Podcasts de historia

El hombre que gobernó Londres durante la Gran Guerra, Richard Morris

El hombre que gobernó Londres durante la Gran Guerra, Richard Morris

El hombre que gobernó Londres durante la Gran Guerra, Richard Morris

El hombre que gobernó Londres durante la Gran Guerra, Richard Morris

Los diarios y cartas del teniente general Sir Francis Lloyd, GCVO, KCB, DOS, 1853-1926

Como oficial general al mando del distrito de Londres, el general Sir Francis Lloyd fue una de las figuras militares más conocidas de Londres durante la Primera Guerra Mundial. Entre sus muchas responsabilidades, Lloyd estaba a cargo de la red cada vez más grande de hospitales militares de Londres y del laberinto vital de terminales ferroviarias que tantas tropas usaban en su camino hacia y desde el Frente Occidental. Menos directamente involucrado en las defensas aéreas de la ciudad, participó en los esfuerzos para hacer frente a los daños causados ​​por las bombas alemanas.

La carrera militar de Lloyd se remonta al Sudán en las décadas de 1880 y 1890, donde luchó en Omdurman. También luchó en la Guerra de los Bóers, donde fue herido en la batalla de Biddulphsberg, pero se recuperó a tiempo para participar en las campañas finales de la guerra. En algunos aspectos, la parte del libro que trata de estos eventos es la más vívida.

El subtítulo del libro es algo engañoso. Esta no es una colección de cartas o un diario editado (aunque en algunos lugares se lee un poco como una introducción a una colección de artículos), sino una biografía estándar, escrita utilizando las cartas y diarios de Lloyd como fuente clave.

El libro se divide en tres secciones aproximadamente iguales: antes de la guerra, la Gran Guerra y la posguerra. Como resultado, nos brinda una visión útil tanto del mundo del ejército británico anterior a la Gran Guerra como de un aspecto clave del Frente Nacional durante esa guerra.

Capítulos
1 - Vida temprana
2 - Las campañas de Sudán
3 - La guerra de los bóers
4 - Aldershot y las marcas galesas
5 - Distrito de Londres GOC
6 - Defensas de Londres
7 - Londres en la década de 1920
8 - Un soldado trabajador
9 - Aston Hall, Shropshire
10 - Rolls Park, Chigwell, Essex

Autor: Richard Morris
Edición: tapa dura
Páginas: 196
Editorial: Pen & Sword Military
Año: 2009



Robert Rogers

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Robert Rogers, (nacido el 7 de noviembre de 1731, Methuen, Mass. [EE. UU.] - fallecido el 18 de mayo de 1795, Londres, Inglaterra), soldado fronterizo estadounidense que formó y comandó una fuerza de milicia, conocida como Rogers's Rangers, que ganó una gran reputación durante la Guerra de Francia e India (1754-1763).

Un cuerpo único de 600 hombres de la frontera que adaptaron con éxito las técnicas indias a sus combates, los Rangers de Rogers enfatizaron la autosuficiencia, el coraje, el sigilo y los métodos de camuflaje. Realizando numerosas redadas, explorando posiciones enemigas y capturando prisioneros, los Rangers de Rogers se ganaron la reputación de ser la unidad más colorida del ejército británico-estadounidense.

Durante la guerra francesa e india, Rogers participó en la expedición del general James Wolfe contra Quebec y en la campaña de Montreal de 1760. Posteriormente fue enviado por el general Jeffrey Amherst para tomar posesión de los puestos del noroeste, incluida Detroit. Rogers estuvo nuevamente en Occidente en 1763, durante la Guerra de Pontiac, y participó en la Batalla de Bloody Bridge. Poco después, fue a Inglaterra y en 1765 publicó en Londres un Cuenta concisa de América del Norte y su Revistas de servicio en la guerra francesa e india.

Rogers propuso al rey Jorge III que dirigiera una expedición por tierra desde el río Mississippi hasta el océano Pacífico. Aunque la oferta de Rogers fue rechazada, se le dio el mando del puesto noroeste de Michilimackinac. Desde allí, en 1766, envió por iniciativa propia la primera expedición inglesa para explorar la región superior del Mississippi y los Grandes Lagos, pero no logró penetrar en el Pacífico como estaba previsto. Las ambiciones de Rogers hicieron que fuera juzgado por traición, pero fue absuelto. De nuevo fue a Inglaterra para recuperar su fortuna, pero no tuvo éxito. Durante la Revolución Estadounidense fue a Estados Unidos, pero fue considerado un espía leal. Luego se unió abiertamente a los británicos y organizó y comandó a los Queen's Rangers, que prestaron servicio en operaciones alrededor de la ciudad de Nueva York. Más tarde organizó los King's Rangers, pero el mando fue tomado por su hermano, James Rogers, y Robert Rogers regresó a Inglaterra, donde vivió sus últimos años en la oscuridad.


Contenido

Murrow nació Egbert Roscoe Murrow en Polecat Creek, cerca de Greensboro, [2] en el condado de Guilford, Carolina del Norte, hijo de Roscoe Conklin Murrow y Ethel F. (de soltera Lamb) Murrow. Sus padres eran cuáqueros. [3] Era el menor de tres hermanos y era una "mezcla de ascendencia escocesa, irlandesa, inglesa y alemana". [4] El primogénito, Roscoe Jr., vivió solo unas pocas horas. Lacey Van Buren tenía cuatro años y Dewey Joshua tenía dos años cuando nació Murrow. [5] Su casa era una cabaña de troncos sin electricidad ni plomería, en una granja que solo obtenía unos pocos cientos de dólares al año de maíz y heno.

Cuando Murrow tenía seis años, su familia se mudó a través del país al condado de Skagit en el oeste de Washington, para vivir cerca de Blanchard, a 30 millas (50 km) al sur de la frontera entre Canadá y Estados Unidos. Asistió a la escuela secundaria en las cercanías de Edison, fue presidente del cuerpo estudiantil en su último año y se destacó en el equipo de debate. También fue miembro del equipo de baloncesto que ganó el campeonato del condado de Skagit.

Después de graduarse de la escuela secundaria en 1926, Murrow se inscribió en el Washington State College (ahora Washington State University) en todo el estado en Pullman, y finalmente se especializó en oratoria. Miembro de la fraternidad Kappa Sigma, también participó activamente en la política universitaria. En su adolescencia, Murrow tenía el sobrenombre de "Ed" y durante su segundo año de universidad, cambió su nombre de Egbert a Edward. En 1929, mientras asistía a la convención anual de la Federación Nacional de Estudiantes de América, Murrow pronunció un discurso instando a los estudiantes universitarios a interesarse más en los asuntos nacionales y mundiales, lo que lo llevó a su elección como presidente de la federación. Después de obtener su licenciatura en 1930, se mudó al este de Nueva York.

Murrow fue subdirector del Instituto de Educación Internacional de 1932 a 1935 y se desempeñó como subsecretario del Comité de Emergencia en Ayuda a los Académicos Extranjeros Desplazados, que ayudó a destacados académicos alemanes que habían sido despedidos de puestos académicos. Se casó con Janet Huntington Brewster el 12 de marzo de 1935. Su hijo, Charles Casey Murrow, nació en el oeste de Londres el 6 de noviembre de 1945.

Murrow se unió a CBS como director de charlas y educación en 1935 y permaneció en la cadena durante toda su carrera. [2] CBS no tenía personal de noticias cuando Murrow se unió, excepto por el locutor Bob Trout. El trabajo de Murrow era alinear a los creadores de noticias que aparecerían en la red para hablar sobre los temas del día. Pero el que alguna vez fue el principal orador del estado de Washington estaba intrigado por la entrega al aire de Trout, y Trout le dio a Murrow consejos sobre cómo comunicarse eficazmente por radio.

Murrow fue a Londres en 1937 para desempeñarse como director de las operaciones europeas de CBS. El puesto no implicaba reportar al aire que su trabajo consistía en persuadir a las figuras europeas para que transmitieran a través de la cadena CBS, que estaba en competencia directa con las dos cadenas de radio de NBC. Durante este tiempo, realizó frecuentes viajes por Europa. [6] En 1937, Murrow contrató al periodista William L. Shirer y lo asignó a un puesto similar en el continente. Esto marcó el comienzo del equipo de reporteros de guerra de "Murrow Boys". [7]

Edición de Radio

Murrow obtuvo su primer destello de fama durante el marzo de 1938 Anschluss, en el que Adolf Hitler diseñó la anexión de Austria por parte de la Alemania nazi. Mientras Murrow estaba en Polonia organizando una transmisión de coros de niños, recibió noticias de Shirer de la anexión y del hecho de que Shirer no podía difundir la historia a través de las instalaciones de radio estatales austriacas. Murrow envió inmediatamente a Shirer a Londres, donde entregó un relato sin censura de un testigo presencial del Anschluss. Murrow luego contrató el único medio de transporte disponible, un avión de 23 pasajeros, para volar de Varsovia a Viena para poder reemplazar a Shirer. [8]

A pedido de la gerencia de CBS en Nueva York, Murrow y Shirer armaron un Resumen de noticias europeas de reacción al Anschluss, que reunió a corresponsales de varias ciudades europeas para una única transmisión. El 13 de marzo de 1938, se transmitió el especial, presentado por Bob Trout en Nueva York, incluido Shirer en Londres (con la diputada laborista Ellen Wilkinson), el reportero Edgar Ansel Mowrer de la Noticias diarias de Chicago en París, el reportero Pierre J. Huss del International News Service en Berlín, y el senador Lewis B. Schwellenbach en Washington, DC El reportero Frank Gervasi, en Roma, no pudo encontrar un transmisor para transmitir la reacción desde la capital italiana, pero llamó por teléfono a su guión a Shirer en Londres, quien lo leyó al aire. [9]: 116-120 Murrow informó en vivo desde Viena, en el primer reportaje noticioso sobre el terreno de su carrera: "Este es Edward Murrow hablando desde Viena. Son casi las 2:30 de la mañana, y Herr Hitler ha todavía no ha llegado."

La transmisión se consideró revolucionaria en ese momento. Con informes multipunto, en vivo transmitidos por onda corta en los días anteriores a la tecnología moderna (y sin que cada una de las partes necesariamente pudiera escucharse entre sí), salió casi sin problemas. El especial se convirtió en la base de Resumen de noticias mundiales—La serie de noticias más antigua de la radiodifusión, que todavía se emite todos los días de la semana por la mañana y por la noche en CBS Radio Network.

En septiembre de 1938, Murrow y Shirer participaron regularmente en la cobertura de CBS sobre la crisis de los Sudetes en Checoslovaquia, que Hitler codiciaba para Alemania y que finalmente ganó en el Acuerdo de Munich. Sus incisivos informes aumentaron el apetito estadounidense por las noticias de radio, y los oyentes esperaban regularmente las transmisiones de onda corta de Murrow, presentadas por el analista H. V. Kaltenborn en Nueva York diciendo: "Llamando a Ed Murrow, ven a Ed Murrow".

Durante el año siguiente, antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, Murrow continuó con su base en Londres. Los reportajes de William Shirer desde Berlín le dieron reconocimiento nacional y un puesto de comentarista en CBS News a su regreso a los Estados Unidos en diciembre de 1940. Shirer describiría sus experiencias en Berlín en su exitoso libro de 1941 Diario de Berlín. Cuando estalló la guerra en septiembre de 1939, Murrow se quedó en Londres y más tarde proporcionó transmisiones de radio en vivo durante el apogeo del Blitz en Londres después del anochecer. Estas transmisiones en vivo de onda corta transmitidas por CBS electrificaron a las audiencias de radio como nunca lo había hecho la programación de noticias: la cobertura de la guerra anterior había sido proporcionada principalmente por informes de periódicos, junto con los noticieros vistos en las salas de cine, los programas de noticias de radio anteriores simplemente presentaban un locutor en un estudio de lectura de servicio de cable. informes.

Los informes de Murrow, especialmente durante el Blitz, comenzaron con lo que se convirtió en su apertura distintiva "Esta es Londres ", entregó su énfasis vocal en la palabra esta, seguido de una pausa antes del resto de la frase. Su ex maestra de oratoria, Ida Lou Anderson, sugirió la apertura como una alternativa más concisa a la que había heredado de su predecesor en CBS Europa, Cesar Saerchinger: "Hola América. Esta es la llamada de Londres". La frase de Murrow se convirtió en sinónimo del presentador de noticias y su red. [10]

Murrow alcanzó el estatus de celebridad como resultado de sus informes de guerra. Llevaron a su segundo eslogan famoso, a fines de 1940, con el bombardeo alemán de cada noche, los londinenses que no necesariamente se veían a la mañana siguiente a menudo cerraban sus conversaciones con "buenas noches y buena suerte". La futura monarca británica, la princesa Isabel, se lo dijo al mundo occidental en un discurso de radio en vivo a fin de año, cuando dijo "buenas noches y buena suerte a todos". Entonces, al final de una transmisión de 1940, Murrow terminó su segmento con "Buenas noches y buena suerte". El profesor de oratoria Anderson insistió en que se apegara a él, y nació otro eslogan de Murrow.

Cuando Murrow regresó a los Estados Unidos en 1941, CBS organizó una cena en su honor el 2 de diciembre en el Hotel Waldorf-Astoria. 1.100 invitados asistieron a la cena, que transmitió la cadena. Franklin D. Roosevelt envió un telegrama de bienvenida, que se leyó en la cena, y el Bibliotecario del Congreso Archibald MacLeish hizo un elogio en el que comentaba el poder y la intimidad de los despachos de Murrow durante la guerra. [9]: 203–204 "Quemaste la ciudad de Londres en nuestras casas y sentimos las llamas que la quemaron", dijo MacLeish. "Pusiste a los muertos de Londres a nuestras puertas y sabíamos que los muertos eran nuestros muertos, la humanidad estaba muerta. Has destruido la superstición de que lo que se hace más allá de las 3,000 millas de agua en realidad no se hace en absoluto". [11]

El ataque japonés a Pearl Harbor ocurrió menos de una semana después de este discurso, y Estados Unidos entró en la guerra como combatiente del lado aliado. Murrow voló en 25 misiones de combate aliadas en Europa durante la guerra, [9]: 233 proporcionando informes adicionales de los aviones mientras zumbaban sobre Europa (grabado para transmisión retrasada). La habilidad de Murrow para improvisar descripciones vívidas de lo que estaba sucediendo a su alrededor o debajo de él, derivada en parte de su entrenamiento universitario en el habla, ayudó a la efectividad de sus transmisiones de radio.

A medida que las hostilidades se expandieron, Murrow expandió CBS News en Londres a lo que Harrison Salisbury describió como "el mejor personal de noticias que nadie haya reunido en Europa". [9]: 230 El resultado fue un grupo de reporteros aclamados por su intelecto y poder descriptivo, incluidos Eric Sevareid, Charles Collingwood, Howard K. Smith, Mary Marvin Breckinridge, Cecil Brown, Richard C. Hottelet, Bill Downs, Winston Burdett, Charles Shaw, Ned Calmer y Larry LeSueur. Muchos de ellos, incluido Shirer, fueron posteriormente apodados "Los muchachos de Murrow", a pesar de que Breckinridge era una mujer. En 1944, Murrow buscó a Walter Cronkite para reemplazar a Bill Downs en la oficina de CBS Moscú. Cronkite aceptó inicialmente, pero después de recibir una mejor oferta de su empleador actual, United Press, rechazó la oferta. [12]

Murrow cooperó tan estrechamente con los británicos que en 1943 Winston Churchill se ofreció a nombrarlo director general adjunto de la BBC a cargo de la programación. Aunque rechazó el trabajo, durante la guerra Murrow se enamoró de la nuera de Churchill, Pamela, [9]: 221-223,244 [13] cuyos otros amantes estadounidenses incluían Averell Harriman, con quien se casó muchos años después. Pamela quería que Murrow se casara con ella, y él lo consideró, sin embargo, después de que su esposa dio a luz a su único hijo, Casey, terminó la aventura.

Después de la guerra, Murrow reclutó a periodistas como Alexander Kendrick, David Schoenbrun, Daniel Schorr [14] y Robert Pierpoint en el círculo de los Boys como una virtual "segunda generación", aunque el historial del equipo original en tiempos de guerra lo distingue.

El 12 de abril de 1945, Murrow y Bill Shadel fueron los primeros reporteros en el campo de concentración de Buchenwald en Alemania. Conoció a supervivientes demacrados como Petr Zenkl, niños con tatuajes de identificación y "cuerpos apilados como leños" en el crematorio. En su informe tres días después, Murrow dijo: [9]: 248–252

Le ruego que crea lo que he dicho sobre Buchenwald. He informado de lo que vi y escuché, pero solo una parte. Por la mayor parte yo tengo sin palabras. Si lo he ofendido con este relato bastante suave de Buchenwald, no lo siento en lo más mínimo.

Edición de Radio

En diciembre de 1945 Murrow aceptó a regañadientes la oferta de William S. Paley de convertirse en vicepresidente de la cadena y director de CBS News, e hizo su último informe de noticias desde Londres en marzo de 1946. [9]: 259,261 Su presencia y personalidad dieron forma a la sala de redacción. Después de la guerra, mantuvo una estrecha amistad con sus empleados anteriores, incluidos los miembros de los Murrow Boys. Los colegas más jóvenes de CBS se sintieron resentidos por esto, viéndolo como un trato preferencial, y formaron el "Murrow Isn't God Club". El club se disolvió cuando Murrow le preguntó si podía unirse. [16] [7]

Durante el mandato de Murrow como vicepresidente, su relación con Shirer terminó en 1947 en una de las grandes confrontaciones del periodismo televisivo estadounidense, cuando la CBS despidió a Shirer. Dijo que renunció al calor de una entrevista en ese momento, pero en realidad fue despedido. [17] La ​​disputa comenzó cuando J. B. Williams, fabricante de jabón de afeitar, retiró su patrocinio del programa de noticias dominical de Shirer. CBS, de la cual Murrow era entonces vicepresidente de asuntos públicos, decidió "moverse en una nueva dirección", contrató a un nuevo anfitrión y dejó ir a Shirer. Hay diferentes versiones de estos hechos que Shirer no se hizo público hasta 1990.

Shirer sostuvo que la raíz de sus problemas era que la red y el patrocinador no lo apoyaban debido a sus comentarios críticos de la Doctrina Truman, así como a otros comentarios que se consideraron fuera de la corriente principal. Shirer y sus seguidores sintieron que lo estaban amordazando debido a sus opiniones. Mientras tanto, Murrow, e incluso algunos de los muchachos de Murrow, sintieron que Shirer se estaba aprovechando de su alta reputación y no estaba trabajando lo suficiente para reforzar sus análisis con su propia investigación. [ cita necesaria ] Murrow y Shirer nunca recuperaron su estrecha amistad.

El episodio aceleró el deseo de Murrow de renunciar a su vicepresidencia de la cadena y volver a la transmisión de noticias, y presagió sus propios problemas al venir con su amigo Paley, jefe de CBS.

Murrow y Paley se habían hecho cercanos cuando el propio jefe de la red se unió al esfuerzo de guerra, estableciendo canales de radio aliados en Italia y el norte de África. Después de la guerra, a menudo iba directamente a Paley para resolver cualquier problema que tuviera. "Ed Murrow era el único amigo genuino de Bill Paley en CBS", señaló el biógrafo de Murrow Joseph Persico.

Murrow regresó al aire en septiembre de 1947, asumiendo el control de las 7:45 p.m. Noticiero ET patrocinado por Campbell's Soup y presentado por su viejo amigo y entrenador Bob Trout. Durante los siguientes años, Murrow se centró en la radio y, además de los informes de noticias, produjo presentaciones especiales para CBS News Radio. En 1950, narró un documental de radio de media hora llamado "El caso del platillo volante". Ofreció una mirada equilibrada a los ovnis, un tema de gran interés en ese momento. Murrow entrevistó tanto a Kenneth Arnold como al astrónomo Donald Menzel. [18] [19]

De 1951 a 1955, Murrow fue el anfitrión de Esto lo creo, que ofreció a la gente común la oportunidad de hablar durante cinco minutos por radio. Continuó presentando reportajes de radio diarios en CBS Radio Network hasta 1959. También grabó una serie de "álbumes históricos" narrados para Columbia Records llamados Puedo escucharlo ahora, que inauguró su asociación con el productor Fred W. Friendly. En 1950, los discos se convirtieron en un programa de radio semanal de CBS, Escúchalo ahora, presentado por Murrow y coproducido por Murrow y Friendly.

Televisión y películas Editar

Cuando comenzó la década de 1950, Murrow comenzó su carrera televisiva apareciendo en editoriales "cordales" en el CBS Evening News y en la cobertura de eventos especiales. Esto se produjo a pesar de sus propias dudas sobre el nuevo medio y su énfasis en las imágenes en lugar de las ideas.

El 18 de noviembre de 1951, Escúchalo ahora se mudó a la televisión y fue rebautizado Vealo Ahora. En el primer episodio, Murrow explicó: "Este es un equipo antiguo, tratando de aprender un nuevo oficio". [9]: 354

En 1952, Murrow narró el documental político Alianza por la paz, un vehículo de información para el SHAPE recién formado que detalla los efectos del Plan Marshall en una Europa devastada por la guerra. Fue escrito por William Templeton y producido por Samuel Goldwyn Jr.

En 1953, Murrow lanzó un segundo programa de televisión semanal, una serie de entrevistas a celebridades titulada Persona a persona.

Crítica al macartismo editar

Vealo Ahora se centró en una serie de temas controvertidos en la década de 1950, pero se recuerda mejor como el programa que criticó el macartismo y el miedo rojo, contribuyendo, si no conduciendo, a la caída política del senador Joseph McCarthy. McCarthy había elogiado anteriormente a Murrow por su imparcialidad al informar. [7]

El 15 de junio de 1953, Murrow presentó El espectáculo del 50 aniversario de Ford, transmitido simultáneamente en NBC y CBS y visto por 60 millones de espectadores. La transmisión cerró con el comentario de Murrow que cubría una variedad de temas, incluido el peligro de una guerra nuclear con el telón de fondo de una nube en forma de hongo. Murrow también ofreció una crítica indirecta del macartismo, diciendo: "Las naciones han perdido su libertad mientras se preparaban para defenderla, y si en este país confundimos la disidencia con la deslealtad, negamos el derecho a estar equivocados". Cuarenta años después de la transmisión, el crítico de televisión Tom Shales recordó la transmisión como "un hito en la televisión" y "un hito en la vida cultural de los años 50". [20]

El 9 de marzo de 1954, Murrow, Friendly y su equipo de noticias produjeron una Vealo Ahora especial titulado "Un informe sobre el senador Joseph McCarthy". [21] Murrow había considerado hacer tal transmisión desde Vealo Ahora debutó y fue animado por varios colegas, incluido Bill Downs. Sin embargo, Friendly quería esperar el momento adecuado para hacerlo. [22] Murrow usó extractos de los propios discursos y proclamas de McCarthy para criticar al senador y señalar episodios en los que se contradijo a sí mismo. Murrow y Friendly pagaron su propio anuncio en el periódico para el programa; no se les permitió usar el dinero de CBS para la campaña publicitaria o incluso usar el logotipo de CBS.

