Podcasts de historia

Robert F. Bennett

Robert F. Bennett

Robert F. Bennett nació el 18 de septiembre de 1933 en Salt Lake City. Era hijo de Wallace Foster Bennett, un senador de Utah y nieto del presidente de la iglesia mormona, Heber J. Grant. Asistió a escuelas públicas locales antes de graduarse de la Universidad de Utah en 1957 con un título en ciencias políticas.

En 1957 Bennett se convirtió en capellán de la Guardia Nacional del Ejército. En 1969 Bennett se convirtió en el enlace principal del Congreso en el Departamento de Transporte. Dos años más tarde compró Robert R. Mullen & Co, una empresa de relaciones públicas en Washington. Entre sus clientes estaba Howard Hughes. Más tarde se descubrió que la empresa era una organización fachada de la Agencia Central de Inteligencia. Cuando E. Howard Hunt se retiró de la CIA en 1970, Richard Helms sugirió que debería ir a trabajar para Robert R. Mullen.

El 7 de julio de 1971, Charles Colson y John Ehrlichman nombraron a Hunt para el personal de la Casa Blanca. Trabajando con Egil Krogh y Gordon Liddy Hunt se convirtió en miembro del Grupo de Investigaciones Especiales (SIG). El grupo era (conocido informalmente como "los fontaneros" porque su trabajo era detener las filtraciones de la administración de Nixon). Sin embargo, Hunt continuó trabajando para Bennett. De hecho, Bennett pudo ayudar a Hunt con su trabajo en la Casa Blanca. Esto incluyó decirle a Hunt que Hank Greenspun tenía suficiente información sobre Edmund Muskie para "sacarlo del agua".

En 1972, Gordon Liddy se unió al Comité para la reelección del presidente (CREEP). Más tarde, ese mismo año, Liddy presentó al fiscal general de Nixon, John N. Mitchell, un plan de acción llamado Operación Gemstone. Liddy quería un presupuesto de $ 1 millón para llevar a cabo una serie de actividades de operaciones encubiertas contra los enemigos políticos de Nixon. Mitchell decidió que el presupuesto para la Operación Gemstone era demasiado grande. En cambio, le dio 250.000 dólares para lanzar una versión reducida del plan.

Una de las primeras tareas de Liddy fue colocar dispositivos electrónicos en las oficinas de campaña del Partido Demócrata en un bloque de apartamentos llamado Watergate. Liddy quería escuchar las conversaciones de Larry O'Brien, presidente del Comité Nacional Demócrata. Esto no tuvo éxito y el 3 de julio de 1972, Frank Sturgis, Virgilio González, Eugenio Martínez, Bernard L. Barker y James W. McCord regresaron a la oficina de O'Brien. Sin embargo, esta vez fueron capturados por la policía.

El número de teléfono de E. Howard Hunt se encontró en las libretas de direcciones de dos de los ladrones. Los reporteros pudieron vincular el robo con la Casa Blanca. Bob Woodward, un reportero que trabaja para el El Correo de Washington Un amigo que trabajaba para el gobierno le dijo que los principales asesores del presidente Richard Nixon habían pagado a los ladrones para obtener información sobre sus oponentes políticos.

Bob Woodward telefoneó a Bennett, quien confirmó que Hunt estaba trabajando para Robert Mullen & Co. También le dijo que también era empleado de Charles Colson en la Casa Blanca. Bennett agregó: "Supongo que no es ningún secreto que Howard estaba con la CIA". Poco después, Bennett despidió a Hunt.

En 1974, Bennett se convirtió en director de relaciones públicas de Summa Corporation, una empresa propiedad de Howard Hughes. Más tarde ese año compareció ante el Subcomité Especial de Inteligencia de la Cámara de Representantes. Presidido por Lucien Nedzi, el comité publicó un informe titulado Investigación sobre la Presunta participación de la Agencia Central de Inteligencia en los asuntos de Watergate y Ellsberg. Bennett testificó ante el comité y admitió que sabía que "Mullen & Co. tenía una relación contractual encubierta con la CIA". También testificó que conocía a Charles Colson como resultado de trabajar con él en un programa de trucos sucios contra Dita Beard cuando ella amenazaba con exponer detalles del escándalo antimonopolio de ITT.

En un artículo publicado en 1976, J. Anthony Lukas, del New York Times, afirmó que Bennett era Garganta profunda. En su libro, en Búsqueda de Garganta Profunda, Leonard Garment argumenta que Bennett probablemente estaba tratando de "distanciar a la CIA, su patrocinador y fuente de ingresos, de los eventos de Watergate".

En 1978, Bennett se convirtió en presidente de Osmond Communications. Otros puestos incluyen presidente de American Computers Corporation (1979-81) presidente de Microsonics Corporation (1981-84) y director ejecutivo de Franklin Quest (1984-1992).

Bennett también fue autor de Obtener el control: su clave para la libertad y el éxito (1989). Incluye este pasaje tan citado: "Tu vida es el resultado total de todas las elecciones que haces, tanto consciente como inconscientemente. Si puedes controlar el proceso de elección, puedes tomar el control de todos los aspectos de tu vida. Puedes encontrar el libertad que viene de estar a cargo de uno mismo ".

Bennett, miembro del Partido Republicano, fue elegido para el Senado de los Estados Unidos en 1992. Fue reelegido en 1998 y 2004. Bennett forma parte de cuatro comités: Comité de Asignaciones del Senado, donde forma parte del Subcomité de Desarrollo de Energía y Agua, el Subcomité sobre el Interior y Agencias Relacionadas, el Subcomité de VA, HUD y Agencias Independientes, el Subcomité del Poder Legislativo y el Subcomité del Distrito de Columbia; Senado de Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos; Comité Económico Conjunto; y el Comité Senatorial de Pequeñas Empresas. Bennett actualmente se desempeña como diputado látigo republicano.

Mientras tanto, había continuado con mis actividades de exalumno de Brown y me convertí en vicepresidente del club mientras Chuck Colson era presidente. Durante el otoño de 1968 me di cuenta de que Colson participaba activamente en la campaña presidencial de Nixon. Mencioné mis varios contactos con Nixon, expresé mi admiración por Nixon y mi esperanza de que esta vez tuviera éxito. A Colson 1 le describí mi papel en Bahía de Cochinos y el interés especial de Nixon en el proyecto. También le dije a Colson que estaba ansioso por retirarme de la CIA para poder trabajar en la industria privada y restablecer la seguridad financiera de mi familia. En el otoño de 1969, Colson se incorporó al personal de la Casa Blanca y, de vez en cuando, almorzamos para reflexionar sobre las posibles oportunidades de empleo. En un momento me sugirió que me uniera al personal de la Casa Blanca después de la jubilación, pero le expliqué que si lo hacía, no podría cobrar mi anualidad de la CIA y que, siendo los salarios del gobierno como eran, sabía que la Casa Blanca no podría cumplir mis requisitos salariales.

Luego, en la primavera de 1970, Helms aceptó formalmente mi jubilación anticipada y no solo se mantuvo como referencia para futuros empleadores, sino que me recomendó personalmente a los jefes de varias grandes corporaciones donde, pensó, podría trabajar en relaciones públicas, mi elegido campo.

