Podcasts de historia

11 de octubre de 2011-Acuerdo para lanzar Shalit - Historia

11 de octubre de 2011-Acuerdo para lanzar Shalit - Historia

Un análisis diario
Por Marc Schulman

11 de octubre de 2011-Acuerdo para liberar a Shalit

La programación regular de radio y televisión fue reemplazada esta noche en Israel por el anuncio de que se ha llegado a un acuerdo entre Israel y Hamas para liberar a Gilad Shalit. El acuerdo se alcanzó después de que el actual jefe del Shin Bet de Israel acordara que Israel podría hacer concesiones adicionales para incluir la liberación de 315 personas condenadas a cadena perpetua, así como árabes israelíes y residentes de Jerusalén Este.

Mirar las imágenes de las calles de Gaza y compararlas con caminar por las calles de Tel Aviv esta noche cuenta toda la historia. Claramente para los habitantes de Gaza y para Hamas esta es una gran victoria. La gente en las calles de Tel Aviv estaba feliz de que Shalit fuera devuelta y resignada a permitir que tantos asesinos fueran libres. Una persona se volvió hacia mí cuando escuchó mi acento estadounidense y preguntó: "¿Estados Unidos alguna vez pagaría el precio?" Sin embargo, una cosa se me ha vuelto más clara en la última semana: esto no es Estados Unidos, las conexiones son mucho más profundas. Recuerdo haber pensado hace unas semanas, mientras estaba sentado en una sinagoga en Estados Unidos, escuchando la lectura de una lista particularmente larga de los nombres de los soldados que habían muerto la semana pasada en Afganistán, que si esto hubiera sido en Israel, el país estaría destrozado por el dolor. Entonces, esta noche con Gilad Shalit, la mayoría de los israelíes lo han aceptado casi como un hijo adoptivo. Por un niño haces todo lo posible, incluso si no es la decisión estratégica racional. Y así será esta noche, cuando el gabinete finalmente apruebe el trato en unas horas.

El gobierno de Netanyahu sintió que se estaba acabando el tiempo. La situación en Egipto es frágil. Se desconoce el futuro y se teme que si no se llega a un acuerdo pronto, Shalit correría la misma suerte que el navegante israelí Ron Arad, que se ha perdido para siempre. Ciertamente hay opositores, en particular los familiares de las víctimas del terror, que se sienten abandonados. Sin duda demandarán para retrasar el trato. Los miembros de derecha de la coalición también se oponen al acuerdo, que incluye a Avigdor Lieberman y varios otros políticos inmigrantes rusos. Algo más profundo está sucediendo en la sociedad israelí con los rusos, pero eso es para otro momento. Por el momento, la mayoría de los israelíes están ansiosos por darle la bienvenida a Gilad Shalit en casa.


El acuerdo de Shalit presenta a Israel una oportunidad en Gaza

/ * Definiciones de estilo * / table.MsoNormalTable

En la mañana del 25 de junio de 2006, llamé a un reportero de televisión israelí para sugerir una historia sobre estudiantes de Gaza inscritos en un programa de licenciatura en terapia ocupacional pero que no podían acceder a sus estudios debido a la prohibición impuesta por Israel de viajar desde Gaza al Banco Oeste. Algo estaba sucediendo en Gaza & # 8212 locutores de radio entusiasmados informaron, cada 15 minutos, & citar intercambios de fuego & quot & # 8212, pero el censor militar aún no había permitido que se dieran a conocer los detalles.

"Siento empatía con sus estudiantes, pero pasará mucho tiempo antes de que alguien esté abierto a escuchar sobre ellos", dijo el periodista. Por supuesto, fue la mañana en que el soldado israelí Gilad Shalit fue capturado por militantes palestinos de Gaza, y durante los últimos cinco años, su cautiverio ha abrumado la discusión de la política de Israel hacia Gaza, especialmente sus restricciones al movimiento de mercancías y gente.

Con la liberación de Shalit la semana pasada & # 8217s, junto con más de 1.000 prisioneros palestinos, los residentes de Israel y Gaza también tienen la oportunidad de liberarse & # 8212 de una política de cierre que ha sofocado la vida normal en Gaza y aislado a Israel, dejando es vulnerable en un momento crítico de volatilidad regional.

El cierre de Gaza no se originó con el cautiverio de Shalit, pero a su paso, Israel limitó los viajes a los casos humanitarios más extremos. En junio de 2007, con la toma del control interno de Gaza por parte del régimen de Hamas, Israel también restringió al mínimo el movimiento de mercancías. Los resultados fueron predecibles: Incapaz de traer materias primas o exportar productos terminados, la mayoría de las fábricas de Gaza cerraron. El desempleo y la pobreza aumentaron, al igual que la dependencia de la caridad internacional e islámica.

Pero la política, destinada a presionar a Hamas para que libere a Shalit y detenga el lanzamiento de cohetes en las ciudades del sur de Israel, solo aisló a Israel diplomáticamente y debilitó a aquellos en Gaza que sirvieron como contrapesos a la influencia del régimen de Hamas. Con el aumento del desempleo, los jóvenes compitieron por algunos de los 45.000 trabajos de servicio público ofrecidos por el gobierno de Hamas. Al no poder traer mercancías a través de los cruces controlados por Israel, los comerciantes se dirigieron a los túneles debajo de la frontera entre Gaza y Egipto, donde el suministro está controlado y gravado por Hamas. E Israel se enfrentó a la condena internacional e incluso al ridículo por una política en la que altos funcionarios militares mantuvieron discusiones semanales para determinar si se permitiría la entrada de canela en Gaza, pero se prohibió el cilantro.