La transmisión contribuyó a una reacción violenta a nivel nacional contra McCarthy y se considera un punto de inflexión en la historia de la televisión. Provocó decenas de miles de cartas, telegramas y llamadas telefónicas a la sede de CBS, con un 15 a 1 a favor. [23] En una retrospectiva realizada para Biografía, Friendly notó cómo los camioneros se detuvieron en la calle junto a Murrow en los días siguientes y gritaron "Buen espectáculo, Ed".

Murrow le ofreció a McCarthy la oportunidad de responder a las críticas con media hora completa. Vealo Ahora. McCarthy aceptó la invitación y apareció el 6 de abril de 1954. En su respuesta, McCarthy rechazó las críticas de Murrow y lo acusó de ser un simpatizante comunista [McCarthy también acusó a Murrow de ser miembro de Industrial Workers of the World, lo que Murrow negó. [24]]. McCarthy también hizo un llamado al público al atacar a sus detractores, declarando:

Por lo general, no me tomaría tiempo del importante trabajo que tengo entre manos para responder a Murrow. Sin embargo, en este caso me siento justificado al hacerlo porque Murrow es un símbolo, un líder y el más inteligente de la manada de chacales que siempre se encuentra en la garganta de cualquiera que se atreva a desenmascarar a comunistas y traidores individuales. [25]

En última instancia, la refutación de McCarthy solo sirvió para disminuir aún más su popularidad que ya se estaba desvaneciendo. [26] En el programa que siguió a la aparición de McCarthy, Murrow comentó que el senador "no había hecho referencia a ninguna declaración de hecho que hicimos" y refutó las acusaciones de McCarthy contra sí mismo. [27]

Carrera televisiva posterior Editar

Sin embargo, el enfoque contundente de Murrow a las noticias le costó influencia en el mundo de la televisión. Vealo Ahora ocasionalmente obtuvo calificaciones altas (generalmente cuando se trataba de un tema particularmente controvertido), pero en general, no obtuvo una buena puntuación en la televisión en horario de máxima audiencia.

Cuando un fenómeno de programas de preguntas y respuestas comenzó y tomó la televisión por asalto a mediados de la década de 1950, Murrow se dio cuenta de los días de Vealo Ahora como un programa semanal fueron contados. (El biógrafo Joseph Persico señala que Murrow, al ver uno de los primeros episodios de La pregunta de los $ 64,000 aire justo antes que el suyo Vealo Ahora, se dice que se dirigió a Friendly y le preguntó cuánto tiempo esperaban mantener su horario).

Vealo Ahora fue eliminado de su espacio semanal en 1955 después de que el patrocinador Alcoa retirara su publicidad, pero el programa permaneció como una serie de reportajes de noticias especiales de televisión ocasionales que definieron la cobertura de noticias documentales de televisión. A pesar del prestigio del programa, CBS tuvo dificultades para encontrar un patrocinador regular, ya que se transmitía de manera intermitente en su nuevo horario (los domingos por la tarde a las 5 p.m. ET a fines de 1956) y no podía desarrollar una audiencia regular.

En 1956, Murrow se tomó el tiempo para aparecer como el narrador en pantalla de un prólogo especial para la producción épica de Michael Todd, Alrededor del mundo en 80 días. Aunque el prólogo generalmente se omitió en las transmisiones por televisión de la película, se incluyó en los lanzamientos de videos caseros.

A partir de 1958, Murrow presentó un programa de entrevistas titulado Mundo pequeño que reunió a figuras políticas para debates uno a uno. En enero de 1959, apareció en WGBH's La prensa y la gente con Louis Lyons, discutiendo las responsabilidades del periodismo televisivo. [28]

Murrow apareció como él mismo en un cameo en la producción cinematográfica británica de ¡Hundir el Bismarck! en 1960, recreando algunas de las transmisiones en tiempo de guerra que hizo desde Londres para CBS. [29]

El 16 de septiembre de 1962, introdujo la televisión educativa en la ciudad de Nueva York a través de la transmisión inaugural de WNDT, que se convirtió en WNET.

Caída del favor Editar

Los informes de Murrow lo llevaron a conflictos repetidos con CBS, especialmente con su presidente William Paley, que Friendly resumió en su libro. Debido a circunstancias ajenas a nuestro control. Vealo Ahora terminó por completo en el verano de 1958 después de un enfrentamiento en la oficina de Paley. Murrow se había quejado a Paley de que no podía seguir haciendo el programa si la cadena proporcionaba repetidamente (sin consultar a Murrow) el mismo tiempo a los sujetos que se sentían perjudicados por el programa.

Según Friendly, Murrow le preguntó a Paley si iba a destruir Vealo Ahora, en el que el director ejecutivo de CBS había invertido tanto. Paley respondió que no quería un dolor de estómago constante cada vez que Murrow cubría un tema controvertido. [30]

Vealo Ahora La última transmisión, "Watch on the Ruhr" (que cubre la Alemania de la posguerra), salió al aire el 7 de julio de 1958. Tres meses después, el 15 de octubre de 1958, en un discurso ante la Asociación de Directores de Noticias de Radio y Televisión en Chicago, Murrow criticó a la televisión énfasis en el entretenimiento y el comercialismo a expensas del interés público en su discurso de "cables y luces":

Durante los períodos de máxima audiencia diaria, la televisión principalmente nos aísla de las realidades del mundo en el que vivimos. Si esta situación continúa, podemos modificar un eslogan publicitario para que diga: Mira ahora, paga después. [31]

El tono severo del discurso de Chicago dañó seriamente la amistad de Murrow con Paley, quien sintió que Murrow estaba mordiendo la mano que lo alimentaba. Antes de su muerte, Friendly dijo que la dirección de RTNDA (ahora Radio Television Digital News Association) hizo más que el programa de McCarthy para romper la relación entre el jefe de CBS y su periodista más respetado.

Otro elemento que contribuyó al declive de la carrera de Murrow fue el surgimiento de una nueva generación de periodistas de televisión. La llegada de Walter Cronkite a CBS en 1950 marcó el comienzo de una gran rivalidad que continuó hasta que Murrow renunció a la red en 1961. Murrow guardaba rencor que se remontaba a 1944, cuando Cronkite rechazó su oferta para dirigir la oficina de CBS en Moscú. [32] Con los Murrow Boys dominando la sala de redacción, Cronkite se sintió como un extraño poco después de unirse a la red. Con el tiempo, a medida que la carrera de Murrow parecía en declive y la de Cronkite en ascenso, a los dos les resultó cada vez más difícil trabajar juntos. El comportamiento de Cronkite era similar al de los reporteros que Murrow había contratado, con la diferencia de que Murrow veía a los Murrow Boys como satélites en lugar de rivales potenciales, como parecía ser Cronkite. [33]

A lo largo de la década de 1950, los dos tuvieron discusiones acaloradas alimentadas en parte por su rivalidad profesional. En una cena organizada por Bill Downs en su casa en Bethesda, Cronkite y Murrow discutieron sobre el papel de los patrocinadores, que Cronkite aceptó como necesario y dijo que "pagaba el alquiler". Murrow, que durante mucho tiempo había despreciado a los patrocinadores a pesar de que también confiaba en ellos, respondió con enojo. En otro caso, una discusión se convirtió en un "duelo" en el que los dos borrachos tomaron un par de pistolas de duelo antiguas y fingieron dispararse el uno al otro. [9]: 527 A pesar de esto, Cronkite tuvo una larga carrera como presentadora en CBS.

Después del final de Vealo Ahora, Murrow fue invitado por el Partido Demócrata de Nueva York a postularse para el Senado. Paley estaba entusiasmado y lo animó a hacerlo. Harry Truman le advirtió a Murrow que su elección era entre ser el senador junior de Nueva York o ser Edward R. Murrow, un querido periodista televisivo y héroe para millones de personas. Escuchó a Truman. [5]

Después de contribuir al primer episodio de la serie documental. Informes CBS, Murrow, cada vez más bajo estrés físico debido a sus conflictos y frustración con CBS, se tomó un año sabático desde el verano de 1959 hasta mediados de 1960, aunque continuó trabajando en Informes CBS y Mundo pequeño durante este período. Amable, productor ejecutivo de Informes CBS, quería que la cadena permitiera a Murrow volver a ser su coproductor después del año sabático, pero finalmente fue rechazado.

El último gran hito televisivo de Murrow fue informar y narrar la Informes CBS entrega "La cosecha de la vergüenza", un informe sobre la difícil situación de los trabajadores agrícolas migrantes en los Estados Unidos. Dirigida por Friendly y producida por David Lowe, se estrenó en noviembre de 1960, justo después del Día de Acción de Gracias.

Resumen del trabajo televisivo Editar

  • 1951–1958 – Vealo Ahora (anfitrión)
  • 1953–1959 – Persona a persona (anfitrión)
  • 1958–1960 – Mundo pequeño (moderador y productor)

Director de la Agencia de Información de los Estados Unidos (USIA) Editar

Murrow renunció a CBS para aceptar un puesto como director de la Agencia de Información de Estados Unidos, matriz de Voice of America, en enero de 1961. El presidente John F. Kennedy le ofreció a Murrow el puesto, que consideró como "un regalo oportuno". Según los informes, al presidente de CBS, Frank Stanton, se le había ofrecido el trabajo, pero se negó, sugiriendo que se le ofreciera el trabajo a Murrow.

Su nombramiento como director de la Agencia de Información de Estados Unidos fue visto como un voto de confianza en la agencia, que proporcionó las opiniones oficiales del gobierno al público de otras naciones. La USIA había estado bajo fuego durante la era McCarthy, y Murrow volvió a designar al menos a uno de los objetivos de McCarthy, Reed Harris. [35] Murrow insistió en un alto nivel de acceso presidencial, diciéndole a Kennedy: "Si quieres que participe en los aterrizajes, será mejor que esté allí para los despegues". Sin embargo, los primeros efectos del cáncer le impidieron asumir un papel activo en la planificación de la invasión de Bahía de Cochinos. Aconsejó al presidente durante la crisis de los misiles cubanos, pero estaba enfermo cuando el presidente fue asesinado. Murrow fue atraído a Vietnam porque la USIA fue asignada para convencer a los reporteros en Saigón de que el gobierno de Ngo Dinh Diem encarnaba las esperanzas y los sueños del pueblo vietnamita. Murrow sabía que el gobierno de Diem no hizo tal cosa. [36] Cuando el presidente Lyndon B. Johnson le pidió que se quedara, Murrow lo hizo pero renunció a principios de 1964, citando una enfermedad. Antes de su partida, su última recomendación fue que Barry Zorthian fuera el portavoz principal del gobierno de Estados Unidos en Saigón, Vietnam. [37]

La celebridad de Murrow le dio a la agencia un perfil más alto, lo que puede haberle ayudado a obtener más fondos del Congreso. Su transferencia a un puesto gubernamental —Murrow era miembro del Consejo de Seguridad Nacional, un puesto de por vida— provocó un incidente vergonzoso poco después de aceptar el trabajo; le pidió a la BBC que no mostrara su documental "Harvest of Shame", para no Sin embargo, para dañar la visión europea de Estados Unidos, la BBC se negó, ya que había comprado el programa de buena fe. [38] Los periódicos británicos se deleitaron con la ironía de la situación, con una Boceto diario escritor diciendo: "si Murrow construye Estados Unidos tan hábilmente como lo hizo en pedazos anoche, la guerra de propaganda está casi ganada". [39]

Según algunos biógrafos, [ ¿Quién? ] cerca del final de la vida de Murrow, cuando los problemas de salud lo obligaron a renunciar a la USIA, según los informes, Paley invitó a Murrow a regresar a CBS. Murrow, posiblemente sabiendo que no podía trabajar, rechazó la oferta de Paley.

Fumador empedernido durante toda su vida, Murrow casi nunca fue visto sin su característico cigarrillo Camel. Se informó que fumaba entre sesenta y sesenta y cinco cigarrillos al día, lo que equivale aproximadamente a tres paquetes. [40] Vealo Ahora fue el primer programa de televisión en tener un informe sobre la conexión entre el tabaquismo y el cáncer. Durante el programa, Murrow dijo: "Dudo que pudiera pasar media hora sin un cigarrillo con comodidad o facilidad". Desarrolló cáncer de pulmón y vivió dos años después de una operación para extirpar su pulmón izquierdo.

Murrow murió en su casa de Pawling, Nueva York, el 27 de abril de 1965, dos días después de cumplir 57 años. [41] Su colega y amigo Eric Sevareid dijo de él: "Era una estrella fugaz y viviremos en su resplandor por mucho tiempo". CBS llevó a cabo un programa conmemorativo, que incluyó una rara aparición en cámara de William S. Paley, fundador de CBS.

  • Murrow fue honrado repetidamente con el Premio Peabody, de manera conjunta e individual. [42]
  • En 1947 Murrow recibió el premio Alfred I. duPont. [43]
  • En 1964, Murrow recibió la Medalla Presidencial de la Libertad. [cita necesaria]
  • 1964: Premio Paul White, Asociación de Noticias Digitales de Radio Televisión [44]
  • Fue nombrado Caballero Comandante honorario de la Orden del Imperio Británico por la Reina Isabel II el 5 de marzo de 1965 y recibió honores similares de los gobiernos de Bélgica, Francia y Suecia. [cita necesaria]
  • Recibió premios "especiales" George Polk en 1951 y 1952. [cita necesaria]
  • En 1967, recibió el premio Grammy al mejor álbum de palabras habladas por su Edward R. Murrow - Un reportero recuerda, vol. Yo los años de guerra. [cita necesaria]
  • El premio Edward R. Murrow, otorgado anualmente por la Asociación de Noticias Digitales de Radio Televisión, se nombra en su honor y se presenta por "logros sobresalientes en periodismo electrónico".
  • La Facultad de Comunicación Edward R. Murrow de la Universidad Estatal de Washington recibe su nombre en su honor.
  • El parque Edward R. Murrow en Washington, D.C. se nombra en su memoria. en Brooklyn, Nueva York lleva su nombre.
  • Murrow Boulevard es una gran vía en el corazón de Greensboro, Carolina del Norte. [cita necesaria]
  • El último sitio de transmisión de transmisiones de Voice of America que queda en los Estados Unidos lleva su nombre. [cita necesaria]
  • Una estatua del nativo Edward R. Murrow se encuentra en los terrenos del Museo Histórico de Greensboro. [45]
  • En 1984, Murrow fue incluido póstumamente en el Salón de la Fama de la Televisión. [cita necesaria]
  • En 1996, Murrow ocupó el puesto 22 en guía de televisión Lista de las "50 estrellas de televisión más grandes de todos los tiempos". [46]
  • El parque Edward R. Murrow en Pawling, Nueva York recibió su nombre. [cita necesaria]

Después de la muerte de Murrow, se estableció el Centro de Diplomacia Pública Edward R. Murrow en la Facultad de Derecho y Diplomacia Fletcher de la Universidad de Tufts. La biblioteca de Murrow y los artefactos seleccionados se encuentran en la Sala de Lectura Murrow Memorial que también sirve como un salón de clases especial para seminarios y una sala de reuniones para las actividades de Fletcher. Los artículos de Murrow están disponibles para su investigación en las Colecciones y Archivos Digitales de Tufts, que tiene un sitio web para la colección y hace que muchos de los artículos digitalizados estén disponibles a través de la Biblioteca Digital de Tufts.

El centro otorga becas Murrow a profesionales de mitad de carrera que se dedican a la investigación en Fletcher, que van desde el impacto del debate sobre el "nuevo orden mundial de la información" en los medios internacionales durante las décadas de 1970 y 1980 hasta, actualmente, políticas y regulaciones de telecomunicaciones. Muchos periodistas, diplomáticos y legisladores distinguidos han pasado tiempo en el centro, entre ellos el fallecido David Halberstam, quien trabajó en su libro ganador del Premio Pulitzer, El mejor y el más brillante, como escritor residente a principios de la década de 1970. El veterano periodista Crocker Snow Jr. fue nombrado director del Murrow Center en 2005.

En 1971, la RTNDA (Now Radio Television Digital News Association) estableció los premios Edward R. Murrow, en honor a los logros sobresalientes en el campo del periodismo electrónico. Hay otros cuatro premios también conocidos como el "Premio Edward R. Murrow", incluido el de la Universidad Estatal de Washington.

En 1973, el alma mater de Murrow, la Universidad Estatal de Washington, dedicó sus instalaciones de comunicación ampliadas al Centro de Comunicaciones Edward R. Murrow y estableció el Simposio anual Edward R. Murrow. [47] En 1990, el Departamento de Comunicaciones de WSU se convirtió en la Escuela de Comunicación Edward R. Murrow, [48] seguida el 1 de julio de 2008, y la escuela se convirtió en la Facultad de Comunicación Edward R. Murrow. [49] El veterano periodista internacional Lawrence Pintak es el decano fundador de la universidad.

Se filmaron varias películas, total o parcialmente sobre Murrow. En 1986, HBO transmitió la película biográfica hecha para cable, Murrow, con Daniel J. Travanti en el papel principal y Robert Vaughn en un papel secundario. En la película de 1999 Lo de adentro, Lowell Bergman, productor de televisión de la revista de noticias CBS 60 minutos, interpretado por Al Pacino, es confrontado por Mike Wallace, interpretado por Christopher Plummer, después de que una exposición de la industria tabacalera es editada para adaptarse a la gerencia de CBS y luego, ella misma, es expuesta en la prensa por la autocensura. Wallace le pasa a Bergman un editorial impreso en Los New York Times, que acusa a CBS de traicionar el legado de Edward R. Murrow. Buenas noches y buena suerte es una película nominada al Oscar 2005 dirigida, coprotagonizada y coescrita por George Clooney sobre el conflicto entre Murrow y Joseph McCarthy en Vealo Ahora. Murrow es interpretado por el actor David Strathairn, quien recibió una nominación al Oscar. En la película, el conflicto de Murrow con el jefe de CBS, William Paley, ocurre inmediatamente después de su escaramuza con McCarthy.

En 2003, Fleetwood Mac lanzó "Say You Will", con la canción "Murrow Turning Over In His Grave". En la pista, Lindsey Buckingham reflexiona sobre los medios de comunicación actuales y afirma que Ed Murrow se sorprendería por el sesgo y el sensacionalismo mostrado por los reporteros en el nuevo siglo si estuviera vivo.


El hombre que gobernó Londres durante la Gran Guerra de Richard Morris (Tapa dura, 2010)

El artículo nuevo, sin usar, sin abrir y sin daños de precio más bajo en su empaque original (donde corresponda el empaque). El empaque debe ser el mismo que se encuentra en una tienda minorista, a menos que el artículo sea hecho a mano o haya sido empaquetado por el fabricante en un empaque no minorista, como una caja sin imprimir o una bolsa de plástico. Consulte los detalles para obtener una descripción adicional.

Qué significa este precio?

Este es el precio (excluidos los gastos de envío y manipulación) que ha proporcionado un vendedor al que el mismo artículo, o uno que es casi idéntico, se ofrece a la venta o se ha ofrecido a la venta en el pasado reciente. El precio puede ser el precio del vendedor en otro lugar o el precio de otro vendedor. La cantidad "de descuento" y el porcentaje simplemente significan la diferencia calculada entre el precio proporcionado por el vendedor para el artículo en otro lugar y el precio del vendedor en eBay. Si tiene alguna pregunta relacionada con el precio y / o el descuento ofrecido en una lista en particular, comuníquese con el vendedor de esa lista.


