Podcasts de historia

Máscara de cíclope romano

Máscara de cíclope romano


Cíclope

Los cíclopes eran monstruos gigantes de un solo ojo, una raza salvaje de criaturas sin ley que no poseen modales sociales ni miedo a los dioses. Cíclope significa "ojo redondo". Considerados los hijos de Urano y Gea, eran los obreros del dios Hefesto, cuyo taller estaba en el corazón de la montaña volcánica Etna. Según Homer's Odiseo donde presentó probablemente al cíclope más famoso, Polifemo, los cíclopes eran los hijos de Poseidón, no Gea. Homero describió a los cíclopes como salvajes, que se abstuvieron de la agricultura y de las leyes, aparte de cada hombre por sí mismo. Eran pastores que vivían en la parte suroeste de Sicilia, comían activamente seres humanos y vivían con sus esposas e hijos en cuevas gobernándolos con poder arbitrario. Los cíclopes homéricos no eran sirvientes de Zeus y, de hecho, en su mayoría lo ignoraban.

Polifemo era un monstruo devorador de hombres con una historia sangrienta y bárbara. Se enamoró de una hermosa ninfa llamada Galatea que lo rechazó a favor de un hombre llamado Acis. Polifemo enfurecido por el rechazo, arrojó a Acis y lo mató sobre una enorme roca. La sangre de Acis formó un arroyo, que aún hoy lleva su nombre. El cíclope se encuentra con Odiseo en el cuento de Homero, donde el héroe lo burla y lo cega y convierte la ira de su padre, Poseidón en Odiseo. Ulises llegó a la isla de los cíclopes de camino a su casa en Ithica y llevó a sus hombres a una cueva llena de comida sin saber quién era el dueño. Polifemo selló la cueva y la tripulación dentro de ella, comiéndose algunos de ellos. Ulises logró engañar al cíclope para que se emborrachara con vino fuerte y le dijo al monstruo que su nombre era 'Nadie'. Polifemo se durmió y el héroe lo cegó con una estaca de madera, cuando los otros gigantes vinieron a ayudar, Polifemo le dijo. 'Nadie' lo había atacado, por lo que lo abandonaron. Ulises y sus hombres se ataron a los vientres de las ovejas de Polifemo y escaparon cuando el gigante los dejó salir a pastar. Ulises no pudo evitar jactarse de su victoria sobre su adversario derrotado y le dijo a Polifemo su nombre, lo que a su vez llevó a Poseidón a castigarlo y hacer que se desviara aún más de su ruta a casa.

Hesíodo, el historiador griego, menciona sólo tres cíclopes, que fueron los gigantes primordiales Arges (rayo), Steropes (relámpago) y Brontes (trueno), que son todos deidades de la tormenta y fueron los primeros herreros. Cuando Cronos estaba en el poder, los encarceló en el Tártaro y, al ser liberados por Zeus, juraron su lealtad y lucharon por él contra los Titanes. Como recompensa por su libertad, los cíclopes le dieron a Zeus sus armas de truenos y relámpagos y continuaron como sus herreros en el Monte Olimpo forjando sus rayos. Estos cíclopes también son responsables de forjar el casco de invisibilidad de Hades, el arco y flechas de luz de luna de Artemisa, el arco y flechas de rayos de sol de Apolo y el tridente de Poseidón.

Según un himno de Calímaco, los cíclopes fueron los ayudantes de Hefesto en la fragua y se dice que construyeron las fortificaciones en Tirinto y Micenas en el Peloponeso. Los ruidos, el calor y los rugidos del volcán Etna se atribuyeron a sus operaciones y trabajos en las forjas.

En la obra de Eurípides Alcestis, Apolo mató a los cíclopes en represalia por el asesinato de su hijo Asclepio a manos de Zeus. Por su crimen, Zeus condenó a Apolo a la servidumbre de Admeto durante un año. En otras versiones, Zeus revive a los cíclopes debido a lo integrales que fueron en la sucesión de los titanes y también revive a Asclepio para resolver su enemistad con Apolo.

Otros datos interesantes sobre los cíclopes griegos

• El poeta romano Virgilio también escribe sobre el héroe Eneas y su tripulación que desembarcaron en la Isla de los Cíclopes y conocieron a Polifemo.
• Algunos historiadores creen que la idea de los cíclopes puede provenir de los herreros griegos que usaban parches para proteger uno de sus ojos mientras forjaban.
• Otro posible origen del mito de estos monstruos es que los antiguos griegos pueden haber encontrado cráneos de elefantes enanos prehistóricos que tenían grandes cavidades navales y pueden haber sido confundidos con un ojo grande.
• Se dice que los muros de varias ciudades antiguas fueron construidos por cíclopes, y es por eso que en la arqueología moderna el término ciclópeo se aplica a los muros cuyas piedras no están cuadradas.

Vincular / citar esta página

Si utiliza parte del contenido de esta página en su propio trabajo, utilice el siguiente código para citar esta página como fuente del contenido.


100 años de historia de protección respiratoria

En 1919, la Oficina de Minas de los Estados Unidos (USBM) inició el primer programa de certificación de respiradores. Varios meses después, el 15 de enero de 1920, este organismo federal certificó el primer respirador. Para reconocer los hitos importantes de los últimos 100 años, esta página web documenta una descripción general histórica de la investigación en protección respiratoria y la evolución del programa de certificación emprendido por el gobierno federal de los EE. UU.

Historia de la protección respiratoria antes del siglo XIX

Plinio el Viejo, foto cortesía de Shutterstock

En todo el mundo, las mentes científicas reconocieron la necesidad de protección respiratoria mucho antes que la Oficina de Minas de EE. UU. La historia de la protección respiratoria se remonta a Plinio el Viejo (23-79 d.C.), un filósofo y naturalista romano, que utilizó pieles sueltas de vejiga de animales para filtrar el polvo que se inhalaba mientras trituraba el cinabrio, que es un mercurio tóxico. Mineral de sulfuro utilizado en ese momento para la pigmentación en decoraciones. Muchos siglos después, Leonardo da Vinci (1452-1519) recomendó el uso de paños húmedos sobre la boca y la nariz como una forma de protección contra la inhalación de agentes nocivos (Spelce et al., & LdquoHistory, & rdquo 2018 Cohen y Birkner, 2012).