Bajo presión tras la fallida interceptación de una flotilla turca con destino a Gaza en mayo de 2010, Israel canceló la prohibición de materias primas y productos de consumo, pero sigue prohibiendo la exportación, la entrada de materiales de construcción y el movimiento de personas entre Gaza y Cisjordania. No he conocido a un solo oficial militar, experto o político israelí que pensara que estas medidas ayudarían a liberar a Shalit o detener los cohetes, pero mientras Shalit estuvo en cautiverio, el gobierno israelí utilizó la política de cierre como una expresión de la ira nacional. No dispuesto a acceder a las demandas de Hamas en el acuerdo de liberación de prisioneros e incapaz de liberar a Shalit mediante una acción militar, Israel continuó su cierre & quot; civil & quot ;, bloqueando no solo armas y presuntos militantes, sino también peluqueros que buscan capacitación profesional y fabricantes de alimentos que venden barras de dátiles a escolares en Occidente. Banco. No ha salido de Gaza ni un solo camión de exportación desde mayo. Los viajes entre Gaza y Cisjordania son menos del 1 por ciento de los niveles anteriores al 2000.

Al mismo tiempo, Israel se enfrenta a crecientes desafíos regionales, incluso cuando la influencia de Estados Unidos aquí disminuye. Las relaciones con Egipto son las más precarias que han sido desde el acuerdo de paz de 1979, que algunos funcionarios egipcios están pidiendo abiertamente que se reconsidere. Turquía, que alguna vez fue un aliado militar cercano, expulsó al embajador de Israel y amenaza con enviar barcos de guerra para escoltar futuras flotillas a Gaza. La frontera entre el régimen de Assad y Siria y los Altos del Golán ocupados por Israel se rompió durante una ola de manifestaciones patrocinadas por el estado impensable antes de los disturbios en Siria. El cierre de Gaza ha provocado la ira de los líderes regionales y, en cierta medida, europeos y sirve como punto focal para los activistas occidentales que cuestionan el respaldo de Estados Unidos al actual gobierno israelí y las políticas # 8217.

Israel no puede permitirse una política que está socavando su capital diplomático sin servir absolutamente ningún interés de seguridad. Y Estados Unidos no puede permitirse el sentimiento antinorteamericano que se ha visto exacerbado por la insatisfacción con las acciones de su aliado regional más cercano.

La liberación de Shalit & # 8217 brinda a Israel la oportunidad de permitir que el interés propio racional & # 8212 y el respeto por los derechos individuales & # 8212 guíe su política hacia el millón y medio de palestinos que viven en Gaza y les permita viajar y transferir bienes, sujeto a los controles de seguridad individuales. Ya sea que Netanyahu presente la política como una extensión de su promesa de & quot; citar la paz económica & quot a Gaza o una continuación del alivio del cierre que comenzó el año pasado, se beneficiaría de una amplia cobertura política. El pueblo de Gaza merece la oportunidad de acceder a los recursos que necesita para construir una sociedad próspera y saludable, integrada con Cisjordania y capaz de vivir en paz junto a Israel. Y el pueblo israelí merece líderes que comprendan que la seguridad a largo plazo no se puede lograr a menos que se permita a la gente común de Gaza llevar una vida normal.

Sari Bashi es el Director Ejecutivo de Gisha, una organización israelí de derechos humanos que promueve el derecho a la libertad de movimiento en el territorio palestino ocupado.

En la mañana del 25 de junio de 2006, llamé a un reportero de televisión israelí para sugerir una historia sobre estudiantes de Gaza inscritos en un programa de licenciatura en terapia ocupacional pero que no podían acceder a sus estudios debido a la prohibición impuesta por Israel de viajar desde Gaza al Banco Oeste. Algo estaba sucediendo en Gaza & # 8212 locutores de radio entusiasmados informaron, cada 15 minutos, & citar intercambios de fuego & quot & # 8212, pero el censor militar aún no había permitido que se dieran a conocer los detalles.

"Siento empatía con sus estudiantes, pero pasará mucho tiempo antes de que alguien esté abierto a escuchar sobre ellos", dijo el periodista. Por supuesto, fue la mañana en que el soldado israelí Gilad Shalit fue capturado por militantes palestinos de Gaza, y durante los últimos cinco años, su cautiverio ha abrumado la discusión de la política de Israel hacia Gaza, especialmente sus restricciones al movimiento de mercancías y gente.

Con la liberación de Shalit la semana pasada & # 8217s, junto con más de 1.000 prisioneros palestinos, los residentes de Israel y Gaza también tienen la oportunidad de liberarse & # 8212 de una política de cierre que ha sofocado la vida normal en Gaza y aislado a Israel, dejando es vulnerable en un momento crítico de volatilidad regional.

El cierre de Gaza no se originó con el cautiverio de Shalit, pero a su paso, Israel limitó los viajes a los casos humanitarios más extremos. En junio de 2007, con la toma del control interno de Gaza por el régimen de Hamas, Israel también restringió al mínimo el movimiento de mercancías. Los resultados fueron predecibles: Incapaz de traer materias primas o exportar productos terminados, la mayoría de las fábricas de Gaza cerraron. El desempleo y la pobreza aumentaron, al igual que la dependencia de la caridad internacional e islámica.

Pero la política, destinada a presionar a Hamas para que libere a Shalit y detenga el lanzamiento de cohetes en las ciudades del sur de Israel, solo aisló a Israel diplomáticamente y debilitó a aquellos en Gaza que sirvieron como contrapesos a la influencia del régimen de Hamas. Con el aumento del desempleo, los jóvenes compitieron por algunos de los 45.000 puestos de servicio público ofrecidos por el gobierno de Hamas. Al no poder traer mercancías a través de los cruces controlados por Israel, los comerciantes se dirigieron a los túneles debajo de la frontera entre Gaza y Egipto, donde el suministro está controlado y gravado por Hamas. E Israel se enfrentó a la condena internacional e incluso al ridículo por una política en la que altos funcionarios militares mantuvieron discusiones semanales para determinar si se permitiría la entrada de canela en Gaza, pero se prohibió el cilantro.

