Podcasts de historia

Wild Bill Hickok es asesinado

Wild Bill Hickok es asesinado

“Wild Bill” Hickok, uno de los más grandes pistoleros del oeste americano, es asesinado en Deadwood, Dakota del Sur.

Nacido en Illinois en 1837, James Butler "Wild Bill" Hickok ganó notoriedad como pistolero en 1861 cuando disparó fríamente a tres hombres que intentaban matarlo. Un relato sumamente sensacionalista del tiroteo apareció seis años después en el popular periódico Revista mensual nueva de Harper, lo que provocó el ascenso de Hickok a la fama nacional. Siguieron otros artículos y libros, y aunque su destreza fue a menudo exagerada, Hickok se ganó su reputación con una serie de impresionantes tiroteos.

Después de matar accidentalmente a su ayudante durante un tiroteo en 1871 en Abilene, Kansas, Hickok nunca volvió a pelear con armas de fuego. Durante los siguientes años vivió de su famosa reputación. De vez en cuando, trabajaba como guía para cazadores adinerados. Su reconocida vista comenzó a fallar, y durante un tiempo se vio reducido a vagar por el Oeste tratando de ganarse la vida como jugador. Varias veces fue arrestado por vagancia.

En la primavera de 1876, Hickok llegó a la ciudad minera de Deadwood, Dakota del Sur, en Black Hills. Allí se convirtió en un asiduo de las mesas de póquer del No. 10 Saloon, ganándose una exigua existencia como jugador de cartas. En este día de 1876, Hickok estaba jugando a las cartas de espaldas a la puerta del salón. A las 4:15 de la tarde, un joven pistolero llamado Jack McCall entró en el salón, se acercó a Hickok por detrás y le disparó en la nuca. Hickok murió de inmediato. McCall intentó disparar a otros en la multitud, pero sorprendentemente, todos los cartuchos que quedaban en su pistola eran trapos. McCall fue juzgado, condenado y ahorcado más tarde.

LEER MÁS: The Original Wild West Showdown


¿Qué pasó con el hombre que mató a Wild Bill Hickok?

Es una especie de regla empírica que si comete un crimen frente a testigos y, por algún milagro, vence la culpa, no debe empezar a presumir de ello. Especialmente no donde un oficial del orden público pueda escucharlo y hacer algo al respecto. Por otro lado, no hay nada en los libros de historia que diga que Jack McCall fue particularmente brillante.

El verano de 1876, Wild Bill Hickok estaba en Deadwood para ganar dinero. Ya tenía fama y reputación como uno de los tiradores más mortíferos de la frontera. (El hombre incluso luchó a muerte con un oso. La muerte del oso, no la suya). Había sido un oficial de paz, responsable de domesticar los pueblos de las vacas en Kansas, hasta que accidentalmente disparó y mató a uno de sus ayudantes. Su vista estaba empezando a fallar, tal vez glaucoma, tal vez algo más social, y recientemente se había casado por primera vez. Vino a Deadwood, un campamento minero de una ciudad en auge, para prospectar, tal vez apostar, juntar algo de dinero para la vida matrimonial. Ese era el plan, de todos modos.

La biografía nos dice que el 1 de agosto, Hickok estaba jugando a las cartas en Nuttall and Mann's No. 10 Saloon. Con su reputación, otros en busca de venganza o en busca de su propia reputación, se equivocó por el lado de la precaución, sentándose de espaldas a la pared en público. Como escribe Tom Clavin en Wild Bill: La verdadera historia del primer pistolero de la frontera estadounidense, Hickok no había tenido una racha ganadora, pero a otro jugador, Jack McCall, le estaba yendo peor.


Un enfrentamiento crea una leyenda

Pero no fue un oso lo que hizo la reputación de Hickok. La masacre de McCanles consolidó su condición de pistolero icónico. La historia general cuenta que David McCanles y algunos de su pandilla --familia y granjeros-- se enfrentaron con Hickok en una estación de Pony Express el 12 de julio de 1861 cuando intentaron cobrar una deuda del gerente, Horace Wellman. Hickok supuestamente mató a tres hombres.

History.com ofrece una versión del cuento. Ese informe tiene a Hickok trabajando como licitador de acciones en la estación Rock Creek, un depósito de diligencias, y McCanles se burlaba de él con frecuencia, llamando a Hickok "Duck Bill" y hermafrodita, alguien con características sexuales masculinas y femeninas. Se rumorea que la pelea involucró a una mujer y que Hickok le había quitado una amante a los McCanles casados. El día de la discusión mortal, McCanles amenazó con golpear a Hickok. "Habrá un hijo de puta menos cuando intentes eso", respondió Hickok, según History.

La historia se hizo más grande que la vida, según Biografía, cuando Revista mensual nueva de Harper lanzó una historia muy exagerada seis años después que acreditaba a Hickok con 10 muertes.

Su relato presenta a Hickok como un héroe accidental que visita a la esposa de Wellman, una buena amiga. Mientras estaban allí, los McCanle atacaron su casa, donde Hickok los sacó empuñando su arma y su cuchillo. Los historiadores dicen que el evento real incluyó a Wellman, Hickok y la esposa, que supuestamente mató a alguien ella misma con una azada, colaborando en la defensa. Hickok enfrentó cargos de asesinato, pero el veredicto dictaminó que actuó en defensa propia.


Agnes Lake era once años mayor que Wild Bill

A pesar de que Lake era 11 años mayor que él, se sintieron atraídos de inmediato el uno por el otro. Ambos siguieron adelante y no se reunieron hasta cinco años después, en Cheyenne, Wyoming.

Se casaron el 5 de marzo de 1876, según la revista Cowgirl, cuando Wild Bill tenía 39 años y Lake 50. La pareja no tan joven no pudo pasar mucho tiempo juntos antes de que su matrimonio se truncara trágicamente. Apenas dos meses después de casarse, Hickok se fue de Cheyenne a las Black Hills de las Dakotas en busca de oro, con la esperanza de poder hacer pronto arreglos para establecer un rancho para él y su nueva novia. La pareja planeaba reunirse en algún momento en el futuro cercano y, mientras tanto, intercambiaron cartas. En una carta enviada por correo sólo dos semanas antes de la muerte de Hickok, escribió: "Mascota, tendremos un hogar y entonces seremos tan felices", a través del Times.

