Podcasts de historia

¿Cuál es el impacto del colonialismo de los siglos XVIII al XIX en la vida de la gente común de los imperios coloniales?

¿Cuál es el impacto del colonialismo de los siglos XVIII al XIX en la vida de la gente común de los imperios coloniales?

Este tema me vino de repente cuando estaba haciendo mi tarea. Me conecté a Internet para buscar, pero la mayoría de los artículos solo hablaban de los impactos en el país o lugar que estaba siendo colonizado.

Según lo que he aprendido, las colonias de los siglos XVIII y XIX se consideraban un lugar para suministrar materias primas para el desarrollo industrial de la nación de origen. Sin embargo, estos beneficios solo eran utilizables por los capitalistas industriales… ¿verdad?

¿Qué otro impacto social, económico y político tiene el colonialismo en la gente común de la nación de origen (la mayoría de la sociedad, especialmente la clase baja)? ¿El colonialismo, y esencialmente, otras reclamaciones de tierras por recursos, benefician a la mayoría (de la nación de origen, del mundo)?


Imperialismo, colonialismo y resistencia en el siglo XIX

  • En la segunda mitad del siglo XIX se produjo un cambio significativo.
  • Después de 1870 y aún más dramáticamente después de 1885, hubo un aumento notable en la adquisición europea de territorios coloniales en el Pacífico Sur, Asia y África.
  • En 1870, alrededor del 10% de África había sido colonizada, mientras que en 1895 aproximadamente el 90% había quedado bajo el control colonial europeo.

Nuevo imperialismo

  • Después de 1870, las potencias europeas empezaron a depender más de la colonización del imperio formal que de los lazos económicos informales. Este período se llama "nuevo imperialismo"
  • ¿Qué conclusión puedes sacar de mirar la caricatura política?
    • Nuevo imperialismo en Asia e Indias
    • De 1870 a 1914, las principales potencias europeas se unieron a la carrera para adquirir colonias y ejercer su influencia sobre los pueblos indígenas.
    • China no fue ocupada formalmente por una potencia europea, pero esencialmente perdió el control del comercio dentro de sus propias fronteras como resultado de las Guerras del Opio.
    • Los británicos, franceses, alemanes, rusos y estadounidenses controlaban la mayor parte del comercio en China.
    • En 1868, Japón inició su propio programa de desarrollo industrial y reforma política.
    • Japón logró preservar su autonomía, pero también en 1892, se había convertido en una potencia imperial propia.

    Nuevo imperialismo en África

    • En veinte años, desde 1880 hasta 1900, cada rincón de la Tierra, desde las montañas más altas del Himalaya hasta la isla más remota del Pacífico y la Antártida, pasó a ser reclamada por una u otra potencia europea.
    • África vio la colonización más dramática. Estaba dividido como si hubiera sido un pastel dividido entre codiciosos líderes europeos. Esto se denominó & # 8220Scramble for Africa & # 8221.

    Congreso de berlín

    • El evento político clave en la carrera por la colonización en África fue la Conferencia de Berlín de 1884-1885.
    • Bismarck reunió a representantes de 15 naciones para lidiar con reclamos coloniales rivales en África.
    • Ignorando por completo los derechos de los reinos y pueblos africanos existentes, las potencias europeas reclamaron el derecho a adquirir territorios del interior mediante la expansión de las posesiones costeras existentes.
    • Para evitar el dominio de un solo estado o la guerra entre potencias coloniales rivales, la Conferencia acordó que la posesión implicaba más que una "partición en papel" basada en reclamaciones hechas sobre un mapa, acordaron que la posesión debería implicar la ocupación efectiva de la tierra y el control sobre la gente. .

    Cambio y continuidad: causas del imperialismo

    • Relaciones de poder desiguales
      • El nivel de éxito de una potencia dominante se ha atribuido en gran medida a su nivel de avance tecnológico.
      • Aquellos con tecnología militar y métodos de producción más avanzados han tendido a dominar.
      • El “nuevo imperialismo” de finales del siglo XIX fue otro ejemplo de las consecuencias de la desigualdad de poder.
      • Nacionalismo y geopolítica
      • Según la visión eurocéntrica, el motivo principal de la colonización fue político.
      • Los gobiernos alentados por el sentimiento emergente de nacionalismo y el chovinismo de un electorado de masas mejoraron su poder y prestigio al poseer colonias.
      • Las colonias cuentan con "fichas de negociación" en las mesas de conferencias internacionales.
      • Las colonias a menudo también tenían un significado geopolítico.
      • Fue importante porque se colocaron en el mapa.
      • Por ejemplo, Gran Bretaña estableció el control en Egipto para preservar el control del Canal de Suez, que era vital para mantener una ruta comercial rápida a la India.
      • Los defensores del imperio afirmaron que la superioridad de la civilización industrial dio a los europeos el derecho a apoderarse de territorios.
      • Hobson y Lenin sostienen que las colonias fueron adquiridas como campos de inversión, como urgencia de los capitalistas con riqueza excedente.
      • Estos inversionistas, algunos de los cuales poseían periódicos populares y tenían influencia sobre los políticos, promovieron el imperialismo para lograr que el estado adquiriera territorios y protegiera sus inversiones en el extranjero.
      • Lenin predijo que la competencia por las colonias eventualmente conduciría a la guerra y la revolución.

      El legado económico del imperialismo

      • El paso del capitalismo comercial al capitalismo industrial creó mayores diferencias de riqueza y transformó las relaciones entre colonizadores y colonizados.
      • Bajo el capitalismo industrial y su doctrina del laissez faire, las restricciones de los imperios coloniales fueron atacadas y la nueva idea del libre comercio se convirtió en la doctrina económica ortodoxa.
      • Bajo las condiciones impuestas de libre comercio, los tejedores de telares manuales de la India no podían competir en precio con las manufacturas británicas de tela de algodón, por lo que la India se convirtió en un importador de textiles de algodón y un exportador de algodón en rama.
      • Bajo el libre comercio, una forma de predominante nominalmente y las colonias en Asia, África y América se convierten en fuentes dependientes de materias primas, así como en mercados para productos manufacturados.
      • Antes del desarrollo de la relación de dependencia del imperialismo, la mayoría de las personas en el mundo no occidental estaban involucradas en la agricultura de subsistencia, principalmente para ellos mismos.
      • Las potencias imperialistas lograron obligar a los pueblos indígenas a cambiar a la agricultura para la exportación.
      • Hoy en día, el término también se conoce como "cultivos comerciales". Los productos agrícolas se cultivan principalmente con fines de exportación. Productos como el banano, la piña, el café o la caña de azúcar se cultivan para ser exportados al consumo de los países desarrollados.
      • Las potencias imperialistas necesitan que sus colonias suministren materias primas para apoyar el crecimiento de las ciudades industriales europeas.
      • La transformación de la producción local de una economía de subsistencia a una economía de exportación tuvo varios efectos.
      • A medida que se utilizara cada vez más tierra para cultivar cultivos comerciales para la exportación, estos territorios dependerían cada vez más de las importaciones tanto de alimentos como de productos manufacturados.
      • Creó una dependencia en la colonia
      • Los bienes producidos en masa en Europa eran mucho más baratos y, a menudo, de mejor calidad que los productos producidos localmente.
      • Los africanos encontraron que sus vidas cambiaron en contra de su voluntad, pero también llegaron a soportar condiciones de vida y de trabajo peores que antes de la intervención occidental.
      • El proceso de convertir africanos en trabajadores en una economía monetaria fue extremadamente brutal.
      • A menudo tenían que trabajar lejos de sus aldeas de origen y se les imponía un castigo brutal por no cumplir con las cuotas exigidas.
      • Los adolescentes varones eran castigados con mutilaciones, incluido el corte de orejas o manos.
      • El incumplimiento de las cuotas por parte de determinados aldeanos dio lugar a redadas en sus aldeas de origen, donde las mujeres fueron violadas, los niños y los ancianos golpeados y las casas destruidas.
      • En la imagen, esclavos africanos trabajan duro en una plantación de pimientos en las Indias Orientales mientras un comerciante prueba un grano de pimienta para ver si su olor o sabor es lo suficientemente fuerte.
        • El impacto económico del imperialismo ha tenido consecuencias de gran alcance.
        • Las relaciones económicas globales establecidas durante este período han dado forma al sistema mundial moderno y algunos dirían que son la base de la pobreza en las naciones en desarrollo en el siglo XXI.

        Guerra y resistencia a la colonización

        • Los movimientos nacionalistas coloniales desarrollaron un sentido de pertenencia a un movimiento internacional más amplio de pueblos colonizados que buscaban la liberación del colonialismo y la opresión racial.
        • Las protestas anti-occidentales, a veces llamadas movimientos de resistencia primaria, se organizaron para expulsar a los extranjeros y restaurar la cultura a su estado original.

        Movimiento Nacionalista Colonial

        • Los líderes del movimiento nacionalista en las colonias solían ser de la élite educada en Occidente.
        • El Congreso Nacional Indio
        • Fundado en 1885, INC fue uno de los primeros partidos políticos nacionalistas coloniales.
        • La modernización de la agricultura y la extensión de los ferrocarriles habían cambiado los patrones de tenencia de la tierra y habían convertido algunas áreas a la producción de cultivos de exportación.
        • Estas reformas también habían aumentado el endeudamiento de los campesinos y su vulnerabilidad a las hambrunas que golpearon en las décadas de 1870 y 1880.
        • Algunos nacionalistas indios acusaron que la conexión británica actuó como un drenaje económico de los recursos de la India.
        • Los funcionarios británicos los vieron como alborotadores no representativos hasta que voces más radicales y protestas populares comenzaron a cambiar el rostro del nacionalismo indio.

        Ayúdanos a arreglar su sonrisa con tus viejos ensayos, ¡se necesitan segundos!

        -¡Buscamos ensayos, laboratorios y tareas anteriores que hayas superado!

        Autor: William Anderson (Equipo editorial de Schoolworkhelper)

        Tutor y escritor autónomo. Profesora de Ciencias y Amante de los Ensayos. Artículo revisado por última vez: 2020 | Institución St. Rosemary © 2010-2021 | Creative Commons 4.0


        Las raíces del racismo europeo se encuentran en la trata de esclavos, el colonialismo y Edward Long

        Existe la opinión de que los debates sobre el África moderna deben tener una visión de futuro. Deberían versar sobre el comercio, el espíritu empresarial, los mercados en expansión, la inversión china y el dinamismo comercial y cultural que sin duda caracteriza a muchas de las 55 naciones del continente. Esta filosofía orientada hacia el futuro es un intento admirable de liberar el espíritu y la imaginación del continente del peso de su propia historia y de los legados del colonialismo.

        Si bien hay mucho que elogiar este aparente pragmatismo, tal vez sea más viable en Lagos y Kinshasa que en Londres o París. La imagen europea de África, aunque cambia rápidamente, está demasiado anclada a la historia como para volver a calibrarla fácil o rápidamente. Para los historiadores, que inevitablemente tienen una visión a largo plazo, la relación moderna entre Europa y África es simplemente el capítulo actual de un libro enorme.

        Durante gran parte del período desde el siglo XV hasta ahora, durante el cual europeos y africanos han estado conectados a través del comercio, el imperio y la migración, tanto forzosos como voluntarios, Europa ha visto a la gente de África a través del velo deformante del racismo y la teoría racial. En el caso británico, gran parte del revoltijo de estereotipos, pseudociencia y conjeturas salvajes que se fusionaron para formar el racismo surgieron de las batallas políticas libradas por la trata de esclavos y la esclavitud durante las últimas décadas del siglo XVIII y las primeras del XIX. . Los hombres que se propusieron defender la esclavitud reunieron un vasto arsenal de nuevos reclamos y viejas teorías sobre los negros, que luego codificaron, refinaron y difundieron a través de libros, folletos, caricaturas y discursos.

        Esa campaña de propaganda, junto con la institución de la esclavitud británica en sí, fue finalmente derrotada por la energía moral de la campaña abolicionista y por la determinación de los esclavos del Caribe de resistir su esclavitud, pero las ideas sobre la naturaleza de los pueblos africanos y las culturas de África que habían sido organizadas por el lobby a favor de la esclavitud perduraron. Algunos, en formas más sutiles, todavía están con nosotros hoy.

        Los debates recientes sobre la esclavitud en Gran Bretaña y Estados Unidos se han centrado comprensiblemente en los legados tóxicos que esos sistemas legaron a los pueblos negros del Caribe y Estados Unidos, los descendientes de los esclavos. Lo que a veces se pasa por alto es que las ideas raciales del lobby a favor de la esclavitud también estaban dirigidas a los africanos en su continente de origen. El impacto de la esclavitud atlántica en África se puede medir no solo en términos de subdesarrollo y despoblación, sino también en la forma en que el continente llegó a ser imaginado en Europa en la era posterior a la esclavitud, durante la cual todas las naciones de África, excepto dos, fueron colonizado por las potencias europeas en competencia.