Contenido

Juventud Editar

Morris nació en Liverpool, Inglaterra, el 20 de enero de 1734. [5] Sus padres eran Robert Morris, Sr., un agente de una empresa naviera, y el biógrafo de Elizabeth Murphet Charles Rappleye concluye que Morris probablemente nació fuera del matrimonio. Hasta que cumplió los trece años, Morris fue criado por su abuela materna en Inglaterra. En 1747, Morris emigró a Oxford, Maryland, donde su padre había prosperado en el comercio del tabaco. Dos años más tarde, el padre de Morris lo envió a Filadelfia, entonces la ciudad más poblada de la Norteamérica británica, donde Morris viviría bajo el cuidado del amigo de su padre, Charles Greenway. [6]

Carrera comercial Editar

Greenway hizo arreglos para que Morris se convirtiera en aprendiz en la empresa naviera y bancaria del comerciante de Filadelfia Charles Willing. En 1750, Robert Morris, Sr. murió de una herida infectada, dejando gran parte de su patrimonio sustancial a su hijo. [7] Morris impresionó a Willing y pasó de ser un aprendiz adolescente a convertirse en un agente clave en la firma de Willing. Morris viajó a los puertos del Caribe para expandir el negocio de la empresa y adquirió conocimientos sobre el comercio y las diversas monedas utilizadas para intercambiar mercancías. También se hizo amigo de Thomas Willing, el hijo mayor de Charles Willing, dos años mayor que Morris y quien, como Morris, había dividido su vida entre Inglaterra y la Norteamérica británica. Charles Willing murió en 1754 y, en 1757, Thomas nombró a Morris como socio de pleno derecho en la recién renombrada firma Willing Morris & amp Company. [8]

La empresa naviera de Morris era solo una de las muchas empresas que operaban en Filadelfia, pero Willing Morris & amp Company siguió varias estrategias innovadoras. La firma se asoció con otras empresas navieras para asegurar los buques, expandió agresivamente el comercio con India y suscribió proyectos gubernamentales a través de bonos y pagarés. [9] Los buques de la firma comerciaban con India, Levante, Antillas, Cuba española, España e Italia. El negocio de importación, exportación y agencia general de la empresa la convirtió en una de las más prósperas de Pensilvania. En 1784, Morris, con otros inversores, financió el viaje del barco. Emperatriz de China, el primer barco estadounidense en visitar China continental. [ cita necesaria ]

Esclavitud editar

La asociación de Morris con Willing se forjó justo después del comienzo de la Guerra de los Siete Años, lo que impidió atraer el suministro habitual de nuevos sirvientes contratados a la colonia. [10] [ página necesaria ] Los inmigrantes potenciales fueron reclutados en Inglaterra para luchar en Europa, y los contratos para aquellos que ya estaban en las colonias en América estaban expirando. [11] [ página necesaria ] Los sirvientes contratados podían romper legalmente sus contratos para unirse a las fuerzas británicas para luchar contra los franceses y sus aliados indios. [ cita necesaria ] Al mismo tiempo, la Corona británica quería fomentar el comercio de esclavos que era rentable para los aliados políticos del rey en la Compañía Africana de Comerciantes. Mientras Morris era un socio menor y Willing seguía una carrera política, la empresa Willing, Morris & amp Co. co-firmó una petición pidiendo la derogación del arancel de Pensilvania sobre los esclavos importados. (Alrededor de 200 esclavos fueron importados a Filadelfia en 1762, la mayor parte del comercio fueron traídos por los Rhode Islanders D'Wolf, Aaron López y Jacob Rivera. [12])

Willing, Morris & amp Co financió su propio viaje de trata de esclavos. El barco no transportaba lo suficiente para ser rentable y, durante un segundo viaje, fue capturado por corsarios franceses. La firma manejó dos subastas de esclavos para otros importadores, ofreciendo un total de 23 esclavos. [13] En 1762, la empresa anunció una venta de agencia en Wilmington, Delaware para más de 100 esclavos de Gold Coast. El barco había atracado en Wilmington para evitar la tarifa. [14] En 1765, en su último acuerdo de agencia relacionado con la esclavitud (de un total de ocho), la empresa anunció 17 esclavos que fueron traídos desde África en el barco. Marqués de Granby. [15] Los esclavos no se vendieron en Filadelfia, ya que el propietario se llevó el barco y todos los esclavos a Jamaica. [dieciséis] [ página necesaria ]

A principios de 1769, a los 35 años, Morris se casó con Mary White, de 20, hija de un abogado y terrateniente rico y prestigioso. Mary dio a luz al primero de siete hijos de la pareja en diciembre de 1769. Morris y su familia vivían en Front Street en Filadelfia y mantenían una segunda casa, conocida como "The Hills", en el río Schuylkill al noroeste de la ciudad. Más tarde compró otra mansión rural, a la que llamó Morrisville, que estaba ubicada al otro lado del río Delaware de Trenton, Nueva Jersey. Los Morris adoraron en la Iglesia Anglicana de Cristo, a la que también asistieron Benjamin Franklin, Thomas Willing y otros ciudadanos destacados de Filadelfia. [17] La ​​familia Morris empleaba a varios trabajadores domésticos y retuvo a varios esclavos. [18]

Además de los hijos que engendró con Mary White, Morris tuvo una hija, Polly, que nació fuera del matrimonio alrededor de 1763. Morris apoyó a Polly económicamente y permaneció en contacto con ella durante toda su vida adulta. Morris también mantenía a un medio hermano menor, Thomas, a quien el padre de Morris había engendrado fuera del matrimonio poco antes de su propia muerte. Thomas finalmente se convirtió en socio de la empresa naviera de Morris. [19] El hermano de Mary, William White, fue ordenado sacerdote episcopal y sirvió como capellán del Senado. [20]

En 1781, Morris compró una casa en Market Street que estaba a dos cuadras al norte de Independence Hall, entonces la sede del Segundo Congreso Continental. Obtuvo un título claro de la propiedad en 1785 y la convirtió en su residencia principal. [21] En 1790, el presidente George Washington aceptó la oferta de Morris de hacer de la casa su residencia principal. Morris y su familia se mudaron posteriormente a una propiedad vecina más pequeña. [22] En la década de 1790, Morris se había hecho amigo cercano de Washington, y él y su esposa eran asistentes habituales a los eventos estatales organizados por el presidente. [23] La Casa del Presidente, como se conoció, serviría como residencia del presidente hasta 1800, cuando el presidente John Adams se trasladó a la Casa Blanca en Washington, DC [24]

Crecientes tensiones con Gran Bretaña Editar

En 1765, el Parlamento de Gran Bretaña impuso la Ley del Timbre, un impuesto sobre las transacciones relacionadas con papel que resultó muy impopular en la América del Norte británica. En uno de sus primeros actos políticos importantes, Morris se unió a varios otros comerciantes para presionar al agente británico John Hughes para que se abstuviera de cobrar el nuevo impuesto. [25] Frente a la resistencia colonial, el Parlamento derogó el impuesto, pero luego implementó otras políticas diseñadas para generar ingresos fiscales de las colonias. Durante la década posterior a la imposición de la Ley del Timbre, Morris se unía con frecuencia a otros comerciantes para protestar contra muchas de las políticas fiscales del Parlamento. [26] Escribiendo a un amigo acerca de sus objeciones a las políticas fiscales británicas, Morris declaró que "soy nativo de Inglaterra pero por principio soy estadounidense en esta disputa". [27] Si bien su socio, Thomas Willing, ocupó varios puestos gubernamentales, Morris se negó a ocupar cualquier cargo público que no fuera el de alcaide del puerto (un puesto que compartía con otras seis personas), y generalmente dejaba que Willing actuara como público. rostro de la firma. [28]

A principios de 1774, en respuesta a las leyes intolerables, muchos colonos de la América del Norte británica comenzaron a pedir un boicot de los productos británicos. En Filadelfia, Willing, Charles Thomson y John Dickinson tomaron la iniciativa al convocar un congreso de todas las colonias para coordinar una respuesta a las políticas fiscales británicas. [27] Morris no fue elegido para el Primer Congreso Continental, que se reunió en Filadelfia en agosto de 1774, pero se reunió con frecuencia con los delegados del Congreso y se hizo amigo de líderes coloniales como George Washington y John Jay. Morris en general simpatizaba con la posición de los delegados que favorecían la reforma de las políticas británicas pero que no estaban dispuestos a romper completamente con Gran Bretaña. En septiembre de 1774, el Primer Congreso Continental votó para crear la Asociación Continental, un acuerdo para hacer cumplir un boicot contra los productos británicos a partir de diciembre y también aconsejó a cada colonia que estableciera comités para hacer cumplir el boicot. Morris fue elegido miembro del comité de Filadelfia encargado de hacer cumplir el boicot. [29]

Congreso Continental Editar

Primera guerra, 1775 – agosto de 1776 Editar

En abril de 1775, estalló la Guerra Revolucionaria Estadounidense después de las Batallas de Lexington y Concord. Poco después, el Segundo Congreso Continental comenzó a reunirse en Filadelfia y el Congreso nombró a Washington para comandar el Ejército Continental. La Asamblea Provincial de Pensilvania estableció el Comité de Seguridad de veinticinco miembros para supervisar las defensas, y Morris fue nombrado miembro del comité. Morris se convirtió en parte del grupo principal de miembros que dirigían el comité y se desempeñó como presidente del comité cuando Benjamin Franklin estuvo ausente. Encargado de obtener pólvora, Morris organizó una operación de contrabando a gran escala para evitar las leyes británicas diseñadas para evitar la importación de armas y municiones a las colonias. Debido a su éxito en el contrabando de pólvora para Pensilvania, Morris también se convirtió en el principal proveedor de pólvora del Ejército Continental. [30] Morris se centró cada vez más en los asuntos políticos en lugar de los negocios, y en octubre de 1775 ganó las elecciones a la Asamblea Provincial de Pensilvania. Más adelante en el año, la Asamblea Provincial eligió a Morris como delegado al Congreso. [31]

En el Congreso, Morris se alineó con la facción menos radical de delegados que protestaban por las políticas británicas pero seguían favoreciendo la reconciliación con Gran Bretaña. Fue nombrado miembro del Comité Secreto de Comercio, que supervisaba la adquisición de armas y municiones. [32] Como el gobierno revolucionario carecía de una rama ejecutiva o de un servicio civil, los comités del Congreso se ocupaban de todos los asuntos del gobierno. [33] El biógrafo Charles Rappleye escribe que el comité "manejó sus contratos de una manera apagada, a menudo incestuosa" que puede haber beneficiado injustamente a los comerciantes políticamente conectados, incluido Morris. Sin embargo, Rappleye también señala que la naturaleza peligrosa y reservada de un comité encargado de obtener bienes de contrabando dificultaba que el comité estableciera procedimientos de licitación competitiva para los contratos de adquisiciones. [34] Además de su servicio en el Comité Secreto de Comercio, Morris también fue designado para el Comité de Marina, que supervisó la Armada Continental, [a] y el Comité de Correspondencia Secreta, que supervisó los esfuerzos para establecer relaciones con potencias extranjeras. [36] Desde su puesto en el último comité, Morris ayudó a organizar el nombramiento de Silas Deane como representante del Congreso en Francia. Deane se encargó de procurar suministros y asegurar una alianza formal con Francia. [37]

A lo largo de 1776, Morris emergería como una figura clave en el Comité de Infantería de Marina. Rappleye lo describe como el "comandante de facto" de la Armada Continental. Morris favoreció una estrategia naval de atacar los "lugares indefensos" de Gran Bretaña en un esfuerzo por dividir la flota numéricamente superior de Gran Bretaña. [38] Junto con Franklin, Dickinson y John Adams, Morris ayudó a redactar el Tratado Modelo, que fue diseñado para servir como modelo para las relaciones con países extranjeros. A diferencia de las políticas de comercio mercantil de Gran Bretaña, el Tratado Modelo enfatizó la importancia del libre comercio. En marzo de 1776, tras la muerte de Samuel Ward, Morris fue nombrado presidente del Comité Secreto de Comercio. [39] Estableció una red de agentes, con base tanto en las colonias como en varios puertos extranjeros, encargados de procurar suministros para el esfuerzo de guerra continental. [40]

A finales de febrero de 1776, los estadounidenses se enteraron de que el Parlamento británico había aprobado la Ley de Prohibición, que declaraba que todo el transporte marítimo estadounidense estaba sujeto a la incautación de los barcos británicos. A diferencia de muchos otros líderes del Congreso, Morris seguía esperando la reconciliación con Gran Bretaña, ya que creía que la guerra total todavía carecía del fuerte apoyo de la mayoría de los estadounidenses y resultaría financieramente ruinosa. [41] En junio de 1776, debido en gran parte a la frustración con la facción moderada de líderes de Pensilvania que incluía a Morris, una convención de delegados de todo Pensilvania comenzó a reunirse para redactar una nueva constitución y establecer un nuevo gobierno estatal. Al mismo tiempo, el Congreso estaba debatiendo si declarar formalmente la independencia de Gran Bretaña. A principios de julio de 1776, la delegación de Pensilvania era la única delegación del Congreso que se oponía a declarar la independencia. Morris se negó a votar por la independencia, pero él y otro delegado de Pensilvania acordaron excusarse de la votación sobre la independencia, dando así al movimiento independentista una mayoría en la delegación de Pensilvania. Con Morris ausente, todas las delegaciones del Congreso votaron para aprobar una resolución declarando la independencia el 2 de julio, y Estados Unidos declaró formalmente la independencia el 4 de julio de 1776. [42]

A pesar de su oposición a la independencia, y para sorpresa de Morris, la convención constitucional de Pensilvania votó para mantener a Morris en el Congreso, él fue el único delegado antiindependiente de Pensilvania que mantuvo su puesto. En agosto, Morris firmó la Declaración de Independencia a pesar de haberse abstenido. [43] Al explicar su decisión, afirmó: "No soy uno de esos políticos que se enojan cuando no se adoptan mis propios planes. Creo que es deber de un buen ciudadano seguir cuando no puede liderar". También afirmó, "si bien no deseo ver morir a mis compatriotas en el campo de batalla ni deseo verlos vivir en la tiranía". [44]

Continuación de la guerra, agosto de 1776–1778 Editar

Después de que se emitió la Declaración de Independencia, Morris continuó supervisando y coordinando esfuerzos para asegurar armas y municiones y exportar productos estadounidenses. Su estrategia se centró en utilizar barcos de Nueva Inglaterra para exportar tabaco y otros bienes de los estados del sur a Europa y las islas del Caribe, y luego utilizar el capital obtenido de esas exportaciones para comprar suministros militares de Europa. Los espías y los buques de guerra británicos a menudo frustraban sus planes, y muchos barcos estadounidenses fueron capturados en medio de operaciones comerciales. [45] En respuesta, Morris autorizó a los enviados estadounidenses en Europa a encargar a corsarios que atacaran el transporte marítimo británico, y dispuso que un agente, William Bingham, pagara las reparaciones de los corsarios estadounidenses en la isla francesa de Martinica. Debido a la naturaleza lucrativa del corsario, Morris también comenzó a equipar sus propios corsarios. [46] Otro agente de Morris, su medio hermano Thomas Morris, resultó ser una elección desastrosa para la gestión de los corsarios estadounidenses en Europa, ya que Thomas se dedicó a beber en exceso y a administrar mal los fondos. [47] En octubre de 1776, a instancias de Morris y Benjamin Franklin, el Congreso autorizó el nombramiento de dos enviados encargados de buscar un tratado formal de alianza con Francia, finalmente, Benjamin Franklin y Arthur Lee fueron designados como esos enviados. [48] ​​Junto con Silas Deane, Franklin ayudaría a expandir en gran medida los envíos de armas desde Francia y España, pero Lee demostró ser completamente incompetente en sus esfuerzos por obtener el apoyo de Prusia y la Monarquía de los Habsburgo. [49]

A principios de diciembre de 1776, el ejército de Washington se vio obligado a retirarse a través del río Delaware y hacia Pensilvania, y la mayoría de los miembros del Congreso abandonaron temporalmente Filadelfia. Morris fue uno de los pocos delegados que permaneció en la ciudad, y el Congreso nombró a Morris ya otros dos delegados para "ejecutar negocios continentales" en su ausencia. [50] Morris mantuvo correspondencia frecuente con Washington y proporcionó suministros que ayudaron a permitir la victoria continental en la Batalla de Trenton. [51] Después de que el Ejército Continental fuera derrotado en la Batalla de Brandywine de septiembre de 1777, el Congreso huyó al oeste de Filadelfia. Morris y su familia se fueron a vivir a la finca que habían comprado recientemente en Manheim, Pensilvania. [52] Morris obtuvo un permiso de ausencia a finales de 1777, pero pasó gran parte de su tiempo defendiéndose de los falsos ataques relacionados con supuestas malas gestiones e irregularidades financieras impuestas por los aliados a favor de la esclavitud de Henry Laurens, el presidente del Congreso Continental. [53] Debido a su permiso de ausencia, Morris no jugó un papel importante en la redacción de los Artículos de la Confederación, que sería la primera constitución de los Estados Unidos, pero firmó el documento en marzo de 1778. Como algunos estados objetaron a la Artículos, no entraría en vigor hasta 1781. [54]

Morris regresó al Congreso en mayo de 1778 para votar por una medida para proporcionar pensiones a los oficiales del Ejército Continental. Formó una estrecha relación de trabajo con Gouverneur Morris (sin relación), un joven congresista de Nueva York que compartía muchas de las opiniones de Robert Morris. [54] Al mes siguiente, Morris regresó con el Congreso a Filadelfia, que había sido evacuada por los británicos. [55] Morris no reanudó su amplia gama de deberes en el Congreso, sino que buscó reducir sus proyectos para poder concentrarse en los negocios. [56] A finales de 1778, Morris ganó las elecciones a la asamblea estatal como parte de una lista de candidatos que favorecían la reforma de la constitución de Pensilvania; renunció al Congreso para ocupar su escaño. [57] Después de que Morris dejó el Congreso, el comerciante de esclavos, Henry Laurens, Thomas Paine y algunos otros miembros del Congreso continuaron sus ataques falsos contra él por supuestamente usar su posición en el Congreso para su propio beneficio financiero, pero a principios de 1779 un comité del Congreso lo autorizó. Morris de todos los cargos. [58]

Fuera del Congreso, 1779-1781 Editar

Con sus planes de convocar una nueva convención constitucional estatal frustrados por Joseph Reed y otros, Morris y James Wilson fundaron la Sociedad Republicana, un club político dedicado a implementar una nueva constitución estatal. La Sociedad Republicana favoreció una legislatura bicameral, un ejecutivo estatal con poder de veto, un poder judicial independiente y el fin de los juramentos de lealtad al gobierno estatal. Otros residentes prominentes de Pensilvania, incluidos Wilson, Benjamin Rush, Thomas Mifflin y Charles Thomson, apoyaron los objetivos de la Sociedad Republicana, pero Morris se convirtió en el líder de facto de la facción que se conoció como los republicanos. Mientras tanto, aquellos que estaban a favor de mantener la constitución estatal se hicieron conocidos como los constitucionalistas. [59]

Debido al aumento de la inflación, a mediados de 1779 los constitucionalistas establecieron un comité para implementar controles de precios, numerosos comerciantes de Filadelfia fueron arrestados por presuntamente violar las órdenes del comité, pero Morris evitó el encarcelamiento y emergió como un importante oponente del comité. [60] El comité de control de precios resultó ineficaz y se disolvió en septiembre, pero al mes siguiente una turba se amotinó y se apoderó de varios líderes republicanos. Morris y otros republicanos se refugiaron en la casa de James Wilson, donde fueron rescatados por Reed y un destacamento del Ejército Continental. [61] Wilson huyó de la ciudad después del motín, y la ira popular contra los comerciantes resultó en la derrota de Morris en su campaña para la reelección a la legislatura estatal. [62]

Fuera del cargo público por primera vez desde el inicio de la Revolución Americana, Morris se centró en expandir su negocio de envíos. Se asoció con varios empresarios de otros estados, incluidos Jonathan Hudson de Maryland y Carter Braxton y Benjamin Harrison de Virginia, para formar lo que el biógrafo Charles Rappleye llama "el primer conglomerado nacional". En estas empresas comerciales, Morris solía proporcionar financiación y supervisión, pero dejaba los detalles a sus socios. [63] Con las finanzas nacionales en ruinas, Morris dirigió a un grupo de comerciantes en la creación del Banco de Pensilvania, que proporcionó fondos para la compra de suministros por parte del Ejército Continental. El banco no participó en toda la gama de actividades bancarias modernas, pero aceptó depósitos y proporcionó un modelo potencial para reformas monetarias a nivel nacional. [64] El éxito del banco impulsó la popularidad de Morris y, en octubre de 1780, ganó las elecciones a la legislatura estatal. [sesenta y cinco]

Superintendente de Finanzas Editar

Primeros meses Editar

En medio de la Guerra Revolucionaria Estadounidense, las finanzas del gobierno de los Estados Unidos cayeron en un estado pobre ya que el Congreso carecía del poder para recaudar ingresos y los estados se negaron en gran medida a proporcionar fondos. Sin un mecanismo para recaudar ingresos, el Congreso emitió repetidamente papel moneda, lo que provocó una inflación galopante. [66] En 1781, Estados Unidos enfrentó una crisis financiera incesante, que fue subrayada por el motín de Pennsylvania Line de enero de 1781, en el que diez regimientos del Ejército Continental mal alimentados y no remunerados exigieron mejores condiciones del Congreso. Aunque el motín fue sofocado, convenció al Congreso de implementar reformas que crearon los departamentos de guerra, marina, finanzas y relaciones exteriores, cada uno de los cuales estaría dirigido por un ejecutivo departamental. Por votación unánime, el Congreso eligió a Morris como Superintendente de Finanzas. [67] Morris aceptó el nombramiento como Superintendente de Finanzas en mayo de 1781, y nombró a Gouverneur Morris como su adjunto. [68]

Morris pronto emergió como el funcionario económico clave en el país y se convirtió en líder de la facción nacionalista, un grupo informal de líderes estadounidenses que favorecían un gobierno nacional más fuerte. [69] También tuvo un control efectivo sobre los asuntos exteriores hasta que Robert R. Livingston fue nombrado Secretario de Asuntos Exteriores más adelante en el año. [70] En septiembre de 1781, Morris accedió a regañadientes a servir como Agente de la Marina, dándole el liderazgo civil de la Armada Continental. [71] El Congreso ocupó el último de los puestos ejecutivos en noviembre, cuando Benjamin Lincoln aceptó el nombramiento como Secretario de Guerra. Junto con el general Washington y el secretario del Congreso Continental, Charles Thomson, los tres ejecutivos se desempeñaron como líderes de la primera rama ejecutiva nacional de facto en la historia de Estados Unidos. Morris asumió un papel no oficial como secretario principal del departamento. [72] Los tres ejecutivos, así como Washington, se alinearon con la facción nacionalista y todos cooperaron para mejorar el poder del gobierno nacional. [73] A mediados de 1782, el Congreso estableció comités permanentes para supervisar los departamentos ejecutivos. Morris apoyó la reorganización del Congreso, pero para su consternación, su viejo enemigo Arthur Lee se convirtió en el presidente del comité que supervisaba el departamento de finanzas. [74]

Morris llevó a cabo una serie de reformas diseñadas para impulsar la economía, muchas de las reformas se inspiraron en las ideas económicas del laissez-faire de Adam Smith. [75] Poco después de asumir el cargo, convenció al Congreso para que estableciera el Bank of North America, el primer banco en operar en los Estados Unidos. Este banco se había discutido en los meses previos al nombramiento de Morris, pero el banco en sí estaba organizado según las líneas establecidas por Robert Morris y Gouverneur Morris. Se estableció como una institución privada gobernada por sus inversionistas, pero estaba sujeta a inspección por parte del Superintendente de Finanzas. El banco tomaría los depósitos del gobierno nacional, otorgaría préstamos al Congreso y emitiría billetes. Morris esperaba que el banco ayudara a financiar la guerra, estabilizar la moneda de la nación y unir al país bajo una política monetaria unificada. [76] Como el banco tardaría algún tiempo en empezar a funcionar, en 1781 Morris presidió la emisión de una nueva moneda, denominada "notas de Morris", respaldada por los propios fondos de Morris. [77] Morris también convenció al Congreso de que le permitiera comprar todos los suministros para el Ejército Continental, y el Congreso requirió que los estados proporcionaran fondos en lugar de suministrar bienes como harina o carne. [78]

En 1781, la Guerra de la Independencia se había convertido en un punto muerto entre Gran Bretaña y Estados Unidos. Los británicos habían concentrado sus operaciones militares en el teatro sureño de la guerra, dejando una gran fuerza guarnecida en la ciudad de Nueva York. En agosto de 1781, Morris se reunió con el general Washington y el conde de Rochambeau, que estaban planeando una operación conjunta franco-estadounidense contra las fuerzas británicas. [79] Morris redirigió los fondos del gobierno para comprar suministros para la marcha de Washington contra las fuerzas británicas en Virginia, y suplicó a los gobiernos estatales y al gobierno francés que le dieran más financiación. [80] En la batalla de Yorktown de octubre de 1781, Washington forzó la rendición del ejército británico bajo el mando del general Cornwallis. [81] Después de la Batalla de Yorktown, Gran Bretaña esencialmente abandonó su campaña en tierra, pero la guerra naval continuó mientras Gran Bretaña buscaba aislar a Estados Unidos de sus fuentes de comercio. [82]