Desafortunadamente, su hogar feliz nunca llegaría a existir. Hickok fue asesinado, baleado en la nuca por el borracho Jack McCall en un bar de Deadwood mientras jugaba a las cartas. Bill tenía ases y ochos, ahora conocido como la Mano del Hombre Muerto. Agnes Lake Hickok vivió hasta los 81 años. Murió en Nueva Jersey en 1907 y fue enterrada en Cincinnati, junto a su primer marido.


Galería de fotos

- Cortesía de William B. Secrest -

- Cortesía de la Sociedad Histórica del Estado de Dakota del Sur -

- Massie Cortesía de William B. Secrest Hickok cortesía de Greg Martin Auctions, 16 de junio de 2003 -

- Cortesía de The Russell -

Artículos Relacionados

¿Cómo fue asesinado Wild Bill Hickok? James Patrick Gaines Orangevale, California Poco después del mediodía y hellip

Un bar en Hays City, Kansas, el 17 de julio de 1870. Dos soldados de la Séptima Caballería saltan y saltan

Wild Bill Hickok llevaba con frecuencia un par de revólveres combinados. Pero no hay evidencia de que él y Hellip

Periodista del año de Arizona, Jana Bommersbach ganó un Emmy y dos premios Lifetime Achievement Awards. También coescribió y apareció en Outrageous Arizona, ganador del Emmy, y ha escrito dos libros sobre crímenes reales, un libro para niños y la novela histórica. Cattle Kate.


¿Qué cartas tenía "Wild Bill" Hickok cuando fue asesinado?

La leyenda dice que James Butler "Wild Bill" Hickok sostenía la Mano del Hombre Muerto, o ases y ochos, cuando Jack McCall le disparó en el Salón No. 10 en Deadwood, Territorio de Dakota, en 1876. Así es como el biógrafo de Hickok, el difunto Joseph Rosa, lo explicó:

“Ellis T, Peirce, un barbero-cirujano que se autodenomina y fanfarrón & # 8230, afirmó en su correspondencia con Frank J. Wilstach en la década de 1920 que las cartas que tenía Hickok eran el as de picas, el as de tréboles, dos ochos negros, tréboles y Spades y la Jota de Diamantes, que se hizo famosa en Occidente como la Mano del Hombre Muerto. Algunos, sin embargo, han afirmado que el "pateador" no fue el Jota, sino la Reina de Diamantes, pero no se ha presentado ninguna prueba.

"Wild Bill" Hickok - Cortesía de la colección Robert G. McCubbin -

“Hace algunos años, un experto en póquer me dijo que Hickok podría haber tenido full house (es decir, trío más un par) o, matemáticamente, podría haber sacado una mano baja. Sin embargo, la única referencia [contemporánea] a las cartas que Hickok pudo haber sostenido que encontré apareció en el libro de Harry (Sam) Young Golpes duros. Young era el camarero en el número 10, y afirmó que el capitán [Bill] Massie, el ex piloto de Missouri Riverboat, había '& # 8230 venció a un rey por completo para Bill con cuatro sietes, rompiendo a Bill en la mano'. dijo que le había traído a Hickok $ 50 en cheques. Cuando Young regresó al bar, McCall le disparó a Hickok. La referencia más práctica de Young tiene más sentido que la afirmación de Peirce. Otros, sin duda, no estarán de acuerdo, ¡pero son los argumentos los que hacen que los caballos corran! "

Creo que, con tanto caos, disparos, sangre, humo, conmoción, nadie se molestó en controlar su mano.

Marshall Trimble es el historiador oficial de Arizona y vicepresidente de la Asociación de Historia del Salvaje Oeste. . Su último libro es Arizona & # 8217s forajidos y abogados History Press, 2015. Si tiene alguna pregunta, escriba: Ask the Marshall, P.O. Box 8008, Cave Creek, AZ 85327 o envíele un correo electrónico a [email protected]

Artículos Relacionados

¿"Wild Bill" Hickok tenía un compañero llamado Jingles? Jeanne Miller - Clarksville, Tennessee. Jingles, jugado y hellip

¿Quién sucedió a "Wild Bill" Hickok como mariscal de Abilene, Kansas? Kerry Bulls Winlock, Washington James y hellip

¿Qué pistola usó “Wild Bill” Hickok para matar a Davis Tutt en 1865? Ron Bolza - Slatington y hellip


Edición de fondo

La noche del 1 de agosto de 1876, Hickok estaba jugando al póquer con un grupo de hombres. Uno de los hombres, Jack McCall, era un jugador de póquer poco frecuente y había estado jugando mal. Después de que McCall perdió su mano final, Hickok devolvió algunas de sus pérdidas y sugirió que comprara algo de comer con el dinero. Se ha informado que McCall pudo haber tomado este gesto como condescendiente. [1]

Asesinato Editar

A la tarde siguiente, Hickok entró en Nuttall & amp Mann's Saloon y, mientras bebía en el bar, fue invitado a unirse al juego de póquer. Hickok siempre prefirió sentarse con la espalda contra la pared para evitar ser vulnerable al ataque de un adversario. Sin embargo, el único asiento disponible en la mesa estaba de espaldas a la puerta del salón. Hickok le pidió a uno de los jugadores, Charlie Rich, que cambiara de asiento, pero se le negó. De mala gana tomó el asiento vacante. Posteriormente, McCall entró en el salón, se acercó tranquilamente detrás de Hickok y gritó "¡Maldito seas! ¡Toma eso!" mientras le disparaba en la nuca con un revólver calibre .45. [1] La bala atravesó la mejilla de Hickok y alcanzó al capitán Massie, otro jugador de póquer, en la muñeca. McCall huyó, mientras algunas personas intentaban revivir a Hickok. Los intentos fueron inútiles, ya que probablemente murió instantáneamente por la herida de bala en la cabeza. Según los informes, la mano de póquer que Hickok tenía cuando le dispararon era un par de ochos y un par de ases, todos negros, que se conoce como la "mano del hombre muerto" de hoy. [1] [2]

Jack McCall fue detenido cuando intentaba huir de la ciudad, y al día siguiente se le dio un juicio improvisado en el que fue absuelto del asesinato, alegando que estaba vengando la muerte de su hermano. [1] Sin embargo, menos de un mes después, McCall fue nuevamente acusado del asesinato después de presumir de lo que había hecho mientras estaba en el Territorio de Wyoming. [3] Fue llevado de regreso a la capital del territorio, Yankton, para ser procesado. En su nuevo juicio, McCall fue declarado culpable del asesinato de Hickok y fue ejecutado en la horca el 1 de marzo de 1877. [1] Fue enterrado con la soga todavía alrededor del cuello.