A través del servicio de colocación de la CIA, conocí a Robert Mullen, director de una pequeña empresa de relaciones públicas en Washington y antiguo asistente de prensa de Dwight D. Eisenhower. Mullen, durante un tiempo, también había sido jefe del servicio de información del Plan Marshall y sabía algo de mis logros en ECA.

El oficial de colocación de la CIA me había dicho que la firma Mullen había "cooperado" con la CIA en el pasado. Esta cooperación fue identificada como el hecho de que la firma estableció y administró un Comité Cuba Libre para la CIA. De modo que deduje que mi experiencia en la CIA no sería una desventaja para el empleo con Mullen como lo había hecho con varias empresas multinacionales.

Durante una segunda reunión, Mullen me dijo que tenía años, que la empresa estaba cómodamente establecida y que estaba buscando a sucesores más jóvenes que asumieran la dirección y dirección de la empresa. Una de las cuentas de Mullen era la General Foods Corporation, cuyo representante en Washington, Douglas Caddy, trabajaba en las oficinas de Mullen. Según Mullen, con Caddy, yo mismo y una persona aún no seleccionada, Mullen podría retirarse, dejando el negocio en manos de este triunvirato sucesor.

Me jubilé el 1 de mayo de 1970 y comencé a trabajar para Mullen en la cuenta HEW, dando a conocer la difícil situación de los niños discapacitados que necesitaban pero no recibían "educación especial". Pronto me di cuenta de que había otros vínculos entre la firma Mullen y la Agencia Central de Inteligencia: el contador era un jubilado de la CIA, al igual que su eventual reemplazo. Además, una oficina de Mullen en Europa fue atendida, dirigida y pagada por la CIA. El otoño pasó sin que Mullen tomara medidas discernibles para traspasar la dirección de la empresa a un grupo más joven de sucesores. Douglas Caddy renunció a General Foods y dejó la oficina de Mullen & Company a favor de ejercer la abogacía. En ese momento, Mullen anunció que vendía la firma a Robert Bennett, hijo del senador republicano de Utah.

Recibí una llamada de Chuck Colson en junio de 1971, en la que Chuck dijo que tenía una asignación en la Casa Blanca para Howard. Me preguntó si estaría dispuesto a poner a Howard a su disposición por tiempo de balde. Dijo: "Interferiría un poco con sus deberes para con usted. Sería una imposición a su tiempo. Le agradecería que se acomodara a esto para que nosotros en la Casa Blanca podamos hacer uso de su talento". Le dije: "Por supuesto, Chuck. Estaría feliz de acomodarte".

Los que testificaron ante el comité eran en su mayoría los sospechosos habituales dentro de la propia CIA. Sin embargo, también entre los testigos se encontraba Robert F. Bennett. Este era el mismo Bennett que, como director de Mullen & Co., el propietario de la CIA, había contratado a Howard Hunt mientras Hunt también trabajaba como consultor de Chuck Colson en la Casa Blanca y ayudaba a Gordon Liddy a dirigir a los ladrones de Watergate en el Comité para la reelección del presidente.

El comité de Nedzi había vinculado a Bennett con Watergate a través de un memorando de informes de rutina escrito sobre Bennett por el agente de la CIA que supervisó el trabajo de cobertura que la compañía de Bennett hacía para la Agencia. Los empleados del comité descubrieron el memorando mientras revisaban la evidencia documental producida por la CIA bajo una citación judicial general.

Bennett, llamado ante el comité, describió primero la forma en que había llegado a comprar Mullen & Co. después de servir en el gobierno como enlace principal del Congreso en el Departamento de Transporte. Bennett sabía en ese momento, le dijo al comité, que Mullen & Co. tenía una relación contractual encubierta con la CIA. Bennett también le dijo al comité que sabía de los antecedentes de Howard Hunt, quien, por recomendación del director de la CIA, Richard Helms, había sido empleado de la firma desde que Hunt se retiró de la CIA.

Además, Bennett dijo que había aceptado que Hunt trabajara simultáneamente en Mullen & Co. y como consultor en la Casa Blanca para Colson. Bennett ya conocía a Colson a través de su participación mutua en asuntos que iban desde la recaudación de dinero y los trucos sucios convencionales hasta Dita Beard y el escándalo antimonopolio de la ITT.

La sugerencia de que Hunt debería entrevistar a Clifton DeMotte en realidad procedía del jefe de Hunt en la Compañía Mullen, Robert Bennett, y Colson había aprobado esa sugerencia. No fue una operación de la Unidad de Investigaciones Especiales porque, el 22 de julio, esa unidad aún no existía. En cuanto a la "ideología" de DeMotte, la cuestión era un engaño. DeMotte había trabajado para los Kennedy en una campaña electoral anterior, y ahora estaba ofreciendo chismes sobre Chappaquiddick con la esperanza de recibir un nombramiento en la administración de Nixon. Era un oportunista, no un sandinista, y el disfraz que buscaba Hunt solo puede describirse como innecesario. Después de todo, si DeMotte hubiera deseado, podría haber rastreado a Hunt, bajo cualquier alias que pudiera usar, hasta Robert Bennett.

Hunt dijo: "No tienen nada sobre mí. No estaba ni cerca de ese lugar esa noche". Me dijo que el propósito del equipo (de Watergate) era fotografiar documentos. Dijo que esta no era la primera vez que habían estado en el Comité Nacional Demócrata, que ellos, el término omnipresente, y nunca me dio nombres, pero que estaban tan emocionados por lo que el equipo había encontrado la primera vez, que habían los envió de regreso por más.

Para impresionarle (el alto funcionario de la CIA), enumeré algunas de las entrevistas más importantes en las que había participado: "Bob Woodward, del Washington Post, me entrevistó extensamente en ... numerosas ocasiones. Le he contado a Woodward todo lo que sé sobre el caso Watergate, excepto el vínculo de la compañía Mullen con la CIA. Nunca se lo mencioné. Nunca apareció en ninguna historia del Washington Post ". Se lo señalé (al funcionario de la CIA). Dije: "Como resultado, soy un buen amigo de Woodward". Le dije que me consideraba amigo de Woodward; que como resultado de nuestras conversaciones, Woodward tenía algunas historias.

El 10 de julio, menos de un mes después de los arrestos de Watergate, Bennett se reunió con su oficial de caso de la CIA, Martin Lukoskie, en una cafetería del centro de Washington. En esa reunión, conmemorada por Lukoskie en un memorando escrito a mano de tal sensibilidad que se lo entregó personalmente al director de la CIA, Helms, Bennett se jactó de haber disuadido a los reporteros del Post y Star de perseguir un escenario de "Siete días en mayo" que implicaba a la CIA. en una conspiración de Watergate. Además, Lukoskie escribió: "El Sr. Bennett relató que ahora ha establecido una 'entrada por la puerta trasera' al bufete de abogados Edward Bennett Williams, que representa al Partido Demócrata ... El Sr. Bennett está preparado para seguir este camino para acabar con cualquier revelación de Ed Williams de la asociación Agency con la firma Mullen ".

