Podcasts de historia

¿Sobrevive algún mapa bizantino?

¿Sobrevive algún mapa bizantino?

¿Todavía sobreviven mapas que se hicieron en el Imperio Bizantino?

Hay muchos mapas de Europa occidental durante este período de tiempo, pero no he oído hablar de ningún superviviente del imperio oriental.


Un manuscrito de un mapa del mundo del monje Cosmas Indicopleustes (Cosmas "el que navegó a la India") sobrevive hoy:

Wikipedia describe el mapa de la siguiente manera:

El mapa está orientado con el norte hacia arriba. Muestra una masa de tierra rectangular en el medio del Océano Mundial (Okeanos), que refleja lo que Cosmas pensó que era el "piso" del universo en forma de tabernáculo. El Golfo Romano (es decir, el Mediterráneo) se muestra en la mitad occidental, con hendiduras para los mares Adriático y Egeo / Negro sin marcar. Se muestran otros tres golfos: el Caspio al noreste y el Golfo Arábigo (es decir, el Mar Rojo) y el Golfo Pérsico al sur. El paraíso se muestra en el lejano oriente, más allá del océano. Cuatro ríos corren de él y cruzan debajo o a través del océano para llegar a Asia y África.

Aquí hay un mapa de mosaico bizantino. La ciudad en la parte inferior (ΙΕΡΙΧW) es Jericó y el mar a la derecha es el Mar Muerto. No pude encontrar una fuente de este mapa.

Puede consultar este PDF para ver más ejemplos:

Cartografía en el Imperio Bizantino


Estoy seguro de que hay mejores ejemplos, pero me gusta especialmente el único mapa de Constantinopla anterior a 1453, que data de 1422 (ver más abajo). Wikipedia tiene una lista de mapas manuscritos antiguos, que parecen datar del siglo VII al XV, por lo que si hay mapas bizantinos, es posible que estén allí.


HIST 210: La Alta Edad Media, 284–1000

En esta conferencia, el profesor Freedman examina las principales tendencias en la historia bizantina desde el siglo VI al XI, dividiendo la era en cuatro períodos. En el siglo VI, bajo el gobierno de Justiniano, el Imperio Bizantino experimentó un período de expansión (532-565). Sin embargo, el Imperio no pudo aferrarse a los territorios ganados con esfuerzo de Justiniano y, por lo tanto, se contrajo durante más de un siglo de crisis que amenazó su supervivencia (565-717). En el período siguiente, (717-843), el ejército bizantino se reorganizó y el Imperio pudo recuperar parte del territorio perdido. Al mismo tiempo, el imperio se vio sacudido por los conflictos que acompañaron a las controversias teológicas sobre las representaciones artísticas de lo sagrado (la controversia iconoclasta). Finalmente, con la situación religiosa suavizada, el Imperio Bizantino pudo expandirse aún más desde 843 hasta 1071.

Capítulos de conferencias


Iconoclasia bizantina y el triunfo de la ortodoxia

Iconos (Griego para "imágenes") se refiere a las imágenes religiosas de Bizancio, hechas de una variedad de medios, que representan figuras y eventos sagrados.

Iconoclasia se refiere a cualquier destrucción de imágenes, incluida la Controversia Iconoclasta Bizantina de los siglos VIII y IX, aunque los propios bizantinos no usaron este término.

Iconomaquia (Griego para "lucha de imágenes") fue el término que los bizantinos usaron para describir la Controversia Iconoclasta.

Iconoclastas (Griego para "rompedores de imágenes") se refiere a aquellos que se oponen a los iconos.

Iconófilos (Griego para "amantes de las imágenes"), también conocido como "iconodules" (Griego para "sirvientes de imágenes"), se refiere a aquellos que apoyaron el uso de imágenes religiosas.

¿Cuál es el alboroto?

Debatir durante más de un siglo si las imágenes religiosas deberían o no deberían permitirse puede desconcertarnos hoy. Pero en Bizancio, las imágenes religiosas estaban ligadas a las creencias y prácticas religiosas. En una sociedad sin el concepto de separación de la iglesia y el estado, se creía que la ortodoxia religiosa (creencia correcta) impactaba no solo en la salvación de las almas individuales, sino también en el destino de todo el Imperio. Visto desde esta perspectiva, es posible comprender cómo los debates sobre las imágenes pueden enredar tanto a los líderes de la Iglesia como a los emperadores.

Los argumentos

Los iconófilos e iconoclastas desarrollaron sofisticados argumentos teológicos y filosóficos para defender y contra las imágenes religiosas. Aquí hay un resumen rápido de algunos de sus puntos principales:

Los iconoclastas señalaron que la Biblia a menudo prohibía las imágenes, especialmente en el Segundo Mandamiento (uno de los Diez Mandamientos que aparece en la Biblia hebrea):

No te harás ídolo, ya sea en forma de algo que esté arriba en los cielos, o abajo en la tierra, o en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás ante ellos ni los adorarás & # 8230. (Éxodo 20: 4-5, NRSV)

Los iconófilos respondieron que si bien la Biblia prohibía las imágenes en algunos pasajes, Dios también bajo mandato la creación de imágenes en otros casos, por ejemplo, Dios ordenó que los querubines debían adornar el Arca de la Alianza: "Harás dos querubines de oro, de trabajo martillado los harás, en los dos extremos del propiciatorio". (Éxodo 25:18, NRSV).

Los iconoclastas argumentaron que Dios era invisible e infinito y, por lo tanto, más allá de la capacidad humana de representar en imágenes. Dado que Jesús era tanto humano como divino, los iconoclastas argumentaron que los artistas no podían representarlo en imágenes. Los iconófilos coincidieron en que Dios no podía ser representado en imágenes pero argumentaron que cuando Jesucristo, el Hijo de Dios, nació como un ser humano con cuerpo físico, se dejó ver y representar. Dado que se creía que algunos íconos databan de la época de Cristo, se entendió que los íconos ofrecían una especie de prueba de que el Hijo de Dios entró al mundo como ser humano, murió en la cruz, resucitó de entre los muertos y ascendió al cielo. todo por la salvación de la humanidad.

Los iconoclastas también se opusieron a las prácticas de honrar los íconos con velas e incienso, y al inclinarse ante ellos y besarlos, en los que los adoradores parecían adorar la materia creada (el ícono en sí) en lugar del creador. Pero los iconófilos afirmaron que cuando los cristianos honraban imágenes de Cristo y los santos de esta manera, no adoraban la obra de arte como tal, sino que honraban a la persona santa representada en la imagen.

Cronología de eventos

Primeros siglos

La evidencia esporádica de cristianos que crean imágenes religiosas y las honra con velas y guirnaldas surge ya en el siglo II E.C.Los líderes de la iglesia a menudo condenaban tales imágenes y prácticas devocionales, que parecían demasiado similares a las religiones paganas que los cristianos rechazaban.

Límites aproximados del Imperio Bizantino en su mayor extensión a mediados del siglo VI (mapa subyacente © Google)

El siglo séptimo

El Imperio Bizantino enfrentó invasiones de persas y árabes en el siglo VII, lo que resultó en una pérdida significativa de territorio. El comercio disminuyó y el imperio experimentó una recesión económica. Es probable que las ansiedades bizantinas sobre las imágenes surjan, al menos en parte, como resultado de estos eventos devastadores (que pueden haber sido percibidos como signos del disgusto de Dios con los íconos).

Límites aproximados del Imperio Bizantino a mediados del siglo VIII (mapa subyacente © Google)

A lo largo de los siglos, los iconos se generalizaron cada vez más en Bizancio. A finales del siglo VII, la Iglesia comenzó a legislar sobre imágenes. Los líderes de la iglesia en el Concilio Quinisexto (también conocido como el Concilio de Trullo) celebrado en Constantinopla en 691–692 prohibieron la representación de cruces en los pisos donde se podía caminar, lo que se entendió como una falta de respeto. También ordenaron que Cristo fuera representado como un ser humano en lugar de simbólicamente como un cordero para afirmar la encarnación y las obras salvadoras de Cristo. Por esta misma época, el emperador Justiniano II incorporó iconos de Cristo en sus monedas. Estos eventos sugieren la creciente importancia de las imágenes religiosas en el Imperio Bizantino en este momento.

Solidus de Justiniano II que muestra a Cristo en un lado (izquierda) y el emperador en el otro lado (derecha), 692–95, Constantinopla, oro, 4,43 g, 2 cm (foto: Galería de Arte de la Universidad de Yale, CC0)

La primera fase de la iconoclasia: 720s – 787

Los textos históricos sugieren que la lucha por las imágenes comenzó en la década de 720. Según los relatos tradicionales, la iconoclasia fue impulsada por el emperador León III que quitó un icono de Cristo de la puerta de Chalke del palacio imperial de Constantinopla en 726 o 730, lo que provocó una destrucción generalizada de imágenes y una persecución de quienes las defendían. Pero más recientemente, los estudiosos han notado una falta de evidencia que respalde esta narrativa tradicional y creen que los iconófilos probablemente exageraron las ofensas de los iconoclastas por efecto retórico después de la Controversia.

La evidencia histórica identifica firmemente al hijo de León, el emperador Constantino V, como un iconoclasta. Constantino argumentó públicamente contra los íconos y convocó un concilio de la Iglesia que rechazó las imágenes religiosas en el palacio en el suburbio de Hieria en Constantinopla en 754. Probablemente como resultado de este concilio, los iconoclastas reemplazaron imágenes de santos con cruces en el Sekreton (sala de audiencias) entre el palacio patriarcal y la gran catedral de Constantinopla, Hagia Sophia, en la década de 760 (discutida más adelante).

787 Concilio Iconófilo de Nicea II

En 787, la emperatriz Irene convocó un concilio eclesiástico a favor de la imagen, que denegó el concilio iconoclasta celebrado en Hieria en 754 y afirmó el uso de imágenes religiosas. El concilio se basó en los escritos a favor de la imagen de un monje sirio, San Juan de Damasco, que vivió c. 675–749.

La segunda fase de la iconoclasia: 815–843

El emperador León V, que reinó entre 813 y 820, prohibió las imágenes una vez más en 815, comenzando lo que a menudo se conoce como una segunda fase de la iconoclasia bizantina. La prohibición de imágenes de Leo V siguió a las importantes pérdidas militares bizantinas ante los búlgaros en Macedonia y Tracia, lo que Leo pudo haber visto como una señal del descontento de Dios con los íconos. Teodoro, abad del monasterio de Stoudios en Constantinopla, escribió en defensa de los iconos durante este tiempo. La evidencia sugiere que esta segunda fase de la iconoclasia fue más leve que la primera.

Icono del triunfo de la ortodoxia, c. 1400, Constantinopla, temple sobre madera, 39 x 31 x 5,3 cm (Museo Británico)

El triunfo de la ortodoxia

El emperador iconoclasta Teófilo murió en 842. Su hijo, Miguel III, era demasiado joven para gobernar solo, por lo que la emperatriz Teodora (la madre de Miguel III y # 8217) y el eunuco Theoktistos (un funcionario) gobernaron como regentes hasta que Miguel III alcanzó la mayoría de edad. . Fuentes posteriores describen a Teodora como una iconófila secreta durante el reinado iconoclasta de su esposo, aunque hay una falta de evidencia que lo respalde. Por razones no del todo claras, Theodora y Theoktistos instalaron al patriarca iconófilo Metodio I y una vez más afirmaron imágenes religiosas en 843, poniendo fin definitivamente a la iconoclasia bizantina.

Los líderes imperiales y de la Iglesia marcaron esta restauración de imágenes con una procesión triunfal por la ciudad de Constantinopla, que culminó con una celebración de la Divina Liturgia en Hagia Sophia. La Iglesia aclamó la restauración de imágenes como el "Triunfo de la Ortodoxia", que se sigue conmemorando anualmente el primer domingo de Cuaresma en la Iglesia Ortodoxa Oriental hasta el día de hoy.

Iconoclasia y el triunfo de la ortodoxia en mosaicos bizantinos

La controversia iconoclasta bizantina no fue meramente un debate intelectual, sino que también fue un punto de inflexión en la historia del arte bizantino en sí. Consideremos los ejemplos de tres iglesias bizantinas, cuyos mosaicos ofrecen evidencia visual de la controversia iconoclasta y el posterior triunfo de la ortodoxia: Hagia Eirene en Constantinopla (Estambul), la Dormición en Nicea (Iznik, Turquía) y Hagia Sophia (Estambul).

Hagia Eirene, comenzada en 532, reconstruida tras un terremoto en 740, Constantinopla (Estambul) (foto: Alexxx1979, CC BY-SA 4.0)

Hagia Eirene en Constantinopla

Hagia Eirene, comenzada en 532, reconstruida tras un terremoto en 740, Constantinopla (Estambul) (foto: Gryffindor, CC0)

El emperador Justiniano construyó la iglesia de Hagia Eirene en Constantinopla (Estambul) en el siglo VI, pero la cúpula de la iglesia no estaba bien apoyada y el edificio resultó gravemente dañado por un terremoto en 740. Emperador Constantino V, que reinó desde 741 hasta 775 , reconstruyó Hagia Eirene a mediados o finales de los años 750.

