.

If anyone could have been counted on not to mind that his corpse was being exposed beyond all reasonable limits, it would probably have been Abraham Lincoln himself. He would have been reminded of some story (a feeding frenzy of farm animals at the trough?) that tweaked the millions of people who pressed forward to feast on his body. The champion of people’s access to their representatives might quite seriously have carried approachability to its logical conclusion: let the people have his body as long as they could stand having it.

This lengthy event made eminent republican sense. A repetitive national farewell—a vast coordination of military and civilian officialdom, and of elected officials at federal, state, and local levels—it celebrated Lincoln’s love for the people and their love for him. “Love is a rare attribute in the chief magistrate of a great people,” said P. D. Day, a Protestant preacher in Hollis, New Hampshire, in his address at the end of the funeral period. “We have so long regarded an iron will … as the first requisite for a ruler, that we have thought tenderness and love a weakness. But MR. LINCOLN has changed our views … he was beloved by the nation, and they loved him because he first loved them.”

Photo by Carol Highsmith. Courtesy of the Library of Congress.

Once the funeral train reached Illinois in May, the press lost interest in analyzing the condition of the corpse. los Chicago Tribune reverted to boilerplate reverence: “an extremely natural and life-like appearance, more as if calmly slumbering, than in the cold embrace of death.” The corpse hadn’t suddenly become lifelike again. los Tribuna’s self-conscious diversion connoted that Lincoln was now finally resting among his Illinois intimates, those who could approach his body as if they were friends and family. The civic body had become the domestic body. The state of decay didn’t matter to those who cared. They could see only their beloved boy and man.

Excerpted from Lincoln’s Body: A Cultural History by Richard Wightman Fox. Copyright © 2015 by Richard Wightman Fox. With permission of the publisher, W. W. Norton & Co. Inc. All rights reserved.


Abraham Lincoln's Receiving Vault

Ver todas las fotos

When President Abraham Lincoln was assassinated in April, 1865, there wasn’t enough time to build an elaborate tomb like the one that stands today. Fortunately, there was an unused vault in Oak Ridge Cemetery that would suffice for the time being.

After Lincoln’s body toured the north by train, a funeral was held in Oak Ridge and his body was temporarily placed in what is now known as the receiving vault. The vault still stands today, though it’s now empty.

The body of the president rested in this vault from May 4th to December 21st, 1865. It was then moved to another temporary vault that no longer exists today, and kept there until another vault was completed in 1874, only to be moved yet again in 1876. Why so many moves? Grave robbers!

Body-snatching was a major problem in the 19th-century, mainly because it was so lucrative. Bodies were stolen from cemeteries and sold to hospitals for experimentation, or if the deceased was well known, the body could be held for ransom. Yes, many attempts were made to snatch the body of Abraham Lincoln in the hopes of holding his remains for ransom. One group of criminals managed so far as to saw off the bottom portion of Lincoln’s sarcophagus before being apprehended.

Eventually, the body of the president was moved once again and buried under 10 feet of cement at Oak Ridge, where it is still located today. The original receiving vault can still be viewed with a little walk through the cemetery, down some steps, and around the bottom side of a hill.


The Lincolns in Springfield 1837-1847

Abraham Lincoln came to Springfield on April 15, 1837. Carl Sandburg tells the story of how Lincoln walked into Joshua Speed's store and asked the price of bedclothes. Seventeen dollars was the answer. "Cheap as it is," Lincoln said, "I have not the money to pay, but if you will credit me until Christmas, and my experiment here as a lawyer is a success, I will pay you then. If I fail in that, I will probably never pay at all." Speed took pity on this "gloomy and melancholy" face and offered to share his living quarters above the store. Lincoln accepted, and a friendship was born.