        El libro que, posiblemente, hizo más por difundir las ideas raciales sobre los africanos fue escrito por un hombre que nunca puso un pie en suelo africano. Edward Long era un dueño de esclavos e hijo de un dueño de esclavos, su familia había estado en Jamaica desde mediados del siglo XVII. Sus ideas sobre los negros y África fueron ampliamente aceptadas como rigurosas y científicas, aunque Long no tenía formación científica. El libro que lo hizo famoso, su Historia de Jamaica (1774), no fue un libro de historia sino más bien una extraña guía de viaje híbrida, en parte una discusión sobre el dominio colonial británico y la economía en el Caribe, y en parte un ajuste de cuentas político. Pero también es el texto clásico del racismo pseudocientífico europeo del siglo XVIII.

        Sus secciones clave son las mordaces denuncias de Long sobre los africanos como irremediablemente inferiores y tal vez ni siquiera humanos. A pesar de su obvio interés propio, el hecho de que hubiera pasado 12 años en el Caribe le dio a las opiniones de Long una supuesta autoridad que explica de alguna manera por qué sus ideas tenían tanta longevidad.

        Aunque carecía de experiencia de primera mano, descartó al continente por considerarlo atrasado, y concluyó que era la fuente de “todo lo que es monstruoso por naturaleza”. El racismo de Long fue lo suficientemente flexible como para hacer la transición de ser una defensa de la esclavitud a una justificación del colonialismo: fue una hebra vital en el tejido conectivo que une la historia de la esclavitud con la del colonialismo. Los ecos de los pasajes más venenosos de Long se pueden escuchar en libros escritos por hombres de generaciones posteriores que se aventuraron a África.Sus opiniones sobre las sociedades africanas que encontraron fueron contaminadas por Long y otros teóricos raciales antes incluso de que sus barcos hubieran aterrizado.

        De las muchas ideas y teorías que surgieron de los debates sobre la esclavitud, la que aún ensombrece la imagen de África es la noción de que la tiranía, la guerra y el caos son la condición natural del continente. Long afirmó que África era tan bárbara y caótica que los africanos estaban mejor como esclavos, ya que la esclavitud los salvó de los peores destinos que, afirmó, los habría consumido en sus países de origen.

        Esa idea fue generada por hombres que intentaban justificar su comercio de seres humanos, sin embargo, hoy en día todavía hay personas bienintencionadas y progresistas, en Europa y en África, que especulan sobre si la democracia, el estado de derecho y los derechos humanos. los derechos pueden arraigar adecuadamente en África. Estos puntos de vista son testimonio del poder de la historia y la potencia de la idea de la raza.


        Visitando la exposición de arte de Sri Lanka "Jeweled Isle" en LACMA

        A principios de este verano tuve la oportunidad de visitar "La Isla de las Joyas", una importante exposición de arte de Sri Lanka en el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles. Las exposiciones de arte de Sri Lanka en los EE. UU. Son pocas y distantes que yo sepa, esta es solo la tercera exposición dedicada exclusivamente al arte de Sri Lanka. El primero, en 1992-93 en la Galería Sackler en Washington, DC, se centró exclusivamente en la escultura hindú y budista, mientras que el segundo, la exposición 2003 “Guardian of the Flame” en el Phoenix Art Museum, se limitó a artefactos budistas. La exposición LACMA, que se inauguró en diciembre pasado y se cerró a principios de julio (2019), presenta un enfoque mucho más amplio, destacando las interacciones de las diversas comunidades, etnias e identidades religiosas que se han arraigado en la isla durante los últimos tres milenios. Esta perspectiva globalizada es evocada efectivamente por la primera imagen que aparece en la entrada de la exhibición: la silueta de la isla superpuesta en el centro de un patrón en forma de red que evoca simultáneamente una red de conexiones globales, y las facetas de una joya, una de las los recursos naturales de la isla que ha captado la atención de comerciantes y colonizadores.

        Firmar en la entrada de la exposición.
        (Todas las fotografías son mías, a menos que se indique lo contrario, Museo de Arte del Condado de Los Ángeles, junio de 2019) Exhibición de 21 gemas preciosas de Sri Lanka.

        El poder de las "joyas" es uno de los temas organizativos clave que se encuentran en toda la exhibición, vinculando la atracción humana a las piedras preciosas con dos formas fundamentales de práctica budista: refugiarse en la "triple joya" del Buda, el Dharma y la Sangha. y actividades centradas en las reliquias corporales de Buda, que durante mucho tiempo han estado vinculadas simbólica y físicamente con piedras preciosas. Las reliquias de Buda suelen estar encerradas en dos tipos diferentes de contenedores, los cuales aparecen a lo largo de la exhibición: en los enormes monumentos de reliquias (estupas) que definen espacial y ritualmente importantes sitios de devoción budista de Sri Lanka (mostrados aquí en cubiertas de manuscritos de hojas de palma y como capturados por fotógrafos coloniales del siglo XIX), y en relicarios en forma de estupa, que están consagrados permanentemente en estupas o sirven como contenedores de reliquias móviles con fines devocionales. Varios ejemplos de relicarios, etiquetados como "estupas votivas", aparecen a lo largo de la exhibición, que datan del siglo II al III hasta el siglo XIX.

        Relicario de cristal de roca, siglo II-III. Relicario de marfil, siglo XVII-XVIII. Relicario de ébano, siglo XIX. Dos cubiertas de manuscritos ilustrados de hojas de palma (superficie interior) el par superior (siglos XVIII-XIX) son de madera superpuesta con inscripciones plateadas y el par inferior (siglos XIX) son de madera pintada. Ambos incluyen representaciones de los 16 grandes lugares de peregrinaje asociados con la tradición de las tres visitas de Gautama Buda a la isla.El conjunto superior también representa el encuentro del bodhisattva con 24 Budas anteriores antes de su renacimiento final como Siddhartha, y las primeras siete semanas después de su iluminación. Juntos ilustran la vida prolongada del Buda, comenzando con su primera aspiración a la Budeidad hace incontables edades, sus tres visitas a la isla durante su vida y su conexión posterior a la muerte con dieciséis lugares de la isla donde sus reliquias físicas continúan mediando. su presencia en el mundo. Detalle, que muestra (arriba) el encuentro del bodhisattva con los Budas anteriores y (abajo) las primeras siete semanas después de su iluminación en Bodhgaya. Detalle de la tarjeta de la galería.

        Estos contenedores de materiales preciosos evocan otro tema clave que recorre la exposición: la propia isla como contenedor físico, delimitada por el agua y definida por las idas y venidas de diferentes grupos de personas a lo largo de su dilatada trayectoria. Como señala la tarjeta de la galería para la exhibición de piedras preciosas, en los primeros siglos de la Era Común, la isla se conocía como "Ratnadvipa" (Isla de las Gemas), y se desarrollaron leyendas de que las gemas encontradas allí se originaron en las lágrimas de Buda, o de Adán y Eva. Los textos medievales cristianos e islámicos conservan la tradición de que fue el sitio del Paraíso. La isla, con su ubicación estratégica para el comercio global y valiosos recursos naturales y productos básicos (por ejemplo, especias, gemas, caucho, café, té), ha ejercido una poderosa fuerza centrípeta, atrayendo a diversos grupos de forasteros definidos por una multiplicidad de marcadores de identidad ( incluidas las diferencias raciales, étnicas, lingüísticas y religiosas). Los cingaleses, el grupo étnico más grande de Sri Lanka, tienen sus orígenes en el norte de la India, y el relato tradicional de su migración a la isla está estrechamente relacionado con la vida de Buda: se dice que Vijaya, su legendario progenitor, puso un pie en la isla en el día de Gotama Buddha's parinibbāna (fallecimiento final). Los tamiles, que son predominantemente hindúes, constituyen el segundo grupo étnico más grande y sus orígenes se remontan a grupos de colonos del sur de la India. Otros grupos étnicos incluyen a los Väddas, un grupo indígena cuyos antepasados ​​se consideran anteriores a la llegada de los moros cingaleses, descendientes de comerciantes de habla árabe, que son predominantemente musulmanes y malayos, también predominantemente musulmanes, cuyos antepasados ​​proceden del archipiélago malayo. Sri Lanka también estuvo poblada por tres grupos sucesivos de colonizadores europeos, comenzando con los portugueses a principios del siglo XVI, seguidos por los holandeses en el siglo XVII y finalmente los británicos que obtuvieron el control total de la isla, entonces llamada Ceilán, en 1815. y la gobernó como colonia de la corona británica hasta su independencia en 1948. Los burgueses, una comunidad euroasiática definida por vínculos con un antepasado paterno de ascendencia europea, constituyen un grupo adicional.

        Todas estas comunidades, con la excepción de los malayos, están representadas a través de los objetos en exhibición, la mayoría de los cuales pertenecen a la colección LACMA, complementados con objetos tomados prestados de varios otros museos, incluidos el Victoria and Albert Museum de Londres y New Museo Metropolitano de York. Sin intentar proporcionar una descripción detallada del impacto del dominio colonial europeo, o de la larga historia de conflictos interétnicos en la isla, los objetos en exhibición evocan efectivamente las complejas interacciones de diversos grupos, señalando momentos de interés y aprecio compartidos. así como la impugnación y la alteridad social. Esto se logra a través de la elección de los curadores de los objetos para exhibir, el diseño espacial integrado de la exposición y el plan estético unificado (diseñado por una destacada firma de arquitectura de Los Ángeles), y la señalización estratégicamente ubicada, que brinda información histórica y cultural esencial. Me impresionó particularmente el uso de fotografías del siglo XIX colocadas estratégicamente en toda la exhibición para resaltar el impacto de los puntos de vista coloniales británicos, incluida su fascinación por los sitios arqueológicos budistas, los aspectos del entorno natural y los habitantes de Sri Lanka "nativos" representados por tomas de aldeanos humildes, así como miembros de la aristocracia de Kandy, un grupo que perdió el poder con la conquista británica de Kandy en 1815. Estas muestras fotográficas culminan cerca del final de la exposición con una serie de 20 fotografías de Reg van Cuylenburg (1926 -1988), un fotógrafo de Sri Lanka de ascendencia cingalesa, inglesa y holandesa de Kandy que recorrió la isla entre 1949 y 58, documentando a las personas y lugares de la nación recién independizada. Creo que es revelador comparar el carácter muy formal y estático de las fotos del siglo XIX con la fuerza vibrante y dinámica de "Village Girls Bathing" de van Cuylenburg (ver más abajo). Un letrero final al final de la exhibición, titulado "Legados budistas y recuerdos de la isla", hace un contraste conmovedor entre el optimismo que inspiró el trabajo de van Cuylenburg y la historia más reciente de los conflictos étnicos, que concluye: "Entre las mayores tragedias en Sri La historia reciente de Lanka es la guerra civil (1983-2009) que enfrentó a los budistas cingaleses con los hindúes tamiles, dos grupos que habían coexistido y mezclado durante gran parte de la historia de Sri Lanka. Es poco probable que se pudiera haber previsto un conflicto tan prolongado cuando Sri Lanka obtuvo su independencia de Gran Bretaña en 1948. Los jóvenes de Sri Lanka de esa época, incluido el fotógrafo Reg van Cuylenburg, se deleitaban con el optimismo por el futuro de su nación insular, que había ha sido sembrado durante dos milenios con las joyas de diversas comunidades, culturas, etnias y religiones ".

        19 ciento. fotografías coloniales: “Villager Selling Plaintains, c. 1890. Foto del catálogo de la exposición: Robert Brown, et al., La isla de las joyas: arte de Sri Lanka (Los Ángeles: LACMA, 2018).
        "Jefe de Kandy", Scowen & amp Co., c. 1880-90. Fotografías exhibidas en la pared cerca de la entrada a la exposición, con etiqueta introductoria. Reg van Cuylenburg, "Village Girls Bathing", c. 1950-58.