A Constantino V —quien, como iconoclasta, se opuso a las representaciones pictóricas de Cristo y los santos— se le atribuye haber decorado el ábside de la iglesia con una cruz, que los iconoclastas encontraron aceptable. El mosaico de la cruz hace un uso generoso de materiales costosos, como el oro y la plata. Los hábiles artistas que crearon el mosaico doblaron los brazos de la cruz hacia abajo para compensar la curva de la cúpula, de modo que la cruz pareciera recta a los espectadores que estaban en el suelo de la iglesia.

Mosaico del ábside con cruz, Hagia Eirene, reconstruido después del 740, Constantinopla (Estambul) (foto: bizantólogo, CC BY-NC-SA 2.0)

Claramente, aunque los iconoclastas se oponían a ciertos tipos de imaginería religiosa, no rechazaban el arte por completo y, en ocasiones, eran mecenas importantes del arte y la arquitectura, como lo fue Constantino V. También hay pruebas de que el emperador Teófilo, que reinó durante la segunda fase de la iconoclasia —Amplió y decoró profusamente el palacio imperial y otros espacios.

La iglesia de la Dormición en Nicea

La actividad iconoclasta se puede observar directamente en los mosaicos de la iglesia de la Dormición (o Koimesis) en Nicea (İznik, Turquía). Aunque la iglesia no sobrevive hoy, las fotografías de 1912 muestran claramente costuras o suturas, donde partes de los mosaicos fueron removidos y reemplazados durante la era bizantina.

Aunque la historia precisa de los mosaicos de Nicea es difícil de reconstruir con precisión, las fotografías de 1912 indican claramente tres fases distintas de creación y posteriores restauraciones durante y después de la era iconoclasta.

Fase 1 (amarillo) Los mosaicos originales son anteriores a la iconoclasia y probablemente fueron creados a finales del siglo VII o principios del VIII. Imaginaron a la Virgen y el Niño de pie sobre un escabel enjoyado en el ábside. Una inscripción se refiere al fundador de la iglesia, cuyo nombre era Hyakinthos.

Fase 2 (rojo) En algún momento durante la Controversia Iconoclasta de los siglos VIII y IX, la imagen de la Virgen y el Niño fue removida y reemplazada por una cruz simple como la de Hagia Eirene en Constantinopla, cuyos contornos aún se pueden observar parcialmente en la fotografía de 1912 .

Fase 3 (violeta) Algún tiempo después del Triunfo de la Ortodoxia en 843, la cruz fue reemplazada por otra imagen de la Virgen y el Niño.

Plano de Hagia Sophia mostrando mosaico del ábside y Sekreton mosaicos

Santa Sofía en Constantinopla

Iconoclasia en el Sekreton

Mosaicos en lo pequeño Sekreton, Hagia Sophia, Constantinopla (Estambul) (foto: © Dumbarton Oaks)

La única evidencia sobreviviente de la destrucción de imágenes en la capital bizantina sobrevive en Hagia Sophia, en las salas de audiencia (sekreta) que conectaba la esquina suroeste de la iglesia en el nivel de la galería con el palacio patriarcal. Las fuentes primarias hablan del patriarca Niketas, el funcionario de más alto rango de la Iglesia en Constantinopla, quitando mosaicos de Cristo y los santos de los pequeños Sekreton en algún momento entre 766 y 769.

Y como en la iglesia de la Dormición en Nicea, las cicatrices son visibles en los mosaicos en el pequeño Sekreton. Los círculos con cruces, que sobreviven hoy, probablemente alguna vez contenían retratos de santos, que se dice que el patriarca Niketas eliminó. Debajo de las rondas, los restos fantasmales de inscripciones borradas indican dónde aparecieron una vez los nombres de los santos desaparecidos.

Mosaicos en lo pequeño Sekreton, Santa Sofía, Constantinopla (Estambul) (foto: © Dumbarton Oaks)

Mosaico del ábside y el triunfo de la ortodoxia

Tras el triunfo de la ortodoxia, los bizantinos instalaron un nuevo mosaico de la Virgen y el Niño en el ábside de Santa Sofía de Constantinopla. La imagen iba acompañada de una inscripción (ahora parcialmente destruida), que enmarcaba la imagen como respuesta a la iconoclasia: “Las imágenes que los impostores [es decir, los iconoclastas] habían derribado aquí, los emperadores piadosos se han establecido nuevamente ". Sin embargo, a diferencia de Nicea, no hay evidencia de la decoración previa del ábside ni de ninguna intervención de los iconoclastas. Entonces, si bien la inscripción implica que los iconoclastas quitaron una imagen figurativa de esta posición, este mosaico de la Virgen y el Niño del siglo IX instalado después del Triunfo de la Ortodoxia puede ser la primera imagen figurativa de este tipo en ocupar esta posición en Hagia Sophia.

Mosaico del ábside que representa a la Virgen y el Niño, dedicado 867, Hagia Sophia, Constantinopla (Estambul) (foto: bizantólogo, CC BY-NC-SA 2.0)

En 867, el patriarca Photios, el funcionario de más alto rango de la Iglesia en Constantinopla, predicó una homilía en Hagia Sophia sobre la dedicación del nuevo mosaico. Fotios condenó a los iconoclastas por "Despojar a la Iglesia, la esposa de Cristo, de sus propios ornamentos [p. Ej. imágenes], e infligiéndole licenciosamente heridas amargas, con las que tenía cicatrices en la cara. . . . " Continuó hablando de la restauración de imágenes:

[La Iglesia] ahora recupera la antigua dignidad de su hermosura. . . . Si uno llamara a este día el comienzo y el día de la ortodoxia. . . uno no estaría muy equivocado. Fotios, Homilía 17, 3

El mosaico de Hagia Sophia y la homilía de Fotio ilustran cómo los iconoclastas, los vencedores de la Controversia Iconoclasta, enmarcaron su victoria como un triunfo de la ortodoxia religiosa, quizás exagerando las ofensas de los iconoclastas en el camino para lograr un efecto retórico.

Charles Barber, Figura y semejanza: en los límites de la representación en la iconoclasia bizantina (Princeton: Princeton University Press, 2002).

Leslie Brubaker, Inventar la iconoclasia bizantina (Londres: Bristol Classical Press, 2012).

Robin Cormack y Ernest J. W. Hawkins, "Los mosaicos de Santa Sofía en Estambul: las habitaciones sobre el vestíbulo y la rampa suroeste", Papeles de Dumbarton Oaks 31 (1977): 175–251.

Paul A. Underwood, "La evidencia de las restauraciones en los mosaicos del santuario de la Iglesia de la Dormición en Nicea", Papeles de Dumbarton Oaks 13 (1959): 235–243.


El colapso de Roma y el surgimiento de Arte bizantino (c.500-1450)

Entre el edicto del emperador Constantino I en 313, reconociendo el cristianismo como religión oficial, y la caída de Roma a manos de los visigodos en 476, se hicieron arreglos para dividir el Imperio Romano en una mitad occidental (gobernada desde Roma) y una oriental. mitad (gobernado desde Bizancio).Así, mientras la cristiandad occidental cayó en el abismo cultural de la Edad Oscura bárbara, sus valores religiosos, seculares y artísticos fueron mantenidos por su nueva capital oriental en Bizancio (más tarde rebautizada como Constantinopla después de Constantino). Junto con la transferencia de la autoridad imperial a Bizancio, acudieron miles de pintores y artesanos romanos y griegos, que procedieron a crear un nuevo conjunto de imágenes e iconos cristianos orientales, conocido como arte bizantino. Preocupado exclusivamente por el arte cristiano, aunque derivado (en particular) de técnicas y formas del arte griego y egipcio, este estilo se extendió a todos los rincones del imperio bizantino, donde floreció el cristianismo ortodoxo. Los centros particulares del arte cristiano primitivo incluyeron Rávena en Italia y Kiev, Novgorod y Moscú en Rusia. Para obtener más detalles, consulte también: Arte cristiano, período bizantino.


Mosaicos bizantinos medievales en
Basílica de San Marcos, Venecia.

EVOLUCIÓN DEL ARTE VISUAL
Para cronología y fechas
ver: Cronología de la Historia del Arte.

Características generales

El estilo que caracterizó al arte bizantino estaba casi enteramente relacionado con la expresión religiosa, específicamente con la traducción de la teología de la iglesia en términos artísticos. La arquitectura y la pintura bizantinas (se produjo poca escultura durante la era bizantina) permanecieron uniformes y anónimas y se desarrollaron dentro de una tradición rígida. El resultado fue una sofisticación de estilo rara vez igualada en el arte occidental.

El arte medieval bizantino comenzó con mosaicos que decoraban las paredes y cúpulas de las iglesias, así como pinturas murales al fresco. Tan hermoso fue el efecto de estos mosaicos que la forma se retomó en Italia, especialmente en Roma y Rávena. Una forma de arte menos pública en Constantinopla, fue el icono (de la palabra griega 'eikon' que significa 'imagen'): las pinturas de paneles de imágenes sagradas que se desarrollaron en los monasterios de la iglesia oriental, utilizando pintura de cera encáustica en paneles de madera portátiles. . [Ver: Iconos y Pintura de Iconos.] La mayor colección de este tipo de arte bíblico temprano se encuentra en el monasterio de Santa Catalina en Sinaí, fundado en el siglo VI por el emperador Justiniano. Y vea también los Evangelios Garima de influencia bizantina (390-660), el manuscrito del evangelio iluminado más antiguo del mundo, de Etiopía.

RECUPERACIÓN DEL ARTE MEDIEVAL
Para obtener detalles de las artes en
Carlomagno y los Ottos,
ver: Arte carolingio (750-900)
y arte otoniano (900-1050)

ERA ROMÁNICA
Arte románico (1000-1200)
Para estilos italiano-bizantino, consulte:
Pintura románica en Italia.
Para estilos lineales más abstractos, consulte:
Pintura románica en Francia.
Para ver signos de influencia islámica, consulte:
Pintura románica en España.

Durante el período 1050-1200, aumentaron las tensiones entre el Imperio Romano de Oriente y la ciudad de Roma que resurgía lentamente, cuyos Papas habían logrado (mediante cuidadosas maniobras diplomáticas) conservar su autoridad como centro de la cristiandad occidental. Al mismo tiempo, las ciudades estado italianas como Venecia se estaban enriqueciendo con el comercio internacional. Como resultado, en 1204, Constantinopla cayó bajo la influencia de los venecianos.

Esto condujo debidamente a un éxodo cultural de artistas de renombre de la ciudad de regreso a Roma, lo contrario de lo que había sucedido 800 años antes, y el comienzo del período proto-renacentista, ejemplificado por los frescos de la Capilla Scrovegni de Giotto di Bondone. Sin embargo, incluso en su declive, la influencia bizantina continuó haciéndose sentir en los siglos XIII y XIV, sobre todo en la Escuela de pintura de Siena y el estilo gótico internacional (1375-1450), sobre todo en las iluminaciones góticas internacionales, como el Tres Riches Heures du Duc de Berry, de los hermanos Limbourg. Vea también cuadros y retablos de inspiración bizantina, incluido el de Duccio Stroganoff Madonna (1300) y Retablo de Maesta (1311).

NOTA: Para otros períodos históricos importantes similares a la era bizantina, consulte Movimientos artísticos, períodos, escuelas (de aproximadamente 100 a. C.).

Mosaicos bizantinos (c.500-843)

Usando las primeras adaptaciones cristianas de los estilos romanos tardíos, los bizantinos desarrollaron un nuevo lenguaje visual, expresando el ritual y el dogma de la Iglesia y el estado unidos. Al principio, las variantes florecieron en Alejandría y Antioquía, pero la burocracia imperial asumió cada vez más los encargos importantes y los artistas fueron enviados a las regiones que los requerían, desde la metrópoli. Establecido en Constantinopla, el estilo bizantino finalmente se extendió mucho más allá de la capital, alrededor del Mediterráneo hasta el sur de Italia, a través de los Balcanes y hasta Rusia.

Roma, ocupada por los visigodos en 410, fue saqueada de nuevo por los vándalos en 455 y, a finales de siglo, Teodorico el Grande había impuesto el dominio de los ostrogodos en Italia. Sin embargo, en el siglo VI el Emperador Justiniano (reinó 527-65) restableció el orden imperial de Constantinopla, asumiendo el control de la capital ostrogoda, Ravenna (Italia), como su centro administrativo occidental. Justiniano fue un organizador magnífico y uno de los mecenas más notables de la historia del arte. Él construyó y reconstruyó a gran escala en todo el Imperio: su obra más grande, la iglesia de Santa Sofía en Constantinopla, empleaba a cerca de 10.000 artesanos y obreros y estaba decorado con los materiales más ricos que el Imperio podía proporcionar. Aunque todavía se conserva gloriosamente, casi no queda ninguno de sus primeros mosaicos, por lo que es en Rávena donde sobreviven los restos más espectaculares del arte bizantino del siglo VI. Ver: Mosaicos de Ravenna (c.400-600).

