Podcasts de historia

Freydis Eiríksdóttir

Freydis Eiríksdóttir


Freydís Eiríksdottír: Mujer guerrera

1. Freydís nació alrededor del 970 d.C., hija del infame vikingo Erik el Rojo, y hermana completa de Leif Eriksson.

2. Freydís se describe en las sagas islandesas como un guerrero vikingo intrépido, masculino y fuerte. También parece haber sido traicionera, fría, calculadora y manipuladora.

3. Según Greenland Saga, Freydís viajó a Vinland (Canadá / Norteamérica) con dos hombres islandeses, con quienes prometió compartir todos los beneficios de su empresa mitad y mitad. Estaba convencida de que se podían hacer grandes fortunas en este nuevo mundo. Su hermano, Leif, estuvo de acuerdo en que podrían utilizar el asentamiento que había construido durante las expediciones anteriores. Los hombres con los que hizo el trato (llamados Helgi y Finnbogi) acordaron que ellos y Freydís viajarían por separado y traerían la misma cantidad de hombres y suministros. La astuta Freydís se las arregla para contrabandear hombres adicionales en su barco, por lo que los hermanos se niegan a seguir haciendo negocios con ella, y ella les ordena que abandonen el asentamiento de Leif & # 8217. Helgi y Finnbogi construyen su propio asentamiento cerca. Freydís finalmente los visita y hacen las paces. Sin embargo, esta tregua es de corta duración & # 8230

Al regresar a su propio asentamiento, Freydís le informa a su esposo que los hermanos la habían golpeado, llegando a llamar a su esposo un cobarde y exigiendo que se vengara en su nombre. Comprensiblemente enojado, su esposo mata a Helgi y Finnbogi. Se negó a asesinar a las cinco mujeres inocentes que vivían junto a los hermanos, ¡por lo que Freydis luego las mató ella misma con un hacha!

En un vano intento de ocultar su traición, Freyd's amenazó con matar a cualquiera que hablara de la masacre, pero la noticia de los asesinatos finalmente llegó a Leif. Torturó a tres hombres que habían estado en esa expedición en particular a Vinland, hasta que se extrajo la información requerida. ¡Es muy revelador que esos hombres le tenían tanto miedo a Freyd que la tortura fue lo único que hizo que se pronunciaran en contra de ella!

Aunque Leif estaba enojado por las acciones de su hermana, no la castigó, sino que comentó que había previsto poca prosperidad para sus descendientes. La saga concluye que después todos pensaron mal de sus descendientes.

4. Según The Saga of Erik the Red, en otro viaje a Vinland, el asentamiento fue atacado por nativos (& # 8216Skraelings & # 8217), que descendieron sobre los desprevenidos vikingos por la noche, disparando guerreros con catapultas. Como nunca antes había visto tales armas, muchos vikingos entraron en pánico. Mientras los hombres huían, Freydís (con 8 meses de embarazo en ese momento) dijo lo siguiente:
& # 8220 ¿Por qué huir de criaturas tan inútiles, hombres robustos que sois, cuando, como me parece probable, podréis matarlos como a tantos animales? ¡Dame un arma! Sé que podría pelear mejor que cualquiera de ustedes. & # 8221

Los hombres la ignoraron y continuaron huyendo, por lo que tomó la espada de un guerrero caído y comenzó a atacar a los Skraelings. Debió verse loca, rasgando su vestido para exponer un pecho, golpeando la espada en su pecho y gritando su grito de batalla. Al ver una vista tan aterradora, los nativos se retiraron.

A pesar de su obvio renombre durante su día, no se sabe nada más sobre Freydís Eiríksdottír. Hay una estatua de ella en Reykjavík (Islandia), ¡aunque no parece coincidir con su descripción según las Sagas!

Después de manipular a su esposo para que matara a Helgi y Finnbogi, y posteriormente masacrar a las cinco mujeres inocentes, Freydís y su familia fueron rechazados y ella vivió el resto de sus días como una virtual paria.


Saga de Erik el Rojo [editar | editar fuente]

Freydís se une a una expedición a Vinland dirigida por Þorfinnr Karlsefni. Su parte principal en la historia es intervenir en una batalla entre los nórdicos y los nativos Skrælingjar. Los nativos están organizando un ataque y han obligado a los nórdicos a retirarse.

Freydis salió y vio cómo se retiraban. Ella gritó: "¿Por qué huir de criaturas tan inútiles, hombres robustos que son, cuando, como me parece probable, podría matarlos como a tantos animales? Déjame tener un arma, creo que podría luchar mejor. que cualquiera de ustedes ". No hicieron caso de lo que dijo. Freydis se esforzó por acompañarlos, pero pronto se quedó atrás, porque no estaba bien [embarazada], fue tras ellos al bosque, y los Skrælingar la persiguieron. Se encontró con Thorbrand, el hijo de Snorri, un hombre muerto, con una piedra plana fija en la cabeza, su espada yacía a su lado, así que la tomó y se preparó para defenderse con ella.

Luego vino el Skrælingjar sobre ella. Dejó caer su sark y se golpeó el pecho con la espada. Ante esto, se asustaron, se apresuraron a subir a sus botes y huyeron. Karlsefni y el resto se acercaron a ella y elogiaron su celo. - La traducción de Sephton


Freydis I de Vinland (La Unión de Kalmar)

Aunque nunca fue coronada y ciertamente nunca pensó en ella en su propia vida, Freydis I Eiriksdottír suele ser reconocida como la primera reina de Vinland. Ella fue instumental en la organización y promoción del asentamiento de Vinland.

Probablemente nacida en Islandia alrededor de 974, Freydis se mudaría con su padre, Eirik el Rojo, a Groenlandia en 985, instalándose en Brattahlíð. Como jefa del asentamiento, Eirik era el "cacique supremo" y, junto con sus tres hermanos, Freydis probablemente habría disfrutado de cierta posición en la pequeña comunidad de colonos con la riqueza y el respeto que le siguieron.