Después de Yorktown Editar

Meses después de la Batalla de Yorktown, Morris publicó el "Informe de Crédito Público", un ambicioso plan económico que pedía el pago total de la deuda de guerra del país mediante nuevas medidas de ingresos. [83] Incluía un impuesto por cabeza sobre los esclavos en los diversos estados, pero sobre todo, presionó por un arancel federal del cinco por ciento sobre todos los bienes importados, lo que requeriría una enmienda a los Artículos de la Confederación recientemente aprobados. Tal enmienda fortalecería enormemente el poder del gobierno nacional, pero el proceso de enmienda requería el consentimiento de cada estado, y muchos estados eran reacios a alterar el equilibrio de poder entre los estados y el gobierno nacional. [84] Los artículos le daban al Congreso el poder exclusivo de conducir la política exterior, pero los estados retuvieron todo el poder sobre la financiación. El Congreso no tenía poder independiente para recaudar fondos y carecía de cualquier mecanismo para obligar a los estados a proporcionar los fondos que debían al Congreso. [85] Escribiendo a los gobernadores estatales, Morris argumentó que "era hora de aliviarnos de la infamia que ya hemos sufrido, y de rescatar y restaurar el crédito nacional. Esto sólo puede hacerse con ingresos sólidos". [86] A finales de 1782, todos los estados excepto Rhode Island habían acordado respaldar una enmienda que permitía el arancel, pero eso fue suficiente para bloquear la enmienda. [87]

Aunque estaba frustrado en la batalla arancelaria, Morris continuó implementando y proponiendo otras reformas económicas. En enero de 1782, después de recibir su estatuto del Congreso, el Banco de América del Norte comenzó a operar y la moneda del banco pronto alcanzó una amplia circulación. Morris buscó el establecimiento de una casa de moneda nacional para proporcionar una moneda única en todo Estados Unidos y propuso la primera moneda decimal, pero el Congreso no estaba dispuesto a respaldar este proyecto. [88] Designó a varios receptores, incluido Alexander Hamilton, para ayudar a circular billetes, informar sobre los precios de los bienes y realizar otras funciones en lugares de los Estados Unidos. [89] También reformó la contratación pública de suministros, ahorrando dinero al colocar la responsabilidad del almacenamiento y transporte de suministros en contratistas del gobierno. [90]

Incluso después de implementar varias reformas financieras, Morris no pudo pagar a los soldados del Ejército Continental. [91] El problema principal, además de la falta de voluntad de los estados para enmendar los Artículos de la Confederación, fue la falta de voluntad de los estados para proporcionar fondos adecuados, muchos estados se negaron a proporcionar fondos en absoluto. El Bank of North America otorgó algunos préstamos, pero finalmente se negó a proporcionar más fondos hasta que se liquidaran los préstamos anteriores. Los esfuerzos de Morris se complicaron aún más por la renuencia de Francia a otorgar más préstamos, así como por una caída en el comercio estadounidense, causada en parte por las operaciones navales británicas. [92] En diciembre de 1782, poco después de la aparente derrota de la enmienda propuesta para permitir que el gobierno nacional imponga un arancel, el general Alexander McDougall encabezó una delegación que presentó una petición de pago inmediato en nombre del Ejército Continental. [93] Si bien Morris ayudó a calmar temporalmente la crisis ofreciendo a los soldados el pago de un mes, la petición reflejaba la infelicidad generalizada en el Ejército Continental por la continua falta de pago. [94] Algunos nacionalistas, incluido Gouverneur Morris, creían que solo el descontento del ejército podía forzar la adopción de la enmienda que autorizaba al Congreso a imponer un arancel. [95] En marzo, el coronel Walter Stewart pronunció el "Discurso de Newburgh", en el que instó a los miembros del Ejército Continental a levantarse contra el Congreso y exigir el pago. Washington evitó un motín asegurando a los soldados que eventualmente recibirían un pago. A raíz del casi motín, Morris negó haber desempeñado algún papel en el fomento de la insurrección. [96] No obstante, algunos historiadores equivocados creen que Morris fue parte de la "Conspiración de Newburgh". [97] [ página necesaria ] Sin embargo, los hechos revelan que el material fue escrito por el mayor John Armstrong, [98] quien fue recompensado con el puesto de Secretario del Consejo Ejecutivo en Pensilvania a su regreso de Nueva York.

Frustrado por su derrota en la batalla arancelaria y la incapacidad de los estados para proporcionar la financiación adecuada, Morris pensó que se veía obligado a acumular deudas que los estados no estaban dispuestos a pagar. Al escribir que no sería el "Ministro de Injusticia", presentó su renuncia a principios de 1783, pero Hamilton y otros nacionalistas lo convencieron de que permaneciera en el cargo. [99]
Al 1 de enero de 1783, la deuda pública era de 42 millones de dólares, de los cuales el 18,77 por ciento era deuda externa y el 81,23 por ciento era propiedad del hogar. [100]
En un informe al presidente del Congreso, Morris escribió:

  • Certificados de préstamo. $ 11,463,802 [con un préstamo con intereses a dos años con vencimiento de $ 877,828]
  • Deuda del Ejército. $ 635,618.00 [101]

El resto son deudas por liquidar, etc., intereses. [100] Aproximadamente al mismo tiempo, Morris y otros en Filadelfia se enteraron de que Estados Unidos y Gran Bretaña habían firmado un acuerdo de paz preliminar, poniendo fin no oficial a la Guerra Revolucionaria. El Congreso aprobó una licencia para los soldados del Ejército Continental, sujeta a una revocatoria en caso de que las hostilidades estallaran nuevamente. Morris distribuyó "notas de Morris" a los soldados restantes, pero muchos soldados partieron hacia sus hogares en lugar de esperar las notas. [102] Después de que estalló un motín por los sueldos en Pensilvania, el Congreso votó a favor de abandonar Filadelfia y establecer una capital provincial en Princeton, Nueva Jersey, el motín se disipó poco después. Los nacionalistas quedaron devastados por este giro de los acontecimientos, y Hamilton dimitió del Congreso a mediados de 1783 después de que se ignorara su propuesta de convención para revisar los Artículos de la Confederación. [103]

En noviembre de 1784, Morris renunció a sus cargos gubernamentales. En lugar de encontrar un sucesor para Morris, el Congreso estableció la Junta del Tesoro de tres miembros, compuesta por Arthur Lee, William Livingston y Samuel Osgood. [104] En 1778-1779 Morris había intentado fortalecer las cuentas del antiguo Comité Comercial, pero tuvo que renunciar a él, declaró en respuesta a Paine "... las cuentas de Willing y Morris con el comité se habían saldado parcialmente, pero todavía estaban parcialmente abiertas, porque las transacciones no se podían cerrar ". [105] La Junta del Tesoro eligió en 1794-1795 esas viejas cuentas se llevaron a un acuerdo: una entrada de junio de 1796 en la deuda del Tesoro contra Morris por $ 93,312.63. Morris explicaría en 1800 en la prisión de deudores que, de hecho, la deuda se debía no solo a él, sino también a sus socios John Ross y Thomas Willing. [106]

Convención constitucional Editar

Después de dejar el cargo, Morris se dedicó una vez más a los negocios, pero la política estatal y federal siguió siendo un factor en su vida. [108] Después de que la legislatura de Pensilvania despojó al Bank of North America de su estatuto, Morris ganó las elecciones a la legislatura estatal y ayudó a restaurar el estatuto del banco. [109] Mientras tanto, Estados Unidos sufrió una recesión sostenida después del final de la Guerra Revolucionaria, causada por la persistente carga de la deuda y las nuevas restricciones al comercio impuestas por las potencias europeas. Algunos miembros del Congreso, incluidos los de la Junta del Tesoro, continuaron favoreciendo las enmiendas a los Artículos de la Confederación, pero los estados aún se negaron a autorizar cambios importantes en los Artículos. [110]

En 1786, Morris fue uno de los cinco delegados de Pensilvania seleccionados para asistir a la Convención de Annapolis, donde los delegados discutieron formas de reformar los Artículos de la Confederación. Aunque Morris finalmente se negó a asistir a la convención, los delegados convencieron al Congreso de que autorizara una convención en Filadelfia en mayo de 1787 para enmendar los Artículos. La legislatura del estado de Pensilvania envió una delegación formada por Morris, James Wilson, Gouverneur Morris, George Clymer, Thomas Mifflin, Jared Ingersoll y Ben Franklin a la Convención de Filadelfia. Con la excepción de Franklin (que evitó alinearse con cualquiera de las facciones políticas en Pensilvania), todos los delegados de Pensilvania estaban estrechamente alineados con la facción republicana de Morris, un reflejo de la fuerza republicana en la legislatura estatal. Muchos de los aliados nacionalistas de Morris de otros estados, incluidos Hamilton, James Madison, John Dickinson y Washington, también asistirían a la convención. [111]

Con Franklin enfermo, Morris abrió los procedimientos de la Convención de Filadelfia el 25 de mayo. Su moción para nominar a Washington como presidente de la convención fue respaldada por un voto unánime. Morris asistió constantemente a la reunión de la convención, pero rara vez habló después del primer día, lo que permitió que los abogados y otras personas con más experiencia en la ley debatieran varios temas. Sus objetivos principales, incluida una disposición que garantizara que el gobierno federal tuviera el poder de establecer aranceles e impuestos, fueron compartidos por la gran mayoría de los delegados en la convención. [112] El 17 de septiembre, Morris firmó el documento final producido por la convención que, en lugar de enmendar los artículos, tenía la intención de suplantar los artículos como la nueva Constitución de los Estados Unidos. [113] Morris fue una de las seis personas que firmaron tanto la Declaración de Independencia como la Constitución de los Estados Unidos. [B]

En lugar de buscar bloquear la nueva constitución, el Congreso simplemente la envió a cada estado para debatir la ratificación. La facción republicana de Morris, junto con grupos federalistas en otros estados, buscó la ratificación de la nueva Constitución federal. Los constitucionalistas, que vieron la nueva constitución federal como una amenaza a la soberanía estatal, se unieron a los antifederalistas de otros estados para tratar de evitar la ratificación de la constitución. En las elecciones celebradas en octubre y noviembre de 1787, los aliados federalistas de Morris retuvieron el control de la legislatura estatal y ganaron la mayoría de las elecciones celebradas para seleccionar a los delegados para la convención celebrada para debatir la ratificación de la Constitución. [116] Debido a una disputa con un socio comercial, Morris no asistió a la convención de ratificación, que votó a favor de ratificar la Constitución en diciembre de 1787. [117] A fines de 1788, la Constitución había sido ratificada por suficientes estados para entrar en vigor. . En septiembre de 1788, la legislatura de Pensilvania eligió a Robert Morris y William Maclay, ambos alineados con los federalistas, como los primeros representantes del estado en el Senado de los Estados Unidos. [118] [c]

Senador de Estados Unidos Editar

En la primera elección presidencial del país, Washington fue elegido presidente de los Estados Unidos. Washington ofreció el puesto de secretario del Tesoro a Morris, pero Morris rechazó la oferta y sugirió a Alexander Hamilton para el puesto. [120] En el Senado, Morris presionó por muchas de las mismas políticas que había buscado como Superintendente de Finanzas: una tarifa federal, un banco nacional, una casa de moneda federal y la financiación de la deuda nacional. [121] El Congreso acordó implementar el Arancel de 1789, que creó un impuesto uniforme sobre las mercancías transportadas por barcos extranjeros a los puertos estadounidenses, [122] pero muchos otros problemas persistieron en 1790. Entre esos problemas estaban el sitio de la capital nacional y el destino de las deudas estatales. Morris buscó la devolución de la capital de la nación a Filadelfia [d] y la asunción federal de deudas estatales. [124] Morris derrotó la propuesta de Maclay de establecer la capital en Pensilvania en un sitio en el río Susquehanna ubicado a varias millas al oeste de Filadelfia, pero James Madison derrotó el intento de Morris de establecer la capital en las afueras de Filadelfia. [125]

El "Informe sobre crédito público" de Morris de 1781 proporcionó la base para la Primer Informe del Crédito Público, que Hamilton presentó en 1790. [126] Hamilton propuso financiar completamente todas las deudas federales y asumir todas las deudas estatales, y pagar esas deudas mediante la emisión de nuevos bonos federales.Hamilton argumentó que estas medidas restablecerían la confianza en el crédito público y ayudarían a revitalizar la economía, pero los opositores atacaron sus propuestas por considerarlas injustamente beneficiosas para los especuladores que habían comprado muchos de los certificados de deuda del gobierno. [127] Morris apoyó las propuestas económicas de Hamilton, pero las dos diferían en el sitio de la capital federal, ya que Hamilton quería mantenerlo en Nueva York. En junio de 1790, el secretario de Estado Thomas Jefferson convenció a Morris, Hamilton y Madison de que aceptaran un compromiso en el que el gobierno federal asumía las deudas estatales, mientras que se establecería una nueva capital federal en el río Potomac hasta que se completara la construcción de esa capital. Filadelfia serviría como capital temporal de la nación. Con el respaldo de los cuatro líderes, el Congreso aprobó el Compromiso de 1790, como se le conoció. [128] Ese mismo año, Morris y Maclay ayudaron a asegurar el control de Pensilvania del Triángulo de Erie, que proporcionó al estado acceso a los Grandes Lagos. [129]

A principios de la década de 1790, el país se polarizó cada vez más entre el Partido Demócrata-Republicano, dirigido por Jefferson y Madison, y el Partido Federalista, dirigido por Hamilton. Aunque Morris se centró menos en la política después del Compromiso de 1790, apoyó la mayoría de las políticas de Hamilton y se alineó con el Partido Federalista. [130] Morris apoyó especialmente la propuesta de Hamilton para el establecimiento de un banco nacional. A pesar de la oposición de Madison y otros líderes del sur, el Congreso aprobó el establecimiento del Primer Banco de los Estados Unidos en 1791. [131] Mientras Morris sirvió en el Congreso, surgió una nueva élite política en Filadelfia. Estos nuevos líderes generalmente respetaban a Morris, pero la mayoría no lo buscaba como líder. Con Morris desempeñando un papel poco activo, convocaron una convención que revisó la constitución estatal que incluía muchas de las modificaciones que Morris había favorecido durante mucho tiempo, incluida una legislatura bicameral, un gobernador estatal con poder para vetar proyectos de ley y un poder judicial con mandato vitalicio. [132]

Morris volvió a centrarse en sus preocupaciones comerciales después de dejar el cargo como Superintendente de Finanzas, buscando especialmente expandir su papel en el comercio del tabaco. [133] Comenzó a sufrir problemas financieros a fines de la década de 1780 después de que un socio comercial se negó por error a pagar las facturas emitidas por Morris, lo que provocó que no pagara un préstamo. [134] En 1784 Morris era parte de un sindicato que respaldó la navegación de la Emperatriz de China (1783) para el comercio de China. Como parte del esfuerzo para reembolsar a Francia los préstamos que financiaron la guerra, Morris se comprometió a suministrar 20.000 barriles de tabaco anualmente a Francia a partir de 1785. Poco después de la firma de estos contratos, el embajador Thomas Jefferson se encargó de interferir con estos acuerdos y que provocó el colapso del mercado del tabaco. Esto no solo perjudicó a Morris, sino que obligó a la Corona francesa a buscar ingresos fiscales en otra parte, y esa fue la génesis de la revolución francesa. [135]

En 1787, Morris fue demandado en Virginia por Carter Braxton por £ 28,257; la demanda continuó durante ocho años antes de que se nombraran a los comisionados, luego Morris apeló. Finalmente, el Tribunal de Apelaciones de Virginia, dirigido por Edmund Pendleton, decidió principalmente a favor de Braxton antes de que Morris se viera obligado a declararse en bancarrota debido a sus continuas especulaciones sobre la tierra (aunque Morris creía hasta 1800 que debería haber ganado 20.000 libras esterlinas). Morris se obsesionó cada vez más con la especulación de la tierra, alcanzando su primer gran acuerdo de bienes raíces en 1790 cuando adquirió gran parte de Phelps and Gorham Purchase en el oeste de Nueva York. [136] Obtuvo una ganancia sustancial al año siguiente cuando vendió la tierra a The Pulteney Association, un grupo de especuladores de tierras británicos liderados por Sir William Johnstone Pulteney. Morris usó el dinero de esta venta para comprar el resto de la Compra de Phelps y Gorham, luego dio la vuelta y vendió gran parte de esa tierra a Holland Land Company, un grupo de especuladores de tierras holandeses. Estos primeros éxitos animaron a Morris a buscar mayores ganancias a través de adquisiciones de tierras cada vez más grandes y arriesgadas. [137]

El 7 de marzo de 1791, Morris obtuvo el título de un lote de John Dickinson y su esposa [138]. El 9 de marzo de 1793, el sitio fue inspeccionado, no fue hasta 1794 que comenzó la construcción de una mansión en Chestnut Street en Filadelfia diseñada por Pierre. Charles L'Enfant iba a ocupar una manzana entera entre Chestnut Street y Walnut Street en el extremo occidental de Filadelfia. [139] La estructura era de ladrillo rojo y revestimiento de mármol. Además de Land Speculation, Morris fundó varias compañías de canales: [Similar a la Compañía Potomac], se establecieron dos compañías de canales de Pensilvania para tratar de vincular los productos de las tierras occidentales con el mercados del este eran Schuylkill y Susquehanna Navigation Company, constituida el 29 de septiembre de 1791, y Delaware y Schuylkill Canal Company, constituida el 10 de abril de 1792, Morris era presidente de ambas empresas [140], también estaba involucrado en una empresa de motores de vapor y lanzó una globo aerostático desde su jardín en Market Street. Tenía el primer laminador de hierro de América. Su casa de hielo fue el modelo de una que Washington instaló en Mount Vernon. Apoyó el nuevo Chestnut Street Theatre y tenía un invernadero donde su personal cultivaba limoneros. A principios de 1793, Morris compró acciones en una empresa de tierras dirigida por John Nicholson, el contralor general de Pensilvania, comenzando una profunda sociedad comercial entre Nicholson y Morris. [141]

Más tarde, en 1793, Morris, Nicholson y James Greenleaf compraron conjuntamente miles de lotes en el recién establecido Distrito de Columbia. Posteriormente compraron millones de acres en Pennsylvania, Kentucky, Virginia, Georgia y las Carolinas en cada caso, se endeudaron para hacer las compras, con la intención de revender rápidamente la tierra para obtener ganancias. [142] Morris y sus socios lucharon para revender sus tierras, y Greenleaf abandonó la sociedad en 1795. Morris obtuvo ganancias vendiendo sus lotes en el Distrito de Columbia en 1796, pero él y Nicholson todavía les debían a sus acreedores aproximadamente $ 12 millones (alrededor de $ 183 millones en 2020). [143] Según la propia admisión de Morris, el comienzo de su quiebra comenzó con la quiebra de John Warder & amp Co. de Dublín y Donald y Burton de Londres en la primavera de 1793. [144]

Morris estuvo profundamente involucrado en la especulación de la tierra, especialmente después de la Guerra Revolucionaria (Ver Compra de Phelps y Gorham de 1791 arriba) el 22 de abril de 1794 Morris entró en una asociación llamada Asylum Company con John Nicholson, [quien se había desempeñado como Contralor General de el estado de Pensilvania de 1782 a 1794] para comprar 1,000,000 de acres de tierra de Pensilvania además de la tierra que ya tenían en el condado de Luzerne, el condado de Northumberland y el condado de Northampton. [145] [Esta no fue la primera sociedad en la que Morris y Nicholson estuvieron involucrados en 1792, Nicholson había negociado la compra del gobierno federal del tramo de 202,000 acres (820 km 2) conocido como el Triángulo de Erie. Junto con un agente de Holland Land Company, Aaron Burr, Robert Morris y otros inversores individuales e institucionales, formó Pennsylvania Population Company. Esta organización fachada compró las 390 parcelas de tierra en el Triángulo de Erie. Nicholson fue acusado en 1794 por su papel en la empresa. [146]] [147] Sin embargo, Morris se sobrepasó económicamente. Había pedido prestado para especular en bienes raíces en la nueva capital nacional, el Distrito de Columbia, [148] pero firmó un contrato con un sindicato de inversionistas de Filadelfia para hacerse cargo de sus obligaciones allí. Después de eso, tomó las opciones para comprar más de 6,000,000 acres (24,000 km 2) en el sur rural. Desafortunadamente para Morris, ese sindicato renegó de su compromiso, dejándolo una vez más responsable, pero esta vez con más exposición. [149]

En 1795, Morris y dos de sus socios, Greenleaf y Nicholson, juntaron sus tierras y formaron una empresa de tierras llamada Compañía de Tierras de América del Norte. El propósito de esta empresa era recaudar dinero mediante la venta de acciones garantizadas por la propiedad inmobiliaria [es decir, para financiar su negocio de especulación de tierras]. [150] [151] Según un historiador de la especulación territorial estadounidense, la NALC era "el fideicomiso de tierras más grande jamás conocido en Estados Unidos". [152] Los tres socios entregaron a la empresa terrenos en todo Estados Unidos por un total de más de 6.000.000 de acres (24.000 km 2), la mayor parte valuada en unos 50 centavos el acre. [153] Además de la tierra en el Distrito de Columbia, había 2.314.796 acres (9.367,65 km 2) en Georgia, [154] 431.043 acres (1.744,37 km 2) en Kentucky, 717.249 acres (2.902,60 km 2) en Carolina del Norte, 647.076 acres (2.618,62 km 2) en Pensilvania, 957.238 acres (3.873,80 km 2) en Carolina del Sur y 932.621 acres (3.774,18 km 2) en Virginia. [155] La NALC fue autorizada a emitir 30.000 acciones, cada una por valor de 100 dólares. [153] Para alentar a los inversores a comprar acciones, los tres socios garantizaron que se pagaría un dividendo del 6 por ciento cada año. Para asegurarse de que hubiera suficiente dinero para pagar esta división, cada socio acordó poner 3.000 de sus propias acciones de NALC en depósito en garantía. [156] [157] Greenleaf, Morris y Nicholson tenían derecho a recibir una comisión del 2,5 por ciento sobre cualquier terreno que vendiera la empresa. Greenleaf fue nombrada secretaria de la nueva empresa. [156] Otras especulaciones sobre tierras en las que Morris participó fueron la Compañía Illinois-Wabash y la Compañía Georgia Yazoo Land. [158]

1796 Falta de capital y Pánico de 1797 y quiebra Editar

Los lotes de Washington DC no fueron los únicos problemas de tierras para Morris, él comenzó a perderlo todo por falta de pago de intereses sobre préstamos e impuestos: en mayo de 1796, John Barker Church aceptó una hipoteca sobre otros 100,000 acres de la Reserva Morris en el actual condado de Allegany y Condado de Genesee, contra una deuda que Morris le debía. [159] Después de que Morris no pudo pagar la hipoteca, Church embargó, y el hijo de Church, Philip Schuyler Church, adquirió la tierra en mayo de 1800. [159] Philip comenzó el asentamiento de los condados de Allegany y Genesee fundando el pueblo de Angelica, Nueva York. [160] En una carta de septiembre de 1797 a su socio Nicholson, Morris pidió poder encontrar $ 500.00 para pagar dos años de salario a su sirviente el Sr. Richard en una carta posterior el 25 de octubre de 1797 a Nicholson, Morris se quejaba de que 200,000 acres de La tierra de Carolina del Norte que le había costado $ 27,000.00 había sido vendida por los impuestos de un año. [161] Con respecto a la mansión de Morris en Filadelfia, a L'Enfant se le pagó $ 9,037.13 entre diciembre de 1795 y enero de 1799. A pesar de la cantidad gastada de £ 6138 5s 10d, nunca se completó. [138] El banco de Pensilvania entabló una demanda contra él y se emitió un fallo en su contra por $ 20.997,40 una ejecución contra su mansión inacabada de Chestnut Street "Morris Folly" se emitió en septiembre de 1797 al Sheriff Baker Sherriff Penrose de Filadelfia el 11 de diciembre de 1797. encuesta a William Sansom para el edificio y el lote se vendió por $ 25,600 sujeto a una hipoteca de £ 7,000 en especie pagadera a Messrs Willink of Amsterdam. [162] El último crédito por la casa fue el 2 de julio de 1801 y el último cargo se hizo el 9 de julio de 1801. La mansión sin terminar se conoció como "la locura de Morris", [163] y la tierra finalmente se convirtió en Sansom Street. El mármol de esta casa fue comprado por Latrobe y lo usó para adornar edificios y monumentos desde Rhode Island hasta Charlestown, Carolina del Sur.