Dentro del exterior de ladrillos secos de S. Vitale en Ravenna, el devoto queda deslumbrado por una explosión de color altamente controlada en un dorado reluciente. El arte del mosaico y el mármol bellamente granulado cubren casi todas las superficies de las paredes, borrando virtualmente la arquitectura que las soporta. El oro, inundando el fondo, sugiere un infinito sacado del tiempo mortal, sobre el que flotan las imágenes sobrenaturales. En el ábside, envueltos en su propio misterio remoto, presiden sin pasión Cristo y los santos. Sin embargo, en dos paneles de mosaico flanqueantes, uno que muestra al emperador Justiniano con su séquito y el otro, enfrente, a su esposa Teodora con sus damas, persiste un claro intento de retratismo naturalista, especialmente en los rostros de Justiniano y Teodora. Aun así, sus cuerpos parecen flotar en lugar de pararse dentro de los pliegues tubulares de sus cortinas.

En S. Vitale, y en el arte bizantino en general, la escultura en redondo juega un papel mínimo. Sin embargo, los capiteles de mármol (que datan de la época anterior a Justiniano) están tallados con una delicadeza sorprendente, con volutas de enredaderas puramente orientales, muy estilizadas y animales inescrutables. Un raro ejemplo de escultura figurativa bizantina es una cabeza impresionante, tal vez la de Teodora, en la que perdura la tradición romana del arte del retrato naturalista.

Hacia el este, la obra sobreviviente más importante de Justiniano está en la iglesia, (un poco más tarde que S. Vitale), de Monasterio de Santa Catalina en el Monte Sinaí. Allí, en el gran Transfiguración en el ábside, las figuras vuelven a ser presencias sustanciales, suspendidas ingrávidamente en un empíreo dorado. Sin embargo, los contornos son más libres, menos rígidos que en S. Vitale, y las extremidades de las figuras están extrañamente articuladas, casi un ensamblaje de componentes. Esto se convertiría en un rasgo característico y persistente en el estilo bizantino.

En otros lugares (especialmente en Salónica) hubo otras variaciones vocales de estilo en mosaico. Queda relativamente poco en la forma más barata de fresco, y menos aún en la iluminación de manuscritos. Muy pocos manuscritos iluminados del siglo VI, en una vitela teñida de púrpura, muestran un desarrollo comparable de las convenciones clásicas hacia una formalidad austera, aunque la pluma y la tinta tienden a producir una mayor libertad en la estructura y el gesto. En el famoso Evangelio Rabula de 586 de Siria, la intensidad resplandeciente de las densas imágenes puede incluso recordar la obra de Rouault en el siglo XX. También han sobrevivido paneles de marfil tallados en relieve, generalmente cubiertas para dípticos consulares. Este tipo de díptico constaba de dos placas de marfil, unidas entre sí, con registros de la oficina del cónsul saliente enumerados en sus superficies internas. Las tallas en el exterior, que representan temas religiosos o imperiales, tienen la claridad y el desprendimiento característicos de los mejores mosaicos, y están espléndidamente asegurados.

En los siglos VIII y IX, el desarrollo del estilo bizantino fue interrumpido catastróficamente en todos los medios. El arte no se detuvo simplemente en seco: hubo una destrucción completa y de gran alcance de las imágenes existentes en todas las regiones bizantinas. El arte figurativo había sido atacado durante mucho tiempo sobre la base de que la Biblia condenó el culto de imágenes en aproximadamente 725 los iconoclastas (aquellos que querían destruir imágenes religiosas) ganaron el día contra los iconódulos (aquellos que creían que estaban justificados) con la promulgación de la primero de una serie de edictos imperiales contra las imágenes. Argumentos complicados se enfurecieron sobre el tema, pero iconoclastia fue también una afirmación de la autoridad imperial sobre una Iglesia que se creía que se había vuelto demasiado rica y demasiado poderosa. Seguramente fue gracias a la Iglesia que persistió alguna tradición de arte, que volvió a florecer cuando se levantó la prohibición en 843.

Arte bizantino: renacimiento y desarrollo (843-1450)

El cese de la iconoclasia, la campaña destructiva contra las imágenes y aquellos que creían en ellas, se produjo en 843. El resurgimiento del arte religioso que siguió se basó en principios claramente formulados: las imágenes se aceptaban como valiosas no para el culto, sino como canales a través de los cuales el los fieles podían orientar su oración y de alguna manera anclar la presencia de la divinidad en su vida diaria. A diferencia del renacimiento gótico occidental posterior, el arte bizantino rara vez tenía una función didáctica o narrativa, sino que era esencialmente impersonal, ceremonial y simbólico: era un elemento en la realización del ritual religioso. La disposición de las imágenes en las iglesias estaba codificada, más bien como la liturgia, y en general se adhirió a una iconografía fija: los grandes ciclos del mosaico se desplegaron alrededor del Pantocrátor (Cristo en su papel de gobernante y juez) central en la cúpula principal, y el Virgen y niño en el ábside. A continuación, los principales eventos del año cristiano, desde la Anunciación hasta la Crucifixión y la Resurrección, tuvieron sus lugares señalados. De nuevo, las figuras hieráticas de santos, mártires y obispos se clasificaron en orden.

El fin de la iconoclasia abrió una era de gran actividad, la llamada Renacimiento macedonio. Duró desde 867, cuando Basilio I, fundador de la dinastía macedonia, se convirtió en gobernante absoluto de lo que ahora era una monarquía puramente griega, casi hasta 1204, cuando Constantinopla fue desastrosamente saqueada. Las iglesias fueron redecoradas en todo el Imperio, y especialmente en su capital: en Hagia Sophia en Constantinopla, mosaicos de enorme escala retomaron los viejos temas y posturas, a veces con gran delicadeza y refinamiento.

A pesar de la constante erosión de su territorio, Europa vio a Bizancio como la luz de la civilización, una ciudad de oro casi legendaria. La literatura, la erudición y una etiqueta elaborada rodearon la corte macedonia en el siglo X Emperador Constantino VII Porphyrogenitos esculpió y él mismo iluminó los manuscritos que escribió. Aunque su poder siguió disminuyendo, el emperador tenía un enorme prestigio y el estilo bizantino resultó irresistible para el resto de Europa. Incluso en regímenes política y militarmente hostiles a Constantinopla, el arte bizantino fue adoptado y sus artistas medievales fueron bienvenidos.

En Grecia, la Iglesia de la Dormición en Daphni, cerca de Atenas, de aproximadamente 1100, presenta algunos de los mejores mosaicos de este período: hay un sentido grave y clásico de gran delicadeza en su Crucifixión, mientras que el mosaico de la cúpula de El Pantocrátor es uno de los más formidables de cualquier iglesia bizantina. En Venecia, las enormes extensiones de S. Marco (comenzadas en 1063) fueron decoradas por artistas importados de Oriente, pero su trabajo fue destruido en gran parte por el fuego en 1106, y el trabajo posterior de los artesanos venecianos es de un estilo menos puro. En la catedral de la cercana isla de Torcello, sin embargo, La virgen y el niño, alto, solitario y solitario como una aguja contra el vasto espacio dorado del ábside, es una supervivencia del siglo XII. En Sicilia, el primer rey normando, Roger II (gobernó de 1130 a 1154), fue activamente hostil al Imperio bizantino, pero importó artistas griegos, que crearon uno de los mejores ciclos de mosaicos de la historia, en el ábside y el presbiterio de Cefalu. La impregnación del arte bizantino en Rusia se inició en 989 con el matrimonio de Vladimir de Kiev con la princesa bizantina Anna y su conversión al cristianismo oriental. Mosaicistas bizantinos trabajaban en Hagia Sophia en Kiev en la década de 1040, y el impacto bizantino en la pintura medieval rusa siguió siendo crucial mucho después de la caída de Constantinopla.

NOTA: La orfebrería y la orfebrería eran otra especialidad bizantina, sobre todo en Kiev (c.950-1237), donde los estilos de esmaltado cloisonn & eacute y niello fueron llevados a nuevas alturas por los orfebres ortodoxos orientales.

Las pinturas y mosaicos seculares del renacimiento macedonio rara vez han sobrevivido; su manifestación más espectacular se perdió en la quema del legendario Gran Palacio de Constantinopla durante el Saqueo de 1204. Esas obras conservaron características mucho más clásicas: los paneles de marfil de la Ataúd Veroli son un ejemplo, pero estas características también se encuentran en manuscritos religiosos y en algunos relieves de marfil (la escultura redonda estaba prohibida como concesión a los iconoclastas). los Joshua Roll, aunque celebra la destreza militar de un héroe del Antiguo Testamento, refleja el patrón de las columnas narrativas romanas de esculturas en relieve como Columna de Trajano en Roma el famoso Salterio de París de aproximadamente 950 es notablemente romana tanto en sentimiento como en iconografía: en una ilustración, el joven David como pastor musical es virtualmente indistinguible de un Orfeo pagano, e incluso lo acompaña una ninfa alegórica llamada Melody.

Nota: La importancia de los murales bizantinos en el desarrollo de la pintura medieval occidental tampoco debe subestimarse. Vea, por ejemplo, las pinturas murales de gran realismo en la iglesia del monasterio bizantino de San Panteleimon en Gorno Nerezi, República de Macedonia.

En 1204, la ciudad de Constantinopla fue saqueada por los cruzados latinos, y los latinos gobernaron la ciudad hasta 1261, cuando regresaron los emperadores bizantinos. Mientras tanto, los artesanos emigraron a otros lugares. En Macedonia y Serbia, la pintura al fresco ya estaba establecida y la tradición continuó de manera constante. Sobreviven unos 15 grandes ciclos de frescos, en su mayoría de artistas griegos. Sin duda, el medio fresco fomentaba una fluidez de expresión y un sentimiento emocional que no suele ser evidente en el mosaico.

Los dos últimos siglos de Bizancio en su decadencia fueron turbulentos y desgarrados por la guerra, pero sorprendentemente produjeron un tercer gran florecimiento artístico. El fragmentario pero aún imponente Deesis en Hagia Sophia en Constantinopla puede haber sido construido después de la dominación latina, más que durante el siglo XII. Tiene una nueva ternura y humanidad que se mantuvo, por ejemplo, en el magnífico ciclo de principios del siglo XIV de la iglesia monástica de Cristo en Chora. En Rusia, se desarrolló un estilo distintivo, que se refleja no solo en obras maestras como los íconos de Rublev, sino también en las interpretaciones individuales de temas tradicionales de Theophanes el griego, un emigrante bizantino, que trabaja en un estilo elegante, casi impresionista en la década de 1370 en Novgorod. Aunque la fuente central del estilo bizantino se extinguió con la conquista turca de Constantinopla en 1453, su influencia continuó en Rusia y los Balcanes, mientras que en Italia la cepa bizantina (mezclada con el gótico) persistió en la era de la pintura prerrenacentista (c .1300-1400) introducida por las obras de Duccio di Buoninsegna (c.1255-1319) y Giotto (1270-1337).

Iconos (o iconos), generalmente pequeños y tan fácilmente transportables, son la forma más conocida de arte bizantino. Persiste la tradición de que el primer icono fue pintado por San Lucas Evangelista, mostrando a la Virgen señalando al Niño en su brazo izquierdo. Sin embargo, no se conocen ejemplos que datan de antes del siglo VI. Los iconos se hicieron cada vez más populares en Bizancio en los siglos VI y VII, precipitando hasta cierto punto la reacción de la iconoclasia. Aunque los iconoclastas afirmaban que se adoraba a los iconos, su función propia era como ayuda a la meditación a través de la imagen visible, el creyente podía aprehender la espiritualidad invisible. Condensados ​​en una pequeña brújula, cumplieron y cumplen la misma función en el hogar que las decoraciones de mosaico de las iglesias, señalando la presencia de la divinidad. La producción de iconos para las iglesias ortodoxas nunca ha cesado.

Por tanto, la datación de los iconos es bastante especulativa. El descubrimiento en el monasterio de Santa Catalina en el monte Sinaí de una serie de iconos que podrían ordenarse cronológicamente con cierta certeza es reciente. Se representan muchos estilos diferentes. Uno de los primeros San Pedro tiene la sencillez frontal, la mirada directa de los grandes ojos abiertos, que se encuentra una y otra vez en los iconos de una sola figura. También tiene una elegancia y dignidad casi suaves, aliadas con un vigor pictórico que imparte una tensión distinta a la figura. Hay una cualidad emocional similar en un Virgen y santos, a pesar de su simetría sin parpadear y su modelado bastante más tosco. Seguramente ambos procedían de Constantinopla.

Inmediatamente después del período iconoclasta, las imágenes devocionales en materiales más ricos, en marfil, mosaico o incluso metales preciosos, pueden haber sido más populares que las pintadas. A partir del siglo XII, los iconos pintados se hicieron más frecuentes, y una gran obra maestra puede fecharse en 1131 o poco antes. Conocido como & quotLa virgen de vladimir& quot, se envió a Rusia poco después de haber sido pintado en Constantinopla. La Virgen todavía indica al Niño, como encarnación de lo divino en forma humana, pero la ternura de la pose, mejilla contra mejilla, es ilustrativa del nuevo humanismo.