El edificio original en el sitio se quemó en 1879. El I.H. Chase Building, que albergaba una tienda de ropa, se construyó en el lugar en 1898. Cuando Chase se mudó, Frank X. Smith abrió una cervecería. Más tarde, el edificio albergó el Eagle Inn, cuyo letrero todavía cuelga en la parte superior del edificio. El edificio (en 624 Lower Main St.) albergaba anteriormente el "Wild West Casino". Luego fue un edificio vacío hasta que una pareja lo compró en marzo de 2013 y lo reabrió en julio de 2013 como "Wild Bill's Trading Post", donde se venden antigüedades y recuerdos. Los propietarios están remodelando el sótano en una escena recreada del tiroteo de James Butler Hickok por Jack McCall. El edificio muestra un letrero que dice que fue el lugar real en el que le dispararon a Hickok. [2]

Un salón con el mismo nombre se abrió más tarde en una ubicación diferente en Main Street, junto con muchas de las decoraciones del sitio original (incluida la silla en la que supuestamente estaba sentado Hickok cuando le dispararon, aunque esto nunca se ha verificado), y se le cambió el nombre a la Salón # 10. Los dos no están relacionados de ninguna manera más que el nombre.


Wild Bill & # 8217s Pelea con dos de Custer & # 8217s Troopers

Durante un breve período en 1869, James Butler y ldquoWild Bill & rdquo Hickok fue sheriff del condado de Ellis, Kansas. Un año después, en julio de 1870, el alguacil adjunto de los Estados Unidos Hickok volvió a visitar la bulliciosa sede del condado, Hays City. Estaba bebiendo en uno de los salones cuando de repente lo abordaron dos soldados del teniente coronel George A. Custer & rsquos 7. ° de caballería de los EE. UU. En la lucha que siguió, Hickok hirió de muerte a un soldado e hirió gravemente a otro con un disparo de pistola en la rodilla. Se desconoce la causa de la pelea, aunque probablemente fue provocada por una confrontación que el soldado herido había tenido con Hickok cuando Wild Bill era alguacil del condado. Hickok tuvo suerte de escapar con vida de la pelea de 1870. Según los informes, el soldado que finalmente murió había presionado su pistola Remington en la oreja de Wild Bill y apretó el gatillo, solo para que fallara.

Los relatos de los periódicos contemporáneos diferían sobre cuántos soldados estaban involucrados y qué sucedió exactamente. Desde entonces, han aparecido repetidamente relatos falsos en la creciente literatura de Hickok, un biógrafo aquí y allá que embellece la narrativa, sumergiendo aún más la verdad en el pantano fangoso del mito.

Algunos autores han sugerido que Wild Bill estaba herido. En la primera biografía de Hickok, publicada en 1880, J.W. Buel escribió que la pelea involucró a 15 soldados y comenzó en el salón Paddy Welch & rsquos en North Main Street, unas puertas al este del salón Tommy Drum & rsquos. Según Buel, un sargento borracho desafió a Wild Bill a una pelea en la calle. Hickok estaba ganando fácilmente cuando 14 de los compañeros del sargento y rsquos se unieron y golpearon a Wild Bill hasta que el dueño del salón le entregó al mariscal sus revólveres. Hickok mató a un soldado, mató a tiros a tres más e hirió de muerte a otros dos. Hickok recibió siete heridas y tres tiros en los brazos, tres en las piernas y una herida en el costado. El teniente general Philip Sheridan, afirmó Buel, estaba tan indignado que ordenó que Wild Bill fuera llevado ante la justicia, vivo o muerto.

Con toda probabilidad, Hickok no resultó herido en la pelea del salón. Annie Gibson Roberts, que estaba de visita en Fort Hays en el momento de la pelea, escribió en su diario los informes de que Wild Bill había recibido un disparo. Sin embargo, aparte de la entrada de su diario, ningún relato contemporáneo confirma que haya sido herido. De hecho, en una semana, Hickok estaba nuevamente desempeñando sus funciones como alguacil adjunto de los Estados Unidos, y en septiembre viajó a Abilene, Kansas, para arrestar a un falsificador.

Rastrear las vidas de los dos soldados ha sido un proceso largo. Nadie había confirmado sus nombres reales y mdashJeremiah Lonergan y John Kile & mdash hasta que el biógrafo de Hickok Joseph G. Rosa recurrió a los registros militares hace casi 50 años en busca de la verdad sobre la pelea. Un relato preciso de sus carreras militares ha permanecido oculto hasta ahora.

La mayoría de las personas que escriben sobre Hickok continuaron usando el relato embellecido de Buel & rsquos hasta 1933 cuando el biógrafo William Connelley cambió la historia y dio el mítico golpe de gracia en Wild Bill y su era: la vida y las aventuras de James Butler Hickok. En él, Connelley afirmaba la mayor ficción imaginable como un hecho: el verdadero autor de la pelea no fue un sargento, sino más bien el hermano menor del coronel Custer y rsquos, un primer teniente salvaje y borracho Thomas Custer. Según Connelley, a Tom le gustaba emborracharse en Hays City cuando Hickok se desempeñaba como sheriff en 1869. En una de esas juergas, Tom llevó su caballo a un salón. Cuando no pudo lograr que saltara sobre la mesa de billar (algo que había visto hacer a Hickok con su propio caballo), Tom, enojado, mató a tiros a su caballo. Hickok lo arrestó. Fue entonces, afirmó Connelley, que el descarado teniente juró venganza y reclutó a tres soldados para matar al sheriff. Mientras Wild Bill estaba bebiendo en un salón el día de Año Nuevo y Día de los rsquos de 1870, un soldado saltó sobre su espalda y le inmovilizó los brazos mientras otro saltó sobre él para sujetarlo. Hickok logró liberar a uno de sus seis tiradores y disparó detrás de él, matando instantáneamente a un soldado. Luego disparó y mató a otro soldado que le apuntó. Finalmente, volvió a disparar por encima del hombro, matando al tercer soldado. Hickok luego huyó, sabiendo que toda la Séptima Caballería buscaría venganza.

