Podcasts de historia

El primer juego de estrellas del béisbol

El primer juego de estrellas del béisbol

La Gran Depresión arrojó al pasatiempo de Estados Unidos una curva seria. La asistencia a los juegos de béisbol de las Grandes Ligas, que se había disparado durante la década de 1920, se desplomó un 40 por ciento entre 1930 y 1933, mientras que el salario promedio de un jugador cayó un 25 por ciento. Los fanáticos que aún podían pagar las entradas migraron de los palcos más caros a las gradas, que costaban 50 centavos. En 1933, solo dos equipos terminaron la temporada en números negros, y varios estuvieron al borde de la bancarrota.

Para mantenerse a flote, los propietarios de equipos de béisbol en todo el país economizaron reduciendo sus plantillas, despidiendo a sus entrenadores y recortando los salarios. Varios jugadores de alto perfil, incluidos Babe Ruth y Lou Gehrig, aceptaron recortes salariales significativos. Además de reducir los costos, muchos equipos experimentaron con descuentos y otras innovaciones diseñadas para atraer a los fanáticos, incluida la entrada gratuita para mujeres, obsequios de comestibles y los primeros juegos nocturnos en la historia del béisbol. Los estadios de béisbol de las ligas menores albergaron atracciones que iban desde rifas y concursos de belleza hasta persecuciones de pollos y concursos de ordeño de vacas.

Sorprendentemente, el evento promocional más duradero que surgió durante este período, el Juego de Estrellas de mitad de temporada entre las Ligas Nacional y Estadounidense, fue una creación de varias personas sin conexión directa con el béisbol. En 1933, Chicago organizó una Feria Mundial conocida como Exposición Internacional del Siglo del Progreso, un evento ideado para celebrar el centenario de la ciudad mientras se cultivaba un sentido de optimismo en todo el país durante las profundidades de la Depresión. El alcalde Edward Kelly, recién elegido y con la intención de hacer que la feria sea un éxito, se acercó al coronel Robert McCormick, el poderoso editor del Chicago Tribune, con la idea de realizar un importante evento deportivo junto con él.

McCormick entregó el asunto a su editor de deportes, Arch Ward, quien rápidamente propuso un único "Juego del siglo" que enfrentaría a los mejores jugadores de las Ligas Nacional y Estadounidense en el Comiskey Park de Chicago. Como un giro adicional, los fanáticos tendrían la oportunidad de votar en la alineación. Ward estaba tan seguro de que el juego sería un éxito que le dijo a McCormick que tomara las pérdidas de su propio cheque de pago. Con su jefe a bordo, Ward presentó su caso a los presidentes de ambas ligas y a los propietarios de varios equipos, asegurando a los escépticos entre ellos que el evento ayudaría a sacar al béisbol de su depresión. Al donar todas las ganancias a una organización benéfica para jugadores retirados, argumentó, podrían mostrarle al país que las Grandes Ligas no estaban, como algunos habían sugerido, adoptando una cultura de "decadencia" mientras que los estadounidenses comunes y corrientes apenas podían sobrevivir. Finalmente, el cabildeo del editor persuasivo ganó al comisionado de béisbol, Kenesaw Mountain Landis, y el juego se fijó para el 6 de julio de 1933.

A medida que se acercaba la fecha, Ward escribió una historia tras otra en el Tribune, promocionando el juego y animando al público a participar. Las boletas se imprimieron en 55 periódicos de todo el país y los fanáticos emitieron varios cientos de miles de votos para sus jugadores favoritos, y Babe Ruth obtuvo 100.000. Junto con Bambino, eligieron a jugadores como Lefty Grove, Jimmy Foxx, Lou Gehrig, Al Simmons y Joe Cronin para la lista. Tanto entre los jugadores como entre los fanáticos, el evento generó un revuelo espectacular, superando con creces las expectativas de sus organizadores, según el historiador del béisbol Lew Freedman.

"El público abrazó abrumadoramente la creación del juego", dijo. "Las entradas anticipadas se agotaron tan pronto como salieron a la venta, y cuando los asientos de las gradas fueron los últimos en salir, también se agotaron en un día". En cuanto a los jugadores, agregó, “inmediatamente se enamoraron de la idea, y varios anunciaron que esperaban ser elegidos para jugar”.

El 6 de julio, 47,595 fanáticos llenaron Comiskey Park, donde tuvieron lugar algunos de los momentos más históricos del béisbol. Este sería otro. El juego, que terminó con una victoria de 4-2 por parte de la Liga Americana, no decepcionó y emocionó a la multitud con su lista repleta de estrellas, drama incorporado y enfrentamientos sin precedentes. De hecho, para muchos de los jugadores, esta fue su primera oportunidad de conocer y competir con sus contrapartes de la otra liga, como señaló Harold Friend, analista de béisbol de Bleacher Report. El Juego de Estrellas proporcionó un foro para que estos grandes del béisbol se codearan y para que se desarrollara una sana rivalidad entre ellos, dijo.

Según Freedman, “Hubo varios momentos memorables en el primer Juego de Estrellas. Los famosos entrenadores, Connie Mack y John McGraw, elegidos para liderar la Liga Nacional a pesar de llevar un año de retiro, se reunieron en el home de antemano. El lanzador de los Yankees Lefty Gomez, el abridor de la Liga Americana, impulsó la primera carrera en la historia del Juego de Estrellas, a pesar de tener un promedio de por vida de .143. Sin embargo, el momento más memorable fue contribuido de manera suficientemente apropiada por el toletero Babe Ruth. Ruth se acercaba al final de su carrera y había disminuido la velocidad. Pero en su segunda vez al bate, anotó lo que resultó ser el jonrón ganador del juego ".

Originalmente pensado como un evento único, el Juego de Estrellas de Arch Ward resultó tan popular que sus organizadores celebraron otro "clásico de verano" el año siguiente. Desde entonces, se ha convertido en un elemento fijo anual de la temporada de béisbol, que reúne a los jugadores más talentosos y queridos del deporte todos los años con la excepción de 1945, cuando se canceló debido a restricciones de viaje durante la guerra. Según todos los informes, la importancia del juego ha evolucionado considerablemente desde 1933, tanto oficialmente como en la mente de los jugadores y fanáticos. En 2003, por ejemplo, la oficina del comisionado tomó la controvertida decisión de otorgar a la liga ganadora la ventaja de local en la Serie Mundial. Algunos observadores del béisbol, incluido Freedman, creen que los jugadores contemporáneos se toman el juego menos en serio que sus predecesores. “Los miembros de cada lado solían preocuparse más por quién ganaba el juego y los entrenadores jugaban más para ganar que solo para tener jugadores en el juego”, dijo.

Aún así, agregó, “los creadores del Juego de Estrellas podrían sorprenderse de que todavía se esté jugando. Fue creado como un evento único y pasaron algunos años hasta que estuvo lo suficientemente establecido para durar en muchas mentes ".


El Juego de Estrellas a lo largo de las décadas

El Midsummer Classic ha brindado a los fanáticos del béisbol muchos momentos memorables a lo largo de los años en una rivalidad que se ha extendido por casi un siglo. Para acompañar las puntuaciones y los resultados de cada Juego de Estrellas, echamos un vistazo a las rachas, los momentos destacados y los jugadores para recordar a lo largo de las décadas, desde el juego inaugural en 1933 hasta la actualidad.

Durante la década de 1930, la MLB le dio la bienvenida al "Juego del Siglo". El Juego de Estrellas se estrenó grandiosamente, con Babe Ruth conectando un jonrón de dos carreras en una victoria de la Liga Americana en el concurso inaugural de 1933, la primera de tres victorias consecutivas para la Circuito Junior. La Liga Nacional ganó por primera vez en 1936, cuando Dizzy Dean y Carl Hubbell mantuvieron la Liga Americana sin goles hasta el sexto en Boston.

La última parte de la década vio a los héroes locales llevar sus ligas a la victoria. En & # 3938, menos de un mes después de lanzar juegos sin hits consecutivos, el as de los Rojos Johnny Vander Meer lanzó tres tiros sin anotaciones para impulsar a la Liga Nacional a una victoria en Cincinnati. Luego, seis Yankees comenzaron el juego de 1939 en Nueva York y conectaron tres de los seis hits de la Liga Americana, incluido un jonrón de Joe DiMaggio, en una victoria por 3-1.

Sin embargo, el Clásico de Verano de 1934 puede haber presentado la colección más asombrosa de jugadores de béisbol. Hubbell protagonizó a pesar de salir del lado perdedor, ya que ponchó a los futuros miembros del Salón de la Fama Ruth, Lou Gehrig, Jimmie Foxx, Al Simmons y Joe Cronin en orden. Ese grupo de cinco fue solo la punta del iceberg: el equipo de la Liga Americana incluyó a ocho miembros del Salón de la Fama en el campo, tres en la banca y dos en la rotación. De la lista de 20 hombres, 13 jugadores están ahora en Cooperstown, y cada miembro de la alineación titular posee un promedio de por vida mejor que .300.

La Segunda Guerra Mundial consumió al país durante la década de 1940 y el béisbol no fue una excepción. Muchos jugadores, incluidos los perennes All-Stars y futuros miembros del Salón de la Fama como Ted Williams, Stan Musial y Hank Greenberg, fueron reclutados para el servicio militar y se perdieron gran parte de las temporadas 1941-45. De hecho, 1945 sigue siendo la única temporada sin un Juego de Estrellas, ya que fue cancelado debido a restricciones de viaje en tiempos de guerra.

Sin embargo, durante un momento tan tumultuoso en la historia, el Midsummer Classic proporcionó un teatro deportivo muy necesario para los fanáticos. La contienda de 1941 terminó de manera dramática, cuando Williams conectó un jonrón de salida con dos outs en la parte baja de la novena. El enfrentamiento de 1943 fue el primero que se jugó de noche, una tendencia que se convertiría en algo común poco después. Williams volvió a protagonizar el Juego de Estrellas & # 3946 en Fenway Park, cuando el héroe de los Medias Rojas conectó dos jonrones y dos sencillos frente a los fieles de Boston.

La década terminaría con el asunto de mayor puntuación hasta ese momento (42 jugadores combinados para sumar 25 hits y 18 carreras) y fue la Liga Americana la que prevaleció, para su 12 ° triunfo en 16 intentos.

Aunque la Liga Nacional afirmó su dominio en la década de 1950, la década se destacó por los partidos de Estrellas cerrados, ya que ocho de los 11 se decidieron por dos carreras o menos. El primer thriller extra-inning en la historia del Juego de Estrellas ocurrió en 1950, y el Circuito Senior se quedó en la cima después del disparo en solitario del representante de los Cards, Red Schoendienst, en el 14º. La siguiente temporada marcó la primera vez que la Liga Nacional ganó juegos consecutivos, cuando Stan Musial, Bob Elliott, Ralph Kiner y Gil Hodges lograron un récord del equipo de cuatro jonrones. La Liga Americana se aseguró de lograr al menos una victoria en la primera mitad de la década antes de que los fanáticos de la Liga Nacional fueran testigos de otro regalo en 1955, cuando Musial lanzó un longball en solitario en el primer lanzamiento en la parte inferior de la 12a entrada para terminar lo que fue un asunto de maratón. por el tiempo a las 3 horas, 17 minutos.

En 1957, la liga intervino en el sistema de votación All-Star después de que algunos fanáticos en Cincinnati eligieron a siete Rojos para las posiciones iniciales de la Liga Nacional. El comisionado Ford Frick nombró a Willie Mays y Hank Aaron al equipo además del Musial de los Cardinals, quien había sido elegido como titular, pero el Circuito Senior finalmente perdió el juego por una carrera. Dos años después, el Juego de Estrellas se convirtió en una doble función, ya que se programaron dos concursos para recaudar fondos para el fondo de pensiones de los jugadores. La Liga Nacional capturó el primer juego por una carrera, pero el Circuito Juvenil dividió la cuenta un mes después con la fuerza de tres jonrones.