A partir del siglo XII la temática de los iconos se expandió considerablemente, aunque se mantuvieron los temas y fórmulas de larga data, importantes para la comodidad de los fieles.Las cabezas de Cristo, las vírgenes y los santos patronos continuaron, pero aparecieron escenas de acción, en particular Anunciaciones y Crucifixiones más tarde, para iconostasios o pantallas de coro, se pintaron paneles compuestos que contenían muchas escenas narrativas. Mucho después de que cesó en Constantinopla con la conquista turca, la producción continuó y se desarrolló en Grecia y (con estilos regionales claramente discernibles) en Rusia, y en Serbia, Rumania y Bulgaria. En Rusia, los maestros individuales surgieron incluso antes de la caída de Constantinopla, junto con centros importantes como la escuela de pintura de iconos de Novgorod. El iconógrafo ruso más famoso fue el monje Andrei Rublev (c.1370-1430), cuya famosa obra maestra, El icono de la Santísima Trinidad (1411-25), es el mejor de todos los iconos rusos. Trascendió las fórmulas bizantinas y los gestos de la escuela de Novgorod fundada por el refugiado bizantino Teófanes el griego. Los iconos de Rublev son únicos por sus colores fríos, formas suaves y resplandor silencioso. El último de los grandes pintores de iconos rusos de la escuela de Novgorod fue Dionisio (hacia 1440-1502), conocido por sus iconos para el monasterio de Volokolamsky y su Deesis para la Catedral de la Dormición en Moscú. De hecho, fue la primera figura célebre en la escuela de pintura de Moscú (c. 1500-1700), cuyos iconos de inspiración bizantina fueron producidos por personajes como Nicéforo Savin, Procopio Chirin y el gran Simón Ushakov (1626-1686).

Fuente: Agradecemos el uso de material en el artículo anterior del destacado libro de David Piper & quot The Illustrated History of Art & quot.

& # 149 Para obtener más información sobre las artes decorativas ortodoxas orientales de Constantinopla, consulte: Página de inicio.


10 datos interesantes sobre el Imperio Bizantino

El Imperio Bizantino existió durante casi 1.125 años, y es uno de los más grandes imperios de todos los tiempos. Sin embargo, mucha gente sabe poco al respecto, aparte de que la palabra "ldquobyzantine" es sinónimo de tratos muy intrincados, complejos y tortuosos.

Comenzando su vida adulta como la capital de la parte oriental del Imperio Romano, la ciudad de Constantinopla y mdashlater Bizancio, y Estambul hoy en día, se convirtió en el centro de una sociedad extremadamente vibrante que preservó las tradiciones griegas y romanas mientras gran parte de Europa Occidental se deslizó hacia la Edad Media. El Imperio Bizantino protegió el legado de Europa Occidental y rsquos hasta que la barbarie se desvaneció, cuando finalmente las obras maestras griegas y romanas conservadas abrieron los ojos de los europeos y avivaron los fuegos del Renacimiento.

Muchos historiadores han estado de acuerdo en que sin Bizancio para protegerla, Europa habría sido invadida por la marea de invasores islámicos. El propósito de esta lista es que los lectores realicen un viaje histórico preciso y basado en hechos reales y que valga la pena tomar.

Los orígenes de Bizancio están empañados por el misterio, pero para nuestra lista seguiremos la versión generalmente aceptada. Alrededor del 660 a. C., un ciudadano griego, Byzas, de la ciudad de Megara, cerca de Atenas, consultó el oráculo de Apolo en Delfos. Byzas pidió consejo sobre dónde debería fundar una nueva colonia, ya que el continente de Grecia se estaba superpoblando. El oráculo simplemente susurró, "frente a los ciegos".

Byzas no entendió el mensaje, pero navegó hacia el noreste a través del mar Egeo. Cuando llegó al estrecho del Bósforo, se dio cuenta de lo que debía haber significado el oráculo. Al ver la ciudad griega de Calcedonia, pensó que sus fundadores debían haber sido ciegos, porque no habían visto el sitio obviamente superior a solo media milla de distancia al otro lado del estrecho. Entonces
fundó su asentamiento en un sitio mejor y lo llamó Bizancio en honor a él.

Bizancio tenía un puerto excelente y muchos buenos lugares para pescar en sus alrededores. Ocupó una posición estratégica entre el Mar Negro y el Mar Mediterráneo y, por lo tanto, pronto se convirtió en un puerto y centro comercial líder, uniendo los continentes de Europa y Asia. La ocupación, destrucción y regeneración se convirtió en la regla de la ciudad.

En el 590 a.C., Bizancio fue destruido por los persas. Más tarde fue reconstruida por los espartanos y luego combatida por Atenas y Esparta hasta el 336 a. C. Desde el 336 al 323 a.C., estuvo bajo el control del famoso general griego Alejandro Magno. Después de la muerte de Alejandro, Bizancio finalmente recuperó su independencia.

En los años siguientes, justo antes de que la ciudad se convirtiera en la capital de uno de los imperios más grandes de la historia, fue atacada por varios invasores como los escitas, los celtas y, por supuesto, los romanos.

En el 324 d.C., el emperador de Occidente, Constantino I, derrotó a los emperadores de Oriente, Majencio y Licinio, en las guerras civiles de la tetrarquía. Constantino se convirtió en el primer emperador cristiano del Imperio Romano, aunque la conversión completa del Imperio Romano al cristianismo no se logró durante su vida. No hay duda de que durante el gobierno de Constantino, el cristianismo se convirtió en la religión dominante del Imperio, pero es muy posible que el mayor arrepentimiento de Constantino sea que nunca pudo lograr una Iglesia cristiana unificada.

La construcción de la ciudad de Constantinopla, sin embargo, fue uno de sus triunfos absolutos. Mientras que otros emperadores de la Antigua Grecia y Roma construyeron muchas ciudades hermosas durante su reinado, Constantinopla las superó a todas en tamaño y magnificencia. Pronto se convirtió en la capital del Imperio Bizantino y, por lo tanto, marcó el comienzo de una nueva era.

La mayoría de los historiadores de hoy tienen problemas para decidir exactamente qué evento o fecha significa la caída del Imperio Romano. Una de las conclusiones más comunes es que cuando el Imperio se dividió en dos, nunca podría volver a alcanzar su antigua gloria. Hay todavía más debate sobre las religiones de la época, que probablemente fueron el factor decisivo que separó al Imperio bizantino del espíritu de la Roma clásica.

Teodosio I fue el último emperador que gobernó todo el Imperio Romano. Él también fue quien lo dividió por la mitad, entregando Roma (Oeste) a su hijo Honorio y Constantinopla (Este) a su otro hijo Arcadio. La parte occidental más clásica del Imperio Romano se debilitó significativamente cuando la tierra se dividió, mientras que la mitad oriental de influencia griega continuó desarrollando los aspectos orientales de su cultura. El Imperio Romano, como el mundo lo había conocido, ya no existía.

Una de las contribuciones más conocidas de Justiniano I fue la reforma de las leyes del Imperio Bizantino, conocida como "El Código de Justiniano". Bajo su gobierno, el Imperio Bizantino floreció y prosperó de muchas maneras.

Justiniano ganó poder y fama por sus edificios y arquitectura. Uno de sus edificios más famosos fue Hagia Sophia, que se completó en el año 538 d.C. Se convirtió en el centro de la Iglesia Ortodoxa Griega durante varios siglos. Esta enorme catedral todavía se encuentra hoy en Estambul y sigue siendo una de las iglesias más grandes e impresionantes del mundo.

Justiniano también fomentó la música, las artes y el teatro. Como maestro constructor, Justiniano encargó nuevas carreteras, puentes, acueductos, baños y una variedad de otras obras públicas. Justiniano es considerado un santo por la Iglesia Ortodoxa Oriental hoy en día, a pesar de que una buena cantidad de cristianos ortodoxos no están de acuerdo con su santificación.

La mayoría de los historiadores están de acuerdo en que después de la ascensión al trono bizantino de Heraclio en 610 d.C., el Imperio Bizantino se volvió esencialmente griego tanto en cultura como en espíritu. Heraclio hizo del griego el idioma oficial del Imperio, y ya se había convertido en el idioma más hablado de la población bizantina.

El Imperio Bizantino, habiendo tenido sus orígenes en el Imperio Romano de Oriente, ahora evolucionó hacia algo nuevo y algo diferente de su predecesor. Hacia el 650 d.C., solo unos pocos elementos romanos persistentes permanecían junto a la omnipresente influencia griega. Según varias fuentes históricas, una gran mayoría de la población bizantina desde el 650 d.C. en adelante era de origen cultural griego. Además, el ejército bizantino luchó en un estilo mucho más cercano al de los antiguos atenienses y espartanos que al de las legiones romanas.

La Armada Bizantina fue la primera en emplear un líquido aterrador en batallas navales. El líquido se bombeaba a los barcos enemigos y a las tropas a través de grandes sifones montados en las proas de los barcos bizantinos y rsquo. Se encendería al entrar en contacto con el agua de mar y solo podría extinguirse con gran dificultad.

Los ingredientes del "fuego griego" estaban celosamente guardados, pero los historiadores creen que era una mezcla de nafta, brea, azufre, litio, potasio, sodio metálico, fosfuro de calcio y una base de petróleo. A otras naciones finalmente se les ocurrió una versión similar del material, pero el hecho de que también era peligroso para sus propias tropas, hizo que pasara de la moda militar a mediados o finales del siglo XV.

Cuando escuchamos el término "grecorromano", automáticamente pensamos en la cultura, la arquitectura, la filosofía, el deporte olímpico de la lucha libre, pero no en la cocina bizantina.

Para conocer correctamente la cocina bizantina, es necesario volver a sus raíces. Implicaba una mezcla de prácticas griegas y tradiciones romanas. Los gustos culinarios bizantinos se centraron en las regiones donde floreció el helenismo: queso, higos, huevos, aceite de oliva, nueces, almendras, manzanas y peras, eran todos los alimentos básicos de la dieta bizantina, autóctonos de las tierras del imperio y apreciados por la aristocracia y el pueblo. personas por igual.

Los bizantinos también amaban la miel y, a menudo, la usaban para cocinar como edulcorante, ya que el azúcar no estaba disponible. El pan era un alimento básico esencial de la mesa bizantina y una garantía de estabilidad para el gobierno de Constantinopla. Y era una empresa masiva: las panaderías de Constantinopla producían regularmente más de 80.000 panes por día.

Los bizantinos podían contar con una dieta constante de pan, queso, carne y pescado, gran parte curado y conservado en sal y aceite de oliva. Pero al igual que en la Grecia moderna, esta dieta se complementó con verduras que se producían en pequeños huertos.
A pesar de la información limitada que tenemos hoy, nuestro conocimiento de la cocina bizantina es como la restauración de un mosaico dañado, aunque todavía faltan muchas piezas, la imagen todavía tiene una hermosa calidad.

Hoy en día, los aromas e ingredientes de la comida griega y mediterránea nos dan una pequeña muestra de cómo debió ser la comida bizantina.

El Imperio Bizantino estaba compuesto principalmente por una serie de pequeñas ciudades y puertos marítimos conectados por una infraestructura desarrollada. La producción fue muy alta y hubo un notable crecimiento en la propiedad de la tierra. Los bizantinos siguieron un estilo de vida cristiano que giraba en torno al hogar, donde las mujeres se dedicaban a la crianza de sus hijos. También había varios lugares públicos donde los hombres buscaban relajarse en sus horas de ocio.

Desde el año 500 d.C. hasta el año 1200 d.C., Bizancio fue la nación más rica de Europa y Asia occidental. Su nivel de vida no tenía rival en otras naciones de Europa, y lideró gran parte del mundo en arte, ciencia, comercio y arquitectura. Incluso podríamos decir que el "Sueño Bizantino" existió mucho antes que el Americano.

La mayoría de los historiadores de Bizancio están de acuerdo en que el legado más grande y duradero del Imperio fue el nacimiento del cristianismo ortodoxo griego. La ortodoxia oriental surgió como una rama distinta del cristianismo después del "Gran Cisma" del siglo XI entre la cristiandad oriental y occidental.

La separación no fue repentina. Durante siglos, ha habido importantes diferencias religiosas, culturales y políticas entre las iglesias orientales y occidentales. Muchos historiadores nos aseguran hoy que la religión fue la principal razón por la que la cultura romana perdió toda su influencia en el Imperio Bizantino.

Había grandes diferencias teológicas entre los católicos romanos y los cristianos ortodoxos griegos, en temas como el uso de imágenes, la naturaleza del Espíritu Santo y el papel (e identidad) del Papa.

Culturalmente, el Oriente griego siempre ha tendido a ser más filosófico, abstracto y místico en su pensamiento, mientras que el Occidente latino tendió a un enfoque más pragmático y de mentalidad legal. Todos estos factores finalmente llegaron a un punto crítico en 1054 d.C., cuando el Papa León IX excomulgó al Patriarca de Constantinopla, quien era el líder de la Iglesia Ortodoxa Griega. En respuesta, el Patriarca condenó a los judíos y casi mil años después, esta división en la iglesia cristiana aún no se ha curado.

Theodoros II es un autor en ciernes y licenciado en derecho. Le encanta la historia, la cultura de ciencia ficción, la política europea y explorar los mundos del conocimiento oculto. Su viaje ideal en un mundo ideal sería a la ciudad perdida de Atlantis.