Investigaciones y descubrimientos científicos posteriores llevaron al uso de los primeros respiradores que suministran atmósfera. Mientras que los buzos antiguos usaban mangueras y tubos para suministrar aire, los científicos del siglo XVII agregaron fuelles a estos dispositivos como una forma de proporcionar respiración con presión positiva. Aunque la ciencia ha avanzado con el tiempo, la necesidad de una protección respiratoria adecuada se hizo cada vez más evidente. En la década de 1700, Bernadino Ramazzini, conocido como el padre de la medicina ocupacional, describió la insuficiencia de la protección respiratoria contra los peligros del arsénico, el yeso, la cal, el tabaco y la sílice (Spelce et al., & LdquoHistory, & rdquo 2018 Cohen y Birkner, 2012 ).

Si bien estos descubrimientos científicos y avances en la protección respiratoria fueron fundamentales, la fecha más importante para la protección respiratoria aún estaba por llegar.

Máscara de humo de Nealy de The National Fireman's Journal 8 de diciembre de 1877

Los siglos XVIII y XIX lograron el desarrollo de lo que hoy reconoceríamos como respiradores, superando con creces el uso de vejigas de animales y paños húmedos. En 1827, el botánico escocés Robert Brown descubrió el fenómeno conocido como movimiento browniano y la teoría de que las colisiones de moléculas de gas que se mueven rápidamente provocan el movimiento de rebote aleatorio de partículas extremadamente pequeñas. La comprensión del comportamiento de las partículas pequeñas, las propiedades de los medios filtrantes y sus interacciones condujo al primer respirador de partículas. A mediados del siglo XIX, científicos alemanes realizaron estudios con polvo industrial y bacterias y su relación con la salud respiratoria. En 1877, los ingleses inventaron y patentaron la máscara de humo Nealy. La máscara de humo Nealy usó una serie de esponjas saturadas de agua y una bolsa de agua sujeta a una correa para el cuello. El usuario podría apretar la bolsa de agua para volver a saturar las esponjas y filtrar parte del humo. (Coffey, 2016 Cohen y Birkner, 2012 Kloos, 1963).

El 1 de julio de 1910, el Departamento del Interior de los Estados Unidos estableció la Oficina de Minas de los Estados Unidos (USBM). El USBM trabajó para abordar la alta tasa de mortalidad de los mineros. En 1919, USBM inició el primer programa de certificación de respiradores en los Estados Unidos. En 1920, MSA Safety Company fabricó el respirador Gibbs. Este aparato de respiración autónomo de circuito cerrado (SCBA) funcionaba con oxígeno comprimido y un lavador de cal sodada para eliminar el dióxido de carbono. (Spelce et al., 2017). Según MSA Safety Company, las industrias, los departamentos de bomberos y los departamentos de salud fueron los primeros en utilizar el aparato respiratorio Gibbs (WebApps.MSANet.com). La Marina de los EE. UU. Solicitó un respirador comparable a los utilizados para fines de escape de emergencia para los mineros, lo que llevó a la invención del aparato respiratorio Gibbs, llamado así por el ingeniero e inventor de la Oficina de Minas de los Estados Unidos W.E. Gibbs. Gibbs también creó un respirador específicamente para aviadores (Spelce, et al., 2017).

La Primera Guerra Mundial presentó un nuevo tipo de amenaza para los soldados y los gases de guerra química ndash, como el cloro, el fosgeno y el gas mostaza. El Departamento de Guerra de EE. UU. Solicitó al USBM que desarrollara estándares para máscaras de gas. El equipo militar en ese momento no tenía en cuenta las máscaras protectoras ni los respiradores. El equipo de combate no incluía respiradores hasta la Segunda Guerra Mundial (Caretti, 2018). Como resultado, la guerra química en la Primera Guerra Mundial representó 1,3 millones de víctimas y aproximadamente 90.000 muertes. Esto representó aproximadamente el 30% de todas las víctimas durante la guerra (Fitzgerald, 2008).

Protección respiratoria de la Primera Guerra Mundial, foto cortesía de Shutterstock

Además, las tropas de la Primera Guerra Mundial de todo el mundo ayudaron a que se propagara un nuevo virus de influenza. La falta de vacunas y protección respiratoria contribuyó a un alto número de muertes por el virus de la gripe. Estados Unidos informó los primeros síntomas de la gripe en marzo de 1918. Solo en octubre de 1918, el virus de la gripe mató a 195.000 estadounidenses, lo que provocó que la Junta de Salud de San Francisco recomendara el uso de máscaras en espacios públicos. La gripe pandémica comenzó a disminuir a principios de 1919. La gripe causó aproximadamente 50 millones de muertes en todo el mundo, incluidas 675.000 en los Estados Unidos (& ldquo1918 Pandemic & rdquo 2018). La propagación de la gripe pandémica en este momento mostró la necesidad de protección respiratoria adicional y la investigación necesaria en entornos de atención médica.

Si bien la pandemia de gripe mostró la necesidad de protección respiratoria para la atención médica, los investigadores en ese momento todavía se enfocaban en gran medida en la protección respiratoria de la minería. El 5 de marzo de 1919, el USBM elaboró ​​el Anexo 13, "Procedimiento para establecer una lista de aparatos respiratorios de oxígeno autónomos permitidos". El programa 13 estableció el primer conjunto de regulaciones para las pruebas en humanos de protección de respiradores autónomos con aparatos respiratorios y la certificación de los mismos. (Kyriazi, 1999). Finalmente, el 15 de enero de 1920, la USBM certificó el primer respirador, el aparato respiratorio Gibbs. (Spelce et al., & LdquoHistory, & rdquo 2018 Cohen y Birkner, 2012). El aparato respiratorio Gibbs, originalmente diseñado para trabajos mineros, se convirtió en el primer respirador aprobado para trabajos industriales. (Spelce, et al., 2017).