Los fanáticos del béisbol adicional obtuvieron un regalo especial durante la década de 1960, que contó con tres clásicos de verano de entrada extra. Se llevaron a cabo dos juegos cada uno entre 1960 y 1962, y la Liga Nacional ganó ambos enfrentamientos en 1960, asegurando la única barrida de doble característica en ambas ligas. A pesar de superar a la Liga Americana, 11-4, en el primer juego de 1961, la Liga Nacional necesitaba un rally en la décima entrada para sellar la victoria. Rain dejó de jugar en el segundo juego de ese año, lo que resultó en el primer sorteo del Juego de Estrellas. Las ligas dividieron el set final en 1962, cuando el Circuito Juvenil conectó tres jonrones en el segundo concurso para su única victoria de la década.

En 1964, Willie Mays anotó antes de que Johnny Callison lanzara un tiro de tres carreras para coronar una victoria desde atrás en la novena entrada. En la segunda mitad de la década, el Circuito Senior reinó supremo a pesar de cuatro márgenes de victoria consecutivos de una carrera. El juego de 1966 vio a nueve lanzadores encerrados en un duelo 1-1 hasta el día 10, cuando Maury Wills le dio a Tim McCarver la carrera ganadora del juego. El juego de 1967 duró 15 entradas, empatado por más tiempo en la historia, antes de que Tony Pérez conectara un juego ganador. La Liga Nacional terminó la década con un triunfo de 9-3, gracias a dos jonrones de Willie McCovey y uno de Johnny Bench.

La increíble racha de la Liga Nacional continuó durante la década de 1970, ya que el Circuito Senior solo perdería un juego durante la década, mientras anotaba cinco o más carreras en ocho de sus nueve victorias. Los All-Stars de la Liga Nacional casi abrieron la década con una derrota, pero metieron tres carreras en la novena entrada para forzar a los extras. Ninguno de los equipos volvió a anotar hasta el día 12, cuando Pete Rose, infamemente, soltó el balón cuando chocó con el receptor Ray Fosse, anotando la carrera ganadora del juego. La Liga Americana logró su única victoria en 1971, rompiendo una racha de ocho derrotas consecutivas con seis jugadores diferentes, todos ellos futuros miembros del Salón de la Fama, que llegaron a lo más profundo, empatando un récord del Juego de Estrellas. Entre ellos estaba Reggie Jackson, quien lanzó un jonrón de aproximadamente 539 pies. La Liga Nacional volvió a ganar en entradas extra en 1972, empatando las cosas en la parte baja de la novena y ganando en la décima con un sencillo productor de Joe Morgan.

El resto de la década fue relativamente fácil para el Circuito Senior. En 1974, el presidente de la Liga Americana, Lee MacPhail, le dijo al manager Dick Williams que jugara con el mejor talento durante la mayor parte del juego que fuera necesario para evitar una derrota número 11 en 12 Clásicos de verano. Sin embargo, la Liga Nacional aún prevaleció, gracias a dos golpes clave del MVP del juego Steve Garvey. En 1977, Morgan abrió el partido con un jonrón contra Jim Palmer, y cuando terminó la primera entrada, la Liga Nacional había anotado cuatro carreras y estaba en control. El último rayo de esperanza del Circuito Juvenil llegó en 1979, cuando tenía una ventaja de una carrera de cara a la octava. Pero Lee Mazilli lanzaría un jonrón que empata el juego en el marco y nuevamente jugó el héroe en el noveno, logrando un boleto con las bases llenas para forzar la carrera ganadora de la Liga Nacional.

La cosecha de All-Star Games durante la década de 1980 trajo hitos y récords. Sin embargo, lo más notable es que finalmente se cambió una serie de dominios. Más de 72,000 fanáticos, la multitud más grande en la historia del Juego de Estrellas, se reunieron en el Estadio de Cleveland en 1981. La Liga Nacional anotó todas sus carreras en bolas largas para ganar el concurso, cuando Gary Carter conectó dos, Dave Parker conectó uno y Mike Schmidt proporcionó al ganador del juego un tiro de dos carreras en el octavo. El concurso se llevó a cabo fuera de los Estados Unidos por primera vez en 1982, cuando los anfitriones de la Liga Nacional superaron a la Liga Americana por tres carreras en el Estadio Olímpico de Montreal. Pero en 1983, el Circuito Junior finalmente rompió su temida racha de 11 derrotas consecutivas con el grand slam de Fred Lynn que impulsó a la Liga Americana a una carrera de 13-3 sobre el Circuito Senior.

La Liga Nacional ganaría los siguientes dos partidos antes de que el as de los Dodgers, Fernando Valenzuela, abanicara a cinco bateadores consecutivos para empatar el récord del Juego de Estrellas de Carl Hubbell en 1986. Pero a pesar de su actuación apagada, la Liga Americana se mantuvo firme para la victoria. El Circuito Juvenil volvió a ganar en 1988 gracias a la actuación de MVP de Terry Steinbach, antes de que Bo Jackson y Wade Boggs conectaran jonrones en cada 8989 para llevar a la Liga Americana a victorias consecutivas por primera vez desde 1957-58.

Con la racha ganadora de la Liga Nacional finalmente rota, la Liga Americana comenzó a ganar impulso. Wrigley Field, el bastión del béisbol diurno de la MLB, fue sede de su tercer Juego de Estrellas en 1990, y el primero desde que instaló las luces. Allí, la Liga Americana ganó su tercer Clásico de Verano consecutivo, ya que sus lanzadores rindieron solo dos hits. La racha ganadora del Circuito Juvenil continuó el año siguiente, cuando Cal Ripken Jr. Tiros de tres carreras ayudaron a su equipo a derrocar a la Liga Nacional en Toronto, y los Marineros Ken Griffey Jr. se fueron 3 de 3 con un jonrón para impulsó a su escuadrón a una victoria por 13-6 en el '# 3992.

El Circuito Senior finalmente se abrió paso durante la campaña de 1994 acortada por huelgas, cuando Fred McGriff conectó un jonrón en el noveno para empatar el juego y Moises Alou duplicó la carrera ganadora en el décimo. Los siguientes dos concursos también siguieron el camino de la Liga Nacional, con Mike Piazza, Craig Biggio y Jeff Conine dando jonrones en el '3995' y nueve lanzadores del Circuito Senior que se combinaron para la séptima blanqueada en la historia del Juego de Estrellas en '3996. Pero la Liga Americana rápidamente cambiaría las tornas, ganando los últimos tres partidos de la década, incluida una final 13-8 en 1998, el Clásico de Verano con mayor puntuación hasta la fecha. Estas tres victorias marcaron el comienzo de la racha más larga sin una derrota (2002 terminaría en un empate) en la historia del Juego de Estrellas.

El nuevo milenio marcó el comienzo de un nuevo reinado de supremacía del Midsummer Classic, ya que la Liga Americana ganó todos los partidos menos uno entre 2000 y 2009. Momentos históricos marcaron muchas de las victorias de la Liga Americana. Derek Jeter, quien asistió a 14 Juegos de las Estrellas durante su histórica carrera, se convirtió en el primer jugador de los Yankees en llevarse a casa el premio al Jugador Más Valioso del Juego de las Estrellas en 2000. Cal Ripken Jr. y Tony Gwynn, que se retiraron, fueron honrados en una mitad del juego. ceremonia en 2001, después de que Ripken lanzara adecuadamente el primer lanzamiento que vio para un jonrón. Torii Hunter fue noticia en 2002, cuando saltó el muro para llevarse un jonrón de Barry Bonds, aunque Bonds se vengaría en su próximo turno al bate con un jonrón de Roy Halladay. El Juego de Estrellas de 2003 representó el primero con más que orgullo en juego: la ventaja de local de la Serie Mundial para la liga victoriosa estaba en juego recientemente, y el jonrón emergente de Hank Blalock en la octava entrada aseguró que estatus de los eventuales representantes del Circuito Juvenil: los Yankees.

Incluso posiblemente el mejor cerrador en la historia de la Liga Nacional no pudo mantener a raya a sus oponentes. En 2006, la Liga Nacional convocó al cerrador de los Padres Trevor Hoffman para asegurar una ventaja de 2-1 en la parte alta de la novena. A pesar de registrar dos salidas rápidas, permitió hits consecutivos y un triple de dos carreras para Michael Young. Ichiro Suzuki conectó el primer jonrón dentro del parque en la historia del Juego de Estrellas para mantener la racha de la Liga Americana en & # 3907. El Circuito Junior cerraría la década con dos victorias más, incluido un evento de 15 entradas que aún se ubica como el concurso del Clásico de Verano más largo de la historia.

Después de 13 temporadas, la sequía sin victorias más larga de cualquiera de las ligas en el Juego de Estrellas, la Liga Nacional podría por fin celebrar algo. Aún así, no fue fácil para el Circuito Senior en 2010, ya que los All-Stars de la Liga Nacional perdieron por una carrera en la parte superior de la séptima entrada. Pero después de dos sencillos y una base por bolas, el entonces receptor de los Bravos, Brian McCann, se fumó un doble al jardín derecho para despejar las bases y asegurar una victoria desde atrás. La Liga Nacional también se llevaría los siguientes dos juegos, antes de que un duelo de lanzadores entre Max Scherzer y Matt Harvey cambiara el guión a favor de la Liga Americana en 2013. Más importante aún, la victoria proporcionó una despedida adecuada para el futuro Salón de El famoso Mariano Rivera, quien obtuvo los honores de Jugador Más Valioso por su trabajo sin anotaciones en la octava entrada.

El concurso de 2014 estuvo marcado por el inminente retiro de otra leyenda de los Yankees, cuando Derek Jeter se despidió del juego de manera dramática, comenzando con un doble antes de anotar con un triple de Mike Trout. El bate del joven fenómeno sería el que marcaría la diferencia ese año, y se llevó a casa los honores de Jugador Más Valioso por primera vez gracias a un par de carreras impulsadas y una carrera anotada. Sería una señal de lo que vendrá para Trout, quien se llevó a casa un segundo premio al Jugador Más Valioso del Juego de Estrellas en 2015 después de anotar dos carreras y conectar un jonrón de apertura.


JUEGO DE ESTRELLAS DE 1933

La contribución más reciente del béisbol al romance de los deportes estadounidenses, el Juego de Estrellas, hizo su debut el 6 de julio de 1933 en el Comiskey Park de Chicago. Se inició ante la insistencia de Arch Ward, editor de deportes del Chicago Tribune, para coincidir con la celebración de la exposición de la ciudad & quotCentury of Progress & quot. En la década de 1930, el béisbol ya se había establecido como el pasatiempo favorito de Estados Unidos y la exposición nacional proporcionó el escenario perfecto para presentar lo mejor del béisbol al resto del país. Muchos no creían que un concurso de esta magnitud pudiera estar a la altura de las expectativas de los fanáticos, especialmente para aquellos que vivían en los estados del lejano oeste y nunca habían estado en un juego de béisbol de las grandes ligas.

La idea novedosa de un solo juego compuesto por el conjunto más emocionante de talentos para jugar a la pelota que jamás se haya reunido en el diamante al mismo tiempo, parecía demasiado buena para ser verdad. En 1933 y 1934, los equipos All-Star fueron seleccionados por los gerentes y los fanáticos. El mánager de la Liga Nacional, John McGraw, y Connie Mack de la Liga Americana, fueron elegidos para liderar una alineación de grandes bateadores que incluía a Lou Gehrig, Jimmie Foxx, Al Simmons y el único Babe Ruth. "Queríamos ver al bebé", dijo Bill Hallahan, el abridor de la Liga Nacional. --Claro, era viejo y tenía una gran cintura, pero eso no hizo ninguna diferencia. Estábamos en el mismo campo que Babe Ruth.

Con su compañero All-Star, Charlie Gehringer en la primera posición en la parte baja de la tercera, The Babe condujo uno hacia las gradas del jardín derecho, el primer jonrón en la historia del All-Star. La multitud, según una cuenta, "rugió en aclamación" y el primer Juego de Estrellas, ganado por la Liga Americana con la fuerza del jonrón de Ruth, fue un éxito rotundo.