La historia detrás de las ciudades subterráneas de Turquía

Las asombrosas ciudades subterráneas de la Capadocia de Turquía se han hecho famosas en todo el mundo, tanto como las misteriosas pero fascinantes chimeneas de hadas. Construidas para proteger a los habitantes antiguos, las ciudades subterráneas permitieron que miles de personas vivieran sus vidas en total secreto.

Una de las ciudades subterráneas más famosas de Capadocia es Derinkuyu, que fue construida durante la era bizantina cuando sus habitantes la usaban para protegerse de los árabes musulmanes durante las guerras árabe-bizantinas entre 780 y 1180. La ciudad de varios niveles estaba compuesta por muchos pasajes y cuevas Utilizada para diversos fines, la ciudad se encuentra a unos 60 metros bajo tierra y pudo albergar a unas 20.000 personas, incluido su ganado y alimentos. Ciertamente, la ciudad subterránea más grande de Capadocia (y, por supuesto, de toda Turquía), Derinkuyu se abrió a los visitantes en 1969 con solo la mitad de la ciudad disponible para su visualización.

En su apogeo, la ciudad contaba con dos grandes puertas de piedra que se cerraban por dentro en caso de peligro inminente. Dado que cada piso también tenía su propia puerta, las cuevas también tenían todo el espacio adicional que se esperaba de una ciudad, incluidos almacenes, bodegas, establos y capillas. Aunque los habitantes podrían haberse estado escondiendo, vivieron sus vidas al máximo, tanto como lo hubieran hecho en una ciudad por encima del suelo. Uno de los espacios más llamativos de Derinkuyu es una gran sala con techos abovedados, que se cree que fue una escuela religiosa con salas de estudio independientes. Subir y bajar las escaleras que llevan a los visitantes a los muchos niveles de la fascinante ciudad, un conducto de ventilación o una antigua iglesia cruciforme revelan cómo las cuevas se llenaron una vez de la vida cotidiana ordinaria. Derinkuyu también estaba conectada con las otras ciudades subterráneas a través de una sofisticada red de túneles.

Se cree que las ciudades subterráneas fueron construidas inicialmente por los frigios durante los siglos VIII al VII a. C., quienes excavaron sus espacios habitables en la suave roca volcánica de la región. Posteriormente, durante la época romana y la sustitución del idioma frigio por el griego, los entonces cristianos continuaron trabajando en las ciudades subterráneas añadiendo sus propias necesidades culturales y religiosas como capillas e inscripciones griegas. Las ciudades subterráneas como Derinkuyu continuaron protegiendo a sus ciudadanos hasta el siglo XIV cuando los cristianos volvieron a necesitar un refugio seguro de la amenaza de los mongoles durante los asaltos a Timur, y una vez más durante la era otomana, cuando se necesitaba protección de la Potencias musulmanas turcas.

Incluso durante el siglo XX, las cuevas permitieron a las personas salvarse de la persecución administrada durante el Imperio Otomano. No fue hasta 1923, después del intercambio de población entre Grecia y Turquía, que las ciudades subterráneas fueron completamente abandonadas y luego no redescubiertas hasta 1963. La historia cuenta que un residente encontró una habitación extraña detrás de una pared dentro de su casa, y el resto es ¡historia!


Recursos para la oración en casa

Durante el brote viral actual, muchas iglesias se han visto obligadas a reducir los servicios. Por lo tanto, nos gustaría poner a disposición los siguientes materiales para su uso en casa.

Desde la Iglesia Católica Bizantina de St. Mary en Whiting, Indiana:

La oficina de Typika para uso doméstico

Typika es un servicio monástico bizantino que incluye las lecturas del día en que originalmente era un servicio de comunión cuando los monjes no podían asistir a los servicios de la iglesia. Cualquiera puede rezar esta versión del servicio, individualmente o en un grupo pequeño. Para las lecturas bíblicas designadas, los sábados y domingos use las del calendario de la iglesia. En los días de semana de Cuaresma, use las lecturas en el calendario de la iglesia para el día de Génesis y Proverbios, o lea una porción del Evangelio de San Marcos.

La versión normal puede verse en línea o imprimirse en papel de tamaño carta normal; la versión de folleto está configurada para imprimir en papel de tamaño legal (8,5 por 14 pulgadas).

El Moleben para los enfermos

Este servicio, de nuestro eslavo Trebnyk o "Libro de Necesidades", es un servicio de oración para una o más personas enfermas. Es del trabajo de la Comisión Litúrgica sobre el servicio de la unción de los enfermos, que ha sido sometido al Consejo de Jerarcas para su aprobación. Sin embargo, a diferencia de la unción sacramental de los enfermos, este servicio puede ser rezado por individuos y familias por su cuenta.

Tanto la versión normal como la versión de folleto están configuradas para imprimir en papel tamaño carta (8,5 por 11 pulgadas).

Leyendo las Escrituras

Puede encontrar las lecturas de las Escrituras (capítulo y versículos) para cada uno de estos servicios en el calendario de su iglesia o en el Leccionario.

Servicios litúrgicos transmitidos en vivo

La siguiente es la mejor colección que he encontrado de servicios litúrgicos católicos orientales transmitidos en vivo, para que pueda participar en la adoración desde casa:

Puede utilizar los siguientes libros para participar en la Divina Liturgia:


¿Sobrevive algún mapa bizantino? - Historia

Algunas culturas tienen la historia como un campo de interés distinto, otras no. Entre los que no lo hacen, podemos enumerar a los antiguos egipcios, donde aparentemente el único historiador egipcio, Manetón, escribió para los griegos, y la cultura india, donde la historia del subcontinente debe extraerse principalmente de fuentes griegas, persas y chinas. Entre las culturas que sí valoran la historia, destacan varias: la tradición judía en particular ha afectado a todas las civilizaciones y visiones del mundo judías, cristianas y musulmanas posteriores. En términos de continuidad, las dos tradiciones historiográficas más largas parecen haber sido la china y la griega. La tradición griega, comenzando con Herodoto, Thukydides continuó a lo largo de la Antigüedad. Menos conocido es que continuó en Bizancio, el tema aquí, y es una de las razones del interés y la capacidad para investigar, la historia bizantina a pesar de la pérdida de mucho material disponible para los historiadores de otras sociedades medievales.

Durante gran parte de la historia bizantina, continuó una serie de relatos históricos, que a menudo abarcan unos cincuenta años cada uno, uno tras otro, cada uno de los cuales ofrece un relato detallado de la historia del imperio desde la perspectiva de las élites gubernamentales y eclesiásticas. Había un elemento de timidez en esta tradición, aunque, a diferencia de China, no era un proyecto del gobierno, por lo que Michael Psellos reconoce a Leo the Deacon, y Anna Komnena recoge la antorcha de Psellos. Como señaló Harry Turtledove en su traducción de Theophanes Cronógrafo, estos relatos históricos miraron tímidamente a Thukydides y fueron escritos en un griego clasicista ya veces torpe. Junto a tales histórico obras fueron también una serie de escritos más popularmente crónicas, a menudo organizados año tras año y escritos en un estilo menos formal. Estas crónicas a menudo comienzan con la creación y el contenido elevado de la mayor parte de su texto de cronistas anteriores o, a veces, de historiadores. Las tradiciones historiográficas y cronográficas son paralelas, con públicos distintos. En ocasiones, como en el caso de Teófanes, la tradición historiográfica vaciló o se ha perdido y los cronógrafos son nuestras principales fuentes.

Como puede verse a continuación, prácticamente todo el corpus ha sido editado y en muchos casos reeditado. Las traducciones de todos los textos, excepto algunos, están ahora disponibles en inglés, francés, alemán o italiano.

Aquí hay cuatro tablas, ordenadas por autor en vida, de las tradiciones historiográficas y cronográficas de la cultura bizantina.

Nota: para referencia a & quotFE& quot ver & quot; Farrar y Evans & quot en la breve bibliografía que sigue.

Ekklesiastike historia / Historia eclesiástica

ed I.A. Heikel, (Leipzig: 1902)

ed. y traducción al inglés, Kirsopp Lake y J.E.I Oulton, Loeb Classical Library, 2 Vols, (Londres y Nueva York: 19)

Traducción inglesa. Una historia eclesiástica hasta el vigésimo año del reinado de Constantino: siendo el 324 de la era cristiana, trans. por C.F. Cruse. 4a ed., Cuidadosamente rev., A la que se antepone La vida de Eusebio por Valesius, traducción de S. E. Parker, (Londres: S. Bagster, 1847)

Traducción inglesa. como La historia de la Iglesia desde Cristo hasta Constantino, por G.A. Williamson, (Nueva York: Penguin, 1965)

ed. y trans francesa. Histoire ecclesiastique / Eusebe de Cesaree texte grec, traduction et notes, de Gustave Bardy. Rvdo. ed. (París: Cerf, 1984-) Título de la serie: Sources chretiennes no 55

[fragmentos] en C. M & uumlller, Fragmenta Historicorum Greacorum IV, págs. 7-56 también cf. Extracto de legationibus, ed. C. de Boor, (1903), 591-92

ed. R.C.Blockley, Los historiadores clasicistas fragmentarios del último Imperio Romano: Eunapio, Olimpiodoro, Prisco y Malco., (Liverpool, Gran Bretaña: F. Cairns, c1981-1983), 2 Vols ..

ed. y traducción inglesa, W.C. Wright, Filostrato y Eunapio: la vida de los sofistas, Loeb Classical Library (Londres: 1922)

[fragmentos] en C. M & uumlller, Fragmenta Historicorum Greacorum IV, págs. 57-68

ed. R.C.Blockley, Los historiadores clasicistas fragmentarios del último Imperio Romano: Eunapio, Olimpiodoro, Prisco y Malco., (Liverpool, Gran Bretaña: F. Cairns, c1981-1983), 2 Vols ..

y para extractos ver C.D. Gordon, La era de Atila: Bizancio del siglo V y los bárbaros, (Ann Arbor: University of Michigan Press, 1960) [Pasajes de Priskos, Malchos, Olympidoros y Juan de Antioquía en una sola narración]

Historia Nea / Nueva Historia

ed. L. Mendelssohn, (Leipzig: 1887)

ed. crítica y la traducción francesa, Francois Paschoud, Histoire nouvelle [par] Zosime. Texte etabli et traduit, (París, Les Belles Lettres, 1971-1989), 3 vols.

Inglés trans como La historia del conde Zosimus, en algún momento abogado y canciller del Imperio Romano, trans del griego original, (Londres: impreso por J. Davis, 1814)

Traducción inglesa. J. J. Buchanan y H. T. Davies (San Antonio TX: 1967).

Traducción al inglés de Ronald D. Ridley, Byzantina Australiensa 2, (Canberra: Asociación Australiana de Estudios Bizantinos, 1982)

Trad. Alemán Neue Geschichte / Zosimos ubersetzt und eingeleitet von Otto Veh durchgesehen und erlautert por Stefan Rebenich, (Stuttgart: A. Hiersemann, 1990), Bibliothek der griechischen Literatur Bd. 31.

Ekklesiastike historia / Historia eclesiástica

La historia eclesiástica de Sócrates, de apellido Scholasticus, o el Abogado: comprende una historia de la iglesia en siete libros, desde la adhesión de Constantino, 305 d.C., hasta el año 38 de Teodosio.. (Londres: Henry G. Bohn, 1853) reimpreso varias veces

Ekklesiastike historia / Historia eclesiástica

ed. y francés tr. Histoire ecclesiastique, Texto griego de la edición de J. Bidez introducción de Bernard Grillet y Guy Sabbah traducción de Andre-Jean Festugiere anotación de Guy Sabbah, (París: Editions du Cerf, 1983-) Fuentes chretiennes no 306-

Una historia de la iglesia en nueve libros, desde el 324 d.C. hasta el 440 d.C., tran. Edward Walford, (Londres: Bagster, 1846)

Ekklesiastike historia / Historia eclesiástica

ed. L. Parmentier, (Leipzig: 1911)

Traducción inglesa. por B. Jackson como & quot; La historia eclesiástica, diálogos y cartas de Theodoret & quot, en Padres Nicenos y Post Nicenos, 2a serie, III, (Nueva York: 1893)

Inglés trans como Una historia de la Iglesia, en cinco libros desde el 322 d.C. hasta la muerte de Teodoro de Mopsuestia, 427 d.C., una nueva traducción del Original Greek Ecclesiastical Historians 5, (Londres: S. Bagster and Sons, 1843)

[fragmentos] en C. M & uumlller, Fragmenta Historicorum Greacorum IV, págs. 69-100

ed. R.C.Blockley, Los historiadores clasicistas fragmentarios del último Imperio Romano: Eunapio, Olimpiodoro, Prisco y Malco., (Liverpool, Gran Bretaña: F. Cairns, c1981-1983), 2 Vols ..

y para extractos ver C.D. Gordon, La era de Atila: Bizancio del siglo V y los bárbaros, (Ann Arbor: University of Michigan Press, 1960) [Pasajes de Priskos, Malchos, Olympidoros y Juan de Antioquía en una sola narración]

Las guerras [escrito 551, además de 553]

Los edificios [escrito 554]

La historia secreta [escrito ?]

edición, Opera Omnia 3 vols., Ed. J. Haury, (Leipzig: 1905-13 rev. G. Wirth, 4 vols. Leipzig: Serie Teubner, 1962-64)