Bennett, entonces, estaba intentando manipular a la prensa. Que tuvo éxito en el intento, al menos en lo que respecta a él y la CIA, se establece en un segundo memorando, este escrito casi un año después por el jefe de Lukoskie, Eric Eisenstadt: "El Sr. Bennett dijo ... que ha estado alimentando historias a Bob Woodward del Washington Post con el entendimiento de que no hay atribución a ... Woodward está convenientemente agradecido por las hermosas historias y las firmas que obtiene y protege a Bennett (y la Compañía Mullen) ". En otra parte de ese mismo memorando, Eisenstadt informa que Bennett pasó horas persuadiendo a un reportero de Newsweek de que Mullen Company "no estaba involucrada en el asunto Watergate". Post y Los Angeles Times que la CIA no había "instigado el asunto Watergate" como parecían sospechar los reporteros. Como ejemplo de los "logros" de Bennett, Eisenstadt citó la inspiración de Bennett de un artículo de Newsweek titulado "Susurros sobre Colson" y una historia del Washington Post sobre la investigación de Hunt sobre el senador Edward Kennedy.

No sabemos qué quiso decir Eisenstadt cuando escribió que Woodward estaba "debidamente agradecido" por la ayuda de Bennett, o qué tenía en mente el funcionario de la CIA cuando indicó que el reportero estaba "protegiendo" a Bennett ya la Compañía Mullen. La implicación del memo es que Woodward acordó ignorar las pistas de Watergate que tendían a incriminar a la CIA a cambio de información de que Bennett, él mismo un agente de la CIA, le dio de comer. Pero, ¿es justa esa conclusión? Después de todo, es posible que Bennett, en una conversación con su oficial de caso de la CIA, haya exagerado su influencia en el periódico para realzar su propia estatura a los ojos de la agencia. Quizás Bennett se atribuyó el mérito de las elisiones en los informes del Post con las que tenía poco o nada que ver. Después de todo, ni Woodward ni el Post requirieron engatusamiento para seguir la teoría de que la Casa Blanca de Nixon fue la única responsable del robo de Watergate y todos los demás trucos sucios. Aún así, la disposición del periódico a hacer la vista gorda ante la participación de la CIA es inquietante. Aunque las filtraciones sobre la relación de la Compañía Mullen con la CIA se habían publicado en otras partes de Washington solo unas semanas después de los arrestos de Watergate, pasaron casi dos años antes de que el propio Post informara sobre el tema. o ningún impacto en el escándalo: sólo faltaba un mes para la dimisión del presidente. Diez años después, en 1984, le pregunté a Bob Woodward si había acordado con Bennett suprimir los vínculos de la Compañía Mullen con Langley. Woodward dijo que no. agregó que, por el contrario, "Creo que fuimos los primeros en informarlo". Cuando le dijeron que estaba equivocado, Woodward se volvió terco. "¿Estás seguro?", preguntó. "¿Has leído todas las historias? ¿Cada historia? "De hecho, Woodward se equivoca ...

Sin embargo, el primer reportero del Washington Post que identificó explícitamente a Mullen Company como una tapadera de la CIA no fue Woodward ni Bernstein, sino el fallecido Laurence Stern. En un artículo del 2 de julio de 1974 sobre el desacuerdo del senador Baker con el Informe final del comité Ervin, Stern reconoció la participación de la CIA de la Compañía Mullen e hizo referencia a los memorandos escritos por Martin Lukoskie y Eric Eisenstadt de la CIA. Sin embargo, en ninguna parte del breve artículo de Stern se menciona a Woodward, y ni a él ni al editor ejecutivo del Post, Benjamin Bradlee, se les pidió que comentaran sobre la sugerencia de la CIA de que su agente había manipulado el reportaje del Post y había plantado historias en la prensa. Evidentemente, el Post tenía miedo del tema.

Aun así, Bennett debe haber sido una fuente valiosa. Aparte de sus conexiones con la agencia de inteligencia, era el empleador tanto de Howard Hunt como de Spencer Oliver, Sr.Había presionado a la Casa Blanca en nombre de la consultoría de Hunt allí, y trabajando con Liddy, había ayudado a establecer una batería de muñecos comprometió a Liddy a raíz de los arrestos de Watergate; como deja en claro el memorando de Lukoskie, continuó compartiendo confidencias con Hunt y otros que estaban al tanto de los detalles secretos de la operación (Bennett, por ejemplo, sabía cuando otros no lo sabían que el DNC había sido asaltado durante mayo). Con todo, el historial de Bennett es asombroso para alguien que figura sólo de forma periférica en los informes del Post y la investigación del Senado.

De hecho, las credenciales de Bennett como fuente de Watergate fueron tan profundamente relevantes que muchos reporteros todavía lo consideran un candidato destacado para la fuente más importante de Woodward, "Garganta profunda". De hecho, sin embargo, Bennett no puede haber sido Garganta. Un mormón estricto, no fumaba ni bebía (como nos dijeron que hacía Throat), y no era un empleado de la rama ejecutiva (como Woodward dice que era Throat). Además, la tarea de Bennett era alejar a Woodward y al Post de las pistas que implicaban a la CIA en el escándalo, mientras que Garganta Profunda no tenía reparos en sugerir que la CIA estaba involucrada en el asunto ". Finalmente, y lo más inusual, tenemos la palabra de Woodward que Bennett no es Deep Throat. Si bien la práctica habitual del periodista es evitar comentarios cuando otros afirman haber identificado su superfuente, Woodward se siente diferente acerca de Bennett. En mi entrevista con él, Woodward emitió una "negación preventiva" de que Bennett y Throat eran uno obviamente, al reportero del Post le preocupa que el público no llegue a creer que su mejor y más secreta fuente era un agente de la CIA.

El hecho más obvio sobre la relación de Mullen & Co. con la CIA era que si se revelaba, la CIA tendría que descontinuarla, junto con los beneficios financieros que brindaba a la compañía. Eso es, de hecho, lo que sucedió poco después de Watergate, cuando la tapadera de la compañía finalmente fue descubierta.

Este conjunto de motivos mixtos hizo que Bennett, en mi opinión, fuera aún más plausible como candidato de Garganta Profunda. Cuando algún escritor afirma que Garganta Profunda actuó porque odiaba la política de Richard Nixon sobre Vietnam, la supuesta motivación es turbia e incierta. Pero cuando pensé en Garganta Profunda actuando para que el pan y la mantequilla siguieran llegando, encontré una motivación que entendía.

Además, cuando pensé en Bennett como Garganta profunda, recordé la única pista positiva que Woodward me había dado. La razón por la que Garganta Profunda no se presenta incluso después de todos estos años, dijo Woodward, es que su personalidad pública posterior a Watergate es muy diferente de la personalidad de Garganta Profunda.