Aparato respiratorio Gibb & rsquos

Durante la Primera Guerra Mundial, el gobierno de EE. UU. Buscó mejoras para la protección respiratoria en varias industrias, así como en el ejército. La aprobación de la Ley Overman del 20 de mayo de 1918 por el presidente Wilson dio autoridad al Ejército para liderar los esfuerzos de investigación en protección respiratoria con el fin de participar en la guerra química y la defensa. Sin embargo, esta delegación de poder de investigación duró poco y el USBM recuperó la tarea principal de la investigación de seguridad en minas. (Spelce, et al., 2017).

El USBM desarrolló el Anexo 14 poco después para la certificación de máscaras de gas de uso militar. Con el tiempo, el USBM modificó el Programa 14, "Procedimiento para establecer una lista de máscaras antigás permitidas" varias veces. Las modificaciones iniciales incluyeron el reconocimiento de la prueba de hermeticidad de la pieza facial ldquoFacepiece Tightness Test de 1941 USBM, que probó las fugas detectables y la libertad de movimiento del usuario (Spelce, et al., & LdquoHistory & rdquo (Cont.), 2018).

Debido a las horribles bajas de la Primera Guerra Mundial por la guerra química, las fuerzas armadas en ambos lados del campo de batalla se abstuvieron de usar agentes químicos durante la Segunda Guerra Mundial. Ambos bandos compartían la paranoia de que el enemigo tenía agentes de guerra química más dañinos (Chauhan, 2008). A medida que el mundo entró en la Segunda Guerra Mundial, el uso de asbesto por parte de la Marina de los EE. UU. Aumentó para fines de aislamiento de tuberías en embarcaciones navales. No fue hasta 1939 que un oficial médico de la Marina de los EE. UU. Reconoció la necesidad de que la tripulación usara respiradores al cortar y humedecer amosita y otros aislamientos que contienen asbesto. Más tarde, cuando Estados Unidos entró en la Segunda Guerra Mundial, Fleischer et al. publicó un estudio que reconoce los peligros y riesgos de la exposición al polvo en la fabricación de aislamientos de amianto. Sin embargo, incluso después de la publicación de Fleischer et al. estudio en 1946, la Marina de los EE. UU. continuó usando asbesto con la advertencia adicional de que "la exposición al polvo de asbesto es un peligro que no puede pasarse por alto al mantener un programa eficaz de higiene ocupacional". uso de respiradores y ventilación (Barlow et al., 2017).

Máscara de la década de 1930, foto cortesía de Caretti

A principios de la década de 1930, ocurrió el desastre del túnel Hawk & rsquos Nest en Virginia Occidental. El número estimado de muertos, uno de los peores en la historia industrial estadounidense, oscila entre aproximadamente 700 y 1000 muertes de las 3000 que trabajaron bajo tierra. La tragedia de este desastre aceleró la publicación de la primera aprobación de USBM & rsquos de los estándares de aprobación de respiradores de polvo / humo / neblina en 30 CFR Parte 14, Anexo 21 (USBM 1934). & ldquoLa USBM ya había desarrollado estándares y aprobados para aparatos respiratorios de oxígeno (1919), respiradores de máscara de gas (1919) y respiradores de máscara de manguera (1927). Para 1937, la Oficina amplió su programa para probar máscaras de manguera para incluir una variedad de respiradores con suministro de aire, incluido el respirador de chorro abrasivo tipo CE y rdquo (Spelce, et al., 2019). El Anexo 21 describe varios tipos de respiradores, incluidos los de Tipo A, B, C, combinaciones de A-C y D (Spelce, et al., 2019). El Anexo 21 original de 1934 incluía los siguientes requisitos:

  • Se requerían válvulas de exhalación y las válvulas de inhalación eran opcionales
  • Se agregaron pruebas de hermeticidad a la presión para evaluar las características de ajuste del respirador
  • Se revisó la prueba de fugas directas y hombre (prueba de polvo de carbón) eliminando los ejercicios de trabajo.
  • El polvo de sílice de alta concentración definió el período de prueba como una prueba de 90 minutos, no tres períodos de prueba de 30 minutos.
  • Se eliminó la prueba de polvo de sílice de baja concentración.
  • Las pruebas de niebla de sílice de agua y niebla de ácido crómico definieron el período de muestreo después de 156 minutos y después de 312 minutos, respectivamente.
  • Se agregó una prueba de polvo de plomo
  • Eliminó la prueba de pintura con plomo

Las revisiones al Anexo 21 se expandieron en 1955 bajo 30 CFR 14 para incluir los respiradores aprobados con filtros de un solo uso y filtros reutilizables. Entre estos, hay dos clases de respiradores, incluida la aprobación para la protección contra la neumoconiosis y la aprobación contra el polvo que no sea más tóxico que el plomo. Estas aprobaciones se expandieron para incluir también protección contra vapores de plomo, sílice y nieblas de ácido crómico (Spelce, et al., 2019).

El USBM comenzó a establecer regulaciones más estrictas sobre los respiradores durante la Segunda Guerra Mundial. Estableció ciertos requisitos básicos aplicables a todo tipo de equipo respiratorio. Estos requisitos son los siguientes: (1) Deben brindar la protección adecuada (2) deben ser razonablemente cómodos y físicamente convenientes de usar (3) deben proporcionar un período de protección aceptable y (4) deben estar construidos con materiales duraderos. (IC 7130, agosto de 1940, página 5) y rdquo (Spelce et al., 2018 D & rsquoAlessandro, 2018). La regulación de la protección respiratoria permitió la estandarización de una protección respiratoria de mayor calidad.

Después de la Segunda Guerra Mundial y el uso de gas químico en la guerra, los investigadores continuaron su trabajo para mejorar la protección respiratoria de los soldados. Los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial y el auge de la industria en el ámbito doméstico mostraron la necesidad de mejorar la protección respiratoria en la industria. Los estadounidenses en el frente interno se pusieron a trabajar en las líneas de producción para ayudar en el esfuerzo de guerra, marcando el comienzo de una era en auge de la industria y la fabricación. Sin embargo, esos trabajadores inhalaron grandes cantidades de amianto debido a las condiciones de trabajo mal reguladas. Los primeros relatos de los higienistas industriales de principios de siglo documentaron los peligros del asbesto en el aire en los entornos de trabajo, pero no fue hasta mediados de la década de 1950 que la exposición prolongada al asbesto causó una preocupación generalizada. Los esfuerzos de investigación todavía no respondieron plenamente a esta necesidad hasta más tarde, en los años sesenta y setenta. & ldquoCon la introducción del método de muestreo de filtro de membrana a fines de la década de 1960 y principios de la de 1970, las capacidades de muestreo de asbesto y evaluación de la exposición avanzaron a un grado que permitió a los higienistas industriales caracterizar con mayor precisión la relación exposición y ndashresponse & rdquo (Barlow et al., 2017).