Bajo presión tras la fallida interceptación de una flotilla turca en mayo de 2010 con destino a Gaza, Israel canceló la prohibición de materias primas y productos de consumo, pero sigue prohibiendo la exportación, la entrada de materiales de construcción y el movimiento de personas entre Gaza y Cisjordania. No he conocido a un solo oficial militar, experto o político israelí que pensara que estas medidas ayudarían a liberar a Shalit o detener los cohetes, pero mientras Shalit estuvo en cautiverio, el gobierno israelí utilizó la política de cierre como una expresión de la ira nacional. No dispuesto a acceder a las demandas de Hamas en el acuerdo de liberación de prisioneros e incapaz de liberar a Shalit mediante una acción militar, Israel continuó su cierre & quot; civil & quot ;, bloqueando no solo armas y presuntos militantes, sino también peluqueros que buscan capacitación profesional y fabricantes de alimentos que venden barras de dátiles a escolares en Occidente. Banco. No ha salido de Gaza ni un solo camión de exportación desde mayo. Los viajes entre Gaza y Cisjordania son menos del 1 por ciento de los niveles anteriores al 2000.

Al mismo tiempo, Israel enfrenta crecientes desafíos regionales, incluso cuando la influencia de Estados Unidos aquí disminuye. Las relaciones con Egipto son las más precarias desde el acuerdo de paz de 1979, que algunos funcionarios egipcios están pidiendo abiertamente que se reconsidere. Turquía, que alguna vez fue un aliado militar cercano, expulsó al embajador de Israel y amenaza con enviar barcos de guerra para escoltar futuras flotillas a Gaza. La frontera entre el régimen de Assad y Siria y los Altos del Golán ocupados por Israel se rompió durante una ola de manifestaciones patrocinadas por el estado impensable antes de los disturbios en Siria. El cierre de Gaza ha provocado la ira de los líderes regionales y, en cierta medida, europeos y sirve como punto focal para los activistas occidentales que cuestionan el respaldo de Estados Unidos al actual gobierno israelí y las políticas # 8217.

Israel no puede permitirse una política que está socavando su capital diplomático sin servir absolutamente ningún interés de seguridad. Y Estados Unidos no puede permitirse el sentimiento antinorteamericano que se ha visto exacerbado por la insatisfacción con las acciones de su aliado regional más cercano.

La liberación de Shalit & # 8217 brinda a Israel la oportunidad de permitir que el interés propio racional & # 8212 y el respeto por los derechos individuales & # 8212 guíe su política hacia el millón y medio de palestinos que viven en Gaza y les permita viajar y transferir bienes, sujeto a los controles de seguridad individuales. Ya sea que Netanyahu presente la política como una extensión de su promesa de & quot; citar la paz económica & quot a Gaza o una continuación del alivio del cierre que comenzó el año pasado, se beneficiaría de una amplia cobertura política. El pueblo de Gaza merece la oportunidad de acceder a los recursos que necesita para construir una sociedad próspera y saludable, integrada con Cisjordania y capaz de vivir en paz junto a Israel. Y el pueblo israelí merece líderes que comprendan que la seguridad a largo plazo no se puede lograr a menos que se permita a la gente común de Gaza llevar una vida normal.

Sari Bashi es el Director Ejecutivo de Gisha, una organización israelí de derechos humanos que promueve el derecho a la libertad de movimiento en el territorio palestino ocupado.

Sari Bashi es abogada de derechos humanos y directora de investigación de Democracy for the Arab World Now. Gorjeo: @saribashi


JERUSALÉN, Israel & # 8212 Exactamente 1.934 días después de que Hamas secuestró al soldado de las FDI Gilad Schalit en la frontera de Israel con Gaza, el gabinete israelí se reunió el martes 11 de octubre por la noche para aprobar un acuerdo con el grupo terrorista que aseguraría la seguridad del soldado de 25 años. liberación.

Al final, la votación fue casi unánime, con 26 ministros votando para aprobar el acuerdo de intercambio de prisioneros firmado con Hamas, y solo tres & # 8212 Ministro de Relaciones Exteriores Avigdor Lieberman, Ministro de Asuntos Estratégicos Moshe Ya & # 8217alon y Ministro de Infraestructuras Nacionales Uzi Landau - votando para rechazarlo.

"El pueblo judío es un pueblo especial, responsable unos de otros", dijo el primer ministro Benjamin Netanyahu en la apertura de la reunión del gabinete. & # 8220 Nuestros sabios enseñan que aquellos que salvan una vida judía, es como si hubieran salvado un mundo entero. Hoy, les traigo una propuesta para salvar a Gilad Shalit con el fin de traerlo de regreso, finalmente, después de cinco años, a su hogar, a Israel. & # 8221

Según los términos del canje de prisioneros, Hamas devolverá a Gilad Shalit a Israel, a cambio de la liberación de 1.027 prisioneros, cientos de los cuales son culpables de algunas de las peores atrocidades terroristas en la historia del estado judío.

De acuerdo con la Jerusalem Post, el marco para el acuerdo ha estado sobre la mesa durante años, pero se estancaron cuando Israel y Hamas no pudieron ponerse de acuerdo sobre qué hacer con los terroristas en la lista para ser liberados: Israel quería que fueran deportados a Gaza o al extranjero Hamas insistió en que fueran permitido regresar a Cisjordania. Al final, Israel acordó permitir que cientos, pero no todos, permanecieran en Cisjordania, y Hamas eliminó algunos nombres de su lista. & # 8220Existe una tensión intrínseca entre el deseo de traer a un soldado o ciudadano secuestrado a casa y la necesidad de preservar la seguridad de los ciudadanos israelíes & # 8221 Netanyahu dijo al Gabinete, agregando que el acuerdo establece el equilibrio correcto entre aquellos consideraciones.