No podría haber habido un candidato de Garganta Profunda a quien esta descripción encajara mejor que Robert F. Después de Watergate, Bennett dejó Washington e hizo su fortuna. A su debido tiempo, volvió a entrar en la política, esta vez en la política electoral en su estado natal de Utah. Bennett, una vez un oscuro empresario de relaciones públicas, sucedió a su padre como senador de Utah. El joven senador Bennett es ahora una figura de considerable estatura dentro del Senado ...

Bennett incluso tenía el físico atribuido a Garganta profunda en Todos los hombres del presidente. Es extremadamente alto. Eso explicaría cómo pudo, sin pensarlo, colocar un mensaje para Woodward en la repisa de un garaje que Woodward no podía alcanzar. Finalmente, Bennett fue el único candidato de Garganta Profunda registrado que admitió que le había proporcionado a Woodward información extraoficial no reconocida. Tenía acceso, oportunidad y motivación ...

Me pregunté por qué el testimonio de Bennett, una vez desclasificado, no había sido suficiente para resolver la cuestión de la identidad de Garganta Profunda de una vez por todas. Si Bennett no era literalmente Garganta Profunda, en mi opinión en ese momento, era lo más cerca que podría estar un candidato. Bennett se enteró de inmediato del robo de Watergate; también conocía las conexiones de la Casa Blanca con el evento, tanto antes como después del hecho. Bennett también tenía un motivo poderoso para jugar la carta de la "fuente" con la prensa: estaba ansioso por salvaguardar la existencia y el bienestar económico de su empresa protegiendo el secreto de su relación con la CIA. Había confirmado bajo juramento que había preservado este secreto al revelar a Woodward "todo" que sabía sobre Watergate, que era, en ese momento, casi todo lo que había que saber.

Hasta que Woodward destacó a Felt, el único candidato que cumplía los requisitos era Bennett.

En 1972, cuando Mark Felt estaba leyendo las transcripciones de las conversaciones de Yeoman Radford, Bennett era el nuevo propietario de Robert R. Mullen Company. Este era un frente de la CIA con oficinas en Washington y en el extranjero. Entre los empleados de Bennett se encontraba el oficial de la CIA aparentemente retirado, E. Howard Hunt. Políticamente hiperactivo durante la Administración de Nixon, Bennett también fue el representante en Washington de la organización Howard Hughes (que acababa de iniciar negociaciones con la CIA sobre planes para recuperar un submarino soviético hundido del suelo del Océano Pacífico). Fue Bennett quien sugirió que Hunt podría querer entrevistar a la cabildera de ITT Dita Beard, y fue Bennett quien ofreció como voluntario a su propio sobrino para trabajar como infiltrado en el DNC. Se podría continuar, pero el punto está claro: Bennett era una fuente muy bien ubicada, si no un cómplice.

Hoy dia, Senador Bennett es un anciano mormón y uno de los hombres más ricos del Congreso. Que también fue una fuente clave de Bob Woodward durante el asunto Watergate se recuerda en un Memorando al Registro escrito por Martin J. Lukoskie, oficial de caso de la CIA de Bennett en 1972. (4) Según Lukoskie, Bennett "estableció una 'puerta trasera entrada 'al bufete de abogados Edward Bennett Williams, que representa al Partido Demócrata (y al El Correo de Washington...) "El trabajo de Bennett era" acabar con cualquier revelación "sobre la relación de la Compañía Mullen con la CIA. Pero también fue responsable de disuadir a los reporteros de la El Correo de Washington de perseguir un escenario de 'Siete días en mayo' "que habría implicado a la CIA en una conspiración para" apoderarse del país ".

Quizás Bennett también debería haber tenido unas palabras con Donald Stewart.

La relación entre Bennett y el Correo fue aclarado más tarde por el jefe de la CIA de Lukoskie, Eric Eisenstadt. En un memorando al Director Adjunto de Planes, Eisenstadt escribió que Bennett "ha estado transmitiendo historias a Bob Woodward del Washington Post con el entendimiento de que no hay atribución a Bennett. Woodward está debidamente agradecido por las excelentes historias y los títulos que obtiene y protege a Bennett (y la Compañía Mullen) ". (5)

¡Ah! Es suficiente para hacerte preguntarte, aunque aparentemente no lo suficiente para hacer que el prensa preguntarse. Pero de esto se trata el misterio de Garganta Profunda. No es solo un juego de salón para canonizar a otra celebridad. Más bien, se trata de decidir si el CorreoLa cobertura fue manipulada por una camarilla de espías que estaban trabajando para destruir a un presidente impopular.

Este es, por supuesto, un punto de vista conspirativo. La mayoría de la prensa ha adoptado a Mark Felt como la celebridad de jour y, con ese fin, el único motivo que atribuyen a su comportamiento es el amor a la patria. Y eso es lo que probablemente se enseñe en las escuelas.

Observadores más cínicos, sin embargo, señalarán el hecho de que el director del FBI Hoover murió unas semanas antes de los allanamientos de Watergate, y sugerirán que su segundo al mando, Mark Felt, fue tras la administración de Nixon porque estaba decepcionado con no ser nombrado para ocupar el lugar de Hoover.

Eso es posible, por supuesto, pero incluso si Felt no llegó a ser Director, obtuvo la segunda mejor opción. Es decir, obtuvo los archivos. A las pocas horas de la muerte de Hoover, Felt se hizo cargo de los archivos oficiales y confidenciales de Hoover, incluido uno que se titulaba "Trabajos de bolsa negra". El destino de otros archivos en la suite ejecutiva de Hoover, incluidos los archivos personales y confidenciales del director y los llamados archivos "No presentar", sigue siendo un misterio. (6)

Ahora que sabemos que Mark Felt es Garganta Profunda, sería genial preguntarle sobre los archivos perdidos del Director, su opinión sobre el espionaje de Yeoman Radford y sus razones para acudir a la prensa, en lugar de al Departamento de Justicia, con sus preocupaciones. sobre Watergate. Sin embargo, está claro que su familia no tiene la intención de hacer que el anciano esté disponible. Después de todo, tiene 91 años y no está del todo bien.


Congreso y bipartidismo

El Washington Center y el Bipartisan Policy Center copatrocinaron un debate sobre el bipartidismo en el 114º Congreso liderado por los republicanos.…

Antiguos miembros del Congreso sobre elecciones de mitad de período

Ex miembros del Congreso hablaron sobre los resultados de las elecciones de mitad de período de 2014 y su posible impacto en el Congreso. Los temas incluyeron el movimiento de la fiesta del té ...

Reforma del Congreso

Los panelistas, incluidos ex miembros del Congreso y asesores de la Casa Blanca, hablaron sobre la reforma del Congreso. Video de EE.UU. Hoy en día era…

Implementación del panel de discusión de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio

Los expertos en políticas de salud discutieron la implementación de la ley de atención médica. Los ponentes hablaron sobre los últimos informes sobre problemas con ...

Juego de roles de crisis económica

Miembros actuales y anteriores del Congreso, periodistas y expertos en políticas participaron en una simulación de juego de roles. Ellos…

Vista previa de un Congreso Lame Duck y el acantilado fiscal

El exsenador Robert Bennett (R-UT) y los ex representantes Dick Gephardt (D-MO) y Phil Sharp (D-IN) discutieron lo que le espera al presidente ...