Máscara de no combatiente, alrededor de 1940, foto cortesía de Caretti

Los investigadores realizaron pruebas en los respiradores para medir la protección, pero sus niveles de protección no estaban regulados. Todavía no existía un sistema para establecer un umbral estándar de protección ni ningún organismo regulador en la fabricación de respiradores. Los respiradores utilizados en diferentes entornos, como en la construcción o la agricultura comercial, carecían de regulación para garantizar la protección necesaria contra los peligros del aire en este tipo de entornos.

Además, el Anexo 21B en 1965 se expandió. Estos cambios incluyen (1) extender la certificación de aprobación a los respiradores diseñados para proteger contra polvos, humos y nieblas que son significativamente más tóxicos que el plomo (2) permitir la certificación de combinaciones de filtros dispersoides y otros tipos de respiradores (3) revisar los actuales pruebas para obtener la precisión y la velocidad de las pruebas y (4) revisar las tarifas de inspección y prueba (USBM, 1964) (Spelce, et al., 2019). Esto proporcionó mayor regulación y protección para los trabajadores industriales y la salud respiratoria rsquo.

& ldquoEl uso de respiradores continuó sin estar regulado hasta que se promulgó la Ley Federal de Salud y Seguridad de las Minas de Carbón en 1969, lo que resultó en regulaciones que rigen la certificación y el uso de respiradores en la industria minera. La Ley de Salud y Seguridad Ocupacional, que estableció la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA) y el Instituto Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional (NIOSH), fue promulgada en 1970 & rdquo (Cohen y Birkner, 2012).

De acuerdo con la Ley de Salud y Seguridad Ocupacional de 1970, & ldquoEl Congreso determina que las lesiones y enfermedades personales que surgen de situaciones laborales imponen una carga sustancial y son un obstáculo para el comercio interestatal en términos de pérdida de producción, pérdida de salarios, gastos médicos, y pagos de compensación por discapacidad & rdquo (91º Congreso, 1970). Además, la Ley OSH de 1970 reconoce la necesidad de una regulación en la seguridad y salud de los ciudadanos trabajadores para preservar los "recursos humanos". El documento establece estándares para que los lugares de trabajo mantengan y formula un organismo regulador para supervisar el cumplimiento de estos estándares. La Ley OSH no solo establece estándares para proteger a los trabajadores de lesiones físicas y enfermedades, sino que también reconoce la necesidad de proteger a los trabajadores de daños psicológicos en el lugar de trabajo, como la ansiedad relacionada con el riesgo de lesiones físicas en el trabajo.

La Ley OSH también estableció el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) como un organismo de investigación centrado en la salud, la seguridad y el empoderamiento de los trabajadores para crear lugares de trabajo seguros y saludables (NIOSH, & ldquoAbout & rdquo). OSHA y NIOSH continúan siendo organizaciones importantes que ayudan en las recomendaciones y regulaciones de seguridad en el lugar de trabajo, en el área de protección respiratoria y en otras áreas del equipo de protección personal.

& ldquoCongress creó la Occupational Safety and Health Administration (OSHA) en 1970, y le dio la responsabilidad de promulgar normas para proteger la salud y seguridad de los trabajadores estadounidenses. El 9 de febrero de 1979, 29 CFR 1910.134 ganó reconocimiento como aplicable a la industria de la construcción (44 FR 8577). Hasta la adopción de estas normas por OSHA, la mayoría de las pautas sobre el uso de dispositivos de protección respiratoria en entornos peligrosos eran recomendables en lugar de obligatorias (Departamento de Trabajo, 1998). OSHA reimprimió, sin cambios de texto, 29 CFR Parte 1926 con los Estándares de Seguridad y Salud Ocupacional de la Industria General en 29 CFR parte 1910. Desde entonces, esto se ha convertido en un conjunto de regulaciones de OSHA (& ldquoEditorial Note & rdquo 1978).

En 1994, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Publicaron un Informe semanal de morbilidad y mortalidad titulado & ldquoGuías para prevenir la transmisión de Tuberculosis micobacteriana in Health-Care Facilities, 1994. & rdquo Este documento revisa las pautas de tuberculosis (TB) de 1990 en respuesta a un brote en 1991 y estudios de 1985 que muestran una resistencia a múltiples fármacos a la bacteria que causa la TB. Estas pautas enfatizan la importancia de que los profesionales de la salud y el uso adecuado del equipo de protección personal (EPP), específicamente la protección respiratoria. Las áreas de énfasis para la protección respiratoria incluyen ventilación, colocación, uso y retirada. Finalmente, las pautas abordan la necesidad de mantener un programa completo de protección respiratoria dentro de los entornos de atención médica, asegurando que todos los trabajadores de la salud se capaciten en el uso adecuado del EPP. Esto es de particular importancia para los trabajadores de la salud que se mueven de un departamento a otro, como terapeutas, dietistas, mantenimiento, pasantes, etc.

A medida que la protección respiratoria se hizo obligatoria, aumentó la importancia de un respirador ajustado y ajustado. En 1995, OSHA revisó las regulaciones de certificación para las pruebas de ajuste. Esto condujo a nuevas investigaciones en 1996 con respecto a la exposición en el lugar de trabajo, lo que hizo que los investigadores usaran factores de protección en el lugar de trabajo simulados y simulaciones de exposición (Cohen y Birkner, 2012 Departamento de Trabajo, 1998).