Las dos empresas del canal también habían fracasado: por ejemplo, después de su constitución, Schuylkill y Susquehanna se suscribieron por 40.000 acciones, pero solo se vendieron 1.000 acciones. La empresa Delaware y Schuylkill debía tener 2.000 acciones a 200 dólares la acción. Las operaciones fueron suspendidas porque "... ya sea por errores en los planes adoptados, falta de procuración de los medios necesarios, convulsiones financieras o una combinación de todas estas dificultades, se vieron obligados a suspender sus operaciones después de un desembolso de $ 440.000, que fue un inmensa suma en aquellos días .. ". [140] [164] Cuando Inglaterra y los holandeses declararon la guerra a la Francia revolucionaria, un préstamo esperado de Holanda nunca se materializó.

Las guerras napoleónicas posteriores arruinaron el mercado de tierras estadounidenses y la compañía altamente apalancada de Morris colapsó. Por último, los mercados financieros de Inglaterra, Estados Unidos y el Caribe sufrieron la deflación relacionada con el Pánico de 1797. Morris quedó "rico en tierras y pobre en efectivo". Él poseído más tierra que cualquier otro estadounidense en cualquier momento, pero no tenía suficiente capital líquido para pagar a sus acreedores. [165] Entre sus acreedores estaba su yerno James Marshall por 20.000 libras esterlinas y su cuñado, el obispo White, también era acreedor de Morris por 3.000 dólares. [166] Gouvenor Morris tenía 24.000 dólares "... excluyendo lo que pagó en Europa en mi cuenta, cuyo monto no sé". Henry Lee III era acreedor de facturas protestadas por $ 39,446 más daños e intereses La esposa de Morris, Mary, tenía una suma de crédito de $ 15,860.16 por la venta de dos granjas que le había dejado su padre, su hija Esther Morris tenía un crédito de unos pocos cientos de libras para Morris la recibió por su abuela como Morris le había dado en su matrimonio nada más que ropa y vino añejo que le asignó dos cuartos de caja de té que envió a Alexandria, Virginia para la venta, aunque temía que esto no equivaliera a capital e interés. su hijo Robert Morris Jr era deudor por sumas gastadas en Europa sin el conocimiento de su padre. Su hijo Charles, cuando era menor de edad, había contraído facturas sin el conocimiento de su padre por $ 144,94 para un sastre y $ 24,50 para un zapatero. [167] La ​​NALC encontró dificultades financieras casi de inmediato. Solo 4.479.317 acres (18.127,15 km 2) de tierra se entregaron a la NALC, lo que significaba que solo podía emitir 22.365 acciones. Esto significó que solo se pusieron en custodia 7,455 acciones (en lugar de las 9,000 requeridas). En lugar de pagar a los acreedores en efectivo, la NALC les pagó con acciones (8.477 acciones en 1795 y 1796). [168] El 15 de mayo de 1795, los comisionados de DC exigieron su primer pago a Greenleaf, Morris y Nicholson, por los 6.000 lotes comprados en 1793. Pero Greenleaf se había apropiado indebidamente de parte de los ingresos de la empresa para pagar sus propias deudas. Sin los ingresos hipotecarios holandeses y los fondos faltantes, no había dinero para hacer el pago a los comisionados. Además, Greenleaf había firmado conjuntamente préstamos tomados por Morris y Nicholson. Cuando estos hombres dejaron de pagar, los acreedores buscaron a Greenleaf para pagar las deudas, lo que él no pudo. [169]

Moris y sus socios no habían pagado las cuotas de los lotes de construcción de Washington DC y habían terminado de construir veinte casas (habían contratado diez casas anualmente durante siete años en dichos lotes) [170] El 10 de julio de 1795, Morris y Nicholson compraron El interés de Greenleaf en el acuerdo del 24 de diciembre de 1793. [171] Los comisionados iniciaron procedimientos legales para recuperar el título de los 6.000 lotes propiedad de NALC y los 1.115,25 lotes [172] propiedad de Greenleaf personalmente. El empeoramiento de los problemas financieros de Greenleaf, Morris y Nicholson condujo a relaciones personales cada vez más pobres entre los tres hombres. [173] Nicholson, particularmente amargado, comenzó a hacer acusaciones públicas contra Greenleaf en forma impresa. [173] Morris intentó mediar entre los dos hombres, pero sus esfuerzos fracasaron. [153] En un intento por resolver sus problemas financieros, Greenleaf vendió sus acciones en la NALC a Nicholson y Morris el 28 de mayo de 1796 por $ 1.5 millones. [174] Desafortunadamente, Morris y Nicholson financiaron su compra dándole notas personales a Greenleaf. [156] Además, respaldaron las notas de los demás. [173] Morris y Nicholson, ellos mismos casi en quiebra, [175] acordaron pagar una cuarta parte del precio de compra cada año durante los próximos cuatro años. Las acciones de Greenleaf no debían transferirse a Morris y Nicholson hasta que se recibiera el cuarto pago. [176] El 30 de septiembre de 1796, James Greenleaf colocó 7.455 de sus acciones de NALC en un fideicomiso (conocido como el "fideicomiso 391" porque estaba registrado en la página 391 del libro de contabilidad de la empresa). El "fideicomiso 391" se creó para generar ingresos (del dividendo del 6 por ciento) para pagar un préstamo otorgado a Greenleaf por Edward Fox. Se asignó un fiduciario para conservar las acciones. El mismo día, Greenleaf colocó 2.545 acciones en otro fideicomiso (el "fideicomiso 381"), como garantía contra la falta de pago del dividendo por parte de Morris y Nicholson. [177] Morris y Nicholson hicieron el primer pago a Greenleaf por el interés de un tercio en la NALC al entregar el título de varios cientos de lotes en Washington, D.C. El 8 de marzo de 1797, Greenleaf ejecutó el fideicomiso 381. [178]

Cuando la NALC no emitió su dividendo del 6 por ciento, Greenleaf transfirió un tercio de las acciones del "fideicomiso 391" a los fideicomisarios. [179] El número total de acciones transferidas a los fideicomisarios "381 fideicomisos" era ahora de 6.119. [180] El 24 de junio de 1797 Morris, Greenleaf y Nicholson habían entregado sus lotes de Washington DC en fideicomiso a Henry Pratt y otros en el pago de sus deudas. [181] Las malas prácticas comerciales estaban arrastrando a la NALC. Durante años, Morris y Nicholson habían actuado como garantes personales de las notas del otro. Ahora venceban muchas de estas notas y ninguno de los dos podía pagarlas. Los acreedores comenzaron a vender los billetes públicamente, a menudo con grandes descuentos. [182] En 1798, Morris y Nicholson $ 10 millones en notas personales se negociaban a un octavo de su valor nominal. [183] ​​La NALC también descubrió que algunos de los títulos de los 6.000.000 de acres (24.000 km 2) de tierra que poseía no estaban limpios y, por lo tanto, la tierra no podía utilizarse para fines de seguridad. En otros casos, NALC descubrió que había sido estafado y que la rica tierra que pensaba poseía resultó ser estéril y sin valor. [182] Morris y Nicholson creían honestamente que, si se solucionaban sus problemas de flujo de efectivo, podrían realizar pagos sobre la propiedad que poseían y sus acciones les serían devueltas. Esto resultó incorrecto. El 23 de octubre de 1807, todas las acciones de la empresa se vendieron a 7 centavos de dólar a los contadores que administraban el Fondo Agregado. En 1856, los fideicomisarios de la North American Land Company tenían $ 92,071.87. Los herederos de Morris y Nicholson demandaron para recuperar las acciones y obtener acceso a los ingresos. La North American Land Company permaneció en existencia hasta 1872. [180] Un informe de los auditores de 1880 calificó el litigio como "fenomenal. El abogado de Morris y Nickerson persiguió el fondo durante veinticinco años, tratando de obtenerlo de los fideicomisarios de la North American Sociedad y los fideicomisos que se habían creado a partir de ella, y también defendiendo el dinero del Estado en un intento de secuestrarlo. Después de todos los honorarios y gastos de los abogados, el monto disponible para la división de los intereses de Morris era de $ 9,692.49 ". [184] [185]

En 1797, Morris entregó sus muebles domésticos a Thomas Fitzsimmons, que se vendieron en una subasta pública. Lo que quedó de Fitzsimmons y el yerno de Morris, Marshall, le prestaron a la señora Morris. un poco de azúcar y un poco de vino embotellado que era el resto de una barrica que le había regalado a su hija María. [186] Morris intentó evitar a los acreedores quedándose fuera de la ciudad en su finca "The Hills", ubicada en el río Schuylkill, pero sus acreedores lo persiguieron literalmente hasta su puerta. Morris fue demandado por un ex socio, James Greenleaf, que había sido encarcelado por fraude y cumplía condena en la prisión de deudores. Incapaz de esquivar a sus acreedores y sus abogados, Morris finalmente fue arrestado. Fue encarcelado por deudas en la prisión de Prune Street en Filadelfia desde febrero de 1798 hasta agosto de 1801. [187] La ​​propiedad de Morris Summerseat (Morrisville, Pensilvania) se vendería en una venta del alguacil el 9 de junio de 1798 a George Clymer y Thomas Fitzsimmons por $ 41,000.00. [188] En enero de 1799, Morris se lamentó a Nicholson de cómo una empresa de Londres se había negado a aceptar su conocimiento de embarque de 389 libras esterlinas "... porque el propietario había adjuntado el dinero en manos de la parte a la que se le había emitido el billete. de una fianza otorgada para el pago de unas tierras en Georgia .. ". [189] 43 de los 100 acres de la finca de Morris "The Hills" fueron comprados en marzo de 1799 por Henry Pratt por $ 14,654.00 para su casa de campo Lemon Hill después del derribo de la antigua mansión de Morris [190] a su vez la finca "Lemon Hill" se convirtió en parte de la fundación de Fairmount Park Filadelfia, una parte de la propiedad de Morris que también había sido comprada en 1799 por William Cannard se convirtió en parte de la mansión Sedgeley, que a su vez se convirtió irónicamente en parte de Fairmont Park. De sus socios, Geenleaf fue puesto en libertad tras ser declarado en quiebra en 1798 [191] Nicholson murió en prisión en 1800. [192] [193]

Morris no pudo pagar sus deudas y permaneció en la prisión de deudores durante tres años y medio. Morris fue liberado de prisión en agosto de 1801 después de que el Congreso aprobara su primera legislación de quiebras, la Ley de Bancarrotas de 1800, en parte para sacar a Morris de prisión. [194] En el momento de su liberación, tres comisionados encontraron que tenía deudas por $ 2,948,711.11 los procedimientos fueron certificados el 15 de octubre de 1801 después de que 2/3 de sus acreedores acordaron la exoneración de Morris el 4 de diciembre de 1801, un certificado de quiebra fue confirmado. [195] pero permaneció en la indigencia financiera. Gouverneur Morris, quien se desempeñó como representante de Robert Morris en Holland Land Company, pudo adjuntar una provisión para la venta de un terreno que le dio a Mary Morris una anualidad de $ 1,500 (equivalente a $ 23,000 en 2020) por año, esta anualidad le permitió a Mary alquilar una pequeña casa en Filadelfia lejos del centro de la ciudad. [196] Irónicamente, uno de los pocos bienes que Morris le había dejado era el viejo reloj de oro gastado de su padre que había heredado al comienzo de su carrera. Morris logró dejar este reloj en su testamento a su hijo Robert Jr. [197] Morris murió el 8 de mayo de 1806 en Filadelfia. Ninguna ceremonia pública marcó su muerte. [198] Fue enterrado en el cementerio de Christ Church. [199]


El debate del Imperio Británico

En el otoño de 2011, la publicación casi simultánea de varios libros sobre el Imperio Británico prometió agregar un nuevo impulso al debate, si el debate es la palabra, sobre los recuerdos, o la falta de ellos, que el pueblo británico lleva actualmente su imperio. (1) Jeremy Paxman, con Empire: What Gobernar el mundo le hizo a los británicos, prometió una mirada robusta y 'clara' al pasado imperial, pero cayó en la premisa más problemática de todas: que podría haber una sola historia que, contada con suficiente incisión y estilo, podría hablar a la comunidad imaginada ('el Británicos ') que invoca la propia narrativa. El extracto del libro reproducido para la contraportada es en sí mismo instructivo. 'Si aceptamos', comienza ', como lo hace cualquier indio reflexivo, que el Imperio Británico tuvo una influencia modeladora en la India, entonces, ¿dónde está el sentido común al afirmar que la misma historia no ha tenido un papel al menos tan importante en la ¿Bretaña?'. Este debe ser un punto de vista inquebrantable y nada sentimental, es el mensaje, uno que apela al pensamiento racional, con la condición de que los colonizadores fueron igualmente transformados por el imperio como los colonizados, lo que sugiere un enfoque que no puede ser más que imparcial.

Sin embargo, uno no puede evitar sentir que hay algo deliberadamente provocativo en esa línea de apertura. Como lo hace cualquier indio reflexivo. ¿Qué es lo que molesta? ¿Es el énfasis en el potencial de los indios para ser reflexivos, como si aquí se estuviera forzando deliberadamente una distancia entre el autor y su herencia imperial (racista)? ¿O es la combinación de ese estrés con la suposición de que los indios reflexivos se preocupan mucho hoy por el balance del imperio? `` Cualquier indio reflexivo '' implica el tipo de indio que disfrutaría hablando con Paxman, tal vez en la noche de noticias, o tal vez durante el almuerzo, sopesando las hambrunas contra los ferrocarriles, los pros contra los contras: todo muy sugerente de ese espíritu imparcial e imparcial que implica la perceptividad y magnanimidad de quienes la disfrutan sobre todo.

La premisa central del libro de Paxman es que, si bien ya sabemos lo suficiente sobre las formas en que Gran Bretaña cambió el mundo, sabemos muy poco sobre las formas en que el mundo, a través del encuentro imperial, cambió a Gran Bretaña. En un nivel, esto parece un cambio bienvenido del triunfalismo de tanta historiografía imperial, de Seeley La expansión de Inglaterra (1883) a Ferguson's Cómo Gran Bretaña hizo el mundo moderno (2003). (2) Sin embargo, el efecto que tuvo el imperio en Gran Bretaña ha sido una preocupación importante (si no la principal) para los historiadores imperiales durante casi 30 años, desde que John Mackenzie Propaganda e Imperio lanzó Manchester University Press Estudios de imperialismo serie, que pronto publicará su volumen 100. (3) Este libro está destinado a una audiencia no académica, sin duda, pero sin embargo parece extraño que un autor haga tales afirmaciones de originalidad cuando tanta erudición - la misma erudición de la que depende ese autor, sugiere lo contrario. Si, por otro lado, la tarea de Paxman no era ofrecer una tesis original propia sino, más bien, cerrar la brecha entre la historia académica y la popular, entonces el lector no puede evitar sorprenderse por el completo fracaso del libro en hacer lo que buscaba. dice en la lata. Este es un libro muy bueno, pero nos dice muy poco sobre los efectos del imperio en la sociedad británica o, de hecho, sobre lo que significa ser británico.

En la introducción, Paxman examina los legados del imperio. En las esferas de la élite, escribe con confianza: el Ministerio de Relaciones Exteriores es arrogante, los primeros ministros británicos no pueden evitar sermonear a sus homólogos extranjeros que perdura la monarquía. En cuanto a la sociedad británica, Paxman se adhiere, quizás sabiamente, a la superficie: los inmigrantes construyeron Moss Bros, Marks and Spencers "y supermercados como Tesco". Los recién llegados del Caribe y el subcontinente indio 'cambiaron el aspecto de las ciudades, escritores y artistas vigorizaron las' artes nativas ', hombres y mujeres, elevaron los estándares de actuación de los cocineros' hicieron un gran favor a la cocina nacional '(p. 8). Los honores de batalla de regimiento y los monumentos conmemorativos en las iglesias recuerdan las guerras imperiales (p. 4). Con todo este énfasis en el legado, el punto principal de Paxman parece paradójico. Los residuos del imperio están por todas partes, pero los propios británicos permanecen indiferentes a ellos. Para Paxman, esa apatía es la raíz del lugar incierto de Gran Bretaña en el mundo actual. "Si los británicos aportasen algo de claridad a lo que se hizo en nombre de su país", concluye, "les resultaría más fácil desempeñar un papel más útil y eficaz en el mundo" (p. 286). A lo largo de lo que es, en general, una prosa cómoda y asertiva, hay un sentimiento de decepción frustrada: que a los británicos no les importa esta historia. Su desvío por el cuarto plinto vacío de los estatutos imperiales en Trafalgar Square es emblemático. En otra parte, Niall Ferguson se ha quejado de la generación del iPod - 'jugando, charlando o relajándose sin cesar' - y hay un sentimiento similar aquí: necesitamos que los jóvenes de hoy presten atención a las lecciones del pasado si no vamos a seguir yendo a la perros. (4)

Actualmente, por supuesto, existe una discusión muy viva sobre qué tipo de historia debería enseñarse en las escuelas británicas. Los conservadores conciben una historia nacional como columna vertebral narrativa: los programas de estudios actuales carecen de cohesión, dice Michael Gove, los estudiantes no aprenden los vínculos que dan orden a lo que saben, carecen de las habilidades para relacionar un evento con otro. (5) Como siempre, ¿qué Es polémica es la cuestión de cuál será el pegamento. (6) Solía ​​ser la expansión de Inglaterra. ¿Será ahora el declive? En particular, Bernard Porter ve Imperio como bastante diferente y opuesto al "enfoque patriótico" asociado con Ferguson y Gove. (7) Lo que ellos hacer Sin embargo, compartimos la idea de que, cualquiera que sea la historia imperial que se produzca, debería equipar a los británicos para actuar con eficacia en el mundo. La razón por la que la memoria del imperio es controvertida es porque inevitablemente se ve implicada en la invención, o la desautorización, de la Gran Bretaña actual.

Habiendo cubierto el fragmento de "lo que el imperio nos hizo" en la introducción, el resto del libro de Paxman comprende un recorrido imperial completamente agradable. Es una ruta familiar ahora, de Liverpool a Lucknow, de Salisbury a Shanghai, pero fusiona bien el gran escenario con los detalles menores, las personalidades con los eventos. En el espíritu de imparcialidad, Paxman no rehuye la violencia del imperio, pero se retira a un registro más básico. Sobre el Agujero Negro de Calcuta, escribe: “los números precisos no eran el punto. Claramente, demasiadas personas estaban apiñadas en un espacio confinado horrible ”(p. 76). Mau Mau fue "cruel y despiadado con las víctimas". tratado abominablemente ”(p. 270). En el otro lado del libro mayor, la trata de esclavos en el Atlántico es "uno de los episodios más vergonzosos de la historia británica" (p. 25). Es difícil no encontrar este tipo de director moralizador. Más importante aún, disminuye la posibilidad de ver la violencia y la degradación como parte integral de la ecuación imperial. Según esta lógica, la violencia es, por definición, extrema, y ​​ciertamente no es algo que un indio reflexivo respaldaría. Más problemático aún, al registrar su conmoción por las atrocidades perpetradas por los británicos, Paxman traiciona sin saberlo a la audiencia a la que escribe. `` Desde la distancia del siglo XXI '', escribe, `` la inquietante y problemática ansiedad sobre él, como sobre algunos otros aspectos de la experiencia imperial, es cómo nuestros propios antepasados ​​pudieron haberse comportado así ''. ¿Desconcertante? ¿En serio? ¿Es realmente una sorpresa que los británicos hayan sido, puedan ser, por supuesto, tan malvados como cualquier otro? ¿Y qué hay de los británicos que no remontan su herencia a los estadistas, los generales y los traficantes de esclavos del Imperio Británico? El enfoque patriótico está muy presente, no tanto en la negativa a admitir el "lado oscuro" del imperio, sino en la tendencia a hablar de él en términos tan concesionales.

Por supuesto, ya no tenemos escasez de historias populares inteligentes pero accesibles del Imperio Británico, de Jan Morris Pax Brittanica trilogía (1968-1978) a la de Piers Brendon Decadencia y caída del Imperio Británico (2007). (8) El libro de Paxman está bellamente producido y pronto será adornado con una serie de televisión que lo acompañe: uno se lo imagina redactando sus capítulos después de la filmación, en el lugar. Si esto sugiere algo del `` vagabundeo tras el imperio '' elegíaco que ha descrito Hsu-Ming Teo, la extensa lista de investigadores, productores, directores y equipo de filmación que aparecen en los reconocimientos sugiere un trabajo algo comisionado (9). ) La idea de que este libro permitirá una mirada lúcida al pasado imperial se ve algo disminuida por el hecho de que este es un libro tan claramente para ser disfruté.