Traducción en inglés, Obras 7 vols., Ed. y trans. MEDIA PENSIÓN. Dewing, (Nueva York y Londres: Loeb Classical Library, 1914-35)

Traducción en inglés, Historia de las guerras, historia secreta y construcción, trans., ed. y abreviado Averil Cameron, Great Histories Series, (Nueva York: 1967)

Traducción en inglés, La historia secreta, trans. GEORGIA. Williamson, (Harmondsworth: Penguin, 1966, 1981)

La historia secreta, trans. R. Atwater, (Nueva York: 1927 repr. Con introducción de A.E.R. Boark, Ann Arbor, Mi .: 1961)

Historiarum Libri Quinque

[destinado a seguir a Prokopios]

ed. R. Keysdell, Corpus Fontium Historiae Byzantinae 2A (Berlín: De Gruyter, 1967)

traducción parcial en inglés, Averil Cameron, & quotAgathias on the Sassanians & quot, Dumbarton Oaks Papers 23-24 (1969-70), 67-183

trans como Las historias, Joseph D. Frendo, Corpus Fontium Historiae Byzantinae 2A (Berlín: De Gruyter, 1975)

Historia eclesiástica

ed J. Bidez y L. Parmentier, (Londres: 1898, reimpreso Amsterdam: 1964)

Traducción francesa: A-J. Festugi y egravere, en Bizancio 45:2 (1975)

Inglés trans: Una historia de la iglesia en seis libros, desde el 431 d.C. hasta el 594 d.C. Una nueva traducción del griego: con un relato del autor y sus escritos, trans. Edward Wlaford, (Londres, S. Bagster and sons, 1846, reeditado Londres: H.G. Bohn, 1854)

en C. M & uumlller, Fragmenta Historicorum Greacorum IV, págs. 270-71 y en Photios, Bibliotheca, ed. R. Henry, Vol 2, (París: 1959), págs. 76-79

Historia [sobrevive en fragmentos]

[con la intención de seguir a Agatias de Myrina]

ed. y trans. inglesa. La historia de Menandro el guardia, trans. R.C. Blockley, (Liverpool: Francis Cairns, 1985)

[con la intención de seguir a Menander]

ed. C. de Boor, corr. P. Wirth, (Stuttgart: 1972)

Traducción inglesa. como La historia del teofilacto de Simocatta: una traducción al inglés con introducción y notas, trans. Michael Whitby y Mary Whitby, (Oxford: Clarendon Prensa, 1986)

Trad. Alemán Geschichte / Theophylaktos Simokates ubersetzt und erlautert, por Peter Schreiner, (Stuttgart: A. Hiersemann, 1985), Bibliothek der griechischen Literatur Bd. 20

Trad rumano Teofilacto simocata istorie bizantina: domnia imparatului mauricius (582-602), por H. Mihaescu, (Bucarest :: Editura Academiei Republicii Socialiste, 1985), Scriptores Byzantini v.9.

[destinado a seguir a Theophylakt]

ed. C. de Boor, (Leipzig: 1880)

ed. y trans en inglés, como Breve historia / Nicéforo, Patriarca de Constantinopla texto, traducción y comentario, Corpus fontium historiae Byzantinae v. 13. por Cyril Mango, (Washington, D.C: Dumbarton Oaks, 1990)

Basileiai / Regum Libri Quattuor [escrito 945-59]

[Relato & quot; oficial & quot de Michael III y Basil I]

ed. C. Lachmon, Corpus Scriptorum Historiae Byzantinae, (Bonn: 1828)

ed. A. Lesm & uumlller-Werner y H. Thurn, Corpus Fontium Historiae Byzantinae, vol. XIV, Serie Berolinensis, (Berlín: De Gruyter, 1973)

Trad. Alemán Byzanz am Vorabend neuer Grosse: Uberwindung des Bilderstreites und der innenpolitischen Schwache (813-886): die vier Bucherder Kaisergeschichte des Ioseph Genesios ubersetzt, eingeleitet und erklart, por Anni Lesmuller-Werner, (Viena: Fassbaender, 1989), Byzantinische Geschichtsschreiber Vol. 18.

Historike diegesis tou viou kai ton praxeon Vasileiou tou aoidimou Vasileos. Libro 5.

Trans alemana como. Vom Bauernhof auf den Kaiserthron: Leben des Kaisers Basileios I., des Begrunders der Makedonischen Dynastie / beschrieben von seinem Enkel, dem Kaiser Konstantinos VII. Porphyrogennetos ubersetzt, eingeleitet und erklart, de Leopold Breyer. (Graz: Estiria, c1981) Byzantinische Geschichtsschreiber Bd. 14.

Eis ten alosin tes Thessalonikes / De Expugnatione Thessalonicae

ed., Gertrude B & oumlhlig, Corpus Fontium Historiae Byzantinae, vol. IV, Serie Berolinensis, (Berlín: De Gruyter, 1973)

ed. y tr alemán. como Einnahme Thessalonikes durch die Araber im Jahre 904: ubers., Eingeleitet und erklart, de Gertrud B & oumlhlig. 1. (Graz: Verlag Styria, 1975)

ed y trans. Patricia Karlin-Hayter, Bibliotheque de Bizancio 3, (Bruselas: & Eacuteditions de Bizancio, 1970) [A pesar de su título, este es un relato histórico del reinado de León VI]

ed., C. B. Hase, Corpus Scriptorum Historiae Byzantinae, (Bonn: 1828)

Trans alemana, Nikephoros Phokas & quotDer bleiche Tod der Sarazenen & quot und Johannes Tzimiskes: die Zeit von 959 bis 976 in der Darstellung des Leon Diakonos, por Franz Loretto, (Graz: Styria, c1961), Byzantinische Geschichtsschreiber Vol 10

Trans ruso. Istoriia / Lev Diakon, perevod M.M. Kopylenko stat'ia M.IA. Siuziumova kommentarii M.IA. Siuziumova, S.A. Ivanova otvetstvennyi redaktor G.G. Litavrin, (Moscú: Izd-vo & quotNauka & quot, 1988), Pamiatniki istoricheskoi mysli.

Traducción inglesa. por Alice Mary Talbot, en texto mecanografiado

Cronógrafo [solo sobrevivieron 1 12C ms]

[con la intención de seguir a Leo the Deacon]

ed. Konstantinos N. Sathas, Bibliotheca Greaca medii aevi, vol 4, (París: 1874)

La historia de Psellus, editado con notas críticas e índices por Constantine Sathas. 1st AMS ed. (Nueva York: AMS Press, 1979), Reimpresión de la edición de 1899. de Chronographia, publicado por Methuen, Londres

ed y trans francesa E. Renauld, 2 vols, (París: 1926-18)

Traducción inglesa. como Catorce gobernantes bizantinos, trans. ERA. Sewter, rev. ed., (Nueva York: Penguin, 1966)

ed. y trans italiana. Imperatori di Bisanzio: (cronografia): introduzione di Dario Del Corno testo critico a cura di Salvatore Impellizzeri commento di Ugo Criscuolo traduzione di Silvia Ronchey. 1a ed., (Milán: Fondazione L.Valla: A. Mondadori, 1984)

Trans ruso. Khronografiia, perevod, stat'ia i primechaniia IA.N. Liubarskogo, (Moskva: & quotNauka & quot, 1978)

Historia sintomos, recensuit, Anglice vertit et commentario instruxit W.J. Aerts. Editio princeps, Corpus fontium historiae Byzantinae Series Berolinensis, Vol 30., (Berlin W. de Gruyter, 1990), edición con traducción al inglés

ed. Immanuel Bekker, Corpus Scriptorium Historiae Byzantinae 34, (Bonn: 1853)

Trans francesa parcial, capítulos 1 a 32, por Henri Gregoire, Bizancio 28 (1958),. 325-362

La Alexiada [solo sobrevivieron 2 mss]

[con la intención de seguir a Michael Psellos]

ed. y traducción francesa, B. Lieb, 3 vols., (París: 1937-45: rep. 1967)

Traducción inglesa. E.A. Dawes, (Londres: 1928)

Traducción inglesa. ERA. Sewter, (Nueva York: Penguin, 1969)

Trad italiano parcial. La precrociata di Roberto il Guiscardo pagine dall'Alessiade ,, por Salvatore Impellizzeri. (Bari: Dedalo, 1965)

Anonyme Metaphrase zu Anna Komnene, Alexias XI-XIII: ein Beitrag zur Erschliessung der byzantinischen Umgangssprache, de Herbert Hunger, (Viena: Verlag der Osterreichischen Akademie der Wissenchaften, 1981)

Wiener byzantinistische Studien Bd. 15.

Materiales para una historia,

ed. como Comentarii, Augustus Meinecke, Corpus Scriptorium Historiae Byzantinae, (Bonn: 1836)

ed. como Histoire con trans francés. por Paul Gautier, Corpus Fontium Historiae Byzantinae, vol. IX, (Bruselas: 1975

Trad. Francés por Henri Gregoire, Bizancio 23 (1953), 469-530 y Bizancio 25-27 (1955-57), 881-925

B. después de 1143 - d. después de 1185, escribió c.1180-1182.

Epítome [Escrituras de Juan y Manuel Comneno] [Sobrevive 1 s. XIII.]

[con la intención de seguir a Anna Komnena]

ed. como Historia, Augustus Meinecke, Corpus Scriptorium Historiae Byzantinae, (Bonn: 1836)

Traducción inglesa. Hazañas de Juan y Manuel Comneno, Charles. M. Brand, (Nueva York: Columbia University Press, 1976)

La captura de Tesalónica

ed como La espugnazione di Tessalonica, de S. Kyriakades, con traducción al italiano de V. Rotolo, (Palermo: 1961)

Traducción al inglés de John Melville-Jones, Byzantina Australiensia 8, (Canberra: Asociación Australiana de Estudios Bizantinos, 1988)

traducción al alemán Die Normannen in Thessalonike die Eroberung von Thessalonike durch die Normannen, 1185 n. Chr., In der Augenzeugenschilderung des Bischofs Eustathios. Ubers., Eingeleitet und erklart, por Herbert Hunger, (Graz, Verlag Styria, 1955) Byzantinische Geschichtsschreiber Vol 3

ed. como Historia, Immanuel Bekker, Corpus Scriptorum Historiae Byzantinae, (Bonn: 1835)

ed. Jan-Louis Van Dieten, (Nicetae Choniatae), Corpus Fontium Historiae Byzantinae, Serie Berolinensis, Vols. XI / 1 y XI / 2, (Berlín: De Gruyter, 1975).

Traducción en inglés, Oh ciudad de Bizancio, Anales de Niketas Choniates, trans. Harry J. Magoulias, (Detroit: Wayne State University Press, 1984)

-----Die Krone der Komnenen: die Regierungszeit der Kaiser Joannes und Manuel Komnenos (1118-1180) / aus dem Geschichtswerk des Niketas Choniates. Ubers., Eingeleitet und erklart, de Franz Grabler. (Graz: Estiria, 1958) Byzantinische Geschichtsschreiber Vol 7.

----- Abenteurer auf dem Kaiserthron: die Regierungszeit der Kaiser Alexios II., Andronikos und Isaak Angelos (1180-1195) aus dem Geschichtswerk des Niketas Choniates / ubers., Eingeleitet und erklart, de Franz Grabler. (Graz: Verlag Styria, 1958) Byzantinische Geschichtsschreiber Vol 8

-----Die Kreuzfahrer erobern Konstantinopel die Regierungszeit der Kaiser Alexios Angelos, Isaak Angelos und Alexios Dukas, die Schicksale der Stadt nach der Einnahme sowie das & quotBuch von den Bildsaulen & quot (1195-1206) aus .., por Franz Grabler. (Graz: Verlag Styria, 1958) Byzantinische Geschichtsschreiber Vol 9

ed. crítica como Ópera, por A. Heisenberg, (Leipzig: 1903)

Trad. Alemán Die Chronik / Georgios Akropolites ubersetzt und erlautert, von Wilhelm Blum, (Stuttgart: A. Hiersemann, 1989), Bibliothek der griechischen Literatur Bd. 28.

Traducción en inglés de R.M. Magdalino en texto mecanografiado [¿dónde?]

De Michaele et Andronico Paleologus

ed. Immanuel Bekker, Corpus Scriptorum Historiae Byzantinae, (Bonn: 1835)

ed. como Relationes historicas, Corpus Fontium Historiae Byzantinae, Serie Berolinensis, Vol. XXII, ed. Albert Failler con traducción al francés de Vitalien Laurent, (París: Less Belles Lettres, 1984)

Romaike Historia [en 37 libros]

ed. como Historia Byzantina, Ludwig Schopen e Immanuel Bekker, Corpus Scriptorium Historiae Byzantinae, 3 vols. (Bonn: Weber, 1829-30)

Trad. Alemán Rhomaische Geschichte = Historia Rhomaike [von] Nikephoros Gregoras. Ubers. und erlautert, por Jan Louis van Dieten, (Stuttgart, A. Hiersemann, 1973- & lt1994 & gt), Bibliothek der griechischen Literatur. Abteilung Byzantinistik Bd. 15, 24, 39.