        Mucho podría decirse sobre las formas en que la exhibición retrata la profunda integración de las prácticas religiosas “budistas” e “hindúes” en la vida de los habitantes de Sri Lanka, proporcionando una contranarrativa visual a uno de los legados perdurables del gobierno británico en el sur de Asia: una taxonomía del conocimiento que representaba las “religiones del mundo” como el budismo y el hinduismo como sistemas de creencias estrictamente organizados y exclusivos que se alineaban estrechamente con otras categorías exclusivistas raciales / étnicas y lingüísticas (por ejemplo, budista / cingalés e hindú / tamil). Este enfoque integrador es evidente en la exhibición prominente de una serie de paneles de madera pintados de los siglos XVII-XVIII de la colección LACMA, que probablemente sirvieron como paneles de ventanas o puertas en un templo budista de Sri Lanka (se desconoce su procedencia original). el museo como donación del actor James Coburn). Estos representan dioses principales asociados con la religión brahmánica india y deidades planetarias, así como devotos y poderosos espíritus locales. Como señala la tarjeta de la galería: "Las prácticas budistas de Sri Lanka a menudo implican honrar a varias deidades que originalmente fueron asimiladas de las tradiciones populares, populares e indias a fin de reforzar la relevancia del budismo en la vida cotidiana y los objetivos de los fieles ... [que] buscan protección y beneficios en sus vidas actuales, y los dioses que se encuentran en todos los complejos de templos budistas en Sri Lanka ayudan en sus esfuerzos ". Los dos paneles que se muestran a continuación muestran al popular dios con cabeza de elefante Ganesha, y probablemente a Shakra (Indra), que figura de manera prominente en los relatos Theravada de la vida de Buda, se representa un espíritu demoníaco (comúnmente representado como feroces guardianes en los templos budistas) y una devota femenina. en los registros inferiores de cada panel.

        Panel que representa a Ganesha y un espíritu demoníaco. Probablemente Shakra, rey de los dioses al fondo se puede ver una gran máscara de madera tallada (siglo XX) de Maha Kola Sanni Yaksha, jefe de los espíritus demoníacos (yakshas), que se dedican a yaktovil rituales curativos. El Museo Fleming de UVM tiene varios Sri Lanka yaktovil máscaras, incluida una muy rara máscara del siglo XIX de Maha Kola Sanni Yaksha, ahora exhibida de manera prominente en la nueva galería de arte asiático de Fleming, vea mi discusión sobre la máscara aquí.

        El objeto final de la exposición podría al principio parecerle incongruente al espectador, ya que fue creado por Lewis deSoto, un artista contemporáneo de ascendencia nativa americana de Cahuilla. Titulado "Paranirvana (Autorretrato)", es una imagen inflable de 26 pies del Buda reclinado con el propio rostro del artista. Al igual que los adornos inflables para el césped que aparecen durante las vacaciones en los patios delanteros de muchas casas estadounidenses, se basa en un ventilador eléctrico para mantenerlo inflado. Como señala la etiqueta cercana, el inflado de la escultura por la mañana y su desinflado al final del día recuerda el ascenso y la caída del "aliento espiritual" (prana) en la práctica yóguica, así como el ciclo de nacimiento y muerte (samsara). ¿Tiene conexión con Sri Lanka? Está inspirado en la enorme imagen de Buda reclinado del siglo XII en Gal Vihara, parte del complejo del templo Polonnaruwa en Sri Lanka. Parece particularmente apropiado que el último objeto de la exhibición mire simultáneamente hacia atrás, hacia un antiguo monumento budista de Sri Lanka, y hacia adelante, hacia nuevas formas globalizadas de práctica religiosa asiática (yoga, así como el budismo en sus múltiples formas híbridas norteamericanas). Y, una vez más, los comisarios han yuxtapuesto un último ejemplo de mirada colonial británica en forma de fotografía del siglo XIX de la escultura de Gal Vihara.

        Joseph Lawton, fotografía, “Buda reclinado en Gal Vihara, 1870-71 Lewis deSoto, vinilo pintado impregnado de tela, "Paranirvana (Autorretrato)", 2015

        Me siento muy afortunado de haber podido emprender esta peregrinación académica a Los Ángeles para ver esta notable exposición, que me ha dado mucho sobre lo que reflexionar. También quiero expresar mi gratitud al Dr. Tushara Bindu Gude, co-curador, quien amablemente me acompañó a través de la exposición y me dio una mejor comprensión de su génesis.


        6e. Afroamericanos libres en la era colonial

        Cuando Crispus Attucks se ganó su desafortunada fama como víctima de la Masacre de Boston, no era un esclavo. Fue uno de los relativamente pocos afroamericanos que logró la libertad en la América colonial. Aunque la libertad es claramente deseable en comparación con una vida encadenada, desafortunadamente los afroamericanos libres rara vez fueron tratados con el mismo respeto que sus contrapartes blancas.

        Había varias formas en que los afroamericanos podían lograr su libertad. Los sirvientes contratados podían cumplir los términos de sus contratos como los que se llevaron a Jamestown en 1619. En los primeros días, cuando se permitía la propiedad, los esclavos capacitados podían ganar suficiente dinero para comprar su libertad. Crispus Attucks y muchos otros lograron la libertad de la manera más difícil y mdash a través de un atrevido escape. Es lógico que, al enfrentarse a una sentencia perpetua de servidumbre, muchos esclavos aprovechen la oportunidad para liberarse, a pesar de los grandes riesgos que implican.

        Otra forma de liberarse se llamaba manumisión y mdash, la liberación voluntaria de un esclavo por parte del amo. Los amos liberaron ocasionalmente a sus propios esclavos. Quizás fue una recompensa por las buenas obras o el trabajo duro. A veces fue obra de una conciencia culpable, ya que los amos a veces liberaban a sus esclavos en su testamento. Los niños engendrados por esclavos y amos tenían más probabilidades de recibir este tratamiento. Estos actos de bondad no fueron completamente invisibles en la América colonial, pero fueron raros. En el espíritu de la Revolución, la manumisión aumentó, pero su aplicación no fue epidémica.

        Es probable que los afroamericanos libres vivan en centros urbanos. La posibilidad de desarrollar lazos con otros que eran libres más mayores oportunidades económicas hizo que la vida en la ciudad fuera sensata. Desafortunadamente, esta "libertad" fue bastante limitada. Los afroamericanos libres rara vez eran aceptados en la sociedad blanca. Algunos estados también aplicaron sus códigos de esclavos a los afroamericanos libres. Quizás la perspectiva más espantosa fue el secuestro. Los cazadores de esclavos a veces secuestraban a los afroamericanos libres y los obligaban a volver a la esclavitud. En una sociedad que no permite el testimonio de los negros contra los blancos, se podía hacer muy poco para detener esta práctica miserable.


        Japón

        El contacto extranjero después de la "Flota Negra" del comodoro Perry en 1853 condujo al colapso del Shogunato Tokugawa (1603-1868) y la restauración del poder a los emperadores. La apertura de Japón puso a prueba severamente las reservas de oro del país y lo obligó a reemplazar el oban con un nuevo sistema monetario al estilo occidental que financiaría las guerras de expansión de Japón a principios del siglo XX.

        Cobre tempo tsuho del Shogun Tokugawa leyoshi (1837-1853). Hasta su derrocamiento en 1868, los shoguns mantuvieron a Japón aislado del resto del mundo.

        Oban de oro (1860) del emperador Kōmei (1847-1866), último emperador del período Tokugawa.

        Lingote de ginebra de plata (1869) del emperador Meiji Matsuhito (1867-1912). En 1868, la Restauración Meiji expulsó a los shoguns del poder.

        50 sen de plata del emperador Meiji Matsuhito.


        Los imperios más grandes de la historia del mundo

        Numerosos imperios en la historia del mundo han dado forma al mundo moderno de más formas de las que podemos imaginar. Este artículo describe algunos de los imperios más grandes, poderosos e influyentes de la historia mundial.

        Numerosos imperios en la historia del mundo han dado forma al mundo moderno de más formas de las que podemos imaginar. Este artículo describe algunos de los imperios más grandes, poderosos e influyentes de la historia mundial.

        ¿Sabías?
        El primer imperio del mundo, el Imperio acadio, floreció en Mesopotamia (actual Irak). Se estableció en el siglo III a. C. y se mantuvo durante más de cien años.

        Antes de la embestida de los movimientos nacionalistas en todo el mundo en los siglos XIX y XX, el imperialismo era prácticamente el único modo de gobierno en el mundo. En la carrera por establecer la supremacía mundial, los pesos pesados ​​europeos como Gran Bretaña, España, Francia y Portugal, se dispersaron en todas direcciones, reclamando tierras recién descubiertas en nombre de su Emperador y agregando un volumen precioso a los mapas y arcas de su nación.

        Incluso antes de la fiebre europea medieval, había habido muchos imperios vastos, prósperos y poderosos en la historia de la humanidad. Algunos, como el Imperio Mongol, son recordados por la pura crueldad de su expansión algunos, como los imperios aqueménida y maurya, son recordados por la prosperidad y paz lograron establecerse y algunos, como el romano y el español, son recordados por su contribuciones fundamentales a la cultura moderna.

        Esta es una lista de los imperios más grandes de la historia del mundo, basada principalmente en estos tres criterios.

        NOTA: Las representaciones de los imperios son anacrónicas e incluyen todos los territorios que alguna vez tuvo la nación en cuestión. Los tamaños de los imperios se han redondeado, ya que la medición perfecta de los imperios antiguos es imposible.

        Era más fuerte: Siglo XIX y XX
        Área terrestre: 33 millones de kilómetros cuadrados.

        El imperio más grande de la historia de la humanidad, el gigantesco Imperio Británico se extendió por los 6 continentes habitables, así como el Territorio Antártico Británico. Debido a su tamaño e importancia, el sol nunca se puso sobre él, tanto alegóricamente, lo que significa su fuerza eterna, como prácticamente, porque siempre sería de día en al menos uno de sus territorios.

        El Imperio Británico se puede dividir en dos épocas distintas. La primera fue cuando Gran Bretaña se centró en América y estaba luchando contra España y Francia por el dominio de los dos continentes occidentales. Después de que Estados Unidos se independizó en 1783, habiendo declarado por primera vez su independencia en 1776, Gran Bretaña se centró en Asia, África y Australia. Después de que Gran Bretaña sofocó la primera rebelión india en 1857, la nación asiática se convirtió en la joya de la corona imperial de Gran Bretaña, mientras que su influencia en África crecía sin tregua. En su apogeo en la década de 1920, Gran Bretaña controlaba casi todo el mundo a través de una estrategia militar y económica.

        Después de la Segunda Guerra Mundial, un movimiento nacionalista cada vez más fuerte obligó al primer ministro británico Clement Attlee a ceder su principal activo, el subcontinente indio. Los años 50 y & # 821760 también vieron la descolonización de África. Los británicos dejaron huellas duraderas en sus territorios, incluidos numerosos avances sociales y tecnológicos, y el idioma inglés, que ahora se considera el idioma del mundo.

        Era más fuerte: siglo 13
        Área terrestre: 33 millones de kilómetros cuadrados.

        El imperio contiguo más grande jamás creado por la humanidad nació del deseo furioso de un hombre de conquistar el mundo. Genghis Khan, nacido como Temujin, extendió las fronteras de Mongolia hasta el Mediterráneo, creando un vínculo ininterrumpido desde el Pacífico al Mediterráneo (y por lo tanto el Atlántico), y conquistó violentamente los reinos florecientes de China, Corea, Persia y Rusia en el proceso.

        Las hordas nómadas mongoles confiaron en sus ataques de caballería a la velocidad del rayo, y desarrollaron una reputación terrible después de su victoria sobre el fuerte Imperio Persa. Su marcha a Europa no sólo marcó el nombre de Genghis Khan en la historia, sino que también ayudó a transmitir la tecnología asiática a Europa, la principal de las cuales fue la invención china de la pólvora.

        Después de la muerte de Genghis Khan, el imperio se dividió entre sus hijos. Las facciones no podrían sobrevivir por mucho tiempo sin la feroz visión del Gran Khan, pero obtuvieron un poder considerable sobre Eurasia durante varios años.

        Era más fuerte: Siglo 19
        Área terrestre: 23 millones de kilómetros cuadrados.

        El Tsardom de Rusia, rebautizado como Imperio Ruso por Pedro el Grande, se extendía desde Europa del Este hasta Alaska. Es el segundo imperio contiguo más grande de la historia y el tercero en general.

        Se redujo en 1867, cuando Alaska se vendió a EE. UU. Se convirtió en una monarquía constitucional después de la Revolución Rusa de 1905, y finalmente se convirtió en la Unión Soviética después de la Segunda Revolución Rusa en 1917. Rusia, la nación principal de la Unión Soviética, es el país más grande del mundo.

        Era más fuerte: Siglo XVII-XVIII
        Área terrestre: 20 millones de kilómetros cuadrados.

        El primer imperio verdaderamente global, el Imperio español fue la tierra original del eterno sol. En su apogeo, España mantuvo toda la costa occidental de América del Sur, continuando hacia América del Norte hasta la actual California, Florida, Filipinas y numerosas colonias pequeñas en África.