Significativamente, uno de los principales argumentos de quienes han criticado la producción cultural - y el consumo - del imperio ha sido que ha servido como el brazo cultural de un neoimperialismo en funcionamiento en el presente. (10) Los historiadores son reacios a aplicar la etiqueta "imperial" de las recientes guerras de Gran Bretaña en Irak y Afganistán, sin embargo, siguen existiendo paralelismos. En noviembre de 2011, un comandante de escuadrón del ejército estadounidense, el sargento Calvin Gibbs, fue condenado en un tribunal militar estadounidense por asesinato, conspiración y agresión. Gibbs, según le dijeron al tribunal, había dirigido a principios de 2010 un pelotón de soldados estadounidenses, un 'equipo de matar' homónimo, que había asesinado a civiles desarmados, fotografiado sus cadáveres y recogido partes de cuerpos como trofeos. En particular, el gobierno estadounidense, durante todo el juicio de Gibbs, se esforzó por describir a su pelotón como una "unidad deshonesta", absolutamente poco representativa del ejército estadounidense y sus soldados en Afganistán. 90 años antes, cuando un comandante militar británico en Amritsar ordenó a las tropas que dispararan contra una multitud desarmada, la controversia se centró en si tal violencia era excepcional en relación con el imperialismo británico o, más bien, su resultado inevitable. en defensa del comandante, otros vieron el valor de su condena. El repudio de la masacre mantuvo intacto el honor del imperio. En la medida en que los sucesos de Amritsar fueron injustos, tampoco fueron británicos. Al igual que en Afganistán, la violencia había llegado a servir como vara de medir con la que se definía la moralidad, o su ausencia. Cuando los indios condenaron a Amritsar, condenaron el imperialismo británico por extensión. Cuando los británicos lo hicieron, el efecto fue, por el contrario, disociar el imperio de la masacre, descontaminar la marca. Al hacerlo, reiteraron una vez más la correlación implícita entre lo británico y la moderación. Asesinar civiles no es, después de todo, lo que nosotros hacer.

Está muy en contra de esa imagen rehabilitadora del Imperio Británico que el libro de Richard Gott, Imperio británico: resistencia, represión y revuelta, está concebido. Para Gott, el punto es que las masacres fueron no excepcional. La violencia era perenne, el pícaro era la norma. Más de 66 capítulos y casi 500 páginas, Gott se propone documentar la brutalidad del Imperio Británico. Al hacerlo, proporciona, por primera vez, una idea de la magnitud de las lesiones sufridas por los colonizados a medida que el Imperio Británico se expandió de un fenómeno principalmente costero a mediados del siglo XVIII al gigante mundial en el que se había convertido a mitad de camino. el siguiente.

En términos analíticos, Gott no va más allá de esta afirmación central, esencial. Su propósito no es explicar sino hacer una crónica de la violencia imperial. ¿Qué mejor manera de dejar claro que el imperio era violento, después de todo, que documentar cada uno de sus momentos violentos? El efecto es implacable, quizás necesariamente así. Los capítulos son breves: varían entre tres y una docena de páginas, cada uno relata un episodio en el que, invariablemente, la expansión imperial provocó una respuesta militante. La resistencia provocó una represión que avivó una mayor resistencia y, a su vez, una mayor represión. De hecho, el título de Gott transmite acertadamente el contenido de su libro: resistencia, represión, revuelta y repetición. Lo que el libro no proporciona es una explicación analítica de cuándo (y por qué) llegó el punto de inflexión al que los británicos pudieron hacer valer la superioridad de su poder material. Debido a que el libro se mueve tan rápidamente de un lugar a otro, además, el lector carece del contexto necesario para obtener algún tipo de adquisición analítica o imaginativa sobre lo que es particular en cada caso. Se prepara el escenario, se presentan los protagonistas, pero solo con el mínimo de detalle necesario para que comience el conflicto. Luego, con la batalla terminada y los cadáveres aún calientes cubriendo el suelo, el lector (cada vez más exhausto) solo puede examinar la escena ahora familiar y pasar al siguiente capítulo, la próxima frontera sin resolver y un elenco de personajes que aún no lo saben. de cuál será su inevitable destino.

No se trata de restar importancia al libro de Gott. Los historiadores académicos pueden sentirse frustrados por sus limitaciones analíticas, pero es muy posible que el valor real del libro sea, en cualquier caso, para una audiencia no especializada. Paul Gilroy ha argumentado memorablemente que hasta que los británicos acepten la vergüenza de su pasado imperial, continuarán perpetuando un patriotismo excluyente y estéril. (12) La necesidad de enfatizar la violencia del imperio, en otras palabras, se debe a que fue promulgada bajo el disfraz de la misma virtud y cortesía que reivindica la británica de hoy. Para descolonizar la nación ahora, debemos mirar sin pestañear la brutalidad de su pasado.

Desde esta perspectiva, bien puede ser que una crónica, y no una teoría, de la violencia imperial sea exactamente lo que necesitamos. Desde la perspectiva de Gilroy, son los ciudadanos, no solo los académicos, quienes necesitan reevaluar la herencia del imperio. Que el objetivo del libro sea la violencia en sí y no la tesis en la que se enmarca, permite al lector extraer su propia lección, impresión o respuesta emocional. Hay mucho que tener en la historia sin adornos.

Tome la siguiente entrega, por ejemplo. En mayo de 1836, un barco de guerra británico se enfrentó a tres grandes prahus, o veleros, en el estrecho de Malaca. Los prahus eran navegados por "gitanos del mar", gente que había habitado estas aguas durante siglos y que vivía de los impuestos que recogían de los barcos que pasaban. Sin embargo, el gitano del mar de un hombre es el pirata de otro y para los británicos, para quienes el control sin restricciones de los mares era el requisito previo vital para su imperio en rápida expansión, la gente de los prahus era un juego legítimo. Sin embargo, dado que era difícil saber con certeza si un prahu en particular era realmente un barco pirata, la práctica habitual no era subir a bordo de los barcos, sino obligar a sus habitantes a meterse en el agua para que pudieran ser despachados de forma eficaz. En una carta a su esposa, el teniente Colin Mackenzie, un marinero a bordo del buque de guerra británico, recordó la escena:

Toda la tripulación, habiéndose lanzado en su desesperación al mar, comenzó el trabajo de matanza, con mosquetes, picas, pistolas y alfanjes. Me enfermé al verlo, pero era una necesidad imperiosa. No pidieron cuartel y no recibieron más que la expresión de desesperación en sus rostros, ya que, agotados por el buceo y la natación, los voltearon hacia nosotros simplemente para recibir el disparo o la estocada mortal, que me heló la sangre. (págs. 285–6)

Al escribirle a su esposa, bien puede ser que Mackenzie se autocensuró, pero no hay nada notable aquí del placer de la muerte que caracterizó al equipo de exterminio estadounidense en Afganistán. De hecho, fue precisamente la idea de que la violencia imperial era una necesidad desafortunada lo que proporcionó a masacres como estas su componente moral. Fue un trabajo sucio, "desagradable para todos los involucrados", pero sin duda correcto cuando los intereses británicos estaban en juego.

Si bien el acto de matar pudo haber enfermado a Mackenzie, los cuerpos de los muertos no provocaron tal remordimiento. Después de otro encuentro de piratas más abajo en la costa, Mackenzie había remado él mismo hasta el prahu vencido, donde obtuvo la cabeza del capitán, "un joven espléndido, la simetría misma", que había empaquetado y enviado a un amigo. Justo el año anterior, cuando Hintsa, el jefe supremo de la Xhosa, fue asesinado, los soldados británicos se apresuraron a reclamar sus trofeos: uno tomó sus brazaletes, cuentas y bronce, otro le cortó las orejas, un tercero le sacó los dientes. Diez años antes, después de una masacre de aborígenes en Bathurst, Nueva Gales del Sur, no se cobró ninguna cifra de muertos, pero 45 cráneos fueron hervidos y enviados de regreso a Inglaterra como recuerdos.

Si los lectores se sorprenden por detalles como este, lo que solo se sugiere aquí es la ideología que lo redimió, y ese es seguramente el hilo conductor que une Mallaca con Nueva Gales del Sur, el Cabo con Kandhar. "El kaffir", escribió Benjamin D’Urban, gobernador de Cape Colony en el momento de la muerte de Hintsa, "es el peor espécimen de la raza humana con el que he tenido que tratar". "Los Xhosa", señaló el hombre que dirigió Hintsa al suelo, eran "una nación de salvajes indomables" (p. 300). Los gitanos marinos del estrecho de Malaca eran un "pueblo rudo y semicivilizado" (p. 373). Los miembros del equipo de exterminio en Afganistán, no se puede dejar de notar, se refirieron a los afganos como "salvajes". La construcción del "otro" nativo, entonces como ahora, no solo permitió el control epistémico, sino también, cuando surgió la resistencia, la aniquilación.

Vemos esta relación con más fuerza en las colonias de colonos, donde los intereses de los inmigrantes europeos estaban tan irreconciliablemente en desacuerdo con los de los pueblos indígenas. Sin embargo, cuando las colonias de colonos se alejaron de la órbita imperial británica, se llevaron sus historias. Las `` guerras de la historia '' son una característica de la historiografía australiana, no británica.Siempre fue un lujo para los británicos que la violencia y el despojo se desarrollaran bien lejos de la vida pública doméstica. (13) En la frontera, no fue simplemente la aquiescencia de los pueblos "nativos" que se deseaba, pero su eliminación total. (14) A medida que se expandía la presencia de los colonos, la resistencia parecía evidenciar las deficiencias raciales de los nativos. Después de que los iroqueses saquearan un fuerte británico en Pensilvania en 1778, los británicos se embarcaron en una campaña de tierra quemada en represalia. 40 pueblos iroqueses fueron destruidos miles de personas hambrientas (p. 69). En 1852, después de 60 años de intermitente conflicto entre los colonos xhosa, los comandantes británicos en el Cabo exigían nada menos que el exterminio de "estos salvajes más bárbaros y traicioneros" (p. 406). Las milicias de colonos quemaron chozas y arrasaron cultivos medio muertos de hambre, los xhosa perdieron la capacidad de resistir. Como recordó más tarde un voluntario colonial:

No se resistieron y no ofrecieron resistencia, ni suplicaron piedad ni mostraron ningún temor, sino que siguieron adelante a paso firme mientras nuestra gente cabalgaba hacia ellos y los derribaba (p. 407).

Que los xhosa fueran juzgados no sólo como salvajes sino también como traidores no es un punto menor. Los colonos británicos eran más violentos cuando actuaban en represalia. La humillación de la rebelión exigió una respuesta nada menos que abrumadora. En las Indias Occidentales, las comunidades de plantadores aislados albergaban recuerdos colectivos de la rebelión de los esclavos, fantaseando con espeluznantes escenarios de su propia destrucción (p. 153). El asesinato de mujeres y niños blancos por parte de los pueblos aborígenes fue la violación máxima: la venganza se perseguía con una pasión que trascendía incluso la pasión de los colonos por la tierra (pág. 432).

Si los británicos parecen poderosos aquí y sus víctimas como, bueno, víctimas, no es de extrañar que, junto con su intención de representar la injusticia británica, Gott esté igualmente interesado en retratar a aquellos que lucharon contra ella en términos descaradamente heroicos. No se equivoque, este libro es partidista. Pero también es pionero y apunta a toda una serie de posibilidades para nuevas investigaciones. En un nivel bastante básico, la importancia del libro está en su valor correctivo: como un compendio de la violencia imperial, proporciona un amplio recurso para cualquiera que quiera retomar el argumento de Ferguson et al. Su mayor importancia, sin embargo, bien puede ser su contribución a un replanteamiento más gradual de lo que podría implicar cualquier empresa de escribir la historia imperial.

Si Jeremy Paxman tiene razón al sugerir que la gente en Gran Bretaña hoy en día ignora el pasado imperial británico, es notable que en el otoño de 2011, cuando se publicó su libro, apareció una serie de series de televisión, todas centradas en los soldados británicos que sirvieron recientemente en Afganistán. (15) No es necesario suscribirse a ningún encuadre 'neoimperialista' para reconocer el relato sumamente parcial que proporcionaron estas películas. Tampoco es necesario pasar por alto las diferencias entre la Gran Bretaña imperial y posimperial para reconocer la recurrencia de los tropos imperiales clásicos. Afganistán es "medieval". Los combatientes talibanes son cobardes. Las tropas británicas traen un avance puro. A mitad de camino entre una boda real y un jubileo de diamantes fue un momento desfavorable para publicar lo que Richard Drayton ha denominado historias `` pospatrióticas '' del Imperio Británico. (16) Pero la necesidad fue aún mayor cuando se presentaron oportunidades para enfatizar la violencia. en nombre de la libertad se vieron severamente restringidos. Con un coro de esposas del ejército tomando el número uno de Navidad por una canción compuesta en homenaje a sus maridos ausentes y la repatriación de los muertos de guerra británicos se convirtió en una elaborada pieza de teatro patriótico, honrar a las fuerzas británicas en Afganistán se había convertido en una recreación nacional. Se prestó mucha menos atención popular, tal vez como era de esperar, a los cinco ancianos kikuyu que intentaban enjuiciar al gobierno británico por las torturas sufridas durante la emergencia de Mau Mau en la Kenia de la década de 1950. Sin embargo, la publicación inminente de un vasto archivo de archivos previamente "migrados" relacionados con la retirada de Gran Bretaña del imperio promete un replanteamiento dramático de la excepcionalidad o no de la brutalidad promulgada en el curso de la expansión imperial británica y su declive. (17) Gott's Imperio de Gran Bretaña No está exento de problemas, pero es significativo, no obstante, para augurar un nuevo rumbo, lejos de las narrativas gastadas. Imperio, por el contrario, es demasiado familiar. Para los lectores que deseen divertirse en el imperialismo, no pueden hacerlo mejor que Paxman. Sin embargo, cabe preguntarse si en esta coyuntura actual lo que realmente necesitamos es un entretenimiento en el imperialismo.


Gran plaga de Londres

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Gran plaga de Londres, epidemia de peste que asoló Londres, Inglaterra, de 1665 a 1666. Los registros de la ciudad indican que unas 68.596 personas murieron durante la epidemia, aunque se sospecha que el número real de muertes superó las 100.000 de una población total estimada en 460.000. El brote fue causado por Yersinia pestis, la bacteria asociada con otros brotes de peste antes y después de la Gran Plaga de Londres.

La Gran Plaga no fue un acontecimiento aislado (40.000 londinenses habían muerto a causa de la peste en 1625), pero fue la última y la peor de las epidemias. Comenzó en el suburbio londinense de St. Giles-in-the-Fields, y la mayor devastación se mantuvo en las afueras de la ciudad, en Stepney, Shoreditch, Clerkenwell, Cripplegate y Westminster, barrios donde los pobres estaban densamente hacinados. Se sospechó un brote en el invierno de 1664, pero no se extendió intensamente hasta la primavera de 1665. El rey Carlos II y su corte huyeron de Londres a principios del verano y no regresaron hasta el siguiente febrero. El Parlamento celebró una breve sesión en Oxford. .

En diciembre de 1665, la tasa de mortalidad cayó repentinamente y continuó bajando durante el invierno y principios de 1666, con relativamente pocas muertes registradas ese año. Desde Londres, la enfermedad se extendió ampliamente por todo el país, pero a partir de 1667 no hubo epidemia de peste en ninguna parte de Inglaterra, aunque aparecieron casos esporádicos en las listas de mortalidad hasta 1679. La desaparición de la peste de Londres se ha atribuido a la Gran Incendio de Londres en septiembre de 1666, pero también amainó en otras ciudades sin tal causa. La disminución también se ha atribuido a la cuarentena, pero la cuarentena efectiva en realidad no se estableció hasta 1720. Los estudiosos generalmente están de acuerdo en que el cese de la peste en Inglaterra fue espontáneo.


Estilos del siglo XVIII: las reglas obstaculizan al genio

Para los whigs que llegaron al poder tras la ascensión de Jorge I en 1714, el barroco estaba indisolublemente ligado al régimen autoritario de los Estuardo. Se necesitaba un nuevo estilo para una nueva era, y la nueva clase dominante, que aspiraba a construir una civilización que rivalizara con la de la antigua Roma, buscó una solución en la antigüedad.

O eso pensaba. En realidad, la solución se encontró en una antigüedad que había sido fuertemente reinterpretada por el arquitecto italiano del siglo XVI Andrea Palladio (1508-80). Palladio's Cuatro libros de arquitectura exploró y reconstruyó metódicamente los edificios de la antigua Roma. También proporcionaron ilustraciones, en forma de diseños del propio autor para villas, palacios e iglesias, de una forma en que los primeros georgianos podrían adaptar esas reglas para crear una arquitectura de la tradición clásica, el criterio por el cual se midió toda la actividad civilizada. .

A fines del siglo XVIII, la idea de un estilo arquitectónico nacional único había llegado a su fin.

Pero los arquitectos pronto encontraron que la búsqueda palladiana de una arquitectura ideal era inútilmente limitante. Mientras que los edificios de los antiguos deberían "servir como modelos que deberíamos imitar, y como normas por las que deberíamos juzgar", se requería un enfoque más ecléctico. En palabras del más grande arquitecto de finales del siglo XVIII, Robert Adam, "las reglas a menudo obstaculizan al genio y circunscriben la idea del maestro".

A fines del siglo XVIII, la idea de un estilo arquitectónico nacional único había llegado a su fin. Todavía se estaban produciendo obras maestras neoclásicas austeras, pero también se estaban produciendo enormes abadías simuladas, castillos almenados, pintorescas cabañas de dieciséis habitaciones e incluso, al amanecer del siglo XIX, palacios orientales como el Royal Pavilion de John Nash en Brighton. Había llegado el Culto de los Estilos.


Contenido

Pratt nació el 6 de diciembre de 1840 en Rushford, Nueva York de Richard y Mary Pratt (de soltera Herrick). Era el mayor de sus tres hijos. Contrajo viruela cuando era niño, lo que lo dejó con cicatrices faciales por el resto de su vida. Su padre trasladó a la familia a Logansport, Indiana en 1847. Más tarde, el padre de Pratt dejó a su familia para participar en la Fiebre del Oro de California en 1849, pero fue robado y asesinado por otro buscador dejando a Pratt para mantener a su madre y sus dos hermanos. [3]

Al estallar la Guerra Civil estadounidense, Pratt se alistó en el 9º Regimiento de Infantería de Indiana. Después de que expiró su primer mandato de tres meses, se volvió a alistar como sargento en el 2º Regimiento de Caballería de Indiana y entró en acción en la Batalla de Chickamauga. Mientras estaba en un destacamento de reclutamiento en Indiana durante el invierno de 1863-1864, Pratt conoció a Anna Mason. Se casaron el 12 de abril de 1864. Ocho días después fue comisionado como primer teniente del 11º Regimiento de Caballería de Indiana. Se desempeñó en funciones administrativas durante el resto de la guerra y fue retirado del Servicio Voluntario el 29 de mayo de 1865 con el rango de capitán. [3] Se convirtió en compañero de la Orden Militar de la Legión Leal de los Estados Unidos, una sociedad militar de oficiales que habían servido a la Unión durante la Guerra Civil.

Pratt regresó a Logansport, Indiana para reunirse con Anna y dirigió una ferretería. Después de dos años en el negocio de la ferretería, volvió a ingresar en el ejército en marzo de 1867 como segundo teniente en el décimo regimiento de caballería de los Estados Unidos, un regimiento afroamericano compuesto por hombres negros, incluidos algunos que fueron recientemente liberados de la esclavitud conocidos como los " Buffalo Soldiers "en Fort Sill en el territorio de Oklahoma.

La larga y activa carrera militar de Pratt incluyó ocho años en las grandes llanuras, lo que implicó la participación en algunos de los conflictos más importantes con los nativos americanos de las llanuras del sur, incluida la campaña Washita de 1868-1869 y la Guerra del Río Rojo de 1874-1875. El invierno de 1874-1875 hizo que muchos hostiles se rindieran a sus agentes indios y Pratt fue responsable de reunir testimonios a favor y en contra de los peores infractores. Trabajó directamente con intérpretes y presos para aclarar tantos cargos como fuera posible. [4]

Fue ascendido a capitán en febrero de 1883 mayor en julio de 1898 a teniente coronel en febrero de 1901 y a coronel en enero de 1903. Se retiró del ejército en febrero de 1903 y en abril de 1904 fue ascendido a general de brigada en la Lista de Retirados.

Fort Marion y Carlisle Editar

Después de que las guerras indias amainaron, el Fiscal General del presidente Grant concluyó que no podía existir un estado de guerra entre una nación y sus pupilos, por lo que los prisioneros serían enviados como prisioneros de guerra para su encarcelamiento permanente en Fort Marion en St. Augustine, Florida. Pratt fue elegido para dirigir a los prisioneros porque tenía mucha experiencia con indios e intérpretes trabajando en sus casos. Sus órdenes eran extremadamente vagas, así que después de solicitar más autoridad sobre los prisioneros, comenzó a experimentar con la educación. [5] En la década de 1870 en Fort Marion, introdujo clases de idioma inglés, arte, servicio de guardia y artesanía a varias docenas de prisioneros que habían sido elegidos entre los que se habían rendido en el territorio indio al final del río Rojo. Guerra. [6]

El 1 de noviembre de 1879, fundó la Escuela Industrial Indígena Carlisle en Carlisle, Pensilvania, la primera de muchas escuelas con internado sin reserva para nativos americanos.

Pratt no consideró que sus innovaciones en Fort Marion se limitaran solo a los nativos americanos. Desarrolló el paradigma de la educación obligatoria que se utilizaría para muchas minorías demográficas diferentes en los Estados Unidos y sus territorios, incluidos los afroamericanos, puertorriqueños, mexicanos, latinos, isleños del Pacífico, asiáticoamericanos y mormones. [6] Tomó su inspiración pedagógica de los puritanos. [7]

Asimilación cultural de los nativos americanos Editar

La práctica de Pratt de americanización de los nativos americanos por asimilación cultural, que llevó a cabo tanto en Fort Marion como en Carlisle, fue considerada más tarde por algunos como una forma de genocidio cultural. [6] Creía que para reclamar el lugar que les correspondía como ciudadanos estadounidenses, los nativos americanos necesitaban renunciar a su estilo de vida tribal, convertirse al cristianismo, abandonar sus reservas y buscar educación y empleo entre las "mejores clases" de estadounidenses. En sus escritos describió su creencia de que el gobierno debe "matar al indio. Para salvar al hombre". [8]

Pratt fue franco y un miembro destacado de lo que se llamó el movimiento "Amigos de la India" a finales del siglo XIX. Creía en la causa "noble" de "civilizar" a los nativos americanos. Dijo: "Los indios necesitan las oportunidades de participación que usted ha tenido y con la misma facilidad se convertirán en ciudadanos útiles". [9]

Sin embargo, el enfoque de Pratt fue distinto para su época [ cita necesaria ] en la medida en que consideraba a los nativos americanos dignos de respeto y ayuda, y capaces de participar plenamente en la sociedad, mientras que la mayoría de sus contemporáneos consideraban a los nativos americanos como casi infrahumanos, que nunca podrían ser elevados a la sociedad estadounidense dominante. [ cita necesaria ]. Es difícil estimar los cientos de indios formados en su escuela, a quienes se les robó sus identidades culturales en nombre de la asimilación. Pratt predicó la asimilación, en un día marcado por la segregación de rango.