El 10 de julio de 1995, la regulación de certificación de respiradores, 30 CFR 11, fue reemplazada por 42 CFR 84 (NIOSH, 1995). Los principales cambios regulatorios introducidos por 42 CFR 84 están asociados con un nuevo concepto de aprobación, requisitos de desempeño para filtros de respiradores de partículas y tecnología de instrumentación. El 42 CFR 84 actualizó los requisitos y las pruebas de los filtros para proporcionar una evaluación de la efectividad del filtro en función de su eficiencia para eliminar las partículas del tamaño más penetrante del aire ambiental, independientemente de la composición y la toxicidad de las partículas (NIOSH, 1994). La filosofía de aprobación de los filtros cambió de requisitos mínimos considerados seguros para respirar para varios tipos de respiradores de polvo / humo / neblina a niveles aceptables de eficiencia de filtro contra aerosoles generados en laboratorio con partículas del tamaño y rdquo más penetrantes (Spelce, et al., 2019).

La norma de protección respiratoria de OSHA, 29 CFR 1910.134, publicada el 8 de enero de 1998, reemplazó la norma original de la agencia y rsquos promulgada en 1972. La regla estandarizó las reglamentaciones para el uso de respiradores en todas las industrias, incluida la marítima, la construcción y la industria en general. Sin embargo, esto no incluyó actualizaciones para la protección respiratoria de la industria de la salud, que en este momento todavía funcionaba bajo las regulaciones 29 CFR 1910.134. Si bien este nuevo desarrollo no incluyó el uso de respiradores en el entorno de la atención médica, sí hizo progresar de manera efectiva la industria, la fabricación y la construcción hacia un entorno de trabajo más saludable y seguro.

La necesidad de protección respiratoria en el ámbito de la atención médica se convirtió en un tema de preocupación con el brote de tuberculosis en la década de 1990. De acuerdo con la Programa de protección respiratoria contra la tuberculosis en centros de salud: guía para administradores y rsquos, & ldquoEl uso de respiradores en el entorno de la atención médica es un paso relativamente nuevo pero importante en los esfuerzos para prevenir la transmisión de la tuberculosis (TB). Los respiradores purificadores de aire proporcionan una barrera para evitar que los trabajadores de la salud inhalen Tuberculosis micobacteriana. El nivel de protección que proporciona un respirador está determinado por la eficiencia del material del filtro y qué tan bien se ajusta o sella la pieza facial a la cara del trabajador de atención médica y los rsquos. Varios estudios han demostrado que las mascarillas quirúrgicas no brindan la protección adecuada para filtrar el organismo de la tuberculosis. Además, las mascarillas quirúrgicas no son respiradores y, por lo tanto, no están certificadas por NIOSH y no satisfacen los requisitos de OSHA para protección respiratoria & rdquo (1999).

En 2001, el Congreso solicitó la creación de una división dentro de NIOSH para centrarse en la mejora y la investigación de PPE y tecnologías de protección personal (PPT). Esta división, el Laboratorio Nacional de Tecnología de Protección Personal (NPPTL), realiza investigaciones científicas, desarrolla guías y recomendaciones autorizadas, difunde información y responde a solicitudes de evaluaciones de peligros para la salud en el lugar de trabajo.

El enfoque de la investigación sobre protección respiratoria cambió drásticamente a principios de la década de 2000 cuando golpeó la tragedia nacional. El 11 de septiembre de 2001, los ataques terroristas en la ciudad de Nueva York, Shanksville, PA y Washington D.C. llevaron a los socorristas en estas ciudades, así como a nivel nacional, a entrar en acción. Los empleados de NIOSH NPPTL también se movilizaron. Según Robert Stein, empleado de NIOSH NPPTL,

& ldquoSi alguien alguna vez dudó del potencial de impacto a gran escala, esas dudas deberían haberse disipado firmemente la mañana del 11 de septiembre de 2001. Estaba sentado en mi escritorio que estaba en el edificio 02 cuando recibí una llamada telefónica de uno de mis colegas que estaban fuera del sitio ese día. Dijo: "Están volando aviones hacia el World Trade Center". Ya había escuchado la noticia de que un avión había chocado contra una de las torres del World Trade Center, pero su voz fue la primera en identificarlo y señalarlo como un acto intencional. Las cosas comenzaron a desarrollarse rápidamente después de eso. El personal del laboratorio recién formado se reunió para desarrollar planes de respuesta. La planificación de la respuesta se convirtió rápidamente en planificación para contingencias de comunicación cuando nos enteramos de que los sitios gubernamentales serían evacuados. Obedeciendo las instrucciones para salir del lugar de trabajo, varios de nosotros nos reunimos en la casa cercana de uno de nuestros colegas para terminar con nuestros & rsquos y cómo ponerse en contacto con & rsquos. Fue un viaje espeluznante a casa, muy confuso para los sentidos viajar bajo el hermoso cielo azul de un día perfecto de finales de verano, pero con amenazas tan serias y desconocidas que aparentemente se avecinaban por todas partes.

Incluso aunque todavía estaban prohibidos los vuelos comerciales, NPPTL envió a dos personas al sitio del World Trade Center para ayudar con los problemas de protección respiratoria a medida que ocurrían. No solo pudieron brindar asistencia inmediata en el sitio del World Trade Center, sino también la experiencia de primera mano que obtuvieron al observar las dificultades encontradas al tratar de brindar protección respiratoria a un número tan grande de socorristas, trabajadores de recuperación, personal de aplicación de la ley y otros trabajadores involucrados en la respuesta ayudaron a dar forma a las decisiones técnicas y políticas durante meses y años después. Todo el laboratorio dedicó largas horas para completar nuevas declaraciones de estándares para los tipos de respiradores con protecciones apropiadas para proteger a los socorristas involucrados en incidentes terroristas, y luego aprobar los respiradores para que esos nuevos estándares realmente resulten en proporcionar protección respiratoria adecuada para esos trabajadores. & rdquo

Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, el PPE utilizado por los socorristas se convirtió en una prioridad para NIOSH, ya que enfatizó el PPE necesario para proteger a quienes arriesgan sus propias vidas para salvar vidas. En las semanas posteriores al 11 de septiembre, el Departamento de Bomberos y la Oficina de Servicios de Salud de la Ciudad de Nueva York (FDNY-BHS) y NIOSH lanzaron un estudio colaborativo. Este estudio investigó la efectividad del equipo de protección personal, incluida la protección respiratoria, y los riesgos laborales y la exposición de estos socorristas. Los resultados indicaron que muchos bomberos no usaron protección respiratoria adecuada durante la primera semana de la operación de rescate / recuperación (MMWR, 2002).