Su hermano mayor, Leif, descubrió Vinland en 1003 después de investigar informes de tierras en Occidente. Mientras estaba en el mar, Eirik el Rojo murió, y cuando Leif regresó asumió el liderazgo de los asentamientos de Groenlandia. En cambio, quedó en manos de sus hermanos explorar la nueva tierra del Oeste. Había una presión considerable para hacerlo gracias al gran número de personas que huían del caos en Escandinavia, tanto Islandia como Groenlandia se estaban quedando rápidamente sin tierras útiles.

Al principio, los hermanos menores de Leif, Thorvald y Thorstein, tomaron la iniciativa y se instalaron en la costa de Vinlandic durante un invierno antes de cargar madera y alimentos para llevarlos de regreso a Groenlandia. En 1007 Freydis estaba en Vinland como parte del partido de Thorstein. En Thorshavn, donde atracaron durante ese invierno, fueron emboscados por Skraelings, la historia en el Vinlandnamabok dice que fueron ahuyentados y el pequeño asentamiento se salvó después de que Freydis (embarazada en ese momento) tomó una espada de un esclavo herido y descubrió sus pechos a los atacantes. Thorstein moriría en Groenlandia en 1008 y Freydis se quedó al mando de su expedición. Se hace poca mención de un esposo, probablemente se llamaba Thorir, pero había muerto en 1007, lo que posiblemente explica por qué a Freydis se le permitió ir a la expedición a Vinland.

Después de dar a luz a una hija, la futura St Hafdis I, en Groenlandia, Freydis está ausente de los registros durante unos años hasta que llega a Vinland con dos barcos islandeses en el verano de 1011. Había convencido a unos 60 islandeses para que se unieran a ella. en el asentamiento de Vinland. La viuda de Thorstein, Gudrid y su nuevo esposo Thorkill también estaban reuniendo colonos de Islandia. Establecieron un nuevo asentamiento al sur de Thorshavn en Groenvik. Esta primera ronda fue un squib húmedo, pero una segunda y una tercera expedición resultaron más duraderas.

Una vez que hubo varios asentamientos a lo largo de la costa oriental, surgió la cuestión del gobierno. Se creó un Althing en Thorshavn para ocuparse de la asignación de tierras de cultivo y los tratos con los Skraeling, pero pronto surgió una considerable animosidad entre los que habían seguido a Freydis a Vinland y los que habían seguido a su cuñada Gudrid. Las sagas son muy esquemáticas sobre lo que causó la disputa, pero puede haber sido solo una tensión natural entre las dos mujeres de voluntad fuerte y el hecho de que el partido de Gudrid era principalmente cristiano, mientras que el de Freydis probablemente eran paganos.

En el verano de 1018, sin embargo, Gudrid había dejado Vinland y Freydis era el líder indiscutible de la nueva colonia. Gracias al legado de su padre en Groenlandia, se la tenía en alta estima y, debido a su comercio de madera con Islandia, probablemente fue uno de los colonos más ricos. También organizó y armó una fiesta que acabó con una banda de guerra merodeadora de Skraeling a principios de 1021. Esto sin duda la llevó a ser proclamada presidenta del Althing de 1021, puesto que ocuparía hasta su muerte en 1026. Ya había aceptado el bautismo en 1020. y llevó al Althing a jurar lealtad a Sweyn II Forkbeard de Dinamarca (a pesar de que estaba muerto). Los cronistas posteriores alterarían esta elección de Freydis de simple orador a la de reina para justificar la casa real.

La muy desacreditada Groenlendinga Saga, encargada en parte por enemigos del régimen de Eiriksdottír, retrata a Freydis como una especuladora celosa y sedienta de sangre, que organiza la muerte de las mujeres de sus primeras expediciones de asentamiento para obligar a sus socios comerciales a vender sus productos a bajo precio para regresar. a Islandia. Si bien no hay evidencia de esto, está claro que ella era una persona de voluntad fuerte, capaz de llevar al Althing al consenso y lo suficientemente carismática como para persuadir a un gran número de groenlandeses e islandeses para que se unieran a la colonia. Fue lo suficientemente astuta para darse cuenta de que los asentamientos, en el borde del mundo conocido y a menudo asaltados por tribus nativas, no tendrían futuro sin ayuda externa. Esto la llevó a abrazar el cristianismo y alentar el contacto con los antiguos estados nórdicos de Escandinavia. Esto, a su vez, aseguraría la supervivencia y el crecimiento de Vinland.

Después de su muerte, el Althing eligió diferentes oradores cada año; aparentemente, nada había cambiado. Se necesitaría el gobierno autocrático del hijo de Gudrid, Snorri, y una gran revuelta antes de que la hija de Freydis, Hafdis, fuera proclamada oradora y el papel de la familia Eiriksdottír volviera a ocupar un lugar central.


Los cuentos del feroz Freydis Eiriksdottir

Freydis Eiriksdottir provenía de una familia de aventureros y exploradores. Su padre era Eirik el Rojo, el hombre que encabezó el asentamiento nórdico de Groenlandia alrededor de 985 o 986. Además de Freydis, Eirik el Rojo tenía otros tres hijos conocidos, todos hijos: Leif, Thorvald y Thorstein. Cada uno de los hijos de Eirik compartió la pasión por los viajes y el anhelo de aventura de su padre. Leif Eiriksson fue el primer europeo conocido en pisar suelo norteamericano, haciéndolo alrededor del año 999 o 1000, y nombró la tierra donde desembarcó Vinland. Durante la próxima década, se lanzarían varias expediciones más para Vinland desde Groenlandia, y se dice que los hijos de Eirik el Rojo participaron en todas ellas. Los hermanos de Leif, Thorvald y Thorstein intentarían repetir la hazaña de su hermano en expediciones separadas. Se dice que Thorvald Eiriksson logró llegar a América del Norte, pero al parecer murió en un enfrentamiento con los nativos. Thorstein Eiriksson, cuando fue su turno, aparentemente se perdió durante el viaje y nunca llegó a Norteamérica. Tuvo que regresar a Groenlandia, donde murió de una enfermedad antes de poder volver a intentarlo. Freydis, como sus hermanos, también intentaría llegar a Norteamérica. Ella demostraría tener mucho más éxito que su hermano Thorstein, y según los informes, llegaría a América del Norte en una o dos expediciones.