Traducción en inglés de la descripción de la peste en Bartsocas, C.S., & quot; Dos descripciones griegas del siglo XIV de la 'Muerte negra' & quot, Revista de Historia de la Medicina 21: 4 (1966), págs. 395 y siguientes.

ed. Ludwig Schopen, Corpus Scriptorium Historiae Byzantinae, 3.vols. (Bonn: Weber, 1828-32)

ed. Ópera / Johannis Cantacuzeni nunc primum editae curantibus, Edmond Voordeckers y Franz Tinnefeld. (Turnhout: Brepols Leuven: University Press, 1987-): Corpus Christianorum. Serie Graeca 16

Inglés traducción parcial. por R. Trone Historia I: 1-19 (Tesis doctoral, Universidad Católica de América, 1979) [== Bonn I, 1-98]

Inglés traducción parcial. por Timothy S. Miller como La Historia de Juan Cantacuzenus, Libro IV, Texto, Traducción y Comentario (Tesis de doctorado, Universidad Católica de América, 1975 Ann Arbor, Mi .: Microfilms universitarios, 75-19,517) [== Bonn III, 8-107]

Traducción al inglés de la descripción de la peste en Bartsocas, C.S., `` Dos descripciones griegas del siglo XIV de la `` muerte negra '' '', Journal of the History of Medicine 21: 4 (1966), págs.

Trad. Alemán Geschichte, Johannes Kantakuzenos ubersetzt und erlautert, por Georgios Fatouros und Tilman Krischer., (Stuttgart: Hiersemann, 1982- & lt1986 & gt), Bibliothek der griechischen Literatur Bd. 17, etc.

Considerando sobre la dulce tierra de Chipre

ed. y trans. R. M. Dawkins, 2 vols. (Oxford: 1932)

ed. con Sphrantzes por Immanuel Bekker, Corpus Scriptorium Historiae Byzantinae, (Bonn: 1838), págs. 457-78

Trad. Alemán Europa im XV. Jahrhundert von Byzantinern gesehen, (Graz: Styria 1954) Byzantinische Geschichtsschreiber Vol 2.

Contenido: - Die Nordlandreise des Laskaris Kananos (alles eingeleitet und erklart von Franz Gabler)

Demostraciones de Historiarum [escrito en 1480]

ed. Immanuel Bekker, Corpus Scriptorium Historiae Byzantinae, (Bonn: 1843)

ed. E. Dark y oacute, 2 vols., (Budapest: 1922-27)

Trad. Alemán en Europa im XV. Jahrhundert von Byzantinern gesehen, (Graz: Styria 1954) Byzantinische Geschichtsschreiber Vol 2.

Contenido: Aus dem Geschichtswerk des Laonikos Chaikokondyles - Die Nordlandreise des Laskaris Kananos - Zwei Briefe des Manuel Chrysoloras, je ubers.(alles eingeleitet und erklart von Franz Gabler)

Historia Turco-Byzantina [escrito en lengua vernácula]

ed. Immanuel Bekker, Corpus Scriptorium Historiae Byzantinae, (Bonn: 1834)

ed. crítica Vasile Grecu, (Bucarest: 1958)

Traducción inglesa. como Decadencia y caída de Bizancio ante los turcos otomanos, por Harry J. Magoulias, (Detroit: Wayne State University Press, 1975)

Chronicon Maius [atribuir a Sphrantzes]

ed. Immanuel Bekker, Corpus Scriptorium Historiae Byzantinae, (Bonn: 1838)

Trans alemán parcial como, Die letzten Tage von Konstantinopel: der auf den Fall Konstantinopels 1453 bezugliche Teil des dem Georgios Sphrantzes zugeschriebenen & quotChronicon Maius & quot, ubers., Eingeleitet und erklart, por Endre von Ivanka, (Graz: Verlag Styria, 1954, repr. 1965), Byzantinische Geschichtsschreiber Vol 1. [Traducción de parte de la versión Melissenos del Chronikon.]

ed. Immanuel Bekker, Corpus Scriptorium Historiae Byzantinae, (Bonn: 1838)

ed. J-P Migne, Patrologia Greaca 156: 1025-80 (Bonn: 1834)

ed. crítica J. B. Papadopoulos, (Leipzig: Teubner, 1935)

ed. y trans italiana. Cronaca, ed. Giorgio Sfranze a cura di Riccardo Maisano. Corpus fontium historiae Byzantinae. Serie Itálica., Vol 29 (Roma: Accademia nazionale dei Lincei, 1990)

Traducción inglesa. como La caída del imperio bizantino, por Marios Philippides, (Amherst MA: University of Massachusetts Press, 1980) [Esta edición incluye un breve excepto sobre la caída de Constantinopla por Michael Melissenos. ]

Vios tou Moameth II / De rebus gestibus Mahumetis II

ed. C. M & uumlller en Fragmentum historicum Greacorum, (París: 1883), V: 52-164

ed. crítica V. Grecu, (Bucharet: 1963)

ed. Critobuli Imbriotae historiaem por Diether Roderich Reinsch, Corpus fontium historiae Byzantinae v.22 (Berlín: W. de Gruyter, 1983)

Inglés trans como Historia de Mehmed el Conquistador, trans. Charles T. Rigg, (Princeton: Princeton UP, 1954)

Trad. Alemán Mehmet II. Erobert Konstantinopel: die ersten Regierungsjahre des Sultans Mehmet Fatih, des Eroberers von Konstantinopel 1453: das Geschichtswerk des Kritobulos von Imbros ubersetzt, eingeleitet und erklart, por Diether Roderich, (Graz: Styria, c1986), Byzantinische Geschichtsschreiber Bd. 17.

Ekthesis chronike synometera syntethesia en haploteti lexeon

ed. Konstantinos N. Sathas, Bibliotheca Greaca medii aevi, vol 7, (París: 1894)

Texto y traducción al inglés. como Emperadores, Patriarcas y Sultanes de Constantinopla, por Marios Philippides, (Brookline MA: Hellenic College Press, 1990)

Chronikon peri ton Tourkon soultanon.

Traducción inglesa. Bizancio, Europa y los primeros sultanes otomanos, 1373-1513: una crónica griega anónima del siglo XVII (Codex Barberinus Graecus 111), traducido y anotado por Marios Philippides, (New Rochelle, N.Y.: A.D. Caratzas, c1990), estudios bizantinos tardíos y otomanos 4.

[Primera crónica cristiana a gran escala]

ed, L. Dindorf, Corpus Scriptores Historiae Byzantinae, (Bonn: 1831)

ed. John Thurn, Corpus Fontium Historiae Byzantinae, vol. ?, Serie Berolinensis, (Berlín: De Gruyter,?) Anunció

Traducción inglesa. La Crónica de John Malalas, trans. Elizabeth Jeffreys, Michael Jeffreys, Roger Scott, et al, Byzantine Australiensia 4, (Melbourne: Asociación Australiana de Estudios Bizantinos, 1986)

Traducción en inglés de la versión eslava eclesiástica, Crónica de Juan Malalas: Libros 8-18, trad., M. Spinka en colaboración con Glanville Downey, (ChicagoL University of Chicago Press, 1940)

y para extractos ver C.D. Gordon, La era de Atila: Bizancio del siglo V y los bárbaros, (Ann Arbor: University of Michigan Press, 1960) [Pasajes de Priskos, Malchos, Olympidoros y Juan de Antioquía en una sola narración]

[destinado a ampliar Malalas]

ed. L. Dindorf, Corpus Scriptores Historiae Byzantinae, (Bonn: 1832)

Trans. Inglés parcial. Chronicon Paschale 284-628 AD / traducido con notas e introducción por Michael Whitby y Mary Whitby, (Liverpool: Liverpool University Press, c 1989), Textos traducidos para historiadores 7.

[escrito originalmente en griego, sobrevive en una traducción etíope mutilada de una traducción árabe]

Traducción inglesa. por R.H. Charles, La Crónica de Juan, obispo de Nikiou, Text and Translation Society, (Londres y Oxford: Williams y Norgate, 1916)

[destinado a continuar George the Synkellos]

ed. C. de Boor, 2 vols., Corpus Scriptores Historiae Byzantinae, (Leipzig: 1883-85 repr. Hildesheim: 1963)

Traducción inglesa, The Chronicle of Theophanes: An English Translation of anni mundi 6095-6305 (A.D. 602-813), traducción de Harry Turtledove, (Filadelfia: University of Pennsylvania Press, 1982).

Trans alemana de 717-813 AD como Bilderstreit und Arabersturm en Byzanz: das 8. Jahrhundert (717-813) aus der Weltchronik des Theophanes / ubers., Eingeleitet und erklart, por Leopold Breyer, (Graz: Verlag Styria, 1964, c1957.), Byzantinische Geschichtsschreiber Vol 6.

Traducción en inglés de R. Scott y Cyril Mango, en texto mecanografiado? - Señalizado en Albu, & quot; Guía anotado & quot.

Traducción en inglés de & quotConversación entre Justiniano y el Partido Verde en el Hippodorme & quot en J.B. Bury, Historia del Imperio Romano Posterior desde la muerte de Teodosio I hasta la muerte de Justiniano (395 d.C. a 565 d.C.), (Londres: Macmillan, 1923), II, 71-74

También trans en Alan Cameron, Circus Factions: Blues and Greens en Roma y Bizancio, (Oxford: Clarendon Press, 1976), 318-333

ed. I. Bekker, Corpus Scriptores Historiae Byzantinae, (Berlín: 1838)

[Libro 5 escrito por Constantino VII Porphygenitos]

ed. Immanuel Bekker, Corpus Scriptores Historiae Byzantinae, (Berlín: 1838)

Crónica [escrito 842-67]

ed. C. de Boor, (Leipzig: 1905)

Crónica Sobrevive en varias versiones conocidas como: La Crónica de Theodosios Melitenos [ed. T. Tafel, (Munich: 1859)] George Monachos Continuatos and the Chronicle of Leo Grammatikos, [ed., Immanuel Bekker, Corpus Scriptorum Historiae Byzantinae, (Bonn: 1842) también Migne PG: 108: 1037-1164]

Traducción en inglés del texto antiguo eslavo eclesiástico, Walter K. Hanak, La crónica de Symeon Logothetes, publicación planificada [Señalizada por Albu, & quot; Fuentes comentadas & quot]

ed. Hans Thurn, Corpus Fontium Historiae Byzantinae, vol. V, Serie Berolinensis, (Berlín: De Gruyter, 1978)

Trad. Alemán como Byzanz, wieder ein Weltreich: das Zeitalter der makedonischen Dynastie / nach dem Geschichtswerk des Johannes Skylitzes ubersetzt, eingeleitet und erklart, de Hans Thurn. (Graz: Verlag Styria, c1983-), Byzantinische Geschichtsschreiber Vol 15.

ed. E.T. Tsolakes, (Tesalónica: 1968)

HolaCompendio storiarum

ed. Immanuel Bekker, Corpus Scriptores Historiae Byzantinae 35-36, 2 vols, (Berlín: 1838-39)

ed. M. Pindar y M. B & uumlttner-Wobst, 3 volúmenes, Corpus Scriptores Historiae Byzantinae, (Berlín: 1841-97)

ed. L. Dindorf, 6 vols., (Leipzig, 1868-75)

Transferencia parcial al inglés, por Michael DiMaio, Jr. Zonaras 'Account of the Neo-Flavian Emperors: A Commentary, (Ph.D diss., University of

Missouri-Columbia, 1977 Diss Abs Accession No: AAG7814112) [DiMaio tiene más en mecanografiado]

Trans alemán parcial. Militars und Hoflinge im Ringen um das Kaisertum: Byzantinische Geschichte 969 bis 1118 Nach der Chronik des Johannes Zonaras ubersetzt, eingeleitet und erklart, de Erich Trapp. (Graz: Verlag Styria, c1986), Byzantinische Geschichtsschreiber Vol 16.

ed. como Breviarum historiae metricum, ed. Immanuel Bekker, Corpus Scriptores Historiae Byzantinae, (Berlín: 1837)

ed. Immanuel Bekker, Corpus Scriptores Historiae Byzantinae, (Berlín: 1836)

[a menudo conocido como Synopis Sathas]

ed. Konstantinos N. Sathas, Bibliotheca Greaca medii aevi, vol 7, (París: 1894), 1-556

Crónica de Morea [existe en varios idiomas]

Versión griega, ed., J.Schmitt, como La Crónica de Morea, (Londres: 1904)

Traducción inglesa. ÉL. Lurier, Cruzados como conquistadores: la crónica de Morea, (Nueva York: Columbia UP, 1964)

ed. crítica O. Lampsides, (Atenas: 1958)

ed. como Brachea Chronika, por SP Lampros & amp K, Amantos (Atenas: Akademia Athenon Mnemeia tes Ellenikes Istorias, A, 1932-1933) No. 27 (también en la edición de Bonn de 1834 de Ducas, op. cit., ed. I Bekker, págs. 5270

ed. Peter Schreiner, como, Die byzantinischen Kleinchronikon, I Introducción y texto, II Comentario histórico, Corpus Fontium Historiae Byzantinae XII: 1 & amp 2, (Viena: 1975, 1977)

Chronikon peri ktiseos Monembasias.