Equipos de primeros auxilios que utilizan prácticas de protección respiratoria inconsistentes, foto cortesía de Shutterstock

Un estudio investigó a siete socorristas a los ataques en Nueva York el 11 de septiembre y su exposición al polvo en la Zona Cero el 11 o el 12 de septiembre. Todos eran no fumadores o solo habían fumado en su pasado lejano. Los resultados del estudio mostraron que los siete socorristas desarrollaron algún tipo de enfermedad pulmonar después de su exposición al polvo en Ground Zero (Wu, et al., 2010).

La investigación sugiere que la tasa de enfermedades respiratorias fue tan alta debido a la falta de uso de protección respiratoria. Según relatos de primera mano de PJ Lioy y M. Gochfeld en su artículo de 2002 & ldquoLessons Learned on Environmental, Occupational, and Residential Exposures from the Attack on the World Trade Center, & rdquo, un número alarmantemente bajo de personas usaban protección respiratoria en el campo en Ground Zero, y muchos que tenían protección respiratoria no la usaban (Crane et al., 2012).

El trabajo para mejorar la protección respiratoria y la orientación posterior sobre el uso de protección respiratoria ha continuado mucho después de 2001. En 2005, NIOSH publicó su Guía provisional sobre el uso de respiradores purificadores de aire de máscara completa para productos químicos, biológicos, radiológicos y nucleares (CBRN) / Máscaras de gas certificadas bajo 42 CFR Parte 84. & rdquo Según el empleado de NIOSH NPPTL, Jeff Peterson, & ldquo, ciertamente diría que uno de los mayores logros en el campo de la protección respiratoria es el desarrollo de los requisitos voluntarios NIOSH QBRN. & Rdquo

Los requisitos QBRN respondieron a la necesidad de los socorristas de mantener el conocimiento del EPP en una época de aumento del terrorismo global. Este documento de orientación provisional proporcionó pautas para la selección y el uso de respiradores purificadores de aire (APR) de pieza facial completa, ajustados, sin motor y aprobados por NIOSH para la protección contra agentes QBRN cuantificados.

Después de septiembre de 2001, NIOSH y The RAND Corporation desarrollaron varios informes de volumen dedicados a proteger al personal de respuesta a emergencias (Szalajda, 2008). NIOSH también desarrolló tres estándares QBRN. El primero requiere que los aparatos de respiración autónomos (SCBA) cumplan con los estándares de protección QBRN porque se usan donde se desconoce el nivel de amenaza respiratoria o se sabe que son inmediatamente peligrosos para la vida y la salud (IDLH) y rdquo (Szalajda, 2008).

En segundo lugar, NIOSH desarrolló un estándar para un respirador purificador de aire de pieza facial completa. & ldquoEl respirador de pieza facial completa CBRN APR es ampliamente utilizado por varios grupos de respondedores. Proporciona un nivel de protección más bajo que el SCBA y su uso generalmente está permitido una vez que se entienden las condiciones y se determina que las exposiciones están en niveles por debajo de los que se consideran IDLH & rdquo (Szalajda, 2008).

La tercera prioridad fue que los respiradores de escape autónomos y purificadores de aire cumplan con los estándares QBRN. Esto permitió que una fuerza laboral más general, en lugar de aquellos que se centraran únicamente en los socorristas, usara el PPE de manera segura en un incidente terrorista QBRN. As addressed by Deputy Director Jon Szalajda, NIOSH NPPTL &ldquocontinues to develop criteria for additional types of respirators in response to responders&rsquo needs for appropriate respiratory protection against the anticipated hazards faced in performing rescue and recovery operations resulting from viable terrorist threats, as well as HAZMAT incidents&rdquo (Szalajda, 2008).

Nurse demonstrating the donning of PPE worn by healthcare providers when treating an Ebola patient in a medical intensive care unit (ICU), photo courtesy of the CDC

In 2015, the American National Standard Institute (ANSI) standard Z88.2 updated the standard practice for respiratory protection. The Z88 Committee established the standard in 1969, with revisions in 1989 and 1992. The Z88.2 standard &ldquosets forth minimally accepted practices for occupational respirator use provides information and guidance on the proper selection, use and maintenance of respirators, and contains requirements for establishing, implementing and evaluating respirator programs. The standard covers the use of respirators to protect persons against the inhalation of harmful air contaminants and against oxygen-deficient atmospheres in the workplace&rdquo (ANZ88.2-2015, 1.1).

From 2014-2016, a global epidemic of the Ebola virus disease spread to the United States. During this time, proper PPE use in healthcare settings became a paramount concern, as the highly contagious virus spreads from contact with blood and other bodily fluids. Because of the virus&rsquo highly contagious nature, the CDC recommended the use of a NIOSH-approved N95 respirator, or higher level of particulate filtration, or a powered air-purifying (PAPR) when caring for a Person Under Investigation (PUI) for the Ebola virus disease or a person with a confirmed case of the virus. Further, the CDC released guidelines for the disposal, cleaning, and disinfection based on the type of respirator worn by a healthcare worker when treating an Ebola patient. (Frequently Asked Questions, Ebola, 2018).

In 2019, &ldquoNIOSH NPPTL continues to provide national and world leadership in respirator approval, research, and standards development to support the workers who rely on respiratory protection,&rdquo states NPPTL Director, Dr. Maryann D&rsquoAlessandro. Such research includes understanding respirator comfort, fit, and usability stockpiling of respirators and rapid respiratory protection training in healthcare settings.


Ancient Roman Giant Found—Oldest Complete Skeleton With Gigantism

At six feet, eight inches, he would have towered over his contemporaries.

It's no tall tale—the first complete ancient skeleton of a person with gigantism has been discovered near Rome, a new study says.

At 6 feet, 8 inches (202 centimeters) tall, the man would have been a giant in third-century A.D. Rome, where men averaged about 5 and a half feet (167 centimeters) tall. By contrast, today's tallest man measures 8 feet, 3 inches (251 centimeters).