        A finales del siglo XIX, España era un reflejo destrozado de su glorioso pasado. Sus colonias de América del Sur y Centroamérica se habían independizado, y Estados Unidos se había apoderado de Cuba, Puerto Rico, Guam y Filipinas.Solo quedaron sus colonias africanas, la última de las cuales fue liberada en 1975.

        El éxito del Imperio español introdujo el cristianismo en las Américas y también promovió el idioma español. El español es ahora la segunda lengua materna más hablada en el mundo y la tercera lengua más hablada. El cristianismo es ahora la religión principal en ambos continentes estadounidenses.

        Era más fuerte: Siglo octavo
        Área terrestre: 15 millones de kilómetros cuadrados.

        El califato omeya creó el imperio más grande que el mundo haya visto jamás, que se extiende desde Persia hasta Andalucía, pasando por el norte de África.

        A pesar de su origen islámico, se dice que el califato omeya ha torcido y doblado los principios del Islam en su beneficio. Convirtieron una institución religiosa (el califato) en un imperio dinástico y tiránico. Esto se explica mejor por los gobernantes omeyas & # 8217 refiriéndose a sí mismos como & # 8216 diputados de Dios & # 8217, en lugar de los tradicionales (y más humildes) & # 8216 sucesores del mensajero de Dios & # 8217.

        El dominio omeya aumentó la popularidad del idioma árabe, y también fueron responsables de algunas construcciones famosas, como la Cúpula de la Roca en Jerusalén. Su gobierno inició el dominio del Islam en el norte de África, visto incluso hoy.

        Era más fuerte: siglo 18
        Área terrestre: 15 millones de kilómetros cuadrados.

        La dinastía Qing comprendió a los últimos emperadores de China. Esta dinastía fue formada por la tribu Aisin Gioro del pueblo Jurchen en Manchuria. La tribu formó una alianza con las tribus mongolas divididas & # 8211 pero aún poderosas & # 8211 en el oeste, y unió a los clanes Jurchen para crear una entidad política manchú unida. La confederación dominó a la dinastía Ming gobernante a mediados del siglo XVII.

        La dinastía manchú Qing logró mezclar la población dominada por los han con el pueblo manchú unido. Fue derrocado en 1912 y reemplazado por la República de China.

        Era más fuerte: siglo 14
        Área terrestre: 14 millones de kilómetros cuadrados.

        La dinastía Yuan fue formada por Kublai Khan, nieto de Genghis Khan. Esta dinastía fue el vínculo entre las fuerzas mongolas divididas y debilitadas en el resto de Asia, y el sistema imperial de gobierno que continuaría en China hasta 1912. Es considerada una sucesora del Imperio Mongol del siglo XIII, así como la primera dinastía real de China.

        El gobierno de Kublai Khan fue popularizado en Europa por los anales del famoso viajero Marco Polo. Kublai Khan fue un gobernante inteligente, trayendo de vuelta el antiguo sistema chino de gobierno real, con modificaciones que lo convirtieron en un monarca absoluto. Fue partidario del intercambio mercantil y tecnológico entre Oriente y Europa, y apoyó firmemente la Ruta de la Seda. La dinastía Yuan, en particular, fue la primera dinastía china en utilizar billetes de papel como principal forma de moneda.

        La dinastía estuvo plagada de luchas internas y de descontento entre la población después de la muerte de Kublai Khan y fue usurpada por la dinastía Ming. Mientras tanto, los Yuan emigraron a Mongolia y se hicieron conocidos como la Dinastía Yuan del Norte.

        Era más fuerte: Siglo 19
        Área terrestre: 13 millones de kilómetros cuadrados.

        El Imperio colonial francés fue uno de los imperios más grandes del mundo en su apogeo, solo que se vio obstaculizado primero por España y luego por el dominio de Gran Bretaña.

        En su primera era, Francia estableció colonias en América del Norte, India y el Caribe, en respuesta a la creciente influencia británica en las mismas regiones. Gracias a los lazos diplomáticos con las Primeras Naciones, Francia pudo extender una red de influencia mucho más allá de su territorio real del este de Canadá y Luisiana (centro de América del Norte). Después de las guerras napoleónicas, Francia se quedó con poco control colonial en cualquiera de los continentes americano y se unió al & # 8216Scramble for Africa & # 8217. La segunda era del Imperio Colonial Francés consistió en sus grandes colonias de África del Norte y África subsahariana, Madagascar, pequeñas colonias en India, Indochina y Guayana Francesa, que sigue siendo una región de ultramar de Francia.

        Muchas colonias francesas fueron ocupadas por potencias del Eje en la Segunda Guerra Mundial, pero fueron restauradas posteriormente. Francia estuvo involucrada en dos feroces guerras por la descolonización, la Primera Guerra de Indochina y la Guerra de Argelia. Ambas regiones finalmente se independizaron.

        Al igual que los imperios británico y español, la gran expansión del Imperio francés ayudó a que el idioma francés se extendiera más allá de Europa. Hoy en día, un porcentaje significativo de la población habla francés en Canadá, Gabón, Senegal, Argelia, Mauricio, Costa de Marfil, etc.

        Era más fuerte: siglo 16
        Área terrestre: 10,5 millones de kilómetros cuadrados.

        El Imperio Portugués fue el primer imperio intercontinental del mundo. El imperio dependía en gran medida de Brasil, que incluso sirvió como sede de la administración del imperio cuando Napoleón entró en Portugal. El imperio fue paralizado por la independencia de Brasil en 1825, y se volvió hacia África como la única otra opción. En esta segunda era, los portugueses no & # 8217t llamaron a su empresa un & # 8217 imperio & # 8217, sino una & # 8216 nación pluricontinental & # 8217. Sus territorios africanos, a saber, Angola, Mozambique y Benin, fueron liberados en 1975.

        A pesar de ser los primeros europeos en llegar a la lucrativa tierra de la India, Portugal nunca fue la potencia más dominante en la India, y fueron controlados primero por el Imperio Maratha y luego por Gran Bretaña. Aun así, Portugal retuvo el territorio de Goa hasta 1961, cuando fue reclamado por la India mediante la acción militar.

        En gran parte debido a la gran población de Brasil, el portugués se encuentra entre los idiomas más hablados del mundo, y tanto Angola como Mozambique tienen el portugués como idioma oficial.

        Era más fuerte: 5to siglo antes de Cristo
        Área terrestre: 8 millones de kilómetros cuadrados.

        El Imperio Aqueménida, o el Imperio Persa, fue el imperio más grande de la historia en ese momento y se extendió por tres continentes: Asia, África y Europa. Fue establecido en el siglo VI a. C. por Ciro el Grande y prosperó hasta el reinado de Darío III en el siglo IV a. C., cuando fue derrotado y asimilado por el Imperio macedonio dirigido por Alejandro.

        En su apogeo en el siglo V a. C., el Imperio aqueménida albergaba al 44% de la población mundial, el porcentaje más grande de cualquier imperio en la historia de la humanidad.

        Era más fuerte: Siglo VII
        Área terrestre: 6,5 millones de kilómetros cuadrados.

        Los sasánidas, que florecieron en el mismo período que los romanos, fueron la mayor potencia en el Cáucaso y Asia occidental. Extendiéndose desde Egipto hasta las afueras de la India, los sasánidas fueron un importante puente cultural entre Europa y Oriente, y fueron vitales en el desarrollo del arte medieval.

        El próspero imperio fue derrotado y asimilado en el Califato abasí dentro de los 5 años, 632 & # 8211 637 DC. La población no se vio obligada a convertirse al Islam, pero lo aceptó gradualmente a medida que el Califato Islámico comenzó a ejercer más influencia.

        Era más fuerte: 2do siglo
        Área terrestre: 6,5 millones de kilómetros cuadrados.

        Centrado alrededor del mar Mediterráneo, el Imperio Romano se convirtió en la potencia más fuerte de Europa y Asia occidental. Antes de su división en los Imperios Romanos de Oriente y Occidente, el Imperio Romano unificado, bajo Trajano, se extendía desde Portugal hasta Mesopotamia y desde Gran Bretaña hasta Egipto.

        Después de la división, el Imperio Romano de Oriente, más conocido como el Imperio Bizantino, floreció durante otros 1.000 años, antes de colapsar finalmente tras la caída de Constantinopla en 1453.

        Podría decirse que el Imperio Romano tuvo el mayor impacto en la cultura moderna en comparación con los imperios contemporáneos. El derecho romano fue adaptado y adoptado en muchos países, mientras que el arte y la arquitectura romanos, que influyeron en siglos de evolución artística, siguen siendo populares.

        Era más fuerte: 3er siglo antes de Cristo
        Área terrestre: 6 millones de kilómetros cuadrados.

        El Imperio Maurya es el imperio más grande en la historia del subcontinente indio y fue uno de los más grandes y poderosos del mundo en ese momento. Fundada por Chandragupta Maurya, fue ampliada por Bimbisara y Ashoka el Grande, antes de colapsar después del reinado de este último.

        En su apogeo, el Imperio Maurya tenía una población de 68 millones y # 8211 más del 43% de la población mundial en ese momento.

        El Imperio Maurya y el emperador Ashoka en particular, # 8211, jugaron un papel importante en la expansión del budismo en Asia. Entristecido por la sangre y la violencia en la guerra de Kalinga, Ashoka el Grande abrazó el budismo y envió emisarios budistas a los principales reinos de Asia, así como a algunos de Europa.

        Era más fuerte: 4to siglo antes de Cristo
        Área terrestre: 5 millones de kilómetros cuadrados.

        A pesar de la asociación del Imperio macedonio con Alejandro Magno, su ascenso en realidad comenzó con el padre de Alejandro, Felipe II. Derrotó a los enemigos locales de Macedonia, una coalición de varias ciudades-estado griegas, consolidando la posición de Macedonia en la región y sentando las bases para la famosa marcha de Alejandro en Asia.

        Bajo Alejandro, el ejército macedonio conquistó Egipto, fundando la ciudad de Alejandría en el proceso, y derrotó al inexpugnable y numéricamente superior ejército persa. Conquistaron varios reinos en las afueras de la India, pero se vieron obligados a retirarse debido al cansancio y nostalgia de los soldados. Después de la muerte de Alejandro, varios jefes regionales de su imperio, llamados sátrapas, se rebeló contra las potencias centrales de Macedonia y declaró la independencia. Estos feudos fueron conquistados más tarde por el Imperio parto y el Imperio Maurya.

        Era más fuerte: siglo 17
        Área terrestre: 5 millones de kilómetros cuadrados.

        La historia del Imperio Mughal está indisolublemente ligada a la historia de la India. El fundador del imperio, Babur Begh, era descendiente de Timur y Genghis Khan, y gobernaba la región de Farghana (Fergana) en Uzbekistán. Después de ser expulsado por familiares y soldados traidores a principios del siglo XVI, llegó a la India, donde venció a Ibrahim Lodi en la primera batalla de Panipat y estableció el gobierno mogol en Delhi y Agra.

        El Imperio se expandió por una sucesión de gobernantes, a saber. Humayun, Akbar, Jahangir, Shah Jahan y Aurangzeb. Alcanzó su cenit bajo Aurangzeb, extendiéndose desde las mesetas de Asia Central hasta Assam y Bengala. Después de la muerte de Aurangzeb, el Imperio Mughal fue invadido por el Imperio Maratha, que conquistó gran parte de la India, y terminó después de la rebelión india de 1857 a manos de los británicos.

        El estilo de arquitectura, arte y cocina de Mughal se elaboró ​​a través de un intercambio cultural mutuamente beneficioso con las tradiciones indias. La música tradicional india experimentó una metamorfosis sorprendente y asumió su forma actual, muchos monumentos arquitectónicos indios famosos se construyeron en el período mogol, y la cocina india mughlai, que incluye el pollo tikka masala y el pollo tandoori, popularmente universalmente populares, es un favorito de hoja perenne en todo el mundo. .

        Estos fueron 15 de los imperios más grandes de la historia. Todos estos dejaron huellas indelebles en las arenas del tiempo e influyeron en la historia de más formas de las que uno puede imaginar.


        La metáfora de la auto-colonización Alexander Kiossev

        El concepto de autocolonización se puede utilizar para las culturas que sucumbieron al poder cultural de Europa y Occidente sin haber sido invadidas y convertidas en colonias de hecho. Las circunstancias históricas los transformaron en una “periferia” extracolonial, espectadores laterales que no han sido afectados directamente ni por importantes conflictos coloniales ni por las técnicas del dominio colonial. 1 Sin embargo, las mismas circunstancias los colocaron en una situación en la que tuvieron que reconocer la supremacía cultural evidentemente extranjera y absorber voluntariamente los valores y categorías básicos de la Europa colonial. El resultado podría denominarse "hegemonía sin dominación". 2

        Como todo sucedió más allá de las realidades coloniales —ocupación militar, dominio político, gobierno administrativo y explotación económica—, la imaginación social tuvo un papel clave que desempeñar durante todo el proceso.