"Queríamos ver al bebé. Claro, era viejo y tenía una gran cintura, pero eso no hizo ninguna diferencia. Estábamos en el mismo campo que Babe Ruth. '' - Wild Bill Hallahan


10 de septiembre de 1933: The Game of Games: Negro Leagues organiza el primer juego de estrellas en Comiskey Park

& # 8220 El juego Este-Oeste se convirtió en el espíritu y la vida del béisbol de la Liga Negra, sirviendo para entretener, educar y, en última instancia, proporcionar un foro para integrar nuestro pasatiempo nacional muchos años después.. & # 8221 - Larry Lester1

La idea de un juego de estrellas de la Liga Negra se atribuye a los periodistas deportivos Roy Sparrow del Pittsburgh Sun-Telegraph y Bill Nunn del Mensajero de Pittsburgh en julio de 1933. Gus Greenlee, propietario de los Pittsburgh Crawfords, sugirió que los escritores contactaran a Robert Cole, propietario de los Chicago American Giants, y estudiaran la posibilidad de celebrar un juego Este-Oeste en Comiskey Park en Chicago. El trato se hizo con Cole, se aseguró el parque para una fecha del 10 de septiembre y la publicidad comenzó en serio. El juego demostraría anualmente ser "el pináculo de cualquier temporada de la Liga Negra", escribió el historiador de las Ligas Negras Larry Lester. "Fue un juego de estrellas y una Serie Mundial, todo envuelto en un espectáculo". 2

Los fanáticos podían votar por sus jugadores favoritos a través de periódicos afroamericanos, incluido el Defensor de Chicago, Mensajero de Pittsburgh, Kansas City Call, y Baltimore afroamericano. El significado fue monumental, como recordó la leyenda de la Liga Negra, Buck O'Neil. “Mientras que los jugadores de Grandes Ligas dejaron la elección de los jugadores en manos de los periodistas deportivos, Gus (Greenlee) lo dejó en manos de los aficionados. Después de leer sobre grandes jugadores en el Defensor y mensajero durante tantos años, pudieron recortar esa papeleta en los papeles negros, enviarla y opinar. Eso era algo muy importante para los negros en esos días, poder votar, incluso si era solo para los jugadores de béisbol, y enviaron miles y miles de boletas ”3.

Con poco más de un millón de votos emitidos, Oscar Charleston de los Pittsburgh Crawfords recibió la mayor cantidad de votos, 43,793, mientras que Willie Foster de los Chicago American Giants fue subcampeón con 40,637. A cada uno se unieron seis compañeros de equipo en las alineaciones iniciales.4 La multitud de 19.568 personas desafió el clima lluvioso, y muchos llegaron en vagones de tren llenos. El ferrocarril central de Illinois necesitaba un autobús especial para traer a los fanáticos de Nueva Orleans, mientras que otros llegaban en tren desde Mississippi y Tennessee. El Sante Fe Chief trajo fanáticos de Kansas City y Wichita, mientras que el New York Central trajo fanáticos del Este.5 "La depresión no los detuvo, la lluvia no pudo, y por eso una turba aullante y atronadora de 20,000 almas desafió un aguacero temprano y una tormenta amenazante para ver la selección de los jugadores de béisbol del Este luchar contra la selección del Oeste ”, escribió Al Monroe en el Defensor de Chicago.6 Con apuestas tan altas, la Kansas City Call pensó que Greenlee debe haber "perdido 10 libras preocupándose por la posibilidad de que la lluvia arruine el juego". 7

Alrededor de las 2:30 p.m. los árbitros, Costello, Cusack, Baldwin y Stack, "se movieron desde debajo del dugout de casa como marmotas en busca de esa sombra proverbial, solo desafiando la llovizna constante para gritar el habitual '¡Play ball!'" West era el equipo local, y Foster se puso de pie en el montículo bajo la llovizna mirando fijamente a Cool Papa Bell. El "Juego de juegos" estaba en marcha.

Bell lanzó un elevado hacia la izquierda y ambos clubes se fueron en silencio en las dos primeras entradas, con Sam Streeter de Pittsburgh en la colina por el Este. El sencillo de Jud Wilson en el segundo para el Este fue el primer hit en la historia del juego Este-Oeste. En la parte baja de la tercera, Sam Bankhead de Nashville venció a un hit en el cuadro, el primer hit del juego del Oeste. Pasando a la segunda posición con un roletazo, Bankhead anotó la primera carrera en la historia del juego, con un sencillo de Turkey Stearnes de Chicago.

Con una desventaja de 1-0 en la parte superior de la cuarta, el Este consiguió a sus dos primeros hombres a bordo cuando Rap Dixon de los Philadelphia Stars caminó y Charleston fue golpeado por un lanzamiento. Realizaron un doble robo mientras Biz Mackey de Filadelfia se ponchó. Wilson, también de Filadelfia, conectó rodado a segunda. Leroy Morney de los Cleveland Giants lanzó salvajemente al plato y tanto Dixon como Charleston anotaron, con Wilson en segundo lugar. Dick Lundy de Filadelfia recibió base por bolas y Vic Harris de los Homestead Grays conectó un roletazo a Morney, quien aprovechó una fácil oportunidad de doble jugada. Las bases estaban cargadas. John Henry Russell lanzó un toque de suicidio perfecto a lo largo de la línea de primera base, anotando a Wilson. El Este ahora lideraba, 3-1.

La ventaja cambió rápidamente en la parte inferior de la entrada. Willie Wells de Chicago duplicó y anotó en el doble de su compañero Steel Arm Davis para reducir la ventaja del Este a 3-2. Mule Suttles de Chicago recibió una fuerte ovación de la multitud "porque Mule, al fandom de color", escribió William Nunn sobre el Mensajero de Pittsburgh, "Es lo que Ruth es para el béisbol de las grandes ligas". 8 Suttles estrelló un jonrón en la cubierta superior en el centro izquierdo para darle al Oeste una ventaja de 4-3. "Sin apenas esfuerzo, se balanceó", escribió Nunn. “Como una bala de un rifle. La campana "Cool Papa" comenzó a funcionar. De repente se detuvo. El pandemonio reinaba. Los sombreros de paja llenaban el aire ... vale la pena el precio de la entrada cualquier día ”. 9 El primer jonrón en el juego Este-Oeste fue realmente memorable. Naturalmente, fue Ruth quien conectó el primer jonrón en el Juego de Estrellas de las Grandes Ligas dos meses antes, en el mismo parque.

El Este contraatacó con dos carreras en la parte superior de la quinta cuando Dixon alcanzó un rodillo de swing controlado frente al plato. Charleston fue nuevamente golpeado por un lanzamiento y Mackey lanzó un sencillo para llenar las bases con un out. Wilson conectó sencillo al jardín izquierdo, anotando a Dixon y Charleston para darle al Este una ventaja de 5-4. Lundy conectó un elevado al jardín derecho que anotó a Mackey, pero una jugada de apelación resultó en que Mackey fuera declarado out por dejar el tercero demasiado pronto. En la parte baja de la quinta, Larry Brown de Chicago triplicó al centro, pero fue eliminado cuando invadió la tercera base.

Occidente volvió a golpear en la parte baja de la sexta. Wells conectó un sencillo y anotó con un doble de Alex Radcliffe de Chicago para empatar el marcador, 5-5. Mientras caía la lluvia, Bertram Hunter de Pittsburgh entró desde el bullpen para lanzar para el Este. Suttles fue de nuevo, doblando a la derecha, anotando a Radcliffe, y luego él también anotó con un sencillo de Morney. Brown conectó sencillo al jardín derecho, pero Morney fue eliminado en una jugada de apelación cuando no pudo tocar la segunda base en el camino. A pesar del error, Occidente ahora lideraba, 7-5.

Josh Gibson ahora estaba atrapando para el Este en la parte baja de la séptima. Un sencillo de apertura de Foster, el primero de un lanzador en la historia del juego, provocó un cambio de pitcheo en el que George Britt de los Homestead Grays entró al pitcheo. Stearnes conectó doble al jardín derecho, enviando a Foster a tercera. Un elevado de Wells anotó a Foster. Davis conectó doble al jardín derecho, anotando Stearnes. Un sencillo de Radcliffe y un error de Harris en el jardín izquierdo anotaron a Davis. Occidente lideró, 10-5.

En la parte alta de la octava, el Este puso a los dos primeros corredores cuando Gibson y la bateadora emergente Judy Johnson conectaron un sencillo, pero ambos quedaron varados cuando Foster consiguió que Lundy se alineara, Fats Jenkins rolara y Russell saliera. Occidente agregó una carrera en la parte baja de la octava. El Este anotó dos en la parte superior de la novena con elevados de Dixon y Charleston, pero Gibson bateó de línea a Davis en la izquierda para la final de la victoria del Oeste por 11-7.

Cada jugador en la alineación del Oeste tuvo al menos un hit, con seis jugadores con dos cada uno de los 15 en total. Foster lanzó todo el juego, permitiendo al Este solo siete hits y tres carreras limpias. Si bien Nunn lo llamó "un juego que produjo emociones en abundancia", uno de los grandes del juego no se mostró.10 Satchel Paige rechazó la invitación y permaneció en las colinas de Dakota del Norte, lanzando para su equipo semipro integrado de Bismarck.11

La única mención del juego en el Chicago Tribune era un ítem de dos párrafos bajo un Dick Tracy tira cómica.12 los Noticias deportivas, el autoproclamado "Papel de béisbol del mundo", no mencionó el "Juego de juegos". Sin embargo, fue innegable la conversación sobre el béisbol que resultó de ella.

Henry L. Ferrell del Noticias diarias de Chicago bromeó que Charleston, Suttles y Lundy obtendrían cada uno un contrato de Grandes Ligas si "fueran de un tono más claro". 13 Ferrell también creía que algunas ciudades querían ver un ganador, sin importar el color de su piel. El equipo del Este, dijo, “bien podría trasladarse como una unidad a Cincinnati o Boston, donde los sufridos patrocinadores de los Rojos y los Medias Rojas han estado orando por una vara mágica para golpear una roca y apaciguar su sed de equipo. . "

los Defensor de Chicago escribió en su edición del 16 de septiembre: "Si los dueños de clubes blancos de las ligas nacional y estadounidense renunciaran a sus prejuicios y reconocieran la aptitud y la capacidad en lugar del color, el béisbol se establecería firmemente sobre la base de un deporte limpio y saludable". Según los informes, el juego Este-Oeste superó a la multitud en la ciudad que veía a los Cachorros jugar una doble cartelera en el Wrigley Field.14 "El béisbol profesional ha perdido y está perdiendo miles de dólares al año por su actitud prejuiciosa y estúpida en el funcionamiento del juego nacional". los Defensor escribió. “Volvemos a preguntar: ¿Qué pasa con el béisbol? La respuesta es prejuicio, eso es todo ".

Pasarían varios años antes de que el béisbol se ocupara de su "actitud prejuiciosa", pero el "Juego de Juegos" fue una señal temprana de mejores días por delante.

Dickson, Paul. “El Juego de Estrellas Este-Oeste de las Ligas Negras”, Museo Nacional del Pasatiempo. 12 de marzo de 2017. Consultado el 19 de agosto de 2017. https://thenationalpastimemuseum.com/article/negro-leagues-east-west-all-star-game.

1 Larry Lester, Exhibición nacional de Black Baseball: El Juego de Estrellas Este-Oeste, 1933-1953. (Lincoln: Prensa de la Universidad de Nebraska, 2001), 25.

4 Lester, 37. El resto de los 10 primeros en la votación: Turquía Stearnes 39.994 Willie Wells 39.136 Newt Allen 39.092 Jud Wilson 37.681 Alec Radcliffe 36.712 Josh Gibson 35.376 Mule Suttles 35.134 John Henry Russell 29.846.

6 Al Monroe, "20,000 See West Beat East in Baseball‘ Game of Games ’", Defensor de Chicago, 16 de septiembre de 1933. Reimpreso en Lester, 30-31.