Lo poco que sabemos sobre Freydis Eiriksdottir proviene de la historia oral conservada en dos sagas del siglo XIII: la Saga de los groenlandeses y La saga de Eirik the Red. Freydis hizo una aparición en ambas sagas y se presenta como una mujer dura y temible con la que nadie querría cruzar. Las sagas independientes, que pueden ser conflictivas en algunos lugares y complementarias en otros, se enfocan en diferentes viajes en los que se dice que Freydis participó, y presentan diferentes hazañas que se dice que logró.

Como lo dijo el Saga de Eirik el Rojo, Freydis Eirikssdottir y su esposo, Thorvald, se unieron a un viaje dirigido por Thorfinn Karlsefni. Fue una experiencia de tres años, fechada en 1003-1006 o 1007-1009, en la que los escandinavos se establecieron y comerciaron con los nativos. Sin embargo, se dijo que la relación pacífica entre los lugareños y los exploradores nórdicos finalmente se había deteriorado hasta convertirse en hostilidad, lo que finalmente condujo a una batalla. En la versión presentada por el Saga de los groenlandesesThorfinn Karlsefni ganó la batalla con una guerra psicológica y una estrategia magistral, sin mencionar a Freydis. De acuerdo a La saga de Eirik the RedSin embargo, las estrategias de Thorfinn fallaron y Freydis Eiriksdottir (descrita como embarazada en ese momento) tuvo que intensificar y reunir a las tropas para salvar el día. Según los informes, cambió el rumbo de la batalla de una manera muy poco ortodoxa: muy embarazada, supuestamente recogió una espada, se contoneó hasta la línea del frente, miró a los nativos y, "Liberando uno de sus pechos de su camisón, golpeó la espada con eso" (La saga de Eirik the Red, Capítulo 11). Este acto de golpear su espada contra sus pechos como si fueran un escudo aparentemente asustó a los guerreros nativos y ganó el día para el ejército de Thorfinn Karlsefni. Después de la batalla, los escandinavos decidieron que América del Norte era demasiado hostil para su gusto y regresaron a Groenlandia.

De acuerdo con la Saga de los groenlandesesFreydis se aventuraría por última vez a cruzar el océano. Según cuenta la historia, se asoció con un par de hermanos llamados Helgi y Finnbogi para liderar una expedición de unas 65 o más personas a América del Norte. Se dice que el viaje, que data de alrededor de 1010-1011, fue un desastre. Cuando los escandinavos llegaron a América del Norte, los líderes discutieron sobre los lugares más selectos del campamento. Como se decía que habían anclado convenientemente en el antiguo lugar de aterrizaje de Leif Eiriksson, todos querían quedarse en la vivienda preexistente construida por Leif. Los hermanos Helgi y Finnbogi aparentemente intentaron reclamar esa estructura para ellos mismos, pero Freydis los echó y ocupó el edificio ella misma, afirmando que era propiedad de su hermano y que tendrían que construir su propia casa. Según los informes, Helgi y Finnbogi construyeron su propio refugio, y los miembros de la expedición se dividieron entre los seguidores de Freydis y los de los hermanos. Aunque los hogares separados se llevaron bien durante un tiempo, las relaciones entre las dos facciones de los nórdicos finalmente se volvieron bastante acaloradas. Al final, se decía que Freydis Eiriksdottir se había cansado tanto de Vinland como de sus líderes de expedición rivales. Según cuenta la historia, reunió a sus propios seguidores en torno a sí misma, llevó a cabo una masacre del campamento de Helgi y Finnbogi y luego zarpó de regreso a Groenlandia después de almacenar su barco (y el de los difuntos hermanos) con mercancías de Vinland. Tras el regreso de Freydis a Groenlandia, la noticia de la masacre le valió la condena universal, pero, aparte de eso, se decía que había vivido feliz para siempre.

Escrito por C. Keith Hansley

Atribución de imagen: (Representación de Lagertha por Morris Meredith Williams (1881-1973), [Dominio público] a través de Creative Commons).


Contenido

Freydís se describe como la hermana completa de Leif Erikson. Esta fue la primera saga escrita a finales del siglo XII y es una versión burda de los relatos que sucedieron en Vinland. Freydís se menciona solo una vez en esta saga. Este es el relato más famoso que tenemos de Freydís.

Después de que las expediciones a Vinland dirigidas por Leif Erikson, Þorvaldr Eiríksson y Þorfinnr Karlsefni tuvieron cierto éxito, Freydís quiere el prestigio y la riqueza asociados con un viaje a Vinland. Ella hace un trato con dos hombres islandeses, Helgi y Finnbogi, que deben ir juntos a Vinland y compartir todas las ganancias a la mitad. Freydis le pide a su hermano Leifr Eiríksson que use las casas y los establos que ha construido en Vinland. Está de acuerdo en que todos pueden usar las casas. Helgi y Finnbogi acuerdan que traerán la misma cantidad de hombres y suministros, pero Freydis termina yendo detrás de los hermanos porque había contrabandeado a más hombres en su barco. Helgi y Finnbogi, llegando temprano, se refugian en las casas hasta que Freydís aparece y ordena a los hermanos que se muden, ya que las casas eran sus hermanos y estaban destinadas a ella. Este es uno de los muchos desacuerdos que ocurrirían en el tiempo que estén allí.

