Podcasts de historia

Historia de Brasil - Historia

Historia de Brasil - Historia

Brasil

Los portugueses llegaron a Brasil en 1500. Encontraron una población indígena local. Primero comenzaron a comerciar con los indios y luego los sometieron. Los portugueses y otros europeos comenzaron a cultivar azúcar en Brasil. Los portugueses obtuvieron el control total sobre la primera parte del siglo XVII. En 1822 Brasil se independizó, con Don Pedro como emperador. En 1865 Brasil se vio envuelto en una sangrienta guerra de cinco años con Paraguay. En 1888 se abolió la esclavitud y al año siguiente el emperador fue derrocado por los militares. 1889-1930 fue el período de la "vieja República". Fue derrocado por los militares en 1930. Desde 1945 hasta 1964 estuvo en el poder la Segunda República. La democracia se restableció en 1985.
Más historia


Una breve historia de Brasil

Brasil fue "descubierto" oficialmente en 1500, cuando una flota comandada por el diplomático portugués Pedro & # xC1lvares Cabral, de camino a la India, desembarcó en Porto Seguro, entre Salvador y Río de Janeiro. (Sin embargo, hay pruebas contundentes de que otros aventureros portugueses le precedieron. Duarte Pacheco Pereira, en su libro De Situ Orbis, cuenta que estuvo en Brasil en 1498, enviado por el rey Manuel de Portugal).

Los primeros colonizadores de Brasil y aposs se encontraron con los indios Tupinamba, un grupo en la amplia gama del continente y una población nativa de aposs. Los primeros objetivos de Lisboa y Aposs eran simples: monopolizar el lucrativo comercio de pau-brasil, la madera roja (valorada para hacer tinte) que dio nombre a la colonia, y establece asentamientos permanentes. Existe una gran evidencia de que los indios y los portugueses inicialmente trabajaron juntos para cosechar árboles. Más tarde, la necesidad de ir más hacia el interior para encontrar áreas boscosas hizo que el comercio pau-brasil fuera menos deseable. El interés por establecer plantaciones en terrenos desmontados aumentó y también lo hizo la necesidad de mano de obra. Los portugueses intentaron esclavizar a los indios, pero, no acostumbrados a trabajar largas horas en los campos y vencidos por las enfermedades europeas, muchos nativos huyeron tierra adentro o murieron. (Cuando llegó Cabral, se creía que la población indígena era de más de 3 millones hoy, el número es apenas más de 200,000). Los portugueses entonces recurrieron a la trata de esclavos africanos como mano de obra.

Aunque la mayoría de los colonos prefirieron las áreas costeras (una preferencia que continúa hasta el día de hoy), algunos se aventuraron en el interior. Entre ellos se encontraban los misioneros jesuitas, hombres decididos que marcharon tierra adentro en busca de almas indias para `` salvar '', y los infames bandeirantes (abanderados), hombres duros que marcharon tierra adentro en busca de indios a quienes esclavizar. (Más tarde cazaron esclavos indios y africanos fugitivos).

Durante dos siglos después del descubrimiento de Cabral y aposs, los portugueses tuvieron que lidiar periódicamente con potencias extranjeras con planes sobre los recursos de Brasil y aposs. Aunque Portugal y España tenían el Tratado de Tordesillas de 1494, que establecía límites para cada país en sus tierras recién descubiertas, las pautas eran vagas, lo que provocaba una disputa territorial ocasional. Además, Inglaterra, Francia y Holanda no reconocieron completamente el tratado, que fue hecho por decreto papal, y buscaban agresivamente nuevas tierras en mares plagados de piratas. Tal competencia hizo que la presencia de los lusitanos en el Nuevo Mundo fuera a veces frágil.

El nuevo territorio enfrentó desafíos internos y externos. Inicialmente, la Corona portuguesa no pudo establecer un gobierno central fuerte en el subcontinente. Durante gran parte del período colonial, se basó en "capitanes", nobles y comerciantes de bajo rango a los que se les otorgó autoridad sobre capitanías, porciones de tierra a menudo tan grandes como su patria. Hacia 1549 era evidente que la mayoría de las capitanías estaban fracasando. Portugal y un monarca pésimo enviaron a un gobernador general (que llegó con soldados, sacerdotes y artesanos) para supervisarlos y establecer una capital (hoy y un Salvador) en la capitanía central de Bahía.

A finales del siglo XVII, explotó en Lisboa la noticia de que se habían encontrado fabulosas vetas de esmeraldas, diamantes y oro en Minas Gerais. La región comenzó a exportar 30.000 libras de oro al año a Portugal. Bandeirantes y otros buscadores de fortuna llegaron de todas partes, y barcos llenos de carpinteros, canteros, escultores y pintores vinieron de Europa para construir ciudades en la naturaleza brasileña.

En 1763, la capital se trasladó a Río de Janeiro por diversas razones políticas y administrativas. El país había evitado con éxito las invasiones de otras naciones europeas y había tomado aproximadamente su forma actual. Agregó algodón y tabaco al azúcar, oro y diamantes en su lista de exportaciones. A medida que el interior se abrió, también lo hicieron las oportunidades para la ganadería. Sin embargo, las políticas de Portugal y aposs tendieron a despojar a Brasil de sus recursos en lugar de desarrollar una economía verdaderamente local. La llegada de la familia real, que fue expulsada de Portugal por los ejércitos de Napol & # xE9on & aposs en 1808, inició cambios importantes.

El Imperio y la República

Tan pronto como Dom Jo & # xE3o VI y su séquito llegaron a Río, comenzó a transformar la ciudad y sus alrededores. Se pusieron en marcha proyectos de construcción, se fundaron universidades, un banco y una casa de moneda, y se hicieron inversiones en las artes. Los puertos se abrieron al comercio con otras naciones, especialmente Inglaterra, y la moral mejoró en todo el territorio. Con la caída de Napol & # xE9on, Dom Jo & # xE3o VI regresó a Portugal, dejando atrás a su hijo pequeño, Pedro I, para gobernar. Pero Pedro tenía sus propias ideas: proclamó Brasil y una segunda independencia el 7 de septiembre de 1822 y estableció el imperio brasileño. Nueve años más tarde, tras un período de disturbios internos y costosas guerras extranjeras, el emperador se hizo a un lado en favor de su hijo de cinco años, Pedro II. Una serie de regentes gobernó hasta 1840, cuando el segundo Pedro tenía 14 años y el Parlamento decretó su 'edad'.

Pedro II y su hija, la princesa Isabel, pusieron fin oficialmente a la esclavitud en 1888. Poco después, los terratenientes descontentos se unieron a los militares para acabar con la monarquía por completo, lo que obligó a la familia real a regresar a Portugal y fundaron Brasil y un primer gobierno republicano el 15 de noviembre de 1889. Una larga serie de presidentes fácilmente olvidables, respaldados por fuertes economías de café y caucho, provocaron cierto desarrollo industrial y urbano durante lo que se conoce como la Antigua República. En 1930, después del asesinato de su compañero de fórmula, el candidato presidencial Get & # xFAlio Vargas tomó el poder mediante un golpe militar en lugar de elecciones. En 1945 su dictadura terminó con otro golpe. Regresó al escenario político con una plataforma populista y fue elegido presidente en 1951. Sin embargo, a la mitad de su mandato, estuvo vinculado al intento de asesinato de un rival político con los militares pidiendo su renuncia, se pegó un tiro.

El próximo presidente electo, Juscelino Kubitschek, un visionario de Minas Gerais, decidió reemplazar la capital de Río de Janeiro por una grande, nueva y moderna (simbólica de grandes, nuevas y modernas ideas) que se construiría en medio de la nada. . Fiel al lema de su plan de desarrollo nacional, "Cincuenta años en cinco", abrió la economía al capital extranjero y ofreció crédito a la comunidad empresarial. Cuando Bras & # xEDlia se inauguró en 1960, no quedaba ni un centavo en las arcas, pero sectores clave de la economía (como la industria automotriz) funcionaban a toda máquina. Aún así, se avecinaban tiempos turbulentos. Kubitschek & aposs sucesor J & # xE2nio Quadros, un excéntrico y enérgico juerguista que había pasado de la enseñanza secundaria a la política, dimitió después de siete meses en el cargo. El vicepresidente Jo & # xE3o & quotJango & quot Goulart, un hombre de Vargas con inclinaciones izquierdistas, asumió el cargo solo para ser derrocado por los militares el 31 de marzo de 1964, luego de intentos frustrados de imponer reformas socialistas. Exiliado en Uruguay, murió 13 años después.

Gobierno militar y más allá

Humberto Castello Branco fue el primero de cinco generales (lo siguieron Artur Costa e Silva, Em & # xEDlio M & # xE9dici, Ernesto Geisel y Jo & # xE3o Figueiredo) en liderar Brasil en 20 años de gobierno militar que aún acecha a la nación. Rodeado de tanques y tecnócratas, el ejército provocó el & quot; milagro económico & quot; de la década de 1970. Sin embargo, no duró. Sus proyectos faraónicos, desde las centrales hidroeléctricas y nucleares hasta la conquista del Amazonas, nunca tuvieron un éxito completo y la inflación se disparó. El poder volvería pacíficamente a manos civiles en 1985.

Todas las esperanzas estaban sobre los hombros de Tancredo Neves, un demócrata de 75 años elegido para ser presidente por un colegio electoral. Pero, justo antes de su investidura, Neves fue hospitalizado para una cirugía de rutina y murió de una infección general días después. Una nación asombrada siguió el drama en la televisión. El vicepresidente Jos & # xE9 Sarney, un ex aliado del régimen militar, asumió el cargo. Al final de su mandato de cinco años, la inflación estaba completamente fuera de control. Sarney, sin embargo, supervisó la redacción de una nueva constitución, promulgada en 1988, y las primeras elecciones presidenciales libres de Brasil y apóstoles en 30 años.

Fernando Collor de Mello, un elegante hombre de 40 años del estado de Alagoas, asumió el cargo en marzo de 1990. Apodado "el cazador de maharajás" (una alusión a sus promesas de librar al gobierno de funcionarios públicos holgazanes y bien pagados), Mello se puso de inmediato sobre tratar de controlar la inflación (su primer paso fue bloquear todas las cuentas de ahorro en Brasil). Sus extravagantes planes económicos solo se hicieron claros dos años después con el descubrimiento de una corrupción generalizada que involucraba a su amigo y director de campaña Paulo C & # xE9sar & quotP. C. & quot Farías. Después de un proceso de destitución, Collor fue derrocado en diciembre de 1992, y el liderazgo de Brasil y un jefe cayó en manos del vicepresidente Itamar Franco. Con su "Plano Real", Franco controló la inflación.

En 1994, Franco fue reemplazado por Fernando Henrique Cardoso, exsecretario de Hacienda. Siguiendo los dictados del Fondo Monetario Internacional, Cardoso logró una relativa estabilidad económica, pero al precio de la recesión, recortes en los programas de salud y educación y una deuda nacional en alza. Su política de vender industrias de propiedad estatal, desde bancos hasta minas y compañías telefónicas, estuvo plagada de prácticas irregulares.