        La “imaginación social” generalmente implica un conocimiento intuitivo de fondo, un cuerpo de estereotipos compartidos por una comunidad: para Charles Taylor es un depósito pre-teórico ampliamente compartido de percepciones compartidas, tanto descriptivas como prescriptivas 3 Cornelius Castoriadis lo equipara con la dimensión simbólica de vida comunitaria: un mediador universal que penetra en cada átomo social. 4 Apoyadas y reproducidas por todos, estas nociones comúnmente compartidas alientan a los individuos a imaginar participaciones en comunidades y procesos más allá del horizonte limitado de su experiencia inmediata, mientras que los grupos primarios son estimulados para percibirse a sí mismos como parte de sociedades más grandes y, a veces, insondables: naciones, razas. , clases, períodos históricos e incluso "humanidad" actuando sobre "el escenario mundial" y produciendo "historia mundial".

        Dentro de la edad moderna madura son precisamente los procesos coloniales los que forman el imaginario colectivo: la asimetría entre lo europeo métropoles y el resto del mundo colonizado subraya la obra común de conocimientos compartidos, representaciones ideológicas y mitos populares. Su propósito era explicar y justificar la expansión europea desde el siglo XVI hasta mediados del siglo XX, razón por la cual estas percepciones clasificaban a los pueblos y los espacios geográficos como “superiores” e “inferiores”, los delimitaban no solo geográficamente sino en términos de valor en “ Occidental ”,“ Oriental ”y“ Sur ”, los definieron como“ grandes ”y“ pequeños ”, históricos y no históricos. Bajo la presión de la globalización colonial, el imaginario colectivo armó algo así como un escenario mundial visible en el que cada nación y cada parte del mundo tenía su propio lugar jerárquico, una imagen estereotipada y una especie de "calificación civilizatoria" 5, mientras que colonizadores y colonizados contribuían de manera desigual a la elaboración de la historia como un “colectivo singular” 6, es decir, una historia universal del mundo. Las jerarquías ocultas en su “universalidad” y la estructura eurocéntrica del “escenario mundial” predeterminaron los roles que se asumieron: qué nación o grupo se ubicaba dónde, cuál era su grado de visibilidad, desde qué posición de poder hablaban o guardaban silencio, actuaron o no actuaron, ya fueran nuestros o extraterrestres, si pertenecían al elenco principal de personajes (es decir, el mundo humano, las grandes naciones históricas) o si eran solo extras o un detalle del escenario, ya sea que fueron reconocidos como "políticos" y "universales" o no. 7 La dinámica histórica de las relaciones coloniales subrayó los controvertidos cambios en este repertorio: haber heredado imágenes mitológicas medievales de los monstruos que habitan “el borde del mundo” (los con cabeza de perro, los coprofágicos, las amazonas, los sin nariz, los con sus rostros en el pecho y muchos otros), 8 su evolución estuvo guiada por las imágenes de los nativos “celestiales inocentes” descritos por Colón en sus diarios, por las discusiones del siglo XVI entre los teólogos católicos de Salamanca sobre si los indios eran seres humanos o no, 9 pasó por las teorías de la esclavitud natural y la sumisión de los colonizados, 10 por el concepto del deber cristiano de Europa hacia los bárbaros, paganos y "devoradores de hombres", a través del perfil monstruoso, normalizador o idealizado del nativo personificado por Caliban de Shakespeare, Viernes de Defoe y "el noble salvaje" de Rousseau. En los siglos XVII, XVIII y especialmente en el XIX, la cultura popular europea vio un auge de imágenes exóticas, aventureras, sexuales y heroicas de las tierras “vírgenes”, los lugares paradisíacos, los alegres mares del sur o las colonias “doradas” entre las cuales Surgió el misticismo erótico de Oriente lleno de harenes y "misterios", de la India mística o de África, el opaco "Continente Negro". Después de Napoleón, el corpus de fantasías relacionadas con la colonia se complementó con un corpus de conocimiento real, detallado y profundo, pero se produjo desde una perspectiva colonial asimétrica, es decir, la imaginación quedó bajo el control y la restricción del poder-conocimiento. 11 Desde mediados del siglo XIX, en medio de la formación de naciones, los grandes imperios coloniales europeos creyeron que tenían un nuevo deber: difundir el progreso y la modernidad, la liberación de la tiranía asiática, la autodeterminación y los derechos humanos entre los atrasados. Este deber encajaba bien en las prácticas del evolucionismo asimétrico, la ingeniería social administrativa, la arrogancia tecnológica progresista, el racismo y el darwinismo social.

        Mientras que los pueblos colonizados podían percibir a Europa precisamente como invasora y maestra colonial (y por lo tanto identificarla con el enemigo, lo que les dio una oportunidad de resistencia), las comunidades eludidas por la ocupación colonial tenían otro punto de vista y una percepción diferente. No fueron completamente excluidos de los procesos coloniales, ya que estuvieron expuestos a las mismas ideas, ideologías y estereotipos: la imaginación colonial extendió su poder más allá de las fronteras físicas coloniales. De varias formas, esta imaginación se volvió global y sin alternativa ya en los siglos XVIII y XIX. 12

        Las comunidades “laterales” fueron arrastradas a la escena mundial donde, siguiendo el modelo eurocéntrico, ya no querían permanecer laterales: necesitaban visibilidad y reconocimiento 13 de su “civilización”, propiedad de la historia y la libertad de hecho, en este deseo ya habían interiorizado los conceptos, valores y jerarquías simbólicas de los colonizadores. El mecanismo sociológico de este proceso es bastante sencillo: las élites locales se educaron en universidades transfronterizas una vez que regresaron a casa, asumieron roles como educadores, revolucionarios, escritores, periodistas, tutores y comenzaron a difundir un repertorio conceptual colonial centrado en Europa. Y lo hicieron sin violencia ni “gubernamentalidad” colonial, a través de canales más suaves que tenían influencia para cautivar la imaginación: historias, libros, clases escolares y libros de texto, literatura popular, propaganda política y periodismo.Estos primeros patriotas sin naciones, autodenominados utópicos y visionarios nacionales, introdujeron la noción de "nación soberana" e inventaron, a fuerza de modelos estudiados, las "tradiciones históricas" locales. Armados con estas armas simbólicas se dirigieron a diversos grupos y estratos imaginándolos como una “comunidad imaginaria” unificada (con solidaridad horizontal entre sus miembros, convivencia sincronizada en el tiempo cotidiano, 14 y en una marcha histórica conjunta hacia el futuro 15). su poderosa retórica proeuropea y modernizadora esculpió la imaginación de sus acólitos más entusiastas: estudiantes, jóvenes, jóvenes intelectuales, nuevas generaciones cuyo destino era convertirse en los constructores ulteriores del nuevo Estado nacional y sus instituciones homogeneizadoras.

        Este proceso, tradicionalmente llamado “europeización” y “modernización”, también tuvo su lado oscuro. Junto con los valores del cristianismo, la civilización, la ilustración, junto con los carteles del progreso, la libertad y la revolución, las asimetrías coloniales centradas en Europa se cimentaron irreversiblemente en el imaginario colectivo de tales grupos. Las nociones de centro y periferia europeos, de “maestros” y “sujetos naturales”, de una fuente de civilización y sus receptores pasivos, pasaron a formar parte de la “moneda cultural común” 16 y del imaginario público de las nuevas naciones. Guiadas por la necesidad cultural, una vez en el “escenario mundial”, las nuevas comunidades imaginarias periféricas se pensaban a sí mismas dentro de la inevitable asimetría cultural. vis-à-vis el Gran Otro, el centro colonial de Europa.

        Esto los descentró en el momento de su emergencia: percibieron su existencia nacional como “una cultura de ausencias” 17 o “una cultura de atraso”. 18 Desde su posición ventajosa, con su estándar en una Europa idealizada, su entorno carecía de ... todo en estos años incipientes: progreso material y técnico, figuras políticas e intelectuales, libertad e independencia, filosofía, ciencia y artes de calidad europea y magnitud, vida social y glamour, modales y estilo, es decir, todo el modelo de civilización de ultramar estaba ausente. La intensidad de las ausencias se combinó con un esfuerzo por completar, ponerse al día, iluminarse, civilizar, para todo lo que típicamente se llamaba "el camino hacia Europa". Las élites locales se vieron impulsadas a convertirse a sí mismas y a sus compatriotas en personas modernas, es decir, europeos que ansiaban ser liberados, soberanos y civilizados, al igual que las naciones progresistas, para convertirse en parte de la "humanidad ilustrada", para estar en el campamento de aquellos "que hicieron historia". Esto hizo que la política de importación de modelos e instituciones de "completar" o "ponerse al día" con una alineación / competencia incesante y condenada al fracaso con el centro colonial, una búsqueda interminable de reconocimiento por parte del centro. Y esto desencadenó paradojas.

        La primera de estas paradojas está relacionada con el lugar estructural específico que ocupó Occidente (o Europa) en la imaginación “auto-colonizadora”. Dado que la "lateralidad" de estas sociedades marginales era sólo relativa, sus élites típicamente compartían relaciones prácticas (y conflictos) bastante concretas y de amplio alcance con varios mercados, instituciones, agentes, tecnologías, productos básicos, comerciantes, etc. tienen evaluaciones y críticas bastante sobrias hacia Occidente, que a veces incluso pueden llegar a los extremos de la desconfianza civilizatoria o radical "Kulturkritik. " Por otro lado, “Europa” desempeñó el papel del Gran Otro, una autoridad cultural perentoria indispensable en su autoidentificación. Esto desencadenó la percepción de Europa a través de una doble lente: era tanto empírica como transempírica. los "autocolonizadores" bien podrían criticar a "Europa", pero su crítica nunca podría llegar a la devastadora bilis anticolonial de los colonizados en términos reales (por ejemplo, como la de Frantz Fanon 20 que conduce al deseo brutal de radicalmente negar, incluso “vomitar” en un ataque de odio, todos los valores e ideologías occidentales). A pesar de una percepción más realista entre los "autocolonizados", Europa en su imaginación siempre conservó un tinte de algo más allá de lo empírico, un aura trascendente flotaba sobre sus "naciones iluminadas" y su "civilización". Dado que Europa era el "significante maestro" en su orden simbólico y cultural, un constituyente que define la estructura que se asemeja a una deidad ausente, podría no ser rechazado de plano, al igual que un padre real imperfecto no podría revocar la autoridad que Jacques Lacan denominó "en el -Nombre-del-Padre ”, ya que garantizaba el orden simbólico y los valores subyacentes. 21 Así fue como Europa fue a la vez objeto de críticas y un superyó civilizatorio: para la imaginación autocolonizadora no solo era un personaje principal en la escena mundial, era este escena en sí, la mirada que concede reconocimiento. 22

        Vinculada a la primera paradoja, la segunda era aún más fundamental: la autocolonización de la imaginación revirtió el orden simbólico y la economía de los símbolos al revertir las posiciones de "lo nuestro" y "lo ajeno". La dinámica de las constantes distinciones significantes se ha detenido e ideológicamente "encerrado", "acolchado" 23 en pares binarios alineados alrededor de un centro simbólico, "Europa" desempeñó el papel de ideológico punto de título, 24 un peculiar “punto cero” en el sistema de referencia. Y todo lo que tuviera origen europeo-extranjero se convirtió invariablemente en un miembro no marcado en esta semántica binaria, se convirtió en el vehículo natural de lo positivo, siempre neutral y universal, mientras que “lo nuestro” siempre fue percibido como externo y distanciado de este punto neutral. La implicación era que lo "nuestro" carecía fundamentalmente de universalidad y autosuficiencia; el imaginario colectivo lo adsorbía a través de los filtros de lo ausente, defectuoso, híbrido, deficiente, tachado de "civilización incomprendida", era "europea pero no del todo". Esto fue lo que hizo que la imaginación auto-colonizadora también se auto-traumatizara.