Eugene Cunningham consagró esta fantástica conexión con Tom Custer en su clásico libro de 1941 Triggernometry: una galería de pistoleros. Ya no había necesidad de crear nuevos mitos en la pelea. La leyenda se había convertido en un hecho y enmascararía la verdad durante décadas. Connelley no proporcionó documentación para la increíble historia en su libro, pero entre sus artículos en las colecciones de historia occidental de la Biblioteca Pública de Denver, el autor revela que su relato sigue muy de cerca una carta que recibió en 1925 de un kansan llamado Rolla W. Coleman. Pero Coleman ni siquiera nació hasta siete años después de la pelea, y había esperado hasta casi los 50 antes de compartir su relato con Connelley. No se pudo encontrar una fuente más débil. Además, si hubiera una pizca de verdad en este relato ridículo, uno encontraría documentación de respaldo en las muchas cartas y relatos sobrevivientes de los oficiales y soldados del 7º de Caballería. George y Tom Custer tenían sus detractores dentro del regimiento, pero ninguno de ellos insinúa tal posibilidad.

La verdad de la pelea comenzó a revelarse en 1964 cuando Rosa publicó Lo llamaron Wild Bill: La vida y aventuras de James Butler Hickok. A partir de registros sin explotar en los Archivos Nacionales en Washington, D.C., Rosa estableció exactamente cuándo ocurrió la pelea, el 17 de julio de 1870, y confirmó la fecha en el diario de Annie Roberts, y estableció que solo dos soldados fueron baleados, uno fatalmente. Esta versión está respaldada por la primera publicación que menciona la pelea, W.E. Webb & rsquos 1872 cuaderno de viaje Buffalo Land.

Cuando Rosa publicó su segunda edición en 1974, había aprendido un poco más, con el descubrimiento de un oscuro relato periodístico de 1909 sobre la pelea en El newton (Masa.) Circuito por el veterano de la Séptima Caballería John Ryan. Ryan había servido 10 años en la caballería de Custer & rsquos y era el sargento de la Compañía M, a la que fueron asignados los soldados involucrados en la pelea. A diferencia de otros, Ryan realmente estaba allí en 1870 y conocía a ambos soldados. Identificó a Jerry Lonergan como el soldado herido. Ryan agregó detalles interesantes sobre el soldado que Hickok mató, y señaló que el hombre había desertado anteriormente de la Compañía M con el nombre de John Kelley, pero al volver a alistarse había pasado por otro nombre, que Ryan deletreó como Kyle (un error ortográfico del nombre real del soldado y rsquos, John Kile). . Además, Ryan dejó en claro que el salón en el que ocurrió la pelea fue el de Tommy Drum, no el de Paddy Welch, como se señala en la biografía de Buel & rsquos.

El relato del periódico Ryan & rsquos estaba más desarrollado en sus memorias personales, que se perdieron durante muchos años antes de ser descubiertas en 2000 y editadas y publicadas por Sandy Barnard como Diez años con Custer: un séptimo caballero y memorias de rsquos. En las memorias, Ryan afirmó que Lonergan y Hickok & ldquo habían tenido algunos problemas una vez antes, lo que provocó esta acción.

De Ryan nos enteramos de que los soldados se colaron en la ciudad desde Camp Sturgis, cerca de Fort Hays y al otro lado del río desde Hays City, después de que la corneta hiciera sonar el tatuaje. En su lugar favorito, el salón de Tommy Drum & rsquos, se emborracharon mucho y, sin duda, se pusieron muy bulliciosos, probablemente de dos a cuatro horas de juerga. Al ver a Hickok de pie en la barra, Lonergan se arrojó sobre la espalda de Wild Bill, rápidamente lo derribó y lo sujetó por detrás para evitar que el mariscal usara sus brazos. Pero Lonergan no pudo evitar que Hickok sacara un revólver y mdashWild Bill tenía la reputación de colocar sus seis tiros hacia atrás en su cinturón para recuperarlos fácilmente en casos como este y mdash, apuntándolo hacia atrás. Kile, al ver que Hickok ganaba ventaja sobre su compañero, sacó su pistola Remington de su cinturón y puso el cañón contra la oreja de Hickok & rsquos. Para la fortuna de Wild Bill & rsquos, el arma falló y los Remington eran famosos por sus fallos de disparo y, en ocasiones, explotaron y mdashand antes de que Kile pudiera disparar un segundo disparo, Hickok apretó el gatillo y golpeó a Kile en la muñeca. Siguió un segundo disparo que atravesó a Kile en el estómago. Con Kile mortalmente herido, Wild Bill lanzó un tercer disparo, este golpeó a Lonergan en la rodilla y liberó al mariscal del agarre de los soldados y rsquos. Con eso, Hickok se puso de pie de un salto y se estrelló contra una ventana hacia la noche, para no volver a aparecer en Hays City.

Si el revólver de Kile & rsquos no hubiera fallado, pocas personas hoy conocerían el nombre de Wild Bill Hickok. En cambio, la pelea de borrachos de Kansas marcó uno de los muchos encuentros violentos de Hickok & rsquos en su camino a la fama duradera como probablemente el más certero, valiente y afortunado de los llanos que perduran en el legado de pistoleros famosos.

Los estudiosos y entusiastas conocen el resto de la historia de vida de Hickok & rsquos, incluidos sus últimos momentos en una mesa de juego en Deadwood, Dakota Territory, en agosto de 1876. Pero una imagen más completa de los dos soldados que participaron en la pelea de Hays City ha salido a la luz recientemente. a través de registros en los Archivos Nacionales.