En octubre de 1998, aprovechando una enmienda constitucional que él mismo diseñó para permitir la reelección, Cardoso ganó un segundo mandato, compitiendo contra el candidato del Partido de los Trabajadores Luis In & # xE1cio & quotLula & quot da Silva. Basó su campaña en la propaganda que prometía un retorno al crecimiento económico y el fin del desempleo. Cardoso logró evitar medidas económicas draconianas y una devaluación de la moneda del 35% hasta el día posterior a las elecciones. Luego, se anunciaron nuevos impuestos y recortes presupuestarios, se instaló la recesión y el desempleo se disparó. En 1999, la popularidad de Cardoso & aposs estaba en un mínimo histórico, lo que provocó llamadas a nivel nacional para su renuncia. Pero los brasileños muestran una capacidad de recuperación asombrosa incluso en situaciones de tensión política y económica. La recuperación puede ser lenta y difícil, pero es casi imposible perder la fe en una tierra tan rica. Y en medio de toda la incertidumbre, la mayoría de los brasileños están seguros de una cosa: ganar la Copa del Mundo de fútbol y aposs 2002 será pan comido.

Nacido y criado en Minas Gerais, Jos & # xE9 Fonseca dejó Brasil al comienzo de la dictadura militar, obtuvo una maestría en periodismo de la Universidad de Kansas y luego pasó más de 10 años en Europa y África Occidental antes de regresar a Brasil. Trabajando como periodista ambiental independiente y traductor, ahora vive en Porto Alegre con su esposa antropóloga, sus hijos y sus perros y gatos.


Contenido

Brasil pertenecía al Reino de Portugal como colonia. Expansión comercial europea de los siglos XV y XVI. Bloqueado del lucrativo comercio interior con el Lejano Oriente, que estaba dominado por ciudades italianas, Portugal comenzó a principios del siglo XV a buscar otras rutas hacia las fuentes de bienes valorados en los mercados europeos. Portugal descubrió el paso marítimo a las Indias Orientales alrededor del extremo sur de África y estableció una red de puestos comerciales en África y Asia. Tras el descubrimiento de América, compitió con España en la ocupación del Nuevo Mundo.

Inicialmente, los portugueses no encontraron riquezas minerales en su colonia americana, pero nunca perdieron la esperanza de encontrar algún día tales riquezas allí. Mientras tanto, para asentarse y defender la colonia de los intrusos europeos, los portugueses establecieron una empresa colonial pionera: la producción de azúcar en el noreste. A partir de aproximadamente 1532-1534, el ganado comenzó a llegar a Brasil y una industria ganadera se desarrolló rápidamente en respuesta a las necesidades de transporte y alimentación de los trabajadores de la industria azucarera. El descubrimiento de metales preciosos en el Centro-Sur de la colonia (Centro-Sur), una región relativamente indefinida que abarca las actuales regiones Sudeste (Sudeste) y Sur (Sur), se produjo solo en el siglo XVIII.

Ciclo del azúcar (1540-1640) Editar

A mediados del siglo XVI, Portugal había logrado establecer una economía azucarera en partes de la costa noreste de la colonia. La producción de azúcar, la primera empresa agrícola colonial a gran escala, fue posible gracias a una serie de condiciones favorables. Portugal disponía de los conocimientos técnicos agrícolas y de fabricación de sus islas atlánticas y fabricaba sus propios equipos para extraer azúcar de la caña de azúcar. Además, al estar involucrado en la trata de esclavos africanos, tenía acceso a la mano de obra necesaria. Por último, Portugal se basó en las habilidades comerciales de los holandeses y la financiación de Holanda para permitir una rápida penetración del azúcar en los mercados europeos.

Hasta principios del siglo XVII, los portugueses y los holandeses tenían un monopolio virtual sobre las exportaciones de azúcar a Europa. Sin embargo, entre 1580 y 1640 Portugal se incorporó a España, país en guerra con Holanda. Los holandeses ocuparon el área azucarera de Brasil en el noreste de 1630 a 1654, estableciendo un control directo del suministro mundial de azúcar. Cuando los holandeses fueron expulsados ​​en 1654, habían adquirido los conocimientos técnicos y organizativos para la producción de azúcar. Su participación en la expansión del azúcar en el Caribe contribuyó a la caída del monopolio portugués.

El auge del azúcar en el Caribe provocó un descenso constante de los precios mundiales del azúcar. Incapaces de competir, las exportaciones brasileñas de azúcar, que habían alcanzado su punto máximo a mediados del siglo XVII, disminuyeron drásticamente. Entre el cuarto cuarto del siglo XVII y principios del XVIII, Portugal tuvo dificultades para mantener su colonia americana. La caída del azúcar reveló una frágil economía colonial, que no tenía un producto que reemplazara al azúcar. Sin embargo, paradójicamente, el período de estancamiento indujo el asentamiento de partes sustanciales del territorio de la colonia. Con el declive del azúcar, el sector ganadero, que había evolucionado para abastecer a la economía azucarera con animales para el transporte, carne y cueros, asimiló parte de los recursos inactivos, convirtiéndose en una economía de subsistencia. Debido a los métodos extensivos de producción de ganado, se establecieron grandes áreas en el interior de la colonia.

Al darse cuenta de que podría mantener Brasil solo si se descubrían minerales preciosos, Portugal aumentó sus esfuerzos exploratorios a fines del siglo XVII. Como resultado, a principios del siglo XVIII se encontraron oro y otros minerales preciosos. La mayor concentración de este oro se encontraba en las tierras altas del sureste, principalmente en lo que hoy es el estado de Minas Gerais.

Economía en la independencia (1822) Editar

A pesar de los problemas económicos de Brasil, principios del siglo XIX fue un período de cambios. Primero, las guerras napoleónicas obligaron a la familia real portuguesa a huir a la colonia portuguesa de Brasil en 1808, y durante un breve período la colonia se convirtió en la sede del imperio portugués. Además, en 1808 Gran Bretaña persuadió a Portugal para que abriera la colonia al comercio con el resto del mundo, y Portugal anuló su prohibición contra la fabricación (Tratado de Strangford). De hecho, durante este período, la familia real portuguesa y los nobles que se habían establecido en el territorio, iniciaron muchas reformas que desarrollaron los sectores educativo, cultural y económico de Brasil. En 1814, los portugueses y sus aliados habían derrotado a los ejércitos de Napoleón en la Guerra Peninsular, después de haber salido victoriosos en la guerra contra la invasión francesa de Portugal en 1811. Sin embargo, el rey de Portugal permaneció en Brasil hasta la Revolución Liberal de 1820, que comenzó en Oporto, exigió su regreso a Lisboa en 1821, pero su hijo Pedro permaneció en Río de Janeiro como regente y gobernador del recién creado Reino de Brasil, una posesión portuguesa dentro del nuevo Reino Unido de Portugal, Brasil y los Algarves (1815 –22). Estos hechos allanaron el camino para la independencia de Brasil el 7 de septiembre de 1822.

Los primeros años de Brasil como nación independiente fueron extremadamente difíciles. 1820-1872 para Brasil fue una combinación de estancamiento y diversidad regional. Según Leff (1982, 1997), desde el momento de la independencia de Brasil en 1822, su tasa de crecimiento del PIB no superó el crecimiento de la población. Por lo tanto, si bien la población se expandió a un ritmo rápido (casi un 2% anual), los esfuerzos del país por mejorar su desempeño en términos per cápita fueron en gran medida frustrantes hasta principios del siglo XX. Este prolongado y muy difícil período de estancamiento fue, sin embargo, el resultado neto de tendencias muy variables en las diferentes regiones del país. La parte noreste de Brasil, que era una plataforma para las exportaciones de azúcar y algodón y que representaba el 57 por ciento de las exportaciones del país al comienzo de este período, experimentó una disminución constante en sus ventas externas. En 1866-1870, estos cultivos representaron solo el 30 por ciento de las exportaciones, mientras que la proporción de las exportaciones de café, el producto principal en la parte sureste del país, saltó del 26 al 47 por ciento.

Leff (1982, 1997) explica las experiencias de declive en el noreste en términos de enfermedad holandesa. A medida que las exportaciones de café pasaron a tener un mayor protagonismo en el mercado cambiario, el tipo de cambio real reflejó cada vez más la importancia de ese producto, lo que incidió negativamente en las regiones menos competitivas, como el noreste. No fue posible reestructurar la industria azucarera muy rápidamente, ni fue fácil promover flujos migratorios interregionales a gran escala, aunque un gran número de esclavos se trasladó del noreste al sureste. A lo largo de este período, la expansión de la industria del café no se vio obstaculizada por ningún aumento en los costos laborales, ya que hasta 1852 (fin de la trata de esclavos), los salarios se vieron deprimidos por la presencia de mano de obra esclava y más tarde por los flujos de inmigración subsidiados, particularmente desde Italia (Leff 1997: 5). Esto fortaleció el patrón existente en Brasil: un sector exportador que generaba altos niveles de ingresos junto a un gran sector que atendía al mercado interno y una gran economía de subsistencia, ambos con muy bajos niveles de productividad, con el resultado de bajos niveles de ingreso per cápita. pero un alto coeficiente de exportación en relación con las demás economías latinoamericanas.[1] Las exportaciones disminuyeron y la economía nacional se deprimió. El único segmento que se expandió fue la economía de subsistencia. Los recursos (tierra, esclavos y animales de transporte) inactivos por el declive de la economía de exportación se absorbieron principalmente en actividades de autoconsumo.

En 1870, el comercio de Brasil con Estados Unidos estaba valorado en unos 31 millones de dólares, mientras que el comercio combinado de todos los países sudamericanos estaba valorado en unos 29 millones de dólares. Brasil era un importante productor de café y, por ello, Estados Unidos importaba unas cuatro veces más de lo que exportaba a Brasil. En 1885, Brasil producía más de la mitad del suministro mundial de café. El comercio de Brasil en 1890 fue de más de $ 71 millones, mientras que el de Argentina y Uruguay fue de $ 14 millones y $ 6 millones, respectivamente. Poco después de 1896, la producción de café comenzó a superar el consumo y los precios comenzaron a caer en Brasil. Luego, Brasil almacenaba su café en lugar de venderlo todo, y cuando había una mala temporada de producción de café, usaban lo que habían almacenado previamente del año anterior.

La Doctrina Monroe les pareció a algunos estados sudamericanos como un intento de Estados Unidos de preservar su control sobre ese hemisferio. Brasil vio esta doctrina como una medida de protección contra la interferencia de Estados Unidos y de las naciones europeas. El primer embajador de Brasil en los Estados Unidos, Joaquim Nabuco, 1905–10, fue partidario de la Doctrina Monroe. Brasil pidió prestado dinero a muchas naciones, pero no fue hasta después de la Primera Guerra Mundial que en realidad pidió prestado cantidades sustanciales de Estados Unidos. Con el estallido de la Primera Guerra Mundial, Brasil siguió compartiendo el comercio más importante con Estados Unidos con un comercio que se valoró en $ 154 millones.

El impacto del café en la economía brasileña fue mucho más fuerte que el del azúcar y el oro. Cuando comenzó el auge del café, Brasil ya estaba libre de las limitaciones del colonialismo. Además, la sustitución de trabajo asalariado por trabajo esclavo después de 1870 (la esclavitud fue abolida en 1888) significó un aumento de la eficiencia y la formación de un mercado interno de bienes asalariados. Finalmente, la mayor complejidad de la producción y el comercio del café estableció importantes vínculos sectoriales dentro de la economía brasileña.