Ed. e Ital. trans. Cronaca di Monemvasia introduzione, testo critico e note, de Ivan Duicev, (Palermo: Istituto siciliano di studi bizantini e neoellenici, 1976)

[No es exactamente una historia, pero sí un importante contribuyente a la tradición historiográfica griega posterior]

Periegesis o Guía [los fragmentos sobreviven]

Historias o Geneaologías

Las historias [en 9 libros]

ed. W.W. Cómo y J. Wells, (Oxford: 1912)

ed. y traducción al inglés, A.D. Godley, Loeb Classical Library, 4 Vols, (Londres y Nueva York: 19)

Historia de la Guerra del Peloponeso [en 8 libros]

ed. y traducción al inglés, 4 Vols., C.F. Smith, Loeb Classical Library, (Londres y Nueva York: 19)

Guerras de ciudades-estado griegas

Anábasis o La expedición persa

ed. y traducción al inglés, C.L. Brownson, Loeb Classical Library, (Londres y Nueva York: 19)

Traducción inglesa, Rex Warner, (Nueva York: Penguin, 1949, nueva ed. 1972)

ed. y traducción al inglés, C.L. Brownson, Loeb Classical Library, (Londres y Nueva York: 19)

Traducción inglesa. como Una historia de mi época, por, (Nueva York: Penguin, 19)

Mercenarios griegos para Persia

Historia Universal [en 30 libros, todos ahora perdidos, pero usados ​​en los libros 11-16 de Diodoros Sikulos]] 1100-341 a. C.

historia de las ciudades de Grecia y Asia Menor

La constitución ateniense [parte de un estudio completo de las constituciones de 158 ciudades griegas por los estudiantes de A. Solo esto sobrevive, recuperado de un papiro egipcio en 1890]

ed. y traducción al inglés, H. Rackham, Loeb Classical Library, (Londres y Nueva York: 19)

Historia [Perdido, pero utilizado por Diodoros Sikulos, Arrian y Plutarch] 323-272 (posibilidad 263) a. C.

Historia de egipto [sobrevive en fragmentos]

ed. y traducción al inglés, W.G. Wadell, Loeb Classical Library, (Londres y Nueva York: 19)

Historia Universal [en 40 libros, 5 sobreviven completos más una parte sustancial de otros].

ed. y traducción al inglés, W.R. Paton, Loeb Classical Library, 6 Vols, (Londres y Nueva York: 19)

Trans Inglés parcial, Ian Scott-Kilvert, (Nueva York: Penguin, 1979)

Historia romana [24 libros, 9 sobreviven]

ed. y traducción al inglés, Horace White, Loeb Classical Library, 4 Vols, (Londres y Nueva York: 19)

Trad. Alemán Romische Geschichte / Appian von Alexandria ubersetzt von Otto Veh durchgesehen, eingeleitet und erlautert von Kai Brodersen, (Stuttgart: A. Hiersemann, 1987-1989), Bibliothek der griechischen Literatur Bd. 23, 27.

Biblitheke historia o Historia mundial [apuesta escrita 60 y 30 BCE] [Sobrevive en parte - una copia completa pereció durante la captura de CP en 1453]

ed. y traducción al inglés, C.H. Padre Viejo, C.L. Sherman, C.B. Welles, Russel M. Geer, F.R. Walton, Loeb Classical Library, 12 Vols, (Londres y Nueva York: 19)

Trad. Alemán Griechische Weltgeschichte: Buch I-X / Diodoros ubersetzt von Gerhard Wirth (Buch I-III) y Otto Veh (Buch IV-X) eingeleitet und kommentiert von Thomas Nothers, 2 vols. (Stuttgart: A. Hiersemann, 1992-1993). Bibliothek der griechischen Literatur Bd. 34-35.

Romaike Archiologia o Antigüedades romanas [Los libros 1-9, y partes del 11 y 12 sobreviven. Subió hasta donde empezó Polibios]

ed. y traducción al inglés, trans Spelman, rev. E. Cary, Loeb Classical Library, 7 Vols, (Londres y Nueva York: 19)

La guerra judía [originalmente en arameo]

Antigüedades de los judíos

ed. de Obras con traducción al inglés, S. St.-J. Thackery, Ralph Marcus, Allen Wikgren y L.H. Feldman, Loeb Classical Library, 9 Vols, (Londres y Nueva York: 19)

Traducción inglesa. La guerra judía, por G.A. Williamson, rev.ed., (Nueva York: Penguin, 1970)

Vidas paralelas [23 parejas de vidas y 4 vidas de solteros]

ed. y traducción al inglés, B. Perrin, Loeb Classical Library, 11 Vols, (Londres y Nueva York: 19)

Traducción al inglés, John Dryden, en varias ediciones.

Anábasis o Campañas de Alejandro Magno [en 7 libros con un octavo que describe la India]

ed. y traducción al inglés, P. Brunt y E. Iliffe Robson, Loeb Classical Library, 2 Vols, (Londres y Nueva York: 19) [basado en un texto incorrecto - ver comentarios en la edición Penguin.]

Inglés trans, Aubrey de S & eacutelincourt, rev. J.R. Hamilton, (Nueva York: Penguin, 1971)

Acontecimientos posteriores a Alejandro [en 10 libros, solo sobreviven los primeros 2 años].

Historia de los partos [en 17 libros, sobreviven fragmentos]

Historia de Bitinia [los fragmentos sobreviven]

ed. crítica HASTA. Boissevin, 5 vols, (Berlín: 1895-1931)

ed. y traducción al inglés, E. Cary, Loeb Classical Library, 9 Vols, (Londres y Nueva York: 1914-1927)

Traducción parcial en inglés [libros 50-56, 32BC-14CE], Ian Scott-Kilvert, (Nueva York: Penguin, 1987)

Las porciones 64BCE-46CE sobreviven

Fundación de Roma al siglo III d.C.

Historia del Imperio desde la época de Marcus [en 8 libros]

ed. y traducción al inglés, C.R. Whittaker, Loeb Classical Library, 2 Vols, (Londres y Nueva York: 1914-1927)

Muerte de Marco Aurelio a la adhesión de Gordiano III

escribió entre 168 y 149 a. C.

Conspiración de Catilina

ed. y traducción al inglés, J.C. Rolfe, Loeb Classical Library, (Londres y Nueva York: 19)

Traducción inglesa. (Nueva York: Penguin, 19)

Historia de Roma [142 libros, de los cuales 35 sobreviven]

ed. y traducción al inglés, B.O & gt Foster, F.G. Moore, Evan T. Sage, A.C. Schelsinger y R.M. Geer, Loeb Classical Library, 14 Vols, (Londres y Nueva York: 19)

Traducción al inglés - varias secciones largas en Penguin volúmenes trans, Aubrey de S & eacutelincourt

Guerras Galicas o La conquista de la Galia [8 libros, solo los primeros 7 de César, el octavo de Aulus Hirtius]

ed. y traducción al inglés, H.J. Edwards, Loeb Classical Library, (Londres y Nueva York: 19)

Traducción inglesa. S. A. Hanford, rev. Jame Gardner, (Nueva York: Penguin, 1982)

ed. y traducción al inglés, A.G. Peskett, Loeb Classical Library, (Londres y Nueva York: 19)

Traducción inglesa. (Nueva York: Penguin, 19)

Historia de Alejandro Magno [en diez libros, los 2 primeros se pierden]

Inglés trans, (Baltimore: Penguin, 19)

Traducción inglesa. Michael Grant, (Baltimore: Penguin, 1956)

ed. Historias y Anales con traducción al inglés, C.H. Moore y J. Jackson, Loeb Classical Library, 4 Vols, (Londres y Nueva York: 19)

ed. y traducción al inglés, M. Hutton, Loeb Classical Library, (Londres y Nueva York: 19)

Vidas, o Los Doce Césares

ed. y traducción al inglés, J.C. Rolfe, Loeb Classical Library, (Londres y Nueva York: 19)

Traducción inglesa. Robert Graves, (Baltimore: Penguin, 1957)

Julio César a Domiciano

Breviarum ab urbe condita.

Inglés trans: El breviarum ab urbe condita de Eutropius: el honorable secretario de estado para peticiones generales: dedicado a Lord Valens, Gothicus Maximus y amp perpetuo emperador, traducido con una introducción y un comentario de H.W. Bird., (Liverpool: Liverpool University Press, 1993)

Griego, pero escribe en latín

[pensado como una continuación de Tácito - sólo los libros 14-31 sobreviven en una sola copia del siglo IX]

Traducción inglesa. como La historia romana de Amiano Marcelino, durante los reinados del emperador Constancio, Juliano, Joviano, Valentiniano y Valente, trans C.D. Young, Biblioteca clásica de Bohn, (Londres H.G. Bohn: 1862, repr. 1887, 1894)

ed. y traducción al inglés, J.C. Rolfe, Loeb Classical Library, 3 Vols, (Londres y Nueva York: 1935-39)

Traducción parcial en inglés, Walter Hamilton, (Nueva York: Penguin, 1986)

Traducción inglesa. Las vidas de los emperadores romanos desde Domiciano, donde termina Suetonio, hasta Constantino el Grande: contiene las de Nerva y Trajano de dion Cassius: una traducción de los seis escritores de la historia de Auguste. John Bernard, (Londres: impreso por Charles Harper, 1698)

Trans. Inglés parcial. como Vidas de los Césares posteriores, por Anthony Birley, (Baltimore: Penguin, 1976) [también incluye las vidas de Nerva y Trajan, 96-117CE]

Albu, Emily, & quot una bibliografía anotada de fuentes bizantinas en traducción al inglés & quot, Stuides / estudios bizantinos bizantinos 9:1 (1982), 68-87

Bak, Janos M., Fuentes narrativas medievales: una guía cronológica, (Nueva York: Garland, 1987).

Farrar, Clarissa P. y Austin P. Evans, Bibliografía de traducciones al inglés de fuentes medievales, (Nueva York: Columbia University Press, 1946)

Ferguson, Mary Ann Heyward, Bibliografía de traducciones inglesas de fuentes medievales, 1943-1967, (Nueva York: Columbia University Press, 1967).

los Proyecto de libros de consulta de historia de Internet se encuentra en el Departamento de Historia de la Universidad de Fordham, Nueva York. El Internet Medieval Sourcebook y otros componentes medievales del proyecto se encuentran en el Centro de Estudios Medievales de la Universidad de Fordham. El IHSP reconoce la contribución de la Universidad de Fordham, el Departamento de Historia de la Universidad de Fordham y el Centro de Estudios Medievales de Fordham en la provisión de espacio web. y soporte de servidor para el proyecto. El IHSP es un proyecto independiente de la Universidad de Fordham. Aunque el IHSP busca cumplir con todas las leyes de derechos de autor aplicables, la Universidad de Fordham no es el propietario institucional y no es responsable como resultado de ninguna acción legal.

& copy Concepto y diseño del sitio: Paul Halsall creado el 26 de enero de 1996: última revisión el 20 de enero de 2021 [CV]


Archivo: Sudeste de Europa en 520, que muestra el Imperio Bizantino bajo Justino I y el Reino Ostrogodo.png

Haga clic en una fecha / hora para ver el archivo tal como apareció en ese momento.

Fecha y horaMiniaturaDimensionesUsuarioComentario
Actual11:14, 14 de septiembre de 2013666 × 574 (153 KB) Slovenski Volk (charla | contribuciones) Página creada por el usuario con UploadWizard

No puede sobrescribir este archivo.


El fin del Imperio Bizantino

Mientras Constantinopla estaba una vez más bajo el control de un gobernante griego, su fin se acercaba. El imperio siguió luchando hasta el siglo XV, y los emperadores perdieron gradualmente su importancia a favor de los funcionarios religiosos.

En 1395, el patriarca Antonio tuvo que dar un discurso explicando por qué el emperador bizantino seguía siendo importante.

& ldquoEl santo emperador tiene un gran lugar en la iglesia, porque no es como otros gobernantes o gobernadores de otras regiones. Esto es así porque desde el principio los emperadores establecieron y confirmaron la fe [verdadera] en todo el mundo habitado ... ”, decía en parte.

(Del libro Byzantium: Church Society, and Civilization Seen through Contemporary Eyes, University of Chicago Press, 1984, a través del sitio web de la Universidad de Fordham)

En 1453, después de un asedio, el creciente Imperio Otomano tomó Constantinopla, poniendo fin al imperio. Cuando los otomanos examinaron Hagia Sophia, que se había construido casi 1.000 años antes, quedaron asombrados.

& ldquo¡Qué cúpula, que compite en rango con las nueve esferas del cielo! En esta obra, un maestro perfecto ha mostrado toda la ciencia de la arquitectura ”, escribió el historiador otomano Tursun Beg (de un libro de la serie British Archaeological Reports de 2005 de Elisabeth Piltz). Convirtieron Hagia Sophia en una mezquita, agregando cuatro minaretes que se elevan a más de 200 pies (60 metros) del suelo.

Hoy, aunque el Imperio Bizantino desapareció hace mucho tiempo, la ciudad de Constantinopla (ahora llamada Estambul) florece y todavía se considera una encrucijada, tanto literal como metafóricamente, entre Europa y Asia.


Ver el vídeo: Arte Bizantino I (Noviembre 2021).