Jeremiah Lonergan, nacido en Cork, Irlanda, y de 22 años cuando se alistó en la ciudad de Nueva York el 26 de diciembre de 1867, se encontró nuevamente en serios problemas solo seis meses después de su pelea con Hickok. En un borracho rabia después de los golpes, pateó repetidamente a un cabo dormido, gritando: "Sal de esa cama, holandés hijo de puta, bastardo." Si tuviera un revólver, mataría a cada hijo de puta holandés en los cuartos . & rdquo Luego sacó un cuchillo y amenazó al sargento primero de la compañía. Además, de acuerdo con su historial de consejo de guerra, cometió & ldquow con previsión y mala intención, una molestia en los cuarteles de su tropa. & Rdquo Un soldado testificó que Lonergan amenazó, & ldquoS___ en la habitación [cuartel] si tuviera un y nadie le diría una palabra. "De hecho, continuó el soldado," Él [Lonergan] se detuvo y se ocupó de sus asuntos en los barrios, [haciendo] un depósito de estiércol de hombre en el suelo ".

Cuando el primer sargento. Frederick Thies le dijo a Lonergan que iba a la caseta de vigilancia, el soldado de mal genio respondió: "Antes de que vaya a la caseta de vigilancia, te daré más problemas". Thies rápidamente se puso el cinturón y la pistola y luego le ordenó que se dirigiera a la caseta de vigilancia. Lonergan sacó una navaja de su bolsillo, la abrió y amenazó: "Si me dices otra palabra, te corté las tripas". El sargento luego sacó su pistola, sometiendo a Lonergan.

Condenado por un consejo de guerra, Lonergan fue sentenciado a casi tres años en Fort Leavenworth en Kansas y el resto de su alistamiento inicial de cinco años y luego fue dado de baja deshonrosa. Mientras estaba en prisión, buscó que le conmutaran la pena. Su solicitud mal escrita dice: & ldquoPor la presente pido una remisión de la sentencia y que me vuelvan a poner en servicio, si es posible, habiendo estado en el servicio de los EE. UU. Desde & rsquo61 y soportado todos los barcos duros de la vida de un soldado durante la última rebelión, Sufrió los duros barcos de la prisión del Sur como prisionero de guerra durante ocho meses. Al ser dado de baja, me uní nuevamente al Ejército Regular y he servido honorablemente desde entonces, hasta que me sobrevino la desgracia de ser un consejo de guerra. No me disgusta volver a ser soldado, ya que nunca he desertado del ejército. Me siento capaz de cumplir con el deber de un soldado en todos los aspectos. & Rdquo

Los superiores rechazaron la solicitud de Lonergan & rsquos con este comentario: "Probablemente sea un canalla tosco, cuando está sobrio, pero el registro deja en claro que las palabras y los actos por los que fue juzgado y sentenciado fueron el resultado de una intoxicación". Sus amenazas eran los alardes de un borracho. El servicio no quería saber nada más de él y, tras ser condenado, desapareció de la historia. Las memorias de Ryan & rsquos informaron erróneamente que Lonergan desertó y luego fue asesinado por un soldado de infantería durante otra pelea de borrachos en otro salón en algún lugar de Kansas.

La carrera militar de John Kile & rsquos fue más compleja y estuvo marcada por deserciones, consejos de guerra, sentencias de prisión, acciones heroicas y manipulaciones del sistema militar. (Ve la tabla). Kile se alistó por primera vez cuando era un adolescente en la Quinta Caballería el 9 de diciembre de 1865. El 20 de noviembre de 1866, desertó. Tres días más tarde se reincorporó como John Kelley en la 7ma Caballería, sirviendo en la Compañía M con John Ryan. El 20 de junio de 1867, desertó de la Séptima Caballería y sorprendentemente, con Ryan, quien omitió el incidente de sus memorias. El 24 de julio volvió a alistarse como John Kile en la 37ª Infantería. El 1 de mayo de 1868, fue sometido a consejo de guerra y dado de baja deshonrosa, así como una sentencia de prisión de tres años, de la que escapó. Luego se entregó el 19 de agosto de 1868 para enfrentarse a un consejo de guerra por su anterior deserción de la Quinta Caballería. Fue condenado a ocho meses de trabajos forzados. Después de terminar en mayo de 1869, participó en la 5ta Expedición de Caballería Republicana River.

El 8 de julio de 1869, tuvo una pelea con los indios, por lo que se le otorgó la Medalla de Honor, recibiéndola el 24 de agosto pero con su nombre dado como & ldquoKyle & rdquo. La falta de ortografía provino del informe del itinerario del teniente William Volkmar & rsquos que Brevet Maj. El general Eugene A. Carr solía escribir la recomendación del Ministerio de Salud. El 17 de mayo de 1870, Kile terminó su quinto alistamiento de caballería como sargento primero, un soldado descrito como de buen carácter. Dos semanas más tarde, se volvió a alistar y, con el nombre mal escrito de John Kyle, se incorporó a la 1ra de Infantería en Buffalo, Nueva York. Pero desertó al día siguiente y luego se volvió a alistar por última vez, de regreso en la 7a de Caballería, el 9 de junio, como John Kile. Se presentó a trabajar en Fort Hays el 26 de junio y solo tres semanas después tuvo su pelea fatal con Hickok. Incluso esta versión corta de la carrera de Kile & rsquos es confusa y pide una mayor elaboración.