El café se introdujo en Brasil a principios del siglo XVIII, pero inicialmente se plantaba solo para uso doméstico. Fueron necesarios los altos precios mundiales de finales de la década de 1820 y principios de la de 1830 para convertir el café en un importante artículo de exportación. Durante la fase inicial, la producción se concentró en la región montañosa cercana a Río de Janeiro. Esta zona era muy apta para el cultivo del café y tenía acceso a mano de obra esclava bastante abundante. Además, el café se podía transportar fácilmente en trenes de mulas o en carros tirados por animales a distancias cortas hasta los puertos.

Una clase empresarial establecida en Río de Janeiro durante el auge de la minería pudo inducir al gobierno a ayudar a crear las condiciones básicas para la expansión del café, como eliminar los cuellos de botella en el transporte y la mano de obra. Desde el área cercana a Río de Janeiro, la producción de café se trasladó a lo largo del Valle de Paraíba hacia el estado de São Paulo, que luego se convirtió en la región exportadora más grande de Brasil. El café se cultivaba con técnicas primitivas y sin tener en cuenta la conservación de la tierra. La tierra era abundante y la producción podía expandirse fácilmente mediante la incorporación de nuevas áreas. Sin embargo, pronto se hizo necesario aliviar dos limitaciones básicas: la falta de transporte y la escasez de mano de obra.

El cultivo de café más lejos de los puertos requirió la construcción de ferrocarriles, primero alrededor de Río de Janeiro y hacia el Valle de Paraíba, y luego hacia las fértiles tierras altas de São Paulo. En 1860 Brasil tenía sólo 223 kilómetros (139 millas) de vías férreas para 1885 este total había aumentado a 6,930 kilómetros (4,310 millas). El principal enlace ferroviario entre la sierra oriental de São Paulo y el puerto marítimo de Santos permitió una rápida expansión del café hacia el centro y noroeste del estado.

Después de la expansión inicial del café, la disponibilidad de esclavos disminuyó y el cultivo adicional requirió esclavos adicionales. Sin embargo, en 1840 Brasil ya estaba bajo presión para abolir la esclavitud y se introdujeron una serie de decretos que dificultaban cada vez más el abastecimiento de mano de obra servil a las nuevas áreas cafetaleras. En la década de 1870, la escasez de mano de obra se volvió crítica, lo que llevó a la incorporación gradual de mano de obra inmigrante libre. La expansión del café en el oeste-noroeste del estado de São Paulo después de 1880 fue posible en gran parte gracias a la mano de obra inmigrante. En 1880 São Paulo producía 1,2 millones de sacos de café de 60 kilogramos, o el 25% del total de Brasil en 1888, esta proporción había aumentado al 40% (2,6 millones de sacos) y en 1902 al 60% (8 millones de sacos). A su vez, entre 1884 y 1890 ingresaron al estado de São Paulo unos 201.000 inmigrantes, y este total pasó a más de 733.000 entre 1891 y 1900. La esclavitud fue abolida en 1888.

La economía brasileña creció considerablemente en la segunda mitad del siglo XIX. El café fue el pilar de la economía y representó el 63% de las exportaciones del país en 1891 y el 51% entre 1901 y 1910. Sin embargo, el azúcar, el algodón, el tabaco, el cacao y, durante el auge del caucho de principios de siglo , el caucho también era importante. Durante las primeras tres décadas del siglo XX, la economía brasileña atravesó períodos de crecimiento pero también dificultades causadas en parte por la Primera Guerra Mundial, la Gran Depresión y una tendencia creciente hacia la sobreproducción de café. La brecha de cuatro años entre el momento en que se planta un cafeto y el momento de la primera cosecha magnificó las fluctuaciones cíclicas en los precios del café, lo que a su vez llevó al uso cada vez mayor de apoyos gubernamentales a los precios durante los períodos de exceso de producción. El sostenimiento de los precios indujo una expansión exagerada del cultivo de café en São Paulo, que culminó con la enorme sobreproducción de principios de la década de 1930.

En el período de 1840 a 1930 también se produjo una expansión apreciable pero irregular de las industrias ligeras, en particular las de textiles, prendas de vestir, productos alimenticios, bebidas y tabaco. Esta expansión fue inducida por el crecimiento de los ingresos, por la disponibilidad de divisas, por las políticas fiscales y por eventos externos, como la Primera Guerra Mundial. Otros factores importantes fueron la expansión del transporte, la capacidad instalada de energía eléctrica, el aumento de la urbanización. y la formación de una clase empresarial dinámica. Sin embargo, el crecimiento manufacturero del período no generó transformaciones estructurales significativas.

El crecimiento económico del siglo XIX no fue compartido por igual por las regiones. El desarrollo y el crecimiento se concentraron en el sureste. La Región Sur también logró un desarrollo considerable basado en el café y otros productos agrícolas. La cuenca del Amazonas experimentó un ascenso y una caída meteóricos de los ingresos de las exportaciones de caucho. El noreste continuó estancado, con una población que vive cerca del nivel de subsistencia.

La década de 1930 fue un período de cambios políticos y económicos interrelacionados. La década comenzó con la revolución de 1930, que abolió la Antigua República (1889-1930), una federación de estados semiautónomos. Después de un período de transición en el que los elementos centralizadores lucharon con las viejas oligarquías por el control, un golpe de 1937 estableció el Nuevo Estado (Estado Novo) dictadura (1937-1945).

En gran medida, la revolución de 1930 reflejó un descontento con el control político ejercido por las viejas oligarquías. Los disturbios políticos de la primera mitad de la década de 1930 y el golpe de 1937 estuvieron fuertemente influenciados por el inicio de los problemas económicos en 1930. La economía cafetera sufrió una severa caída de la demanda mundial causada por la Gran depresion y un exceso de capacidad de producción de café creado en la década de 1920. Como resultado, el precio del café se redujo drásticamente y se mantuvo en niveles muy bajos. Los términos de intercambio de Brasil se deterioraron significativamente. Estos hechos, y una gran deuda externa, llevaron a una crisis externa que tardó casi una década en resolverse.

Las dificultades externas tuvieron consecuencias de gran alcance. El gobierno se vio obligado a suspender parte de los pagos de la deuda del país y, finalmente, a imponer controles cambiarios. El exceso de producción de café provocó un aumento de las intervenciones en el mercado del café. Los programas estatales de apoyo a los precios del café quebraron en 1930. Para evitar nuevas caídas en los precios del café, el gobierno central compró grandes cantidades de café, que luego fue destruido. La intervención del gobierno central brindó apoyo al sector cafetero y, a través de sus vínculos, al resto de la economía.

A pesar de las dificultades económicas, el esquema de mantenimiento de ingresos del programa de apoyo al café, sumado a la protección implícita brindada por la crisis externa, fue responsable de un mayor crecimiento industrial. Inicialmente, este crecimiento se basó en un mayor uso de la capacidad productiva y luego en rachas moderadas de inversión. La industrialización inicial por sustitución de importaciones que ocurrió especialmente durante la Primera Guerra Mundial no condujo a la industrialización; se convirtió en un proceso de industrialización solo en la década de 1930.

La década de 1930 también vio un cambio en el papel del gobierno. Hasta entonces, el Estado actuó principalmente en respuesta a las demandas del sector exportador. Durante la primera mitad de la década, se vio obligado a intervenir rápidamente en un intento por controlar la crisis externa y evitar el colapso de la economía cafetera. Los líderes gubernamentales esperaban que la crisis pasara pronto y que se produjera otro boom exportador. Sin embargo, con la magnitud y duración de la crisis, quedó claro que Brasil ya no podía depender únicamente de las exportaciones de bienes primarios y que era necesario promover la diversificación económica. Durante el Estado Novo, el gobierno hizo intentos iniciales de planificación económica y, a fines de la década de 1930, comenzó a establecer la primera gran empresa gubernamental, una acería integrada, Companhia Siderúrgica Nacional.

El período de la Segunda Guerra Mundial vio logros mixtos. A fines de la década de 1930, la capacidad de producción de café se había reducido drásticamente, había pasado lo peor de la crisis externa y la economía brasileña estaba lista para crecer. Sin embargo, la guerra interfirió con los esfuerzos de desarrollo. La producción aumentó principalmente gracias a una mejor utilización de la capacidad existente pero, a excepción de la acería, hubo poca inversión industrial y en infraestructura. Así, al final de la guerra, la capacidad industrial de Brasil estaba obsoleta y la infraestructura de transporte era inadecuada y muy deteriorada.

Una revisión de la evolución y los cambios estructurales del sector industrial desde el final de la Segunda Guerra Mundial revela cuatro grandes períodos. El período de posguerra hasta 1962 fue una fase de intensa sustitución de importaciones, especialmente de bienes de consumo, con industrias básicas que crecieron a tasas significativas pero más bajas. El período de 1968 a 1973 fue de muy rápida expansión y modernización industrial (entre 1962 y 1967, el sector industrial se estancó como resultado de condiciones macroeconómicas adversas). La fase de 1974 a 1985 se destacó por la sustitución de importaciones de insumos básicos y bienes de capital y por la expansión de las exportaciones de bienes manufacturados. El período transcurrido desde 1987 ha sido una época de considerables dificultades.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, el liberalismo político y económico se reintrodujo en Brasil. Getúlio Dorneles Vargas (presidente, 1930–45, 1951–54) fue derrocado, se restableció el gobierno democrático y las reservas de divisas acumuladas durante la guerra hicieron posible una reducción de las restricciones comerciales. Sin embargo, la liberalización del comercio duró poco. El tipo de cambio sobrevaluado, establecido en 1945, permaneció fijo hasta 1953. Esto, combinado con una inflación persistente y una demanda reprimida, significó un fuerte aumento de las importaciones y un lento desempeño de las exportaciones, que pronto condujeron nuevamente a una crisis de balanza de pagos.

Pesimista sobre el futuro de las exportaciones brasileñas, el gobierno temía que la crisis tuviera un impacto negativo en la inflación. En consecuencia, en lugar de devaluar el cruzeiro, decidió afrontar la crisis mediante controles cambiarios. En 1951, el recién elegido gobierno de Getúlio Vargas aplicó un sistema recientemente establecido de licencias de importación, dando prioridad a las importaciones de bienes e insumos esenciales (combustibles y maquinaria) y desalentando las importaciones de bienes de consumo. Estas políticas tuvieron el efecto inesperado de brindar protección a la industria de bienes de consumo. Sin embargo, a principios de la década de 1950, convencido de que la única esperanza de un crecimiento rápido era cambiar la estructura de la economía brasileña, el gobierno adoptó una política explícita de industrialización por sustitución de importaciones. Un instrumento importante de esta política fue el uso de controles cambiarios para proteger segmentos seleccionados de la industria nacional y facilitar la importación de equipos e insumos para ellos.

Sin embargo, el paso a tipos de cambio fijos junto con las licencias de importación redujo drásticamente las exportaciones y el problema de la balanza de pagos se agudizó. El sistema se volvió casi inmanejable y en 1953 se introdujo un sistema de tipos de cambio múltiples más flexible. Bajo este último, las importaciones consideradas esenciales se introdujeron a un tipo de interés preferencial, las importaciones de bienes que podían suministrarse en el país enfrentaron tipos elevados y se asignaron pequeñas porciones de las divisas disponibles. Asimismo, algunas exportaciones se estimularon con un tipo de cambio superior al de las exportaciones tradicionales. Este sistema continuó siendo el principal instrumento de promoción de la industrialización por sustitución de importaciones, pero el desempeño del sector exportador mejoró solo modestamente.