Yoram Cohen, jefe de la agencia de seguridad de Israel Shin Bet, dijo que su agencia podría ocuparse de los que regresaran a Cisjordania, aunque su predecesor, Yuval Diskin, se opuso rotundamente a permitir que los prisioneros regresaran a Cisjordania. Cohen, así como los jefes del Mossad y las FDI, todos expresaron su apoyo al acuerdo de intercambio de prisioneros en la reunión del gabinete.

& # 8220 Esta es una decisión difícil, & # 8221, dijo Netanyahu. & # 8220Mi corazón está con las familias de las víctimas del terror. Entiendo su sufrimiento y su angustia, porque soy uno de ellos. Pero el liderazgo se juzga en momentos como este por la capacidad de tomar decisiones difíciles, pero correctas. & # 8221

La actual ronda de conversaciones se reinició en las últimas semanas con Egipto actuando como intermediario y participando la canciller alemana Angela Merket y un mediador alemán.

& # 8220Hubo seis rondas de conversaciones & # 8230, lo hicimos durante varios meses en completo secreto y logramos mantenerlas fuera del radar, & # 8221 el negociador de Israel, David Meidan, dijo al gabinete. & # 8220En la última ronda, llegó el Shin Bet y firmamos un trato sin nombres la semana pasada. & # 8221 La ronda final de conversaciones comenzó el lunes por la mañana y terminó el martes.

Netanyahu transmitió personalmente la noticia del trato a los padres de Shalit. & # 8220 Les dije que estoy cumpliendo mi promesa y les voy a devolver a su hijo y nieto ”, dijo. “Estoy feliz de haber podido cumplir la meta de redimir a los cautivos, y si todo va bien, Gilad regresará a Israel en los próximos días con su familia y su pueblo. & # 8221

Después de reunirse con el presidente Shimon Peres en Jerusalén el miércoles 12 de octubre, los padres de Shalit, Noam y Aviva Shalit, agradecieron al gobierno de Netanyahu por su "valiente decisión" y rindieron homenaje a las familias de los dos soldados muertos en el ataque de junio de 2005 que llevó a la captura de su hijo. “Las familias en duelo siempre estarán con nosotros y siempre recordaremos a Hanan (Barak) y Pavel (Sllutzker) quienes murieron en el incidente”, dijo Aviva Shalit.

Luego, los Shalit abandonaron el campamento en Jerusalén para regresar a su hogar en la ciudad norteña de Mitzpe Hila.

"El primer ministro tomó una decisión audaz que fue correcta, pero no simple", dijo Peres. "Estoy orgulloso del pueblo de Israel, que puede aceptar decisiones democráticas incluso en momentos difíciles y respetar el principio de redimir cautivos".

El Departamento de Justicia de Israel dará a conocer los nombres de los prisioneros que se intercambiarán durante los próximos días. Se espera el lanzamiento de Shalit en algún momento de la próxima semana.


¡El intercambio más injusto de todos!

¡Esta semana, algunos de los medios de comunicación del mundo lo llamaron el intercambio de prisioneros más injusto de la historia! A lo que se referían era a la liberación de un joven soldado judío, Gilad Shalit, que fue tomado como rehén por Hamas el 25 de junio de 2006, hace más de cinco años. Después de años de negociaciones, Gilad Shilat ha sido liberado a cambio de más de mil prisioneros palestinos, muchos de los cuales habían sido condenados por graves delitos terroristas. ¡No es de extrañar que los medios se refieran al intercambio como tan injusto!

La nación de Israel está rodeada de naciones hostiles. Para proteger a su pueblo, la mayoría de los padres tienen que enviar a sus hijos e hijas como reclutas para servir en el ejército. Gilad Shalit tenía diecinueve años cuando fue capturado y su largo encarcelamiento era algo con lo que todos los israelíes podían identificarse, independientemente de sus otras diferencias. Su libertad ha ocupado un lugar destacado en la lista de deseos de todos los israelíes y de todos los líderes israelíes desde el día de su captura. Lo querían de regreso y hubo un gran regocijo cuando llegó a casa. Pero, a pesar de la gran diferencia en el número de prisioneros liberados en los dos lados del conflicto, creo que los medios de comunicación estaban muy equivocados cuando lo llamaron el intercambio de prisioneros más injusto de la historia. Dejame explicar.

Mientras miraba la cobertura televisiva de la liberación de Gilad Shalit, mi mente volvió a un intercambio de prisioneros anterior que también tuvo lugar en Israel, ¡cuando otro terrorista convicto fue liberado a cambio de un prisionero inocente! El nombre del terrorista era Barrabás, el nombre del prisionero inocente era Jesús. En este caso el preso inocente fue detenido y recibió la sentencia a la que sin duda estaba destinado Barrabás.

Luego, el prisionero inocente tuvo que llevar su propia cruz al lugar de ejecución, donde murió como un criminal. Pero aquí, en el Calvario, tuvo lugar un intercambio aún mayor. No fue el intercambio de una vida por otra, como había sido con Barrabás, fue mucho más que eso. ¡Porque, desde la caída del hombre, toda la humanidad había nacido en la cárcel bajo sentencia de muerte y estaba sujeta al control del carcelero! Y fue desde el cielo que Dios planeó el mayor intercambio de prisioneros jamás realizado, ¡no solo en la historia del tiempo, sino a lo largo del tiempo y la eternidad!

A través de la caída, la humanidad había heredado el juicio de Satanás: la muerte (Mateo 25:41). En la cruz, un hombre inocente, cuya impecabilidad significaba que no estaba sujeto a la muerte humana, en realidad eligió morir para que todos los que eligieran aceptar Su perdón pudieran ser liberados de la cárcel del tiempo y la eternidad. Él tomó tu lugar y el mío. Pero debido a que la muerte no era su herencia, la muerte no pudo detenerlo y, en la mañana de la resurrección, el plan para el gran intercambio de prisioneros de Dios estaba completo. Jesús está vivo para siempre, y todos los que eligen aceptarlo (Juan 1:12) también están vivos en Él, por el tiempo y la eternidad.