En Vinland, hubo tensión entre los dos grupos. Helgi y Finnbogi establecieron un asentamiento separado de Freydis y su tripulación. Freydis finalmente fue a la cabaña de los hermanos y les preguntó cómo les estaba yendo. "Bueno", respondieron los hermanos, "pero no nos gusta este malestar que ha surgido entre nosotros". Las dos partes hicieron las paces.

Freydis, una vez fuera, se golpeó a sí misma para que pareciera que la habían maltratado. Cuando regresó con su marido, le preguntó quién la había golpeado. Freydis afirmó que Helgi y Finnbogi eran los culpables y, llamándolo cobarde, exigió que se vengara en su nombre, o de lo contrario ella se divorciaría de él. Reunió a sus hombres y mató a Helgi y Finnbogi, así como a los hombres de su campamento cuando dormían. Cuando se negó a matar a las mujeres, la propia Freydis tomó un hacha y las masacró.

Freydís quería ocultar su traición y amenazó de muerte a cualquiera que hablara de los asesinatos. Regresó a Groenlandia después de un año de estadía y le dijo a su hermano Leif Eiriksson que Helgi y Finnbogi habían decidido quedarse en Vinland. Sin embargo, la noticia de los asesinatos finalmente llegó a oídos de Leif. Hizo torturar a tres hombres de la expedición de Freydís hasta que confesaron todo el hecho. Pensando mal en las hazañas, Leif seguía sin querer "hacerle eso a Freydís, mi hermana, que se ha merecido".


Roles, mitos y representaciones de las mujeres nórdicas durante la era vikinga

En la historia reciente, los académicos han comenzado a profundizar en los estudios de las mujeres nórdicas durante la era vikinga (alrededor del 800 d.C. al 1066). Algunas áreas de estudio que han ganado una atención y una erudición más destacadas incluyen el lugar de las mujeres en la sociedad, sus roles, así como sus representaciones. ¿Dónde viejas mujeres nórdicas viajeras, conquistadoras, colonizadoras? ¿Qué importancia tenían las figuras femeninas prominentes de estos tiempos vikingos, como Freydis Eiriksdottir, Gudrid y Aud (Unn) the Deep-Minded? Desafortunadamente, es cierto que las fuentes sobre la vida de las mujeres nórdicas antiguas son bastante escasas y, a menudo, poco confiables debido al hecho de que muchas están formadas por, e incluyen, el material del mito & # 8211Valkyries, Völva y quizás también doncellas escudo. Sin embargo, “durante los últimos 40 años, los estudiosos han escrito una variedad de textos sobre mujeres escandinavas medievales” (Eldevik, 1). También existen textos históricos como La saga de Eirik the Red (hacia 1260) y La saga de los groenlandeses (Siglo XIII) que brindan vislumbres de la fascinante vida y el mundo de las mujeres nórdicas durante la época vikinga.

La imagen que una vez prevaleció de "vikingos barbudos, con barriga cervecera y con cascos de cuerno deseosos de atacar costas extranjeras" (Jochens, 1), ha evolucionado a medida que los estudios vikingos han cambiado su enfoque de las "actividades típicas masculinas de incursiones y guerras a trabajo más pacífico en casa ”(Jochens, 3). Gran parte de este "trabajo pacífico" fue obra de mujeres nórdicas. El enfoque en la vida de las mujeres en sí mismo "ha ganado impulso gracias al interés actual en los estudios de la mujer" (Jochens, 3). Sin este cambio, es posible que todavía tengamos información terriblemente limitada sobre las mujeres nórdicas durante la era vikinga. Afortunadamente, este cambio de atención ha permitido una mirada más detallada y profunda a las vidas, roles, mitos y representaciones de las mujeres nórdicas de la época.

Si bien las representaciones y cuentos de mujeres vikingas, guerreras o doncellas escudo son comunes, hay poca evidencia concreta que respalde la existencia de estas mujeres en gran cantidad dentro de la sociedad nórdica durante la era vikinga. Si bien es posible que la mayoría de las mujeres nórdicas de la época no estuvieran peleando batallas a caballo, a menudo eran muy valientes, fuertes e impresionantes. La sociedad vikinga era una sociedad patriarcal, sin embargo, “las mujeres escandinavas en la sociedad de la época vikinga disfrutaban de más libertad y poder en sus comunidades que muchas otras mujeres de su época” (Pruitt, 1). Tanto hombres como mujeres tenían roles sociales predeterminados, en su mayor parte. Las mujeres residían principalmente en el ámbito doméstico. El papel de la mujer se centró en gran medida en el cuidado del hogar y en la procreación y la crianza de los hijos. De manera similar a muchas otras sociedades de la época, el mundo vikingo patriarcal colocaba a la mujer “por ley, bajo la autoridad de su esposo o padre” (Hurstwic, 2). Las mujeres no estaban incluidas en los ámbitos de la política o el gobierno, y no podían desempeñar el papel de goði , o cacique, (Hurstwic, 2). Era costumbre que las mujeres “manejaran los asuntos en casa mientras los hombres realizaban sus primeras expediciones y luego [las mujeres] las acompañaban en viajes comerciales y emprendimientos coloniales” (Jochens, 4).