Entre 1957 y 1961, el gobierno realizó varios cambios en el sistema de control de cambios, la mayoría de los cuales fueron intentos de reducir su incomodidad o mejorar su desempeño con el avance de la industrialización por sustitución de importaciones. Con este mismo propósito, el gobierno también introdujo varias medidas complementarias, incluida la promulgación de la Ley Arancelaria de 1957, aumentando y solidificando la protección otorgada a las industrias nacionales y ofreciendo fuertes incentivos a la inversión extranjera directa.

En la segunda mitad de la década de 1950, el gobierno promulgó una serie de programas especiales destinados a orientar mejor el proceso de industrialización, eliminar los cuellos de botella y promover la integración vertical en ciertas industrias. El gobierno prestó especial atención a las industrias consideradas básicas para el crecimiento, en particular las industrias automotriz, cementera, acero, aluminio, celulosa, maquinaria pesada y química.

Como resultado de la industrialización por sustitución de importaciones, la economía brasileña experimentó un rápido crecimiento y una considerable diversificación. Entre 1950 y 1961, la tasa media anual de crecimiento del producto interno bruto superó el 7%. La industria fue el motor del crecimiento. Tuvo una tasa de crecimiento anual promedio de más del 9 por ciento entre 1950 y 1961, en comparación con el 4,5% de la agricultura. Además, la estructura del sector manufacturero experimentó un cambio considerable. Las industrias tradicionales, como los textiles, los productos alimenticios y el vestido, declinaron, mientras que el equipo de transporte, la maquinaria, los equipos y electrodomésticos y las industrias químicas se expandieron.

Sin embargo, la estrategia también dejó un legado de problemas y distorsiones. El crecimiento que promovió se tradujo en un aumento sustancial de las importaciones, en particular de insumos y maquinaria, y las políticas cambiarias del período supusieron un crecimiento inadecuado de las exportaciones. Además, una gran afluencia de capital extranjero en la década de 1950 resultó en una gran deuda externa.

La industrialización por sustitución de importaciones puede evaluarse según la contribución al valor agregado de cuatro subsectores industriales principales: bienes de consumo no duraderos, bienes de consumo duraderos, bienes intermedios y bienes de capital. Utilizando datos de los censos industriales, la participación de estos grupos en el valor agregado entre 1949 y 1960 muestra una disminución considerable en la participación de las industrias de bienes no duraderos, de casi el 60 por ciento a menos del 43 por ciento, y un fuerte aumento en la de bienes duraderos. bienes, de casi el 6% a más del 18%. Los grupos de bienes intermedios y de capital experimentaron incrementos moderados, de 32 a 36% y de 2,2 a 3,2%, respectivamente.

Un componente representativo del grupo no duradero es la industria textil, el sector líder antes de la Segunda Guerra Mundial. Entre 1949 y 1960, su participación en el valor agregado de la industria en su conjunto experimentó un fuerte descenso, del 20,1% al 11,6%. En el grupo de bienes duraderos, el componente con mayor variación fue el sector de equipos de transporte (automóviles y camiones), que pasó de 2,3% a 10,5%.

Los menores incrementos en la participación de las industrias de bienes intermedios y de capital reflejan la menor prioridad que les atribuye la estrategia de industrialización por sustitución de importaciones. A principios de la década de 1960, Brasil ya tenía una estructura industrial bastante diversificada, pero en la que la integración vertical apenas comenzaba. Así, en lugar de aliviar los problemas de la balanza de pagos, la sustitución de importaciones los incrementó drásticamente.

Estancamiento (1962-1967) Editar

Como resultado de los problemas asociados con la industrialización por sustitución de importaciones y las reformas introducidas por el régimen militar después de marzo de 1964, la economía brasileña perdió gran parte de su dinamismo entre 1962 y 1967. La tasa promedio de crecimiento del PIB en el período se redujo a 4.0 por ciento. y el de la industria al 3,9 por ciento. En parte, el estancamiento se debió a las distorsiones causadas por la estrategia. Además, los problemas políticos afectaron negativamente las expectativas e impidieron la formación de una coalición para respaldar la introducción de medidas duras para controlar la inflación y la crisis de la balanza de pagos. Los problemas políticos también obstaculizaron la eliminación de obstáculos al crecimiento.

El golpe de 1964 abordó los obstáculos políticos reprimiendo enérgicamente la oposición a la agenda militar de cambio. Con el objetivo de transformar Brasil en una economía capitalista moderna y una potencia militar, el régimen implementó una serie de reformas destinadas a reducir la inflación, eliminar algunas de las distorsiones de la industrialización por sustitución de importaciones y modernizar los mercados de capital. El régimen introdujo gradualmente incentivos a la inversión directa, nacional y extranjera, y abordó los problemas de la balanza de pagos reformando y simplificando el sistema cambiario. Además, el régimen introdujo un mecanismo de devaluaciones periódicas del cruzeiro, teniendo en cuenta la inflación. Finalmente, el gobierno militar adoptó medidas para atraer capital extranjero y promover las exportaciones. Tomó medidas para expandir la inversión pública para mejorar la infraestructura del país y luego para desarrollar industrias básicas de propiedad estatal.

Crecimiento espectacular (1968-1973) Editar

Las reformas posteriores a 1964 y otras políticas del gobierno militar, junto con el estado de la economía mundial, crearon condiciones para un crecimiento muy rápido entre 1968 y 1973. En ese período, la tasa promedio anual de crecimiento del PIB saltó al 11,1%, liderado por la industria con una media del 13,1%.Dentro de la industria, los sectores líderes fueron bienes de consumo duradero, equipos de transporte e industrias básicas, como el acero, el cemento y la generación de electricidad.

Como resultado de las políticas posteriores a 1964, el comercio exterior se expandió sustancialmente más rápido que la economía en su conjunto. Hubo un crecimiento significativo de las exportaciones, especialmente de productos manufacturados, pero también de productos básicos. Sin embargo, las importaciones crecieron considerablemente más rápido, aumentando rápidamente el déficit comercial. Sin embargo, esto no representó un problema, porque las entradas masivas de capital dieron como resultado superávits en la balanza de pagos.

El sector externo contribuyó sustancialmente a las altas tasas de crecimiento, al igual que la rápida expansión de la inversión, incluida una participación cada vez mayor de la inversión pública y la inversión de empresas controladas por el Estado. Además, el aumento de la demanda de automóviles, bienes duraderos y de lujo y vivienda se debió a un rápido crecimiento de los ingresos de los estratos de ingresos más altos y a los planes de crédito creados para los consumidores y compradores de viviendas por las reformas del mercado de capitales.

En general, el sector industrial experimentó no solo un rápido crecimiento sino también una modernización considerable. Como resultado, las importaciones de bienes de capital e insumos básicos y semielaborados aumentaron de forma pronunciada. La participación de las importaciones de bienes intermedios en las importaciones totales aumentó del 31,0% en el período 1960–62 al 42,7% en 1972, y la de los bienes de capital, del 29,0 al 42,2%. El valor total de las importaciones aumentó de 1.300 millones de dólares EE.UU. a 4.400 millones de dólares EE.UU. [ cita necesaria ]

Una comparación de la participación de 1960 y 1975 de los diversos sectores industriales en el valor agregado total de la industria revela una continuación en el declive relativo de las industrias no duraderas, en particular los textiles, los productos alimenticios y las bebidas, y un aumento en la maquinaria, de 3,2 a 10,3. %. Sin embargo, las participaciones relativas de la mayoría de las industrias restantes no cambiaron significativamente durante el período.

Como resultado de la estrategia de desarrollo con miras al exterior del período, las exportaciones industriales de Brasil aumentaron de 1.400 millones de dólares EE.UU. en 1963 a 6.200 millones de dólares EE.UU. en 1973. La composición de las exportaciones muestra que mientras que en 1963 las exportaciones de manufacturas procesadas y semielaboradas representaron sólo el 5% de las exportaciones totales, en 1974 su participación había alcanzado el 29%. [ cita necesaria ]

En el período 1968-1973, los ingresos personales se concentraron más y las disparidades regionales se hicieron mayores. La expansión industrial tuvo lugar con más vigor en la Región Centro-Sur, que se había beneficiado más de la estrategia de industrialización por sustitución de importaciones. Su ingreso per cápita excedía considerablemente el promedio nacional, su infraestructura estaba más desarrollada y contaba con una adecuada oferta de trabajadores y profesionales calificados. Por lo tanto, la región pudo aprovechar las oportunidades e incentivos ofrecidos por el régimen militar. Aunque existía una estrategia especial de desarrollo regional para el noreste, promovió una industrialización distorsionada que benefició solo a unas pocas de las grandes ciudades de esa región. Los vínculos del noreste con el centro-sur eran más fuertes que sus vínculos dentro de la región. La combinación de un clima severo, un sistema de tenencia de la tierra altamente concentrado y una élite que constantemente resistió cambios significativos impidió que el noreste se desarrollara de manera efectiva.

Crecimiento con deuda (1974-1980) Editar

Brasil sufrió drásticas reducciones en sus términos de intercambio como resultado de la crisis del petróleo de 1973. A principios de la década de 1970, el desempeño del sector exportador se vio socavado por una moneda sobrevaluada. Con la balanza comercial bajo presión, la crisis del petróleo provocó una factura de importación mucho más alta. Brasil optó por continuar con una política de alto crecimiento. Además, adoptó estrategias renovadas de industrialización por sustitución de importaciones y de diversificación económica. A mediados de la década de 1970, el régimen comenzó a implementar un plan de desarrollo destinado a aumentar la autosuficiencia en muchos sectores y crear nuevas ventajas comparativas. Sus principales componentes fueron promover la sustitución de importaciones de insumos industriales básicos (acero, aluminio, fertilizantes, petroquímicos), realizar grandes inversiones en la expansión de la infraestructura económica y promover las exportaciones.

Esta estrategia fue eficaz para promover el crecimiento, pero también elevó notablemente las necesidades de importación de Brasil, aumentando el ya elevado déficit en cuenta corriente. La cuenta corriente se financió aumentando la deuda externa. La expectativa era que los efectos combinados de la industrialización por sustitución de importaciones y la expansión de las exportaciones eventualmente producirían excedentes comerciales crecientes, permitiendo el servicio y pago de la deuda externa.

Así, a pesar de la recesión mundial resultante de los ajustes de otros países al shock petrolero, Brasil pudo mantener una alta tasa de crecimiento. Entre 1974 y 1980, la tasa media anual de crecimiento del PIB real alcanzó el 6,9 por ciento y la de la industria el 7,2 por ciento. Sin embargo, el déficit en cuenta corriente aumentó de 1.700 millones de dólares EE.UU. en 1973 a 12.800 millones de dólares EE.UU. en 1980. La deuda externa aumentó de 6.400 millones de dólares EE.UU. en 1963 a casi 54.000 millones de dólares EE.UU. en 1980.

Brasil pudo aumentar su deuda externa porque, en ese momento, el sistema financiero internacional estaba inundado de petrodólares y estaba ofreciendo préstamos a bajo interés con entusiasmo. Sin embargo, a fines de la década de 1970, la deuda externa había alcanzado niveles elevados. Además, el marcado aumento de las tasas de interés internacionales elevó el servicio de la deuda, lo que obligó al país a endeudarse más solo para cumplir con los pagos de intereses. La capacidad productiva, las exportaciones y la sustitución de importaciones en varios sectores se expandieron y diversificaron. Sin embargo, los impactos esperados en la cuenta corriente de Brasil no se materializarían hasta mediados de los años ochenta.