Pratt se convirtió en un franco oponente de la segregación tribal en las reservas. Creía que el sistema administrado y alentado por la Oficina de Asuntos Indígenas estaba obstaculizando la educación y la civilización de los nativos americanos y creando barreras indefensas en el estado. Estos puntos de vista llevaron a conflictos con la Oficina de la India y los funcionarios del gobierno que apoyaban el sistema de reservas. En mayo de 1904, Pratt denunció que el Indian Bureau y el sistema de reservas eran un obstáculo para la civilización y asimilación de los nativos americanos. Esta controversia, junto con disputas anteriores con el gobierno sobre la reforma del servicio civil, llevó al retiro forzoso de Pratt como superintendente de la Escuela Carlisle el 30 de junio de 1904. [ cita necesaria ]

El legado de los programas de internado de Pratt lo sienten las tribus nativas americanas modernas, donde muchos lo recuerdan por su reputación como líder de un genocidio cultural dirigido a niños y familias. [10] [11]

Desde su casa en Rochester, Nueva York, durante sus años de jubilación, Pratt continuó dando conferencias y argumentando sus puntos de vista. Murió el 15 de marzo de 1924 en el Letterman Army Hospital en el Presidio de San Francisco y fue enterrado en el Cementerio Nacional de Arlington.

En 1964 un episodio de la serie de televisión "La Gran Aventura" llamado "El valor especial del Capitán Pratt", el actor Paul Burke interpretó a Richard Henry Pratt. También en este programa, Ivan Dixon interpretó al sargento Willis. Para que un programa de televisión de la década de 1960 tenga actores afroamericanos, interpretar a miembros de la décima caballería (soldados de Buffalo) es extremadamente raro. En muchas películas y programas de televisión de esa época, por lo general tenían actores caucásicos que retrataban a personas que en la vida real eran de ascendencia africana.

Wayne Rogers interpretó a Pratt en el episodio de 1965 "The Journey" de la serie de televisión occidental sindicada, Días del Valle de la Muerte. En el mismo episodio, Robert J. Wilke interpretó al sargento Wilks, que aboga por un trato más duro a los prisioneros indios que Pratt. Leonard Nimoy fue elegido como Yellow Bear. [12]

En la miniserie de 2005, En el oeste, producido por Steven Spielberg y DreamWorks, Pratt es interpretado por Keith Carradine. Su papel en la Escuela Carlisle se aborda en el documental de 2008, Nuestros espíritus no hablan inglés.


El hombre que gobernó Londres durante la Gran Guerra, Richard Morris - Historia

RESUMEN: Hubo elementos del sistema histórico de agua y aguas residuales de Londres que fueron muy innovadores. En el área del suministro de agua se destacan dos innovaciones: (1) la contribución del capital privado y la empresa a la construcción y operación de grandes proyectos y (2) el uso de ruedas hidráulicas debajo del Puente de Londres para impulsar bombas y levantar agua para municipios. y uso comercial.La principal desventaja del sistema de suministro de agua era su dependencia excesiva de la madera y el plomo. Estos materiales de construcción la convirtieron en una de las primeras víctimas del Gran Incendio de 1666. En el área de aguas residuales y control de la contaminación, una innovación clave fue la promulgación de leyes creativas que intentaron mejorar el saneamiento y controlar el flujo de contaminantes. Desafortunadamente, no hubo una separación clara entre los sistemas de agua y aguas residuales. Esto provocó una grave contaminación de algunas fuentes de suministro de agua de Londres.

Se informó que el Gran Incendio de 1666 comenzó en un callejón oscuro y estrecho en la sección más antigua de la ciudad cerca del Puente de Londres. Se extendió mucho más rápido de lo que los funcionarios de la ciudad eran capaces de controlar. Las primeras impresiones del incendio no siempre fueron precisas. Samuel Pepys en su famoso diario escribe que fue despertado por una sirvienta que le informó de un incendio en la ciudad. Se levantó de la cama y se acercó a una ventana para inspeccionar la escena. Convenciéndose de que el fuego no era una amenaza, volvió a la cama. La impresión de Pepys del Gran Incendio pronto cambiaría.

Para los estudiantes de la infraestructura de Londres, el Gran Incendio representa un punto de referencia significativo. La destrucción infligida por el infierno fue tan completa que pocos de los edificios seculares de la sección más antigua sobrevivieron. El incendio no solo causó destrucción a los edificios, sino que también destruyó gran parte de la infraestructura de la ciudad. Un incendio mayor es siempre una prueba importante para los sistemas de agua, pero en una era de tuberías de madera y plomo, ruedas hidráulicas de madera, motores de madera, bombas de madera y cisternas revestidas de plomo, también era una amenaza para la integridad de las estructuras de agua. . Debido a que la destrucción causada por el Gran Incendio fue tan devastadora, representa un punto final conveniente para un estudio de la infraestructura histórica relacionada con el agua de Londres.

Para ayudar a comprender los sistemas basados ​​en agua de Londres, este documento examinará: (1) la evolución general de los sistemas culinarios y de aguas residuales (2) el impacto que los diversos sistemas tuvieron en la vida diaria (3) los problemas de operación y mantenimiento de los sistemas y (4) los avances tecnológicos generales que se realizaron.

Debido a la escasez de restos estructurales, los registros escritos proporcionan la fuente clave de información. Los registros de la ciudad, la empresa y otros proporcionan información notable sobre el período. Estos registros han sido revisados ​​exhaustivamente por historiadores especializados como Home (1931), Rudden (1985), Sabine (1937) y Bell (1951) y este artículo se basa en gran medida en su trabajo.

Samuel Pepys proporciona el relato de primera mano más famoso de la vida a mediados del siglo XVII. Su extenso diario, que fue escrito en taquigrafía, contiene descripciones detalladas de la vida de un hombre de entre 20 y 30 años que se dedica a un importante servicio público. Pepys fue un burócrata de alto nivel en el gobierno inglés que presenció los principales acontecimientos de su época, incluidos cambios importantes en el gobierno, un devastador estallido de la plaga, el Gran Incendio y una guerra con Holanda. Afortunadamente para nosotros, Pepys fue observador y elocuente. Su relato del Gran Incendio es una de las piezas más conmovedoras del idioma inglés.

Figura 1. Samuel Pepys tenía 33 años cuando se sentó para este retrato en 1666, el año del Gran Incendio (National Portrait Gallery, Londres).

Figura 2. Un grabado muestra a Pepys, muy envuelto y astuto, abriéndose paso por las calles de Londres durante la Gran Plaga de 1665. (Colección Granger).

Pepys en su diario fue brutalmente honesto y descubre sus defectos para que todos los vean. Debido a su notable franqueza, se adhiere a él un irresistible aire de farsa de dormitorio. Describe sus infidelidades matrimoniales en un extraño revoltijo de idiomas que no engaña a nadie. Al describir un coqueteo, escribió: "had mon plaisir avec elle". Pero su comportamiento personal no debe restar valor a sus contribuciones como cronista. Como señala Olland (1974, p. 19), la grandeza no debe definirse tan estrechamente que no sea compatible "con hacer conscientemente un ridículo".

La ciudad que pereció en el Gran Incendio no era solo el Londres de la era de Samuel Pepys, sino una ciudad mucho más antigua. Una ciudad con los pies bien plantados en la Edad Media.

Londres, a principios del siglo XIII, era una pequeña comunidad situada en la orilla norte del río Támesis. Incluyendo las áreas vecinas, tenía una población modesta de 40.000. En 1666, los londinenses sumaban más de medio millón. La ciudad era la más grande de Europa y, con mucho, la ciudad más grande de Inglaterra. Bristol, la segunda ciudad más grande del país, tenía una población de solo 30.000 habitantes. A diferencia de otros países, Inglaterra solo tenía una capital, y esa era enorme. Toda la economía de Inglaterra estaba gobernada por Londres, la ciudad tenía un puerto activo que manejaba cuatro quintas partes del comercio exterior del país.

Londres se desarrolló de una manera muy imprevista. La expansión de la ciudad se vio afectada por su geografía, en particular sus vías fluviales. Más allá de las murallas de la ciudad hacia el norte había una zona pantanosa conocida como los Moros, la cabecera del Walbrook que fluía hacia el centro de la ciudad. El arroyo, junto con algunas zanjas de drenaje, suministraba agua al foso que rodeaba la muralla de la ciudad. Más allá de los muros en el suburbio occidental fluía el Fleet Stream más grande.

Figura 3. Londres medieval (de Wood, p.6).

Haga clic en la imagen para una versión más grande.

Dentro de las murallas de la ciudad, las casas se agrupaban en largas filas ininterrumpidas intercalando calles adyacentes, que por lo general eran estrechas y estaban cubiertas de adoquines. Las calles de la ciudad, oscuras y malolientes, eran tortuosas y estrechas. Las casas con entramado de madera, de pie con sus hastiales hacia las calles, tenían dos, tres y, a veces, cuatro pisos de altura, y con frecuencia cada piso sobresalía del de abajo. Hay dos razones dadas por los historiadores para el saliente. Bell (p. 11) afirma que los edificios fueron construidos "para brindar protección contra la intemperie". Derwent (p. 8) sugiere que el piso superior se proyecta más allá de los pisos inferiores para que el voladizo contrarreste el contenido del edificio y evite que los pisos se comben. Cuando los edificios con voladizos eran viviendas, las familias que vivían en los pisos superiores debían haber encontrado conveniente deshacerse de los desechos indeseables tirándolos por las ventanas a las calles de abajo (Figura 4).

Las calles más anchas tenían dos cunetas, una a cada lado de la carretera y que la separaba de las aceras próximas a la casa. En las vías más estrechas, un solo canalón corría por el centro de la calle. El flujo de agua en estos canales era constante porque contenía el agua de lluvia drenada de los techos y el suelo, el exceso de agua de numerosos pozos y manantiales, y gran parte de las aguas residuales de las casas de vecindad.

El Londres histórico dependía del río Támesis en un sentido que a los residentes modernos les resultaría difícil de entender. La vida de Londres se centró en su hermosa, pero contaminada, vía fluvial casi tanto como la vida de Venecia se centró en el Gran Canal. Abierto y amplio, con cientos de transbordadores de dos remos, el río era la calle principal de Londres. A lo largo de sus orillas había una franja rota de casas, industrias y embarcaderos.

London Bridge fue una de las estructuras más destacadas del Londres medieval. Aunque los ríos se usaban ampliamente para el transporte, también eran barreras que debían ser superadas por los viajeros terrestres. Los cruces de vados y transbordadores podían ser peligrosos, especialmente cuando los ríos eran altos, por lo que los puentes, aunque pocos y distantes entre sí, se convirtieron en importantes sitios comerciales y sociales. Ha habido un puente sobre el Támesis en Londres desde la época romana. A principios del siglo XIII, se construyó un puente de piedra con veinte arcos sobre el río. Finalmente, se construyeron casas y tiendas a lo largo del puente (Figura 4), al igual que dos de las trece letrinas públicas de la ciudad. Los arcos del puente albergaban ruedas hidráulicas que se utilizaban para impulsar bombas de agua y molinos de maíz. Hasta mediados del siglo XVII, el Puente de Londres era la única estructura que cruzaba el río Támesis.

Figura 4. Concepción artística de la casa de vecindad medieval de Londres (derecha). Tener un voladizo evitaba que los pisos se hundieran (izquierda). Los desechos de la cocina y el baño se arrojaban con frecuencia por las ventanas del segundo y tercer piso a la calle de abajo.

Figura 5. Concepción artística del Puente de Londres hacia 1600. El primer arco en el norte se usó para una rueda hidráulica y los dos primeros arcos en el sur fueron ocupados por ruedas para molinos de maíz (Home, 1931).

Durante la Edad Media, no era raro que aquellas partes de Londres que estaban cerca del Támesis usaran el río como su principal fuente de agua culinaria. Lejos del río, las casas se construían principalmente donde había lechos de grava o marga. Estos lechos proporcionaron un buen suministro de agua a los pozos poco profundos hasta que un aumento de la población provocó la contaminación.

También había varios manantiales fuera de la ciudad que fluían con buena agua potable. Fitzstephens, un cronista del siglo XIII, expresa su disgusto por la cantidad de borrachos y por la castidad de las mujeres de la ciudad, pero habló bien del agua. Registra que cerca de Londres había fuentes que fluían con agua dulce y saludable.

A principios del siglo XIII, el aumento de población hizo que el suministro de agua existente fuera insuficiente. Autorizado en 1236, la construcción del Gran Conducto se inició a mediados de siglo. Las tuberías conectaban el manantial de Tybourne con Great Conduit House en Cheapside. (El término "conducto" se usó principalmente para referirse a las cisternas al final del sistema). En total, se construyeron doce sistemas de conductos en Londres. Todos eran de diseño similar. La cabeza del conducto se colocó cerca de un manantial natural y el agua del manantial se usó para llenar una cisterna o tanque cercano. Desde la cisterna, el agua fluía a través de tuberías a una distancia de una milla o más. En la terminal, el agua se almacenaba en una cisterna más grande equipada con grifos o grifos para dispensar el agua.

Las casas de conductos no solo se utilizaron para almacenar y dispensar agua, sino que también cumplieron una función secundaria como vallas publicitarias para la instrucción moral. Cuando el rey Jacobo I pasó por Londres en su ascenso al trono, los conductos estaban adornados con versos de mal gusto. En el conducto de Cheapside estaba la siguiente canción:

La vida es una escoria, un destello, un lapso
Una burbuja: sin embargo, ¡qué orgulloso es el hombre!

Los conductos fueron elementos muy populares durante los principales festivales. Las Crónicas anglosajonas mencionan el conducto Cheapside (citado en Foord, 1911, p. 253):

Esta notable tradición parece haberse perdido en los pliegues de la historia.

Una de las causas de los problemas en las casas de conductos fue el "supuesto" uso excesivo de agua por parte de usuarios comerciales e industriales. Los registros de la ciudad contienen numerosas entradas que detallan las dificultades que tuvieron las autoridades con los conductos. Con el tiempo, se hizo necesario nombrar a los encargados de los conductos, y su deber principal era asegurarse de que el agua no fuera robada con fines comerciales. A principios del siglo XIV, se decidió que los cerveceros, cocineros y pescaderos debían pagar, a discreción del encargado del conducto, por el agua que utilizaban.

Los londinenses adinerados que vivían cerca de la ruta de un conducto a veces obtenían permiso para llevar una conexión o "pluma" a sus hogares. Supuestamente, el agua solo se canalizaba a las residencias de aquellos que tenían la suerte de tener una autorización oficial, pero tener agua corriente era tan deseable que los londinenses intervenían ilegalmente en los conductos. En 1478, un hombre fue condenado por haber perforado un conducto donde pasaba por su casa y haber conducido el agua a su pozo privado. El culpable fue llevado ante los funcionarios de la ciudad y castigado de manera apropiada. Lo colocaron a caballo, con una vasija en forma de conducto en la cabeza. En cada uno de los conductos de la ciudad se le pidió que proclamara su crimen mientras el agua de la embarcación goteaba sobre su rostro.

El agua era proporcionada a los hogares individuales por transportistas, comúnmente llamados "mazorcas", cuyo negocio era entregar agua del río o conductos a los clientes. Algunos portadores de agua iban por las calles llevando una jarra grande al hombro, otros llevaban dos tinas de madera de 3 galones que colgaban de un yugo de hombro. Los transportistas de agua de Londres se organizaron en un gremio o sindicato. Alrededor del año 1600, los portadores de jarras de agua de Londres presentaron una petición a la Cámara de los Comunes en la que se afirma que ellos y sus familias eran 4.000.

La petición de los transportistas de agua proporciona una mirada interesante a los problemas de operación y mantenimiento asociados con el sistema de conductos de Londres. Se quejaron de que (como se cita en Foord, 1911, p. 276):

En la petición se citan varios casos de conexiones ilegales. El efecto de estas irregularidades fue privar a los portadores de agua de gran parte de su sustento.

A medida que escaseaba el agua en los conductos, las "mazorcas" no podían conseguir suficiente agua para sus clientes. Esto dio lugar a disputas entre transportistas individuales que ocasionalmente condujeron a la violencia. Un pareado hogareño habla de su difícil situación:


En el conducto luchando por su turno
La disputa crece grande
Que en armas están por fin
Y el uno al otro latía.

Se tuvieron que emitir órdenes especiales contra el uso de armas para asegurar el primer lugar en los grifos.

Los residentes y los establecimientos comerciales ubicados cerca del Támesis continuaron utilizando el río como suministro culinario. El uso de agua de río tenía su propio conjunto de problemas. En un año, se informó que "la marea del mar prevaleció a tal grado que el agua del Támesis estaba tan salada que muchas personas se quejaron de que la cerveza sabía a sal". A menos que se tuviera cuidado de no sacar agua del río durante ciertos períodos de marea baja, se podría haber presentado una queja similar en cualquier momento. En 1343, los residentes que vivían a lo largo de las calles que conducen al Támesis intentaron cerrar las calles y cobrar un peaje a todos los que iban al río a buscar agua. Dejando a un lado los problemas de acceso, el principal problema que asolaba el Támesis era la contaminación por la acumulación de estiércol en las orillas del río y por las descargas directas en el río.

El agua de Londres fluyó desde la fuente hasta la casa del conducto por la acción de la gravedad. Si se iba a llevar agua cuesta arriba desde el río, se transportaba en toneles o en transportadores de agua. Esta situación comenzó a cambiar en 1580 cuando un holandés llamado Peter Morice solicitó a los funcionarios de la ciudad permiso para construir una rueda hidráulica y bombas debajo de uno de los arcos del Puente de Londres con el propósito de suministrar agua culinaria a la ciudad. Dio una demostración del poder de su bomba al forzar un chorro de agua sobre la aguja de la Iglesia de San Magnus (ubicada cerca del Puente de Londres). Esto impresionó tanto a los funcionarios de la ciudad que le otorgaron a Morice un contrato de arrendamiento de 500 años en un arco. Al principio hubo oposición de los transportistas de agua de la ciudad. Este obstáculo, junto con los primeros problemas de diseño, se superó y, finalmente, a Morice se le concedió un contrato de arrendamiento de dos arcos adicionales. Al principio, el agua se llevó a la casa del conducto en Leadenhall, pero finalmente se extendió a otras áreas de la ciudad. La Figura 6 muestra las obras hidráulicas de Morice debajo del arco norte del puente.

Las ruedas hidráulicas de Morice y otra maquinaria fueron destruidas en el Gran Incendio de 1666 y no tenemos una descripción de ellas, pero fueron reemplazadas por su nieto, y estas ruedas hidráulicas permanecieron debajo del puente hasta principios del siglo XIX. En 1731, se publicó una descripción de la maquinaria existente en Philosophical Transactions of the Royal Society. Las tres ruedas hidráulicas funcionaban con 52 bombas de agua, una rueda hidráulica funcionaba con 12 bombas, otra con 8 y la tercera con 16. Las ruedas podían girar en cualquier dirección para que pudieran ser impulsadas por la marea que fluía y menguaba por la que las bombas dejaron de funcionar. poco tiempo cuando la marea estaba cambiando. Estas bombas fueron diseñadas para forzar 132,120 galones por hora a una altura de 120 pies.

Sabemos por los litigios que siguieron al Gran Incendio que las obras hidráulicas de Morice fueron rentables. Después del incendio, Mary Morice, viuda de un tal John Morice y beneficiaria de su testamento, demandó a su cuñado Thomas, administrador de la propiedad. Thomas, a causa del incendio, había tratado de evitar pagarle a Mary su herencia, que era un primer cargo sobre las ganancias de la planta de agua, y se presentó la petición para hacer cumplir el pago. Las pruebas aportadas en el juicio demostraron que el negocio del agua era muy lucrativo.

Figura 6. Concepción artística de la obra hidráulica bajo uno de los arcos del Puente de Londres.

Tan impresionantes como fueron las ruedas hidráulicas de Morice, su logro ha sido eclipsado por Sir High Myddelton y su construcción de un canal para llevar agua a Londres desde los manantiales de Herfordshire de Chadwell y Amwell, una distancia de casi 60 kilómetros. Esta hazaña de ingeniería, iniciada en 1609 y finalizada en 1613, fue tan audaz y minuciosa en su diseño, que la fuente "New River", como se la llamó, todavía se utiliza hoy en día y forma una parte valiosa del suministro de agua de Londres.

La construcción del "New River" es una de las hazañas legendarias de Londres. Sir Myddlelton era galés, el sexto hijo del gobernador del castillo de Denbigh. Al mudarse a Londres, amasó una gran riqueza como comerciante, orfebre y banquero; se sentó como miembro del Parlamento y la tradición le atribuye la promoción de la costumbre de fumar tabaco fumando con su amigo Sir Walter Raleigh.

El gobierno de la ciudad de Londres recibió el poder de construir el "New River", pero dudó. Un intento anterior de un proyecto similar había terminado en fracaso, lo que provocó timidez en los funcionarios de la ciudad. Myddlelton, sin embargo, no se desanimó. Si el alcalde y los ciudadanos de Londres no lo hacían, él lo haría. Solo unos años antes, la plaga había estallado y se había cobrado más de mil víctimas en una semana. Sintió que un suministro de agua pura para Londres era imperativo.

El trabajo se inició en abril de 1609 y las dificultades que surgieron no sorprenderían a los planificadores de recursos hídricos contemporáneos. Los terratenientes suplicaron que sus prados se convirtieran en ciénagas por las filtraciones del canal, y que el ganado y los hombres se ahogaran en la zanja. Myddelton se enfrentó a toda la oposición con determinación. Pero sus finanzas no estaban a la altura de la tensión. En 1610, con el canal solo parcialmente terminado, las obras se detuvieron y la construcción permaneció prácticamente paralizada durante 2 años. La oposición llevó su caso al Parlamento.

Para que el proyecto volviera a moverse, Myddelton se acercó al Rey, una acción común para los emprendedores del momento. Myddelton no solo necesitaba apoyo financiero, sino que también necesitaba apoyo contra la oposición terrateniente a su proyecto. El Rey acordó pagar la mitad de los costos del proyecto y que, a cambio, recibiría "para siempre la mitad del beneficio en beneficio". Para recaudar más capital, Myddelton hizo lo que harían los empresarios modernos: emitió acciones. Terminó con un total de 29 inversores o "aventureros".

Tras la inversión real y privada y el fracaso de la oposición en el Parlamento, se reanudó la construcción. El día de San Miguel, el 1 de diciembre de 1613, en presencia de dignatarios de la ciudad, se abrieron las puertas y el agua del "Río Nuevo" corrió hacia los embalses de Londres. En una piedra conmemorativa en Amwell están las palabras: "Una obra inmortal, ya que los hombres no pueden imitar más a la Deidad que al otorgar salud".