Finding such skeletons is rare, because gigantism itself is extremely rare, today affecting about three people in a million worldwide. The condition begins in childhood, when a malfunctioning pituitary gland causes abnormal growth.

Two partial skeletons, one from Poland and another from Egypt, have previously been identified as "probable" cases of gigantism, but the Roman specimen is the first clear case from the ancient past, study leader Simona Minozzi, a paleopathologist at Italy's University of Pisa, said by email.

The unusual skeleton was found in 1991 during an excavation at a necropolis in Fidenae (map), a territory indirectly managed by Rome.

At the time, the Archaeological Superintendence of Rome, which led the project, noted that the man's tomb was abnormally long. It was only during a later anthropological examination, though, that the bones too were found to be unusual. Shortly thereafter, they were sent to Minozzi's group for further analysis.

To find out if the skeleton had gigantism, the team examined the bones and found evidence of skull damage consistent with a pituitary tumor, which disrupts the pituitary gland, causing it to overproduce human growth hormone.

Other findings—such as disproportionately long limbs and evidence that the bones were still growing even in early adulthood—support the gigantism diagnosis, according to the study, published October 2 in the Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism.

His early demise—likely between 16 and 20—might also point to gigantism, which is associated with cardiovascular disease and respiratory problems, said Minozzi, who emphasized that the cause of death remains unknown. (Explore an interactive of the human body.)

Charlotte Roberts, a bioarchaeologist at the U.K.'s Durham University, said she's "certainly convinced with the diagnosis" of gigantism. But she'd like to know more.

"You can't just study the disease, you have to look at the wider impact of how people functioned in society, and whether they were treated any differently," Roberts said.

Goods buried with a body, for example, can offer hints to the person's role in life and how they were treated in their community.

The Roman giant, though, was found with no funerary artifacts, study leader Minozzi said. And, she added, his burial was typical of the time, suggesting he was included as part of society.

"We know nothing about the role or presence of giants in the Roman world," she said—other than the fact that the second century A.D. emperor Maximinus Thrax was described in literature as a "human mountain."

Minozzi noted, though, that imperial Roman high society "developed a pronounced taste for entertainers with evident physical malformations, such as hunchbacks and dwarfs—so we can assume that even a giant generated enough interest and curiosity."

Whatever the Roman giant's lot in life, the information to be gleaned after his death might someday further science.

"Normally a doctor will be looking at a patient with a disease over short term span," Durham University's Roberts said. "We've been able to look at skeletons from archaeological sites that are thousands of years old. You can start to look at trends of how diseases have changed in frequency over time." (See pictures of ancient Egyptian mummies with heart disease.)

If by studying ancient remains "we can teach the living and help them plan for the future," she said, "that's a good thing."


Head of a Roman Patrician

Seemingly wrinkled and toothless, with sagging jowls, the face of a Roman aristocrat stares at us across the ages. In the aesthetic parlance of the Late Roman Republic, the physical traits of this portrait image are meant to convey seriousness of mind (gravitas) and the virtue (virtus) of a public career by demonstrating the way in which the subject literally wears the marks of his endeavors. While this representational strategy might seem unusual in the post-modern world, in the waning days of the Roman Republic it was an effective means of competing in an ever more complex socio-political arena.

The portrait

This portrait head, now housed in the Palazzo Torlonia in Rome, Italy, comes from Otricoli (ancient Ocriculum) and dates to the middle of the first century B.C.E. The name of the individual depicted is now unknown, but the portrait is a powerful representation of a male aristocrat with a hooked nose and strong cheekbones. The figure is frontal without any hint of dynamism or emotion—this sets the portrait apart from some of its near contemporaries. The portrait head is characterized by deep wrinkles, a furrowed brow, and generally an appearance of sagging, sunken skin—all indicative of the veristic style of Roman portraiture.

Verism

Verism can be defined as a sort of hyperrealism in sculpture where the naturally occurring features of the subject are exaggerated, often to the point of absurdity. In the case of Roman Republican portraiture, middle age males adopt veristic tendencies in their portraiture to such an extent that they appear to be extremely aged and care worn. This stylistic tendency is influenced both by the tradition of ancestral imagines as well as a deep-seated respect for family, tradition, and ancestry. los imagines were essentially death masks of notable ancestors that were kept and displayed by the family. In the case of aristocratic families these wax masks were used at subsequent funerals so that an actor might portray the deceased ancestors in a sort of familial parade (Polybius Historia 6.53.54). The ancestor cult, in turn, influenced a deep connection to family. For Late Republican politicians without any famous ancestors (a group famously known as ‘new men’ or ‘homines novi’) the need was even more acute—and verism rode to the rescue. The adoption of such an austere and wizened visage was a tactic to lend familial gravitas to families who had none—and thus (hopefully) increase the chances of the aristocrat’s success in both politics and business. This jockeying for position very much characterized the scene at Rome in the waning days of the Roman Republic and the Otricoli head is a reminder that one’s public image played a major role in what was a turbulent time in Roman history.

Additional Resources:

K. Cokayne, Experiencing Old Age in Ancient Rome (London: Routledge, 2003).

H. I. Flower, Ancestor Masks and Aristocratic Power in the Roman Republic (Oxford: Clarendon Press, 1996).

E. Gruen, Culture and National Identity in Republican Rome (Ithaca: Cornell University Press, 1992).

D. Jackson, “Verism and the Ancestral Portrait,” Greece & Rome 34.1 (1987):32-47.

D. E. E. Kleiner, Roman Sculpture (New Haven: Yale University Press, 1994).

M. Papini, Antichi volti della Repubblica: la ritrattistica in Italia centrale tra IV e II secolo a.C. 2 v. (Rome: “L’Erma” di Bretschneider, 2004).