Otra característica del período 1974-1980 fue la aceleración de la inflación. Entre 1968 y 1974, la tasa de inflación había disminuido de manera constante, pero luego la tendencia se invirtió. Del 16,2 por ciento anual en 1973, la tasa de crecimiento del índice general de precios aumentó al 110,2 por ciento anual en 1980.

El efecto de la industrialización del período 1974-1985 sobre la balanza comercial fue significativo. La balanza comercial pasó de un déficit medio de 3.400 millones de dólares EE.UU. en el período 1974–76 a un superávit medio de 10.700 millones de dólares EE.UU. en el período 1983–85. En 1985, la participación de las manufacturas (elaboradas y semielaboradas) en las exportaciones totales alcanzó el 66%, y entre 1971-75 y 1978-83 la participación de las importaciones de insumos básicos en las importaciones totales disminuyó del 32,3% al 19,2%. La recesión y el estancamiento de principios de la década de 1980 influyeron en la reducción de las importaciones. Sin embargo, la sustitución de importaciones también fue importante, como lo demuestran los pocos años de la década de 1980 que experimentaron un crecimiento significativo del PIB mientras se mantenía el superávit comercial.

Entre 1981 y 1992, el PIB aumentó a una tasa media anual de sólo el 2,9% y el ingreso per cápita disminuyó un 6%. La inversión bruta, como proporción del PIB, cayó del 21 al 16 por ciento, en parte como resultado de la crisis fiscal y la pérdida de la capacidad de inversión del sector público. El descenso también reflejó la creciente incertidumbre sobre el futuro de la economía. La década de 1980 se conoció como la "década perdida" y sus problemas se extendieron hasta la década de 1990. A pesar del estancamiento del período 1981-1992, la inflación siguió siendo un problema importante (véase estanflación). Se mantuvo en el nivel del 100% hasta mediados de los 80 y luego creció a más del 1000% anual, alcanzando un récord de 5000% en 1993.

1981–1984 Editar

En 1979, una segunda crisis petrolera casi duplicó el precio del petróleo importado a Brasil y redujo aún más los términos de intercambio. El alza de las tasas de interés mundiales aumentó drásticamente el problema de la balanza de pagos de Brasil y el tamaño de la deuda externa. Sin embargo, el gobierno continuó endeudándose, principalmente para enfrentar una carga de deuda creciente, mientras trataba en vano de mantener la estrategia de alto crecimiento. Sin embargo, a principios de los años ochenta, el problema de la deuda externa se agudizó, lo que llevó a la introducción de un programa para generar superávits comerciales crecientes con el fin de atender el servicio de la deuda externa. El programa se logró reduciendo el crecimiento y, con él, las importaciones, y ampliando las exportaciones. Como resultado, en 1981 el PIB real disminuyó un 4,4 por ciento. La crisis de la deuda mexicana de 1982 puso fin al acceso de Brasil a los mercados financieros internacionales, aumentando la presión para el ajuste económico.

Algunos economistas poco ortodoxos como Stephen Kanitz atribuyen la crisis de la deuda no al alto nivel de endeudamiento brasileño ni a la desorganización de la economía del país. Dicen que la causa de la crisis fue un error menor en las regulaciones bancarias del gobierno de EE. UU. Que prohíbe a sus bancos prestar más de diez veces el monto de su capital, una regulación que, cuando la inflación erosionó sus límites crediticios, los obligó a recortar el acceso de los países subdesarrollados al ahorro internacional. [4]

El programa de austeridad impuesto por el Fondo Monetario Internacional a fines de 1979 continuó hasta 1984, pero sólo a partir de 1983 se obtuvieron superávits comerciales sustanciales, en gran parte como resultado tardío de los programas de industrialización por sustitución de importaciones de la década de 1970 y la reducción de las importaciones provocada por la economía. disminución. El programa de austeridad permitió a Brasil cumplir con los pagos de intereses de la deuda, pero al precio del declive económico y el aumento de la inflación.

La inflación se aceleró como resultado de una combinación de factores: las devaluaciones del tipo de cambio del programa de austeridad, un creciente déficit público y una creciente indexación de los saldos financieros, salarios y otros valores de inflación. Los dos primeros factores son causas clásicas de inflación, el último se convirtió en un mecanismo importante para propagar la hiperinflación y evitar que los instrumentos habituales de control de la inflación funcionen.

A mediados de la década de 1980, la deuda interna casi desplazó a la deuda externa como principal problema económico de Brasil. Durante la década de 1970 de alto crecimiento, una parte significativa del endeudamiento externo había sido de empresas estatales, que fueron los principales actores en la estrategia de industrialización por sustitución de importaciones. Inicialmente, pidieron préstamos para financiar sus inversiones. Sin embargo, hacia fines de la década, con la aguda escasez de divisas, el gobierno obligó a las empresas estatales a pedir prestado innecesariamente, aumentando su endeudamiento notablemente. Su situación empeoró con el fuerte aumento de las tasas de interés internacionales a fines de la década de 1970, las devaluaciones del programa de austeridad y la disminución de los precios reales de los bienes y servicios prestados por las empresas públicas derivados de los controles de precios. Debido a que las empresas estatales no pudieron quebrar, la carga de su deuda se transfirió gradualmente al gobierno, aumentando aún más la deuda pública. Esto, y una creciente desorganización del sector público, transformaron la deuda pública en un gran problema económico. A mediados de los años ochenta, la carga financiera derivada de la deuda contribuía decisivamente a su rápida expansión.

1985–1989 Editar

Durante la segunda mitad de la década de 1980, se hizo cada vez más evidente que se necesitaba una reforma fiscal a gran escala, que permitiera el financiamiento no inflacionario del sector público, no solo para controlar la inflación sino también para restaurar la capacidad de inversión del sector público. Ambos fueron fundamentales para la recuperación económica. Sin embargo, obstáculos políticos impidieron que la reforma se materializara. Y, debido a que la inflación se había convertido en el síntoma más visible del desequilibrio del sector público, hubo varios intentos de controlar la inflación a través de lo que se conoció como "shocks económicos heterodoxos". El período vio tres de estos choques: el Plan Cruzado (1986), el Plan Bresser (1987) y el Plan de Verano (1989).

El objetivo del Plan Cruzado era eliminar la inflación con un golpe dramático. Entre 1980 y 1985, el aumento del IPC había aumentado del 86,3% al 248,5% anual. A principios de 1986, la situación se volvió desesperada, lo que impulsó la implementación del plan. Sus principales medidas fueron una congelación general de precios, un reajuste y congelación salarial, un reajuste y congelación de los alquileres y los pagos de hipotecas, la prohibición de la indexación y la congelación del tipo de cambio. [ cita necesaria ]

Los resultados inmediatos del plan fueron espectaculares: la tasa de inflación mensual cayó cerca de cero, el crecimiento económico se disparó y las cuentas externas se mantuvieron bajo control. Sin embargo, a fines de 1986 el plan estaba en problemas. Los ajustes salariales fueron demasiado grandes, incrementaron excesivamente la demanda agregada y crearon presiones inflacionarias. Además, la congelación de precios se mantuvo durante demasiado tiempo, lo que generó distorsiones y provocó una escasez de un número creciente de productos. [ cita necesaria ] La inflación se aceleró nuevamente y hubo un retorno de la indexación. [ cita necesaria ] El país impuso una moratoria al servicio de su deuda externa el 20 de febrero de 1987.

Los otros dos planes de estabilización equivalieron a renovados intentos de reducir la inflación desde niveles muy altos. Pronto quedó claro que sin una reforma profunda del sector público, sería imposible controlar la inflación. Ambos planes introdujeron un congelamiento de precios y eliminaron la indexación, pero hubo diferencias entre ellos y con el Plan Cruzado. Ninguno de los dos fue capaz de abordar eficazmente el desequilibrio del sector público. El objetivo del Plan de Verano, por ejemplo, era principalmente evitar la hiperinflación en un año electoral.

De hecho, el desequilibrio del sector público quedó prácticamente bloqueado como resultado de la constitución de 1988, que creó ventajas para varios segmentos de la sociedad sin indicar cómo se pagarían estas ventajas. Además, transfirió gran parte de los ingresos fiscales del gobierno federal a los gobiernos estatales y municipales, sin requerirles que presten servicios públicos adicionales. Con menos ingresos y más responsabilidad, las cuentas federales experimentaron déficits crecientes. Además, la legislación incluyó varias subvenciones. Estos factores y la carga financiera de la deuda pública significaron crecientes problemas de las finanzas públicas.

La década de 1980 terminó con una inflación alta y acelerada y una economía estancada, que nunca se recuperó después de la desaparición del Plan Cruzado. La deuda pública era enorme y el gobierno estaba obligado a pagar tasas de interés muy altas para persuadir al público de que continuara comprando instrumentos de deuda pública.

Otro obstáculo importante para el crecimiento económico durante la década de 1980 fue la política proteccionista de Brasil de 1984 a 1992 de restringir severamente las importaciones de hardware y software de computadoras extranjeros para proteger y nutrir la industria informática nacional de Brasil (que fue solo una manifestación de la política de importación a largo plazo del país). industrialización de sustitución). [5] La política era tan estricta que el gobierno incautaba regularmente computadoras personales de empresarios extranjeros que realizaban viajes de negocios ordinarios, por temor a que los visitantes extranjeros pasaran de contrabando computadoras a usuarios domésticos. Aunque esta política tuvo un éxito superficial, el gobierno federal no financió la investigación básica que era esencial para el éxito de las industrias de la computación en los Estados Unidos, Europa y Japón. Los usuarios brasileños de computadoras en esta era frecuentemente pagaban dos o tres veces el precio del mercado internacional por clones domésticos poco confiables y mal diseñados de diseños de computadoras extranjeros, [5] ya que los fabricantes nacionales carecían de los ingenieros bien capacitados y la investigación básica necesaria para desarrollar sus propias innovaciones autóctonas. y mucho menos crear nuevos diseños brillantes desde cero. Cuando la política fue derogada en 1991, había fracasado en el sentido de que los fabricantes nacionales de computadoras de Brasil aún no podían fabricar productos informáticos avanzados aptos para la exportación a otros países, [6] y había limitado severamente la modernización e informatización de la economía brasileña. . [7] En ese momento, el uso de computadoras en la mayoría de los sectores económicos en la mayoría de los países desarrollados excedía el 90 por ciento. En Brasil, el uso de computadoras por parte de las empresas fue de alrededor del 12 por ciento. [7] Peor aún, las escuelas brasileñas se estaban quedando atrás en la preparación de los estudiantes para usar computadoras cuando ingresaron a la fuerza laboral, solo el 0.5 por ciento de las aulas brasileñas tenían computadoras. [7] En otras palabras, en 1990, la oficina electrónica todavía era ciencia ficción en lo que respecta a la mayoría de los brasileños y todavía estaban haciendo negocios exclusivamente a través de procesos basados ​​en papel que requieren mucha mano de obra. Esto significaba que su productividad era mucho menor que la de las personas en países que ya habían estado usando computadoras durante una o dos décadas y que, por ejemplo, ya habían hecho la transición de escribir y volver a escribir borradores de documentos en máquinas de escribir manuales a simplemente ingresar a la letra impresa. comandos en software de procesamiento de texto. Finalmente, también se culpó a la política de restringir las importaciones de computadoras extranjeras por hacer que Brasil se quedara atrás en la adopción de muchas tecnologías que salvan vidas gracias a los microprocesadores modernos, como los frenos antibloqueo. [7]

El primer presidente post-régimen militar elegido por sufragio popular, Fernando Collor de Mello (1990-1992), asumió el cargo en marzo de 1990. Frente a una hiperinflación inminente y un sector público virtualmente en bancarrota, la nueva administración introdujo un plan de estabilización, en conjunto con un conjunto de reformas destinadas a eliminar las restricciones a la libre empresa, aumentar la competencia, privatizar las empresas públicas e impulsar la productividad.