7 "Golpe fuerte supera a Oriente en Clásico" Kansas City Call, 15 de septiembre de 1933. Reimpreso en Lester, 30.

8 William G. Nunn, "West’s Satellites Eclipse Stars of the East in Classic", Mensajero de Pittsburgh, 16 de septiembre de 1933. Reimpreso en Lester, 32.

11 "Se espera que Satchel Paige y Barney Brown lancen" Bismarck Tribune, 9 de septiembre de 1933: 6 Lester, 42.

12 "West Victor, 11-7, en Negro All-Star Game", Chicago Tribune, 11 de septiembre de 1933: 21.

13 "Charleston, Lundy, Suttles clasificado como 'Madera de Grandes Ligas'" Mensajero de Pittsburgh, 16 de septiembre de 1933: 5.


Arch Ward y el primer Juego de Estrellas de la MLB, 1933

El equipo de la Liga Americana, ganadores del primer Juego de Estrellas de la MLB en 1933

El equipo de la Liga Americana, ganadores del primer Juego de Estrellas de la MLB en 1933.

El juego resultante promete ser una atracción aún mayor que la Serie Mundial, ya que proporciona, por primera vez, una prueba de los mejores talentos en cada liga principal. & # 8212 Noticias deportivas

Les ofrece (a los fanáticos) la prueba de fuerza más justa entre las dos grandes ligas y, al mismo tiempo, reúne, en una competencia, a los mejores jugadores individuales en el diamante. Un concurso así es un cabeza de cartel de cabezas de cartel, la realización del sueño de un fanático del béisbol. & # 8212 F.C. Lane, escritor y editor de Revista de béisbol

Estos fueron los sentimientos expresados ​​por los hombres que previeron las posibilidades futuras de un Juego de Estrellas de la MLB. Hace ochenta años, el 6 de julio de 1933, este "Juego de ensueño" o "Juego del siglo", como se vendía, comenzó un evento anual que desde entonces se ha convertido en un elemento tan importante de todas las temporadas de la liga de béisbol profesional como el Otoño. Clásico.

El juego en sí, una victoria 4-2 para la Liga Americana en Comiskey Park, no sería una realidad sin la visión y la influencia política de un Archibald Burnette Ward. Conocido como el "Cecil B. DeMille" de los deportes, Ward desempeñó muchas funciones, trabajando durante toda su vida como escritor, editor, director de relaciones públicas, locutor y filántropo. Sin embargo, ante todo, fue un maestro promotor, un periodista que no temía no solo informar las noticias, sino también crearlas.

& # 8220Arch definitivamente perteneció entre los grandes editores deportivos de su tiempo, probablemente tanto por sus promociones como por sus escritos & # 8221, dijo Cooper Rollow, un Chicago Tribune periodista deportivo que fue contratado por Ward en 1953. & # 8220 Estuvo en un apretón de manos con los grandes nombres deportivos de su época, tal vez más que la gente de su propio departamento. Era un tipo realmente bueno, locuaz, un buen mezclador. & # 8221

Arch Ward

Ward nació en 1896 en la pequeña ciudad de Irwin, Illinois, en una familia católica irlandesa. Soñaba con convertirse en jugador de béisbol (era un gran fanático de los Medias Blancas de Chicago), pero era lento y tenía mala vista. Debido a esto, Ward decidió convertirse en periodista deportivo, y su carrera como periodista comenzó en Dubuque, Iowa, escribiendo para el Telegraph-Herald.

Entre 1919-21, Ward estuvo dos años como director de relaciones públicas del equipo de fútbol irlandés Fighting de la Universidad de Notre Dame. En esos dos años trabajando con el legendario Knute Rockne, los irlandeses nunca perdieron un solo juego.

Ward se unió al Chicago Tribune en 1925 y se convirtió en su editor de deportes cinco años después, cargo que ocuparía durante los siguientes 25 años de su vida. Heredó una columna de "Wake in the News", a la que contribuyó al menos cinco días a la semana.

En 1933, Ward se había ganado la reputación de ser uno de los mejores y más respetados periodistas deportivos del sector. Ward tenía vínculos con una figura aún más poderosa en la ciudad de Chicago, Tribuna propietario y editor coronel Robert McCormick. "Bertie", como se le conocía, era abogado de oficio, se desempeñó como corresponsal de guerra del Tribuna y estuvo activo en la escena política de la ciudad.

Ese mismo año, en celebración del centenario de la ciudad de Chicago, tuvo lugar una gran Feria Mundial. Oficialmente, la feria se denominó "Exposición internacional de un siglo de progreso". El tema del evento fue la innovación tecnológica. Los aspectos más destacados incluyeron una selección de "coches de ensueño" de los principales fabricantes de automóviles, una exhibición de la casa del mañana y la cantante Judy Garland. A pesar de ser promocionado como un evento familiar, nadie puede adivinar por qué la stripper Sally Rand estuvo presente para realizar uno de sus actos burlescos y subidos de tono.

Buscando una forma novedosa de atraer a más fanáticos de la era de la Depresión a la feria, el alcalde de Chicago Ed Kelly se acercó a McCormick sobre la idea de organizar un evento deportivo para coincidir con la Exposición. McCormick le contó a Ward sobre la discusión e inmediatamente Arch supo lo que quería hacer. Un fanático del béisbol de toda la vida, Arch Ward, de 36 años, se propuso crear un juego de exhibición único entre las mejores estrellas de la Liga Estadounidense y Nacional, que incluiría a futuros miembros del Salón de la Fama. Babe Ruth, Lou Gehrig, Jimmie Foxx, Charlie Gehringer, y Al Simmons.

Aunque Ward hizo del Midsummer Classic un evento oficialmente reconocido, el juego de 1933 no fue el primer encuentro de talentos entre las Ligas Nacional y Estadounidense. Ya en noviembre de 1902, un año después del establecimiento de la advenediza Liga Americana, una gira formal por el Oeste llevó el juego a los fanáticos hambrientos de béisbol cuya única exposición a un juego de las Grandes Ligas estaba escrita en un periódico.

Otro evento estelar, en los años previos al juego de 1933, ocurrió el 24 de julio de 1911. Se jugó un concurso de exhibición como beneficio para la familia del talentoso lanzador de los Cleveland Naps. Addie Joss, que había muerto trágicamente dos meses antes de meningitis tuberculosa. El juego de exhibición enfrentó a las estrellas de la Liga Americana contra el roster regular de Naps, con las estadounidenses ganando 5-3. Jugadores del equipo de estrellas incluidos. Ty Cobb, Walter Johnson, Altavoz Tris, Eddie Collinsy "Smokey" Joe Wood. El juego recaudó $ 12,914 para su viuda, Lillian, y sus dos hijos.

En 1933, la Gran Depresión había cobrado su mayor precio en los estadounidenses. Se perdieron viviendas el número de Hooverville creció en las principales ciudades, incluida Chicago.La tasa de desempleo había subido del 3 al 25 por ciento. Los bancos estaban cerrando a un ritmo alarmante, con más de 4.000 bancos cerrando solo en 1933.

Inevitablemente, la asistencia a los estadios de béisbol de las Grandes Ligas también comenzó a disminuir. La asistencia se redujo en un 40 por ciento desde un máximo de 1930 de 10 millones a seis millones en 1933.

Los salarios de los jugadores también se redujeron de $ 7.500 al año en 1929 a un promedio anual de $ 6.000 en & # 821733. En una muestra de buena fe, el comisionado Kenesaw Mountain Landis redujo voluntariamente su salario anual de $ 65,000 a $ 40,000 al año.

Los preparativos para gran parte de la Feria Mundial comenzaron en 1929. Para Ward, sin embargo, había muy poco tiempo que perder, ya que la temporada de béisbol de 1933 ya había comenzado en abril.

En lugar de hablar con el comisionado, Ward cruzó la ciudad para presentar su idea a otro funcionario de béisbol, el presidente de la Liga Americana, Will Harridge. Harridge estuvo a bordo de inmediato, pero planteó preguntas que probablemente encontraría Ward de parte de los propietarios de los equipos y del presidente de la Liga Nacional, John A. Heydler.

Pasando por encima de McCormick, el editor de deportes garantizó que el Tribuna Cubriría los costos perdidos del juego, incluidas las lluvias o las lesiones personales. Incluso estaba dispuesto a renunciar a su propio salario por el éxito del juego. Como escribió el historiador del béisbol Jeff Lenburg: "De hecho, la carrera del Sr. Ward bien podría haber sido arrasada junto con un juego sin lluvia".

Gracias a Harridge, los propietarios de la Liga Americana aprobaron el juego. Localmente en Chicago, el presidente de los Cachorros, Bill Veeck, Sr. tuvo que convencer al dueño del equipo, Philip K. Wrigley, de que el juego, al igual que la Feria, atraería la atención de la nación (si no del mundo) a la Ciudad de los Vientos.

Los Boston Braves fueron los últimos en quedar fuera de la Liga Nacional. El equipo finalmente capituló después de que Ward les dijera magistralmente que ejercería todos sus poderes como editor en la Tribuna para influir en la opinión pública. Le diría a la nación que el juego no se podía jugar debido a la terquedad de un solo equipo en Boston.

Al final, la idea del "Juego de ensueño" de Arch fue aprobada por la Major League Baseball en gran parte gracias a la economía. Como consecuencia de la Gran Depresión, con la reducción de los salarios de los jugadores, el juego propuesto resultó más atractivo para los propietarios y el comisionado Landis.

Todas las partes acordaron que el juego se jugaría poco después del Día de la Independencia, ya que los equipos occidentales viajarían hacia el este en su horario y viceversa. Se programó una fecha de lluvia para el día siguiente.

La venta de entradas, la votación de los jugadores y la elección de los gerentes fueron los últimos obstáculos para hacer realidad el juego. Un lanzamiento de moneda determinó que el juego se jugaría en Comiskey, en lugar de Cubs Park.

Babe Ruth cruza el plato mientras su compañero de equipo Lou Gehrig espera para felicitarlo durante el primer Juego de Estrellas de la MLB inaugural. (Imágenes falsas)

Inicialmente, el Tribuna quería que sus propios lectores seleccionaran a los jugadores. Cuando los editores deportivos protestaron en todo el país, el comisionado anuló el periódico y exigió que las boletas aparecieran en los periódicos de todo el país. Toda la votación a nivel nacional todavía se contabilizó en el Tribuna sede.

Los aficionados pudieron votar por hasta 18 jugadores. Sin embargo, los presidentes de la Liga tenían poder de veto y podían anular cualquier voto. Las pautas para los fanáticos eran que elegirían no solo a sus jugadores favoritos, sino a aquellos cuyas temporadas de 1933 justificaban su inclusión. Con base en ese criterio, el jardinero de los Medias Blancas, Al Simmons, recibió merecidamente la mayor cantidad de votos, 346,291, mientras que Babe Ruth, de 38 años, recibió solo 320,518. El principal ganador de votos en la Liga Nacional fue el jardinero de los Filis de Filadelfia. Chuck Klein con 342, 283. Otros jugadores que lideraron el grupo incluyeron al primera base de los Yankees Lou Gehrig, al segunda base de los Tigres Charlie Gehringer y al campocorto de los Senadores. Joe Cronin.

Se aceptaron las papeletas por correo hasta el 25 de junio. En total, se emitieron unas 500.000 papeletas. Entre el Tribune y otros 55 periódicos en todo el país, se imprimieron aproximadamente 8 millones de boletas.

Aunque, inicialmente, la idea era que los fanáticos podrían votar por sus elecciones como mánager, los propietarios y Arch Ward decidieron que la elección recaería en ellos.

Los gerentes seleccionados tenían 71 años Connie Mack para dirigir el Escuadrón de la Liga Americana, mientras que el jubilado de 60 años John McGraw sería el capitán de los Nacionales. Mack continuaría administrando los Atléticos de Filadelfia durante 50 años, convirtiéndose en el entrenador con más años de servicio en la historia del béisbol. Finalmente se retiraría a la joven edad de 87 años.