BENNETT, ROBERT F.

A los veintiocho años, Bennett dirigió la exitosa campaña de reelección de 1962 de su padre. Ese mismo año se casó con su novia de toda la vida, Joyce McKay. Los Bennett son padres de seis hijos. En 1962 Bennett se desempeñó como secretario de prensa del Representante Sherman P. Lloyd (R-Utah) y luego se desempeñó de manera interina como jefe de personal de su padre.

La otra experiencia de Robert Bennett en Washington incluyó tres años como representante de D.C. para J. C. Penney Company y dos años como enlace principal del Congreso en el Departamento de Transporte de los Estados Unidos durante la administración de Nixon. Allí obtuvo el premio civil más alto del departamento. De 1971 a 1974 operó su propia empresa de relaciones gubernamentales.

Bennett dejó Washington, D.C., en 1974 y se mudó a California para unirse a Summa Corporation como director de relaciones públicas y se convirtió en vicepresidente de asuntos públicos de Hughes Airwest. A la muerte de Howard Hughes, Bennett se convirtió en presidente de Osmond Communications. En 1980 se convirtió en presidente de la junta directiva de American Computer Corporation. En 1981 Microsonics, una corporación pública en dificultades que produce materiales de audio educativos, aprovechó las habilidades empresariales de Bennett para servir como su presidente. En dieciocho meses, había ayudado a la empresa a alcanzar el punto de equilibrio.

El éxito empresarial más notable de Bennett comenzó en 1984 cuando se convirtió en director ejecutivo de Franklin International Institute, Inc., una empresa con solo cuatro empleados a tiempo completo. Cuando se fue para convertirse en candidato al Senado de los Estados Unidos, la corporación, que ahora cotiza en la Bolsa de Valores de Nueva York y se conoce como Franklin Quest, empleaba a casi 1.000 y tenía ventas anuales de más de $ 90.000.000. Franklin Quest es conocido internacionalmente por sus planificadores diarios y seminarios de gestión del tiempo.

Mientras estaba en Franklin, Bennett publicó su libro ampliamente leído Ganar el control. En 1989, la revista Inc. nombró a Bennett "Empresario del año" para la región de las Montañas Rocosas, y la revista reconoció a Franklin como una de las 500 empresas de más rápido crecimiento del país.

Robert Bennett ha tenido una carrera distinguida en el servicio público. En 1988, la Junta de Educación del Estado de Utah lo nombró presidente de la Comisión de Planificación Estratégica de Educación. Bennett también se ha desempeñado en otros comités relacionados con la educación en Utah: el Grupo de Trabajo de los Premios del Gobernador a la Excelencia, la Junta de Fideicomisarios de la Fundación Niños en Riesgo de la UEA, la Junta Asesora de la Oficina de Conferencias, el Consejo Asesor del Gobernador y la Comisión de Educación. El gobernador Norman Bangerter entregó a Bennett un premio Light of Learning en 1989 por su destacada contribución a la educación pública en el estado.

Bennett fue elegido para el Senado de los Estados Unidos en 1992 después de una cerrada victoria en las primarias republicanas sobre el presidente de Geneva Steel, Joseph Cannon, y ganó las elecciones generales por un margen del 55 por ciento contra el 39 por ciento sobre el ex representante de los Estados Unidos durante tres mandatos, Wayne Owens.

El Senador Bennett actualmente (1993) se desempeña en el Comité Senatorial de Energía y Recursos Naturales, el Comité Senatorial de Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos, el Comité Senatorial de Pequeñas Empresas y el Comité Económico Conjunto. El senador también se desempeña como miembro del Comité Senatorial Republicano Nacional.

Descargo de responsabilidad: la información de este sitio se convirtió de un libro de tapa dura publicado por University of Utah Press en 1994.


Documentos de gobernador de Robert F. Bennett

Robert Frederick Bennett, nacido el 23 de mayo de 1927 en el condado de Johnson, Kansas, es el hijo adoptivo de Otto Francis y Dorothy Bess (Dobbs) Bennett. Bennett tuvo cuatro hijos con su primera esposa Joan Gregory, con quien se casó en 1949: Robert Frederick, Jr., Virginia Lee, Cathleen Kay y Patricia Ann. Se divorciaron y luego se casó con Olivia Fisher el 16 de julio de 1971.

Robert Bennett se graduó de Shawnee Mission Rural High School en 1945, recibió una licenciatura en Artes de la Universidad de Kansas en 1950 y obtuvo su L.L.B. de la Facultad de Derecho de la Universidad de Kansas en 1952. Bennett sirvió en el Cuerpo de Marines en los teatros del Pacífico y China durante la Segunda Guerra Mundial y en Corea.

En 1952, fue admitido en los Colegios de Abogados de Kansas y Missouri. Bennett fundó el bufete de abogados de Bennett, Lytle, Wetzler y Winn de Prarie Village, Kansas en 1954, y fue elegido miembro del Concejo Municipal de Prarie Village de 1955 a 1957. Además, se desempeñó como alcalde de Prarie Village desde 1957 a 1965, presidente de la Liga de Municipios de Kansas en 1959, y senador estatal republicano por tres mandatos y medio de 1964 a 1975. De 1973 a 1974, fue presidente del Senado de Kansas, cargo al que renunció cuando fue elegido Gobernador 39.

The 1974 general election was the first in Kansas for a four-year gubernatorial term, with the candidates for governor and lieutenant-governor running as teams. Election issues included law and order, wise use of tax dollars, pledges for more efficient use of state resources, and Bennett's beard (which he decided to keep). Bennett and his running mate, Shelby Smith of Wichita, won the election over Democratic candidates Vern Miller and Jack Steineger, and Prohibition candidates Marshall Uncapher and Roscoe Scroggin, by a vote of 387,792 to 384,115 to 11,968 respectively.

Once elected, Bennett organized his administrative staff to begin a departmental study of state government in order to streamline operations. Major changes were affected in the Department of Corrections, the Highway Department (later the Kansas Department of Transportation), Human Resources Department, and the Department of Economic Development (later the Department of Commerce). The Department of Aging was established to monitor nursing homes, grant homestead tax relief and coordinate programs for the elderly. Bennett initiated a five year program, called the "3-R's," which sought repair, reconstruction, and resurfacing of state highways. The Governor's Task Force on Water Resources conducted research and hearings on dwindling water reserves.

Bennett's Governor's Task Force on Effective Management, whose recommendations were early adopted, maintained thorough observation and control of state departments. During his four years in office, the tax base for Kansas remained unchanged. As part of an outreach program, the Governor established regional offices in Garden City and Wichita, as well as conducting a series of "listening tours" around the state. His spontaneous inspections of Kansas nursing homes created a stir in the industry as well as in the press.

In a hard fought campaign, Governor Bennett lost the 1978 election to John Carlin, former Speaker of the Kansas House of Representatives.

After the 1978 loss Bennett returned to his law firm and in 1982 after declining to run for the governorship again became the head of the Kansas Republican Party.

Governor Bennett died on October 9th, 2000 in Johnson County, Kansas.