Sí, el intercambio de más de mil prisioneros por la vida de un judío, Gilad Shalit, puede haber parecido el intercambio de prisioneros más injusto de la historia, pero en realidad ni siquiera se puede comparar con el intercambio que tuvo lugar en el Calvario cuando la vida de otro judío, Jesucristo, fue entregada a cambio de la vida de cada persona en el planeta que elige la libertad de la cárcel de la humanidad.

Al ver la alegría en los rostros de la familia de Gilad Shalit, tuve un pequeño atisbo de la alegría que debe haber en el Cielo por cada pecador que se arrepiente. (Lucas 15:10).


1,000 por 1: Rompiendo el acuerdo de intercambio de Gilad Shalit

Uno de los nombres más destacados de la lista es Ibrahim Hamed, el jefe de las operaciones militares de Hamas en Cisjordania. El lanzamiento de Hamed & # 8217s fue considerado una & # 8220red line & # 8221 por los funcionarios de Shin Bet, quienes lo consideraban un individuo extremadamente peligroso, dotado de habilidades de liderazgo, visión operativa y creatividad.

En 2009, Hamed formó parte de una lista de prisioneros a los que el ex primer ministro Ehud Olmert se negó a liberar, ya que se lo consideraba un modelo a seguir como & # 8220 extremadamente peligroso & # 8221.

El Shin Bet atribuye el asesinato de 90 israelíes a Hamed, entre otros ataques, fue responsable del atentado con bomba en el restaurante Café Moment de Jerusalén en la Universidad Hebrea de Jerusalén en el capitolio y la Plaza Sion # 8217, así como varios ataques con disparos en Cisjordania. .

Fue detenido en 2006, pero no ha admitido los delitos que se le atribuyen durante el interrogatorio.

Los funcionarios de Shin Bet han afirmado que Hamed ha continuado siendo el autor intelectual de los ataques terroristas desde su encarcelamiento, incluido un intento de secuestro fallido en el cruce de Rimonim, al este de Ramallah. Ha estado en confinamiento solitario desde ese intento.

Otro nombre clave en la lista recién publicada es el socio de Hamed, Abdullah Barghouti, un estudiante de ingeniería de Kuwait que llegó a Cisjordania después de su matrimonio.

Hamas pronto adquirió la destreza de Barghouti como constructor de bombas, lo que llevó al ciudadano kuwaití a construir artefactos explosivos letales y sofisticados.

Construyó los dispositivos que se utilizaron en los ataques al Sheffield Clun en Jerusalén y la Universidad Hebrea # 8217, el ataque al Café Moment, el bombardeo en la Plaza Zion, y en Tel Aviv y el mortífero bombardeo del Bus 5.

Los funcionarios de Shin Bet han temido que Barghouti transmitiera su conocimiento sobre la construcción de bombas a otros cuando fuera liberado. En este momento, Cisjordania no tiene ningún experto en bombas.

En 2004, Barghouti fue declarado culpable del asesinato de 66 israelíes y fue enviado a 67 cadenas perpetuas, lo que representa el mayor número de cadenas perpetuas jamás emitidas en la historia de Israel. Ha estado en total incomunicación desde su captura. Recientemente, ha afirmado haberse vuelto loco y ha intentado ver a su familia y salir del confinamiento solitario.

Otro cómplice de Hamed y Barghouti es Mohammad Arman, que había reclutado al escuadrón terrorista de Silwan que ejecutó los atentados, les informó y les suministró bombas.

Hassan Salameh de Gaza, otro prisionero que hasta ahora Israel no estaba dispuesto a liberar, también estaba en la lista de los que serían liberados como parte del acuerdo Shalit. Está vinculado a ataques de represalia contra israelíes a raíz del asesinato por parte de Israel del hombre fuerte de Hamas, Yihyeh Ayash.

Salameh fue condenado por iniciar un doble ataque simultáneo en una estación de autobuses de Ashkelon y en el autobús 18 de Jerusalén. Una semana después, fue responsable de otro ataque contra un autobús 18 y, en general, fue condenado por el asesinato de 46 israelíes. .

Ha estado recluido en régimen de aislamiento desde su arresto. Se considera que Salameh es una figura venerada en Gaza, uno de los fundadores del ala militar # 8217 de Hamas.

Un nombre destacado en la lista de prisioneros que serán liberados es Marwan Barghouti, un destacado comandante de campo de Fatah y miembro del consejo legislativo palestino, que se había opuesto a los ataques dentro de Israel.

En 2002 fue arrestado y juzgado en el Tribunal de Distrito de Tel Aviv, con el que se negó a reconocerlo ni a cooperar con él. Fue condenado a cinco cadenas perpetuas por órdenes que dio, lo que provocó la muerte de cinco israelíes.

Ahmed Saadat, secretario general del Frente Popular para la Liberación de Palestina, también será liberado como parte del acuerdo. Saadat, entre otras operaciones, ordenó el asesinato del ex ministro israelí Rehavam Ze & # 8217evi.


Cronología: 1934 días en cautiverio & # 8211 de Gilad Shalit & # 8217s secuestro a un acuerdo de intercambio de prisioneros

Agosto de 2007
Después de un congelamiento de seis semanas, se reanudan las negociaciones entre Israel y Hamas, con la mediación egipcia. Cuatro meses después, a raíz de una nueva propuesta de Hamas, estalla una disputa entre el negociador israelí Ofer Dekel y el jefe de Shin Bet, Yuval Diskin, por la liberación de prisioneros & # 8220 con sangre en sus manos & # 8221.