McGraw, mientras tanto, se había retirado de la dirección de los New York Giants la temporada anterior. Estaba de vuelta para un último hurra. Ambos gerentes vistieron sus trajes de negocios habituales, camisas blancas y sombreros de paja en el banquillo durante el gran juego.

Gracias al brillante trabajo de Ward de promocionar el juego durante meses, las entradas se agotaron rápidamente. Los boletos para la tribuna costaban $ 1.10, los palcos costaban $ 1.65 y los asientos más baratos del parque, los asientos de las gradas, se vendían a 55 centavos. Cuando se anunció que los asientos de las gradas se venderían directamente en el estadio, cientos de fanáticos acamparon durante la noche frente a Comiskey con gran anticipación. Lamentablemente, muchos de ellos se fueron con las manos vacías.

Finalmente llegó el 6 de julio y el clima no pudo ser más perfecto. 47.595 aficionados abarrotaron Comiskey, muchos de los cuales habían cruzado el país para presenciar la historia. Ward había realizado un seguimiento de la procedencia de los pagos de las entradas y determinó que eran de 46 de los 48 Estados Unidos.

St. Louis Cardinals zurdo "Wild" Bill Hallahan hizo el comienzo para los jugadores de la Liga Nacional, mientras que el futuro Yankee del Salón de la Fama Zurdo gómez consiguió el visto bueno para el circuito junior.

Los jugadores de la Liga Americana vestían sus uniformes regulares del equipo, mientras que los miembros del circuito senior tenían la etiqueta "Liga Nacional" en el frente de sus uniformes.

Era obvio que el día estaba hecho a la medida de Babe, tanto para los fanáticos como para los jugadores. Hallahan dijo de Ruth: "Seguro, era viejo y tenía una gran cintura, pero eso no hizo ninguna diferencia". Estábamos [todos] en el mismo campo que Babe Ruth. & # 8221

El Bambino no decepcionó al conectar un jonrón de dos carreras ante Hallahan en la parte baja de la tercera entrada, lo que le dio a la liga estadounidense una ventaja de 3-0. Fue el primer balón largo en la historia del Juego de Estrellas de la MLB.

Mientras tanto, los Cardinals ’ Frankie Frisch jonroneó para el equipo de la Liga Nacional en la parte alta de la sexta. Aunque la ventaja se redujo a 3-2, no sería suficiente, ya que la Liga Americana se impuso en el “Juego del Siglo”, 4-2.

Vale la pena señalar que 20 de los 36 jugadores que participaron en el histórico juego algún día serían incluidos en el Salón de la Fama del Béisbol Nacional.

Connie Mack y John McGraw, gerentes del primer Juego de Estrellas de la MLB.

"Desde el principio, [escribió el Sporting News] el Juego de Estrellas fue un éxito rotundo".

El propio Ruth dijo: "¿No fue genial, un juego de estrellas? ... ¿No fue una gran idea? ¿Y lo ganamos, además?

Los estados de ánimo de los fanáticos eran igualmente agradables, tal vez deslumbrados por la grandeza del evento que estaban presenciando.

Tribuna El escriba Harvey Woodruff describió a los (aproximadamente 48,000) fanáticos como “la multitud más deportiva jamás reunida para un evento tan importante. Esos abucheos y burlas familiares que se escuchan con tanta frecuencia fueron mínimos. La multitud de ayer aparentemente sintió la ocasión como un precursor de más juegos de este tipo a seguir en los próximos años y prestó su mejor comportamiento ".

Las reacciones emocionales de los fanáticos ante la posibilidad de que el "Juego del siglo" se convirtiera en un evento anual no fueron las únicas. Aunque algunos propietarios todavía estaban tibios con el concepto durante varias temporadas, a la mayoría de los altos mandos del béisbol le encantó. El Comisionado Landis no pasó por alto los buenos sentimientos provocados por el juego y la publicidad para las Grandes Ligas de Béisbol en general.

"Es un gran espectáculo y debería continuar", dijo.

De hecho, durante la próxima reunión de propietarios, se aprobó una medida para hacer de un Juego de Estrellas un evento anual que se jugará en una ciudad diferente cada temporada.

El Midsummer Classic se jugaría en el Polo Grounds al año siguiente, y el juego en sí continuó jugándose cada temporada, con la excepción de 1945, cuando la Segunda Guerra Mundial canceló el juego debido a restricciones de transporte. Entre 1959 y 1962, se jugaron dos Juegos de Estrellas de la MLB, provocados por los jugadores que querían recaudar más dinero para su fondo de jubilación.

El juego ahora se juega generalmente el segundo martes de julio.

Gracias a una campaña iniciada por las noticias deportivas, Arch Ward fue reconocido oficialmente por su papel en el inicio del Juego de Estrellas de la MLB. A partir de 1962, el MVP del Midsummer Classic recibió el Trofeo Arch Ward Memorial. Sin embargo, la designación del premio cambió un par de veces, ya que pasó a llamarse Trofeo del Comisionado en 1970. Una vez más fue el premio Arch Ward a partir de 1985, pero en 2002 se convirtió en el Ted Williams Premio al jugador más valioso.

Ward estaba lejos de terminar con la promoción de deportes después del Juego de Estrellas de la MLB. Se le ocurrió la idea de un Juego de Estrellas de fútbol americano universitario, que enfrentó al campeón reinante de la NFL contra las mejores estrellas universitarias del país (el primer juego se jugó exactamente un año después del primer Juego de Estrellas de la MLB del béisbol, el 6 de julio de 1934). También inició las competencias de boxeo Golden Gloves y ayudó a fundar la All-America Football Conference, una liga rival de la NFL.

Arch Ward tuvo una serie de ataques cardíacos en sus últimos años y el 9 de julio de 1955, uno finalmente se quitó la vida mientras dormía. Tenía solo 58 años. El Juego de Estrellas de la MLB de ese año, celebrado en Milwaukee, se retrasó media hora para que los dueños del club pudieran asistir al funeral en Chicago. Asistieron cientos de personas, incluido un quién es quién de figuras deportivas. Los portadores honorarios del féretro incluyeron luminarias deportivas como Rocky Marciano, Will Harridge, Charles Comiskey y Frank Leahy.

En 2003, el comisionado Bud Selig cambió la importancia del Juego de Estrellas de la MLB cuando anunció que la liga ganadora obtendría la ventaja de local en la Serie Mundial. En la misión de Selig de darle al Juego de Estrellas de la MLB más significado que solo un juego de exhibición, el Comisionado declaró: "El objetivo es dinamizar el Juego de Estrellas porque Arch Ward lo hizo bien ... debería ser el Clásico de mitad de temporada".

Lo que Selig perdió de vista, sin embargo, fue el hecho de que Ward nunca tuvo la intención de hacer de este un evento anual, mucho menos uno que incluyera derbis de jonrones y juegos de softbol de celebridades. Más bien, Ward quería que los fanáticos del béisbol recordaran solo ese juego singular, el "Juego del siglo", jugado en un día soleado de verano en julio de 1933.

Autor & # 8217s nota: El espectáculo All-Star Selection 2013 se llevará a cabo el 6 de julio, 80 años después del primer juego oficial de estrellas de béisbol de las grandes ligas.

Arch: un promotor, no un poeta: la historia de Arch Ward. Por Thomas B. Littlewood. Prensa de la Universidad Estatal de Iowa, 1990.

El día que salieron todas las estrellas. Por Lew Freedman. McFarland & amp Company, 2010.

Victorias, derrotas y asientos vacíos: cómo el béisbol sobrevivió a la Gran Depresión. Por David George Surdam, University of Nebraska Press, 2011.

Juego de estrellas de béisbol: una guía juego por juego. Por Jeff Lenburg, McFarland & amp Company, 1986.

Addie Joss, Bioproyecto SABR, por Alex Semchuck

Noticias deportivas, 1 de junio de 1933, pág. 4.

Revista de béisbol, Julio de 1933, pág. 384.

"Creemos ... el nacimiento del Juego de Estrellas", por C. Johnson Spink, Noticias deportivas, 15 de julio de 1978.

"Gracias Arch, por ser un redactor deportivo" Chicago Tribune, Mark Purdy, 14 de julio de 1987.

"Arch Ward Dead - Editor de deportes, 58- Partida de las estrellas originada por el columnista del Chicago Tribune y # 8211 escuchado en la radio, la televisión", New York Times, 10 de julio de 1955.

FLASHBACK 1933: Arch-aelogy, por Nancy Watkins, Chicago Tribune, 6 de julio de 2008.


El primer juego de las Estrellas de la MLB ocurrió el 6 de julio de 1933. Tuvo lugar en el Comiskey Park de los White Sox en Chicago y la Liga Americana derrotó a la Liga Nacional 4-2.

Las listas eran un quién es quién de los miembros del Salón de la Fama & # 8212 25, incluidos los gerentes y entrenadores. Nunca antes había habido una reunión de tantos grandes nombres del béisbol en un campo, para un juego.

Por supuesto, Babe Ruth y Lou Gehrig batearon 3-4 en la alineación de la Liga Americana. The Babe conectó el primer jonrón en el Juego de Estrellas y # 8212 un tiro de 2 carreras en la tercera entrada ante el lanzador de los Cardenales Bill Hallahan. Gehrig se fue 0 de 2, pero caminó dos veces.

Mañana en una breve historia: ¡El clásico de verano!

Estas son imágenes de Babe Ruth conectando el primer jonrón en la historia del Juego de Estrellas, 1933. pic.twitter.com/oFtpC6PWLb

& mdash The Bronx Pinstripes Show (@YankeesPodcast) 9 de julio de 2020

El as de los Yankees, Lefty Gomez, fue titular y se le atribuyó la victoria por lanzar 3 entradas en blanco. El otro Lefty (Grove) también lanzó para la Liga Americana, y el HOFer Carl Hubbell lanzó para la Nacional.

El jardinero de los Yankees Ben Chapman, uno de los pocos no-HOFers en el campo, abrió. El equipo de la Liga Americana también tenía a Al Simmons bateando en quinto lugar y Jimmie Foxx, Bill Dickey, Tony Lazzeri y Earl Averill en el banco. La lista de la Liga Nacional incluía a Frankie Frisch, Chick Hafey, Chuck Klein, Bill Terry, Pie Traynor y Gabby Hartnett, entre otros.

El mánager de los Gigantes del Salón de la Fama, John McGraw, salió de su retiro para dirigir el equipo de la Liga Nacional y la mánager de los Atléticos, Connie Mack, estaba a cargo del club de la Liga Americana.

El equipo All-Star de la Liga Americana de 1933. Lou Gehrig y Babe Ruth están en la segunda fila, dos desde la izquierda. La Liga Americana vestía sus uniformes de local, pero la Liga Nacional tenía camisetas personalizadas & # 8220National League & # 8221.

Se suponía que el juego era algo único, anunciado como el "Juego del siglo". El objetivo era promover el béisbol y crear buena voluntad durante los días oscuros de la Gran Depresión. Después de que el béisbol tuvo una década de 1920 increíblemente exitosa, la asistencia a la liga cayó un 40% entre 1930 y 1933 y los salarios de los jugadores cayeron un 25%. Una gran parte del público en general estaba desempleado y vivía de una comida a otra, por lo que asistir a un partido de béisbol estaba fuera de discusión. Los equipos experimentaron con todo tipo de trucos para impulsar la asistencia. Los clubes probaron el sorteo de comestibles gratis para que la gente asistiera, y un equipo intentó una promoción de “la mujer entra gratis”. Nada de eso supuso una gran diferencia.

El juego All-Star fue propuesto originalmente por el editor de deportes del Chicago Tribune & # 8217, Arch Ward, porque el alcalde de Chicago quería tener un gran evento deportivo que coincidiera con la Feria Mundial, celebrando el centenario de la ciudad. Después de algunos cabildeos y trampas, el juego fue aprobado por el comisionado Kenesaw Mountain Landis y fuertemente promocionado en todo el país. En mayo, Associated Press escribió:

El sueño de los fanáticos del béisbol & # 8212 un juego entre la selección del talento de la Liga Nacional y la estadounidense & # 8212 será patrocinado el 6 de julio por el Chicago Tribune como un evento de la Feria Mundial. Fue posible gracias a la cooperación de los dieciséis propietarios del club.