El servicio temprano de Kile & rsquos con la 5ta Caballería se ocupó de la ocupación federal de los estados del sur al final de la Guerra Civil. A fines del otoño de 1866, formó parte de un destacamento que escoltaba a ciudadanos prisioneros, guerrilleros, etc., desde Mitchellville, Tennessee (al norte de Nashville), hasta Louisville, Ky. Kile tomó el tren hacia el norte y entregó a los prisioneros, pero el 20 de noviembre perdió el tren de regreso de Louisville (probablemente estaba bebiendo) y fue acusado de deserción. Tres días después se alistó en el 7º de Caballería bajo el alias de John Kelley. Pronto fue ascendido a cabo de la Compañía M y en el verano de 1867 participó en la Expedición George Custer & rsquos Hancock, así como en la primera campaña independiente independiente de Custer & rsquos (ver & ldquoCuster & rsquos First Fight With Plains Indians, & rdquo por Jeff Broome, en junio de 2007 Wild West) . De nuevo desertó cuando el comando de Custer & rsquos estaba en Nebraska. Los registros militares varían en cuanto a la fecha exacta en que desapareció, pero con toda probabilidad fue descubierto como desaparecido en la mañana del 20 de junio. Luego, un mes después, se reincorporó como John Kile en la 37ª Infantería.

Debido al séptimo período de Caballería de Kile & rsquos 1866-67 como John Kelley, fue inmediatamente reconocido como un desertor cuando regresó al regimiento en 1870 (más sobre lo que sucedió en el medio más adelante). Las memorias de Ryan & rsquos relatan lo que sucedió a continuación, pero no mencionan la deserción de Ryan & rsquos con Kelley / Kile. De hecho, los superiores habían exonerado a Ryan de su deserción en 1867, comprando su argumento de que mientras iba a buscar agua para varios comedores en un arroyo no lejos del comando Custer & rsquos Fort McPherson, se había perdido irremediablemente en una densa niebla. (He & rsquod se entregó dos meses después de desaparecer.) Esa misma coartada ahora funcionaría para Kelley / Kile, ya que él y Ryan eran cabos cuando desertaron juntos.

Ryan escribió que cuando su amigo y rsquos regresaron en 1870, llevó a Kelley / Kile a Custer. "General", le dijo Ryan a Custer, "le he traído a un hombre llamado Kelley". Se ha rendido a mí como un desertor ''. Ryan recordó: "El general me preguntó de qué compañía se había ido, y yo le dije que Co. M. & hellip" También me preguntó qué clase de hombre era, y le dije que era un muy buen soldado y un cabo en mi compañía. & hellip Durante el tiempo que Kelley había estado fuera del 7 ° de Caballería, se alistó en el 5 ° de Caballería de los EE. UU. y sirvió al mando del General [Eugene] Carr en el Departamento de Platte y tenía algunos papeles meritorios "Bueno, sargento Ryan, llévelo de regreso e infórmelo al sargento primero de su compañía para el servicio". No estoy seguro de a qué compañía llevarlo, le dijo Ryan a Custer, "Kelley desertó de Co. M, mi compañía, y ahora estaba asignado al Co. I. & rdquo Custer, según Ryan, luego le dijo que llevara a Kelley & ldquo de regreso al sargento primero del Co. M y lo entregara para el servicio & rdquo.

Los registros de los Archivos Nacionales confirman que Kelley / Kile era en realidad la misma persona, una pregunta que había preocupado a Rosa y a otros escritores. Cuando Kile fue asesinado, el comandante de la compañía llenó un formulario estándar explicando la causa de la muerte. El capitán Myles Keogh, comandante de la Compañía I, llenó ese formulario: "Muerte por bala de pistola recibida el 17 de julio de 1870 en Hays City, Kansas. Murió en el hospital de correos en Fort Hays, Kans, el 18 de julio de 1870. El cuartel general envió de vuelta la declaración de Keogh y rsquos, ya que no había indicado si la muerte se produjo en el cumplimiento del deber. Keogh modificó el formulario, explicando que Kile murió y ldquoat Fort Hays, Kansas. (en el hospital posterior), a causa de una herida de bala de pistola recibida el 17 de julio de 1870, en una fila de borrachos en Hays City, Kansas, y no en el cumplimiento del deber. El soldado Kile (alias Kelley) era originalmente un desertor de la Tropa M de este regimiento y, al volver a alistarse, fue asignado a la Tropa I, pero estaba en servicio con la Tropa M en el momento en que fue asesinado. & Rdquo El formulario proporcionó otra pista sobre Kile cuando Keogh agregó : & ldquoÚltimo servicio en Co. M, 5. ° Caballería de EE. UU. Dado de baja el 17 de mayo de 1870. & rdquo Las listas de la 5.a caballería confirman que este soldado se alistó el 9 de diciembre de 1865 y desertó el 20 de noviembre de 1866.

Después de su deserción en 1867 del comando de Custer & rsquos, Kelley / Kile se alistó en la 37.a Infantería y mdashas John Kile & mdash donde las cosas tomaron un declive. Fue asignado a la Compañía C y enviado al Territorio del Norte de Nuevo México, donde su compañía debía construir un nuevo campamento, más tarde llamado Fort Lowell. El día de Navidad de 1867, Kile fue arrestado por estar borracho y, peor aún, acusado con otros dos soldados de irrumpir en la tienda sutler & rsquos y llevarse más de $ 600 en mercadería, incluida ropa y botas. Kile was found guilty of all charges, sentenced to a dishonorable discharge and ordered to serve three years in the federal prison in Jefferson City, Mo.

Though records are unclear exactly how Kile avoided his sentence in Jefferson City, he certainly did. Penitentiary records show he was never admitted. Since Fort Lowell was literally in the middle of nowhere, it was a few weeks before an escort could take him from New Mexico Territory to Missouri. The Company C, 37th Infantry muster roll for June 1868 states that Lieutenant [John W.] Jordan was removed from command of his company for leaving &ldquothe company in charge of prisoners.&rdquo It can be surmised that Kile escaped from his escort.

Kile next appeared before military authorities in Gallatin, Tenn., where he voluntarily surrendered for his November 20, 1866, desertion from the 5th Cavalry, his initial enlistment into the Army. At this second court-martial for his first desertion, he pled guilty and asked for consideration from the court in sentencing, noting that his &ldquointentions were not bad&rdquo when he deserted. Kile gave an interesting statement regarding why he deserted:

"When I went to Louisville, I turned over the prisoners and went up in town and expected to be back in time for the train in company with some of the men of the detachment. I did not mean to stay but stayed until after the train left and the detachment went away. I stayed a considerable time over my time, and was afraid to come back on account of punishment, and thought Captain [Edward H.] Leib was down on me, as a few days previous to that he had threatened to have me driven out of the company. That was one reason I did not come back. Afterward I was sorry for what I had done, and seen [sic] that I was wrong, and came back and reported. I hope the court will be just enough to give me a just and fair trial, as my intentions were not bad when I left."