Anunciado como un golpe definitivo a la inflación, el plan de estabilización fue drástico. Impuso un congelamiento de dieciocho meses sobre todos los activos financieros del sector privado, excepto una pequeña parte, congeló los precios y nuevamente abolió la indexación. La nueva administración también introdujo impuestos provisionales para hacer frente a la crisis fiscal y tomó medidas para reformar el sector público mediante el cierre de varias agencias públicas y el despido de servidores públicos. Collor también implementó un congelamiento radical de liquidez, reduciendo el stock de dinero en un 80% al congelar las cuentas bancarias en exceso de $ 1000. [8] Se esperaba que estas medidas no solo redujeran rápidamente la inflación sino también redujeran las expectativas inflacionarias.

1990–1993 Editar

Brasil adoptó el neoliberalismo a fines de la década de 1980, con el apoyo del partido de los trabajadores de izquierda. Brasil puso fin a la vieja política de economías cerradas con un desarrollo centrado en la industrialización por sustitución de importaciones, a favor de un sistema económico más abierto y la privatización. Por ejemplo, las tasas arancelarias se redujeron del 32 por ciento en 1990 al 14 por ciento en 1994. Las reformas del mercado y las reformas comerciales dieron como resultado la estabilidad de precios y una entrada más rápida de capital, pero no cambiaron los niveles de desigualdad de ingresos y pobreza. [9]

Al principio, algunos de los programas de la nueva administración tuvieron éxito. Las principales dificultades con los programas de estabilización y reforma se debieron en parte a la naturaleza superficial de muchas de las acciones de la administración y a su incapacidad para obtener apoyo político. Además, el plan de estabilización fracasó debido a errores de gestión sumados a acciones defensivas por parte de los segmentos de la sociedad que serían los más directamente afectados por el plan.La confianza en el gobierno también se erosionó como resultado de la congelación de la liquidez combinada con un sector industrial alienado que no había sido consultado en el plan. [8]

Después de caer más del 80 por ciento en marzo de 1990, la tasa de crecimiento mensual del IPC comenzó a aumentar nuevamente. Lo mejor que se pudo lograr fue estabilizar el IPC en un nivel alto y en aumento lento. En enero de 1991, aumentó en un 19,9%, alcanzando el 32% mensual en julio de 1993. Simultáneamente, la inestabilidad política se incrementó drásticamente, con impactos negativos en la economía. El PIB real disminuyó un 4,0% en 1990, aumentó sólo un 1,1% en 1991 y volvió a descender un 0,9% en 1992.

El presidente Collor de Mello fue acusado en septiembre de 1992 de cargos de corrupción. El vicepresidente Itamar Franco juró como presidente (1992-1994), pero tuvo que luchar para formar un gabinete estable y obtener apoyo político. La debilidad de la administración interina le impidió hacer frente a la inflación de forma eficaz. En 1993, la economía volvió a crecer, pero con tasas de inflación superiores al 30 por ciento mensual, las posibilidades de una recuperación duradera parecían muy escasas. Al final del año, se reconoció ampliamente que sin una reforma fiscal seria, la inflación se mantendría alta y la economía no sostendría el crecimiento. Este reconocimiento y la presión de la inflación en rápida aceleración finalmente empujaron al gobierno a la acción. El presidente nombró a un decidido ministro de Hacienda, Fernando Henrique Cardoso, y se puso en marcha un equipo de alto nivel para desarrollar un nuevo plan de estabilización. Implementado a principios de 1994, el plan encontró poca resistencia pública porque se discutió ampliamente y evitó congelaciones de precios.

El programa de estabilización, denominado Plano Real, tuvo tres etapas: la introducción de un presupuesto de equilibrio ordenado por el Congreso Nacional, un proceso de indexación general (precios, salarios, impuestos, contratos y activos financieros) y la introducción de una nueva moneda, la brasileña. real (vinculado al dólar). El presupuesto equilibrado legalmente aplicado eliminaría las expectativas sobre el comportamiento inflacionario del sector público. Al permitir un realineamiento de los precios relativos, la indexación general allanaría el camino para la reforma monetaria. Una vez logrado este realineamiento, se introduciría la nueva moneda, acompañada de políticas adecuadas (especialmente el control del gasto mediante altas tasas de interés y la liberalización del comercio para incrementar la competencia y así evitar comportamientos especulativos).

A fines del primer trimestre de 1994, se estaba ejecutando la segunda etapa del plan de estabilización. Los economistas de diferentes escuelas de pensamiento consideraron que el plan era sólido y técnicamente consistente.

El Plano Real ("Plan Real"), instituido en la primavera de 1994, buscaba romper las expectativas inflacionarias vinculando el real al dólar estadounidense. La inflación se redujo a cifras anuales de un solo dígito, pero no lo suficientemente rápido como para evitar una apreciación sustancial del tipo de cambio real durante la fase de transición del Plano Real. Esta apreciación significó que los bienes brasileños ahora eran más caros en comparación con los bienes de otros países, lo que contribuyó a grandes déficits en cuenta corriente. Sin embargo, no hubo escasez de divisas debido al renovado interés de la comunidad financiera en los mercados brasileños a medida que se estabilizaban las tasas de inflación y se desvanecían los recuerdos de la crisis de la deuda de los años ochenta.

El Plan Real eliminó con éxito la inflación, después de muchos intentos fallidos de controlarla. Casi 25 millones de personas se convirtieron en consumidores.

El mantenimiento de grandes déficits en cuenta corriente a través de superávits de cuentas financieras se volvió problemático ya que los inversores se volvieron más reacios al riesgo de exposición a los mercados emergentes como consecuencia de la crisis financiera asiática en 1997 y el incumplimiento de los bonos rusos en agosto de 1998. Después de diseñar un programa de ajuste fiscal y promesas de contribuciones En el progreso de la reforma estructural, Brasil recibió un programa de apoyo internacional dirigido por el FMI por $ 41.5 mil millones en noviembre de 1998. En enero de 1999, el Banco Central de Brasil anunció que el real ya no estaría vinculado al dólar estadounidense. Esta devaluación ayudó a moderar la desaceleración del crecimiento económico en 1999 por la que los inversionistas habían expresado su preocupación durante el verano de 1998. La relación deuda / PIB de Brasil del 48% para 1999 superó la meta del FMI y ayudó a asegurar a los inversionistas que Brasil mantendrá una política fiscal y fiscal estricta. política monetaria incluso con una moneda flotante.

La economía creció un 4,4% en 2000, pero los problemas en Argentina en 2001 y las crecientes preocupaciones de que el candidato presidencial que se consideraba con más probabilidades de ganar, el izquierdista Luis Inácio Lula da Silva, incumpliría con la deuda, desencadenó una crisis de confianza [ cita necesaria ] que provocó la desaceleración de la economía. La pobreza se redujo a cerca del 16%.

En 2002, Luis Inácio Lula da Silva ganó las elecciones presidenciales y fue reelegido en 2006. Durante su gobierno, la economía comenzó a crecer más rápidamente. En 2004, Brasil experimentó un crecimiento prometedor del 5,7% del PIB, seguido de 2005 con 3,2%, 2006 con 4,0%, 2007 con 6,1% y 2008 con 5,1%. Debido a la crisis financiera mundial de 2008–10, se esperaba que la economía de Brasil se desacelerara en 2009 entre un descenso del -0,5% y un crecimiento del 0,0%. En realidad, el crecimiento económico continuó a un ritmo elevado, alcanzando el 7,5% en 2010. [10]

Contracción económica de la década de 2010

Tras un auge a finales de la década anterior, la economía de Brasil experimentó una contracción. Entre 2011 y 2015, el valor del real cayó de 1,55 reales por dólar estadounidense [11] a 4,0 reales. [12] El precio de muchas de las principales exportaciones del país cayó debido a la caída de la demanda. [11] De septiembre de 2014 a febrero de 2015, Petrobras, la corporación energética más grande de Brasil, perdió el 60% de su valor de mercado. [11] El desempleo se mantuvo por debajo del 6%, pero comenzó a aumentar por encima de 2015 [13] y se esperaba que la economía en general se contrajera un 25% en 2015 en dólares estadounidenses. [14]


Otros europeos

Catedral de Sao Paulo, Brasil. Crédito de la foto: Shutterstock

Los colonos franceses intentaron establecerse en la actual Río de Janeiro entre 1555 y 1567. Los jesuitas también jugaron un papel clave en la colonización temprana, la orden jesuita estableció la ciudad de São Paulo en 1557. Los holandeses estuvieron presentes en el noreste desde la década de 1620. capturando a Salvador brevemente antes de su expulsión en 1654.


Pantanal

El inmenso Pantanal, una extensión de la llanura del Gran Chaco, es una región de pantanos y marismas en el noroeste de Mato Grosso do Sul y el sur de los estados de Mato Grosso y, en menor medida, en el norte de Paraguay y el este de Bolivia es una de las más grandes de agua dulce. humedales en el mundo, que cubren unas 54.000 millas cuadradas (140.000 kilómetros cuadrados). El Pantanal está diseccionado por los efluentes del alto río Paraguay, que se desborda durante la temporada de lluvias, inundando todo menos las cimas de diques dispersos y colinas bajas. (Ver también Drenaje).


  • 1985 - 1990 - Nueva República bajo José Sarney, miembro del Partido Movimiento Democrático Brasileño

Iríamos a troca dineiro ("cambiar dinero") para cambiar nuestros dólares estadounidenses a moneda brasileña y los valores fluctuaron tan salvajemente que era casi imposible predecir exactamente cuánto valdría el dinero al día siguiente. Poco después de esto cambiaron al Real brasileño, prounouced heno - al.

    1995 - 2003 - Fernando Henrique Cardoso recibió el poder por V.P. Itmar para dirigir el país. A Cardoso se le ocurrió un plan que eliminó la inflación que amenazaba con destruir Brasil. Fue elegido presidente y permaneció en el cargo hasta 2002.

La historia de Brasil es bastante única e interesante considerando la frecuencia con la que su gobierno cambió de manos. Las tradiciones culturales brasileñas y la diversidad de la población han florecido a pesar de los cambios. El pueblo de Brasil es lo que hace que el país sea lo que es hoy.


Historia de Brasil - Historia

En 1838, William Stewart, nativo de Massachusetts, se instaló en el condado de Clay y construyó la primera casa en la ciudad de Brasil. Habiendo enseñado varios períodos escolares en Ohio e Indiana, enseñó el primer período escolar en Brasil.