Los fanáticos del país seleccionarán los equipos por votación para ayudar a resolver las discusiones sobre los méritos relativos de los jugadores en las dos ligas por primera vez en la historia del juego.

Al Tribune también se le ocurrió la idea de involucrar al público haciendo que votaran por las alineaciones iniciales. Las boletas se imprimieron en periódicos de todo el país y se recogieron varios cientos de miles de votos (¡y el departamento de deportes del Tribune los contó a mano!). Babe Ruth recibió la mayor cantidad de amor con más de 100.000 votos.

A medida que se acercaba el 6 de julio, creció el entusiasmo. La emoción fue la de una Serie Mundial. Fue un gran éxito para el béisbol. Al involucrar a los fanáticos y prometer el juego con más estrellas de la historia, el evento se agotó, se escuchó ampliamente en la radio y fue el evento deportivo más comentado del verano.

No es que las exposiciones de temporada fueran raras en ese entonces y todo lo contrario. Por lo general, se llevaron a cabo en ciudades que no pertenecen a la MLB para promover el juego. El sábado los Yankees podrían haber estado jugando contra los Browns en St. Louis y luego el domingo viajaron para jugar una exhibición en Indianápolis o De Moines.

En realidad, es sorprendente la cantidad de béisbol que jugaban las estrellas en ese entonces. La temporada regular fue de 154 juegos, pero con los entrenamientos de primavera, las exhibiciones durante la temporada y las giras fuera de temporada, los grandes nombres jugarían más de 200 “juegos” al año. La gira de octubre de 1927 en la que participaron Ruth y Gehrig comenzó El dia después la Serie Mundial, y debido a que los Yankees barrieron a los Piratas, agregaron algunas fechas al comienzo. Si había un dólar que ganar, no perdieron el tiempo.

Pero la principal diferencia con esas exhibiciones normales y este nuevo juego All-Star fue el poder de las estrellas. Para la mayoría de las personas, incluidos los jugadores, fue la primera oportunidad de ver a la liga contraria en persona. Es posible que hayan leído sobre Babe Ruth y Lou Gehrig, pero ahora pudieron presenciarlos golpeando espalda con espalda en la alineación contra lo mejor que la Liga Nacional tenía para ofrecer.

MLB se dio cuenta del potencial que tenía este juego y comenzó a organizar otro para 1934 & # 8212 y todos los años siguientes. El columnista John Kieran escribió:

Es cierto que el Juego de Estrellas es una exhibición glorificada de béisbol ... Pero los peloteros tienen su propia reputación en juego cada vez que van al bate o al campo, y la rivalidad de la liga cuenta más que un poco en estos enfrentamientos.

Sí, los jugadores se representaron a sí mismos. Pero también representaron a su equipo, su ciudad natal y su liga. ¿Qué fue mejor: la Liga Nacional o la Liga Americana? ¿El Circuito Senior o el Circuito Junior? Esta fue una verdadera discusión. Si se apoyaba en un club de la Liga Americana, pensaba que esa marca de béisbol era mejor, y viceversa. Esta fue una oportunidad para responder a la pregunta que tenían todos los fanáticos del béisbol.

En general, la Liga Americana lidera la serie de por vida 45-43-2, pero ha sido una serie de rachas. A finales de la década de los 40, la Liga Americana estaba arriba 12-4. Luego, la Liga Nacional volvió a irrumpir a partir de los años 50, y de 1963 a 1982 solo perdieron una vez. La Liga Americana comenzó a dominar a finales de los 90, ganando 12 seguidos (con el empate de 2002 en el medio), y desde 2013 no ha perdido.


JUEGOS DE BÉISBOL ALL-STAR

Un precursor del Juego de Estrellas se llevó a cabo en LEAGUE PARK el 24 de julio de 1911, cuando los Cleveland Naps se enfrentaron a un equipo de estrellas de la Liga Americana en el juego benéfico para ADDIE JOSS, quien había muerto a principios de ese año. El juego recaudó $ 12,914.60 para la familia de Joss.

En 1932, Chicago Tribune El editor de deportes Arch Ward propuso un Juego de Estrellas el año siguiente en relación con la exposición Century of Progress, y el juego se convirtió rápidamente en un evento anual. EL ESTADIO MUNICIPAL DE CLEVELAND acogió el tercer Juego de Estrellas el 8 de julio de 1935.Irónicamente, fue el único juego de Grandes Ligas en el Cleveland Stadium que los Indios habían regresado a League Park el año anterior.

En el juego de 1935, una multitud récord de 69,381 vio al lanzador de los Yankees de Nueva York Lefty Gomez y al lanzador de Cleveland Mel Harder mantener la Liga Nacional a solo 4 hits, con la Liga Americana ganando 4-1. Jimmie Foxx de los Atléticos de Filadelfia impulsó 3 carreras para la Liga Americana, incluido el único jonrón del juego.

Cleveland fue la sede del Juego de Estrellas el 13 de julio de 1954. Un total de 68,751 fanáticos, otro récord, vieron a Al Rosen de Cleveland conectar 2 jonrones y remolcar 5 carreras para empatar un récord del Juego de Estrellas, y la Liga Americana ganó 11- 9. Dean Stone de Washington ingresó al juego con 2 en base y 2 eliminados en la octava entrada con la Liga Nacional adelante 9-8, y sacó al corredor de la Liga Nacional que intentaba robar el home. LARRY DOBY de Cleveland empató el marcador con un jonrón en la parte baja de la octava, y Nellie Fox de Chicago lanzó un sencillo para impulsar las carreras de la ventaja. Virgil Trucks lanzó una novena entrada sin anotaciones, preservando la victoria de Stone.

Una multitud decepcionante de 44.160 asistió al juego, jugado el 9 de julio de 1963. Willie Mays de San Francisco llevó a la Liga Nacional a una victoria por 5-3 al impulsar 2 carreras, robar 2 bases y anotar dos veces.

En 1979, Cleveland recibió el Juego de Estrellas de 1981, pero una huelga de jugadores en junio de ese año puso el juego en peligro. La huelga se resolvió y el Juego de Estrellas se jugó en el estadio de Cleveland el 9 de agosto de 1981, lo que marcó el inicio de la segunda mitad de la temporada. Una multitud de 72.086 espectadores, que sigue siendo el récord para un Juego de Estrellas, vio a la Liga Nacional ganar su décima victoria consecutiva 5-4. Las 5 carreras de la Liga Nacional se produjeron como resultado de jonrones.

Sandy Alomar Jr. conectó un jonrón de dos carreras en las gradas del jardín izquierdo en la séptima entrada para llevar a la Liga Americana a una victoria por 3-1 en el primer Juego de Estrellas celebrado en Jacobs Field, el 8 de julio de 1997. Alomar se convirtió en el primer indio en dar jonrón en un juego de estrellas de las grandes ligas desde que Rocky Colavito lo hizo en el Los Angeles Memorial Coliseum en 1959. Alomar se convirtió en el primer indio en ganar el premio al Jugador Más Valioso del juego y el primero en ganar el premio. mientras jugaba en el parque de su casa. La multitud de 44,916 personas estableció un récord de asistencia para Jacobs Field.

PROGRESSIVE FIELD está programado para albergar el Juego de Estrellas el 9 de julio de 2019. Será la sexta vez que Cleveland organiza el juego, un récord para una ciudad con un solo equipo de la MLB.


Cada equipo y el representante líder del Juego de Estrellas # x27

Poder llamarse a sí mismo un All-Star de MLB incluso una vez es un inmenso honor. Es un título que nunca se otorgará a la gran mayoría de los jugadores de Grandes Ligas. En el otro extremo del espectro, tienes a los grandes del juego, las leyendas que aparecieron en 10, 15, 20 o más Juegos de Estrellas.

Cada equipo tiene su propio abanderado, el jugador que puede decir que ha sido elegido para más All-Star Games con un determinado uniforme que nadie. Eso es lo que destacaremos hoy. Aquí hay un resumen de los All-Star más seleccionados de cada franquicia actual.

Nota: Este artículo no contará las selecciones All-Star para equipos difuntos o reubicados, aunque pueden mencionarse para proporcionar contexto.

LIGA AMERICANA ESTE

TORONTO BLUE JAYS: Dave Stieb (siete selecciones)
Stieb, el líder de la franquicia de los Azulejos en victorias y juegos iniciados, fue el abridor de la Liga Americana en 1983 y 1984. Obtuvo la victoria en la primera al lanzar tres entradas sin hits. Stieb fue el único lanzador en iniciar Juegos de Estrellas consecutivos en la década de 1980.
Subcampeones: Roy Halladay y José Bautista (seis)

BALTIMORE ORIOLES: Cal Ripken Jr. (19 selecciones)
La racha de Iron Man de Ripken se extendió al Midsummer Classic ya que jugó en cada uno de 1983 a 1999, registrando 16 aperturas. Eso incluye una salida en 1996 a pesar de sufrir una fractura de nariz unas dos horas antes del primer lanzamiento. Pero Ripken dejó lo mejor para el final, ya que su jonrón en su último Juego de Estrellas fue uno de los aspectos más destacados de la edición de 2001 y lo ayudó a reclamar su segundo premio al Jugador Más Valioso del Juego de Estrellas.
Subcampeón: Brooks Robinson (18)

TAMPA BAY RAYS: Carl Crawford y David Price (cuatro selecciones)
El disparo en solitario de Crawford de Francisco Cordero en 2007 es el único jonrón del Juego de Estrellas de Tampa Bay. Crawford fue nombrado Jugador Más Valioso del juego dos años después después de hacer una atrapada en el muro para ayudar a preservar un empate 3-3 antes de que la Liga Americana prevaleciera, 4-3, para lograr su decimotercera victoria consecutiva.

Price comenzó el juego de 2010, lanzando dos entradas en blanco. Price, de 24 años, fue el lanzador más joven en iniciar un Juego de Estrellas desde Dwight Gooden en 1988.
Subcampeón: Evan Longoria (tres)

MEDIAS ROJAS DE BOSTON: Ted Williams (19 selecciones)
Ningún jugador tiene más carreras impulsadas (12) o bases por bolas (11) en la historia del Juego de Estrellas que Williams, quien fue seleccionado en todas menos una temporada en la que fue un jugador activo desde 1940-1960. Compiló una línea de barra .304 / .439 / .652 como All-Star y fue el autor de algunos de los momentos más memorables del juego. Esa lista incluye su primer jonrón de ida en 1941, su actuación de cuatro hits y dos jonrones en 1946, y un sencillo productor en unas pocas entradas después de fracturarse el codo en 1950.
Subcampeón: Carl Yastrzemski (18)

YANQUIS DE NUEVA YORK: Mickey Mantle (20 selecciones)
Mantle conectó un jonrón en el juego de 1955 y luego fue espalda con espalda con Williams en 1956. La leyenda de los Yankees fue seleccionada para cada Juego de Estrellas desde 1952-65, incluyendo dos asentimientos cada uno de 1959-62, cuando hubo dos juegos por año. año. Sin embargo, The Mick posee un récord de carrera bastante ignominioso: sus 17 ponches son la mayor cantidad en la historia del Juego de Estrellas.
Subcampeón: Yogi Berra (18)

LIGA AMERICANA CENTRAL

INDIOS DE CLEVELAND: Bob Feller y Lou Boudreau (ocho selecciones)
Seleccionado a los 19 años en 1938, Feller hizo su primera aparición en el Juego de Estrellas la temporada siguiente y lanzó 3 2/3 entradas en blanco para ganar el salvamento de la Liga Americana. Solo dos lanzadores, Gooden y Fernando Valenzuela, eran más jóvenes cuando hicieron su debut en el Juego de Estrellas.