        Es importante recalcar nuevamente que el imaginario colonial no cautivó a algunas culturas ya existentes, estables, eternas o primordiales. La autocolonización tuvo lugar en un punto en el que surgieron las naciones pequeñas y marginales, se entrelazó con el acto de imaginar su "comunidad imaginada". Por lo tanto, la imagen de Europa no se asoció con una agresión real, no se unió a la violencia militar, la explotación económica o la coacción administrativa, todo lo cual iba de la mano con la colonización en tiempo real. Como coincidió con el nacimiento de una nación, se llevó a cabo de forma voluntaria o incluso en una oleada de celo patriótico compartido por la élite y la población por igual. La metáfora "autocolonización" tiene "yo" en ella, no porque algunas naciones ya existentes las colonizaran, sino porque sus propios "Yoes", es decir, las identidades culturales surgieron como un producto derivado del proceso de hegemonía euro-colonial, en un intercambio simbólico asimétrico con el centro colonial. Además, el aspecto performativo de tales identidades es esencial: tales naciones surgieron en medio de su propio intento de posicionarse en el escenario mundial del reconocimiento. En este intento asumieron o crearon un conjunto de categorías, códigos y patrones mediante los cuales pudieron deliberar los suyos: las categorías “universales” como ilustración, libertad, democracia, estado, independencia, soberanía, universalidad e incluso las nociones de “ especificidad ”,“ autenticidad ”y“ nuestra propia ”, en el sentido nacional de esta última. Sin embargo, las grandes dicotomías de “civilización / barbarie”, “progreso / atraso”, naciones “grandes / pequeñas” o “históricas / no históricas” que resultan en un autotraumatismo “congénito”, también se crearon en el mismo proceso.

        Y aquí llegamos a otro aspecto específico importante en el proceso de autocolonización: las naciones pequeñas y laterales buscaban el reconocimiento, pero desde la perspectiva de la propia Europa, cuya imaginación colonial estaba ocupada con otros temas, este reconocimiento tenía pocas posibilidades de ser concedido. El conflicto esencial y formativo que envolvió a los colonizadores fue el de las colonias más que el de las naciones más pequeñas, pobres y desviadas. La Europa de los siglos XVI, XVII, XVIII y XIX, desgarrada por guerras religiosas, fronteras feudales, competencia naval y colonial, y más tarde por nacionalismos en guerra y arrogancia imperial rival, buscaba su propia identidad. Desde una perspectiva histórica, estos siglos vieron toda una secuencia de proyectos utópicos o realistas para la unidad y la identidad cultural europeas, todos los cuales fracasaron, desde Novalis y Chateaubriand hasta Edmund Husserl y Klaus Mann. 25 A fuerza de necesidad estructural, todos ellos implicaban un Otro radical, una demarcación evidente del reino europeo, que había que buscar lejos. A lo largo de varios períodos históricos, esta alteridad se buscó ahora en el Imperio otomano invasor, ahora en el Nuevo Mundo y las colonias, ahora en los "salvajes" y "bárbaros", ahora en el Oriente o en las civilizaciones "totalmente ajenas" y "primitivas". culturas ". Distantes y exóticas, las fantasías de la imaginación colonial europea no rezaban por lo pequeño, lateral o periférico: las consideraba como "seminarios" (esto probablemente se expresa de manera más conspicua con el desdeñoso término alemán Kleinstaterei). Fueron encontrados carentes de tamaño, 26 y de riqueza, esquivados por las principales rutas coloniales, insuficientemente diferentes o distantes en términos culturales, sin ofrecer beneficios exóticos, aventuras o placeres prohibidos, es decir, decepcionantes en su fascinación o erotismo en su conjunto. . Precisamente lateral y marginal. Es por eso que la percepción cultural de esta periferia semi-salvaje e incivilizada, indigna del esfuerzo, parecía tan borrosa y desenfocada, sufriendo de hipermetropía (metáfora de Karl May in der Schluchten des Balkans [“En las profundidades del desierto de los Balcanes”] es probablemente un buen ejemplo). La estructura de la escena narrativa les negaba la misma alteridad distintiva que estaba reservada para las colonias reales y, por lo tanto, las relegaba al otro interno ambivalente, vergonzoso y cómico 27 ​​que era mejor olvidar o empujar al reino de lo cómicamente vergonzoso. De ahí que fueran procesados ​​dentro de las modalidades del olvido, el conocimiento a medias, 28 subcontratados a los géneros periodísticos livianos o escritura de viajes, rumores, anécdotas protagonizadas por lo incivilizado, la distancia paródica trivializadora (el arquetipo en este tipo de percepción es la figura del el tramposo, personaje de narrativas cómicas, que comete mediaciones vergonzosamente hilarantes entre naturaleza y cultura).

        Esto conduce a otra paradoja. Mientras que las naciones auto-colonizadoras importaban ideas, patrones y estereotipos para su adopción, junto con ellos también importaban algo más: las ya mencionadas imágenes europeas vagas, turbias y parodias de sí mismas. Además, se vieron obligados a internalizar estas imágenes vergonzosas precisamente porque procedían de su fuente de reconocimiento y se les acusó de su autoridad. Todo esto fomentó un controvertido proceso de construcción de nación: uno que tomó prestados modelos de la mano de la resistencia contra los modelos. Dichos préstamos estaban destinados a "europeizar", pero al mismo tiempo se interpusieron en el camino de la emancipación cultural real, ya que nunca dejaron de reciclar el papel secundario, sumiso y opaco de las pequeñas naciones periféricas en la escena mundial, sin reconocer su soberanía, autenticidad y autonomía.

        La búsqueda raíz ("pochvenichestvo, ”“ Suelo nativo ”en terminología eslava oriental), el discurso de las culturas auto-colonizadoras surgió como una herramienta de esta resistencia a medias. Una reacción contra la adoración de Occidente, contra el reconocimiento negado y el perfil autocrítico prestado, acompañó el surgimiento de la nación en la forma de una ideología autóctona compensatoria que proporcionó un semillero natural para los nacionalismos estridentes locales. este discurso intentaría revertir la correlación “centro-periferia” y restaurar a “lo nuestro” su función semántica e ideológica constitutiva. Por tanto, se dedicó a la tarea de representar “lo nuestro” como la civilización más antigua, auténtica y poderosa. Produjo teorías mordaces y de conspiración dirigidas al modelo. Sin embargo, este ataque fue mucho menos atrevido que la resistencia colonial. Fomentó un culto a lo local completo con fantasías de origen mítico y antiguo en su aspecto institucionalizado; se comprometió con la historiografía y filología nacionales, con la etnografía, la arqueología, los estudios del folclore, con la santificación de comunidades orgánicas idílicas y con la búsqueda de raíces. Sin embargo, la naturaleza secundaria y dependiente de la ideología del "suelo" se manifestó en su preocupación por proporcionar contraargumentos a Europa, ya que llevaba a este último dentro de sí misma y no podía prescindir de ella como oponente.

        En el contexto de la autocolonización, existe una interacción especialmente fascinante entre la "alta" cultura oficial y pública y la cultura antropológica local, la vida cotidiana y la comunicación. 29 En las comunidades de autocolonización, la primera, como depósito de patrones occidentales prestados e idealizados, estaba en constante choque con las prácticas cotidianas y el trasfondo institucional previamente existente. Consideraba a este último como "no europeo", bárbaro y oriental, una cultura de estándares ausentes donde los lugareños solo podían raspar la superficie europea de tendencias de moda sin cerebro, imitaciones superfluas, "monos", "civilización incomprendida". por su parte, al carecer de la presión de la verdadera “gubernamentalidad” colonial (es decir, la imposición administrativa y científica de la disciplina y la “normalización” de la existencia local a cargo del colonizador), las rutinas cotidianas locales conservaron su fuerza, vitalidad y obstinación . Estaban ocupados disputando "los altos modelos" como la invención de un puñado de "traficantes de Occidente" y soñadores despiertos, así como estableciendo sus propios canales de europeización que se alejaban de los de las élites ilustradas.

        Por tanto, la interacción entre la alta y la cultura popular podría resumirse como un torrente de críticas indignadas alegando escasez de civilización desde arriba, por un lado, y por otro, un torrente de ironía, adaptaciones, arreglos, parodias, usos especiales, sustituciones e híbridos de la parte inferior diseñados para evadir o socavar la parte superior. Las masas, absortas en su forma de vida tradicional (con sus propios canales, agentes y ritmo de modernización y europeización), nunca hicieron todo el camino para reconocer a sus élites “europeid” con sus proyectos modernizadores y reivindicaciones civilizadoras. Las élites sufrieron la paradoja de una ilegitimidad inherente al ser nacidas localmente, no “verdaderamente europeas” por su parte, denunciaron el “material humano inferior” de las masas.

        La importación de instituciones adquiere una forma especial en medio de esta perenne disputa entre la alta cultura y la popular. Al igual que en las colonias reales, las instituciones en las culturas autocolonizadoras no se crearon en un proceso de “habituación”, es decir, de maduración y adaptación incrementales convirtiéndolas en prácticas habituales incuestionables y duraderas. 30 Fueron impuestas por amplios gestos modernizadores de las élites que las unieron y las legitimaron de una manera ampliamente occidentalizadora —y muy a menudo ecléctica e intrínsecamente controvertida—. En este proceso siempre quedaron un montón de cosas imposibles de importar: los conocimientos prácticos, los hábitos y rutinas, el espíritu bien establecido, los roles y las reglas en el desempeño diario de una institución. Como resultado, las instituciones fueron acomodadas con demasiada frecuencia, utilizadas de formas inesperadas para fines imprevistos, de acuerdo con bricolaje patrones, es decir, se hibridan. Esto, a su vez, proporcionó un papel especial a la esfera pública: tenía que estar a la altura de ciertos estándares en medio de la indignación pública, las críticas mordaces y las filípicas ardientes. Las instituciones públicas a menudo se encontraban bajo tanta y descarada presión que las empujaba al borde de perder su credibilidad por completo, para hacerlas conmovedoramente visibles en lugar de evidentes por sí mismas. Las redes de tipo premoderno, posmoderno e incluso global funcionaban debajo, junto a ellas, dentro y a través de ellas, basadas en el parentesco, el clan o la amistad solidaria, que a veces se ramificaba en la diáspora. Detrás de la publicidad oficial, estas redes como comunidades cuasi modernas establecieron otro ámbito —de lo que los antropólogos llaman “intimidad cultural” 31 - la solidaridad oculta de aquellos que explotaron sistemáticamente tanto los valores nacionales como los estándares de la civilización europea para sus propios fines. Y lo hicieron de manera egoísta, de una manera oportunista e híbrida, dando así forma a una imagen resistente de “lo nuestro”, que era a la vez autoirónico y hostil hacia los demás.

        Nos detendremos aquí en esta descripción bastante esquemática y parcial de las culturas autocolonizadoras. En conclusión, debería renunciar a cualquier pretensión de investigación histórica detallada, ya que dicha investigación debería extenderse a muchas más páginas. Su único reclamo es crear una perspectiva posible, un modelo ideal que brinde un punto de vista algo diferente sobre procesos como la construcción de una nación y el colonialismo. Las metáforas de la "autocolonización" y la "imaginación social autocolonizadora" han asumido el papel de un tipo ideal y solo tienen un objetivo heurístico: socavar la dicotomía tradicional al describir los desarrollos coloniales, por ejemplo, la oposición simplista entre colonizadores y colonizados. Y para mostrar que hay toda una gama de varias subespecies entre ellas: colonialismos internos, cripto-nacionalismos, 32 hegemonías coloniales interiorizadas sin dominación, etc.

        Aún debe reconocerse que, incluso como tipo ideal, estas metáforas solo tienen una validez histórica restringida: podrían decirnos algo sobre los desarrollos que tuvieron lugar en el curso de los siglos XVIII, XIX y principios del XX. Tras la Segunda Guerra Mundial y los procesos de descolonización, la situación de autocolonización sufrió un cambio sustancial.El repertorio de la imaginación mundial fue en cierto sentido "globalizado" y "mediatizado" a través de las nuevas tecnologías: 33 los legados de las culturas autocolonizadoras se desprendieron de sus agentes territoriales para ser retomados por los medios de comunicación, se volvieron "portátiles" y utilizables individualmente, se incluyeron en varias mélanges y se criaron, 34 se desplegaron en la búsqueda de varios fines políticos y se construyeron en nacionalismos no territoriales de un nuevo tipo. Todos estos son temas dignos de estudios especiales más allá de lo que podría hacerse aquí.

        1 / A pesar de que la colonización histórica real es múltiple y variable, a nivel de tipos ideales, se pueden delinear algunas características primarias en cada proceso colonial: comprende la ocupación militar simultánea, el asentamiento, el establecimiento del control sobre los lugareños, el gobierno administrativo sobre poblaciones heterogéneas contra el telón de fondo de las diferencias étnicas y / o culturales entre gobernantes y gobernados, y el establecimiento de una hegemonía cultural.

        2 / Una situación aparentemente inversa a la descrita por Ranajit Guha, Dominio sin hegemonía: historia y poder en la India colonial, Harvard University Press, Cambridge 1998.

        3 / Charles Taylor, Imaginarios sociales modernos, Duke University Press, Durham y Londres 2004.