G. M. A. Richter, “The Origin of Verism in Roman Portraits,” Journal of Roman Studies 45.1-2 (1955):39-46.

J. Tanner, “Portraits, Power, and Patronage in the Late Roman Republic,” Journal of Roman Studies 90 (2000), pp. 18-50.


Portrait Mask of Mummy, Roman Period with Ancient Egyptian Mythology Depictions

This youth's black hair is combed into a slightly wild style reminiscent of portraits fashionable in the Greek-speaking eastern provinces of the Roman Empire in the mid- and later second century a.d. Over his white tunic with rose clavi (stripes) he wears a white mantle, with a woven H-motif visible below his left hand. The youth's head is raised on a rather high support decorated with Egyptian motifs. Flanking his neck are banks of three golden uraei, and at the back of his head is the falcon god Re-Harakhty, flanked by two of the Sons of Horus, Qebesenuef and Duamutef.

Title: Plaster Portrait Mask of a Youth

Geography: From Egypt Said to be from Middle Egypt, Tuna el-Gebel

Medium: Plaster, linen, paint, lapis lazuli, glass

Dimensions: l. 58.5 cm (23 1/16 in) w. 27.4 cm (10 13/16 in) h. 30 cm (11 13/16 in)


Origin of the Romani People Pinned Down

Europe's largest minority group, the Romani, migrated from northwest India 1,500 years ago, new genetic study finds.

The Romani, also known as the Roma, were originally dubbed "gypsies" in the 16th century, because this widely dispersed group of people were first thought to have come from Egypt. Today, many consider "gypsy" to be a derogatory term.

Since the advent of better and better genetic technology, researchers have analyzed the genetic history of much of Europe, finding, for example, the history of the Jewish Diaspora written in DNA. But though there are 11 million Romani in Europe, their history has been neglected, said study researcher David Comas of the Institut de Biologia Evolutiva at Universitat Pompeu Fabra in Spain

Linguistic history as well as a few limited genetic studies had already suggested the Romani originally hailed from India. To confirm this idea and uncover more details on the migration, Comas and his colleagues used a technique that compares DNA segments from across the whole genome with that of other populations. They used DNA samples from 13 groups of Romani spread across Europe.

"In our study, we do not focus on specific regions of the genome, but on the genome as a whole, which provides us the complete genetic information of the populations under study," he told LiveScience.

The results revealed the modern Romani's ancestors migrated out of northwest India all at one time 1,500 years ago, Comas and his colleagues report today (Dec. 6) in the journal Current Biology. Once they arrived in Europe, they spread across the continent from the Balkan region about 900 years ago, Comas said.

Over hundreds of years of history, intermarriage between Romani people and local populations has waxed and waned, Comas said. They have often been discriminated against during the Holocaust, somewhere between 200,000 and 1.5 million Romani were killed by Hitler's Nazis. After World War II, Romani in communist nations were often targeted for "assimilation," which sometimes meant forced sterilization to lower their birth rate. [7 Absolutely Evil Medical Experiments]

Comas said he hoped to later widen the analysis to include more Romani groups as well as more Indian populations from the region where the Romani originated.


The design of the mask served as a megaphone for the actor's voice, carrying his words to the audience. The masks wore exaggerated expressions because the audience was often far away from the stage. The masks were important in Greek theater to aid in disguising actors' genders because men played all roles, including those of women, who were not allowed to perform on stage.

As the use of masks in Greek theater developed, it soon became customary for all performers to be masked. The chorus would have similar masks, but these would differ in great detail from the play's leading actors.

Bethney Foster is social justice coordinator for Mercy Junction ministry, where she edits the monthly publication "Holy Heretic." She is also an adoption coordinator with a pet rescue agency. Foster spent nearly two decades as a newspaper reporter/editor. She graduated from Campbellsville University, receiving a Bachelor of Arts in English, journalism and political science.


John Dillinger 

Vida: Thief, Organized Crime Boss
Muerte: July 22, 1934
Cause of Death: Killed by the FBI
John Dillinger was America&aposs most notorious bank robber. But is the face you see above Public Enemy #1 or a fall guy named Jimmy Lawrence? John Dillinger was shot and killed in a hail of gunfire by the FBI outside of Chicago&aposs Biograph Theater. When his body was on display, thousands of Chicago residents came out to see the man who had terrorized their city streets. But many of those people felt the man they saw on the slab was not Dillinger. Even his own father wasn&apost convinced that it was his son. Many of Dillinger&aposs signature scars were missing, his famous cleft chin was not visible, and even the body appeared fatter and shorter than what people had seen of him.


Who was the Man in the Iron Mask?

During the reign of King Louis XIV, an enigmatic man spent several decades confined to the Bastille and other French prisons. No one knew his identity or why he was in jail. Even stranger, no one knew what he looked like—the prisoner was never seen without a black velvet mask covering his face. The anonymous prisoner has since inspired countless stories and legends—writings by Voltaire and Alexandre Dumas helped popularized the myth that his mask was made of iron—yet most historians agree that he existed. So who was he?

Hundreds of different candidates have been proposed ranging from a member of the royal family to a disgraced French general and even the playwright Molière. Still, evidence indicates that only two prisoners were in custody during the same timeframe as the “Mask”: Ercole Matthiole and Eustache Dauger. Matthiole was an Italian count who was abducted and jailed after he tried to double-cross Louis XIV during political negotiations in the late-1670s. He was a longtime prisoner, and his name is similar to “Marchioly”—the alias under which the Mask was buried. Even more convincing is that Louis XV and Louis XVI both supposedly said the Mask was an Italian nobleman.

Unfortunately, Matthiole likely died in 1694—several years too early for him to be the Mask. With this in mind, many to point to the enigmatic Eustache Dauger as the more likely culprit. His 1669 arrest warrant included a letter from a royal minister instructing jailers to restrict his contact with others and to “threaten him with death if he speaks one word except about his actual needs.” Dauger was frequently shepherded between several prisons, and once was transported in a covered chair so that passersby would not see his face. While Dauger is a popular candidate for being the Mask, historians still don’t know who he was or if his name was a pseudonym. One theory holds that he was a lowly valet implicated in a political scandal, but he’s also been identified as a debauched nobleman, a failed assassin and even the twin brother of Louis XIV.

FACT CHECK: We strive for accuracy and fairness. But if you see something that doesn't look right, click here to contact us! HISTORY reviews and updates its content regularly to ensure it is complete and accurate.


Ver el vídeo: SANSÃO 2018 - Lançamento filme Completo dublado (Enero 2022).