Solo ha habido seis jonrones iniciales en la historia del Juego de Estrellas Boudreau representó uno cuando envió una pelota a los asientos del jardín izquierdo en el Polo Grounds en 1942. Ese año también marcó la primera temporada del jugador de 24 años como el Jugador-entrenador de los Indios. Boudreau hizo dos apariciones más en el Juego de Estrellas mientras tenía ese doble título.
Subcampeones: Ken Keltner, Bob Lemon y Larry Doby (siete)

KANSAS CITY ROYALS: George Brett (13 selecciones)
Brett fue elegido para cada Juego de Estrellas desde 1976 hasta 1988. En un tramo de tres juegos desde 1982-84, el líder de hits de todos los tiempos de los Reales fue 5 de 9 con un doble, un triple y un jonrón. Ese jonrón al jardín central directo fue la única carrera de la Liga Americana en 1984.
Subcampeón: Salvador Pérez (seis)

DETROIT TIGERS: Al Kaline (18 selecciones)
El Sr. Tiger es el jugador de posición más joven en iniciar un Juego de Estrellas. Bateó sexto y estuvo en el jardín derecho para el evento de 1955 con solo 20 años y 205 días de edad. Dobló en su tercer turno al bate ese día. En 1957, Kaline logró un sencillo de dos carreras en la novena entrada para llevar a la Liga Americana a una victoria por 6-5 y luego conectó un jonrón en 1959 y 1960.
Subcampeón: Bill Freehan (11)

MINNESOTA TWINS: Rod Carew (12 selecciones)
Siete veces campeón de bateo, Carew se encontró en una mala racha de bateo durante la mayor parte de su historia en el Juego de Estrellas con los Mellizos; solo acertó 3 de 27 en sus primeras 10 apariciones. Pero en su último Clásico de Verano con Minnesota en 1978, Carew conectó dos triples, una hazaña que no se había logrado ni entonces ni desde entonces en un Juego de Estrellas.

Harmon Killebrew fue seleccionado 13 veces en la historia de la franquicia, pero sus dos primeras llegaron mientras trabajaba con los Senadores de Washington.
Subcampeón: Killebrew (11)

CHICAGO WHITE SOX: Nellie Fox (15 selecciones)
Fox, quien lideró la Liga Americana en hits cuatro veces durante su carrera, tuvo algunos hits oportunos como All-Star. Su sencillo de dos carreras en la parte baja de la octava entrada rompió un empate 9-9 y llevó a la Liga Americana a la victoria en 1954. Cuatro años después, impulsó una carrera, anotó otra y fue el único jugador en registrar múltiples hits en una 4-3 gana. Fox registró un promedio de bateo de .368 en el Juego de Estrellas, el más alto entre todos los jugadores con al menos 35 turnos al bate.
Subcampeón: Luis Aparicio (nueve)

LIGA AMERICANA OESTE

CALIFORNIA / ANAHEIM / LOS ANGELES ANGELS: Mike Trout (ocho selecciones)
Trout fue nombrado MVP del Juego de Estrellas en 2014 y 2015, lo que lo convirtió en el único jugador en recibir el honor en años consecutivos. En el primero, conectó un triple productor que anotó la primera carrera del juego y un doble productor en la quinta entrada que le dio a la Liga Americana una ventaja que no cedería. Al año siguiente, Trout alineó el cuarto lanzamiento de Zack Greinke sobre la pared del jardín derecho en el Great American Ball Park en Cincinnati. Trout registró un hit en sus primeros seis Juegos de Estrellas Willie Mays y Joe Morgan son los únicos otros jugadores que lograron eso.
Subcampeones: Jim Fregosi y Rod Carew (seis)

HOUSTON ASTROS: Craig Biggio (siete selecciones)
Biggio es el único jugador en ganar una candidatura al Juego de Estrellas como receptor y como segunda base. Aún más notable, hizo el truco en temporadas consecutivas. Estuvo detrás del plato para su debut All-Star en 1991 y luego reemplazó a Ryne Sandberg en la segunda base en 1992. El jonrón en solitario de Biggio en el juego de 1995 puso a la Liga Nacional en el tablero en lo que se convirtió en un triunfo de remontada 3-2. .
Subcampeón: Jose Altuve (seis)

ATLETISMO DE OAKLAND: Mark McGwire (nueve selecciones)
Los recuerdos de McGwire durante la Semana del Juego de las Estrellas están vinculados a sus hazañas en el Home Run Derby mucho más que al juego en sí. Big Mac nunca conectó jonrones en 20 turnos al bate del Juego de Estrellas, y su único hit de anotación fue un sencillo de dos carreras en la primera entrada en 1992 cuando la Liga Americana rodó, 13-6.
Subcampeones: Reggie Jackson y Rickey Henderson (seis)

MARINEROS DE SEATTLE: Ken Griffey Jr. e Ichiro Suzuki (10 selecciones)
Griffey hizo su parte en ese juego de 1992, disparando un jonrón al campo opuesto frente a Greg Maddux en camino a ser nombrado MVP. Es parte del único dúo de padre e hijo que ganó el premio al Jugador Más Valioso del Juego de Estrellas, ya que Ken Griffey Sr. fue el Jugador Más Valioso del juego en 1980.

Ichiro creó su propia pieza de la historia del Juego de Estrellas en 2007 cuando envió una línea sobre la cabeza de Griffey Jr., que entonces jugaba para los Rojos, en el jardín derecho. La pelota chocó contra la pared y se alejó de Griffey, lo que le permitió a Ichiro correr por el único jonrón dentro del parque en la historia del Juego de Estrellas. Ichiro se fue de 3 de 3 esa noche y se llevó a casa el premio MVP. Ningún jugador ha acumulado tres hits en un Juego de Estrellas desde ese año.
Subcampeón: Edgar Martinez (siete)

RANGERS DE TEXAS: Iván Rodríguez (10 selecciones)
Rodríguez fue el receptor abridor de la Liga Americana en cada Clásico de Verano desde 1993 hasta 2001 mientras jugaba para los Rangers. Solo Yogi Berra y Johnny Bench hicieron más aperturas All-Star en el receptor para un solo equipo. Pudge se fue de 3 de 4 en el juego de 1998 y es el único receptor en recibir tres hits en un Juego de Estrellas.
Subcampeón: Michael Young (siete)

LIGA NACIONAL ESTE

ATLANTA BRAVES: Hank Aaron (nueve selecciones)
A pesar de que Aaron asistió a 15 Juegos de Estrellas como Brave antes de que la franquicia se mudara de Milwaukee en 1966, sigue siendo el líder de Atlanta en selecciones. Tomó hasta su sexta aparición en el Juego de Estrellas como Atlanta Brave, y 21 en general, antes de que Aaron lanzara su primer jonrón. Luego siguió ese jonrón de 1971 con otro en 1972, pero ese tuvo que sentirse un poco más dulce cuando llegó frente a los locales en el Atlanta Stadium.
Subcampeones: John Smoltz, Tom Glavine y Chipper Jones (ocho)

FLORIDA / MIAMI MARLINS: Miguel Cabrera y Giancarlo Stanton (cuatro selecciones)
Cabrera hizo su primera aparición en el Juego de Estrellas cuando tenía 21 años en 2004. Aunque no consiguió un hit en sus cinco turnos al bate como Marlin, es uno de los tres únicos jugadores en la historia de la franquicia. para jugar en tres partidos consecutivos.

Stanton pudo jugar en dos de los cuatro juegos para los que fue elegido, yendo 0 de 6. Pero siempre tendrá su increíble exhibición en el Home Run Derby de 2016. Los Marlins solo han tenido un hit en el Juego de Estrellas desde 2008.
Subcampeones: Luis Castillo, Mike Lowell y Hanley Ramirez (tres)

METS DE NUEVA YORK: Tom Seaver (nueve selecciones)
Seleccionado para el Juego de las Estrellas como novato en 1967, Seaver tuvo que esperar hasta la 15ª entrada para entrar en acción, pero manejó el momento con aplomo al anotar el salvamento en una victoria por 2-1 en la Liga Nacional. Durante sus siguientes dos juegos All-Star, como relevista en 1968 y como titular de la Liga Nacional en 1970, Seaver lanzó cinco entradas en blanco y ponchó a nueve. Cinco de esos nueve bateadores son miembros del Salón de la Fama.
Subcampeones: Daryl Strawberry, Mike Piazza y David Wright (siete)

NACIONALES DE WASHINGTON: Bryce Harper (seis selecciones)
Gary Carter y Tim Raines fueron seleccionados para siete Juegos de Estrellas cada uno como Expos, pero Harper reside como líder de los Nacionales. Entró en su primer Clásico de Verano en 2012 cuando era un novato de 19 años, convirtiéndose en el jugador de posición más joven y solo en el segundo adolescente en jugar en el evento. Al año siguiente, Harper comenzó en el jardín central, lo que lo convirtió en el más joven del Circuito Senior en comenzar un Juego de Estrellas.
Subcampeón: Max Scherzer (cinco)

PHILADELPHIA PHILLIES: Mike Schmidt (12 selecciones)
El Juego de Estrellas de 1981 contó con un enfrentamiento al final de la entrada entre Schmidt, el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional de esa temporada, y el cerrador de los Cerveceros Rollie Fingers, el Jugador Más Valioso de la Liga Americana 81 y ganador del Premio Cy Young. Schmidt ganó la batalla, llevando a Fingers a lo profundo para un jonrón de dos carreras y una victoria por 6-5 para la Liga Nacional. Schmidt luego lo llamó su Juego de Estrellas más memorable.
Subcampeones: Robin Roberts y Steve Carlton (siete)


Filadelfia & # 8217s Primer Juego de Estrellas

El primer Juego de Estrellas que se jugó en Filadelfia también fue el primero para las Grandes Ligas. El juego, jugado en Shibe Park el 13 de julio de 1943, fue el primer clásico de verano programado por la noche.

Ser un & # 8220first & # 8221 que involucraba la iluminación de un juego de pelota en la oscuridad no era nada nuevo para Shibe, que también había sido el sitio del primer juego nocturno en la historia de la Liga Americana en mayo de 1939.

Mas de Historia de los Filis

Shibe Park fue el primer parque de bolas de acero y hormigón en el juego y en la historia de # 8217, y fue el hogar de la Liga Americana y los Atléticos de Filadelfia (ahora Oakland) de la Liga Americana desde 1909-1954. Estaba ubicado en un barrio de inmigrantes en su mayoría irlandeses entonces conocido cariñosamente como Swampoodle.

La instalación que entonces tenía 34 años se podía encontrar aún más específicamente a lo largo de Lehigh Avenue y al norte, entre las calles 20 y 21. En la primavera de esa temporada de 1938, el parque había acogido a un nuevo inquilino. Los Filis de la Liga Nacional y # 8217 se mudaron ese año del antiguo Baker Bowl, que se encontraba a solo 5 cuadras de distancia en Broad & amp Huntingdon.

El legendario jardinero y locutor del Salón de la Fama de los Filis, Richie Ashburn, diría de Shibe: & # 8220Parecía un estadio de béisbol. Olía a estadio de béisbol. Tenía un sentimiento y un latido, una personalidad que era todo béisbol.

Aunque los dos equipos compartirían Shibe Park durante 17 temporadas, fueron los A & # 8217 los anfitriones del juego, por lo que la Liga Americana sería el equipo local. Y así fue que en una cálida y nublada noche de julio en medio de la Segunda Guerra Mundial, y con la amenaza de lluvia, los mejores jugadores disponibles del béisbol y # 8217 emigraron al norte de Filadelfia.

En Mutual Radio, el juego fue transmitido por los locutores Red Barber, Mel Allen y Bill Corum en todo Estados Unidos. Los gerentes de los dos equipos eran dos de los mejores del béisbol, que representan lo que se ha convertido en la franquicia preeminente del juego en cada liga.

Un programa de juego del Juego de Estrellas de la MLB de 1943 jugado en Shibe Park en Filadelfia.