Junio ​​de 2007
Los captores de Shalit & # 8217 lanzan un tapoe de audio en el que se escucha al soldado rogando al gobierno israelí que lo lleve a casa

Abril de 2008
El líder político de Hamas, Khaled Meshal, está vivo y bien cuidado. En junio del mismo año, en vísperas de un acuerdo entre Hamas e Israel para calmar las tensiones, la familia Shalit presenta una petición al Tribunal Superior en su contra, pero la petición es rechazada.

Junio ​​de 2008
La familia Shalit recibe la última de las tres cartas de Gilad, a quien la Cruz Roja no ha permitido la visita.

Diciembre de 2008
Israel lanza la Operación Plomo Fundido en la Franja de Gaza. Al final de los combates, unas tres semanas después, la familia Shalit recibe la noticia a través de un mediador francés de que Gilad todavía está vivo.

Febrero de 2009
El gabinete israelí acuerda condicionar la apertura de los cruces hacia Gaza a la liberación de Gilad. Varios días después, Israel entrega a Hamás una nueva lista de prisioneros que está dispuesto a cambiar por el soldado, que Hamás rechaza.

Marzo de 2009
Para conmemorar el día 1000 de Gilad en cautiverio, la familia Shalit se muda a una carpa de protesta frente a la residencia del primer ministro en Jerusalén. El gobierno encabezado por Ehud Olmert nuevamente no logra llegar a un acuerdo, a pesar de los últimos esfuerzos. Una declaración emitida por Hamas luego de la ruptura de las conversaciones afirma que Israel tenía & # 8220 pies fríos & # 8221 Israel contraataca afirmando que Hamás & # 8220 & # 8220 modificó su postura y se retractó de los entendimientos alcanzados durante el último año e hizo demandas extremas & #. 8221

16 de junio de 2009
El ex presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter, le entrega a Hamas una carta de parte de su familia para Gilad. Después de su reunión con el primer ministro de Hamas, Ismail Haniyeh Carter, dice que recibió la impresión de que Gilad estaba vivo y bien.

Octubre de 2009
Se publica una grabación de video en la que Shalit apela a su familia y al primer ministro para que lo liberen del cautiverio de Hamas.

Diciembre de 2009
Los principales ministros, conocidos como Foro de los Siete, se reúnen para discutir el borrador del acuerdo Shalit. La familia Shalit protesta frente a la Oficina del Primer Ministro, pero la reunión termina sin ningún resultado.

Abril de 2010
Noam Shalit envía un mensaje personal al jefe de Hamas, Khaled Meshal, pidiéndole que apruebe la última oferta de Israel.

Mayo de 2010
El subjefe de Hamas, Mousa Abu Marzuk, acusa al mediador alemán de ocultar detalles a Hamas y de parcialidad. Anuncia una congelación en las conversaciones continuas, culpando a Israel por la suspensión.

Cuatro años después de la captura de Shalit & # 8217, su familia se embarca en una marcha masiva desde su casa en Mitzpe Hila a Jerusalén. Miles de personas acompañan a los familiares.

Netanyahu, al abordar la creciente protesta, advirtió sobre la repetición de errores pasados ​​con respecto a los acuerdos de intercambio de prisioneros, diciendo: & # 8220Israel está dispuesto a pagar un alto precio por la liberación de Gilad Shalit & # 8217. Pero no puede decir: & # 8216A cualquier precio. & # 8217 Esa es la verdad y yo & # 8217 lo digo aquí. & # 8221

Abril de 2011
El negociador principal de Shalit, Ofer Deke, es reemplazado por Haggai Hadas.

Junio ​​de 2011
Netanyahu dice que tiene la intención de presionar a los prisioneros de Hamas y que & # 8220 la fiesta se acabó para los terroristas en las cárceles israelíes & # 8221.

Julio de 2011
En una manifestación que marca cinco años desde que Shalit fue tomado cautivo, los miembros de la familia Shalit critican a Netanyahu por la falta de progreso en las negociaciones. & # 8220 El daño que Netanyahu está haciendo a Israel al no salvar al soldado Gilad Shalit es mayor que un daño a la moral nacional. & # 8221

Agosto de 2011
Los informes de los medios afirman que Meshal llegó a El Cairo para discutir el acuerdo de Shalit, sin ningún avance significativo. Según los informes, las partes están reduciendo la brecha entre sus respectivas demandas.

Octubre de 2011
Netanyahu: Shalit estará en casa en cuestión de días.


En Gaza, los palestinos celebran el acuerdo de intercambio de prisioneros de Shalit

Israel y Hamas llegan a un acuerdo de intercambio de prisioneros con Gilad Shalit, dicen las autoridades

Netanyahu: Gilad Shalit estará en casa en unos días

Ibrahim Hamed: Uno de los nombres más destacados de la lista, Hamed es el jefe de operaciones militares de Hamas en Cisjordania. La liberación de Hamed fue considerada una & quot; línea & quot; por los funcionarios de Shin Bet, quienes lo consideran un individuo extremadamente peligroso, dotado de habilidades de liderazgo, visión operativa y creatividad.

El líder palestino encarcelado Marwan Barghouti en agosto de 2002. AP

En 2009, Hamed formó parte de una lista de prisioneros a los que el ex primer ministro Ehud Olmert se negó a liberar, ya que se lo consideraba un modelo a seguir "extremadamente peligroso".

El Shin Bet atribuye el asesinato de 90 israelíes a Hamed, entre otros ataques, fue responsable de tres ataques en Jerusalén: en Caf & eacute Moment, la Universidad Hebrea y en Zion Square. También está detrás de varios ataques con disparos en Cisjordania.

Hamed fue detenido en 2006, pero no ha admitido los delitos que se le atribuyen durante el interrogatorio.