Though Lincoln was a new resident of Springfield, he was not a stranger to the town. Since 1834, Lincoln had represented Sangamon County in the Illinois General Assembly and helped move the capital from Vandalia to Springfield. The prairie city was growing rapidly. A newspaperman wrote in 1839 that Springfield contained "a throng of stores, taverns, and shops . . . and an agreeable assemblage of dwelling houses very neatly painted, most of them white, and situated somewhat retiringly behind tasteful frontyards." For Lincoln, the young lawyer and up-and-coming State legislator, Springfield possessed opportunities which could only enhance his already promising future. Here Lincoln could meet politicians and local leaders from all over the State. One was Stephen A. Douglas, a State senator who would defeat Lincoln in the 1858 election for the U.S. Senate. And here, too, he met Mary Todd.

Mary Todd came from a prominent family. She was born in Lexington, Ky., on December 13, 1818, the daughter of Robert Todd, a banker. The Todds were leading members of the community. They had helped found Lexington and Transylvania University, the first college west of the Appalachians. Mary grew up amidst all the comforts which the times and area offered: she went to a private school which only children of the "best families" attended, and slaves waited on her.

In October 1839, Mary Todd came to Springfield to live with her sister, Elizabeth, the wife of Ninian Wirt Edwards, son of a former governor of Illinois. Here Mary joined the group of single young men and women who often gathered at the Edwards home. Among the young men were Stephen A. Douglas Edward C. Baker, a future U.S. representative James Shields, a future U.S. senator from Illinois, Minnesota, and Missouri Lyman Trumball, a future U.S. senator from Illinois and Lincoln.

Soon Lincoln and Mary were fast friends. Their relationship waxed and waned as the months passed, but in the fall of 1842, they decided to marry. It was a decision that her sisters found difficult to accept, for Lincoln's background, in their eyes, did not measure up to Mary's.

On the morning of November 4, 1842, Lincoln went to the home of Rev. Charles Dresser, the Episcopal minister and told him, "I want to get hitched tonight." Lincoln and Mary wanted to be married in the minister's home because of her family's opposition. But when they learned that she was determined to go through with the wedding, the Edwards insisted that the wedding must take place in their home. That evening Mary Todd and Abraham Lincoln stood before Rev. Charles Dresser and repeated their vows.

Their first year together, the Lincolns lived in a hotel boarding house, the Globe Tavern. Here their first child, Robert Todd Lincoln, was born on August 1, 1843. The noisy, crowded conditions in the Globe did not make a homelike environment, so the Lincolns moved and spent the winter in a rented three-room cottage at 214 South Fourth St. The next spring, Lincoln bought Rev. Dresser's home on the corner of Eighth and Jackson Streets for $1,200 cash and a small lot worth $300.


President Lincoln is buried in Springfield, Illinois - HISTORY


Camp Butler National Cemetery

Camp Butler National Cemetery, located about six miles northeast of Springfield, Illinois, is all that remains of one of the largest Civil War-era training centers for Union troops. While the immediate area did not see major fighting during the war, a sizeable hospital center and large prison necessitated the creation of a cemetery, which Congress established in 1862 as one of 14 original national cemeteries. The intent of the Camp Butler National Cemetery was for one-half to be dedicated for Union casualties, and the other half for Confederate prisoners of war. Today, the national cemetery has burials from 20th century wars as well.

At the outset of the Civil War, Illinois had no organized militia companies from which to draw troops in order to meet its quota of six regiments. Therefore, any soldiers from the state had to be trained before being sent off to battle. General William Tecumseh Sherman, along with state treasurer and Springfield resident William Butler, and former Illinois Secretary of State O. M. Hatch, selected a site outside the capital with suitable high ground for camping and level ground for training exercises. Named in honor of the treasurer, the new camp opened in August 1861, replacing the temporary Camp Yates west of town. Most troops at Camp Butler spent little more than one month training, often using wooden sticks in place of rifles due to weapon shortages. Over the course of the war, nearly 200,000 troops passed through the camp.