Para la Liga Nacional, fue Billy Southworth de los Cardenales de San Luis. Southworth, en su segundo período como patrón del equipo, asumió el control y llevó al equipo a un récord de 49-20 en la recta final en 1940, rescatando un tercer puesto de lo que parecía una temporada perdida, y en 1941 los guió a 97 victorias y un segundo puesto.

Ese comienzo del segundo acto de la carrera directiva de Southworth & # 8217s Cardinals solo estaba preparando el escenario. Sus equipos de 1941 a 1943 ganarían al menos 105 juegos cada temporada, llevándose los tres banderines de la Liga Nacional y ganando dos coronas de la Serie Mundial. La victoria de la Serie de 1942 le había valido este reconocimiento como patrón del All-Stars de la Liga Nacional.

Para la Liga Americana, fue el legendario mánager de los Yankees de Nueva York. Joe McCarthy al timón. McCarthy era un niño de ciudad natal, nacido y criado en Filadelfia. Él idolatraba al dueño / gerente de 62 años de A & # 8217s Connie Mack, cuyo nombre Shibe Park eventualmente tomaría por sí mismo como Connie Mack Stadium.

McCarthy sabía cómo manejar las estrellas, sirviendo como capitán de los Yankees de 1931 a 1946 durante las carreras de leyendas como Babe Ruth, Lou Gehrig, Bill Dickey, Joe DiMaggio y más. Su equipo de los Yankees de 1942 y # 8217 había perdido ante Southworth & # 8217s Cards en cinco juegos después de ganar el primer partido del Clásico de Otoño.

Los dos equipos, y los dos gerentes, estaban en curso de colisión para una revancha en octubre de 1943. Pero antes de que llegaran a ese negocio, hubo una exhibición de verano bajo las luces que ocupaba un lugar central en el universo del béisbol.

Según lo dicho por Baseball Almanac, McCarthy fue & # 8220acusado públicamente de ser flagrantemente parcial& # 8221 a sus jugadores de los Yankees en la selección de su alineación inicial para el Juego de Estrellas en años anteriores. Como respuesta a esas acusaciones, McCarthy no usaría a ninguno de los cinco Yankees sentados en su banco en todo el juego.

En solo su segunda temporada completa, y con menos de 1,000 apariciones en el plato en las Grandes Ligas, fue el joven jardinero estrella de 22 años de Southworth & # 8217. Stan Musial quién pondría a su equipo de la Liga Nacional en el tablero primero.

Apareciendo en el primero de lo que serían 24 Juegos de Estrellas consecutivos, Musial golpeó a la tercera base de los Cachorros de Chicago. Stan Hack para poner la Liga Nacional arriba 1-0 en la parte superior de la primera entrada.

En la parte baja de la 2da, los de la Liga Americana respondieron cuando el 2do base de los Medias Rojas de Boston Bobby Doerr impulsó un jonrón de 3 carreras al jardín izquierdo frente al lanzador abridor de la Liga Nacional Mort Cooper de los Cardenales. Jardinero izquierdo Dick Wakefield de los Tigres de Detroit le arrancó un doble RBI a Cooper en la tercera entrada, lo que lo convirtió en una ventaja de 4-1 para el equipo de la Liga Americana.

Whitey Ashburn, en Shibe Park

Rojos de Cincinnati y lanzador # 8217 Johnny Vander Meer, quien cinco años antes, cuando tenía 23 años en su primera temporada en las Grandes Ligas, había establecido un récord aún nunca igualado al lanzar juegos sin hits consecutivos, fue víctima de la Liga Americana en el quinto por una carrera inmerecida gracias a una error por receptor Ernie Lombardi de los New York Giants, empujando el circuito Junior & # 8217s a 5-1.

El mayor de los DiMaggio, Vince, protagonizaría el Juego de Estrellas de 1943 después de entrar como bateador emergente mientras su hermano Joe sirvió durante la Segunda Guerra Mundial.

En ese momento, comenzó el show de Vince DiMaggio.Vince, el hermano mayor de la estrella de los Yankees Joe DiMaggio, quien estaba ausente en el esfuerzo de guerra, estaba en medio de una exitosa carrera de 5 años con el uniforme de los Piratas de Pittsburgh.

DiMaggio había ingresado al juego como bateador emergente para otro Cardenal, el jardinero central. Harry Walker. Manteniéndose en el juego, DiMaggio iría 3-3 y anotaría un par de carreras, incluido su propio jonrón solitario en la novena entrada ante el lanzador de los Medias Rojas. Tex Hughson.

El jonrón de Vince D redujo la ventaja de la Liga Americana a 5-3, pero Hughson, quien tuvo una buena carrera de 8 años con Boston durante la década de 1940 y # 8217, se estableció y retiró a las estrellas de la Liga Nacional, preservando la victoria de su equipo y ganando a Salvar para sí mismo.

Lanzador de los Senadores de Washington Holandés Leonard, quien fue titular en la Liga Americana y estuvo tres entradas sólidas, obtendría crédito por la victoria, que fue la octava posición de la Liga Americana en los 11 Juegos de Estrellas jugados hasta ese momento en la historia.

La apreciada multitud de Filadelfia soltó una ovación con el out final de un juego que tardó poco más de 2 horas en jugarse. Aunque habían echado de menos a Joe D, Ted Williams, y otros que estaban en el esfuerzo de la guerra, habían llegado a ver algunas grandes estrellas, incluidos los Gigantes envejecidos y el toletero # 8217 Mel Ott como bateador emergente en una de sus últimas apariciones en el Juego de Estrellas.

Al igual que con el Juego de Estrellas de la MLB de esta noche y el # 8217 2015, los Filis tenían solo un representante en solitario en 1943. Ese jugador era el oficial de primera base. Bebé dahlgren, quien estaba en su única temporada con los Phils, y quien jugaba para su octavo de lo que finalmente serían 10 equipos durante una carrera de 12 años en las mayores.

El Atletismo anfitrión también tuvo solo una repetición en el equipo de la Liga Americana, primera base Dick Siebert, quien conectaría solo 1 jonrón en 558 turnos al bate para los A & # 8217 durante esa temporada de 1943. Siebert jugó 8 temporadas con los A & # 8217 en una carrera de 11 años en la MLB.

Fue el primer Juego de Estrellas que se jugó en Filadelfia. No sería el último, ni para la ciudad, ni para el estadio. Casi una década después, en 1952, los Filis serían los anfitriones en Shibe en una victoria de la Liga Nacional por 3-2 que también se vio afectada por el clima. Ese, de hecho, se reduciría a solo 5 entradas por las lluvias. Tanto en 1976 como en 1996, los Phils albergarían victorias de la Liga Nacional en el Veteran & # 8217s Stadium.


La explosión de Ruth marcó el comienzo del primer Juego de Estrellas en 1933

Se suponía que el Juego de Estrellas sería un trato único.

El mejor juego del béisbol en el campo al mismo tiempo. Era el sueño de un fan.

El juego del 6 de julio de 1933 en el Comiskey Park de Chicago no decepcionó.

Babe Ruth, la estrella más grande del béisbol, tenía la habilidad de brillar más en el centro de atención. Lanzó el primer jonrón en la historia del Juego de Estrellas, llevando a la Liga Americana a una victoria por 4-2.

Y nació el Midsummer Classic.

El 86º Juego de Estrellas de Béisbol de las Grandes Ligas se llevará a cabo el 14 de julio en el Great American Ball Park. Es la quinta vez que Queen City acoge.

El Juego de Estrellas fue una creación de Arch Ward, un periodista deportivo del Chicago Tribune, como parte de la Feria Mundial de Chicago en honor al centenario de la ciudad ese año, según "El día que salieron todas las estrellas" de Lew Freedman.

La gran idea de Ward fue un juego de exhibición único que enfrentaría a las mejores estrellas de béisbol de ambas ligas entre sí. Lo llamó el "Juego del Siglo".

Ward, un promotor nato, tuvo que convencer al comisionado de béisbol, a los presidentes de la liga y a los dueños de los equipos de que el "juego de los sueños" sería un gran atractivo durante el estancamiento de la Gran Depresión.

No fue planeado como un evento anual. Después de todo, solo puedes tener un "juego del siglo".

Ward luego tuvo que descubrir cómo hacer que todo sucediera a pesar de que la temporada de 1933 ya había comenzado. Estudió minuciosamente los horarios de béisbol para encontrar un momento para meter el juego. No era una tarea fácil ya que los equipos viajaban en tren en esos días.

Con tanto dinero en juego, los oficiales de béisbol necesitaban una garantía, por lo que Ward, sin preguntar primero a sus jefes, prometió que el Tribune cubriría cualquier pérdida en caso de lluvia.

¿Quién dice que no hay juegos de azar en el béisbol?

Las boletas se publicaron en los periódicos de todo el país para que los fanáticos votaran quién debería jugar. La mánager de los Philadelphia A, Connie Mack, fue nombrada para dirigir la Liga Americana, con el mánager de los New York Giants, John McGraw, liderando el equipo de la Liga Nacional. De los 36 jugadores seleccionados, 20 eran futuros miembros del Salón de la Fama.

Unos 47,595 fanáticos llenaron Comiskey, pagando desde 55 centavos en la tribuna hasta $ 1.65 por palcos para ver a sus jugadores favoritos.

El más grande de todos ellos fue Ruth.

A los 38 años, el Bambino estaba a dos años de jubilarse y había perdido un paso a la defensiva.

Ruth "puede estar bromeando [sic] en sus últimas piernas ", escribió el escriba de Enquirer Jack Ryder en ese momento, pero" ciertamente no ha perdido su ojo de bateo ... El viejo todavía puede tomar la píldora y casi siempre en el momento justo ".

En la tercera entrada, Ruth lanzó una bola rápida a Bill Hallahan justo dentro del poste de foul del jardín derecho para un tiro de dos carreras, el primer jonrón en la historia del juego. En el plato de home, Ruth fue recibida por su compañero de equipo de los Yankees, Lou Gehrig, y el bateador de los Medias Blancas de Chicago, John McBride.

"I supo Babe iba a conectar un jonrón ", recordó McBride al Enquirer en 1988." Como batboy, lo había estado viendo entrar en Comiskey durante cinco años. Nunca dejó de satisfacer a los fanáticos. Fue hecho para momentos como este ".

Incluso los jugadores quedaron cautivados. En aquel entonces, la única vez que se enfrentaron jugadores de diferentes ligas fue en la Serie Mundial.

"Queríamos ver al bebé", dijo Hallahan, el abridor de la Liga Nacional que cedió el jonrón de Ruth. "Claro, era viejo y tenía una gran cintura, pero eso no hizo ninguna diferencia. Estábamos en el mismo campo que Babe Ruth".

El jardinero de los Rojos, Chick Hafey, comenzó el juego y bateó cuarto. Grabó el primer hit del juego, un sencillo al jardín central, y en el octavo fue casi el héroe cuando su largo drive falló al pasar la cerca por un par de pies, atrapado por Ruth jugando profundo.

El zurdo Gómez de los Yankees fue el lanzador ganador y también derribó la primera carrera impulsada.

El éxito del juego ganó al comisionado de béisbol Kenesaw Mountain Landis.

"Es un gran espectáculo", dijo, "y debería continuar".

La Liga Nacional lidera el récord de todos los tiempos con 43 victorias, junto con 39 victorias y dos empates en la Liga Americana.

No hubo juego en 1945 debido a las restricciones de viaje durante la Segunda Guerra Mundial.

Se jugaron dos Juegos de Estrellas cada año desde 1959 hasta 1962 para recaudar fondos para las pensiones de los jugadores.

Cinco jugadores de los Rojos han sido nombrados MVP del juego: Tony Pérez (1967), Joe Morgan (1972), George Foster (1976), Ken Griffey Sr. (1980) y Dave Concepcion (1982).

Otros dos locales fueron galardonados con el MVP: Dave Parker de los Piratas de Pittsburgh (1979) y Ken Griffey Jr. de los Marineros de Seattle (1992).


Ver el vídeo: Mariano Rivera save 602, full inning (Enero 2022).