Había ciertas expectativas estéticas para las mujeres nórdicas durante la era vikinga. Estas mujeres a menudo son recordadas por su legado de belleza, una cualidad preciada dentro de su sociedad. Se esperaba que las mujeres llevaran el pelo largo y vestidos. De hecho, “el libro de leyes islandés medieval Grágás prohíbe a las mujeres usar ropa de hombre, [y] cortarse el pelo corto ”(Hurstwic, 1). Estos roles son específicos de las mujeres nórdicas que vivían en pueblos y ciudades asentados durante la era vikinga, pero había otro lado en la vida de muchas mujeres nórdicas. Durante mucho tiempo se teorizó y se creía que los hombres vikingos viajaban por alta mar por su cuenta, con sus esposas en tierra o en busca de esposas de tierras recién encontradas. Sin embargo, una nueva investigación presenta un panorama muy diferente. Según un estudio reciente, "publicado a finales de 2014, los investigadores utilizaron pruebas de ADN mitocondrial para demostrar que las mujeres nórdicas se unieron a sus hombres para las migraciones de la época vikinga" (Pruitt, 4). Muchas de las tierras a las que viajaron los vikingos estaban en gran parte despobladas (por ejemplo, Islandia, Groenlandia, Vinland), por lo que para establecer asentamientos viables y sostenibles, las mujeres tenían que emprender los mismos viajes por mar que los hombres para asegurar la población. Estos duros “viajes desde Escandinavia implicaron travesías marítimas en pequeños barcos abiertos sin protección contra los elementos” (Jesch, 3). El papel de viajero, navegante y colono fue un papel único para las mujeres nórdicas, ya que muchos exploradores, colonos y colonizadores masculinos viajaron sin mujeres.

Las mujeres nórdicas, a pesar de vivir en una sociedad patriarcal, eran muy respetadas. También tenían el privilegio (inusual para las mujeres de la época) de poseer propiedades. Las mujeres nórdicas de la época a menudo tenían la gran responsabilidad de administrar las finanzas de su familia y administrar toda la casa (que incluía cocinar, limpiar, ordeñar los animales, tejer, confeccionar ropa y una variedad de otras actividades exigentes). Si las mujeres quedaban viudas, incluso podrían “ser ricas e importantes terratenientes” (Hurstwic, 3). Las mujeres fueron protegidas con entusiasmo de la violencia y la "atención no deseada" por la ley vikinga (Hurstwic, 3). Si bien los matrimonios a menudo eran arreglados por familias y ocurrían alrededor de los 12 a 15 años para las mujeres, por lo general “[tenían] algo que decir en el arreglo” (Pruitt, 6). También poseían la capacidad de divorciarse de sus maridos. Gran parte de esta información aparece, aunque brevemente, en las sagas nórdicas. Es cierto que “la mayoría de las sagas familiares islandesas tratan sobre hombres y probablemente fueron escritas por hombres” y que “las mujeres tienden a desempeñar solo papeles menores” (Hurstwic, 6), pero estos papeles siguen siendo de gran importancia ya que proporcionan información. , mezclada con leyendas y mitos, sobre la vida de las mujeres nórdicas cuando fueron escritas. Los personajes suelen ser complejos, sabios, fuertes, hermosos, inteligentes y valientes. Aparecen como moderadores del conflicto, incitadores de la violencia, exploradores y pobladores de nuevas tierras, hábiles magos, videntes o völva, e incluso como guerreros.

Las guerreras vikingas son un tema muy debatido. La idea de las guerreras en general fascina a mucha gente, “desde las Amazonas hasta Juana de Arco y Buffy, la cazavampiros. En los siglos XX y XXI, esta obsesión nos ha traído a Wonder Woman, Xena y Katniss Everdeen ”(Nutt, 18). Las mujeres aparecen como guerreras en las leyendas nórdicas, que “muestran a mujeres guerreras como Hervor y Brynhildr” (Nutt, 17). Freydis Eiriksdottir aparece en las sagas empuñando una espada con bastante fiereza. Pero puede ser muy difícil identificar descripciones históricas precisas de mujeres como guerreras durante la era vikinga debido a la mezcla de verdad y leyenda dentro de fuentes, como "epopeyas o novelas, no historias, y aunque algunas de ellas son novelas históricas con buena atención a los detalles, otros incluyen elementos de pura fantasía ”(Bedell, 1). Por ello, “la tarea de recuperar la historia de las mujeres islandesas medievales a partir de la literatura existente es compleja” (Van Deusen, 51).

Entonces, las mujeres viajaban con sus maridos vikingos a bordo de barcos, pero ¿también empuñaban armas con ellas? Judith Jesch afirma que “las mujeres guerreras deben ser clasificadas como leyenda vikinga” (Bedell, 7). Sin embargo, mirando más allá del mito y la leyenda de los reinos, un estudio bastante reciente de Gotherstrom y otros nueve científicos de la Universidad de Estocolmo y la Universidad de Uppsala pudo producir "la primera prueba genética de que al menos algunas mujeres vikingas eran guerreras" (Nutt, 6). Hace más de un siglo, se encontró un esqueleto vikingo de 1.000 años en Birka Suecia. El esqueleto estaba “instalado en una tumba vikinga, rodeado de armas militares, [y] se suponía que era el de un hombre curtido en la batalla” (Nutt, 1). Sin embargo, las pruebas de ADN modernas han demostrado que este esqueleto era en realidad el de una mujer vikinga, enterrada con "dos escudos, una espada, un hacha, una lanza, flechas perforantes y un cuchillo de batalla, sin mencionar los restos de dos caballos". ”(Nutt, 3). Dichos accesorios habían convencido a los investigadores durante mucho tiempo de que el esqueleto era masculino, ya que una mujer vikinga típica habría sido enterrada con artículos como "joyas, broches y utensilios de uso diario" (Nutt, 15). Sin embargo, esta no es una prueba concreta de que las mujeres guerreras existieran comúnmente en la sociedad vikinga, ya que esta mujer podría haber sido enterrada con las armas de otro hombre por razones simbólicas, o simplemente podría haber estado viviendo lejos de la norma. Pero, si las doncellas siguen siendo parte de la leyenda vikinga, entonces, "también lo es Vinland, que resultó ser Terranova, y Midgard, que es Constantinopla, y la piedra del sol, que es una especie de feldespato que realmente puedes usar para navegar en un clima nublado". y todo tipo de cosas que han resultado estar arraigadas de hecho ”(Bedell, 9). Entonces, a pesar de la falta de evidencia sólida y las representaciones míticas que difuminan las líneas entre la realidad y la fantasía, las mujeres aparecen como guerreras en los cuentos vikingos y científicamente se las puede encontrar enterradas con armas, por lo que aún existe la posibilidad de que las mujeres guerreras vivieran y lucharan durante la época de los vikingos, aunque no fuera la norma.