Camp Butler also served as a major prison beginning in February 1862 with the arrival of 2,000 Confederate soldiers captured at the surrender of Fort Donelson in Tennessee. These prisoners of war constructed troop barracks and hospital buildings at the camp, but by the summer the harsh conditions, brutal heat, and a smallpox outbreak claimed the lives of more than 700 of the prisoners.

Even as the war ended, the hospital at Camp Butler remained active caring for wounded veterans. On May 4, 1865, President Lincoln&rsquos body arrived in Springfield for his final services and burial at Oak Ridge Cemetery, with men from Camp Butler serving as honor guards during the funeral and sentries at his grave. Even as the war ended, the hospital at Camp Butler remained active caring for wounded veterans, before closing in June 1866. Most of the site returned to farmland, though portions of the training fields became Roselawn Memorial Park Cemetery, immediately south of the current national cemetery.

1893 Site Plan of Camp Butler National Cemetery.
Courtesy of the National Archives and Records Administration
(click on image to enlarge)

The cemetery has been expanded several times to the east, north, and west. The main entrance is now located further east of the original entrance and is marked by a double wrought-iron gate. This entrance opens into a central promenade looping around two burial sections. A newer section to the west features a memorial plaza within an oval shaped pathway. An iron fence with brick piers replaced the cemetery&rsquos original brick wall in 1949. Constructed in 1870 and designed by Quartermaster General Montgomery C. Meigs, the first superintendent&rsquos lodge stood until 1908 when the present lodge replaced it. This existing lodge&mdashan American Foursquare&mdashis a two-story, eight room, brick house that exhibits influences from the Colonial Revival and Prairie styles popular at the turn of the century. Located near the cemetery entrance, the lodge currently serves as office space for the cemetery staff. Also on site is a 1939 rostrum designed in the Classical Revival style. The temple-like structure features limestone walls and a copper roof.

Several memorials are located at Camp Butler National Cemetery. In 1970, AMVETS (American Veterans) dedicated a carillon for the cemetery to &ldquoaffirm that the sacrifices made by those who died were not in vain,&rdquo and to &ldquoremind us of our legacy and of our debts to those who fought to preserve freedom throughout the world.&rdquo In 2005, the United Daughters of the Confederacy and the Sons of Confederate Veterans dedicated a monument to Confederate soldiers who died as prisoners of war at Camp Butler. In 2006, the Illinois LST (Landing Ship Tank) Association dedicated a memorial to all Illinois sailors of LSTs, amphibious vehicles designed to transport troops and equipment from ships to land. Though most famous for their role in the D-Day Invasion of Normandy, they also saw action in Korea and Vietnam as well.

Camp Butler National Cemetery is the final resting place of a recipient of the Medal of Honor, the nation&rsquos highest military decoration, given for &ldquoconspicuous gallantry and intrepidity at the risk of his life above and beyond the call of duty.&rdquo

Another notable burial at Camp Butler is that of Colonel Otis B. Duncan who lies in Section 3, Grave 835. Duncan, a Springfield native, was the highest-ranking African American officer during World War I.

Also buried at Camp Butler are more than 800 Confederate soldiers who were held as prisoners during the Civil War, and 35 foreign prisoners of war from World War II who died at various U.S. Army forts and camps throughout the Midwest.

Camp Butler National Cemetery is located at 5063 Camp Butler Rd., in Springfield, IL. The cemetery is open for visitation daily from 8:00am to sunset the administrative offices are open Monday-Friday from 7:30am to 4:00pm, and are closed on Federal holidays. For more information, please contact the cemetery office at 217-492-4070, or see the Department of Veterans Affairs website. While visiting, please be mindful that our national cemeteries are hallowed ground. Be respectful to all of our nation&rsquos fallen soldiers and their families. Additional cemetery policies may be posted on site.

Camp Butler National Cemetery was photographed to the standards established by the National Park Service&rsquos Historic American Landscapes Survey.


Ver el vídeo: Final Resting Place Of Abraham Lincoln - Oak Ridge Cemetery - Springfield, IL (Enero 2022).