Stewart había leído los periódicos ocasionales que llegaban al desierto y había estado leyendo sobre la revolución en Brasil, América del Sur. Sugirió el nombre & # 8220Brazil & # 8221 para la ciudad como un nombre corto y fácil de recordar. La ciudad original constaba de 189 acres.

Brasil fue un punto de parada para los vagones cubiertos de miles de personas que caminaban hacia el oeste. La primera industria aquí fue establecida por John Hendrix, Sr., quien instaló un taller de herrería, carro y arado.

El principal atractivo de Brasil fueron los campos de carbón. En 1852, un joven de Pensilvania, Byron Lawrence, se detuvo en Brasil de camino al oeste y, mientras exploraba los lechos de los arroyos, descubrió depósitos de bloques de carbón y arcillas de cerámica. Trató de interesar a la gente local en hundir una mina, pero en ese momento, los pioneros estaban más interesados ​​en vender la madera de las tierras que estaban limpiando. Aunque se le atribuye la proyección de la primera mina aquí, murió antes de que pudiera darse cuenta de los beneficios de su genio. Hubo un tiempo en que había 13 minas de carbón y 11 fábricas de arcilla en Brasil.

1870 a 1890

La primera escuela, Meridian St. School, se estableció en 1870. En 1873, la población era de 3.000. Originalmente no había saneamiento público, ni eliminación de basura ni vertedero de la ciudad. Agua drenada de las calles a zanjas abiertas a los lados.

En 1873, se estableció una carta de la ciudad, y en 1875, se agregaron obras hidráulicas y protección contra incendios. En 1896, la población era de más de 1.600 hogares y se inició un ferrocarril eléctrico (interurbano). Brasil tenía dos compañías telefónicas y cinco compañías de arcilla. Brasil estaba pavimentando sus calles principales y los negocios del centro se estaban reconstruyendo con ladrillos resistentes.

En 1906 había 4 bancos, una Ópera, 6 periódicos, 19 abogados, ocho dentistas, 19 médicos, 5 ferrocarriles, 9 hoteles, 43 salones, 9 restaurantes, 8 pastelerías, 2 depósitos de leche, 11 mercados de carne, 10 fábricas de barro. y 13 empresas de carbón.

La población era de 11.600. Se han agregado nuevas escuelas & # 8211 una escuela secundaria y cuatro escuelas primarias más. En 1908, se agregaron una fábrica de pianos y una caldera. En 1916, se construyó una nueva escuela secundaria. Las empresas mineras y de arcilla todavía prosperaron. Se construyó una nueva oficina de correos en 1912 y el Palacio de Justicia en 1913.

Década de 1920 y 1930

En 1920, la carretera nacional estaba pavimentada hasta Terre Haute y todas las familias numerosas tenían automóviles. Se construyó un nuevo hospital del condado y una piscina en la ciudad, y se estaba introduciendo la minería de carbón a ras de suelo o de arrastre. El ferrocarril eléctrico había cesado sus operaciones y los autobuses proporcionaban principalmente transporte a los pueblos cercanos.

Con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, Twigg Industries había llegado a Brasil (fabricando componentes para varios constructores de aviones a reacción) y una fábrica de cigarros liados a mano. La YMCA se inició en Brasil durante este tiempo. Las operaciones mineras a franjas y líneas de arrastre le dieron al área muchos lugares de pesca y playas privadas para la recreación.

En 1956, la República de Brasil, América del Sur envió a su embajador y otros funcionarios aquí para ayudar a dedicar la fuente Chafaris Dos Contos (Fuente de los Cuentos). Es un duplicado de un famoso monumento de abrevadero en la histórica ciudad de Ouro Preto, Minas Gerais, Brasil.


Recursos

Brasil tiene algunos de los recursos renovables y no renovables más abundantes del mundo. La mayoría de las reservas minerales probadas del país, la tierra agrícolamente productiva y otras fuentes de riqueza se han explotado en el sureste y el sur, el corazón económico del país; sin embargo, otras regiones han ido ganando importancia. La mejora del transporte ha hecho que más de estos recursos sean accesibles ya sea para la exportación o para su uso por las florecientes industrias y la creciente población de Brasil.


Los africanos traídos a Brasil pertenecían a dos grandes grupos: los africanos occidentales y los bantúes.

El pueblo de África Occidental (antes conocido como sudanés y sin conexión con Sudán) fue enviado en gran escala a Bahía. En su mayoría pertenecen a Ga-Adangbe, Yoruba, Igbo, Fon, Ashanti, Ewe, Mandinka y otros grupos de África Occidental nativos de Guinea, Ghana, Benin, Guinea-Bissau y Nigeria. Los bantus fueron traídos de Angola, la región del Congo y Mozambique y enviados en gran escala a Río de Janeiro, Minas Gerais y el noreste de Brasil.

Los negros traídos a Brasil eran de diferentes etnias y de diferentes regiones africanas. Gilberto Freyre señaló las principales diferencias entre estos grupos. Algunos pueblos sudaneses, como los hausa, fula y otros, eran islámicos, hablaban árabe y muchos de ellos sabían leer y escribir en este idioma. Freyre señaló que muchos esclavos tenían una mejor educación que sus amos, porque muchos esclavos musulmanes sabían leer y escribir en árabe, mientras que muchos amos brasileños portugueses ni siquiera sabían leer o escribir en portugués. Estos esclavos de mayor influencia árabe y bereber fueron enviados en gran parte a Bahía. Incluso hoy en día la vestimenta típica de las mujeres de Bahía tiene claras influencias musulmanas, como el uso del turbante árabe en la cabeza.

A pesar de la gran afluencia de esclavos islámicos, la mayoría de los esclavos en Brasil fueron traídos de las regiones bantúes de la costa atlántica de África, donde hoy se encuentran el Congo y Angola, y también de Mozambique. En general, estas personas vivían en tribus. La gente del Congo había desarrollado la agricultura, criado ganado, domesticado animales como cabras, cerdos, pollos y perros y producido esculturas en madera. Algunos grupos de Angola eran nómadas y no conocían la agricultura. [1]

Desembarco estimado de africanos en Brasil desde 1781 hasta 1855 [2]
Período Lugar de llegada
Total en Brasil sur de
Bahía
Bahía norte de
Bahía
Período total 2.113.900 1.314.900 409.000 390.000
1781–1785 34.800 . 28.300
1786–1790 97.800 44.800 20.300 32.700
1791–1795 125.000 47.600 34.300 43.100
1796–1800 108.700 45.100 36.200 27.400
1801–1805 117.900 50.100 36.300 31.500
1806–1810 123.500 58.300 39.100 26.100
1811–1815 139.400 78.700 36.400 24.300
1816–1820 188.300 95.700 34.300 58.300
1821–1825 181.200 120.100 23.700 37.400
1826–1830 250.200 176.100 47.900 26.200
1831–1835 93.700 57.800 16.700 19.200
1836–1840 240.600 202.800 15.800 22.000
1841–1845 120.900 90.800 21.100 9.000
1846–1850 257.500 208.900 45.000 3.600
1851–1855 6.100 3.300 1.900 900

Nota: "Sur de Bahía" significa "de Espírito Santo a Rio Grande do Sul" "Norte de Bahía" significa "de Sergipe a Amapá".

El comercio de esclavos era un gran negocio que involucraba a cientos de barcos y miles de personas en Brasil y África. Había oficiales en la costa de África que vendían esclavos a cientos de pequeños comerciantes regionales en Brasil. En 1812, la mitad de los treinta comerciantes más ricos de Río de Janeiro eran comerciantes de esclavos. Las ganancias fueron enormes: en 1810 un esclavo comprado en Luanda por 70.000 réis se vendió en el distrito de Diamantina, Minas Gerais, hasta por 240.000 réis. Con impuestos, el estado recaudaba al año el equivalente a 18 millones de reales con la trata de esclavos. En África, las personas fueron secuestradas como prisioneros de guerra o se ofrecieron como pago de tributo a un jefe tribal. Los comerciantes, que también eran negros africanos, llevaron a los esclavos a la costa donde serían comprados por agentes de los traficantes de esclavos portugueses. Hasta principios del siglo XVIII, estas compras se realizaban con oro de contrabando. En 1703, Portugal prohibió el uso de oro para este propósito. Desde entonces, comenzaron a usar productos de la colonia, como textiles, tabaco, azúcar y cachaza para comprar esclavos. [3]

En África, alrededor del 40% de los negros murieron en la ruta entre las áreas de captura y la costa africana. Otro 15% murió en los barcos que cruzaban el Océano Atlántico entre África y Brasil. Desde la costa atlántica el viaje puede durar de 33 a 43 días. Desde Mozambique, podría llevar hasta 76 días. Una vez en Brasil del 10 al 12% de los esclavos también murieron en los lugares donde fueron llevados para ser comprados por sus futuros amos. En consecuencia, solo el 45% de los africanos capturados en África para convertirse en esclavos en Brasil sobrevivieron. [3] Darcy Ribeiro estimó que, en este proceso, se capturaron unos 12 millones de africanos para ser llevados a Brasil, aunque la mayoría de ellos murieron antes de convertirse en esclavos en el país. [4]

Brasil obtuvo el 37% de todos los esclavos africanos comercializados, y cerca de 4 millones de esclavos fueron enviados a este país. [5] A partir de 1550, los portugueses comenzaron a comerciar con esclavos africanos para trabajar en las plantaciones de azúcar una vez que los nativos Tupi se deterioraron. Durante la época colonial, la esclavitud fue un pilar de la economía brasileña, especialmente en la minería y la producción de caña de azúcar.

Esclavos musulmanes, conocidos como Masculino en Brasil, se produjo una de las mayores revueltas de esclavos de América, cuando en 1835 intentaron tomar el control de Salvador, Bahía. El evento fue conocido como la Revuelta Malê. [1]

La Secta Clapham, un grupo de políticos evangélicos victorianos, hizo campaña durante la mayor parte del siglo XIX para que Inglaterra usara su influencia y poder para detener el tráfico de esclavos a Brasil. Además de los escrúpulos morales, la esclavitud brasileña obstaculizó el desarrollo de mercados para los productos británicos, que era una de las principales preocupaciones del gobierno y la sociedad civil británicos. Esta combinación llevó a una intensa presión del gobierno británico para que Brasil pusiera fin a esta práctica, lo que hizo por pasos durante varias décadas. La esclavitud terminó legalmente el 13 de mayo por el Lei Áurea ("Ley de oro") de 1888.

Cuando terminó la esclavitud, los afrobrasileños enfrentaron una serie de desafíos culturales, tanto patrocinados por el estado como sociales. Entre ellos, una política de inmigración discriminatoria establecida desde hace mucho tiempo aseguró que anteriormente grandes minorías de ex esclavos africanos y grandes mayorías de ellos y sus descendientes directos, principalmente en el sur y sureste de Brasil, ya estuvieran siendo reemplazados por inmigrantes blancos europeos, de muchos países. orígenes esto fue promovido por una doctrina nacional de "blanqueamiento" racial (o portugués: branqueamiento), en el que el estado fomentaba el mestizaje para eliminar a los afrobrasileños de piel más oscura. Además de las políticas de inmigración y natal, el estado, bajo el presidente Fonseca en 1890, también revivió la prohibición de la capoeira en la era de la esclavitud que duró hasta la década de 1930 bajo el dictador Getúlio Vargas. También se prohibieron las religiones afrobrasileñas y la primera criminalización del consumo de cannabis en Brasil se debió a su asociación con la cultura de los esclavos africanos. La superpoblación provocó un éxodo rural descontrolado y la urbanización y la falta de infraestructura para ayudar a las masas. La combinación de la perpetuación de la discriminación racial histórica dio como resultado los enormes problemas sociales contemporáneos causados ​​por las disparidades de ingresos que se ven incluso hoy en día en Brasil, lo que llevó a otros estereotipos negativos sobre los afroamericanos. Los brasileños perpetúan su condición de marginados sociales.