Las vidas de las mujeres nórdicas están tan arraigadas en la leyenda que sus representaciones se entremezclan con las de seres sobrenaturales, como "Valquirias (del antiguo nórdico valkyrja-elector de los asesinados)" (Olsen, 1). Tales seres fueron retratados como "feroces asistentes femeninas sobrenaturales de Odin, el dios de la guerra nórdico" (Olsen, 1). Las valquirias se pueden encontrar en poemas e historias de la época vikinga, como el "Anciano" o la "Edda poética", que se refiere a las valquirias como "skjaldmaer (doncellas escudo)" (Olsen, 3). Se pueden encontrar representaciones de valquirias en cuentos heroicos modernos, como la reciente película de Marvel (2017) sobre el dios / superhéroe nórdico, Thor: Ragnarok , que incluye un personaje de Valkyrie como representación de la figura mitológica nórdica Brynhildr. Ella es poderosa, exige respeto y posee una gran dosis de coraje, al igual que muchas de las verdaderas mujeres históricas que vivieron durante la época vikinga.

Una de estas mujeres era Aud la Profunda. También conocido como Unn, Aud el Profundo vivió desde el 834 d.C. hasta el 900 d.C. Ella aparece en La saga de Eirik the Red , que también mencionó los nombres de su padre y hermano, pero no miembros femeninos de la familia (típico de una sociedad patriarcal). Ella era "la hija de Ketil Flat-Nose" y la esposa del "rey guerrero Oleif", ambos hombres murieron en la batalla ( La saga de Eirik the Red , 653). Después de esto, Aud, la de mente profunda, “actuó como cabeza de familia desde que los patriarcas habían muerto” (Blurton, 2). Incluso se la conoce como "la primera gran matriarca de la nobleza vikinga en Islandia" (Blurton, 2), donde tuvo un amplio poder e influencia. Viajó a Islandia con una tripulación de 20 hombres y, una vez que llegó, "reclamó toda la tierra de los valles entre los ríos Dagverdara y Skraumuhlaupsa y se estableció en Hvamm" ( La saga de Eirik the Red, 653). En Islandia, Aud, la de mente profunda, estaba en una posición de poder y proporcionó a su tripulación tierras para cultivar y vivir. Si bien muchos colonos islandeses de la época todavía eran de religión pagana, es notable que Aud fuera bautizado cristiano. Aud se describe en La saga de Eirik the Red rezar y erigir cruces en Islandia. Incluso se le atribuye a Aud el haber ayudado a traer el cristianismo a Islandia originalmente. En El libro de los islandeses , el capítulo “De los colonos y la legislación” menciona a Aud como colono, junto con una lista de los hombres que se asentaron en áreas de Islandia aproximadamente al mismo tiempo. Se la conoce como la persona de la que “descienden los hombres de Breidafjord ( El libro de los islandeses , 51). Aud the Deep-Minded encarna el viaje por mar, el asentamiento de nuevas tierras, las poderosas mujeres vikingas de antaño, y muchos la recuerdan hasta el día de hoy por su famosa sabiduría, su papel como matriarca importante, su naturaleza caritativa y su gran valentía.

Otra mujer importante de la época vikinga es Gudrid Thorbjarnardóttir. Ella, como Aud, fue una valiente viajera y colonizadora de nuevas tierras. El abuelo de Gudrid llegó a Islandia como miembro de la tripulación de Aud the Deep-Minded (The Mariner's Museum). Viviendo desde 985 hasta 1050, Gudrid, “probablemente cruzó el Atlántico Norte ocho veces” (Brown, 1). Gudrid no solo estuvo en el viaje, sino que pudo haber explorado "en expediciones norteamericanas con dos maridos diferentes (uno era el hermano de Leif Ericson, quien 'descubrió' América 500 años antes que Colón)" (Brown, 1). Desafortunadamente, los detalles sobre la vida de Gudrid son difíciles de rastrear, sin embargo, se cree que Gudrid viajó a Vinland con el hijo de Eirik el Rojo, Thorsteinn, y que también viajó a Vinland con su segundo esposo, Thorfinnur. Incluso se le atribuye haber dado a luz al "primer hijo de ascendencia europea en el asentamiento norteamericano de Vinland", su hijo, Snorri Thorfinnsson (The Mariner's Museum). Gudrid aparece en el La saga de los groenlandeses , donde se la describe como, "una mujer de apariencia llamativa, era inteligente y sabía muy bien cómo comportarse entre extraños" ( Saga de Groenlandia [258] / Wolf, 467). Ella es otra mujer cristiana nórdica durante la era vikinga. En La saga de los groenlandeses she acts as a contrast for another famous Norse woman, Freydis Eiriksdottir. Gudrid behaves more “appropriately” for a woman of her time, and represents the replacement of Paganism with Christianity within the sagas. Freydis, a Pagan, “representing the heathen past”, has very unlucky offspring, while Gudrid, a Christian, has prosperous and successful progeny (Wolf, 475). Gudrid’s legacy endures to this day as an important Norse female explorer, settler, and mother.