By May 1869 he was back serving in his company and soon promoted to corporal. Carr&rsquos Republican River Expedition engaged in several fights with the hostile Cheyenne Dog Soldiers under the leadership of Tall Bull, and Kile distinguished himself in each one. In one skirmish he fought alongside 23-year-old scout Buffalo Bill Cody. The Indians, smarting from their losses, went into north-central Kansas and conducted a series of retaliatory raids against outlying settlements and stage stations, killing several settlers and capturing two women (see &ldquoDeath at Summit Springs: Susanna Alderdice and the Cheyennes,&rdquo by Jeff Broome, in the October 2003 Salvaje oeste).

Shortly after the women&rsquos capture, Carr again went in pursuit of the Indians. In early July, as Carr moved from Nebraska into Colorado Territory, he sent nearly half of his command under Brevet Major William Bedford Royall to follow one trail west, roughly along the Republican River, while he stayed with the rest of his command and crossed the Republican in a southwest direction following the Arikaree River. Royall&rsquos command, including Kile&rsquos Company M, had a brisk skirmish with a few warriors, killing three. Running out of rations, Royall rejoined Carr. When the two forces came together on July 7, Carr withdrew the command to a campsite very close to where the 1868 Battle of Beecher Island had been fought.

The next day Corporal Kile and two privates volunteered to retrieve a horse Royall had abandoned. They found the horse and were returning to camp when a dozen Dog Soldiers charged into them. Lieutenant Volkmar wrote that the men &ldquowere attacked by a much superior force of Indians, of whom they killed and wounded three and made their escape.&rdquo

Carr reported that the soldiers killed the lame horse for defense and repelled the Indians. &ldquoCorporal John Kyle [Kile], Company M, 5th Cavalry, was in charge of the party he showed especial bravery on this, as he had done on previous occasions.&rdquo Another officer with Carr, George Price, later wrote that Kyle/Kile &ldquohad a brilliant affair at Dog Creek,&rdquo in which the Indians&mdash13 of them&mdashsurrounded the small party but soon lost three killed and departed.

The biggest fight in Carr&rsquos expedition, however, happened three days later at Summit Springs in northeast Colorado Territory&mdashamong the most significant and underrated battles of the entire Indian wars era. There, in the early afternoon of July 11, 1869, Carr&rsquos command surprised an unsuspecting Cheyenne village of 84 lodges. When the 5th Cavalry&mdashKile and Cody included&mdashcharged in with a contingent of Pawnee Indian scouts, they routed the village. Though most of the nearly 500 Cheyennes escaped, the troopers and scouts killed anywhere from 52 to 73 Dog Soldiers, including Chief Tall Bull. Only one soldier was wounded. A warrior killed captive Susanna Alderdice when the fight began. Captive Maria Weichel was shot in the back but recovered.

Kile was discharged on May 17, 1870, his enlistment having expired. Within two weeks he surfaced in Buffalo, N.Y., and reenlisted on June 2 in the 1st Infantry. In Kile&rsquos era, when a soldier reenlisted within 30 days after finishing an earlier enlistment, he would receive an additional $2 per month in pay throughout the reenlistment. Another $2 was given to anyone issued a Certificate of Merit, an official recognition of acts of bravery short of receiving the Medal of Honor. Kile&rsquos MOH papers more than qualified him for the extra $2 per month.

But he enlisted as John Kyle, rather than under his real name of Kile, and within a day deserted. He then went to Chicago and on June 9 re-enlisted yet again, this time back into the 7th Cavalry, as John Kile. Information written on both enlistment papers verifies his earlier enlistment with the 5th Cavalry, proving that Kyle/Kile was the same man.

Why did Kile use the name Kyle when he enlisted in New York, and why did he immediately desert? Army regulations at the time mandated no large bonuses for reenlistment, so that cannot be the reason.

Kile&rsquos use of the name Kyle was probably to avoid detection, as Kile had a 37th Infantry bad conduct discharge and had escaped a prison sentence. If he enlisted under his real name, the records could potentially catch up to him, and if caught, he faced years behind bars and the end of his military career. Kile may have deserted so quickly because he recognized an officer who would remember him from New Mexico Territory. The prospect of arrest would have convinced him to desert. Desertion had served his needs in the past, so why not again?

Kile obviously wanted a military career and apparently loved Army life. Thus he reenlisted one week later, hoping to continue his chosen career. He avoided the infantry and instead enlisted back into the cavalry as John Kile, the only name he could use and remain eligible for the monthly reenlistment and Medal of Honor bonuses, since he had just deserted under the name Kyle. But, as destiny proclaimed, he was assigned back to the 7th Cavalry. It was fortuitous that John Ryan recognized him almost upon arrival, for it was then very easy for George Custer, given Ryan&rsquos testimony, to exonerate Kile (Kelley) for his 1867 desertion. Kile&rsquos 5th Cavalry papers revealing both the coveted Medal of Honor and his former rank of first sergeant was gravy on the meat. Custer had every reason to believe Kile was a meritorious soldier and would perform well back in his regiment. Kile no doubt felt likewise.

The deadly Hays City brawl on July 17, 1870, finally brought an end to John Kile&rsquos long string of desertions and reenlistments. Events seemed to have played out that night the way they often did in frontier saloons when men drank too much. Lonergan and Kile annoyed the wrong man, one who knew how to use a six-shooter better than almost anyone and who was fully prepared to defend himself. Kile&rsquos killer, Wild Bill Hickok, went on to an equally violent demise six years later in Deadwood&mdashfatally shot from behind by drifter Jack McCall on August 2, 1876. That June, of course, George and Tom Custer, Keogh and many other 7th Cavalry officers died at the Little Bighorn.