        4 / Cornelius Castoriadis, La institución imaginaria de la sociedad, The MIT Press, Cambridge 1998, 1987, 1975.

        5 / Esto es lo que Charles Taylor tiene que decir al respecto: “Esta identidad (colectiva) es vulnerable al no reconocimiento, al principio por parte de los miembros de la sociedad dominante, pero luego se ha desarrollado un escenario público, en el que la gente se ven a sí mismos en pie, en lo que se ven a sí mismos como calificados, en qué calificación les importa Esta escena mundial está dominada por un avance relativo, incluso hasta el punto de tener que descubrir neologismos periódicos para eufemizar la distinción ... atrasado, subdesarrollado, en desarrollo … El telón de fondo del nacionalismo moderno, de que hay algo con lo que quedar atrapado, cada sociedad a su manera, está inscrito en este lenguaje común, que a su vez, anima la esfera pública mundial ”. Charles Taylor, "Nacionalismo y modernidad", La moralidad del nacionalismo, ed. R. McKim, J. McMahan, Oxford University Press, Oxford 1997, pág. 38–50.

        6 / Sobre cómo se forma la noción de historia universal, ver Reinhart Koselleck, "Historia Magistra Vitae: The Dissolution of the Topos into the Perspective of a Modernized Historical Process", Pasado futuro, sobre la semántica del tiempo histórico, The MIT Press, Cambridge y Londres 1985, p. 29.

        7 / Ver Alexander Kiossev, "Grandes narativas y comunicación imaginada: la literatura y los patrones simbólicos de la emancipación", Neohelicon: Acta Comparationis Literaturarum Universarum XXXI 2, Kiado, Budapest y Kluwer Academic Publishers, Dordrecht, Boston, Londres 2004) y Alexander Kiossev, "Behind the Stage", Mitos y narrativas de la nación en los Balcanes, ed. Tatjana Aleksic, Cambridge Scholars Publishers, Cambridge 2008.

        8 / "¿'Rohe Barbaren' oder 'edle Wilde'? Der europäische Blick auf die ander Welt ”, exh. cat., Institut für angewandte Kulturforschung, Göttingen 1991.

        9 / Véase Tzvetan Todorov, La conquista de américa, Harper Perennial, Nueva York 1992.

        10 / Anthony Pagden, La caída del hombre natural: el indio americano y los orígenes de la etnología comparada, Cambridge University Press, Londres y Nueva York 1982, 1986.

        11 / Este es el tema de Saïd: véase Edward W. Saïd, orientalismo, Vintage Books, Nueva York 1979 y Edward W. Saïd, Cultura e imperialismo, Vintage, Londres 1994.

        12 / Sobre este tema, Frederick Cooper, escribió: "Después del viaje de Magellan alrededor del mundo, los imperios de ultramar ofrecieron un espacio para la imaginación que era global pero, por otro lado, era el campo de la autoridad real, que era restringido y sutil". Frederick Cooper, El colonialismo en cuestión, University of California Press, Berkley 2005, pág. 166.

        13 / Sobre la cuestión del papel esencial del reconocimiento en la constitución de una identidad, véase Charles Taylor, "The Politics of Recognition", Multiculturalismo: examen de la política del reconocimiento, ed. Amy Gutmann, Princeton University Press, Princeton 1994 Tzvetan Todorov, Abenteuer des Zusammenlebens. Versuch einer Allgemeinen Anhtropologie, Wagenbach, Berlín 1995 Axel Honneth, Kampf um Anerkennung. Zur moralischer Grammatik sozialer Konflikte, Suhrkamp, Frankfurt am Main 1994 Nancy Fraser, “¿De la redistribución al reconocimiento? Dilemas de la justicia en la era 'postsocialista' ” Teorizando el multiculturalismo, ed. Cynthia Willett, Blackwell Publishers, Oxford 1998, pág. 19.

        14 / Benedict Anderson, Las comunidades imaginadas, Verso, Londres 1983, 1991.

        15 / Véase Timmothy Brennan, "The National Longing for Form", Nación y narración, ed. Homi K. Bhabha, Routledge, Londres y Nueva York 1990.

        16 / Ernst Gellner, Naciones y nacionalismos, Cornell University Press, Ithaca 1983.

        17 / Véase Alexander Kiossev, "The Self-Colonizing Cultures", Aspectos culturales del proceso de modernización, Oslo (1995). Reimpreso en Bulgaria avangarda, Salon Verlag, Kraeftemessen II, Sofia — Cologne 1998, reimpreso en Después del Muro: Arte y cultura en el poscomunista Europa, Museo Moderno, Estocolmo 1999 Alexander Kiossev, "Lista de los desaparecidos", Patrimonio Nacional, Canon Nacional, ed. Mihaly Szegedy Maszak, Collegium Budapest Working Series 11, Budapest 2001 Antonis Liakos, "El canon de la identidad europea: transmisión y descomposición", documentos de trabajo del Instituto Universitario Europeo, Florencia 1998 Antonis Liakos (ed.), El canon europeo, Leipziger Universitätsverlag — Akademische Verlagsanstalt, Leipzig 2007 Antonis Liakos, "On Negative Consciousness", Griechische Kultur en Südosteuropa in der Neuzei: Beiträge zum Symposium in memoriam Gunnar Hering, ed. Maria A. Stassinopoulou, Ioannis Zelepos, Viena (16 al 18 de diciembre de 2004).

        18 / Véase Maria Todorov, Revisión eslava 64/1 (primavera de 2005), pág. 140-164, así como Akhil Gupta, “Repensar las temporalidades del nacionalismo en la era de la liberalización”, documento para el seminario del Centro Nacional de Ciencias Humanitarias, abril de 2001, citado por Todorova.

        19 / Este es un tipo específico de iluminación: el "¡Atrévete a pensar!" De Kant y de Goethe "Werde wer du bist! " fueron desplazados por otro imperativo, "¡Sé como los demás para ser tú mismo!"

        20 / Frantz Fanon, "Sobre la cultura nacional", Los miserables de la tierra, Penguin, Harmondsworth 1967, pág. 167–189.

        21 / Jacques Lacan, Escritos, Una selección, Tavistock y Routledge, Londres 1989. Véase Anika Lemaire, Jacques Lacan, P. Mardaga, Bruselas 1977.

        22 / Alexander Kiossev, "Mirada y reconocimiento", Eurozine (2006), http://www.eurozine.com/articles/2006-12-12-kiossev-en.html.

        23 / Slavoj Žižek, El objeto sublime de la ideología, Verso, Londres 1989, pág. 88–89.

        24 / Žižek, El objeto sublime de la ideología, pag. 88–89.

        25 / Paul Michael Lützeller, Die Schriftsteller un Europa. Von der Romantik bis zur Gegenwart, Piper, Munich y Zurich 1992.

        26 / Si nos referimos a Eric Hobsbawm, para la ideología liberal de mediados del siglo XIX era de alguna manera evidente que solo pueblos importantes constituían “naciones” en el verdadero sentido de la palabra. Hobsbawm citó a John Stuart Mill: “la población múltiple y el gran territorio rico en dotaciones naturales son un requisito esencial para la nacionalidad normal. Una nación, que está restringida en términos de población y territorio incluso que posee su propio idioma, solo puede producir una literatura lisiada y solo poseer instituciones distorsionadas para apoyar las artes y la ciencia. Es posible que un estado pequeño nunca tenga las diversas ramas de una educación completa en su territorio ". Para los ideólogos liberales términos como "statelets" (Kleinstaterei) y la "balcanización" solo pueden tener un matiz negativo (Eric Hobsbawm, Nationen und Nationalismen, Campus Verlag, Frankfurt y Nueva York 1991, p. 43–44).

        27 / Véase Maria Todorova, Imaginando los Balcanes, Oxford University Press, Oxford y Nueva York 1997, pág. 17.

        28 / A diferencia del colonialismo administrativo real, tal actitud hacia la “periferia” rara vez está marcada por lo que Foucault llamó conocimiento del poder. Las potencias coloniales no tienen necesidad de elaborar conocimientos detallados para países de este tipo (con la excepción del antiguo Egipto y la antigua Grecia percibidos como "las cunas de Europa" y, como tales, se han convertido, desde mediados del siglo XVIII, en el tema de vastas regiones occidentales cultura académica). De ahí que quedaran relegados a las mitologías populares, a la literatura y a los periodistas, a los rumores y leyendas, por así decirlo, al poder de la ignorancia. Esto permite, por ejemplo, a Voltaire utilizar el nombre "búlgaros" en su Cándido como una alegoría arbitraria o como el nombre de cualquier tribu mítica.

        29 / He tratado de investigar esta relación en mi artículo, "La intimidad oscura", así como en Los Balcanes como metáfora, The MIT Press, Cambridge 2003.

        30 / Sobre el surgimiento de instituciones, véase Peter Berger y Thomas Luckman, "The Social Construction Of Reality: A Treatise", La sociología del conocimiento, Irvington Publishers, Nueva York 1966 y 1980) Mary Douglas, Cómo piensan las instituciones, Syracuse University Press, Nueva York 1986.

        31 / Michael Herzfeld, Intimidad cultural, poética social en el Estado nación, Routledge, Nueva York 2005.

        32 / Michael Herzfeld, "El presente ausente: discurso sobre el criptocolonialismo", The South Atlantic Quarterly 1001/1 (2002), pág. 899–926.

        33 / Arjun Appadurai, Modernidad en general. Dimensión cultural de Globalización, University of Minessota Press, Minneapolis y Londres 1996.

        34 / "Cultura global", Globalización: el lector, ed. John Beynon y David Dunkerley: The Athlone Press, Londres 2000.


        Resumen de la colonización española en Filipinas

        Los españoles gobernaron Filipinas durante 300 años en estas condiciones, continuamente acosados ​​por piratas chinos, por los moros (mahometanos de Mindanao y Sulu), por los holandeses e ingleses que querían apoderarse de las islas, y finalmente por las frecuentes revueltas. por parte de los nativos.

        Cuando los comerciantes europeos, en busca de una nueva ruta a las Islas de las Especias, tropezaron con el archipiélago filipino en 1521, encontraron que la gente vivía en un estado de civilización comparativamente alto. Los nativos habitaban en casas hechas de bambú y hojas de palma, y ​​vestían apropiadamente en todo momento. Cultivaban arroz, que era su alimento básico, pescaban en las extensas aguas que los rodeaban y elaboraban muchos tipos de bebidas, que les gustaban mucho. La posición de la mujer en la sociedad era alta en las leyes tribales y las costumbres reconocían su igualdad con los hombres en muchos aspectos. La gente practicaba la monogamia en general. Los códigos legales regían su conducta. Se imponían castigos con diversos grados de severidad a los culpables cuyos delitos se juzgaban en tribunales públicos presididos por los jefes.

        Se hablaban varios idiomas, entonces, como ahora, aunque había un alfabeto común llamado babaying, que se parecía al antiguo alfabeto de la India. Los historiadores españoles, al escribir sobre los primeros filipinos, afirmaron que apenas había un hombre o una mujer que no supiera leer y escribir. Había literatura oral y escrita.

        Tal era el estado de la cultura de los filipinos cuando Fernando de Magallanes llegó a Filipinas al frente de una expedición española en busca de las Islas de las Especias en 1521. Magallanes nunca completó el viaje él mismo murió en un encuentro con los nativos después de haber reclamado Filipinas. para España.

        El trabajo real de colonización se inició en 1565, cuando Miguel López de Legazpi concluyó tratados de amistad con los caciques nativos. Luego procedió a establecer una ciudad española en la isla de Cebú, para convertir a la gente al catolicismo romano.

        El principal objetivo de España en Filipinas era difundir su religión. Con este propósito, miles de misioneros católicos pertenecientes a varias órdenes llegaron a Filipinas. La contribución de este trabajo misionero al avance de la educación, la cultura y la arquitectura en general fue enorme, aunque en años posteriores los frailes llegaron a ser considerados como los opositores a la ilustración del pueblo. También fue en este punto cuando los misioneros españoles intentaron eliminar la antigua literatura escrita de los filipinos. Debido a la destrucción de escritos antiguos, en su afán por borrar los registros culturales anteriores de Filipinas, solo ha sobrevivido la literatura transmitida oralmente.

        Comenzando desde cero, se puede decir que los misioneros alentaron el crecimiento de la literatura, el arte, la ciencia y la industria. Las órdenes religiosas establecieron escuelas y colegios, fundaron bibliotecas y museos e instalaron imprentas. También construyeron hospitales, asilos y orfanatos para cuidar a los enfermos y necesitados (incluidos los bebés no deseados engendrados por frailes).