Freydis Eiriksdottir remains one of the most famous Norse women of the Viking age. Freydis can be found in Eirik the Red’s Saga as well as The Saga of the Greenlanders . Freydis was the daughter of Eirikr the Red, a famous Viking who is said to have formed the first Norse settlement in Greenland. Freydis is portrayed differently in the two sagas. In The Saga of the Greenlanders , she is portrayed more harshly, while in Eirik the Red’s Saga , she is portrayed more as “a bold-spirited woman” of “resourcefulness [and/]or desperation” (Wolf, 475). The parts of Freydis’ life focused on are her travels, her violence, and her daring bravery. “ According to the Saga of Erik the Red and the Saga of the Greenlanders, Freydis around the year 1009 sailed from Greenland to Vinland in North America, the first of two long expeditions to the New World” (Lanesskog, 2). Freydis traveled to Vinland from Greenland with two of her brothers and her husband, Torcaror. They agreed to split all profits equally, however, Freydis ended up tricking her husband into killing her brothers and the rest of the men. She did so by telling her husband that her brothers harmed her, and by saying to him, “you wretch, would never avenge either my humiliation or your own. I realize now how far away I am from Greenland. And unless you avenge this, I am going to divorce you” (Wolf, 470). So he did avenge her, but did not wish to harm the women present. Freydis however, killed all of the women herself, with an axe. This made her trip quite profitable, but once her brother Leifr, back in Greenland, heard of her deeds, it was said that “after that no one thought anything but ill of them” (Wolf, 471). As a famous Norse woman of history, Freydis “stands curiously alone because of her atrocious deed” (Wolf, 478).

There is yet another focus within the life of Freydis Eiriksdottir. There is a scene in Eirik the Red’s Saga , al igual que The Saga of the Greenlanders , of a battle between the Norse and the native skraelings. In this scene the Norse men begin to retreat from the skraelings, when Freydis mocks the men for their fearful retreat and requests a weapon of her own. At this time, Freydis herself was pregnant. When the skrælingar came toward her, Freydis, “ freeing one of her breasts from her shift, [she] smacked her sword with it” frightening the natives away ( Eirik the Red’s Saga , 671). This bold and brave action is one of Freydis’ most famous depictions. There is even a portrayal of this scene where Freydis exposes and cuts off her own bre ast. This “unambiguously presents Freydis as an Amazon” (Wolf, 483), since the mythical shield maidens/warrior women, the Amazons, “were said to amputate one breast in order to make the wielding of weapons easier” (Wolf, 482). Freydis is able to embody the idea of the warrior woman as well as of the fema le Viking voyager, in her famed references and depictions.

Once again blurring the lines between history and legend, come the tales of the “völur, singular völva”, the “Wand-Wed” or “Staff-Carrier[s]” (Kvilhaug, 2). These were women involved with the practice of magic, were seeresses, and/or prophetess. Many Vikings, “nurtured groups of wise women, witches or priestesses who usually lived unmarried (though not necessarily in celibacy), and who could, it appears, travel alone wherever they liked without fear” ([Snorri Sturluson, Skaldskáparmál, Prose Edda] Kvilhaug, 2). These women were sometimes referred to as Norse witches. In Greenland “there lived a woman named Thorbjorg, a seeress who was called the ‘Little Prophetess’. She was one of ten sisters, all of whom had the gift of prophecy, and was the only one of them still alive” ( Eirik the Red’s Saga , 658). Thorbjorg traveled around, visiting farms and telling futures. She was respected and treated as a very important guest. She is described as wearing a, “black mantle with a strap…adorned with precious stones right down to the hem” and “she bore as staff” and carried a purse with “the charms she needed for her predictions” ( Eirik the Red’s Saga , 658). She traveled to Gudrid’s farm during the saga and performed “magic rites” and “chants”. Gudrid is described as resistant to participating in such practices as a Christian woman, but eventually gave in to help those around her. Thorbjorg is a clear example of the credit given to magic and the prevalence of Pagan practices within Viking society as Christianity was beginning to spread throughout such.

While concretely factual information regarding the lives of Norse women during the Viking age may be difficult to come by due to the existing sources being made up of both legend and fact, the recent attention given to such studies by scholars has allowed the world to see, even if only somewhat clearly, what life would have been like for Norse women of the time period. Despite the patriarchal society in which they resided, Norse women were (in comparison to other women of their time) fairly free, highly respected, and greatly important to their society. They held the unique roles of female sea voyagers, travelers, and settlers of new lands, in order to populate Viking settlements along with their husbands. They owned property, ran their households, and held great responsibility. Some may even have been female Vikings, warrior women, or shield maidens, like the image that Freydis creates striking her sword against her breast. As individuals, and as a societal whole, Norse women, during the Viking age appear to have been amply resilient, courageous, and strong members of society, several of which have carved their names into the lasting history of the Viking people to this very day.


The Sword-Wielding Pregnant Viking – Freydis Eirikdottir

The Latin alphabet arrived in Denmark in the 9th century, but only a select few – mostly missionaries, used it. It slowly traveled into the rest of Scandinavia with the spread of Christianity by the end of the 11th or beginning of the 12th centuries.

It’s too bad, in a way, because the people that really could have left us some interesting stories, the Vikings, used primitive runes that were not really flexible enough for long narratives.

That leaves historians and the rest of us with just intriguing glimpses of the northern warriors left by Arab travelers, and the sagas written centuries after the last Viking raids.

Illustration of a Viking raid, wood engraving by Hermann Vogel

One of the most intriguing stories is that of Freydis Eiriksdottir, reputedly the daughter of famed explorer Eirik (or Erik) the Red. There are two stories about Freydis in two different sagas: The Greenland Saga, and the Sage of Eirik the Red.

The Greenland Saga, which tells of the Icelandic Viking discovery of the world’s largest island, is believed to have been written sometime in the 1200s, some two hundred years after the events in it are supposed to have taken place. The Saga of Eirik the Red was at about the same time.

An interpretation of the sailing routes to Greenland, Vinland, Helluland and Markland travelled by different characters in the Icelandic Sagas, mainly Saga of Eric the Red and Saga of the Greenlanders. Photo by Masae CC BY SA 3.0

Though she is only mentioned briefly in the sagas, Eirik’s daughter Freydis stands out. In both sagas, she is a tough, determined woman and a formidable foe. The only problem, from a historical standpoint, is that in one of the stories, she’s a hero, fighting off Native Americans, and in the other, she’s a conniving and dangerous axe-wielding murderer.