Shin Bet officials claim that Hamed has continued masterminding terror attacks during his imprisonment, including one unsuccessful kidnapping attempt at the Rimonim junction, east of Ramallah. He has been in solitary confinement since that attempt.

Abdullah Barghouti: Another key name on the newly released list, Barghouti is Hamed's partner and an engineering student from Kuwait who arrived in the West Bank following his marriage.

Barghouti's prowess as a bomb builder was soon picked up by Hamas, prompting the Kuwaiti national to construct lethal and sophisticated explosive devices.

He constructed the devices which were used in the attacks on the Sheffield Club in Rishon Letzion, at the Hebrew University, Café Moment, Zion Square, and in Tel Aviv's deadly Bus 5 suicide bombing.

Shin Bet officials fear that Barghouti will pass on his bomb-building know-how to others upon his release. At present, the West Bank does not contain any bomb experts.


October 11, 2011-Deal to Release Shalit - History

Israel’s Supreme Court rejected on Monday evening the petitions that had been filed by families of terror victims against the exchange of 1,027 terrorists held by Israel in exchange for abducted soldier Gilad Shalit.

The three judges, Dorit Beinisch, Hanan Meltzer, and Eliezer Rivlin, wrote in their ruling that the decision on questions of security considerations regarding the released terrorists should be made by the Israeli government. They added that at this time “the fate of Gilad Shalit hangs in the balance and any changes to the deal also could endanger Gilad’s life.”

By rejecting the appeals, the court officially gave the green light to implement the exchange deal. The implementation is scheduled to begin on Tuesday morning.

The court heard arguments pertaining to the petitions on Monday afternoon. State attorneys argued that the Shalit deal was strictly a political decision and had no bearing on the legal system.

“The court has refused, time after time, to interfere with the release of prisoners as part of a deal reached through political negotiations,” the state said. "The decision was made after authorized professionals made a detailed examination of the request during negotiations.”

Gilad Shalit’s parents, Noam and Aviva, also submitted a brief to the court. Noam personally arrived at the Supreme Court to respond to the appeals, where a young man who lost his parents and siblings in the 2001 bombing in the Sbarro restaurant confronted him.

During the hearing, Supreme Court President Dorit Beinisch said the deal brokered by the Netanyahu government meant “the cancellation of legal decisions which established that these people should be behind bars.

“The moral and legal difficulty is laid out before us. we are sitting among our own people. There is no need to explain the painful history and the very difficult dilemmas we face,” Beinisch added.


Israel dangles Gazan operatives, but Hamas won't negotiate

The prime minister’s special envoy on missing and captured Israeli soldiers, Col. (res.) Lior Lotan, revealed at the annual Herzliya Conference on Sept. 13 that Israel is holding 18 Hamas operatives it detained during the 2014 Operation Protective Edge, as well as the bodies of 19 Hamas members killed in the operation. The information had never before been revealed, and surprisingly, the families of the dead and imprisoned, members of Hamas' military wing, Izz ad-Din al-Qassam Brigades, have never spoken out on the issue.

Lotan probably divulged this information in the hope that the families in Gaza would pressure Hamas after Israel had done all it could to reach a deal with the organization on the return of the bodies of its soldiers Oron Shaul and Hadar Goldin and the safe return of three Israeli civilians who had crossed the border into Gaza: Avraham Mengistu, Hisham al-Sayed and Jumaa Ibrahim Abu-Ghanima.

At the Herzliya Conference of the Institute for Counter-Terrorism, Lotan spoke of two Israeli offers rejected by Hamas: exchanging the bodies of Goldin and Shaul in return for the Hamas operatives and bodies, and handing over dozens of Palestinians who had crossed the border from Gaza into Israel in recent years in return for the Israeli civilians being held by Hamas. Lotan claimed, however, that Hamas had set a precondition regarding other Palestinian prisoners, residents of the West Bank not connected in any way to the Gaza Strip or Operation Protective Edge. “Of course, we cannot abide a precondition,” Lotan said.

Al-Monitor has learned that one of the channels Israel used was the same one through which it achieved the October 2011 deal for the release of Israeli soldier Gilad Shalit, held captive by Hamas for five years. That deal, which freed some 1,000 jailed Palestinians in exchange for Shalit, was put together by senior Hamas official Ghazi Hamad and Israeli peace activist Gershon Baskin. The two maintained a channel of communication with the approval of Prime Minister Benjamin Netanyahu that directly involved David Meidan, Netanyahu’s previous envoy on prisoners and missing soldiers.

“I conveyed a proposal [to Hamad] a year ago,” Baskin confirmed to Al-Monitor. “But Hamas claimed that there’s nothing to talk about as long as Israel doesn’t release the prisoners released in the Shalit deal and subsequently re-arrested.”

Baskin was referring to the detention of some 50 Hamas operatives, freed in the Shalit deal and rounded up after the June 2014 kidnapping and murder of three Israeli youths: Naftali Frenkel, Gil-Ad Shaer and Eyal Yifrah. The Israel Defense Forces arrested them with the intention of putting pressure on Hamas that would result in finding the kidnapped youths. Netanyahu explained at the time that the detention of the prisoners freed in the Shalit deal was an important message to Hamas. Nevertheless, it is worth noting that their arrest was also one of the reasons that the war in Gaza erupted. Top Hamas figures felt at the time that Israel was robbing them of what was considered the movement’s most significant achievement against Israel. The ensuing rockets they fired from Gaza into Israel led to an escalation and to the Israeli military operation. The Hamas detainees have been in jail ever since.

“Hamas says they will not start negotiations until the detainees of the Shalit deal are freed,” said Baskin. “But that doesn’t mean they have rejected the deal.”