One can only wonder what history would reflect had Kile&rsquos service revolver not misfired that night he brawled with a frontier legend. Certainly Kile would be much better remembered today&mdashas the Medal of Honor recipient who killed Wild Bill Hickok. Instead, Kile died at 24. Today Kile&rsquos remains are interred at the Fort Leavenworth National Cemetery. His headstone bears the insignia and gold trim of an MOH recipient and, after more than 130 years, his real name. He at least deserves that.

Jeff Broome of Colorado is writing a book about Hickok and the 1870 Hays City brawl. Also see They Called Him Wild Bill y Wild Bill Hickok, Gunfighter, both by Joseph G. Rosa.


Birth of a Legend

Wild Bill Hickok&aposs iconic status is rooted in a shootout in July 1861 in what came to be known as the McCanles Massacre in Rock Creek, Nebraska. The incident began when David McCanles, his brother William and several farmhands came to the station demanding payment for a property that had been bought from him. Hickok, just a stable-hand at the time, killed the three men, despite being severely injured.

The story quickly became newspaper and magazine fodder. Perhaps most famously, Harper&aposs New Monthly Magazine printed an account of the story in 1867, claiming Hickok had killed 10 men. Overall, it was reported that Hickok had killed over 100 men during his lifetime.

During the Civil War, Wild Bill Hickok served in the Union Army as a civilian scout and later a provost marshal. Though no solid record exists, he is believed to have served as a Union spy in the Confederate Army before his discharge in 1865.

In July, 1865, in Springfield, Missouri&aposs town square, Hickok killed Davis Tutt, an old friend who –ꂯter personal grudges escalated –�me an enemy. The two men faced each other sideways for a duel. Tutt reached for his pistol but Hickok was the first to draw his weapon, and shot Tutt instantly, from approximately 75 yards.

Wild Bill Hickok’s legend only grew further when other stories about his fighting prowess surfaced. One story claimed he killed a bear with his bare hands and a bowie knife. The Harper&aposs piece also told the story of how Hickok had pointed to a letter "O" that was "no bigger than a man&aposs heart." Standing some 50 yards away from his subject, Hickok "without sighting his pistol and with his eye" rang off six shots, each of them hitting the direct center of the letter.


American Wonder Wild Bill Hickok Shot and Killed From Behind on This Day in History

Always sit with your back to the wall. Siempre. Y especialmente in the American Old West. Had Wild Bill Hickok, the legendary gunfighter, Army scout, lawman and avid gambler not violated this cardinal rule in order to snag the last remaining spot at a poker game in a Deadwood saloon, I wouldn’t be writing this post today.

James Butler “Wild Bill” Hickok (1837-1876) was the archetypical Wild West character. At six-feet tall, draped in buckskins and with long, flowing hair, blue-gray eyes and a straw-colored moustache, Hickok cut a striking figure.

And his weapon of choice? More than one, actually. He carried a pair of ivory-handled .36 caliber Colt 1851 Navy Revolvers in an open-top, dual-holstered rig. Hong Kong film director John Woo would have been proud. (See one of his guns on display in the new American Art Museum exhibition, “The Great American Hall of Wonders.”)

Though Hollywood has created an highly idealized version of the iconic Old West quick-draw gun duel, Wild Bill’s infamous deathblow to Dave Tutt on July 21, 1865, in Springfield, Missouri, is likely the first duel that comes closest to Tinseltown standards.

Tutt, a Confederate-turned-Union soldier—and a good shot himself—confronted Hickok in the town square from approximately 75 yards away. Tutt drew first. The two gunmen fired at nearly the same time, with Tutt’s shot straying while Hickok’s found its mark.

Though Hickok bragged about the number of men he had killed (hundreds), he likely exaggerated (six, maybe seven). But his expert marksmanship needed no embellishing. In a February 1867 interview, Harper’s Monthly writer Colonel George Ward Nichols recounts how Hickok drew a letter ‘O’ on a sign-board against a wall, “no bigger than a man’s heart,” wrote Nichols.  And then from 50 yards away without even “sighting the pistol,” Hickok fired six shots from his Colt revolver into the center.

“Hickok typified the era of the man-killer or shootist, better known today as the gunfighter–a term in use as early as 1874 but not popularized until post-1900,” wrote Joseph G. Rosa, the gunman’s biographer in the June 2006 issue of Salvaje oeste revista.

So here’s what went down 135 years ago today. Wild Bill was playing poker at Nuttal & Mann’s Saloon No. 10 in Deadwood in the Dakota Territory. Though he usually sat with his back to the wall, Hickok was forced to take the only seat available and no one would switch seats with him.

John “Crooked Nose Jack” McCall was able to get the drop on him.

McCall strode into the saloon, drew his pistol and shouted, “take that” and fired a a bullet into Wild Bill’s head, killing him instantly.

Hickok was holding a black pair of aces and a black pair of eights, which eventually became known as the “dead man’s hand.” Some claim the assassination may have been a paid hit however, McCall later said that Wild Bill had killed his brother several years earlier.

McCall was arrested and brought to trial, but was acquitted by a jury of miners. After bragging about killing Hickok following his release, McCall was re-arrested, tried again, found guilty, and then hanged. Double jeopardy, you ask? Not applicable in this case, Deadwood was not a state and was located in Indian country. One final victory for Wild Bill.


The murder of Wild Bill Hickok

August 2, 1876
Deadwood, Dakota Territory (present day South Dakota)
Gunfighter, showman, marshal, and soldier of the American Old West, James Butler “Wild Bill” Hickok is killed while playing cards

Hickok had apparently insulted Jack McCall the day before his death McCall had hit a losing streak while playing cards and Hickok suggested McCall quit to recoup his losses and offered to buy him breakfast. McCall accepted, though insulted. The next day, as Hickok played another hand of cards, McCall came up behind Hickok, said “damn you! Take that!” and fired a shot into Hickok’s head. The shot exited Hickok’s cheek and struck another card player’s wrist.

McCall claimed he killed Hickok in retribution for his brother being killed by Hickok, though little evidence exists to support this claim. He was tried by an informal jury and acquitted. However, he was retried in a more formal court, found guilty, and hanged.


Ver el vídeo: Deadwood La muerte de Wild Bill Hickok (Diciembre 2021).