Extent

303.25 linear foot (305.75 linear feet (323 boxes) + 2 oversize boxes, 1 oversize folder)


TRIBUTES TO HON. ROBERT F. BENNETT Robert F. Bennett U.S. SENATOR FROM UTAH TRIBUTES IN THE CONGRESS OF THE UNITED STATES [GRAPHIC] [TIFF OMITTED] TONGRESS.#15 ? [GRAPHIC] [TIFF OMITTED] T4801.001 Robert F. Bennett ? Tributes Delivered in Congress Robert F. Bennett United States Senator 1993-2011 a ? Compiled under the direction of the Joint Committee on Printing CONTENTS Biography. v Farewell to the Senate. vii Proceedings in the Senate: Tributes by Senators: Alexander, Lamar, of Tennessee. 3 Baucus, Max, of Montana. 11 Bond, Christopher S., of Missouri. 5 Bunning, Jim, of Kentucky. 18 Carper, Thomas R., of Delaware. 18 Conrad, Kent, of North Dakota. 12 Cornyn, John, of Texas. 16 Dodd, Christopher J., of Connecticut. 15 Durbin, Richard, of Illinois. 6, 15 Enzi, Michael B., of Wyoming. 13 Harkin, Tom, of Iowa. 17 Hutchison, Kay Bailey, of Texas. 19 McConnell, Mitch, of Kentucky. 8 Murkowski, Lisa, of Alaska. 20 Reed, Jack, of Rhode Island. 7 Reid, Harry, of Nevada. 5 Warner, Mark R., of Virginia. 7 BIOGRAPHY Former Senator Robert F. Bennett has earned the reputation among his colleagues, constituents, and clients as a pragmatic problem-solver who seeks creative and commonsense solutions to their issues. Robert F. Bennett entered the political arena by managing his father's Senatorial reelection campaign 49 years ago, in 1962. Wallace F. Bennett was a U.S. Senator from 1951 to 1974. It was this experience that would later inspire Mr. Bennett to seek public office. In the meantime, he used his strong leadership skills and lessons learned from working as a staffer on Capitol Hill in several successful entrepreneurial pursuits. His greatest triumph in the business world came when he was CEO of Franklin International Institute, now known as Franklin Covey. Mr. Bennett grew the business from 4 employees to more than 1,000, and it was listed on the New York Stock Exchange. In 1992, Mr. Bennett followed in his father's footsteps and ran a successful campaign for the U.S. Senate, carrying his businessman-like approach with him to the Hill. He served as a senior member of the Senate Banking Committee and a member of the distinguished Joint Economic Committee, where he was at the center of national economic policy discussions. He also served as the ranking Republican on the Senate Rules Committee. As a member of the Senate Appropriations Committee, Senator Bennett strived to balance fiscal discipline in government while representing the needs of his constituents in the distribution of Federal funds. He also represented the interests of the West as the ranking Republican on the Senate Appropriations Subcommittee on Energy and Water and a member of the Senate Energy and Natural Resources Committee. Senator Bennett was at the forefront of health care reform. He cosponsored the Healthy Americans Act, the first major bipartisan health care legislation in more than a decade. His Healthy Americans Act guaranteed quality, affordable, portable health coverage for every American, cutting health costs by more than .2 trillion over the next decade. Mr. Bennett is a graduate of the University of Utah, where he was student body president. He and his wife Joyce are the proud parents of 6 children and have 20 grandchildren. Farewell to the Senate Thursday, December 9, 2010 Mr. BENNETT. Madam President, there once was a very strong tradition in the Senate that every new Senator gave a maiden speech, and in that tradition some Senators waited as long as a year before they gave the speech. Then, when the time came, the more senior Senators would gather and take notes and then critique the newcomer on how well he did. Life has changed a good deal. I never gave a maiden speech. I plunged right into the debate when I got here. Now the tradition seems to be to give a farewell speech. So I am grateful to my colleagues who will gather for this occasion as I contemplate saying farewell to the Senate. But I will warn them, this is probably not my last speech. I intend to be heavily involved in the debate over whether we pass a continuing resolution or an omnibus bill. I have a history with the Senate, and it began when I was a teenager as a summer intern. I remember sitting in the gallery and watching Bob Taft prowl across the back of the Senate, watching to make sure things were going according to his desire. He had been the majority leader. He had stepped down from that position because of the cancer he had contracted, but he was still paying attention to this body where he served with such distinction. Lyndon Johnson was sprawled out with his lanky frame at the Democratic leader's desk, and I was watching from the gallery, thinking what an extraordinary place this was. Ten years later, I came back as a staffer, and I served here. I was sitting in my cubicle in the Dirksen Building when word came that John F. Kennedy had been shot in Dallas. We didn't know whether he was dead. We all rushed over to the Senate, where there was a ticker tape back in the back lobby, to see what was happening. I rushed in with the others to see what was there and then looked to see whom I had jostled aside in order to get to see the ticker tape. It was Mike Mansfield. I quietly withdrew, realizing I had done something that was not appropriate on that occasion. I was here in Washington when Martin Luther King gave his ''I Have a Dream'' speech. I was here as a staffer when the historic civil rights bill of 1964 was passed and was involved in the drafting of that bill at a very low kind of level and the conflict that occurred on that occasion. Then I came back into government as the head of the congressional relations function for a Cabinet-level department. I worked with Senator Dirksen in trying to pursue the Nixon administration's goals forward and ran into a bright young Senator from Kansas with a sharp wit named Bob Dole. I had the opportunity of working with Dirksen and Dole and the others in that situation. Watergate came along. I was given the dubious honor of being called to testify by a young Senator from Tennessee named Howard Baker. He assigned me to his staffer, who grilled me for 3 hours under oath