The person responsible for the precondition of no negotiations until the Shalit deal prisoners are released is Yahya Sinwar, considered Hamas' defense minister and himself a former prisoner released in the Shalit exchange. As I wrote for Al-Monitor in July, Sinwar views the release of the Palestinian detainees as leverage for his own promotion in the movement. At a rally that convened after his own release, Sinwar even declared, in reference to the pre-Oslo Palestinian prisoners, “We will not forget our prisoners who we left behind,” and he has indeed been acting in accordance with this perception. “Sinwar is unwilling to bend under any circumstances,” Baskin said.

A senior Hamas source confirmed to me that the Israeli proposals, which had also been conveyed to Hamas via a parallel channel, had not even been considered, and that even if they had been put up for discussion, they would have been unlikely to sway Sinwar, who wants the release of as many prisoners as possible.

Baskin met with the Mengistu family in 2015 and tried to bring proof of life to the anxious relatives, but Sinwar refused to allow a letter from Mengistu to be delivered. The only information provided by Hamas through the Baskin-Hamad channel was that Mengistu was alive and being held in good conditions. It was the first time an official Hamas source admitted to holding Mengistu. The information was conveyed to the family and to Lotan, but since then, Sinwar has been adamant in his refusal to maintain any contact with Israel that would bring about the release of the three civilians and the return of the bodies of soldiers Goldin and Shaul.

Will pressure on the part of the families in Gaza sway Sinwar and lead him to negotiate? Judging by the statements of Gazans who are familiar with his conduct, such pressure is unlikely to bring about any flexibility on his part.


Israel celebrates Gilad Shalit deal, but there is a price for his freedom

Israel is to release more than 1,000 Palestinian prisoners from its jails as part of a historic deal to win the freedom of Gilad Shalit, the Jewish soldier whose abduction by militants from Gaza five years ago traumatised a nation.

The breakthrough that will lead to the most significant prisoner swap in the recent history of the Israeli-Palestinian conflict was as dramatic as it was unexpected.

For three days Benjamin Netanyahu, the Israeli prime minister, held emergency cabinet sessions that lasted long into the night to persuade ministers of the merits of a deal that will cause both jubilation and controversy among his countrymen.

Late on Tuesday night, he emerged triumphantly to announce he had the support he needed to bring the young conscript home.

"If all goes according to plan, Gilad will be returning to Israel in the coming days," he said.

Mr Netanyahu also rang Mr Shalit's parents Noam and Aviva to give them the news. It was, he said, a telephone call he has been wanting to make ever since he took office three years ago.

For the vast majority of Israelis, the deal will prompt rejoicing, relief and catharsis in equal measure. No single recent issue has seared the collective consciousness of the Israeli public in quite the same manner as the plight of the young soldier. In a country where conscription is mandatory, his fate represented the worst nightmare of many parents and there was huge domestic pressure to bring him home – whatever the price.

Noam and Aviva Shalit kept the nation's attention focused on their son by maintaining a tented and highly visible vigil outside Mr Netanyahu's office for years. Haunting photos of the soldier in his army uniform were a ubiquitous reminder for many Israelis of a young man – now 25 – abandoned by his government as his life withered away at the hands of cruel captors who held him in solitary confinement in a series of underground cells.

But amid the relief that his ordeal is over, there were already questions in Israel over the price that Hamas has exacted.

Of the 1,100 Palestinians who it is understood will be released, more than 300 are serving life sentences, many for their purported role in attacks on Israeli civilians during the second Palestinian Intifada that erupted in 2000.

There is no doubt that the prisoner swap will be a major boost to Hamas, Israel's sworn enemy. At least 15 high-profile prisoners are thought to be included in the deal, most of them figures of considerable political stature whose release will be celebrated on the Palestinian street with Hamas able to take the credit.

Palestinian officials said that Marwan Barghouti and Ahmad Sa'adat, two highly popular leaders accused of orchestrating terror attacks, were among those to be freed – although the claims were denied in Israel.

The breakthrough came at a time when Hamas was in danger of being overshadowed by its rivals Fatah, the moderate group led by Mahmoud Abbas, which has soared in popular opinion because of its attempt to win UN backing for Palestinian statehood.

Khaled Meshaal, the exiled political leader of Hamas, called the deal a "national achievement" as he once again sought to present himself as the true leader of the Palestinian people.

On the Israeli right, there were accusations that Mr Netanyahu had played into the hands of his enemies.

The Land of Israel, a right-wing group in the Israeli parliament, said the deal amounted to "capitulation to terror groups". There is likely to be outrage among families who lost relatives in suicide bombings as well.

But the Israeli government said it had been left with no choice amid fears that, in the wake of the Arab Spring, regional governments would become increasingly radical and press Hamas to keep Mr Shalit a prisoner.

Mr Netanyahu reportedly told ministers that a failure to reach a deal now could have left the soldier in captivity for years to come.

"I believe we have reached the best agreement possible at this time when storms are raging in the Middle East," he said in an address on state television. "I don't know if we could have reached a better agreement, or even achieved one at all, in the near future.

"It's possible that this window of opportunity would have closed for good and we would never have brought Gilad home."

With elections due to be held in both Israel and the Palestinian territories next year, both Mr Netanyahu's Likud party and Hamas know they stand to make considerable capital as a result of the deal.

But, beyond improving the climate between the two sides in the conflict, it is not thought that Mr Shalit's release will have much impact on the peace process.

While the deal will heighten pressure from some moderates in Israel to begin direct political negotiations with Hamas, such calls are almost certain to be rejected by Mr Netanyahu's right-wing government.

Mr Shalit's release was welcomed in Western governments.

"Holding him in captivity has been utterly unjustified from the beginning and yet it has gone on for five long years," William Hague, the Foreign Secretary, said.

"We have always called for his unconditional release. We are pleased that this long overdue development is finally taking place."


Ver el vídeo: Gilad Shalit 5 minutes campaign (Enero 2022).