El fin de la dictadura brasileña en 1985 trajo muchas más libertades civiles y, finalmente, la criminalización de la propaganda racista, la humillación, el acoso y la discriminación, pero todavía hay muchos problemas importantes como la brecha de ingresos, la disparidad salarial, la perpetuación social de los estereotipos raciales, la delincuencia y la policía. brutalidad, sexismo e intolerancia religiosa (que incluso pueden ser lideradas por los propios protestantes afrobrasileños contra los seguidores de las religiones afrobrasileñas).

A partir de la década de 1970, en medio de la dictadura militar, los afrobrasileños se inspiraron en la década anterior del Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos.Esto se evidenció por primera vez en la incorporación del funk, la música soul y el reggae jamaicano con samba y letras cada vez más políticas para crear géneros híbridos de música popular en Brasil, pero en la década de 1980, un movimiento político con mayor conciencia étnica, alineado ambos con el movimiento Black Power. en los Estados Unidos y el Caribe, así como el movimiento panafricano en África, desarrollado a través de ideólogos como Abdias do Nascimento. Hoy en día, se ha organizado una plétora de organizaciones sociales, culturales y políticas para llamar la atención sobre los males agravados racialmente causados ​​por políticas gubernamentales y prácticas sociales pasadas, y el gobierno brasileño adoptó una postura más proactiva sobre la diversidad étnica y racial bajo el presidente Lula da Silva.


Brasil & # 039s larga historia con corrupción

La corrupción y el escándalo no son nuevos en Brasil. De hecho, el actual escándalo de corrupción que involucra a Petrobras, empresarios y políticos es solo el más reciente en un país con una larga historia de corrupción. En Brasil, la corrupción se ha normalizado. Aquí se exploran algunos de los escándalos de corrupción más grandes, a saber, los escándalos durante las presidencias de Lula y Collor.

Presidencia Rousseff: En marzo de 2014, la Operación Lava Jato (Car Wash) descubrió el mayor escándalo de corrupción en la historia de Brasil, que involucró a decenas de empresarios, políticos y millones de reales. La Operación Lava Jato fue una investigación sobre Petrobras, la compañía productora de petróleo más grande de Brasil, una compañía que fue nombrada la compañía global de petróleo y gas más ética en 2008 (Bowater, 2015). A pesar de esta creencia global en la ética de Petrobras, el esquema de corrupción se remonta a 2004. La Operación Lava Jator reveló que los jefes de las grandes constructoras, empreiteiras, habían organizado una alianza ilegal para obtener contratos sobrevalorados con Petrobras, tomando privados beneficios en el proceso. La alianza sobornó a los principales empleados de Petrobras para garantizar que solo las empresas de la alianza pudieran recibir contratos de Petrobras (Fuentes, 2016).

Además, los políticos comenzaron a ceder puestos de trabajo de Petrobras y, a cambio, recibieron sobornos de Petrobras. El dinero nunca se entregó directamente, sino que se lavó a través de cuentas en el extranjero. Parte de este dinero se ha vinculado recientemente a otro escándalo: los Papeles de Panamá. Al menos 57 personas vinculadas a la Operación Lava Jato han estado vinculadas a cuentas en el extranjero con Mossack Fonseca. En enero, el gerente general de Mossack Fonseca fue acusado de ordenar al personal de Mossack Fonseca que destruyera y ocultara pruebas relacionadas con la Operación Java Lato (Gallucci, 2016). El escándalo de Petrobras está tan vinculado a Mossack Fonseca que Fonseca, quien había sido un alto asesor del presidente panameño Juan Carlos Varela, se vio obligado a tomar una excedencia en marzo, debido a las graves denuncias de participación.

Desde que se conoció la noticia del plan de soborno y soborno de 10 años en 2014, Brasil se ha visto sacudido por las manifestaciones contra el gobierno y las investigaciones de los principales políticos. La presidenta Dilma Rousseff ha sido blanco de la mayoría de estas manifestaciones y acusaciones de la oposición. Además, hay algunas acusaciones de que Rousseff usó ilegalmente fondos de Petrobras para financiar su campaña de reelección (Winsor 2016). Sin embargo, Rousseff no está directamente implicada en el escándalo. Aunque dirigió el directorio de Petrobras durante varios años durante el tiempo en que ocurrieron estos sobornos y sobornos, su nombre no aparece en la investigación de Java Lato. También se ha implicado al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, o Lula. La presidenta Rousseff, en marzo, nombró a Lula para su gabinete presidencial, en una medida que muchos creen que fue para protegerlo del enjuiciamiento en el escándalo.

Desde 2014, 86 personas han sido condenadas por delitos vinculados a Petrobras, la mayoría de ellos políticos y empresarios (Beauchamp, 2016). Más recientemente, un comité de políticos brasileños votó a favor de que se inicien los procedimientos para acusar a la presidenta Rousseff (BBC News). Para la presidenta Rousseff, parece que sus días están contados. La protesta pública está en su punto más alto y el gobierno brasileño necesita que alguien, con razón o sin ella, cargue con la culpa.

Presidencia de Lula: El ex presidente Lula, recientemente implicado en el escándalo de Petrobras, no es ajeno a las acusaciones de corrupción. Como presidente de 2005 a 2011, Lula fue amado por la mayoría de la población brasileña, e incluso dejó el cargo con un asombroso índice de aprobación del 80% (vlogbrothers, 2016). En 2005, Lula estuvo implicado en el escándalo del mensalão. El escándalo del mensalão involucró acusaciones de que miembros del partido de Lula, el Partido de los Trabajadores (PT), estaban usando fondos estatales para comprar apoyo y votos para las iniciativas del entonces presidente Lula. Los congresistas de los partidos de la coalición recibieron entre 10.000 y 12.000 dólares al mes para votar de la forma en que el presidente Lula quería que votaran, ya que el gobierno de Lula era un gobierno minoritario (vlogbrothers, 2016 y BBC News, 2013). Sin embargo, Lula nunca estuvo directamente implicado en el esquema de corrupción. En cambio, su jefe de gabinete, José Dirceu, fue acusado de crear el plan. Fue obligado a renunciar y luego fue acusado por el Congreso.

En total, 38 personas fueron juzgadas, 37 de ellas comparecieron ante la Corte Suprema de Brasil en 2012. De las 37, 25 fueron condenadas, incluido el jefe de gabinete de Lula, José Dirceu. Dirceu fue sentenciado a 10 años y 10 meses de cárcel (BBC News, 2013). Dirceu solo fue obligado a cumplir una sexta parte de su condena en prisión, y el resto bajo arresto domiciliario y vigilancia judicial (Wall Street Journal, 2012). En 2014, la Corte Suprema acordó volver a juzgar a cualquiera de los acusados ​​que recibió al menos cuatro votos para la absolución durante el juicio original. Esto sería especialmente importante para el Sr. Dirceu, quien potencialmente podría ver su sentencia reducida en seis años. El proceso de nuevo juicio socava el esfuerzo original de llevar ante la justicia a los políticos corruptos, lo que demuestra una vez más la normalización de la corrupción en Brasil. Sin embargo, los nuevos juicios aún no se han decidido. En lo que parece ser una serie de corrupción tras corrupción, Dirceu fue arrestado en su casa en agosto de 2015 por sus vínculos con el escándalo petrolero de Petrobras (Wall Street Journal, 2015). En abril de 2016, el Ministério Público Federal buscaba una acusación contra el señor Direcu.

Presidencia Collor de Mello: En 1992, Brasil hizo historia. Brasil se convirtió en el primer país latinoamericano en tener un presidente elegido popularmente acusado de corrupción. Collor fue acusado de corrupción en mayo de 1992 por su hermano menor, Pedro Collor de Mello. Pedro Collor acusó a su hermano de “enriquecimiento ilegal” (Brooke, 1992). Tras una investigación realizada por una Comisión de Investigación Parlamentaria (CPI) de septiembre de 1992, el CPI determinó que “el ex recaudador de fondos de campaña de Collor, Paulo Cesar Farias, controlaba una extensa red que facilitó los contratos públicos e influyó en las decisiones del gobierno a cambio de sobornos y ' comisiones '. Los miembros del IPC estiman el monto total de dinero involucrado en unos dos mil millones de dólares ”(Geddes y Neto, 1992). Collor, se dijo, usó cheques fantasmas, o cheques abiertos por Farias y sus asociados con identidades falsas, para hacer depósitos en su cuenta bancaria. Collor utilizó estos cheques para uso personal, es decir, para realizar mejoras en su hogar y comprar un automóvil caro. La evidencia presentada por el CPI mostró que Collor y Farias crearon una organización falsa que podría recibir grandes cantidades de efectivo e inversiones en forma de comisiones ilícitas e impuestos de mediación. Debido a los cargos de corrupción, Collor fue destituido oficialmente de su cargo por el Senado el 29 de diciembre de 1992 y fue acusado de corrupción en junio de 1993. Específicamente, “Collor, Farias y otros siete fueron acusados ​​de 'corrupción pasiva', que en la ley brasileña significa recibir ganancias ilícitas o ventajas "indebidas" mientras desempeñaba funciones públicas ”(Margolis, 1994). En un extraño giro de ironía, Lula, con respecto a los cargos de corrupción lanzados contra el entonces presidente Collor de Mello, dijo que “no se puede negociar un perdón para un hombre que robó millones” (Brooke, 1992).

Aunque acusado en 1992, en 1994 la Corte Suprema absolvió a Collor y Farias de los cargos, afirmando que el Fiscal General de Brasil no había proporcionado pruebas suficientes de los cargos de corrupción. La protesta pública fue fuerte y varios brasileños protestaron por la decisión de la Corte Suprema. Para estos brasileños, la decisión de absolver a Collor fue simplemente otro ejemplo de la incapacidad histórica de Brasil para deshacerse de los políticos corruptos. Tras la decisión de la Corte Suprema, Herbert de Souza, sociólogo del Movimiento por la Ética en la Política, declaró la decisión como “uno de los mayores absurdos políticos, judiciales y éticos que este país haya visto jamás” (Margolis, 1994).

Para el ex presidente Collor, sin embargo, las acusaciones de corrupción no terminan en 1994. El año pasado, en 2015, fue uno de los principales políticos nombrados en el escándalo petrolero de Petrobras. Las acusaciones de que Collor estuvo involucrado en el escándalo de Petrobras son solo otro ejemplo de la normalización de la corrupción en Brasil.

Un país que ha estado plagado de escándalos a lo largo de su historia moderna, incluso las investigaciones actuales de escándalos de corrupción son en sí mismas corruptas. Muchos de los que lideran el proceso de juicio político están siendo investigados bajo la investigación de Java Lato. En última instancia, la forma en que termine la historia de Petrobras probablemente sentará las bases para la tolerancia de Brasil a la corrupción y su panorama político en los próximos años.


Ver el vídeo: HISTORIA de BRASIL en 18 minutos (Enero 2022).