Government Publishing Office

Congreso de Estados Unidos
Senado
Congressional Committee

TRIBUTES TO HON. ROBERT F. BENNETT Robert F. Bennett U.S. SENATOR FROM UTAH TRIBUTES IN THE CONGRESS OF THE UNITED STATES [GRAPHIC] [TIFF OMITTED] TONGRESS.#15 ? [GRAPHIC] [TIFF OMITTED] T4801.001 Robert F. Bennett ? Tributes Delivered in Congress Robert F. Bennett United States Senator 1993-2011 a ? Compiled under the direction of the Joint Committee on Printing CONTENTS Biography. v Farewell to the Senate. vii Proceedings in the Senate: Tributes by Senators: Alexander, Lamar, of Tennessee. 3 Baucus, Max, of Montana. 11 Bond, Christopher S., of Missouri. 5 Bunning, Jim, of Kentucky. 18 Carper, Thomas R., of Delaware. 18 Conrad, Kent, of North Dakota. 12 Cornyn, John, of Texas. 16 Dodd, Christopher J., of Connecticut. 15 Durbin, Richard, of Illinois. 6, 15 Enzi, Michael B., of Wyoming. 13 Harkin, Tom, of Iowa. 17 Hutchison, Kay Bailey, of Texas. 19 McConnell, Mitch, of Kentucky. 8 Murkowski, Lisa, of Alaska. 20 Reed, Jack, of Rhode Island. 7 Reid, Harry, of Nevada. 5 Warner, Mark R., of Virginia. 7 BIOGRAPHY Former Senator Robert F. Bennett has earned the reputation among his colleagues, constituents, and clients as a pragmatic problem-solver who seeks creative and commonsense solutions to their issues. Robert F. Bennett entered the political arena by managing his father's Senatorial reelection campaign 49 years ago, in 1962. Wallace F. Bennett was a U.S. Senator from 1951 to 1974. It was this experience that would later inspire Mr. Bennett to seek public office. In the meantime, he used his strong leadership skills and lessons learned from working as a staffer on Capitol Hill in several successful entrepreneurial pursuits. His greatest triumph in the business world came when he was CEO of Franklin International Institute, now known as Franklin Covey. Mr. Bennett grew the business from 4 employees to more than 1,000, and it was listed on the New York Stock Exchange. In 1992, Mr. Bennett followed in his father's footsteps and ran a successful campaign for the U.S. Senate, carrying his businessman-like approach with him to the Hill. He served as a senior member of the Senate Banking Committee and a member of the distinguished Joint Economic Committee, where he was at the center of national economic policy discussions. He also served as the ranking Republican on the Senate Rules Committee. As a member of the Senate Appropriations Committee, Senator Bennett strived to balance fiscal discipline in government while representing the needs of his constituents in the distribution of Federal funds. He also represented the interests of the West as the ranking Republican on the Senate Appropriations Subcommittee on Energy and Water and a member of the Senate Energy and Natural Resources Committee. Senator Bennett was at the forefront of health care reform. He cosponsored the Healthy Americans Act, the first major bipartisan health care legislation in more than a decade. His Healthy Americans Act guaranteed quality, affordable, portable health coverage for every American, cutting health costs by more than .2 trillion over the next decade. Mr. Bennett is a graduate of the University of Utah, where he was student body president. He and his wife Joyce are the proud parents of 6 children and have 20 grandchildren. Farewell to the Senate Thursday, December 9, 2010 Mr. BENNETT. Madam President, there once was a very strong tradition in the Senate that every new Senator gave a maiden speech, and in that tradition some Senators waited as long as a year before they gave the speech. Then, when the time came, the more senior Senators would gather and take notes and then critique the newcomer on how well he did. Life has changed a good deal. I never gave a maiden speech. I plunged right into the debate when I got here. Now the tradition seems to be to give a farewell speech. So I am grateful to my colleagues who will gather for this occasion as I contemplate saying farewell to the Senate. But I will warn them, this is probably not my last speech. I intend to be heavily involved in the debate over whether we pass a continuing resolution or an omnibus bill. I have a history with the Senate, and it began when I was a teenager as a summer intern. I remember sitting in the gallery and watching Bob Taft prowl across the back of the Senate, watching to make sure things were going according to his desire. He had been the majority leader. He had stepped down from that position because of the cancer he had contracted, but he was still paying attention to this body where he served with such distinction. Lyndon Johnson was sprawled out with his lanky frame at the Democratic leader's desk, and I was watching from the gallery, thinking what an extraordinary place this was. Ten years later, I came back as a staffer, and I served here. I was sitting in my cubicle in the Dirksen Building when word came that John F. Kennedy had been shot in Dallas. We didn't know whether he was dead. We all rushed over to the Senate, where there was a ticker tape back in the back lobby, to see what was happening. I rushed in with the others to see what was there and then looked to see whom I had jostled aside in order to get to see the ticker tape. It was Mike Mansfield. I quietly withdrew, realizing I had done something that was not appropriate on that occasion. I was here in Washington when Martin Luther King gave his ''I Have a Dream'' speech. I was here as a staffer when the historic civil rights bill of 1964 was passed and was involved in the drafting of that bill at a very low kind of level and the conflict that occurred on that occasion. Then I came back into government as the head of the congressional relations function for a Cabinet-level department. I worked with Senator Dirksen in trying to pursue the Nixon administration's goals forward and ran into a bright young Senator from Kansas with a sharp wit named Bob Dole. I had the opportunity of working with Dirksen and Dole and the others in that situation. Watergate came along. I was given the dubious honor of being called to testify by a young Senator from Tennessee named Howard Baker. He assigned me to his staffer, who grilled me for 3 hours under oath

Date(s) Held: 2010-12-09, 2010-11-30, 2010-12-08, 2010-12-09, 2010-12-10, 2010-12-13


Robert "Rob" Eugene Bennett of Newton, Illinois | 1954 - 2021 | Obituary

Robert Eugene &ldquoRob&rdquo Bennett, age 67

January 9, 1954 &ndash February 21, 2021

Robert Eugene &ldquoRob&rdquo Bennett, age 67, of Newton, Illinois, passed away at 5:07 PM &ndash Sunday, February 21, 2021, at Union Hospital in Terre Haute, Indiana.

Private family services will be held. Arrangements are under the care of the Meyer Funeral Home in Newton, Illinois. In loving memory of Rob, memorials may be made to the Jasper County Shop with a Cop and may be mailed to the Bennett Family 13706 East State Highway 33, Newton, Illinois 62448. The obituary can be viewed and condolences left at www.meyerfh.com.

Robert Eugene, better known as Rob, was born on January 9, 1954, in Hammond, Indiana, the son of Richard R. &ldquoRed&rdquo and Mary (Rentz) Bennett. He was united in marriage to Debra Gonda on October 19, 1980, in Griffith, Indiana.

Rob was a member of St. Thomas the Apostle Catholic Church in Newton, Illinois. He was a member and Past Grand Knight of the Knights of Columbus #1704 in Newton, Illinois.

Rob was an active member of the Jasper County Emergency Management Agency and was employed as a correctional officer with the Jasper County Sheriff&rsquos office for many years. He also had served as a deputy sheriff in Nye County, Nevada, for a few years.

Rob enjoyed classic and muscle cars, but most of all spending time with his family.

Rob was also known by his and friends as an excellent cook and loved to share his cooking with others.

Wife of 40 years - Debra Bennett of Newton, Illinois

Children - William (Dana) Bennett of Hobbart, Indiana Lynnette Griffith of Hastings, Nebraska and Ryan Bennett of Newton, Illinois

Grandchildren - Megan Bennett, Karlynne Miller, Brookelyn Bennett, Lindsey Bennett, Vincent Gray and Hunter Miller

Sister &ndash Rene` Bennett of Florida

Several Nieces & Nephews also survive

Rob was preceded in death by his parents, grandson Dominic Miller, brother Richard E. &ldquoEddie&rdquo Bennett, Father and Mother-in-Law John M. and Norma Gonda.


To plant Memorial Trees in memory of Robert "Rob" Eugene Bennett, please click here to visit our Sympathy Store.