El "Río Nuevo", un canal de 10 pies de ancho y 4 pies de profundidad, siguió un curso muy tortuoso de 60 kilómetros (unos 30 kilómetros en línea recta). El acueducto tenía más de 40 compuertas y estaba atravesado por más de 200 puentes. Donde los caminos debían pasar por debajo del "Río Nuevo", el agua se transportaba en canales de madera revestidos de plomo y sostenidos por arcos. La sección elevada más famosa del acueducto cruzaba un arroyo que tenía su origen en Enfield Chase, un arco de ladrillo no solo sostenía el canal, sino también el camino de mantenimiento a lo largo del costado.

Llevar el agua a Londres fue una propuesta costosa, al igual que la construcción del sistema de distribución. Sin embargo, la ciudadanía no tenía prisa por pagar el agua nueva. Además, el "New River" estaba teniendo dificultades con el vandalismo, un problema que continuó durante siglos (como se cita en Rudden, 1985, p. 23):

A pesar de los grandes gastos, solo había 384 usuarios conectados al sistema en 1615 y proporcionaron unos ingresos exiguos para la empresa. Para aumentar los ingresos, se intentó presionar a la ciudadanía para que tomara agua del "Río Nuevo". Se envió una carta a la ciudad pidiéndole a la corporación que usara su autoridad para exigir la compra obligatoria de agua nueva. Se recibió la carta, pero no se hizo ningún intento de obligar a las personas a conectarse. A pesar de algunos esfuerzos de mano dura, no fue hasta 1633, 20 años después de la fecha de apertura, que las ganancias comenzaron a acumularse para los accionistas de New River Company.

Para 1619, año de la constitución de la empresa, el número de inquilinos había aumentado a más de 1.000 y el agua que proporcionaban los manantiales era insuficiente. Se decidió aprovechar el cercano río Lea mediante la construcción de una estructura de desvío en el arroyo. Debido a que el Lea era una vía fluvial importante hacia Londres, el barquero del río estaba comprensiblemente molesto. Ellos protestaron quitando la presa, que fue reconstruida rápidamente. Las disputas hervían a fuego lento y en 1670 el Rey nombró un comité para resolver la disputa. Uno de los miembros del comité era un joven Christopher Wren. El comité exoneró en su totalidad a la empresa: "las tuberías drenan del río navegable (Lea) alrededor de una parte de treinta partes, lo que nos parece muy poco perjudicial para la navegación y que no pudo abatir el río ni un centímetro". Descubrieron que los problemas de navegación eran causados ​​por los molineros que habían profundizado sus cortes para tomar más agua de la que necesitaban y, cuando esto obstruía la navegación, dejaban salir el agua en un "relámpago" pero a un precio: "ellos ayudar por dinero a aquellos a quienes primero han incapacitado ".

Hasta 1805, New River Company no podía servir agua en la planta baja en ninguna parte de Londres. Todas sus tuberías principales estaban hechas de madera y el agua se cortaba por la noche para evitar el desperdicio, que era sustancial. (Si se producía un incendio, era necesario enviarlo a la cabecera del "Río Nuevo" con instrucciones para abrir el agua). Al menos una cuarta parte del suministro de agua se perdía por goteras y rotura de tuberías de madera. A pesar de las dificultades asociadas con el uso de tubos de madera, continuaron utilizándose hasta mediados del siglo XVIII. No era raro dejar las tuberías por encima del suelo. Matthews ("Hydraulia", 1835, como se señala en Foord, 1911) enumera dos razones importantes para dejar las tuberías expuestas: las tuberías aéreas eran menos costosas y era difícil encontrar fugas en las tuberías subterráneas. Sin embargo, las porciones visibles de las tuberías proporcionaron una tentación tanto para las conexiones legales como para las ilegales.

La compañía de Hugh Myddleton finalmente se convirtió en una fuerza económica importante en Londres. En 1695, las tres empresas con mayor capital eran East India Company, Bank of England y New River Company. Hasta 1904, la Compañía existió como una empresa privada y luego, cuando todo el suministro de agua de Londres pasó a la Junta Metropolitana de Agua, se transfirió a una empresa inmobiliaria moderna para administrar sus considerables propiedades de tierra.

El Londres medieval tenía al menos 13 letrinas públicas y todas fueron construidas sobre arroyos y ríos. La construcción temprana de tales instalaciones públicas parece haber sido no solo para la conveniencia de la comunidad empresarial transitoria, sino también para los dueños de casa e inquilinos que no tenían acceso a letrinas privadas. Aparentemente, no era raro que los proyectos de vivienda tuvieran instalaciones inadecuadas.

Un agente en 1579 determinó que 57 hogares dentro de Tower Street, que contenían 85 personas, tenían solo tres letrinas. Los propietarios de las viviendas solían proporcionar sólo una gran letrina común para atender a un grupo de inquilinos. A veces, sin embargo, ni siquiera se proporcionó una letrina común. Por ejemplo, una investigación en 1421 informó que todas las viviendas pertenecientes a un tal Richard Clark no tenían retretes. Esto indudablemente alentó a los inquilinos a tirar sus desechos a la calle creando una molestia para el tráfico de peatones. Los londinenses, que tuvieron la suerte, tenían letrinas privadas o semiprivadas. Por lo general, se ubicaban sobre un arroyo, un foso o un pozo negro.

Los pozos negros, que ocasionalmente se llenaban con carbón desodorizante, supuestamente eran limpiados por un limpiador privado. Los desechos de los pozos negros y las calles se depositaron en un vertedero fuera de las murallas de la ciudad o en las orillas del río Támesis. La Figura 7 ilustra el flujo de contaminantes en el Londres medieval. Desde las orillas del río, parte de los desechos y la suciedad se transportaban fuera de la ciudad en botes de estiércol, y parte de los desechos se usaban para fertilizar los campos de la zona.

El Támesis, a lo largo de la Edad Media, siguió siendo una importante fuente de agua culinaria. Sin embargo, estaba contaminado por varias fuentes: (1) montones de estiércol (2) desechos de barcos (3) afluencia de corrientes tributarias y (4) escorrentía urbana. En 1598, Heutzner, un viajero alemán, notó que los ciudadanos lavaban sus ropas en el río y sus vestimentas tenían olores desagradables.

En 1347, en respuesta a una orden del rey, se emitió una proclama prohibiendo a cualquier persona arrojar basura, tierra, grava o estiércol al Támesis, la Flota o los arroyos de la ciudad. Tal inmundicia debía ser sacada de la ciudad en carros como antes, o bien por rastrillos (basureros medievales) a lugares donde sería colocada en botes de estiércol "sin arrojar nada al Támesis para salvar el cuerpo del río ... y también por evitar la suciedad que aumenta en el agua y en las orillas del Támesis, para gran abominación y daño de la gente ".

Los arroyos que atravesaban Londres & # 8211Walbrook and the Fleet & # 8211 eran constantemente el escenario de los vertidos. El Walbrook fue varias veces objeto de campañas de limpieza y ordenanzas antidumping. A principios del siglo XIV, se convirtió en una práctica bastante común construir letrinas individuales sobre el Walbrook. Sin embargo, hacia 1345, las personas atrapadas con tales instalaciones se vieron obligadas a retirarlas. Sin embargo, en 1374, las actitudes habían cambiado y se convirtió en la práctica aceptada de los jefes de familia a lo largo del Walbrook construir letrinas sobre el arroyo y pagar por el derecho a hacerlo. Para 1388, se permitieron las letrinas siempre que no se vieran otros desechos en el Walbrook. Finalmente, sin embargo, todas las letrinas sobre el arroyo fueron nuevamente abolidas. En el siglo XVII, la urbanización había alcanzado a Walbrook, ya que estaba oculta bajo tierra y apenas se necesitaba.

Un aspecto importante de cualquier intento de limpieza o manejo de residuos, ya sea moderno o medieval, es la legislación y la aplicación. Las leyes medievales de Londres estaban sorprendentemente avanzadas. Se aprobaron numerosas leyes que prohíben varios tipos de basura y contaminación. Se suponía que debían imponerse multas relativamente estrictas cuando se infringían. En 1280, se aprobó una ordenanza que sancionaba a los ciudadanos que tiraban basura en la calle. Si bien las multas fueron inicialmente pequeñas, se incrementaron gradualmente. La ley también se amplió para incluir desechos acuosos (cocina y urinario) y sólidos. En 1414 se incorporó a la ley un sistema para recompensar a los informantes. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos bastante extensos de la ciudad, con frecuencia se desobedecían las ordenanzas. Se puede llegar a la conclusión de que Londres ocasionalmente cayó en un estado bastante sucio.

Gran parte de la suciedad que se acumulaba en las calles era refugio de ratas. Estas ratas portaban el bacilo de la peste. A mediados del siglo XIV, la plaga llegó a Europa desde Asia. Estalló en numerosas ocasiones en Londres entre 1349 y 1665. En 1349, un tercio de los habitantes de la ciudad murió o abandonó la ciudad. Una vez que la plaga golpeó, los sistemas de saneamiento se rompieron. Estamos seguros de que el Londres de 1349 estaba sucio. Ese año, el rey de Inglaterra había escrito una carta al alcalde de Londres en la que protestaba porque de día y de noche se tiraba suciedad de las casas y que las calles de la ciudad estaban sucias de heces humanas.

Figura 7. El flujo de contaminantes (de izquierda a derecha) en Londres. Los destinos finales de la mayoría de los residuos fueron el río Támesis, las aguas subterráneas, los puestos (sitios de eliminación de desechos sólidos) y las tierras agrícolas. Particularmente desconcertante es el hecho de que el Támesis y las aguas subterráneas eran las principales fuentes de agua potable.

Eventos catastróficos golpearon el Londres de mediados del siglo XVII. La ciudad estaba nuevamente lista para una epidemia: el saneamiento deficiente era un problema, había escasez periódica de alimentos y una epidemia de peste se estaba extendiendo por Europa. Pepys, en una entrada de octubre de 1663, señaló que "la plaga está muy presente en Amsterdam, y nosotros tememos que ocurra aquí". Los barcos de Holanda a Inglaterra fueron puestos en cuarentena. En diciembre de 1664, una persona en Londres murió de la peste en abril de 1665, dos y en mayo, 43 murieron. Y así fue creciendo hasta que el caluroso verano, con poca lluvia y poca escorrentía para limpiar la suciedad de las calles, fomentó la propagación de la temida enfermedad. "Esta semana", escribió Pepys en agosto, "murieron 7.496, y de ellos 6.102 de la peste". En total, unos 70.000 londinenses, una séptima parte de la población de Londres, murieron a causa de la peste en 1665. Muchos huyeron de la ciudad. Al describir el estado enervado de Londres, Pepys señala que "dos tiendas de cada tres, si no más, generalmente cierran".

La plaga apenas se había extinguido cuando, en septiembre de 1666, una segunda calamidad azotó la ciudad: el Gran Incendio. Duró 4 días y destruyó dos tercios de las partes centrales más antiguas de la ciudad. El área comercial se quemó hasta los cimientos, pero la ciudad política & # 8211Westminster & # 8211 se salvó. Entre las estructuras perdidas se encuentran la Catedral de San Pablo, 87 iglesias parroquiales, el Guildhall y 44 salones de empresas de librea. Aproximadamente 13.200 casas fueron destruidas y 200.000 quedaron sin hogar (Besant, 1903, p. 252).

Las circunstancias conspiraron para convertir el incendio en un evento catastrófico. Londres estaba atravesando una larga sequía. El flujo de manantiales, que alimentaba los conductos de la ciudad, se redujo considerablemente. Los pozos, todavía numerosos en la ciudad, estaban bajos. Además, las casas eran casi todas de madera y estaban muy juntas, las tiendas y los almacenes estaban llenos de aceite, brea, cáñamo, lino y otros artículos combustibles, un viento fuerte llevó el fuego de techo a techo y de calle a calle y allí Fue una falta de organización y equipo para hacer frente al incendio.

Resultó que los sistemas de agua de Londres no estaban en condiciones de ayudar a apagar o controlar un incendio importante. Las llamas cuando partieron del Puente de Londres pusieron fuera de servicio el sistema de agua de madera de Peter Morice. Pero, lo peor de todo, hubo una gran cantidad de descuido miope. En la perplejidad y confusión de las primeras horas del incendio, no se respetó ninguna autoridad. Los caminos fueron destruidos para llegar a las tuberías de agua de madera. Las tuberías se cortaron para poder llenar los cubos de fuego. Cortar las tuberías para obtener ganancias a corto plazo resultó ser un obstáculo en gran medida para los esfuerzos de extinción de incendios a largo plazo. El agua pronto se desperdició en algunas áreas, mientras que las tuberías y cisternas estaban secas en las áreas donde más se necesitaba agua.

Después de una inspección preliminar de la escena del incendio desde la Torre de Londres y desde un barco en el río Támesis, Pepys hizo un informe al Rey. Pepys recomendó que las casas tuvieran que ser derribadas para proporcionar un cortafuegos. El rey ordenó a Pepys que fuera al alcalde y le ordenara que no perdonara ninguna casa, sino que derribara lo que fuera necesario. El relato de Pepys (1978, p. 121) de su encuentro con el alcalde da una sensación de desesperación en la escena:

Durante 4 días, el Gran Incendio aterrorizó a Londres.

Figura 8. El Gran Incendio, una "horrible llama sangrienta y maliciosa", dijo Pepys, envió a ciudadanos aterrorizados a meterse en botes fluviales (Bridgeman Art Library, NY).

Haga clic en la imagen para una versión más grande.

Después del Gran Incendio, la ciudad fue reconstruida, no de manera más hermosa, sino más sustancial. Por orden real, el ladrillo y la piedra reemplazaron a la madera a medida que el material de los edificios que se proyectaban en los pisos superiores desapareció y las calles se hicieron más anchas y rectas. Se eliminaron obstrucciones como el Gran Conducto, que había sido destruido por el fuego, para proporcionar un flujo de tráfico más libre.

Después del incendio, se mejoró el saneamiento y Londres no tuvo más brotes de la plaga. Parecía natural suponer que los londinenses debían su liberación al infierno. Debieron su resistencia a la plaga a la reconstrucción que siguió a las casas de ladrillos refractarios y las calles anchas y libres de basura reemplazaron las viviendas de madera y los callejones oscuros. McEvedy (1988), sin embargo, no acepta estas explicaciones. Una razón: "otras ciudades de Europa, como París y Ámsterdam, quedaron libres de plagas durante el mismo período, un fenómeno que no se pudo relacionar con el Gran Incendio de Londres". Él teoriza que puede haber evolucionado una nueva especie de bacilo de la peste que era menos virulenta, actuando como una vacuna al conferir a los humanos infectados una inmunidad a cepas más virulentas.

A medida que Londres salió de la Edad Media, su población se disparó, lo que requirió una evolución en la infraestructura relacionada con el agua de la ciudad. Los sistemas de agua en desarrollo fueron en gran medida productos de su época. Los grandes logros fueron realizados por particulares que tenían una visión y estaban dispuestos a arriesgar capital.

Al estudiar los sistemas de agua de Londres, es fácil volverse demasiado sensiblero. Uno de los biógrafos de Londres (Stevens, 1939, p. 179) hace la pregunta retórica:

Si bien los logros de Myddleton y Morice fueron considerables y no deben minimizarse, sus motivos básicos y el alcance de los proyectos no fueron significativamente diferentes de los de otros empresarios de la época. Estaban llenando un vacío creado por la inacción de los funcionarios de la ciudad. Las importantes innovaciones del período se relacionan con el desarrollo privado de los grandes proyectos y el uso de ruedas hidráulicas (ya ampliamente utilizadas en otras aplicaciones) para impulsar bombas de elevación de agua para uso municipal.

Al estudiar los históricos sistemas de aguas residuales de Londres, es demasiado fácil ser demasiado crítico. Es demasiado fácil para los historiadores juzgar de acuerdo con los estándares modernos de limpieza y saneamiento. Si estos sistemas fueron juzgados de acuerdo con sus propios objetivos e ideales de limpieza, probablemente no fueran tan malos. Debe recordarse que los londinenses de la época no tenían conocimiento de bacterias, virus y otros microbios.

Bell, Walter George. 1951 (publicado por primera vez en 1920). El Gran Incendio de Londres en 1666, The Bodley Head, Londres.

Besant, sir Walter. 1903. Londres en el tiempo de los Estuardo, Londres.

Braudel, Fernand (traducido por Sian Reynolds). 1984. Civilization and Capitalism, Volumen III, Harper Row, Nueva York.

Derwent, Kenneth. 1969. Descubriendo Londres 3: Londres medieval, MacDonald, Londres.

Dorn, Harold y Robert Mark. 1981. "La arquitectura de Christopher Wren", Scientific American (245: 1) págs. 160-173.

Foord, Alfred Stanley. 1911. Springs, Streams and Spas of London: History and Associations. Stokes Company, Nueva York.

Grimes, W. F. 1968. The Excavation of Roman and Medieval London, Frederick A. Praeger, Nueva York.

A casa, Gordon. 1931. Puente Viejo de Londres. The Bodley Head, Londres.

McEvedy, Colin. 1988. "The Bubonic Plague", Scientific American (258: 2), págs. 118-123.

Olland, Richard. 1974. Pepys: una biografía. Holt, Rinehart y Winston, Nueva York.

Pepys, Samuel (seleccionado por Robert Latham). 1978. The Illustrated Pepys. Prensa de la Universidad de California, Berkeley.

Rudden, Bernard. 1985. The New River: A Legal History, Clarenden Press, Oxford.

Sabine, Ernest L. 1937. "Letrinas y pozos negros del Londres medieval", Speculum (), págs. 303-321.

Stevens, F. T. 1939. nder London: A Chronicle of London's Underground Life-Lines and Relics, J. M. Dent and Sons Ltd., Londres.

Wood, Leslie B. 1982. La restauración del Tibal Thames, Adam Hilger Ltd., Bristol.


Nuestros fundadores

William Booth

William Booth fundó El Ejército de Salvación en 1865 como un medio para ayudar a las almas sufrientes de Londres que no estaban dispuestas a asistir a una iglesia tradicional, o incluso a ser bienvenidas.

Ladrones, prostitutas, jugadores y borrachos se encontraban entre sus primeros conversos al cristianismo y, a medida que su ministerio crecía, el evangelio de Jesucristo se difundió por todas partes entre los pobres, los vulnerables y los indigentes.

Aunque el General Booth murió en 1912, sentó una base firme para el trabajo de salvar vidas que el Ejército de Salvación continúa realizando hoy en más de 100 países.


Catherine Booth

Catherine Booth era conocida como la "Madre del Ejército". En su mundo, las mujeres tenían pocos derechos, ningún lugar en la esfera profesional y una presencia mínima en el liderazgo de la iglesia.

Sin embargo, en su matrimonio con William Booth, se convirtió en evangelista, predicadora, teóloga y cofundadora del Ejército de Salvación.

Una cristiana verdaderamente apasionada, Catherine creía que amar a Dios significaba amar a las personas a través de la acción. Su legado de amor, sacrificio y servicio continúa dando forma al Ejército de Salvación en la actualidad.


Stand de Evangeline

La séptima hija de William y Catherine Booth, Eva Cory Booth fue una talentosa oradora, músico y líder enviada por su padre para difundir la misión del Ejército en América del Norte.

Durante sus 30 años como comandante nacional en los Estados Unidos, Evangeline fue responsable de los voluntarios que sirvieron como capellanes y “Donut Girls” durante la Primera Guerra Mundial, y también de la división del país en cuatro territorios.

En 1934, Evangeline se convirtió en el cuarto general del Ejército. Dejó Estados Unidos en la cima más alta de amor y popularidad que jamás había conocido, y conservó su ciudadanía estadounidense hasta su muerte en 1950.

Joe el Turco

Aunque a menudo se lo considera un infractor de reglas grosero e incluso desagradable, "Joe the Turk" abrió muchas puertas importantes para los salvacionistas en todo Estados Unidos.

Con una pasión inherente por proteger a los perseguidos, eventualmente cambió sus hábitos de beber y fumar por una vida como cristiano, donde pasó a servir como un enérgico capitán en el Ejército de Salvación hasta 1925.

Famoso por su colorido ministerio y sus payasadas para llamar la atención, Joe fue a menudo “encarcelado por Jesús” y se hizo conocido como un padre espiritual de miles de almas que antes estaban perdidas.

Eliza Shirley

Eliza Shirley fue pionera en el establecimiento del Ejército de Salvación en los Estados Unidos.

Después de servir fielmente con los Booths en el East End de Londres como parte de "La Misión Cristiana", Eliza, de 17 años, siguió el llamado de Dios a Estados Unidos.

Allí se unió a sus padres (que habían emigrado recientemente a Filadelfia por motivos de trabajo) y rápidamente comenzó a trabajar para The Army. Su humilde misión se convirtió en una presencia nacional de paz y esperanza para los más necesitados.

George Scott Railton

Después de servir como secretario de la familia de los Booth en Londres, George pasó a establecer la presencia del Ejército de Salvación en Nueva York.

Su talento para los idiomas y su amor por los viajes también lo ayudaron a allanar el camino para el trabajo salvacionista en Francia, Suiza, Suecia, Alemania, China y Japón.

Además de crear cancioneros del Ejército en zulú y holandés y comenzar la Liga del Ejército y la Armada para militares salvacionistas fuera de casa, Railton fundó el trabajo de Prison Gate para prisioneros recientemente liberados.


Samuel Logan Brengle

Bien conocido como ministro de los oficiales y soldados del Ejército de Salvación en los Estados Unidos, Brengle sirvió durante 30 años.

Él creía que aquellos que buscan a Dios "estallan en llamas" cuando lo tocan por primera vez y que pueden llevar a los "abandonados en el frío" a Su luz.

Para Brengle, el Cuerpo era un lugar sagrado desde el cual el amor y el poder de Dios podía comunicarse a todas las ciudades enteras y podía ser energizado e "iluminado" por la oración de los soldados que habían "prendido la llama".

Declaración de la misión del Ejército de Salvación

El Ejército de Salvación, un movimiento internacional, es una parte evangélica de la Iglesia cristiana universal. Su mensaje se basa en la Biblia. Su ministerio está motivado por el amor de Dios. Su misión es predicar el evangelio de Jesucristo y satisfacer las necesidades humanas en Su nombre sin discriminación.



El Ejército de Salvación de EE. UU.
615 Slaters Lane, Alejandría, Virginia 22314 | 1-800-SAL-ARMY
& copy2021 El Ejército de Salvación de EE. UU.
Política de privacidad


Ver el vídeo: The Old 2,000 Year Old Bible That The Catholic Church Tried To Hide Reveals This Secret About Jesus (Enero 2022).