In the Greenland Saga, Freydis and two brothers, Helgi and Finnbogi, agree to undertake an expedition to “Vinland”, as the Vikings had labeled their southernmost North American landing site. As many of you likely know, this was probably in the area of L’anse aux Meadows in Newfoundland.

Vinland Map, allegedly a “mappa mundi” dating from 1440

The three agreed to travel to Vinland and share any profits fifty-fifty. Freydis, among other reasons, wanted to go to Vinland to claim a home already built out by her brother Eirik.

Eirik tells her she can use it but doesn’t give it to her. Then, she and the brothers agree to go in three ships – but none of them were to take more than 30 men (and an unspecified number of women) with them, so none would have an advantage.

“Summer on the Greenland coast around the year 1000”, painting by Carl Rasmussen

Freydis, however, secreted five extra warriors on her ship. Before you get ahead of yourself, brothers in the Viking Age were not always allies – the sagas and actual history are replete with family members turning on each other.

Getting there before Freydis, the brothers move into Eirik’s home. When the woman arrives, she makes them move their things and they are forced to build their own home for the coming winter.

Eiríksstaðir, the homestead of Erik the Red in Haukadalur, Iceland. Photo by Bromr CC BY-SA 3.0

During that season, she and the brothers engage in petty disputes and develop a nice, deep Viking hatred of one another, but when spring comes, Finnbogi tells Freydis that he is tired of always arguing. Freydis falsely tells him that she is tired of Vinland and wants to go home.

They strike a deal involving their ships and some goods, and Freydis goes home, where she tells her husband Thorvard a totally different story. Sounds like a Viking soap-opera, and its about to get bloody.

Freydis spins a lie about how the brothers took advantage of her in a deal and how one actually hit her. She keeps egging her man on until he agrees to take the rest of their party and seek revenge.

Das Haus des Glockenspiels in Bremen, Germany. Leif Erikson and Thorfinn Karlsefni feature on one of ten panels depicting famous seafarers and aviators by Bernhard Hoetger, 1934. Photo by Bernhard Hoetger CC BY-SA 2.0 de

Thorvard and his men sneak into the brother’s camp, take them unaware, and truss them up. Then kill them. Within minutes, the only people alive are the five women that were in the brother’s party.

Freydis wants them dead, too, but none of her men will do it. So, she grabs an axe herself and hacks them to death, and enjoys doing it. She then swears her men to silence, and heads home, telling her crew to tell any curious Icelanders that the brothers elected to stay in Vinland. For their silence, her men are rewarded handsomely back in Iceland.

The consequences? Well, none. Except – her brother Leif finds out and essentially puts a curse on her and her descendants. End of story.

In the other version, from Eirik’s Saga, Freydis comes across about as savage, but this time, it is the Native Americans of Vinland who draw her ire. Referred to in the sagas as “skraelings”, meaning “screamers” or “screechers” for their war cries, first contact with the Vikings leaves eight Indians dead on the beach.

A sheet of Eiríks saga rauða (The Saga of Erik the Red)

On another visit, the Viking settlers and the skraelings settle down to an uneasy peace and even begin to trade with one another, but that peace ends when a Viking bull escapes from its pen, terrifying the natives, who have not seen such a beast before.

The Vikings then leave their settlement for a better fighting position and fight a series of small battles with the skraelings, coming out on top, but realizing that no matter what, they will always be outnumbered, and they leave.

The Landing of the Vikings by Arthur C. Michael, 1919

Sandwiched in between the arrival of the Vikings and their departure is the other story of Freydis. Surprised in the woods by the skraelings, the Vikings turn and run for their homes – all except Freydis, who is pregnant and about to give birth. She screams at her countrymen, “Let me but have a weapon, I think I could fight better than any of you.”

None of them help, but she picks up a sword from a Viking body, tears open her blouse to bare one breast, screams at the Native Americans, and beats her bare breast with the flat of her sword at the same time. According to the story, the Indians, never having seen anything like this before, get freaked out, turn tail and run. Freydis has saved the day. And that’s the end of the story.

Page from the manuscript of Eiríks saga rauða.

Why the two entirely different accounts? Historians debate. Many believe that the Greenland Saga, written centuries later, and by a Christian writer, is a Christian morality tale.

The saga also mentions the fact that Freydis, when asked to convert to Christianity at some point, refuses. And of course, there is her murdering innocent countrymen in cold-blood. The saga was written at a time of strong anti-female bias in the Church and reflects that in Freydis’ character.

The Freydis of the Eirik the Red’s Saga is believed to be a conglomeration of a variety of old Viking stories about female warriors, or shield-maidens, but is also considered to be a re-write of the Greenland Saga, but with some major revisions. Either way, Freydis, whoever she was, was Viking through and through.


4. Skadi

Born to: Frost Giant Thiazzi

Skadi, daughter of frost giant Thiazi, was also known as the goddess of winters, skiing, and hunting. Her father, Thiazi, was killed by the god of Asgard ( Thor ).

As there were no male Vikings to avenge Skadi’s father’s death, she took all the weapons along with the helmet and went to Asgard to attack.

During her visit to Asgard, she was asked to marry anyone of the gods by looking at their feet. She got married to Njord. Their married life was not successful.

Skadi was the stepmother of two most valued Norse gods: Freyja and Freyr. Her death is still a mystery to this day.


Rollo

In 911 AD the Viking leader Rollo was given the area of France now known as Normandy by King Charles the Simple. In return, Rollo converted to Christianity. Charles feared more Viking invasions and felt that Rollo would be able to fend off any raiding parties.

Gaange Rolf, Rollo. Photo by Imars CC BY SA 2.5

Gradually, Rollo gained more land and became the first ruler of Normandy. It is not known if Rollo was from Denmark or Norway, but scientists in Britain and France have been conducting DNA research on specific burials in Normandy.


Ver el vídeo: Vikings: Ivars Revelation to Freydis 5x15. Premium Media (Enero 2022).