A Brief History of the Bennett Family

James and Nancy Bennett are an example of a typical family living in America at the time of the American Civil War. Average middle class, they were considered at that time to be “yeoman” farmers, farmers who owned small acreage, working the land themselves, and providing for themselves through their skills of sewing, making and repairing tools, and other aspects of self sufficiency. The Bennett Family never owned slaves as this was a very expensive business endeavor. Less than 20% of the American population could afford to enter in to this type of agricultural economic structure.
James and Nancy had three children. Lorenzo Leigh, Eliza Ann, and Alphonzo Jackson. All grew to adulthood. When the American Civil War erupted in April 1861, the Bennett family was reluctant to get involved in the conflict. They owned no slaves, and much of central North Carolina had voted secession down. However, on May 12, 1862, Lorenzo answered the call enlisting in the 27 th North Carolina Infantry, Company G out of the neighboring town of Hillsborough . It was not long after his regiment went to Virginia that he died of typhoid pneumonia in October 1862 in a Confederate Army hospital in Winchester , Virginia . He is buried in the Mount Hebron Cemetery in Winchester, Virginia.
Alphonzo, who is believed to have remained on the homefront during the war also died in 1862. It is unknown as to where he is buried. Perhaps in the Bennett Family Cemetery on the Bennett Family property. Research continues on his personal background.
Eliza married a local fellow named Robert Duke, who went off to war. During that time Eliza remained home with her parents. She was with her parents at the farm when General Johnston and Major General Sherman met at their home. Following the war, her mother and she made efforts to maintain the family farm. However, with the passing of James, the women moved to what was then becoming the thriving tobacco city of Durham . She is buried in Maplewood Cemetery in Durham, North Carolina.

As for James and Nancy, after the war, they like so many Southerners had to rebuild their lives through the period of Reconstruction. Life was even more challenging than before the war with new laws and a change of lifestyle. James died in 1878, and Nancy could no longer maintain the farm with her daughter.

It is believed that James and Nancy are buried on their farm just down the street from their family home in the Bennett & Neal Family Cemetery. Preservation work of the family cemetery is still in progress.

If you would like to donate to the preservation efforts please donate here (Send to PayPal).


The lies our textbooks told my generation of Virginians about slavery

A series of textbooks written for the fourth, seventh and 11th grades taught a generation of Virginians our state’s history. Chapter 29 of the seventh-grade edition, titled “How the Negroes Lived Under Slavery,” included these sentences: “A feeling of strong affection existed between masters and slaves in a majority of Virginia homes.” The masters “knew the best way to control their slaves was to win their confidence and affection.” Enslaved people “went visiting at night and sometimes owned guns and other weapons.” “It cannot be denied that some slaves were treated badly, but most were treated with kindness.” Color illustrations featured masters and slaves all dressed smartly, shaking hands amiably.

This was the education diet that Virginia’s leaders fed me in 1967, when my fourth-grade teacher, Mrs. Stall, issued me the first book in the series deep into the second decade of the civil rights movement. Today, Virginia’s symbols of the Lost Cause are falling. But banishing icons is the easy part. Statues aren’t history they’re symbols. Removing a symbol requires only a shift in political power. A belief ingrained as “history” is harder to dislodge.

How hard becomes clearer when you understand the lengths to which Virginia’s White majority culture went to teach young pupils that enslaved people were contented servants of honorable planters — and why for all of my six decades we have been intermittently dismantling the myth that the Confederacy represented anything noble. That dismantling began with Reconstruction 155 years ago and still isn’t finished.

Historian Adam Wesley Dean explored the origin of my textbook in his 2009 article “ ‘Who Controls the Past Controls the Future’: The Virginia History Textbook Controversy.” It was President Harry Truman’s 1948 integration of the armed forces that spurred Virginia’s leaders to create it. A state commission took control of the history curriculum from local school boards, choosing the writers and supervising the text. The publisher, Charles Scribner’s Sons, sold the books to every public school for the three grades. All students were taught the same narrative. My fourth-grade edition included this: “Some of the Negro servants left the plantations because they heard President Lincoln was going to set them free. But most of the Negroes stayed on the plantations and went on with their work. Some of them risked their lives to protect the white people they loved.” And “General Lee was a handsome man with a kind, strong face. He sat straight and firm in his saddle. Traveller stepped proudly as if he knew that he carried a great general.”

The lead historian for the seventh-grade edition was Francis Simkins, of Longwood College in Farmville. His 1947 book, “The South Old and New,” was an articulation of the Lost Cause. Slavery was “an educational process which transformed the black man from a primitive to a civilized person endowed with conceits, customs, industrial skills, Christian beliefs, and ideals, of the Anglo-Saxon of North America,” he wrote in that book. During the Civil War, enslaved people “remained so loyal to their masters [and] supported the war unanimously.” During Reconstruction, “blacks were aroused to political consciousness not of their own accord but by outside forces.” Spotswood Hunnicutt, a co-author, believed that as a result of post-bellum interpretations, students were “confused” that “slavery caused a war in 1861.” The commission was “looking after the best interest of the students.” The “primary function of history,” she concluded, was “to build patriotism.”

In the fall of 1967, I suppose I digested what I was fed. But later in the school year, I would absorb events that defined an era: the Tet Offensive and the erosion of our acceptance of the government’s assertions the assassinations of Rev. Martin Luther King Jr. and Robert F. Kennedy the riots outside the Democratic National Convention. By the time fifth grade started, I was reading this newspaper and questioning everything. My particular curiosity propelled me beyond my textbook. But only while watching city workers take down Stonewall Jackson’s statue in Richmond did I wonder how that series of books came to be.

Here’s what Simkins and Hunnicutt (and their colleagues) left out: the revolution that had begun in 1951 in their hometown. In Farmville, Black high school students went on strike over unequal facilities and then sued. The students, led by Barbara Johns, lost in trial court, but Dorothy E. Davis v. County School Board of Prince Edward County became one of the five cases consolidated in the Supreme Court’s Brown contra la Junta de Educación.


Robert F. Bennett - History

AKA Robert Frederick Bennett

Nació: 23-May-1927
Birthplace: Kansas City, MO
Murió: 9-Oct-2000
Location of death: Kansas City, MO [1]
Cause of death: Cancer - Lung
Remains: Buried, Corinth Cemetery, Prairie Village, KS

Gender: Masculino
Religion: Presbyterian
Race or Ethnicity: blanco
Sexual orientation: Straight
Occupation: Politician
Party Affiliation: Republicano

Nationality: Estados Unidos
Executive summary: Governor of Kansas, 1975-79

Military service: USMC (WWII and Korean War)

Wife: Olivia Fisher (m. 1971)
Wife: Joan Gregory

High School: Shawnee Mission Rural High School, Johnson County, KS
University: BA, University of Kansas (1950)
Law School: University of Kansas (1952)


Citations should indicate: Archived in the Library of Congress Web Archives at www.loc.gov. When citing a particular website include the archived website's Citation ID (e.g., /item/lcwa00010240). Researchers are advised to follow standard citation guidelines for websites, pages, and articles. Researchers are reminded that many of the materials in this web archive are copyrighted and that citations must credit the authors/creators and publishers of the works. For guidance about compiling full citations consult Citing Primary Sources.

Citations are generated automatically from bibliographic data as a convenience, and may not be complete or accurate.


Ver el vídeo: Robert F. Kennedy shooter recommended for parole (Enero 2022).