        Pero el mayor legado de España a Filipinas es el catolicismo romano, que la gente abrazó fácilmente desde el principio. El celo misionero por hacer del país un puesto de avanzada del catolicismo a pesar del hecho de que (incluso con una explotación implacable), Filipinas era un lastre financiero como colonia. Sea esto cierto o no, los historiadores parecen estar de acuerdo en que la cruz, más que la espada, conquistó a los filipinos.

        Los coloridos rituales y las numerosas fiestas de la Iglesia Católica dieron lugar a muchas tradiciones populares. La fiesta, o festival religioso, por ejemplo, se convirtió rápidamente en la principal ocasión para que la gente se reuniera y cantara y bailara. A cada pueblo se le asignó un santo patrón en cuyo cumpleaños se celebraba la fiesta. La gente ha llegado a asociar la ocasión con colores alegres, bandas de música y juerga en general. También durante estas fiestas los campesinos se entregaban a pasatiempos como beber vino de palma y pelear de gallos.

        Con la creciente influencia de la Iglesia católica en Filipinas, comenzó una disputa por el poder entre las autoridades religiosas y civiles, que resultó perjudicial para los filipinos. Cada campo acusó al otro de oprimir al pueblo. En el conflicto, el progreso de la nación se retrasó, porque los españoles gastaron mucho tiempo y energía en pelearse entre ellos en lugar de gobernar.

        Una fuente principal de abuso, el sistema de encomiendas, no fue abolido hasta finales del siglo XVIII. Mediante este sistema, los territorios, con sus habitantes y recursos, fueron otorgados por el rey español a los colonizadores como recompensa por los servicios prestados a la Corona. Los encomenderos gobernaron como los señores feudales de la Europa medieval y explotaron sus territorios hasta el límite. Abusaron, sobrecargaron, engañaron y prácticamente esclavizaron a los filipinos. Los pocos sacerdotes que intentaron defender a la gente estaban indefensos, y las elaboradas leyes formuladas para proteger a los súbditos fueron abiertamente burladas.

        Incluso después de la abolición del sistema de encomiendas, los funcionarios españoles corruptos continuaron explotando a la gente, que todavía tenía que realizar trabajos forzados y pagar fuertes tributos. La economía feudal se mantuvo, con la tierra concentrada en manos de unos pocos individuos y de la propia Iglesia. Los intentos de reforma de funcionarios españoles comprensivos fueron rápidamente sofocados por personajes influyentes que tenían sus propios intereses que proteger. Con el crecimiento de la población del país, la pobreza se generalizó entre la mendicidad de masas, desconocida antes de que fuera común la llegada de los españoles. El mendigo junto a la puerta de la iglesia o la esquina de la calle frecuentada, y el mendigo ciego que mendigaba de casa en casa se convirtieron en visiones familiares.

        Los españoles gobernaron Filipinas durante 300 años en estas condiciones, continuamente acosados ​​por piratas chinos, por los moros (mahometanos de Mindanao y Sulu), por los holandeses e ingleses que querían apoderarse de las islas, y finalmente por las frecuentes revueltas. por parte de los nativos.

        Los españoles conquistaron Filipinas durante 333 años. Sin unidad, sin gobierno adecuado, tribus divididas. Esas son algunas de las razones por las que los españoles conquistaron fácilmente nuestra tierra. Fruto de esto son, adaptamos su cultura, tradiciones e incluso sus lenguajes que usamos hasta hoy. los españoles se aprovecharon de la gente ya dividida en Filipinas y fácilmente dominada por ellos. Cuando una tribu filipina planeaba tener una revolución, los españoles enviarían otro grupo de tribus filipinas para conquistar a sus compañeros filipinos, lo que da como resultado la creación de un sentido de división más fuerte.

        Si los españoles no colonizaron nuestro país, hoy no podemos tener nuestra religión, el cristianismo. Todos sabemos que fueron ellos quienes presentaron nuestra religión de hoy en día, incluso antes obligaron a los filipinos, pero aún así la adaptamos y nos entregamos con nuestra fuerte fe. Debido a su poder (los españoles), se volvieron abusivos con los indios a los que discriminaban en su propia tierra. Esto resulta en la revolución de los filipinos. Los españoles demostraron lo avanzados y fuertes que son en términos de tecnologías y cómo manejar una guerra.


        ¿Cómo se trataba a las personas de color a principios del siglo XIX en Inglaterra? Estoy viendo "Las crónicas de Frankenstein" y hay un policía negro como personaje principal y nadie parece darle importancia. Estoy teniendo problemas para creer que eso sea exacto. La historia tiene lugar en 1827-1830.

        Se sabe que hubo un policía negro en Inglaterra, John Kent, que sirvió en Carlisle (la ciudad del condado más cercana al Distrito de los Lagos, no cerca de las principales conurbaciones y no conocida por su diversidad) entre 1837 y 1844. (No parece haber habido otro hasta Norwell Roberts en el London Met en la década de 1960). Los registros sobre John Kent se descubrieron recién en 2006, por lo que Roberts y quienes lo rodearon durante su carrera siempre lo habían considerado el primero y el libros que he podido consultar fueron escritos antes de eso, por lo que las únicas fuentes que puedo vincular son periódicos y artículos similares sobre el descubrimiento.) John Kent era el hijo de Thomas Kent, traído a Inglaterra como un sirviente del Caribe por un terrateniente colonial que también tenía propiedades en Cumberland. Thomas eligió el apellido Kent después del condado inglés donde aterrizó el barco.Más tarde se casó con una mujer blanca local en Carlisle y tuvo hijos. John Kent tuvo varios trabajos durante su larga vida, todos en el área de Carlisle, aunque un obituario en un periódico local (imagen de parte de él en este artículo de noticias) lo retrata como un personaje local notable, señaló su tiempo en la policía. y que su apodo "Black Kent" se había utilizado para asustar a los niños traviesos, aunque el propio Kent era en realidad una persona amistosa. Fue despedido de la policía por estado de embriaguez, y antes de eso había recibido un par de advertencias por retraso. El policía / historiador local de Cumbria que descubrió los registros mientras escribía un libro sobre la historia de la fuerza contextualizó la embriaguez como algo común entre los agentes de policía de la época, porque la calidad del agua en la ciudad era mala, por lo que era más seguro beber alcohol. .

        No tengo acceso a un libro muy relevante Londres negro: la vida antes de la emancipación por Gretchen Holbrook Gerzina, y solo estoy viendo la vista previa de Amazon de la reciente Negros y británicos de David Olusoga, entre los títulos que idealmente serían consultados para este tema. (Olusoga también ha presentado una serie de documentales cortos con el mismo nombre, que OP puede estar interesado en ver).

        Junto a la iconografía generalizada de esclavos lastimosos apelando a los benefactores blancos, que ya ha sido descrita por u / Bernardito, hubo algunas representaciones más positivas, como las mencionadas en la introducción a la obra de Olusoga. Negros y británicos. Uno es un relieve de bronce de la base del monumento nacional Nelson’s Column, construido entre 1840 y 1843. (Nota: La Ley de Abolición, aplicable a la esclavitud en el Caribe, se aprobó en 1833).

        El almirante yace herido de muerte en brazos de sus hombres y compañeros oficiales. A la izquierda se encuentra un marinero negro que sostiene un mosquete. Su cabeza está inclinada hacia arriba mientras escanea el aparejo de las naves enemigas. Los rasgos del hombre son inconfundiblemente e inequívocamente africanos. Este marinero negro no solo estaba incluido en el relieve, que se emitió 35 años después de la batalla, sino que también fue reconocido y celebrado. Cuando se dieron a conocer los relieves, un crítico contemporáneo se sintió particularmente atraído por lo que llamó `` la figura del negro '', a quien describió como `` una obra de arte perfecta, llena de carácter, las fosas nasales distendidas, los ojos tensos y los modales firmes en que tiene el arma en la mano, dice claramente las emociones que se supone que ocupan la mente en tales circunstancias. de este marinero negro podría ser inferior a las de sus camaradas blancos, o que las emociones que surgieron en su corazón durante el fragor de la batalla podrían ser menos nobles que las de los europeos.

        Antes de la abolición, había muchas caricaturas políticas que estereotipaban a los negros esclavizados, más a menudo como víctimas compasivas e indefensas, en ocasiones como ignorantes o perezosos. Myers señala que el decimoctavo artista satírico William Hogarth hizo representaciones más integradas de los negros que viven entre los pobres y en otros lugares de Londres, que han sido estudiados por David Dabydeen. Algunos ejemplos de Hogarth y otro arte del siglo XVIII, incluido el retrato individual, aquí

        En el Londres de finales del siglo XVIII, se estima que había alrededor de 10 000 negros.

        Fryer señaló en un capítulo sobre los años 1787-1833 que la mayoría de los británicos negros cuyos nombres se conocen de este período eran activistas políticos o luchadores de premios, viendo esto como un indicador de lo dura que era la vida. Myers (1996) afirmó que la mayoría de los negros de Londres eran pobres y analfabetos. (Mucha gente blanca pobre también era analfabeta). La ocupación más común era el servicio doméstico. varios regimientos del ejército del siglo XVIII. En las dos primeras décadas del siglo XIX, personas de apariencia inusual, como los negros albinos y la mujer San Saartje Bartmann, todavía eran llevadas a Gran Bretaña para exhibirlas como espectáculos de fenómenos. Un pequeño número de personas negras educadas se hizo conocido en la sociedad y en cierto modo fueron importantes para la causa de la emancipación, pero también podrían verse como excepciones especiales a una mayoría estereotipada: los escritores del siglo XVIII Olaudah Equiano e Ignatius Sancho, los hombres mejorados como se describe en la respuesta anterior (se espera que cumpla con estándares de comportamiento más altos que los de un hombre blanco nacido para un rango), o quién podría ser visto como esencialmente diferente cuando sea conveniente. Otro ejemplo interesante, mencionado por Sandhu (1997) mientras revisaba a Myers y Gerzina, fue "Pablo Fanque (también conocido como William Darby), el acróbata y propietario del circo del norte de Inglaterra".

        Fue el dinero lo que marcó la diferencia en la posición social de algunas personas negras, considera Fryer:

        En 1805, un hombre negro capaz de permitirse ropa de moda podía caminar por Oxford Street del brazo de una mujer blanca bien vestida, sin ser molestado y relativamente desapercibido, excepto por un visitante estadounidense blanco sorprendido y recatado en desaprobación.

        En esa década, "los hombres de color en el rango de caballeros" fueron señalados por primera vez como un signo de cambio social por una mujer que escribe un diario que él cita, quien también mencionó haber visto a una dama negra bien vestida y sus hijos de piel algo más clara en la ópera. .

        Como ejemplo de las barreras al empleo para la clase media potencialmente, una referencia de un maestro de Gloucestershire en 1815 dice que “donde no se objeta una tez tan oscura, sería un maestro de escuela muy valioso”.

        Myers en 1996 no encontró claro hasta qué punto había una comunidad negra en Regency London, frente a una tendencia general a asimilarse. Olusoga también señala la asimilación, y que muchos de los primeros negros conocidos fueron hombres negros que se casaron con mujeres blancas, y cuyos descendientes posteriores probablemente desconozcan sus orígenes. Esto continuó en la práctica independientemente de la desaprobación de sectores de la sociedad, incluso de algunos abolicionistas como William Cobbett. En una cena presidida por William Wilberforce en 1816, se esperaba que los asistentes africanos y asiáticos, representantes de la causa del grupo, cenasen por separado, detrás de una pantalla.

        Mientras hace menos Es cierto que hay una cuestión del color de piel del personaje en Londres de lo que sucedería en los EE. UU. al mismo tiempo; desafortunadamente, parece muy poco probable que realice su trabajo sin apodos cuestionables o experiencias de exclusión. (Sin embargo, por supuesto, no hay ninguna razón por la que se deba esperar que una serie de fantasía ficticia se adhiera a la realidad histórica absoluta; su trabajo es retratar un mundo algo diferente. Y entiendo esta serie y este personaje probablemente también está rindiendo homenaje a otro más reciente - escrito - serie.)

        Peter Fryer, Staying Power: La historia de los negros en Gran Bretaña (2da ed 2010, primera publicación 1984)

        Norma Myers, Reconstruyendo el pasado negro: negros en Gran Bretaña 1780-1830 (1996)

        David Olusoga, Negros y británicos: una historia olvidada (2016)

        Sukhdev Sandhu, "At the Hop", London Review of Books (1997), [Revisión de la Inglaterra negra: La vida antes de la emancipación por Gretchen Gerzina y Reconstrucción del pasado negro: Negros en Gran Bretaña 1780-1830 por Norma Myers].


        Ver el vídeo: Imperios coloniales (Diciembre 2021).